Inicio » Relatos de Confesiones » Tren al Trabajo

Tren al Trabajo

Hola como les va, me llamo Marcos y este es mi primer relato.

Soy de la zona sur de Bs As y trabajo en la Capital, es por eso que tengo
que tomar todos los dias el tren para llegar a mi trabajo.

Trabajo desde los 13 años pero siempre viajaba en colectivo y sentado
encima, no sabía lo
que me estaba perdiendo!!!!jaja.
Mas o menos a eso de los 18 años tome mi primer tren para viajar a la
capital y fue ahi que
descubri la manera de empezar bien el día.

En aquel momento tomaba cualquiera, pero ahora se mas o menos cuales
vienen llenos; por eso
ahora tomo el que pasa por Temperley a las 7:58, ya que ese viene de Burzaco
y, como algunos
saben, viene mas gente que el del ramal de Ezeiza; ademas casi siempre
coincide con la
"chanchita" (el tren diesel) que viene de Fcio. Varela.

A muchas personas esto quizas no le gusta porque se viaja apretado y
generalmente uno llega
cansado al trabajo pero yo tengo una manera de distraerme y hacer que el
viaje se haga mas
corto (a veces, por desgracia, pasa demasiado rapido la media hora de viaje
que hay desde
Temperley hasta Constitución).

Tal como les dije me gusta viajar asi apretado desde los 18 años.
Ahora tengo 23 y he adquirido mas "experiencia", por asi decirlo, en el
arte de "apoyar"
o de tocar; ademas ya se en cuales vagones hay mas gente y en cuales no. En
mi caso ahora
viajo en el primer vagón y en la tercer puerta del mismo ya que ahi la gente
que sube
generalmente viaja hasta Constitución y no se baja antes como las personas
que viajan por
el medio.

Aprendí a no ser de esos tipos cargosos que a pesar de que las mujeres se
corran de lugar o
los miren con mala cara, ellos se mantienen firmes detrás de ellas sin
importar que él sea
el único que disfruta de la situación; a mi me gusta tantear como viene la
mano (y si hay
oportunidad tambien meterla;...a la mano).

Les voy a contar una pequeña experiencia que tuve, y que fue el detonante
de que esta
práctica de apoyar a mujeres me vuelva loco.

Era la primera vez que tomaba el tren para viajar al trabajo, cuando llegó
la formación
no podia imaginar como iba a hacer para entrar pero no me hizo falta pensar
tanto,
ya que la multitud me llevo para adentro.

Una vez adentro traté de acomodarme en una posición que no fuese incomoda
para nadie
porque siempre voy con un bolso al trabajo; en eso siento que sin querer (en
aquel momento
era sin querer, ahora quizas no, ja) le "aplasté" la cola a una señora que
me miro bastante
mal y como soy medio tímido (aunque no lo crean) sentí como se me ponía la
cara roja de
verguenza.

Logré acomodarme cerca de la puerta, casi al costado de ella, pero en
Lomas de Zamora entró
mas gente y, entre esta gente, entró una señora de unos 35 años, no con
apariencia de modelo
como en la mayoria de los relatos que lei por ahi, sino que una señora
normal, mas bien
rellenita y con cara de ama de casa (les confieso que son las personas que
mas me gustan,
no importa que sean adolecentes o mujeres de mediana o de mucha edad; me
gustan que sean
"comunes", ya sean rellenitas, flacas, cumbieras, rolingas o tipo
estudiantes no populares;
no me llaman mucho la atención las tipo modelos que se mandan la parte, o
que se hacen las
lindas).
Esta señora fue "entrada" por la cantidad de gente y "por desgracia" fue a
acomodarse delante
mio.
Yo no sabia que hacer, no queria que me pase como antes porque ahora si
que habia bastante
gente y no me iba a poder correr; para colmo, a pesar de que soy alto (1.83
mts), la cola de
esta mujer, la cual era bastante abundante, calzaba perfectamente a la
altura de mi pija y a
esa edad no tuve manera de negarme ni de resistirme; asi que mi pija
(modesta, no de 23, ni de
30 cm sino de 17 y medio mas o menos) fue poniéndose dura.

No sabia que hacer, pero despues de unos minutos de estar sufriendo
pensando
en que se enojaría, me di cuenta de que esta señora no se movia de su lugar
a pesar de que
la gente la empujaba, sino que se quedaba firme frente a mi.

Recién ahi me avive (porque soy medio boludo encima, ja) y me anime a
hacer mas presión con
mi pija. Ella no decía nada ni se movia, hacia como si no pasara nada.
Entonces me anime mas
todavia y la agarre disimuladamente de la cintura y la fui "culeando" por
sobre el pantalón
hasta que llegamos a Constitución.

Imaginense, yo con 18 años, apretando mi pija contra la enorme cola de una
señora, estaba
recaliente. Encima la pude agarrar de la cintura haciendo que ella se
moviese de atras para
adelante, haciendole sentir como un pendejo se aprovechaba de ella (aunque
creo que fue ella
quien se aprovechaba de mi, ja) y como le sobaba la pija por ese enorme y
hermoso culo,
sintiendo que solo nuestros pantalones impedian que la estuviera penetrando.

Mientras estabamos bajando del tren trate de tocarle bien el culo, y lo
logré; pude sentirlo
con toda mi mano y con mi dedo mayor metiendose en su raya pero medio que se
molestó; algo que
en ese momento no entendí bien el por qué, pero ahora sé que quizás solo
buscaba algo pasajero
y sin compromiso. Asi que no intenté nada mas con ella, sino que deje que
desaparezca entre
la gente y yo desaparecí en los baños dedicándole una buena paja en su
memoria, jaja.

Bueno esa fue mi primera vez en los trenes; esa vez me marco hasta el dia
de hoy y aun lo sigo
practicando.

Lamentablemente no todos los días uno tiene la suerte de encontrar a
mujeres dispuestas a
disfrutar del viaje del mismo modo en que me gusta disfrutarlo a mi.

Tal vez sea porque no soy muy "lanzado" o "zarpado", o tal vez porque
tengo miedo a lo que me
podrian llegar a hacer en caso de que no les guste y no quiero pasar
vergüenza. El caso es que
solo dos o tres veces pude tocar y/o apoyar bien a una mujer.

Les cuento: la vez en que mas cosas pude hacerle a una mujer (con su
permiso, claro) paso
hace dos años:
si alguno viaja hacia zona sur sabrá que antes estaba el servicio rápido de
Constitución a
Temperley y de ahí seguía por Vía Circuito sin tener que hacer transbordo.

Era un día miércoles a las 19.20 hs (como me habrá gustado que hasta el
día y la hora me
acuerdo).
Subí en Constitución y traté de ligar algo pero apenas pude rozar un par
de colas, y como no
estaba muy cargado el tren era medio arriesgado la cosa.

Fue así que realizé el viaje sin oportunidad de ligar nada ya que era un
viaje directo y
sin escalas, asi que una vez que arrancaba el tren no paraba en ninguna
estación hasta llegar
a Temperley.

Al llegar iba a bajarme ya que como tengo que tomar otro colectivo para
llegar a mi casa,
me daba igual bajarme o seguir una estación mas. Pero ahí ví que había
bastante gente para
subir y encima habia un grupito de chicas adolecentes; asi que me quedé
arriba y traté de
ponerme cerca de una de ellas, pero siempre estan los que te empujan y
parece que solo quieren
pasar por donde vos estas y no por otro lado, asi que fuí separado de ellas
y fui a dar contra
la pared. Pense que otra vez no iba a pasar nada pero sin darme cuenta una
chica de unos 22
o 25 años se puso (o la pusieron) delante mio.

Era rellenita, tendría un metro sesenta mas o menos, estaba vestida con
una campera rompe-
viento y unos jeans.
Al ser petisa su cola no me coincidia con mi pija (mido 1.83 mts) pero
como me gusta tocar
la agarré de la pierna, no se como explicar: pase mi mano no por su cintura
sino por su
muslo pero por la parte de adelante, cerca de la ingle quedando mi mano al
lado de su concha
pero situado en la pierna (se entiende?, espero que si). Cualquier cosa
tenia la excusa de
que mi bolso fue arrastrado por la gente.

Primero no ejercí mucha presión pero como no decía nada la apreté mas
fuerte, fué en ese
momento que bajó su mano y agarró la mía.
Me cagué todo, pense que se venía la bofetada; asi que retiré mi mano
rapidamente pero
como no hizo nada, ni me miró mal, ni tampoco retiró su mano de ahí, me armé
de valor
(cosa rara en mí, ja) y empecé a rozar sus dedos primero y su mano después.

Hasta que en un momento dado me encontraba acariciando su mano. Ya que
estaba en todo bien
aprete y acaricié su mano y despues la llevé hacia mi bragueta y mi otra
mano la lleve hacia
su culo. Por desgracia me pajeó por muy poco tiempo, como que no quería;
pero sí se dejaba
tocar la cola, ¡y como la toqué!!!!!!! con lo que me gusta tocar!!!!!!!!

Llegamos a Mármol y bajo gente, pero me puse duro y no me moví de ahi. Ni
en pedo me iba
a correr, ja.
Logre acomodarme delante de ella y ahi si, hice lo que siempre quize
hacer: le fui tocando
la concha por sobre el pantalón y como no decía nada traté de abrírselo.

Al principio pensé que no quería porque se hizo para atras, pero despues
me di cuenta que
solo lo hizo para facilitarme las cosas ya que eran unos jeans con botones.
¡¡¡¡¡¡¡¡Por fin pude pajearla!!!!!!!!!! que mojada que estaba!!!!!!!!!!!
Lastima que duró solo unos minutos pues una vez en Calzada bajo bastante
gente y ya no se
podia disimular lo que estabamos haciendo.
Pense que se terminó la cosa, le pregunté si quería bajarse pero me
contesto que estaba con
un compañero llendo para el trabajo. De todos modos me hizo el favor de no
irse a sentar y nos
quedamos contra la pared y pude tocarle la cola hasta llegar a Varela, pero
tocarsela bien
tocada, ella hacía presión contra mi mano, le abría bien los cachetes y
metía mi dedo mayor
lo mas adentro posible que me permitia el pantalón.

La pasé genial, casi acabo sin tocarme. Tenia unas ganas de pajerme que no
les cuento.

Pero una vez que llegamos a Varela ella bajó con su compañero (resultó ser
real) y no pude
saber mas nada de ella.

Me gustaria poder encontrarla de nuevo.


Bueno, los dejo. Deseo que les hayan gustado estas dos experiencias mias y
espero poder
contarles mas en el futuro.


Espero recibir mensajes de mujeres o parejas que les guste este "ritual
urbano" y quiero
que sepan que no solo viajo en esa línea sino que a veces tambien voy por el
Sarmiento
(tomo el que pasa por Liniers a las 18:48 o si viene muy vacio espero el de
las 19 hs que seguro
viene mas lleno) y por supuesto tambien los subtes.

Cualquier voluntaria será bienvenida, me encantaria poder conocer a alguna
mujer (sin límite
de edad) que le guste ser apoyada o tocada en los trenes.


Espero sus comentarios (e invitaciones si es posible) en:

marcosraul69@hotmail.com

Un beso a todas las chicas y señoras que disfrutan viajando
FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 35

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: