Inicio » Relatos de Confesiones » Siempre Lo He Sabido

Siempre Lo He Sabido

  "SIEMPRE LO HE SABIDO"...

Ya desde que era una niñata lo sabía, sabía que tenía algo que ninguna más tenía
, un culo descomunal, que ya desde los catorce o quince años contoneaba, para calentar las pollas a mis compañeros de instituto. Me gustaba vestir jeans bien ajustados, o bien, elásticos lo que ponían a los  profesores nerviosos. Y yo lo sabía...

Además, ya a los dieciséis gastaba una 110 de pecho.
Mis muslos, que nunca he tenido que depilármelos porque siempre he tenido poco vello o ninguno en mis piernas, eran y aún hoy lo siguen siendo algo gorditos, pero eso les encantaba a los tíos con los que follaba, pero mi gran culazo, bonito, respingón y casi gigantesco era mi arma letal. 

La primera polla que me comí fué en la casa de un tío tres años mayor que yo, yo tenía entonces catorce
, y para mí era un buen cacho de polla, midiendo sólo unos 17 cms, pero claro era la primera polla que tenía sólo para mí, y esto se convirtió en un vicio para mí, pues casi me gustaba más que follar, hasta que vino mi primer coito anal, que no fué tan bueno como el segundo, pero me corría a mares mientras me daban por mi enorme culo. 

Era la comidilla de todo el instituto ya en mi último curso para acabar
. Yo apenas estudiaba, aprobaba porque les prometí a los profesores que mi culazo podía ser suyos para que hicieran lo que quisieran con él. Al final con las notas aprobadas y con muy buena nota, desde luego no cumplí mi promesa, jajaja, si es que soy una guarra. 

Me animaron unos amigos a que hiciese una peli porno, que me presentara al casting y ya lo tendría
, y pagaban mucha pasta, pero no quise hacerla. Yo sé que con lo buena que estoy, digamos que soy una morenaza con el pelo liso que me llega hasta el final de la espalda. Y con los escotes tan exagerados para muchos que llevaba hubiera podido ser una gran porno star, la mejor de España primero y luego me llevarían a los Estados Unidos, dejaría atrás a la Bitoni, a la Texas, y a todas esas .... 

Tambien soy alta, mido 1.78 cm. y decir que hubo una época, y aún hoy, que no llevaba bragas ni tangas.
Cuando llevaba minifalda ceñida, ya estaba trabajando como dependienta de una tienda de moda muy conocida,  tanto para señoras como para caballeros. A veces entraban niñatos de unos veinte años sólo para contemplar lo buena que estoy, y al principio hacía como que se me caía algo al suelo, me ponía de espalda a ellos y la minifalda se me levantaba, y como no llevaba nada debajo, pues los ponía malos a los pobres, se les abultaba el paquete.

Un día le dí mi móvil a uno que parecía que tenía una trompa de elefante. Quedamos en mi apartamento, que no me gusta demasiado que sepan donde vivo porque luego pasa lo que pasa. Pero en fín, que mereció la pena, cuando le dije te voy a comer enterita ese pollón que parece que tienes, a ver bajate los pantalones y los calzones, que la vea. El chaval parecía decidido, cuando ví aquel miembro, era el más grande y grueso que había visto en mi vida. Debía medirle ya erecta, unos 32 cms y lo que más me gusta casi de las pollas es que sean gordas, y esta era de tamaño super, mega, la verdad es que casi no me la podía comer bien y me dolían las mandíbulas. El chico además parecía que tenía cierto aguante. Pero para mi sorpresa me dijo ahora quiero follarme y romperte ese gran culo que me vuelve loco. 

Le dije que no, que la tenía demasiado  gorda, que me desangraría el ano. Pero podíamos hacerlo por el coño. Entonces lo hicimos, tardó sólo 25 minutos en correrse, por supuesto fuera, se corrió en mi boca y me lo tragué todo. Como no habrían preservativos que se pudiera poner sin reventarlos, le hice jurarme que se corriese fuera, de todas formas yo tomo siempre el anticonceptivo, pero el chico se portó bien, dijo que nunca se había follado a una jaca tan buenorra, eso me sonó bien. Antes de que se fuera le hice saber que el apartamento ese era de una amiga que me dejó las llaves. Y le apunté una dirección falsa, y se la dí diciéndole que allí era donde yo vivía en realidad, que podría ir dentro de unos días. Esto lo hice para que no volviese ni solo, ni mucho menos con amigos allí donde yo vivía. 

Siempre he sido una excibicionista, o como se diga, vamos que si me entran ganas de sacar tanta carne embutida de mi trasero, cuando llevo jeans ceñidos, no me importa donde pueda estar, ni la hora que pueda ser, ni la gente que pueda haber, simplemente lo hago, también me gusta sacar mis tetas que alcanzaron una 120. Hoy soy algo más conservadora, pero quizás más puta que nunca. 



FOTOS

1

Paco on

Me puedes mandar una fotito. Despertaste mi curiosidad

2

la plaga on

Con tanto comentario sobre lo buena que estas debiste colocar una foto de minifalda y que se vea bien putona para demostrar que si es cierto.
me gustaría tener unas fotos donde demuestres lo exhibicionista que eres, ojala una como lo relataste agachada y que se le vea la hermosura que dices tener en medio de las piernotas y con un escote que se te vean los pezones de las bellezas de 120 que dices tener.

besos donde quieras.

3

luis on

Que rico seria ver tu culo y lo demás

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 25

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: