Inicio » Relatos de Confesiones » Mi sobrina es una Delicia

Mi sobrina es una Delicia

Quiero contarles este relato muy cachondo que me sucedió hace varios años con una mi sobrina de 20 años, hija de un primo hermano.  Resulta que mi primo me llamó vía telefónica desde el pueblo de donde somos originarios, pidiéndome un favor, de poder recibir a Shary por unos días mientras recibía una capacitación, como requisito para poder entrar a trabajar en la agencia Bancaria ubicada en ese pueblo.  Yo le contesté que con mucho gusto, que inclusive no tendría que pagarnos nada, que para eso éramos familia.  Pues llegó el día que Shary llegó a la casa, tenía al menos unos cuatro años de no verla, cuando abrí la puerta, me quedé helado, de la niñita inocente que tenía guardada en la memoria no quedaba nada.   Shary era una mujer hecha y derecha, con pelo güero a los hombros, tenía puesto un pantalón jeans apretado que le hacía resaltar las caderas y su cintura de avispa, y un par de nalgas deliciosas que haría pecar al más santo, todo ese cuerpazo adornado con un rostro precioso.  Shary llevaba una camisa de esas que se amarran y dejan descubierto el ombligo.   

Al principio mi esposa me hizo mal gesto, ella se habría imaginado una adolescente todavía y no una mujer con esos dotes.  Por la noche mi mujer habló conmigo para que le dijera a mi sobrina que se vistiera más adecuado y con más respeto a la casa.  Yo estaba contento con tener a esta nena en la casa.  Yo tengo casi cuarenta años de edad, pero tengo un físico de una persona mucho menor, soy come-años como se dice popularmente, y soy extremadamente caliente, he tenido mis amantes fuera de matrimonio, pero lo he sabido hacer sin que mi esposa se entere. Shary resultó ser muy liberal, andaba dentro de la casa con escasa ropa, a pesar que yo ya le había hablado, eso mantenía enfadada a mi mujer.  Pero para mi era un espectáculo ver esta hembrita rica pasearse por la casa mostrando sus buenos recursos, mi verga se mantenía parada cuando ella estaba en la casa.  Asi también debo comentar que hablé con un pariente mio del mismo pueblo de Shary y en la conversación salió contarle que la hija del tío “x” estaría unos días en mi casa.  Este pariente me comento que tuviera cuidado con Shary porque en el pueblo tenía fama de putita, que le gustaba coger con varios hombres incluyendo casados.  Esa información me dejó bien caliente y mi mente comenzó a maquinar muchas cosas. Cierta noche nos quedamos los tres viendo televisión en la sala, mi mujer se retiró a dormir y me quedé solo con Shary, ella tenía puesto un shortcito y una blusita corta sin sujetadores.  Pues resulta que se quedó durmiendo sobre el sillón, ya tarde  yo  la llevé cargada a su cuarto, durante el trayecto ella se abrazó a mi cuello, pude sentir su perfume que era muy moderno y sensual.  Luego la deposité en su cama, le quité sus zapatos tenis y pude observar un par de sensuales pies bien cuidados, me dieron ganas de chupárselos, pero me aguanté. Iba a retirarme cuando la mente morbosa hizo presa de mi, pensé –por qué no ponerle la ropa de dormir?,  sí soy su tío, que tiene de malo?-,  asi que primero intenté despertarla, para ver cuan dormida estaba, a pesar que la llamé por su nombre un par de veces, ella no abrió los ojos ni se movió.  Asi que inicié esa caliente acción,  poco a poco con mucho cuidado le retiré su blusita,  quedaron ante mi un par de tetas medianas duritas, de aquellas que tienen el pezón casi hacia arriba,  -qué delicia!!.   No pude contenerme y le acaricié sus tetas con los dedos, llegué a sus pezones y los rodee con los dedos, poco a poco estos se pararon.  A continuación le puse la blusa de la pijama que ella guardaba debajo de la almohada.  Luego le desabotoné su pantaloncito  short,   bajé el ziper de enfrente y  poco a poco se lo saqué completo,  me quedé impactado con su ropita interior, tenía puesto un calzoncito  tipo bikini, color negro, pero era completamente transparente!, eran muy visibles sus labios vaginales y sus vellos pubicos en forma de triangulo arriba de su coñito.  Hubiera querido abalanzarme sobre ella y mamársela en ese momento, pero no era posible.   

Tomé el pantalón de la pijama, y cuando estuve colocándoselo, mi mente con más morbo siguió trabajando, se me ocurrió que de repente ella se duerme sin calzones, asi que con cuidado le tomé los tirantes laterales de su bikini y lo fui sacando muy despacio, Shary en ese momento se movió y  casi me da un infarto en ese momento, creí que se había despertado, pero no fue asi,  tomé aire y seguí bajándoselo hasta sacarlo por sus tobillos,  frente a mi quedo su sexo descubierto, sus labios vaginales estaban abiertos y dejaban ver su rajita rosada,  era toda una hembrita deliciosa mi sobrina.  No pude contenerme y  alargue un brazo y con un dedo de la mano recorrí en medio de sus labios vaginales, suavemente, seguí hacia arriba y froté con delicadeza su clítoris con la yema de mi dedo.  Era demasiado el atrevimiento. Nuevamente vi que ella cambio de lado su cara, sentí que estaba por despertarse, asi que me di prisa, le puse el pantalón de la pijama y lo subí hasta sus caderas.  Antes de retirarme tomé su bikini y me lo llevé a mi nariz para olerlo, olía a vagina y a orines de hembra.  Lo dejé sobre la cama y me retiré.
 Al día siguiente en el desayuno, temí por un momento que Shary  podía preguntar quien la había cambiado la ropa anoche, pero no dijo nada.  Se retiró hacia el centro de capacitación donde recibía la preparación para el trabajo.  Yo me fui a mi oficina como siempre, pensando siempre en lo que había hecho y como me había atrevido a hacer eso. Al siguiente día por la tarde, me llama mi esposa y  me dice que su madre está enferma y que los hermanos piensan meterla en el hospital para que le hagan unos exámenes y que necesita estar presente.  La madre no vive en esta ciudad, por lo que me dice que partirá al medio día.  Yo estoy que brinco de la emoción, estar varios días con la ricura de mi sobrina.   Cuando le explicó a Shary el por qué no estaba mi esposa en la casa, ella me dice que ahora ella me cocinará la cena durante esos días.  Esa noche el ambiente estaba más fresco que de costumbre, por lo que me propone que comamos en la sala y que prendamos la chimenea, yo estoy de acuerdo y junto leña para hacerlo.  Shary coloca los platos de comida en la mesa de la sala, luego se va a su habitación, yo me quedo solo por un rato y pongo la televisión,  en eso suena el teléfono, es mi esposa, me pregunta que como van los cosas por allí, yo le digo que estamos cenando en este momento,  cuando estoy charlando por el teléfono, se aparece Shary vestida con una camiseta larga sin mangas, que le llega a los muslos, sin pantaloncillos y descalza, o sea que debajo de la camiseta larga solo tiene sus braguitas, ya que no lleva brazzier tampoco;  yo me quedó mudo por un momento, menos mal que mi esposa es la que habla en ese momento.  Por el calor que despide la chimenea Shary no debe sentir frío en la sala.  A mi esposa solo le contesto con monosílabos, ya que mi atención se centra en el cuerpo de Shary, además mi verga se erecta instantáneamente. Cuando cuelgo el teléfono, Shary me indica que empecemos a comer, sin embargo, le digo que debo ponerme más cómodo como ella, así que voy a mi habitación y me pongo una T-shirt y unos boxer únicamente.  Ella sonríe picaramente cuando me ve asi vestido, me dice que tengo un cuerpo atlético, pero se  queda viendo hacía mi paquete entre las piernas, no es falta de modestia pero me ando una buena verga de  casi 8 pulgadas y es bastante gruesa. Durante la cena estoy muy caliente viendola, no hallo la forma de insinuármele a Shary, me he propuesto cogérmela esa noche, cueste lo que cueste.  Asi que saco a relucir el tema sexual dentro de nuestra conversación.  Le pregunto a ella si tiene novio, ella me responde que sí tiene, luego comienzo a adularla sobre su lindo cuerpo.-Eres una chica muy preciosa Shary!-  -Gracias tío, tu también eres muy guapo-  (hasta allí todo bien!)-Tu novio debe de tener muchos problemas contigo?-   Me ve a los ojos y responde incrédula:-Por qué lo dices tío?--Por qué con el cuerpo que te andas debes tener muchos pretendientes, y el debe de satisfacerte al máximo en la cama para tenerte contenta!-  le digo, arrepintiéndome casi  de inmediato de lo que dije.Hay un silencio sepulcral en la sala, solo el ruido del televisor se escucha por un rato. -Pues a mi novio le falta mucho para satisfacerme en la cama!-  Me responde, casi me trago un pedazo de fruta con miel que estoy comiendo cuando la oigo decirlo.Luego agrega:-Por eso me gusta más hacerlo con un hombre maduro, tienen más experiencia!-  -Tu crees eso?-  le pregunto de inmediato.-Si tío, por ejemplo solo con la forma que me tocaste anoche me mojé toda!-  yo me quedé helado, congelado,  mi sobrina estuvo conciente todo el tiempo anoche. -Te gustó como te toque tus senos y tu panochita?-   atiné a decirle siguiendo el rumbo de la conversación.-Ay sí!,  me dejaste bien caliente, fuiste muy malito conmigo!-  me respondió Shary.-Quieres que te enseñe lo que te hubiera hecho?-,  diciendo esto y me acerque a ella, la tomé de la cintura y antes que me pudiera contestar cualquier cosa,  la besé en la boca, ella inmediatamente responde y nuestras lenguas se buscan como culebras en celo, entrelazándose una con otra.  Se ve que Shary tiene experiencia para dar húmedos besos.   Rápido con las manos tocó sus piernas hasta detenerme en su calzoncito tipo bikini.  Le acarició su panochita sobre su bikini, siento sus labios vaginales protuberantes, le hago a un ladito su calzoncito y ahora toco su coñito rasuradito con mis dedos,  ella en ese momento muerde mi lengua dentro de su boca, también su respiración va en aumento, Shary se está excitando rápidamente.   Hacemos una pausa, Shary y yo nos deshacemos de nuestras camisetas, rápidamente busco sus tetas con mi boca, las encierro entre mis labios y con la lengua estimulo sus pezones que ya están erectos,  luego con los labios también aprieto sus ricos botoncitos, Shary gime excitada.    Mientras le mamo sus ricas tetas inserto mi mano dentro de su bikini y mis dedos recorren su panochita, siguiendo la línea de su rajita deteniéndome en su clítoris, el cual froto con la punta de mis dedos,  Shary vuelve a gemir y me dice que le siga acariciando su cosita, que le gusta que le toque allí,  me pone su manita sobre la mía, la que tengo dentro de su bikini y me obliga a acariciarla y frotarla con más determinación sobre su panochita.   Mientras le froto su rajita, inserto un dedo dentro de su vagina, la cual esta caliente y mojada completamente,  la nena empieza a jadear cuando se siente penetrada por mi falange, permanecemos varios minutos en esa acción, hasta que siento que ella se derrama sobre mis dedos.  Siento un líquido viscoso meterse entre mis dedos.   Sin pensarlo mucho, la acuesto boca arriba en la alfombra frente a la chimenea, el calorcito que sale de allí se siente delicioso.  Le extraigo su calzoncito, y coloco mi cabeza entre sus muslos, comienzo a chuparle su frutita rica, inicialmente quiero devorar todos los pliegues que encuentro y  también estoy lamiendo su clítoris como si yo fuera un perrito, luego  pongo su clí entre mis dientes y lo aprieto suavemente para saborearlo,  en ese momento Shary emite un chillido como una putita en celo,  inmediatamente me jala por los cabellos e inunda su panochita con deliciosos juguitos que salen de su vagina.   Después de su avasallador orgasmo, la tomó por la parte interior de sus rodillas y le flexiono la piernas hacia atrás, de tal modo que sus rodillas casi pegan contra sus senos, de esta forma su rajita se abre al máximo,  lo cual me permite lamer parte del interior de su vagina y meterle repetidamente adentro la punta de mi lengua, como si fuera un pene chiquito.  Shary retuerce su espalda en la alfombra sobre el suelo y sigue gimiendo desesperadamente.  Yo  sigo mamándola con más ahínco, me excita ver como goza mi lengua esta linda mujercita que es mi sobrina.  Su panochita no deja de eyacular líquidos íntimos, que yo bebo como si fuera un rico néctar.   Después de lamerle sus jugos, le meto dos dedos en su vagina lubricada, para luego moverlos hacia adentro y hacia afuera en una clara masturbación, mientras le estimulo su clítoris con el pulgar de la otra mano. -Ayy que rico lo que me haces tío!-  -Ayy que rico!!-   era todo lo que me decía Shary.  Yo le tenía metido hasta los nudillos de los dedos en su  cavidad.  Mientras la pajeaba sin cesar, mi lengua llegó hasta su arrugadito hoyito de su culo,  la excitación y calentura que yo ya tenía me hizo comerle su ano, mi lengua quería hurgar dentro de él, pero estaba muy cerradito aún.   Sin embargo la estimulación de esa zona hizo que Shary alcanzara otro rico orgasmo, esta vez sus chillidos pudieron ser escuchados en todo el barrio.   Yo ya no hallaba la hora de cogérmela,  mi verga estaba al máximo, sacando pequeñas gotas de eyaculación por el glande,  entonces me subí sobre ella y con una mano guié mi verga hacia su panochita, coloque la cabeza en la entrada de su vagina y la penetré lentamente, ella se sujetó de mis costados, arañándome un poco,  en la parte final la embestí con furia hasta que su vagina mojada se trago toda mi verga.  Cuando mi pene recorría su rica caverna, pude sentir todo lo caliente de sus paredes vaginales.  Shary  me abrazaba y me mordía los hombros mientras que yo le bombeaba mi gruesa verga.  Que rica follada le estaba dando a mi sobrinita!.  Tenía que ser buena la cogida que le tenía que dar, por que una mujer bien follada, siempre busca más. Por mi edad y la experiencia en cuestiones de sexo que le da a uno la vida, pude controlar mi venida y seguir cogiendome a Shary por un buen rato,  ella gemía y jadeaba repetidamente mientras yo le metía y sacaba la verga de su coñito. Estabamos sumidos en un buen ritmo.  Al rato nuevamente se derramo por tercera vez alli abrazada a mi espalda.   Sin perder tiempo, la voltee y la puse boca abajo, de esa forma me quedaron al frente sus ricas nalgas blancas y su culito en medio.  Sin mucho preámbulo la penetré por su vagina en esa posición, solo le levanté un poco el trasero sujetándola de sus caderas, de ese modo su vagina me quedo a la altura de mi bulto, y la penetración se volvió más profunda por estar casi en línea recta.  Coloqué mis brazos sobre el suelo, para apoyarme y follarla repetidamente con fuerza.  Shary que para ese instante estaba fuera de sí, decía palabras soeces, como – Dame duro, partime la cuca!!-,  -Cógeme más duro, soy tu puta!-  entre otras. Mientras la cogía en esa posición, casi perruna, le fui colocando parte de sus jugos vaginales en su ano, sin avisar, le saqué la verga de la vagina y se la puse en su ano arrugadito y de un empellón la penetré duro en el recto, la cabeza de mi verga abrió su esfínter y se coló adentro, ella grito de dolor al sentirse penetrada, luego con ayuda de un vaivén se la seguí metiendo en su recto, ella gritaba que me fuera despacio, pero con lujo de fuerza se la metí hasta que mi verga desapareció en su culo. Ya bien adentro, detuve el vaivén para tomar un poco de fuerza y para que le pasara la sensación de dolor a Shary.  Luego con lentitud la empecé a coger por el ano, el cual apretaba fuertemente el tronco de mi pene, provocando una sensación como estar haciéndome una paja.  Al rato su culito ya dilatado dejaba entrar y salir bien mi gruesa verga, lo que facilito el mete-saca. Luego de varios minutos cogiéndola por su recto, en un instante aceleré mis movimientos dentro de su culito y por fin me estallé dentro de ella,  metí hasta el fondo mi verga para que mi esperma caliente le bañara hasta sus intestinos.  Ella aulló cuando sintió mi semen adentro y movió su culo en pequeños círculos para extraer hasta la última gota que tenía de semen.  Nos quedamos quietos un rato, siempre con mi pene dentro de su ano.  Al cabo de unos minutos nos zafamos y pude verle un chorrito de semen que salía de su culito rico.  -Que rica cogida te diste-, me decía yo por dentro. Shary quedó completamente cansada y no se movió por unos minutos allí acostada en la alfombra boca abajo, pero con una cara de mujer satisfecha.  Terminamos de cenar allí desnudos en la sala, ahora con más hambre.  Le pedí que durmiéramos juntos esa noche en mi cama, ella aceptó y se quedó conmigo completamente desnuda.  En la madrugada me despertó la sensación de su boca tibia sobre mi pene, me la estaba mamando!, dejo de hacerlo hasta que me vine entre excitación y sueño,  ya no pude ver mucho pero creo que se tomó toda mi leche, luego se volvió a acostar a mi lado se quedó dormida. –Que chica más caliente!- pensé. La segunda noche solos, Shary me quería dar una sorpresa y llenó de candelas y de esencias aromáticas su habitación, dándole un toque místico muy sensual.  Luego me frotó el cuerpo con aceite también oloroso, incluyendo un rica pajeada de verga.  Luego me mamó la verga y los huevos por un buen rato.  Shary era una buena mamadora.  Después se monto sobre mi verga y se la metió toda, me cabalgó como si montara un caballo salvaje, sus movimientos de cintura era bien acompasados me hacían gemir de placer, ella consiguió un rico orgasmo allí arriba, sus jugos bajaron por mi verga y llegaron a mojarme los huevos, luego la seguí con una buena descarga de semen,  ella se bajó de mi falo y  puso mi verga en su boca mientras yo eyaculaba, tomándose toda mi venida.   Mientras me recuperaba, ya que mi verga quedó como plasticina caliente después de esa montada, le pedí que se subiera sobre mi y me pusiera su coñito en la boca, esa pose siempre me ha gustado para mamarle bien la panocha a mis amantes, en esa pose  puedo meter buena parte de mi lengua en la vagina y más cuando ya esta dilatada como la de Shary.  La hice venirse en mi boca al menos dos veces.  Luego la volví a penetrar por su culito, ella de dejó y colaboró con ricos movimientos de trasero que me llevaron a otra corrida monumental. Para mi desgracia, mi esposa llegó antes de lo previsto.  Y como era desconfiada, no pude pero ni darle un beso en casa en los días posteriores. Terminó su capacitación y Shary regresó a su pueblo.   Pero, ya me había satisfecho, la tuve dos días para mi solito.  Fueron los polvos más sabrosos de mi vida.  Durante las vacaciones de ese año, tuve la idea  y convencí a mi esposa de pasar viendo a mi primo hermano (realmente quería ver pero a Shary).  Me llevé la sorpresa al ver a Shary, no por lo bella sino porque tenía en ese momento seis meses de embarazo, y dos meses antes la habían casado con un empleado del banco donde trabajaba.  Bueno allí si terminó todo, solo me quedaron los recuerdos.  1

yogui on

Que buen relato, me calentó, que rica debe ser esa putaza de tu sobrina, sería rico cogerla embarazada?

2

incognito on

Me gustaría cogerme a tu sobrina , yo lo hice con una media hermana y que rico se siente lo prohibido.

3

javier on

Yo me comí a mi sobrina de 19 y es rico.

4

carluis on

Me gustaría cogerme a tu sobrina.

5

Marco on

Que rica ha de estar tu sobrina a mi me pasa lo mismo con una tia que mamadas me da

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Categorias

Paginas

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: