Inicio » Relatos de Confesiones » Sebastian y Carolina

Sebastian y Carolina

Mi nombre es Sebastián y salgo con Carolina hace ya unos años, yo no fui el primer novio ni ella mi primera pareja , tenemos 30 años cada uno y supimos vivir de joven bien nuestras vidas. Ya vació de motivaciones con respecto al sexo comencé a fantasear en que ella tuviera sexo con otros hombres, realmente eso me ponía en un estado de excitación nunca antes experimentado para mi. Cada vez que hacíamos el amor yo le rogaba que ella me inventara historias donde era poseída por otros hombres.

Una noche mientras hacíamos el amor ella me confeso que gustaba de un vecino nuestro del edificio, el era un muchacho soltero de 25 años muy atlético por cierto mas aún si se comparaba conmigo que no practico ningún deporte. El comentario de Caro me llamo la atención ya que nunca me había mostrado indicios de que realmente le gustaría estar con otro hombre y me puse muy nervioso, sin embargo seguí con el juego de ella y le dije que podríamos idear algo. Ella simplemente me dijo - quiero que bajes y le digas como es la situación, que tu esposa gusta de el y que tu estarías muy agradecido si el se la voltease-. Yo sabia que el no iba a dudarlo ya que Carolina es una mina muy atractiva, es insoportablemente obsesiva con su cuerpo.

Para no dejar enfriar la situación y para ver que tan enserio ella me hablaba yo le dije - bueno voy ahora mismo pero después no te arrepientas - Ella solo sonrió e hizo un jesto de que me vaya tranquilo.

Baje las escaleras y mis piernas comenzaban a temblar al llegar a la puerta del departamento del futuro amante de mi novia, golpe la puerta aún pensando que le iba a decir a ese tipo, pero no salía nadie. Cuando me estaba retirando se abrió la puerta y salió el con el torso desnudo y una toalla que tapaba su cintura. Realmente al verlo así entendí porque mi novia se había calentado. Me dijo – Hola disculpa la tardanza es que me estaba duchando, dime en que te puedo servir- Yo me puse colorado y empecé a tartamudear como un pelotudo y le dije – Hola sabes quería pedirte un favor, pero antes me presento mi nombre es Sebastián, - El contesto que se llamaba Fernando y yo proseguí con mi tímida invitación- es que mira yo estaba con mi novia, vos seguro que la conoces – El movió su cabeza afirmando la pregunta, a la vez que sonreía picaramente – seguí hablando – Y me preguntaba, va nos preguntábamos si vos estarías dispuesto a tener sexo con ella, pues le gustas mucho. El flaco se reía creyendo que lo estaba cargando, yo me puse mas rojo aún y ahí el se dio cuenta que estaba hablando enserio. Sin pensarlo mucho me dijo – Bueno no hay problema pero vos que papel jugas – yo replique – No yo me quedo en casa no pasa nada conmigo todo bien . Quedamos de acuerdo y arreglamos que ya mismo bajaba Carolina.

Fui al departamento y Carol ya se estaba arreglando, como si hubiera adivinado la contestación. Tomo su carterita y me dijo - bueno que te dijo voy o no voy – yo le dije que si que estaba todo arreglado pero que por favor me llamara si había algún problema, me contesto esta bien, y dándome un beso se marcho.

Me quede en casa sentado en el sillón imaginándome toda la situación, ella estaba hermosa se había puesto un vestidito rosa que la hacia ver muy fresca y dejaba ver bien sus hermosos pechos.

A minutos después suena el teléfono, era ella que me pedía que le bajara la caja de forros puesto no tenia con que cuidarse, sin dudarlo un segundo tome la caja y baje rápido para entregarla, golpeo la puerta y abre inmediatamente ella, ya sin el vestido y en toples. Me dijo gracias y me cerro la puerta en la cara.

Me fui al depto y me puse a tomar unas cervezas, realmente estaba muy nervioso pero muy caliente, me matuve en silencio para ver si podía escuchar algo del piso de abajo, eso me calentó aún mas y no podía dejar de tener erecciones, así que me masturbaba para calmar mi calentura. Me quede dormido luego de hacerme unas cuantas pajas y de beberme unas cuantas latas de cervezas.

Como a las 4 horas ella volvió con una cara de cansada terrible y con un regalo en la mano, era una cinta de video cassette. Me dio un beso y me dijo acá esta lo que vos tanto deseabas y me la entrego, con una gran sonrisa en su rostro. Yo me quede super excitado no sabia si verla en ese momento o cojerme a mi novia en ese preciso instante.

La calentura pudo mas, solté el video cassette y fui en busca de Caro que estaba desnuda en la habitación dispuesta a ir a ducharse, sin dejarle decir nada y con una erección terriblemente mortal, la tome de la cintura y le dio un profundo beso de lengua. El beso fue muy mojado y pude sentir el gusto a semen en su boca eso me éxito aún mas, realmente estaba que volaba.

Ella se dejaba hacer cualquier cosa, ya sin ganas y totalmente agotada estaba entregadísima. Después de besarla apasionadamente seguí con mi baño de lengua hasta sus tetas y después hasta su mismísima cavidad vaginal, ahí me deposite un buen rato y pude sentir el gusto mezcla de jugos vaginales y olor a preservativo, la misma se notaba bien dilatada y blandita. La bese y chupe como si fuera la ultima ves, ella me agarraba de los pelos de mi cabeza como dejando atrapado en esa zona, yo lo disfrutaba inmensamente y mas mi lengua que no dejaba de moverse, con mis manos toque su ano que estaba todo lleno de algún tipo de aceite y pude penetrar un par de dedos sin ningún tipo de dificultad, cosa que antes nunca había hecho, por mi cabeza se me pasaba la imagen de que el tipo pudo haberle hecho la cola y eso me hizo explotar. No soporte mas y sacándome las pocas prendas que tenia comencé a penetrarla.

Mis movimientos eran bruscos y solo pensaba en que quería acabar toda mi leche dentro de ella, egoístamente no pensaba en el orgasmo de ella puesto que no se la notaba con ganas de tener otro si es que los tubo. La fricción que hacia mi pene contra su vagina era poca, ya que esta estaba muy dilatada, así que sin pedirle nada y dándose cuenta de la situación mi querida novia tomo su mano y la puso delate de su vajina, cerrándola con los dedos, de forma de que me apretaba el pene y permitirme sentir mas fricción. Eso me permitió tener un orgasmo a los pocos segundos, fue hermoso poder sacarme toda esa calentura de enzima, pero no fue del nivel de esperma que hubiera querido pues las pajas anteriores me dejaron medio seco. Caímos los dos tendidos en la cama, dormitamos un buen rato hasta que caro se levanto para ducharse de una ves por todas. En mi cabeza sucedían muchas cosas, me sentía muy eufórico y feliz por lo que había sucedido pero también me sentía horriblemente mal puesto que mi novia se encamara con otro, era contradictorio pero era una opción que decidí tomar, tantos prejuicios que la sociedad nos marca no iban a ser en vano en mi cabeza, algo me tenia que remorder en mi conciencia.

Aproveché la ausencia de Caro y me dirigí desnudo como estaba al living, para poder ver el famoso video, lo coloque dentro de un cassette adaptador puesto que era una cinta compacta y me senté a disfrutar de el video. El nerviosismo era tal que en el control casi aprieto rec en ves de play. Por fin comenzó, se veía una imagen borrosa y era que estaban acomodando la cámara, se veía a mi esposa ya sin la ropa, tal cual me atendió ella, sentada en la cama de la habitación, estaba bebiendo una copa supuestamente de champagne, ponía cara de sorprendida puesto que se veía ella misma en el televisor donde estaba conectada la cámara.

Se escucha un timbre y la vos de mi vecino que dice – Fíjate debe ser el futuro cornudo de tu marido – ella sonriente y mirando la cámara se dirigió a atenderme, el mientras tanto aprovecho para acostarse en la cama, llevaba el tallón puesto que en ese momento se quito mientras miraba la cámara y decía – Espero Seba que te guste lo que voy a ser con tu novia – lo decía mientras se tocaba su largo pene – Y te digo Seba que te quedes tranquilo que no te la voy a quitar ya que soy un tipo libre y quiero seguir siéndolo pero eso si voy a ser el macho de ella cada vez que me lo pida ella quieras o no quieras tu – En ese instante entro Carol con la caja de forro y le dijo – Hablabas solo – el contesto – No solo le decía unas cositas a la cámara – Ella la miro y dijo – Bueno Seba gracias por esto – mostraba la caja de forro – Pero por el momento no la voy a usar – Así dejándola a un costado de la cama se agacho y comenzó a besarle el pene, pasando su lengua desde sus bolas hasta la cabecita del mismísimo, que en ese momento ya estaba apuntando hacia arriba, ella se acomodaba bien para que yo no me perdiera un solo detalle. El sentado en la punta de la cama y ella arrodillada al frente de la misma abocanaba con toda su boca y sin un gramo de timidez el pene del que me comenzaba a hacerme cornudo, el mientras ella hacia eso acomodaba el pelo de Caro para que no tapase nada y miraba la cámara haciendo jestos exagerados de que la estaba pasando bien.

Carolina parecía no querer largar ese miembro y seguía chapándolo y masturbándolo como ella bien sabe, así estuvo un buen rato hasta que los gritos de mi vecino delataban que estaba acabando dentro de la boca de mi novia. Esta se detuvo para sentir todo ese néctar pegando en su paladar y talvez escurriéndose por su garganta. Levanto su cabeza y mirando hacia la cámara, dejo caer unas pocas gotas de semen sobre la cabeza del pene de su amante, eso fue una clara evidencia de lo que había sucedido. Fernando cayo exhausto sobre la cama y Carolina le dijo – no te vas a cansar ahora que esto recién empieza – el le pidió solo unos minutos para recuperarse.

Mientras ella lo pasaba su lengua por todas partes del cuerpo de su amante, desde sus pechos hasta su ano , esto ultimo pareció excitarlo a Fernando y su pene comenzaba a mostrar indicios de recuperación, sin perder tiempo Caro siguió besándole el ano hasta que el pene tomo completo estado de erección ahí tomo un forro y lo coloco en su lugar. Sin mediar palabra ella se sentó sobre el dejando que su pene entre en su caliente y mojada vajina. Fue fantástico ver esa imagen que hoy sin ver la cinta se repite constantemente en mi cabeza provocándome una erección inmediata, el recostado sobre la cama con las piernas tocando el piso me permitía ver claramente como Carolina dando la espalda a la cámara cabalgaba sobre su amante, el la tomaba de la cintura y mordía sus tetas tan perfectas y duritas. Ella se movía como nunca, realmente parecía poseída o me recordaba a los primeros polvos que tuve con ella. Estuvieron así un buen rato hasta que ella gritando y moviendo su larga cabellera para todos lados, llego a su tan deseado orgasmo.

Ella cayo tendida en los brazos de el, pero Fernando quería seguir, pareció murmurarle algo al oído y ella afirmaba con la cabeza y saltando de la cama fue hasta otro lugar, se lo veía gracioso con el preservativo puesto y el pene que parecía querer salir del mismo.

Carolina se acomodo en la cama dejando su cola para arriba, inmediatamente el volvió con una botellita de lo que parecía un aceite, ahí mismo supe lo que iba a suceder algo que conmigo nunca pudo hacer, talvez por falta de voluntad de ella o por falta de calentura. El mirando la cámara comenzó a derramar un buen chorro sobre sus manos y sobre el mismísimo ano virgen de mi querida Carolina.

Refregó bien sus manos y comenzó a frotar bien el ano de Caro. Esta cada vez levantaba mas su colita como encantada por lo que hacia y sus palabras reflejaban eso mismo – así mas dale así eso si me gusta – El introdujo un par de dedos con facilidad y luego cambiándose de forro lo unto todo con ese aceite y dijo – No te preocupes que no te va a doler nada – Y apunto la cabeza del pene hasta el mismisimo agujero y comenzó a trabajar sobre el mismo muy despacio, para no provocar dolor, mientras mi novia se masturbaba con una de sus manos para que el placer fuera mas intenso y no le permitiera sentir dolor alguno.

Fernando se ocupo de abrir bien sus piernas y ponerse en posición tal para que se filmar todo perfectamente. Pude ver como su pene que era de muy buen tamaño se perdía del todo en la cola de Carolina , llegando hasta los mismísimos intestinos. Carolina soltó un suspiro de placer al sentir todo ese miembro dentro de su recto, por un momento quedaron paralizados , pero inmediatamente comenzaron a moverse rítmicamente y cada vez mas rápido los gemidos de placer dolor se mezclaban con los gemidos y palabras obsenas de mi vecino.

Así disfrutaron un buen rato y yo no pude evitar masturbarme frente al televisor viendo semejantes imágenes. Así estuvieron hasta que se vino con todo Fernando pegando unos gritos que a mi me pareció escuchar cuando estaba solo, mientras Carolina le reprochaba que la espere que siga que ella estaba por acabar también , el siguió como pudo con su pene semi flácido y el preservativo lleno se semen, mientras ella se masturbaba como loca. Estuvieron así por un minuto hasta que logro carolina acabar por segunda ves. Cayeron los dos tendidos en la cama pero Fernando seguía con el pene ya totalmente flácido dentro del ano de mi novia. Así se quedaron descansando hasta que la cinta se termino.

Mientras vi todo eso no pude evitar masturbarme varias veces y confieso que aún sigo haciéndolo. El placer no me lo provoca ni la mejor película porno, es mas me caliento mas viéndola a ella hacerla con otro que cojiendomela yo mismo.

Luego de esa experiencia tuvimos otras mas y mucho mas provocadoras, ya que participaron mas de un chico y entre ellos un par de ex novios.

Alexxx

alexanderjunior@hotmail.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 27

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: