Inicio » Relatos de Confesiones » Le meti mano en el Microbus a una Madurita

Le meti mano en el Microbus a una Madurita

Mi nombre es Ricardo vivo en la ciudad de mar del plata en argentina, por cuestiones de trabajo viajo continuamente a buenos aires y por tener a mi novia viviendo alli tambien. Esto sucedio un domingo en un microbus de larga distancia que se dirigia a la costa, me despedi de mi novia como de costumbre y me tocaba viajar del lado de la ventanilla, cuando me percato que el asiento ese estaba ocupado.. como buen caballero no dije nada la dama una madura rubia entradita en carnes pero no gorda, que se despedia no se de quien realmente no me fije en eso.

Yo por mi parte soy morocho seductor y atento, 38 años y vivo caliente por las maduras. Asi fue como dio comienzo el viaje, el micro era de servicio comun, o sea que habia que arreglarse de otra forma no tan comoda diriamos. Bueno no soy de dormir en el viaje asi que miraba lo poco que podia por la ventanilla ocupada por esta linda señora, que observaba muy atentamente nuestro paso por la autopista. eso me llamo la atencion, y para sacarme la duda le pregunte, si le gustaba ver capital de noche, me dijo que si que hacia rato no la veia con los cambios que tuvo la ciudad. su acento era de otro pais, y previa pregunta me dijo que era colombiana y que hacia mucho habia venido a vivir a la argentina. La conversación fue muy corta. mientras ella seguia mirando la ruta y todo aquello que la atrajera. Yo mientras tanto comence a dormitar con las luces del omnibus apagadasy deje llevar mis pies hacia el lado de ella, que dejo de mirar y se acomodo para dormir, asi fue como sin querer aunque eso lo dudo, sus sandalias cayeron sobre mis pies, ya que me habia sacado los zapatos, y hacian como circulos, aparentaba estar dormida yo por mi parte bien despierto y con la pija que de a poco se levantaba en señal de calentura asi es como habia un juego donde ella se movia como una gatita y cuando parecia que la cosa iba para mas, se retiraba y se hacia dormida.

Asi fue como mirando previamente quienes estabas sentados cerca y percatandome que estaban dormidos, y cuando Ines (que me dijo asi se llamaba) se puso de costado haciai el lado de la ventanilla arrime bien despacio mi mano para acariciarla  sobre el pantalon blanco apretado que llevaba. lo hacia bien despacio como si se fuera a romper y tocaba su cola bien caliente, ni imaginar como estaba yo de la calentura, ella no se si dormia o que, y yo toque y acaricie lo poco que pude su orto. Asi fue como transcurridas casi tres horas de viaje, vemos que el colectivo se tira a un costado de la ruta y escuchamos la voz del chofer que nos dice que se rompio un neumatico, Justo ahora pense yo, asi fue como bajamos del bus en espera que pasara otro de la misma linea para levantarnos, asi fue como algunos subieron en un bus que iba tambien a mardel con algunos asientos vacios, en cambio nosotros tomamos uno que llego cerca de 20 minutos despues, un omnibus mas viejo, pero pasar salir del paso estaba bien asi fue como fuimos subiendo, y busque donde estaba ella, gracias a dios estaba sola le pregunte si podia sentarme con ella me dijo que si. Arranco otra vez el viaje, y apagaron otra vez las luces, y siempre mirando quienes estaban cerca , retome lo que habia dejado, y cuando ella otra vez se quedo medio dormida, comence con mi ataque bien despacio, para colmo la guacha se puso bien de costado este omnibus el espacio era mas pequeño, y comence acariciandole la cola, ella se quedaba quieta y primero tocaba despacio, hasta que directamente apoye la palma de mi mano en su culo, dibujandolo bien asi de costado, tocando y buscando el borde de su bombacha, ahi me sorprendi cuando tenia una cola less chiquita metida en la zanja. Eso realmente me saco, y segui con el manoseo , hasta que creo se desperto y puso como cara de enojada, y refunfuño para adentro.

Yo pensaba aca se arma kilombo, pero no, volvio a dormirse y esta vez conn su nalga apoyada en mi pierna se ve que le gustaba a la muy puta, y volvi a tocar su culo solo que esta vez meti mi mano bajo el pantalon, ya toque el borde de su tanga y ella se dejaba hacer, y acaricie la suavidad de su piel yo volaba de la calentura y ella estaba como gatita en celo y se quedaba quietita, parecia eternos esos momentos, que buen orto tenia la madura rubia. Pero nuevamente me corto el momento de caricias, y miro por donde ibamos viajando, yo me hacia cuando ella despertaba el dormido, hasta que volvio (quien sabe si era verdad en sueño) ahi estaba en posicion sentada hacia adelante y con un saco que cubrio sus piernas, asi fue como me las ingenie para meter mis manos por bajo el saco y tocar su concha por sobre el pantalon, haciendo el borde de la tanga por delante, se dejo hacer y yo seguia avanzando no me importaba si me descubrian. Y asi afloje el boton de su pantalon y baje el cierre comenzando a bajar en busca de su concha que por sobre el pantalon ardia. no fue dificil sortear su tanga de algodon para comenzar a tocar los pelos de su vagina, ella aparentaba dormir, pero cada tanto emitia un gemido, ahi decidi meter mis dedos en su cueva y deslizar un dedo en su concha que estaba con su leche y asi hasta meter tres dedos en ella, asi se quedo por un rato mientras la pajeaba despacio en la oscuridad del omnibus, me moria por tocarle las tetas, pero me parecia ya muy loco. Fueron como 20 minutos donde sumergi mis dedos en ella, y asi acabo, y cuando lo hizo otra vez se hizo la que algo le molestaba y (yo me lleve los dedos a mi boca para chupar su lechita salada), como si se sintiera violada, me miro con lo poco que se veia en la oscuridad, muy seriamente y se durmio ya faltaba poco. Asi llegamos destino y no me entregaban mi bolso y ella si lo retiro y se fue antes, realmente queria seguir con lo iniciado, pero tambien por las dudas la pediria perdon por si me habia propasado, tenia las dos armas a mano.

Y no la vi, hasta pasar por un barcito en la misma terminal, como buen caradura que soy me acerque y le dije si podia desayunar con ella, me miro raro y me dijo que si. Vi que la cosa estaba medio rara y como pollito mojado, le pregunte mas de su vida me dijo que era casada, 4 hijos ya grandes, yo por mi parte conte que soy soltero y demas. Ahi fue que me dijo que dos hijos y su esposo la habian despedido en la terminal, y yo preparando el terreno le dije que me disculpara si la moleste en el viaje, me dijo que me habia zarpado, y que mejor lo olvidaramos. Asi me conto que iba a un hotel spa donde estaba una amiga, y que siendo las 7 de la mañana no iba a despertarla asi que por eso hacia tiempo en el cafe. Yo ahi me lance del todo y le dije que me gustaba que me parecia una hermosa señora, ella me miraba y le dije si queria ir a un lugar mas comodo para pasar el tiempo hasta ir a lo de su amiga, quedo en silencio y acepto.

Asi fue como dejamos los bolsos en la terminal y partimos a un hotel que yo conozco de la zona. Ahi fue que apenas entramos nos tiramos sobre la cama y nos apoyamos nuestros sexos en señal de calentura y de ganas de coger, yo no soporte mas y baje su pantalon mientras besaba cada parte de su cuerpo, y aparecia su tanga esa misma que habia acariciado en el bus ante mis ojos, la hice a un costado y comence a chuparle la concha, asi salidita que tenia Ines, mientras yo me bajaba los pantalones y sacaba los zapatos como podia, que rica estaba esta mujer y pensar que su marido la habia despedido como si nada y ahora estaba conmigo abierta de piernas, recibiendo mi lengua, volvi a subir y saque su remera y saquito y desprendi su corpiño y aparecieron dos tetas pequeñas pero de pezones grandes, que puso entre mis labios y chupe muy golosamente, mientras mi dedos seguian en su conchita dandole placer, asi fue pasando hasta que subi y la bese en la boca chupandole la lengua hasta lo mas profundo, que hermosa mina por dios, y sin mediar nada mas me subi hice a un lado la tanga blanca y deje que mi verga se hundiera bien adentro, con mi cabeza bien gorda, se quejo un poquito, pero despues me decia, -toda adentro la quiero metela toda bebe-.

Cogimos como si fuera la ultima vez, me encanta cogerma señoras de esa forma, se ajuataba bien mi pija a su cajeta, parecia a medida, le di un ritmo parejo a la garchada, e Ines me pidio que cuando fuera a acabar lo hiciera afuera que queria tomarse mi leche, asi fue cuando veia que no aguantaba mas de cogerme a esta hermosa señora puta, saque mi poronga y ella la metio en su boca, parecia que me la iba a arrancar, y empece a acabar en su boca que hermoso la chupaba Ines, afortunado su esposo, y no dejo nada que se cayera trago toda la leche, hasta que no habia mas y me empezo a besar en los labios me gusto sentir el sabor de mi acabada con los jugos de su concha que seguian en mi boca, luego nos echamos dos polvos, ella arriba y de espaldas a mi y otra donde le hice su suave cola, luego la alcance en taxi hasta el hotel donde iba y yo a prepararme para ir a trabajar. No fue primera y ultima ves, volvimos vernos.Esto es totalmente real, y me gustaria compartir relatos y encontrarme con alguna madura que quiera compartir un viaje conmigo, viajo semanalmente buenos aires.


FOTOS

1

mariana on

ESTE ARTICULO ME EXCITO MUCHO

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 18

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: