Inicio » Relatos de Confesiones » Pisando La Sangre

Pisando La Sangre

 Tenia dos años de casado con María Eugenia mi novia de dos años ella tenia para ese entonces 24 años y yo 30 y la verdad nos iba muy bien, salvo por mis aventuras callejeras que ella me había descubierto una vez y cada vez que se arrechaba me lo sacaba en cara, típico nunca olvidan, pero bueno nos iba muy bien, ahora yo me cuidaba demasiado.


Por esos tiempo habíamos decidido invertir en la construcción de una casa en un conjunto muy exclusivo de la ciudad por supuesto en la mejor zona, dejándonos con pocas posibilidades de pagar el elevado alquiler que veníamos pagando, la construcción se iba a tomar por lo menos 6 meses y se iba a llevar gran parte una pequeña herencia que yo había recibido de una tía muy querida, por lo que el suegro nos propuso muy cordialmente que nos mudáramos a su casa mientras terminaban la nuestra y así ahorrábamos en el alquiler, ni siquiera nos permitió que ayudáramos en los gastos y no había por que hacerlo, el tenia mucho dinero.


Su casa es grande, tiene 7 habitaciones y como 8 baños un estudio, una sala que parece un salón, comedor para 16 personas, sala de juegos donde tiene una mesa de pool y pantalla gigante para los juegos y películas y por supuesto no podía faltar el bar equipado, muy bien equipado, un gran terrenos y una hermosa piscina con una área de parrillas muy bien hecha, un garaje para 6 carros y un cuarto de herramientas para hacer casi de todo y donde yo me entretenía mucho.


Nos dieron la habitación más grande de la casa que era como quien dice un ático o el tercer piso, solo que hay partes donde el techo es más bajo y no se puede andar en el sin estar agachado pero en fin es la más grande, otro notable inconveniente es que no tiene baño, y el baño más cerca es el que esta al lado del cuarto de mi cuñadita María Lourdes pero todos le dicen Malu el cuarto de ella es el que esta al final del pasillo de habitaciones y antes esta el baño, al final del pasillo esta una puerta que es la que conduce al ático a través de unas escaleras donde nosotros íbamos a estar, y para poder ir al baño tengo siempre que pasar por el cuarto de mi cuñadita al igual que mi esposa.


Déjenme describirles a mi familia política, mi suegro es un hombre bonachón y gordo pero buen mozo en sus tiempo era un galán, tenia en ese entonces 59 años y una energía sin par, de muy buen humor y siempre gastando bromas a todo el mundo, sin duda el era siempre el centro de atención en las reuniones familiares, el y yo somos muy parecidos en ese sentido, no me extraña que Maru viera en mi algo de su padre, su esposa se llama María José una señora de origen español de 50 años muy bien conservada y bastante blanca de cara muy linda con fuertes líneas de expresión sin ser arrugas de vieja, con varias cirugías en su haber y una operación de senos que le queda de un espectáculo, además de cuidado que le da a su cuerpo con las visitas al gym.


Maru es la mayor, tiene tres hermanos más, dos hembras una de 20 llamada María Carolina pero todos le dicen Carola, ella es blanca como su madre y el pelo muy negro tiene una cara muy fina y es preciosa no más que Maru pero si esta mucho más buena, ella vive y muere en un gym esta bien delineada y no tiene un gramo de grasa en su cuerpo, ha participado en varios maratones y competencias aeróbicas, Malu es la ultima hembra y tiene 15 años es una rubiecita preciosa algo tímida pero muy pilas, con ella siempre me la llevé muy bien, no así con Carola ella me veía con cara de asco por lo gordito que soy además ella decía que yo era un payaso y echón y no se explicaba que me había visto su hermana, sin duda no lo sabia. Malu es delgada con un trasero bien respingón y redondo, protagonista de muchas fantasías, no perdía oportunidad de verlo siempre en la playa o piscina desde hace más de dos años, de senos pequeños pero bien redonditos y casi perfectos, ella no iba a ser de senos grandes pero era muy bella la más bellas de las tres, unos ojos claros entre verde y grises unas pecas en su hombros y mejillas y una fina pelusa en la mayor parte de su cuerpo que la hace ver muy delicada. Mediría si no me equivoco 1.60 Mts, no iba a ser alta más bien pequeña pero en fin hermosa, el ultimo es el único varón y se llama Mario igual que su padre y tenia 11 años. Carola no vivía en esos momentos en la casa, estaba estudiando en la capital y no regresaría por lo menos en casi dos meses cuando dieran las vacaciones de verano.


Bueno el primer mes todo fue normal, en la mañana todos iban trabajar y a la escuela, quedaban en la casa solo las mujeres de servicio que eran tres dos para la limpieza y una para la cocina y que trabajaban en la casa hasta las 6 de la tarde, al medio día casi todos iban comer y llegaban mi cuñadita y su hermanito de clases, ello después se quedaban solos mientras que mi suegra se la pasaba de visitas y tiendas con sus amigas y una que otra reunión de caridad con las conocidas Damas Salesianas, yo la mayoría de las veces no iba almorzar ya que en la oficina se trabaja corrido hasta las 3 y media o 4 de la tarde, y todos llegan normalmente después de las 6 inclusive mi esposita.


Llegó el mes de vacaciones y pensé que podría tomarme unas vacaciones también, yo tenia dos vacaciones vencidas y pensé en tomarlas para supervisar mejor la construcción de la casa y descansar, la casa del suegro es muy cómoda y la verdad provoca estar allí todo el día metí mis vacaciones para tomarlas a partir de los primeros días de agosto y tomé las dos vacaciones y mi esposa tomaría las de ella a partir de septiembre y así saldríamos después de viaje.


A los dos días de yo estar de vacaciones me había quedado durmiendo hasta tarde como a las 10 me levanté y me fui al baño, estaba en short y sin camisa y una toalla al cuello, bajé descalzo las escalera, salí al pasillo y me dirigí al baño la puerta estaba entreabierta y cuando la iba abrir más para entrar estaba entrando Malu en la regadera y estaba desnuda, yo me quedé petrificado mirando como ese delicado cuerpo se veía mejor desnudo, sus senos pequeños despuntaban par de pezones muy rosaditos y unas nalguitas bien redonditas cubiertas por una fina capa de pelitos eran la perfección hecha nalgas, las puertas son de vidrio polarizado así que cuando las cerró me retiré de la puerta por que ella me podía ver desde adentro pero yo no a ella. Cuando me di vuelta para irme a mi cuarto noté que tenía una erección monstruosa así que entré y cerré la puerta con seguro y me senté en las escaleras a esperar a que ella saliera mientras me daba una suave paja, pensando en su cuerpo claro está. Mi mente iba a mil por hora y no tuve muy claro pero tenía que actuar rápido y no dejar perder esa oportunidad.


Me paré con la gran carpa ya que no tenia interior debajo del short y fácilmente mi pene se estiraba a plenitud, salí con cuidado y deje la toalla en la escalera me asomé a las escaleras de abajo y todo estaba bien las mujeres limpiando abajo y cocinando, regresé sobre mis pasos y me paré a un lado de la puerta del baño, espere a que ella apagara la regadera seguro se estaba enjabonando, espere un rato y haciéndome el dormido con los ojos semi-abiertos y con mi gran carpa entré al baño, abrí la puerta de par en par y la cerré a mis espaldas, ella no dijo nada, me tomó un poco desprevenido pensé que solo iba a pegar un grito y yo me iba a salir claro mostrándole la carpa a todo mi esplendor.


Me paré frente al lavamanos y el espejo organizando rápidamente las ideas, bostecé y me estiré mucho doblando mi cuerpo hacia atrás haciendo notar la gran erección, inclusive metí mis manos en el short y lo saqué por un momento y dije en voz baja suficiente para que ella lo escuchara, -tu nunca dejas de estar parado, lo metí de nuevo y me propuse a lavarme la cara y afeitarme, en el piso estaba la batica de ella, pero yo me hice que nunca la vi, detrás de la regadera no se oía nada, realmente me distraje mientras me afeitaba y mi muchacho se puso morcillón así que aproveché y me acerqué a la poceta al lado de la regadera y parándome dándole el frente a donde pudiera estar ella me saqué la morcilla y me puse a orinar largo y tendido, y el hecho de saber que ella estaba detrás de la puerta de la regadera mirándome más de cerca; me excitó y mi muchacho nuevamente empezó a reaccionar así que tuve que hacer presión para terminar rápido antes de que me tuviera que doblar para apuntar hacia abajo, nuevamente dije -pero tu no descansas, deja que llegue Maru al mediodía para que se encargue de ti.


Lo sacudí un poco tipo paja para escurrirlo bien haciendo que estuviera en su máxima expresión, entonces hice ademán de bajarme el short por completo y escuché un leve y muy bajito quejido de susto, me hice el loco y entonces dije –coño´e la madre dejé la toalla, me puse de nuevo el short y salí del baño, cerré la puerta del ático y espere un momento, ella cerró la puerta del baño con seguro y se metió a terminarse de bañar, salí y me paré con al toalla al cuello al lado de la puerta me apoye en el hombro y espere un rato, la erección no bajaba nunca, espere mucho rato y la verdad me estaba quedado dormido apoyado en el hombro izquierdo con la pared.


Al rato ella salio toda apurada abrió la puerta del baño y salio casi corriendo y choco de frente con mi erección que le llegaba al estomago fácilmente y pegando su cara de mi pecho, la verdad me llevé menudo susto ya que ella pegó un grito que se escuchó seguro en toda la casa, estaba toda agitada se acababa de secar pero ya estaba sudando, yo la miro a la cara ella sube la mirada pero de inmediato roja de la pena baja la mirada y se consigue con la carpa sube de nuevo la mirada y con más pena mira hacia un lado, me pide disculpas y me pasa por un lado y se mete en su cuarto, con una sonrisa en mis labios entré al baño y noté pasos en el pasillo, era una de las mujeres de servicio que venia a ver que pasaba, le tocó la puerta a Malu y escuché cuando esta le decía que había chocado conmigo y se había asustado, eso fue todo y no se dijo más.


Cuando salí de mi habitación ya vestido me la encontré a ella en el pasillo y venia hacia su cuarto, la saludé ella con cara de pena aun me saludo tímida como nunca, entonces le dije:


- Malu mira con respecto a esta mañana discúlpame por… bueno… es que es normal que a veces en la mañana este así.

- así que? dijo ella haciéndose la tonta.

- bueno tu sabes lo de la erección…

- erección?? Que es eso? Supongo que aquí ella o se hacia realmente la tonta o no sabia que eso se llamaba así.

- lo de bueno, en el short…

- ahh???

- bueno no importa, discúlpame por haberte asustado esta mañana, noté que ella estaba un poco roja y evitaba mirarme a los ojos.

- no te preocupes no ha sido nada, y siguió su camino al cuarto.


Al medio día llego todo el mundo a almorzar, bueno todo el mundo es mi suegro, mi suegra y mi esposita, Mario se la paso toda la mañana jugando nintendo y bueno yo leyendo y viendo tv, Malu ni se que hizo pero les aseguro que pensó mucho en lo que había visto en la mañana, al medio día en la mesa la miraba de vez en cuando y ella ni me veía solo cuando yo desviaba la mirada o volteaba la cara la vista periférica me decía que ella me estaba mirando, al terminar todos se pararon cuando salíamos del comedor le dije a Maru mi esposa que tenia que mostrarle algo, ella sabe a que me refiero y una sonrisa se dibujó en su rostro, Malu se detuvo un momento delante de nosotros y volteo a vernos, yo ni la mire simplemente me dedique a ser pícaro con mi esposa mientras le agarraba una nalga un seno y le daba un ardiente beso, ella se sorprendió un poco como mi ardiente ataque, y me separó dándome a entender que Malu nos estaba viendo, yo la mire y le sonreí tímidamente haciéndome el apenado, ella medio esbozo una sonrisa irónica que Maru me dijo y a ésta que le pasó…


Nos dirigimos a nuestras habitaciones Maru iba delante de nosotros por que iba a su cuarto y nosotros atrás jugando y pellizcándonos, sacándole pequeños gritos y risas a Maru, ella se metió en su cuarto sin cerrar la puerta y yo le dije a Maru que subiera y se pusiera cómoda, entre al año para darle tiempo a que Maru subiera, luego salí y entre a mi cuarto cerré la puerta para que Maru la oyera y luego la abrí con cuidado y la dejé entre abierta.


Subí a donde estaba Maru y nos empezamos a besar y acariciar ya ella estaba desnuda en la cama y yo por las escaleras me fui desnudando dejando las prendas en los escalones, las luces estaba apagadas pero por las cortinas oscuras se metía suficiente luz para aclarar las cosas, hacia las escaleras todo es más oscuro así que mientras me besaba con Maru miraba constantemente y de manera disimulada para allá, note una claridad mayor en algún momento y supe que alguien había entrado espere un momento y como tengo la ventaja de la sombra podía mirar sin que supieran que yo miraba hacia la escalera a menos claro que pelara los ojos de par en par, pude notar una rubia cabellera que se asomaba en el piso por donde estaba la escalera justo debajo de las barandas, Maru como buena esposa se restregaba bien en mi y me pajeaba entre nuestros cuerpos, Maru y yo sabíamos muy bien que acabábamos de comer y no era prudente echarnos un polvo como a nosotros nos gusta pero si podíamos y habíamos hecho antes una buena sesión de sexo oral que por cierto teníamos ya unas semanas sin hacerlo.


Ella se fue deslizando hacia abajo donde me chupó con fuerza y mordisqueó mis tetillas arrancándome gemidos de dolor y placer, para luego continuar hacia abajo y dándome una mamada de campeonato donde me pajeaba con sus dos manitas y me chupaba fuertemente la cabezota, después de esa larga mamada me descargué dentro de su boca antes de tiempo, la verdad estaba muy excitado y más sabiendo que Malu estaba espiándonos, lastima que no viera lo que mi esposita se estaba tomando, Maru se tomó todo sin despegar la boca de la cabeza, ya se me ocurriría algo, luego ella se tumbó y yo me dediqué a lo mío, los pechos de mi señora esposa son los más grande de la familia, ella los tiene operados y son espectaculares con un pezón de un rosado típico de la familia por lo que pude comprobar en la mañana, y adornado de unas pecas que lo hacen ver espectaculares.


Los besé y amasé con ardiente deseo, la verdad estaba eufórico, y mordía y aruñaba a mi esposa y le apretaba con fuerza los senos y las nalgas, eso a ella le encanta, sentirse deseada con fuerza, es más, a todas le gusta que las amen con lujuria, llegué a su sexo chorreante y caliente, y me dediqué a chuparla como nunca, mis dedos entraron en todos sus agujeros, y ardientemente mi lengua los invadió y acarició tanto su clítoris como su entrada delantera y su entrada trasera, ella elevaba su pubis y caderas formando un arco con su espalda y piernas haciendo el conocido puente, así pegaba yo toda mi boca y chupaba lamía y mordisqueaba todo su sexo como a ella se que le gusta a veces lanzaba mirada hacia la escalera tengo las ventanas detrás de mi y la luz que por allí entra hace de mi cara una sombra y un punto ciego donde Malu no puede saber si la estoy mirando o no, pero ella esta allí absorta en la imagen que su hermana y yo le estamos brindando, mirarla allí nuevamente fue la chispa que hizo mi pene se irguiera esplendoroso, mientras hacia acabar a mi esposa y me bebía sus néctares, me cambié de posición con ella e hicimos un 69 casi salvaje, Maru realmente lo disfruto ese día y tuvo varios orgasmos, y la verdad había durado bastante ayudado por la descarga anterior pero estaba muy excitado y sentía que la verga me iba a explotar como pocas veces.


Cuando sentí que iba a acabar le dije que si la quería en la boca y ella me dijo claro que si moviendo la cabeza y gimiendo un si sobre mi pene, cuando llegue al punto de no retorno le dije que se tumbara, me paré y arrodillé a su lado le puse una mano en la frente, ella abrió la boca bien grande y puntando mi cañón a su boca me descargué por completo con fuertes chorros de los cuales uno pequeñito se alojo en el labio superior y que después que se hubo tragado lo demás se lo relamió con la lengua y el otro labio, me tumbé sobre ella y nos besamos muy suavemente abrazados, mire de reojo a la escalera y todavía estaba allí la cabecita amarilla, Maru:


- mi amor que tienes hoy?

- como que que tengo?

- si mi cielo hace tiempo no nos dábamos una mamada como la de hoy, estabas muy ardiente…

- bueno mi cielo la verdad es que desde esta mañana que me levanté he tenido una erección perenne y he pensado mucho en ti…

- si ya me di cuenta, pero me ha encantado, deberíamos tenerlas más a menudo…

- no te preocupes que estas vacaciones van a ser de mucho trajín (había encontrado algo con que excitarme constantemente), que me vas a pedir misericordia ya tu vas a ver.

- si claro, promesas solo promesas, me dice ella a modo de reto.

- deja que llegues esta tarde para que veas, que te vas a rendir tu primero.

Luego no vi más a Malu, pero en la noche después de haber comidos y visto una película toda la familia juntos, cada quien agarró para su cuarto, Maru entró al baño a darse un baño rápido y luego yo hice lo mismo, cuando salí del baño noté en la puerta del cuarto de Malu su sombra reflejada hacia fuera por la luz interior, pase como si nada e hice la misma operación de la puerta al medio día y subí a mi cuarto, ya Maru con una sonrisa de oreja a oreja me esperaba en la cama, me quité la ropa y la colgué en la baranda de la escalera junto con la toalla dejando solo una ranura como para que Malu fácilmente pudiera ver sin que se hiciera notar su presencia y no apagué la luz.


Esa noche hice todo lo que se puede hacer con mi esposa, lo hicimos tres veces seguidas yo y ella se vino muchas veces, durante todo el tiempo pude ver a Malu pendiente de todo lo que hacíamos ella no se si notó que yo la miraba a veces, la verdad nunca la sorprendí mirándome a los ojos, ella estaba perdida en la vista de nuestros sexos, a veces ponía una cara pensando en como eso le cabía a su hermana, que era a penas uso 12 cm. más alta que ella.


La parte donde más debió haber abierto los ojos fue cuando penetré a mi esposa analmente, yo le estaba dando la espalda de medio lado para que ella viera bien por donde la estaba metiendo y no podía voltear a verla por que me delataría, lo que más me gusto es que mi esposita gimió fuertemente, aunque me preocupó por que si Malu dejó la puerta abierta claramente se oirían los gemidos en el pasillo, pero bueno que carajo siempre y cuando nadie más además de Malu entrara estaba bien la cosa.


Luego de terminar de hacer lo que hicimos, nos quedamos los dos exhaustos en la cama sin preocuparnos por más nada, luego como a eso de la una de la madrugada me desperté y fui al baño así desnudo Maru estaba más que rendida, espatarrada en la cama, al pasar por la puerta de Malu esta estaba abierta si que entré con cuidado y la vi muy inquieta en su cama todo estaba a oscuras pero pude notar su silueta, ella se movía mucho en la cama pero no noté que se estuviera masturbando, estaba sufriendo los azores de la calentura pude notar que ella no se tocaba o masturbaba en sus partes se pasaba las manos por el cuerpo pero apenas se tocaba los senos y pasaba las manos fuertemente por las piernas, quería meterme y ayudarla pero me aguanté ya que no sabia como reaccionaria ella, así que yo salí nuevamente y entré al baño, hice del uno y me di un baño ligero, y salí nuevamente desnudo hacia mi cuarto.


En la semana, varios días dejé que Malu nos espiara, ese viernes llegó Carola y el cuarto de ella esta al lado del de Malu así que tenia que andar con mucho más cuidado ya que con ella no me la llevaba bien, Malu y yo siempre nos llevamos bien, pero el cambio en su actitud en estos días era muy notable, cuando me saludaba casi me brincaba encima y me decía mi cuñado preferido, claro como si hubiera otro le decía yo, y me daba más besitos que de costumbre a toda hora y delante de todo el mundo, mi suegro la verdad, lamentaba que Carola no se la llevara tan bien conmigo, ese viejo me aprecia que jode, y hemos planeado hacer negocios juntos como socios para el beneficio de la familia, entre ella y yo había ahora en el paso de dos semanas que tenia yo de vacaciones un hilo de complicidad, a veces nos mirábamos y ya ella sabia que en la noche o en la tarde tendría sexo con Maru, y cuando en alguna conversación familiar salía a relucir alguna indiscreción sexual o una guarrada como le dicen los españoles, ella me miraba de inmediato y yo a ella, siempre como cómplices de un secreto que ninguno se atreve a confiar pero sabe que el otro lo sabe.


En las noches a veces me quedaba yo viendo películas en el salón en una tumbona (los muebles reclinables que sacan un porta pies y es masajeadora vibradora), Malu pocas veces se quedaba hasta tarde conmigo, pero en estos días se empezó a quedar más conmigo, ella se sentaba en un sofá de cuero al lado de donde yo siempre me siento, nosotros además de ver las películas hablábamos de sus cosas y mis cosas, hablábamos poco de sexo, o mejor dicho casi nada.


Una noche estaba viendo en cable una película con algo de censura, yo la verdad ya la había visto hace años pero es de esas películas que uno siempre quiere volver a ver, en la parte de sexo yo noté que ella empezó a ponerse inquieta, y la noté mirándome a cada rato, empecé entonces e estirarme en el mueble y dejar que una erección formara la carpa correspondiente, como estaba en short y franela era difícil ocultar, bueno más aun ella miraba hacia donde estaba yo y la note apretando las piernas y cruzándolas, yo me sentí con valor y me incliné hacia el mueble donde ella esta y puse mi brazo detrás de ella en el apoya cabezas ella eso la puso nerviosa y note una rápida respiración, me atreví a ponerle una mano en el hombro y ella de un brinco salió corriendo de la sala, yo me asusté por que pensé que al otro día se lo contaría alguien, pero luego me tranquilicé y pensé que no seria posible, pero tenia que buscar la manera de tener un salvoconducto.


Empecé a acercarme más a ella donde la encontraba la rozaba principalmente por sus abombadas nalguitas, a veces con mis brazos a veces con mis piernas, nalgas, pero la mayoría de las veces con mi paquete, ella al principio se retiraba o incluso me huía, pero en menos de dos días ya se dejaba rozar, en cualquier parte de la casa, y si nos encontrábamos en una puerta ella se ponía de inmediato de frente hacia el marco y dejaba su culito atravesado y yo me ponía de frente a ella y le restregaba con lentitud mi paquete que casi siempre saltaba de excitación, principalmente en la cocina es donde más encuentros teníamos, en la nevera me pegaba detrás de ella buscando algo también y ella a veces se agachaba y dios eso era un suplicio, a veces entraba a la cocina sabiendo que ella estaba allí y cuando me veía se agachaba en algún gabinete a buscar algo, creo que ni Carl Lewis corría tan rápido como lo hacia yo para tomar posición, ya rayábamos en el descaro, pero no decíamos nada, solo la mirada lo decía todo, yo con mirada de pasión ardiente y lujuriosa y ella la del deseo incontrolable e inconcluso.


Ah, pero había algo que me tenia desconcertado, en un "roce" intenté sobarle una nalga con las manos y apenas la toqué ella se retiró y salió corriendo sin decir nada, esto paso varias veces, la verdad pensé que tenia miedo a no se qué!


El sábado mi suegro se había tomado el día libre así que pasamos toda la tarde en la piscina haciendo parrilla todos en familia y unas amigas de mi suegra y de Carola, mi suegro, mi cuñadito y yo éramos los únicos varones así que nos atendían como reyes. Ese día algunas amigas de la suegra notaron rápidamente el bulto que tengo entre las piernas por que son lo mojado de la piscina se me pegaba el short demarcando claramente la morcilla bien gorda, y se la pasaban en un solo cuchicheo, yo en la piscina jugaba con Malu y hablaba con el suegro, no se si era por la seguridad de que el suegro estaba presente que Malu se me pegaba más y en una pude notar como restregaba claramente sus nalgas en mi paquete y sonreía inocentemente, menos mal que tenia un traje de baño conservador por que si no… en un momento que ella estaba entre los dos mientras hablábamos ella se me restregó y delante del suegro sin que este se diera cuenta, le agarré una nalga con fuerza, ella de repente hizo como para retirarse, pero le tenia la otra mano en el hombro y le apreté con algo de fuerza, ella se dejo hacer mientras acariciaba su nalga, tan redonda tan durita tan linda que tuve que concentrarme en la conversación con el suegro y en los tragos para que mi erección no se hiciera presente, pero bueno resulto y ya estaba decidido a que tenia que hacerla mía, la deje ir a los pocos segundos.


También en la piscina la pasamos jugando Malu, Mario el pequeño y yo parecíamos unos muchachitos y yo aprovechaba y restregaba mi cuerpo con el de Malu de manera accidental en ningún momento mis manos la tocaron a no ser que realmente fuera accidental, lo que si no era accidental eran las restregadas que ella me echaba a mi, a veces me lanzaba unas miradas que a no ser por todo lo que nos rodeaba (casi nada, medio mundo) allí mismo en la piscina la hacia mía, y no se si era por los nervios o las ansias pero estaba bebiendo más de la cuenta, mi señora estaba con Carola y la amigas de esta en un constante cuchicheo, y actualizando a mi cuñada en los "casos" de la región, hubo un momento en que tomé conciencia de la bebida y salí de la piscina por que no iba a responder de mi y me tumbé en una silla de extensión me puse mis lentes oscuros, allí acostado con el short mojado se notaba más aun el paquete, me hice el dormido, pero la verdad es que estaba atisbando a cuanta mujer había ese día en la piscina no solo Malu si no a Carola y las amigas a mi suegra y hasta mi señora.


Pude notar que Malu no me quitaba la vista de encima y siempre donde estuviera me echaba una mirada como cerciorándose de que seguía en el mismo sitio, las señoras amigas de la suegra me miraban mucho, y Carola ni me veía ella y sus amigas estaban en plan de chisme, mi esposita se sentó conmigo un rato y hablamos apenas luego me hice el dormido, ella al darse cuenta de que hablaba sola me tocó preguntando mi nombre pero no respondí ella chisteó los dientes se paró y se fue de nuevo donde Carola y sus amigas.


Se me ocurrió una idea, era peligrosa pero fácilmente podía pasar por accidente, había bebido y estaba supuestamente dormido, así que dejé que mi imaginación volara con casi todas las que allí estaban y mi muchacho despertara, vi como poco a poco se fue elevando una carpa en mi short era a media asta ya que no podía más por la posición en que estaba, casi todas las que me habían estado viendo se dieron cuenta del paquete hasta noté a mi suegro reír a sus anchas, Maru vino y me despertó un poco apenada y la cara de Carola era un poema de rabia, me hice el loco, dormido y medio borracho y me fui a mi cuarto dejando a tras a todas en un continuo cuchicheo.


En mi cuarto me asomé a la ventana sin dejarme ver, solo mirando por la ranura de las cortinas a la piscina, sabia que Malu entraría en cualquier instante así lo presentía y con mucha fuerza, ella miraba constantemente hacia la puerta por donde yo había salido a ver si regresaba, luego de unos 15 minutos ella salió le dijo algo a su mama y a su papa y entró a la casa, yo me quedé viendo a la piscina como pendiente de si alguien más entraba, pero no fue así, minutos después sentí un ruido en la escalera del cuarto, ella había pasado por su cuarto y se había quitado el traje de baño y se había puesto una franela bien holgada y un ligero y suave short de algodón, le dije que pasara sin dejar de ver a la piscina, ella llegó y se puso a mi lado mirando también hacia allá, eran como las 5 de la tarde y casi todos estaban en la piscina menos dos amigas de mi suegra.


Le tomé la mano y la pegue más a mi, luego la solté y le pasé el brazo por la espalda empujándola suavemente hacia adelante, ella se colocó enfrente de mi dándome la espalda y se me fue pegando lentamente sin decir nada, yo puse mis manos en sus hombros y empecé a acariciar sus brazos, ella pegó sus manos a mis piernas y también me las acariciaba y se fue echando hacia atrás hasta que en mi carpa sentí la parte alta de sus nalgas, la eché con mis manos un poco más atrás y su cabeza reposo en mi pecho tumbada hacia un lado, mis manos fueron bajando por sus brazos y se bajaron en su cintura, allí apreté suavemente por los lados sintiendo los huesos de sus caderas, ella suavemente se me restregaba, bajé mi cabeza y muy lentamente la besé en el cuello que tenia descubierto, allí noté una respiración que aumentaba impresionantemente y en una vena en su cuello se notaban claramente las rápidas pulsaciones, una de mis manos subió por encima de la tela y se posó directamente en su seno y cuando apreté el pezón ella dio un suspiro tan profundo que terminó en un gemido, subí mi otra mano y también empecé a acariciar el seno libre, mi besos iban subiendo hacia su oído, y allí sin previo metí la alengua haciendo que su piel toda se pusiera de gallina y un estremecimiento que su cuerpo que no pasó desapercibido a el mío.


En un momento mis boca estaba sobre la suya, ella no se movía solo me apretaba con sus manitas las gruesas piernas que sostienen mi cuerpo, empecé a subir la franela hasta que pude meter mis manos libremente debajo y acariciar sus senos que tenían los pezones bien duros y paraditos, esos senos pequeños perfectamente redondeados eran duros a mi tacto, me agaché un poco para restregar con ganas mi bulto sobre su trasero redondito y ella también hizo presión hacia atrás, ella elevó una de sus manos y la puso en mi cuello haciendo más presión en su boca contra la mía.


Por momentos me separaba y echaba una ojeada a la piscina y hacia un rápido inventario de personal, nadie faltaba entonces volvía a lo mío volvía a besarla con desespero, con pasión y ardor era algo que me consumía y quemaba por dentro, nuevamente lo prohibido me encendía y entonces me volvía piromaniaco, quemaba y envolvía en mis llamas a una criatura inocente con deseos de quemarse rápidamente.


Mis movimientos sobre sus trasero era cual penetración y pasaba mi duro tallo a lo largo del pliegue, las suaves telas que nos separaban hacia que se sintiera todo muy bien, y sin pensarlo bajé mi mano y hasta la mitad de las piernas bajé su short, y bajé el mío, ella cuando sintió lo caliente de mi hierro entre las piernas y las nalgas suspiró fuertemente, nerviosa y/o asustada también, pero no hizo ademán de retirarse, y una de mis manos fue derecho a los rubios pelitos que adornan su triangulo, era una vegetación escasa y de finas hierbas, y donde una laguna de flujos adornaba la entrada principal, ella respiraba más fuerte aun y pude notar en mi otra manos los músculos tensos que empezaban a apoderarse de su cuerpo, apenas toqué su pepita ardiente y darle dos caricias, ella se vino ruidosamente con fuertes espasmos y apretándola contra mi cuerpo pues se le doblaban las piernas, seguí acariciando su clítoris rápidamente para prolongar su orgasmo y gemía lastimosamente en mi boca sus manos me agarraron las mías y quería retirarlas de allí pero no la dejé.


Por un momento despegué mi boca de la de ella y miré a la piscina, la gente seguía allí, y volvía lo mío, mis mano allá abajo recorría toda su raja arrastrando los jugos hacia el triangulo y dejándolo todo empapado, acariciaba el clítoris fuertemente haciendo que ella le temblaran las piernas y espasmos sacudieran su cuerpo, ella estaba colgada de mi cuello y no habíamos cambiado de posición y a mi me estaba afectando estar encorvado hacia delante para besarla y restregarle mi trancan entre las nalgas, le hice un ademán con la mano que tenia abajo da que abriera un poco las piernas, ella las abrió sin pero, y metí entre ellas mi tranca, y empecé a pasarla a lo largo de su raja, allí no la iba a penetrar pero llegaría lo más lejos posible.


Después de un rato de espasmos y suspiros gemidos y quejidos ella casi desfallece en mis brazos, parecía una muñequita de trapo tenia la mirada lejos con unas ansias de más pero no podía articular palabra alguna. Me separé un poco de ella y tomándola de los hombros la hice girar de frente a mi, ella instintivamente tomó entre sus manitas mi sexo y de algo sirvieron las lecciones que ella a escondida tomaba, por que empezó a pajearme suavemente, con las dos manos y todavía sobraba un buen pedazo de mi verga, me acerqué de nuevo viéndola a los ojos de cordero degollado que tenia y las bese de nuevo, ella correspondía muy bien a mis besos, mis manos se apoderaron de sus nalgas.


Dios!! que nalgas tan duras y redondas nunca pero nunca había agarrado unas nalgas como esas y a decir verdad antes recuerdo solo haberlas visto en la playa o piscina con trajes de baños conservadores y así inclusive fantaseaba con ellas, solo el día que se fue a bañar fue que las vi completamente desnudas, y ahora estaba entre mis dedos y mis palmas. Realmente disfrute acariciar por primera vez esos globos libres de tela, miré de nuevo a la piscina y aun estaban allí es más había llegado más gente unos amigos de Carola y de Maru y ya estaba oscureciendo, iban a ser las 6 ni cuenta nos dimos del tiempo que había pasado, me despegué con dolor de ella y la llevé hacia un lado donde estaba un mueble y la senté frente a mi y frente a su cara mi sexo apuntándola amenazadora, ella me miró a los ojos como preguntando que íbamos a hacer, tomé sus manos con las mías y se la puse nuevamente en mi tallo, ella lo miraba mientras empezaba a pajearlo y no me miro más, solo se fue acercando viendo sus manos llenas de mis líquidos preseminales, en algún momento ella llevó una de sus manos y olfateó el brillante liquido, para mi sorpresa sacó la lengua lo probó y luego lamió el resto dejando su mano seca, intercambio de mano e hizo la misma operación, cuando terminó se acercó lentamente y mirándome a los ojos se dispuso a meterse la cabeza en la boca, mi muchacho se puso más duro de lo que ya estaba, la erección me empezó a doler y sentí mis testículos contraerse, ella me seguía masturbando y ahora me estaba chupando con ansias y desespero que no me importaba el dolor que me causaba con los dientes a veces, estaba a punto de acabar y le pregunte si se quería tomar la lechita, ella me vio algo dudosa luego pelo mucho los ojos y después asintió con la cabeza mientras me chupaba la cabeza, valga la redundancia.


Sentí la carrera de mi semen y ella abrió mucho los ojos cuando sintió que el primer chorro le daba en la garganta, luego los cerró e hizo un gran esfuerzo por tragarlos de una sin probarlos, ese orgasmo fue casi la gloria para mi, eran chorros y chorros y a cada chorro las piernas se me doblaban y casi terminé doblado en el mueble, sentía la cara caliente, ella me pajeaba con fuerza aun y la verdad me dolía la cabeza con las mamadas que fuertemente aun me estaba dando hasta que se me hizo insoportable y me separé de ella y me acerque y la besé por un rato, luego me separé y miré por la ventan nuevamente y aun estaba la fiesta allá abajo, inicie yo la converza:


-te ha gustado?

-si.

-solo si?

-bueno, si me ha encantado, pensé que nunca llegaríamos más lejos que los encuentros casuales, es muy caliente.

-que es muy caliente? Lo que sientes?

-no, tu… liquido, o sea tu semen.

-ahh, bueno si además se pone así más aun por que eres tu

-como que por que soy yo, acaso con Maru no se te pone así de caliente?

-no, si se pone caliente, siempre es caliente, pero te aseguro que hoy estaba más caliente.

-Por que?

-bueno por que eres tu y… bueno yo tampoco veía el tiempo de estar así contigo, le dije mientras lanzaba miradas furtivas a la ventana y contando a los de la piscina, -tu me has puesto muy caliente desde el día que te vi entrando en el baño desnuda.

-cuando fue eso?

-el día que entré con una erección y tu estabas en la regadera.

-Sabias que estaba allí? Dijo ella abriendo los ojos como par de huevos y llevándose la mano a la boca

-si te había visto justo cuando entraste a la regadera, me iba a subir a mi habitación pero con la erección que gané al verte no pude y me regresé y paso todo lo que viste en el baño.


Ella me miraba roja de pena sin dar crédito a lo que oía pero luego cambio de semblante y me dijo.


-ahh con razón, a partir de ese día fuiste más pícaro y me dejabas la puerta abierta de la habita… se quiso tapar la boca, pero una sonrisa mía la hizo caer en cuenta, -tu sabias que yo los espiaba?

-claro, esa fue la intención y veo que aprendiste mucho, pero quiero que esto quede entre los dos.

-pues claro tonto, como esperas que después de esto lo vaya yo a contar por allí. Esa respuesta me lleno de mucha satisfacción.

-quieres que continuemos más allá de lo que hicimos ahorita.

-si, quiero hacerlo, veo como Maru lo disfruta y hasta celos me da.


Me lo dijo con un brillo en los ojos que me acerqué y colocando mis manos a cada lado de sus cachetes la besé nuevamente, después de un largo beso, le dije que:


-bueno entonces vete a acostar y a dormir en la madrugada, que cuando todos estén durmiendo la borrachera entro y hacemos lo que tu quieras, yo voy a tratar de hacer lo mismo y así disfrutamos mejor.

-ok, pero tengo miedo…

-de que?

-de que me vaya a doler mucho, yo se que la primera vez duele, me lo han dicho ya algunas compañeras de clases y tu eres grande.

-te entiendo, pero ese es un dolor que dura pocos momentos y es solamente la primera vez en algún momento tiene que pasar no? además ya veras que después no te vas a arrepentir yo te voy a tratar muy bien.

-ok.


Y esta vez fue ella la que me dio un beso, se puso su ropa y salio corriendo con una sonrisa en su boca, yo la verdad me quedé estupefacto no pensé que las cosas me fueran a salir tan bien, es que si lo hubiera planeado muy bien, no se sale tan bien.


Me puse el short y bajé un rato a la piscina para ver como estaba todo, había más gente ahora, habían llegado tres amigos de Carola y una amiga más una pareja amiga mía y de Maru, y una pareja amiga de los suegros, la verdad ni cuenta me di en que momento la cuestión se transformó en una fiesta, mi suegro ya tenia signos de una notable borrachera cuando se hicieron las 9, mi esposa también estaba bien animada y con muchos tragos encima, mi cuñadito aun jugaba en la piscina con las amigas de Carola y esta también estaba bien animada, y bebida por que incluso me dijo para que me metiera en la piscina, como a eso de las 9 y media subí a mi cuarto a dormir un rato.


Pero la verdad no podía dormir, así que como a las 10 y media escuché ruido en el pasillo, me asomé en las escaleras y era Carola que había subido y entró a su cuarto, me devolví a mi cama y como a los 15 minutos salió de su cuarto y bajó, me asomé en la ventana y la vi que se iba con los amigos, quedando mis suegros y sus amigos y Maru con la pareja amiga de nosotros y Mario todavía rondando por la piscina.


Como a las 1 es que se fueron todos y bajé a la cocina a ver que se hizo la gente de la casa por que no los escuché subir, al llegar abajo me tocó junto con mi esposa y mi suegra ayudar subir a mi suegro que de lo borracho que estaba apenas se podía mantener en pie, y ellas también, metimos a mis suegro en su cama y salí a subir a Maru, la suegra me agradeció por que de seguro no iban a poder subirlo, salí y llevé dando traspiés a mi esposita querida primero al baño y después al cuarto, una ves arriba en la cama le quité el traje de baño y la acosté en la cama y me acosté con ella.


A los 15 minutos ya estaba roncando, la dejé bien arropada por que en la casa hace bastante frío y bien acompañada de las almohadas, bajé las escaleras con cuidado y salí al pasillo, fui a la planta baja de la casa y revisé que todo estuviera bien, subí y entré al cuarto de Mario y este dormía placidamente, me asomé al de los suegros y lo que se oían eran dos ronquidos, pasé por no dejar al cuarto de Carola y cerré la puerta y me dirigí al cuarto de Malu, la puerta estaba cerrada pero no con seguro, la abrí y con cuidado la cerré de nuevo una vez adentro.


A oscuras llegué a la cama me quité la ropa y desnudo me acosté al lado de mi cuñadita, no miento si les digo que sentí miedo a un rechazo de su parte, cuando ella me dijo de repente:


-pensé que no ibas a venir

-y tu dormiste algo?

-no la verdad que no, no pude cerrar los ojos pensando en que ibas a venir, y ahora tengo más miedo que antes.

-no e preocupes, vamos a hablar un poco…

-ok.

-cuéntame que sabes de lo que vamos hacer?

-antes de verlos a ustedes sabia muy poco, apenas lo que unas amigas me han dicho que el hombre nos penetraba y después de muchas veces se "vaciaba" sabia que le dicen leche pero por las clases de biología se que se llama semen, y que en las relaciones es que las chicas quedan embarazadas, pero también se que se puede evitar, también había escuchado hablar de "mamar" pero después que los empecé a ver a ti y a mi hermana me he dado cuenta a que se refería todo y bueno también supe cosas que no sabia.

-como que?

-bueno de el sabor de tus líquidos, el primero me pareció algo insípido pero es agradable sentir como se diluye en la boca y el semen me pareció dulce y a la vez algo ácido o amargo no se, pero me gustó, ahora hay algo que no entiendo…

-a ver dime.

-es normal la picazón que se siente en la garganta después de tragarlo?

-creo que si, Maru me lo comentó una vez y yo también lo he sentido…

-tu!!! Acaso eres marico? Te gustan los hombres???

-jajaja, no. es que he probado mi propio semen en los besos de Maru en su sexo después de haberla penetrado, en sus senos cuando allí me "vacío"…

-y no te da asco?

-a ti te dio asco?

-bueno si me dio pero solo lo pensé antes de que acabaras y al primer momento, luego no sentí asco para nada.

-bueno a mi la primera vez si me dio mucho asco, pero más pronto de lo que pensé ya se me había pasado.

-a mi me pareció muy excitante y tenia ganas de sentir otro orgasmo, sabes hoy fue la primera vez.

-Y antes nunca habías tenido uno?

-bueno no sabia nada del orgasmo, había leído algo en lagunas de las revistas para mujeres que hay en la casa…

-que revistas?

-esa que compra mi mama y Maru, que si vanidades, cosmopolitan, y otra allí.

-ahh, ok.

-bueno nunca pensé que lo que sentí hoy fuera tan… como te digo… no sé, tan fuerte, sentí que las piernas se me doblaban, y mis músculos se contraían solos, un correntazo en las piernas, me faltaba el aire, quería respirar más profundo pero no podía, fue increíble como estaba de sensible allá abajo, y… sabes algo?

-que?

-nunca me había masturbado, hasta después de lo que hicimos, vi como me tocabas y esperando aquí me he masturbado más de 5 veces…

-5 veces!!!

-si, pero no he podido terminar, cada vez que estoy a punto de llegar me he detenido no he podido seguir y quiero más.


No había terminado de decirlo cuando la besé, teniendo como único testigo a la oscuridad que nos cubría y que apenas nos permitía reconocernos por las siluetas que apenas la pobre luz de la calle y que entraba por la ventana nos permitía ver.


En la oscuridad total, quité la sabana que la cubría nuestros cuerpos y la abracé y la hice que se pusiera encima de mi, mis manos recorrieron su espalda buscando sus nalgas y mi premio estaba allí, amasé y acaricié como me dio la gana esos dos hermosos montículos de carne, sus manitas me apretaban los gruesos brazos como queriendo hacer lo mismo que yo hacia con sus nalguitas, nuestras lenguas jugaron pelearon y se acariciaron mutuamente explorando la boca del otro, yo chupaba a veces con fuerza sus finos labios y ella mordía suavemente los míos.


Ella sintió mi tallo grande y duro, se acomodó sobre el abriendo las piernas y dejando que el se acomode entre ellas, para luego apretarlo con sus piernas, yo lo tome con una mano he hice presión sobre su raja que ya estaba bastante húmeda y empecé a moverme como si la penetrara rozando así su clítoris, ella también empezó un movimiento de sube y baja, después de un rato haciendo esto, giramos y ella quedó debajo de mi, abrí sus piernas y me acomodé quedando casi acoplados, le bese por un rato mientras mi tallo se restregaba con su rajita.


Empecé a bajar y besé sus pequeños senos, mi lengua recorrió cada pezón y los mordí suavemente, chupé con muchas ansias y mis manos me ayudaron pellizcándolos y retorciéndolos delicadamente, empecé a bajar llegué a su ombligo y allí metí mi lengua traviesa para luego continuar hacia su pequeño monte.


Los finos pelitos me dieron la bienvenida, húmedos ya saboreé por primera vez sus jugos, con olor leve y apenas algo salados, pasé hacia los lados de su delgadas piernas y mordí con mis labios el tendón que allí sobresale y lamí la parte interna de sus muslos ella me agarró por los cabellos y me guió directo a su raja, no quería previos, entendí el mensaje y me dediqué a lamer y besar sus finos labios que estaba abiertos para mi, a pesar de ser flaca y pequeña tenia unos labios gorditos y carnosos, libre de pelitos, mi lengua los recorrió los tomé entre mis labios y los chupé como si fueran los labios de su boca, luego me dirigí hacia su entrada en donde metí mi lengua y la penetré con ella rápidamente y la movía dentro de manera circular, sus manos me apretaban más la cabeza hacia su sexo, una de mis manos rodeó una pierna y la estiré hasta tomar uno de sus senos entre mis manos y jugar con su pezón entres mis dedos y dar apretones suaves.


Ella empezó a mover su pelvis rítmicamente y entonces me dirigí hacia su clítoris, una pepita pequeña y dura y fuente de descargas eléctricas que hicieron que ella se retorciera toda cuando le pasé la lengua y me dediqué a chuparlo, ella elevaba su cadera despegando sus nalgas de la cama lo cual aproveche para meter la mano libre y apretarlas a placer, me jalaba los cabellos y empezó a gemir, y a medida que chupaba más fuerte gemía más duro, tuve que hacer un alto y hacer shhhh! con la boca para que no hiciera tanto ruido, ella entendió muy bien y empezó a gemir con la boca cerrada.


Chupe su pepita apreté con los labios y lo golpeaba con la lengua, eso fue mucho con demasiado para ella, se vino en una oleada de flujos, bajé mi boca a beberlos mientras mi lengua jugaba en su entrada y mi mano apretaba y pellizcaba con fuerza su seno y su pezón, ella me apretaba la cabeza con sus delgadas piernas y su cuerpo se llenaba de espasmos musculares, aproveche la ocasión para acomodar mejor mi mano debajo de ella y meter un dedo en su cuevita, ella dio un respingo pero luego se dejó.


Si himen intacto era muy fino, se rompería fácilmente así que empecé a estirarlo un poco moviendo mi dedo en forma circular, mientras ella gemía y se retorcía de placer y sus jugos seguían saliendo, ella puso su mano sobre la mía y me apretó con fuerza su seno, me separe de su cueva y me acomode sobre ella, era hora.


Me acerqué a ella y me abrazó muy fuerte mientras con una mano acomodé mi sexo duro en su jugosa, resbalosa y húmeda entrada, en la poca luz fijé mis ojos a los suyos que muy abiertos me miraban, empecé a empujar y su boca abierta estaba lista para emitirán fuerte sonido, al ver esto retrocedía un poco y volvía a empujar, empecé un pequeño ritmo de penetración para ir ganando espacio poco a poco y su vagina se acostumbrara poco a poco al grueso tamaño de mi cabezota y tallo, cuando empujaba un poco más ella emitía un leve gemido y me apretaba la cintura con las piernas, ella misma a veces empujaba su cadera hacia arriba buscando penetrarse un poco más.


Cuando tenia ya la mitad de la cabeza rodeada por su fina membrana empecé a empujar lentamente, ella abrió más la boca y los ojos, me apretó más a su cuerpo con el abrazo y las uñas me indicaba que le estaba doliendo, me detuve un momento y me acerqué a besarla fuertemente nuestras lenguas se confundieron en una sola boca, en un solo cuerpo empuje fuertemente y sentí la rasgadura en mi tallo, sus uñas se clavaron en mi espalda, un grito quedó ahogado en mi boca y su cuerpo trataba de huir de mi, pero tenia una mano puesta en su hombro y que empujaba hacia abajo.


Me quedé quieto con casi todo mi tallo adentro, mientras ella gemía y de dolor, yo tenía los ojos cerrados y no vi las sendas lagrimas que de los de ellas brotaban, poco a poco fue dejando de gemir, cosa que aproveche para empezar a moverme dentro de ella, ella volvió a gemir pero esta vez no me detuve, me mordió el labio inferior y el ardor se hizo presente en mi espalda, sus piernas paulatinamente fueron aflojando mi cintura y mis movimientos eran lentos pero de largo recorrido, sus gemidos continuaban pero iban cambiando de tono.


Ahora me besaba desaforadamente y su cadera se movía al ritmo de la mía, empecé a acelerar el ritmo, una de sus manos bajó hasta mis nalgas y me apretaba hacia ella, quería que fuera más rápido y eso hice, en un dos por tres ella gemía, pero de placer a veces disminuía de velocidad pero ella nuevamente me apretaba las nalgas y volvía a acelerar, me detuve un momento y sin sacarla me acomodé puse mis rodillas a cada lado de sus nalgas y elevé sus piernas hasta colocarlas encima de mis hombros y empecé un bombeo corto y rápido y a veces profundo y velocidad media, ella tuvo que agarrar una almohada y morderla para que sus gemidos no se escaparan de su boca.


Una humedad abundante inundó la cueva, sus manos en mis piernas me hundía las uñas, y una acelerada muy rápida la hizo gritar con la almohada en la boca, era un solo gemido o grito largo y prolongado que duro todo el tiempo que mantuve la velocidad, sus piernas se estiraron y su cabeza iba de un lado a otro arrastrando consigo la almohada, su pecho subía muy rápidamente en su respiración rápida y profunda.


El cansancio me venció y me detuve y con ella los gemidos de Maru, su cuerpo temblaba de espasmos y su estomago estaba tenso y casi todo su cuerpo brillaba con la tenue luz debido a el sudor que cubría su cuerpo, me senté sobre mis pies y la traje a ella sobre mi, me acomodé y estiré las piernas ella me rodeó nuevamente con sus piernas y me abrazó por encima de los hombros rodeando mi cuello y nuestras bocas se juntaron de nuevo la levante un poco con ambas manos y ella misma se acomodó mi sexo en su entrada, ella misma se empezó a penetrar y a mover ella sola sus caderas, puse mis manos en sus nalgas ayudándola a tomar un ritmo constante, le di a chupar uno de mis dedos y vaya si lo chupó, lo dejó bien húmedo, y lo bajé hacia sus nalgas, y empecé a hacer suave presión en su ano.


Era un ano muy cerrado y sin duda un dedo entró fácilmente pese a una resistencia de ella por largo rato, intente meter otro pero no pude y ella se negó esta vez, mientras sus movimientos iban en aumento no habíamos dejado de besarnos, metí más el único dedo que había logrado entrar y le arranqué un gemido mas fuerte ella aceleró y mi dedo entraba descontrolado en su hoyo tratando de seguirle el ritmo, ella me chupaba con fuerza el labio u nuevo orgasmo lleno su cuerpo e inundo más su cueva nuevos espasmos musculares se apoderaron de su cuerpo, su respiración por la nariz era muy fuerte, yo sentí que iba a explotar y me separé de su boca y le pregunté cuando había sido su ultima regla y me dijo que le estaba por llegar en dos o tres días, cuando un torrente de leche la inundo por dentro, ella me miró fijamente y me dijo que la leche estaba caliente y que sentía como la inundaba.


Los dos nos quedamos quietos mientras terminaba de disparar los chorros que faltaban, ella me besó nuevamente y me dejé caer hacia atrás quedando ella sobre mi con mi morcillón tallo dentro de ella, lentamente se acomodó, cerró las piernas y se inclinó de un lado saliéndose mi sexo dentro de ella, ella se acostó a mi lado con la cabeza en mi hombro y su mano acariciándome suavemente la barriga y yo le acariciaba su rubia melena, me dijo que me quería y yo le dije que también la quería mucho, y sin saber cuando me quedé dormido.


Me desperté, por los rayos del sol que directamente me daban en la cara miré hacia los lados buscando un reloj y el de su equipo de sonido decía que eran las 8:07 de la mañana, casi di un brinco que la hizo despertar, me miró preguntándome que hora era le dije la hora y peló los ojos y se sentó en la cama, para descubrir la gran mancha de sangre, me asuste por que la mancha era grande, le pregunte que iba a decir ella me dice más clamada que diría que le vino la regla y que ya le ha pasado antes, eso fue un verdadero alivio, me paré y vi que yo también tenia sangre seca entre mis piernas y mi sexo también, ella tenia sangre en todo su sexo y las nalgas también, me puse el short y la franela, ella se vistió se puso una franela grande, le dije que saliera y viera si alguien estaba por allí, ella salio y el tiempo que estuvo afuera me pareció eterno, regreso y me dijo que todos aun dormían, uff! que alivio pensé.


Me acerqué a ella y le pregunté que tal la había pasado, y solo atinó a decirme que quería hacerlo nuevamente y muchas veces y que le había fascinado, le prometí que cuando tuviera cualquier oportunidad no la iba a desperdiciar, le di un piquito y me dispuse a salir, subí a mi cuarto tomé la toalla y baje al baño, me di un baño rápido y volví a mi cuarto y me acosté al lado de mi bella esposa que seguía en la misma posición en que la había dejado.


Continuara…


Tengo pendiente la continuación de unos relatos, les pido disculpa pero es que he estado muy ocupado y apenas pude terminar este que estaba casi listo desde hace tiempo.


Agradezco sus comentarios y votos.


Comentarios aquí y en miksex@hotmail.com FOTOS

1

Rufino Quispe on

Buena jugador, eres un excelenteamante amante y mejor escritor, favor de seguir entregandonos más de sus lindas experiencias.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 28

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: