Inicio » Relatos de Confesiones » Un Juego Sexual Premeditado

Un Juego Sexual Premeditado

Ya hacia días que estaba planeando un juego con mi amado, cuando supe que venia a verme, lo prepare todo, no quería que fallara nada, y como siempre quería ser original, pero con mi falta de experiencia en los juegos sexuales, muy original no podía ser, pero….. Lo intenté.

Nos metimos a la cama casi a la una de la noche, teóricamente para dormir, pero los dos sabíamos que antes de dormir, tenia que pasar algo, nunca hemos dormido juntos sin hacer nada. Lo que no sabía mi amado era lo que le esperaba esa noche, estábamos hablando en la cama, yo poco a poco me iba tirando hacia un lado de ella para que el se fuera acercando, mi intención es que el se posicionara en medio de la cama. Luego, muy disimuladamente y entre risas y palabras le cogí el brazo y se lo extendí y antes de que el se diera cuenta lo tenia atado, seguidamente me eche encima de el y hice lo mismo con el otro, ya tenia las cuerdas preparadas, solo estaban a la espera de sus muñecas para cumplir su función, inmovilizarlo.

Abrí el cajón de la mesita de noche, donde tenia algo que había preparado anteriormente para taparle los ojos. No puso resistencia, se los tapé fácilmente. Le dije que tenia que castigarle, que él ya sabia porque, y me dijo, como no sepas castigarme, volveré a hacerlo. Luego me levanté y me fui de la habitación unos instantes para coger unas cosas que me hacían falta. Cuando volví me cambié de ropa y me puse una blusita roja, aunque el no podía ver, si podía notar el tejido frío de esa prenda, e imaginar cual era. Me puse encima de él, y empecé a besarle, mientras mi sexo desnudo acariciaba su miembro, no tardó en despertarse, y estuve un ratito jugando así.

Cogí la cámara de fotos y le eche dos o tres fotos, el no tenia ni idea a que parte de su cuerpo le hacia la foto, luego seguí con mi juego, sentada encima de el acariciándolo, nuestros sexos en contacto, él desesperadamente buscando mi boca, boca que encontraba muy difícilmente, de vez en cuando pasaba por sus labios una lengua juguetona y algo mala. Cuando le vi bastante excitado, cogí una bote de leche condensada, su gusto a me vuelve loca, me encanta, y le dibuje en su torso caminos que iban  de un pecho suyo a al otro, cubriéndolos por completo de esta sustancia dulce, espesa, pegajosa y fría. El se quedo muy sorprendido, me dijo que si era chocolate, le dije que no, y empecé a borrar esos caminos con mi golosa lengua, los pezones se los relamí mucho rato, para quitarle tanta cantidad de dicha sustancia, como me gustaba ese sabor, y como me gustaba sentirlo a el como se retorcía ante esa limpieza que le estaba haciendo.

Cuando estuvo todo bien limpio, dibuje otro camino hacia su ombligo, el cual también lo rellené de leche condensada. Mi lengua seguía el rastro de dicho camino, hasta llegar al ombligo donde, se hartó de lamerlo y relamerlo. Mientras me recreaba en su ombligo el podía notar mis pechos en su miembro, pechos que se movían constantemente, que acariciaban sutilmente ese miembro erecto y lleno de deseo. El me pidió que lo besara, para saber que sustancia era la que me gustaba tanto, pero de momento quería que siguiera un poco más en la incertidumbre. Tenia cosas mas importantes que hacerle saber a el que sustancia recorría su cuerpo. Volvía a empezar otro camino, esta vez del obligo hasta su miembro, lo coji y lo disfrace , le puse leche condensada en la punta, y mi boca se tiro a su miembro con locura y deseo, primero con la lengua fui comiendo de su sexo, y luego mas tarde lo chupe como si de una chupa chups se trataba.Escuchaba a mi amado como su respiración se agitaba, y algún que otro suspiro soltaba. Pero cuando mas excitado estaba, me incorpore y coji un hielo, primero me lo metí en mi boca, para limpiar los restos de ese juguete improvisado, luego me acerque a su boca y deje que me saboreara todo lo que quisiera, estaba desesperado por besarme, podía ver sus manos como hacían la acción de querer acariciarme, pero esas cuerdas se lo impedían. Mis caderas no paraban de moverse encima de las suyas, luego con el hielo fui recorriendo los mismos caminos que había hecho con la leche, ahora tocaba el enjuague, primero un pezón , luego el otro, pude ver como su piel se ponía de gallina y como sus pezones se endurecían por el frío, el cubito, algo derretido ya, iba dejando un camino de agua, camino que fui bebiendo, con mis labios, chupando cada gota dejada en su cuerpo.

Volví a ponerme el cubito en la boca, y cuando mi lengua y mis labios estaban bien fríos me lo quite y le limpie el sexo, mi boca fría se inundo en su sexo duro. Finalmente, solté el hielo y introduje su sexo dentro del mío, empecé a cabalgar encima de el, me pidió que le dejara que lamiera uno de mis pechos y se lo acerque a su boca para que lo saboreara un poco, estaba muy deseoso, sabía que solo tenia su boca para acariciarme, levantaba la cabeza todo lo que podía para llegar a mi pecho, seguí cabalgando, el me pedía que lo besara, cada vez que me acercaba a el, buscaba mi boca como un tesoro, sus besos eran bruscos y con mucho deseo.

Cabalgue durante bastante rato, nuestros cuerpos ya empezaban a sudar, hubo un momento donde note como sus músculos se contraían, echaba la cabeza hacia atrás y retenía la respiración, podía ver las venas de su cuello como se marcaban, y entendí que en ese momento estaba eyaculando, y segundos después fui bajando el ritmo, cansada, exhausta , le quite la venda y le desate las manos, y cuando nos relajamos me dijo que no se había corrido, le pregunte el porque y me dijo que no se lo había mandado, se tuvo que controlar tres veces para no eyacular, yo solo note la ultima que confundí con su mayor placer. Esa noche aprendí algo nuevo, cuando tu eres la que dominas también eres la que da el permiso para que haga o no haga las cosas.

De todas formas me parece que estoy teniendo como una especie de reto con mi amado, quitarle ese maldito control que tiene para eyacular cuando el quiere. Ninguno de los dos llegamos al orgasmo, pero, nos divertimos muchísimo, y a veces el máximo placer no es necesario para jugar y disfrutar

.P.D. Es un relato real, de una de mis experiencias sexuales.



FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 17

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: