Inicio » Relatos de Confesiones » Un Cornudo Consentido

Un Cornudo Consentido

Soy el marido cornudo de Pili, la hermosa y caliente mujer que, desde hace tiempo y como ya os he contado en cartas anteriores, tiene como "novio" a Domingo.

La anterior Navidad, volvía a entristecer mi relación con Pili tras la partida de Domingo con su familia. Iban a ser quince días de separación, tedio y melancolía.

Mi morena esposa, de enormes ojos marrones y mirada oblicua y aterciopelada, nunca me había parecido tan hermosa. Realmente Domingo, su hasta entonces "novio", la había mejorado en calidad y cantidad en esos siete meses de "noviazgo". Había puesto cuatro kilos en su fina anatomía. ¿Como había estado tan ciego antes de fijarse él en ella?.

Si os dijese que me parecía, anteriormente, feúcha. Un "callete" pensaba que tenía por consorte. Por efecto de una leve miopía no quería nunca ponerse sus gafas que la hacían tan interesante.

De nariz encantadora y casi recta con la frente, cara de óvalo perfecto y boca tiernamente sensual, siempre dispuesta a sonreír, a desarmar a cualquiera.
Nunca me había fijado suficientemente, en los ocho años de feliz casorio, como revelaba su blanquísima hilera de dientes sin mácula al sonreír.

¿Como he podido ser tan gilipollas de encontrar siempre más verde la hierba del vecino que la mía?.
No había visto suficientemente bien su cuerpecito firme y esbelto, de curvas armoniosas, de poco pecho pero de piernas muy espléndidas y perfectamente moldeadas.

Nunca hubiese imaginado que una hembrita de tan solo 1,56 y 50kg, con un aire despabilado y maneras a veces demasiado corteses, estuviera con el que se la venía zumbando más de medio año seguido.

El cortejo, fase mágica e irrepetible en toda historia de amor y pasión puros, duraba, como sabéis, siete largos meses pero, por fin, la otra tarde en nuestro piso, Pili decidió que cambiásemos los papeles.

El paripé de la ceremonia fue una nueva experiencia feliz y entretenida para los tres e incluso arrebatadora para mí que pude hacer de maestro de la ceremonia entregando mis derechos de marido a Domingo en una breve boda, entregando todos los poderes a mi sustituto y renunciando yo, tan enamorado de mi lozana y vital Pili, para siempre pero sin perder, por supuesto, mis obligaciones en particular en las ausencias del macho.

Todos mis anteriores privilegios y derechos se borraban sin piedad de mi memoria para dar paso a otras notas más trascendentes y sutiles.

El presente triunfa de la manera más fulgurante. El presente tiene el rostro radiante y fornido de Domingo fundido con el cuerpo marmóreo y menudito de Pili. Dicen que cada hijo viene con un pan bajo el brazo, este, algo madurito, lo ha hecho con un barra de kilo entre las piernas.

La espontánea frescura de la que ahora es escuetamente "su mujer", la fascinación sexual de mi ex-esposa, una fascinación apetitosa que sólo me había pasado desapercibida en mi periodo de ceguera mientras ellos estaban chingando tan a gusto, ahora volvía a estar latente como una fruta madura en sazón, cuyo sabor es sólo suyo y muy difícil de definir, tal vez como una especie de regusto perverso que dan los cuernos puestos.

Hemos pasado días encantadores. Al menos un servidor. El viaje de novios ha sido para mí, puesto que él ha marchado con su prole y su verdadera y real esposa a otra provincia. Pili se ha quedado conmigo en casita esperando el retorno de su verdadero amor. Ella está colada por él. También Domingo tiene el aire de estar encoñado con Pili.

Lo que para alguien pueda parecer malo y hasta absurdo, para mí son noches deliciosas, de una intensidad hecha de muchas pequeñas atenciones a mi ex.

Si no son recíprocas por su parte, al menos por la mía son sinceras, de ternura y de sensualidad.
Cuando acabamos de cenar ambos quitamos la mesa, vemos la tele en el sofá, una versión picante en ausencia de Domingo, el "actual" de Pili, y a la hora de ir a la cama tienen lugar las confidencias.

- ¿Como te parece que vamos en cuanto a sexo, ex-marido? - quiso saber el otro día Pili.
- ¡Muy bien, de perlas! - respondí con una sonrisa en mi rostro aún acalorado de haberme hecho una paja viéndola como se acicalaba en el baño.
- ¿Te das cuenta, querido Luis, que ahora estoy en adulterio... qué hago aquí sola contigo, si con el que ahora estoy casada y es mi auténtico marido, está a tantos kilómetros?. ¡Tú eres simplemente un ligue... que digo un ligue... eres mi sirviente, mi asistente!. ¡Desde hoy dormirás en la otra habitación!.

Aquí mis celos retrospectivos volvieron a aflorar. Consentí en dormir en la habitación de huéspedes pero insistí en que me contase más cosas de ellos.

- ¿Cuantas veces lo habéis hecho sin yo saberlo? - pregunté.
- No lo sé, no las he contado y aunque las supiera no te las diría, eres demasiado indiscreto y lameculos. ¡Eso es particular y privado, cabrón! - contestó muy seria.

Ella estaba sentada frente a mí. Había cruzado las piernas y me mostraba los muslos, pícaramente, hasta la mitad.
Sonreí. Aquella visión tan agradable para un enamorado rechazado, menospreciado y casi desesperado de amor, me trajo sin remedio a la mente un recuerdo que me devolvió a la época en que nuestras relaciones navegaban por el agua tranquila del convencionalismo.

Pili quiso aprovechar el fin de semana para ir de compras de "reyes" para su amor y mientras, me dijo, yo aprovecharía para hacer limpieza general de la casa.

Esa misma mañana encontré, entre las sábanas de la cama matrimonial, algún cabello perdido de ella, algún pelo del pubis de mi amada.

Sentía aún el calor de su cuerpo y percibía su grato olor, algo fuerte, a chocho falto de leche, ese olorcito que echa mi Pili cuando está en celo.

Me desnudé y me metí en la cama, todavía deshecha. Encontré por sorpresa sus bragas de seda adornadas con dos preciosas rosillas escarlata en sus extremos. Las recogí como si fueran una preciada reliquia.

Tras desdoblarlas, las besé, las desplegué en su totalidad, les di varias vueltas entre mis dedos y las olfateé con fruición varias veces como un sabueso, como si quisiera retener el más sutil, sublime y huidizo de los perfumes femeninos.
Luego oprimí la prenda contra mi cara hasta cubrirme los ojos y embriagándome, rompí en un leve llanto.

Estaba claro que bajo los pocos centímetros cuadrados de tela todavía húmeda, había pernoctado y palpitado el joven y gordo pipón de la cálida vagina de Pili. Olí aquella prenda delicada como un perro, buscando el precioso aroma del chocho de Pili, amada y reverenciada más que nunca, muchísimo más que antes y, por desgracia, perdida para siempre.

Busqué aquella mezcla sutil, embriagadora, afrodisíaca y dolorosa al mismo tiempo, de secreciones secretas, de flujos naturales, busqué aquel aroma tan peculiar que anidaba en un punto preciso de las braguitas y cuando lo hube hallado, lo aspiré con toda mi fuerza pulmonar, con la esperanza de obtener un consuelo y tuve la sensación de algo muy vivo que, en imperceptibles efluvios, entraba en mis fosas nasales desde las más recónditas entrañas de la mujer que amo, de la relación amorosa que me queda con ella cuando, en realidad, no hago más que exasperar de ese modo el deseo carnal de mi pituitaria insatisfecha durante casi dos semanas y, en consecuencia, avivar el doloroso pero feliz tormento que de ello se deriva.

Hasta el otro día, siempre había encontrado sus bragas bien lavadas y que sólo olían a "colada".

Sólo la casualidad o el destino me han podido permitir al fin alcanzar el soñado salto de calidad. Apreté contra mi corazón herido el precioso y carísimo talismán, postrero recuerdo del bomboncito que me ha plantado.

La imagen de Pili se me apareció de continuo, cruel y bellísima a un tiempo, despiadada, fascinante, caprichosa e impredecible mientras eclosionaba en un blanco y copioso orgasmo onanista.

Todavía tengo latente el fin de la "boda" del otro día. Fui testigo presente y ausente al mismo tiempo, deseoso, hasta implorante pero ignorado y borrado de la escena.

Pili lo desnudó ante mi atónita mirada. Después de desnudarlo enteramente, lo besó tres veces en la boca, se dejó desvestir a su vez y se arrodilló para besar y succionar el miembro erecto de su nuevo esposo, a pocos centímetros de mi cara anhelante.

- ¡Que hermosa herramienta! - exclamó Pili para sacarme de mis casillas, aguijoneándome - ¡Tienes la verga más preciosa de este mundo, Domingo, nunca he visto un aparato tan grande, tan gordo, tan duro, tan rico, tan bien moldeado, tan exquisito!.

Domingo sonrió burlón, satisfecho y encogiendo los hombros al mismo tiempo que introducía la nudosa polla, perfectamente vertical y pegada a su vientre, en la boca de su reciente y locuaz señora.

La felación en directo se alargó varios minutos ante mis propias narices. Percibía claramente el olor del cipotón igual que mis oídos percibían los ruidos al sorber.

Después, los "nuevos consortes" continuaron sus discursos amorosos y ceremoniales en la cama.

Allí tuvo lugar una cópula furibunda que los dos "cónyuges" me comentaron en voz alta. Sus palabras les excitaron a ambos, por el placer de exasperar mis celos.

- ¡Dámelo todo... dame tu chocho... toma mi colita! - decía él.
- ¡Tómalo, amor mío... siente como te abraza, como aprieta con fuerza tu enorme pistón... échamela toda cuanto antes, cariño! - replicaba ella.
- ¡Sí, Pili, que maravilla... me entran ganas de llegarte hasta el fondo, reina... toma lefa rica, que está acumulada de dos días! - seguía Domingo.
- ¡Fóllame bien, para que aprenda Luis!.
- ¡Siéntela vibrar... como te entra... oooh... me voy... me voy...!.
- ¡Cariño, como te siento... tesoro mío, como te siento dentro... en el centro de mi coño... oooh... como me hace gozar... préñame, hazme tuya... gocemos juntos, mi amor, gocemos en la cara del cornudo que se la está cascando mientras nos contempla.

Esta es la historia de un cornudo consentido por amor hacia su mujer. FOTOS

1

John on

Si el ser así de cornudo te produce satisfacción, no lo dejes amigo,
disfrútalo tanto como puedas, por cierto,cuando quieras que te los ponga yo,estimado pedazo de cornudo,me lo dices.

2

julian on

Has sabido encontrar un nuevo sitio junto a tu adorada esposa.Venérala y ámala com un buen cornudo, alábala con tus desesperadas pajas y, si te deja, lámela despues de ser follada por su hombre.Tu eres solo su marido cornudo y consentido. Excatamente como yo. Un abrazo de cornudo a cornudo. Feliciidades.
Julian

3

Streaming Hentai Online Free on

Peculiar article, totally what I needed.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 19

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: