Inicio » Relatos de Confesiones » Un Arroz con los Amigos

Un Arroz con los Amigos

Un día de esos de verano donde se reúnen unas parejas, para el típico arroz en la piscina, y echar el día, pero hay gente que lo “hecha” mejor que otros.

Como ya he dicho vamos varias parejas, yo tengo la mía, pero también tengo una relación con la novia de un amigo, nos vemos en secreto, algunas veces, y echamos unos buenos, buenísimos, polvos, allí todos nos metimos, de vez en cuando nos echábamos unas miraditas de complicidad, intentando que los demás no se dieran cuenta, unos roces por debajo del agua, palabritas “guarrillas", lo típico ya que creíamos que no pasaría nada ese día. Así que después del arroz todo el mundo se tranquilizó y nos entró ganas de siesta, así que me tendí en uno de los sofás que había cerca de la tele, la cual estaba un poco separada de donde pasa todo el mundo, allí estaba yo casi dormido cuando, ella se echa en el otro sofá que estaba al lado del mío pero dando la espalda al pasillo, me espabilé al verla, está buenísima y es guapísima , simpatiquísima muchas cosas en ísima y además folla de maravilla.

Empecé a mirarla de manera sensual queriéndomela comer con los ojos que supiera que tenía muchas ganas de ella, de poseerla, pero allí no podía ser, pero la muy “cabrona” que es muy calienta pollas y le sale muy bien, comenzó a tocarse, a acariciarse las piernas, yo estaba vigilante por si alguien entraba o se paraba a mirar, lo hicieron nuestros respectivos pero no verían nada malo, así  que continuaron tomando café y charlando, ella siguió tocandose sensualmente, acariciándose las tetas y los pezones por debajo del bikini, sacándome la lengua, yo no podía hacer mucho, solo vigilar haber si entraba alguien, pero comencé a empalmarme y solo le podía mostrar mi pene tieso y con ganas de guerra, ella comenzó a tocarse el bikini por la parte baja , a masturbarse, yo la miraba como diciendo, estás loca o qué, pero ella seguía, se lo apartó y dejaba ver su coñito afeitado , lindísimo para lamerlo y comérselo y comenzó a acariciarse su clítoris, yo veía como brillaba de los flujos que le chorreaban, su ojos se cerraban de placer, se daba cada vez más y mas, me miraba con una cara de caliente y quería que se la metiera allí mismo, se pasaba la lengua por los labios, y continuó masturbándose hasta correrse, sin hacer ruido, dios que corrida tuvo, se quedó sin fuerzas allí en el sofá.

Justo al poco tiempo aparece mi pareja con otra persona y me dice que tengo que ir a comprar al super cosas para la tarde y la cena, yo digo que sí , pero es que mi “amiga” dice que viene también que pasamos por su casa que ella recoge algunas cosas y no las tenemos que comprar, todo el mundo lo ve lógico y normal , así que nos subimos al coche y vamos hacia su casa, nada más salir de la parcela donde está la casa de campo, me dice que quiere hacerme una mamada que está súper cachonda que quiere que me la folle, pero que antes quiere tragársela entera, así que en el mismo coche se agacha y empieza a chupármela, como la chupa, es increíble, le daba igual que nos vieran, estaba como loca, me lamia el pene, los huevos, todo, yo intentaba tocarle su clítoris por detrás, el cual estaba chorreando, no me corrí, llegamos a su casa, para coger las cosas, en el ascensor nos dimos otro lote, seguía chupándomela allí hasta que llegamos a su piso. 

En su piso no pudimos más y nos quitamos el bañador y ella el bikini, nos fuimos al cuarto  de baño, allí la puse en el lavabo mirándose al espejo mientra la penetraba por detrás, nos veíamos las caras de placer en el espejo, mientras le pellizcaba un pezón, con la otra me sujetaba contra el lavabo para hacer más fuerza, ella me culeaba buscando el orgasmo y yo más apretaba contra su culo y su clítoris, veía su cara en el espejo, su ojos cerrados y sus dientes mordisqueando sus labios, iba a reventar de placer , sus gemidos eran increíbles, ella se agarraba a todo lo que podía buscando más fuerza, más placer, yo la apretaba hasta que le vino un orgasmo que la dejó temblando, siguió culeando unos instantes y dejó de caer su cabeza, yo seguía empalmado y ella se apartó y se agachó para hacerme una mamada y que me corriera, y así lo hizo me lamió el pene de nuevo, los huevos y me hacia a la vez una paja, no aguanté mucho y me corrí, cuando me la limpió volvió a metérsela en la boca y a lamerla, pero le dije que nos teníamos que ir, así que cogimos las cosas y nos fuimos, llegando a la fiesta como si nada.

FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 32

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: