Inicio » Relatos de Confesiones » Las Travesuras del Perverso Doctor No - 4ª Parte

Las Travesuras del Perverso Doctor No - 4ª Parte

 Una de las muchas cosas que Román me pidió es que no juntara algún encuentro con mi “favorito” y con el en la misma semana, no sé realmente cual sería su motivación pero igual no me parecía del todo apropiado, así que accedí a otro más de sus caprichos, a la semana siguiente me encontré con mi querido amigo “favorito” y le conté sobre Román, siempre he pensado que si vas a jugar con fuego debes de ser clara y lo más honesta posible sin entrar en detalles molestos, que podrían ser vulgares o quizá poco elegantes, por eso decidí ser clara con mi amigo “favorito”; después de todo el mismo me instó a buscar a alguien más cuando su apretada agenda de trabajo no le permite disponer del tiempo para estar conmigo, y tal y como esperaba no hizo muchas preguntas, más bien solo me dijo, -“que bueno, no me gusta que pases tanto tiempo sola y desatendida mi amor”-…

Somos tan parecidos, aunque sé que si nos hubiéramos conocido en otras circunstancias ni remotamente compartiríamos la cama, como dice el dicho, “perro no come perro”…

Esa misma semana mi perverso Román, me llamó quería verme, y yo, tenía curiosidad de saber que tan lejos llegaríamos esta ocasión, una vez más tenía conflictos mentales sobre acceder o no, pero la calentura pudo más así que acepté…

En esta ocasión me llevó a un hotel recomendado por un amigo suyo, en una colonia cercana al centro de la ciudad, era horrible, muy diferente al nido que elegimos mi “favorito” y yo, que tampoco es lo más lujoso pero es de atmósfera agradable…

El hotel parecía de película, no sé si de terror o de esas de cine mexicano donde enmarcan la pobreza como parte de la cotidianidad nacional, siempre dije que en esos momentos de sexo lo que menos me importa es la decoración o las cortinas, pero en este caso, si me preocupó, la habitación olía a cigarro, bueno yo fumo, pero no es lo mismo el exhalar el humo de tu propio cigarrillo con el humor de tus pulmones, que inhalar el humo y el humor de quien sabe quien o cuantos….

El baño tenía azulejos desgastados por el tiempo, no sé si eran amarillos o si el tiempo se encargó de amarillarlos, no estaba sucio, solo viejo y descuidado, la alfombra estaba húmeda, me di cuenta al quitarme los zapatos y honestamente me dio temor deshacer la cama….

Román se excusó diciéndome que su amigo lo describió de otra forma y que lo había elegido por la ubicación cercana a donde el tendría que atender asuntos mas tarde, la verdad le resté importancia al asunto, pensé que sería parte de una vivencia más…

Ese día yo llevé un juguete que me obsequió mi querido amigo “favorito”, es un vibrador morado de baterías y 5 velocidades, me lo dio para esos días de ansiedad en los que no puede atenderme, y yo lo aprecio, bueno, me pareció un tierno detalle después de todo…

Rubén, se veía notoriamente cansado, como buen médico tuvo que atender una urgencia en la madrugada, pero aún así no quiso posponer nuestro encuentro, me deseaba mucho, y yo a él…
Me quité la ropa despacio, y la doblé en el buró, me recosté en la cama junto a el, aún vestido, y lo desnudé despacio al tiempo que lo besaba largamente, no puedo negarlo me gustan sus besos, me fui bajando por su torso peludo, (nada más sexy que un hombre de vello en pecho), hasta llegar a su pantalón, que quité con cierta facilidad a pesar de mis largas uñas, bajé su calzoncillo liberando su miembro del encierro sometido…

Ahí estaba de nuevo, grande, erecto, caliente, ansioso, suave y rosado, justo como me gusta, justo como lo necesitaba, como siempre comencé despacio, me gusta tomarme mi tiempo para disfrutar del cuerpo y atributos de mi amante en curso, por si lo han olvidado a estas alturas de mis anécdotas, el miembro de Román no es espectacularmente grande, pero si es un poquito más grande de lo normal, lo siento cuando me penetra, por que me lastima un poquito, pero me gusta mucho…

Pero el día que tenga en mis manos, o mejor aún en mi vagína… uno de 9 pulgadas y media como el de Ron Jeremy, ese día mis amigos, no solo escribiré un relato, le escribiré una oda, una poesía y le pediré su autógrafo!!!!!

Bueno volviendo a lo nuestro, me coloqué entre sus piernas abiertas para poder degustar de su sabroso manjar a placer, ese día comencé pasándole la lengua muy despacio por sus testículos, después metí un testículo en mi boca y lo succioné al tiempo que le pasaba la lengua despacio alrededor, mi deseado Román gemía despacito, señal de que le estaba gustando, eso me inspiró a hacer lo mismo con el otro testículo, después, pasé mi lengua por todo lo largo de su pene, hacia arriba y hacía abajo, despacio, con los labios di pequeños jalones a la piel que cubre su pene para después posarlos en su corona, y beber las pequeñas gotas del liquido pre-seminal formando un hilillo entre mi boca y su pene….

Quería tenerlo ansioso desesperado por sentir más, y estaba logrando mi objetivo, finalmente, lo metí todo en mi boca y lo mamé despacio, acompasadamente, al poco tiempo me regaló su primer orgasmo, el cual bebí todo ansiosamente, dejando escapar unas gotas por la comisura de mis labios…

El después de los últimos temblores de estremecimiento por el placer recibido me recostó en la cama y me abrazó, besándome ansiosamente, al tiempo que sus manos recorrían mi cuerpo despacio hasta llegar a mi clítoris, allí comenzó a estimularme, para ese momento yo ya estaba más que lubricada, y con mi amigo plástico de pilas comenzó a masturbarme al tiempo que se apoderaba de mis pezones erectos…

Después yo tomé el mando del juguete y comencé a manipularlo por mi misma mientras el pasaba de mamar mis senos de uno a otro, una y otra vez….

Román: verte así masturbándote me prende mamita, así sigue….
D.Cherry: ooh!! si mi amor, no dejes de comerte mis tetas, quiero sentir tu boca….

Finalmente llegó la ansiada oleada de placer del orgasmo, fue tan largo y relajante!!!....

Ese día sentí a Román más mío, más intimo, menos demandante y agresivo, charlamos animadamente un rato antes de repetir nuestra sesión de sexo, finalmente nos despedimos, para regresar cada uno a sus asuntos, pronto el saldría del país por asuntos personales, yo esperaba tener tiempo y espacio para despedirme apropiadamente, y después celebrar su regreso de la misma forma solo estaría fuera una semana, sin embargo no fue así, no pude despedirme en la cama como yo hubiera deseado….

Otra de las cosas que Román me pidió al principio de nuestra “amistad” fue que ya no compartiera mi cama con nadie más, ya se había resignado a mis encuentros con mi amigo “favorito” y sabía que mi marido en raras ocasiones se siente inspirado para tocarme, yo prometí serle “leal” y digo “leal” por que fiel es una palabra ridículamente fuerte y absurda en estos casos….

Lo que yo no esperaba era toparme con un chico delicioso y tierno que será motivo de otro relato….

Espero que disfruten leer este relato tanto como yo disfruté recordarlo…


Dark Cherry



dark_cherry2004@yahoo.com.mx FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 21

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: