Inicio » Relatos de Confesiones » La Cosa mas Dulce

La Cosa mas Dulce

“Puedes engañar a tu marido, pero no puedes engañar a tu amante”, seguramente lo escuché de alguna película o lo leí en algún lado, sin embargo, esto, mis queridos amigos, es muy cierto, como recordarán en mis relatos anteriores he estado pasando por un trío “amoroso”, por describirlo de alguna forma, Mi adorado marido que me llena alma; corazón y bolsillo, mi amigo “favorito” que me llena de sexo y paz mental, y mi querido y perverso Dr. No, que me llena de nervios, estrés y calentura….

Con esas complicaciones sexuales mi vida discurría tranquilamente, hasta que hice alguna estupidez a mi tan necesario explorador de internet…

El problema no era grave, sin embargo si me complicaba la existencia por que da la casualidad de que últimamente todo lo que toco lo descompongo, no sé si será una racha o que demonios, sé que a todos nos pasa, pero mi maridito puede ser un energúmeno impredecible ocasionalmente sobretodo cuando descompongo algo, así que le llamé a un amigo muy querido para que me ayudara a resolver mi problema por teléfono, Giovanni, me dijo cual podría ser el problema y se ofreció amablemente a venir a repararlo, a lo que acepté de inmediato y sin pensarlo mucho…

Cuando colgué con él, el veinte hizo clinck en mi cabeza, y me quedé pensando si habría una doble intención en su oferta de ayuda pero después de pensarlo un rato, me sentí culpable, ¿que tal si este chico solo tenía la sana intención de ayudarme con mi problema sin esperar nada a cambio?....

Después de todo, a veces somos así, yo misma lo soy, no siempre pero lo he hecho, pero ocasionalmente hago buenas acciones para limpiar un poco mi karma, así que decidí no pensar más en el asunto hasta el día que viniera…

Una noche antes, pensé en la posibilidad de que Giovanni, tuviera la intención de tener sexo conmigo aprovechando el viaje, nunca le pregunté cuanto me cobraría por sus servicios, bueno ni siquiera le pregunté si me cobraría, y siendo el tan serio y sensible sentí que quizá lo ofendería, así que no sabía como abordar el asunto….

Finalmente llegó, a pesar de que lo había antes mientras charlábamos de todo y nada o comentábamos sobre mis relatos, debo reconocer que me pareció más agradable en persona, no es un adonis, pero es bien parecido, joven (anda en los veintitantos), de tez blanca, facciones varoniles, hermosa sonrisa y mirada dulce e infantil, un poco alto, de tez blanca y buenos modales…

Charlamos largo rato y nos revelamos algo de nosotros mismos, y finalmente trató de resolver el problema de mi pc, tras varios intentos sugirió formatear el disco, cosa que no puedo ni debo hacer, ya que mi marido es ingeniero en sistemas también, el sabe que, por mucho que yo sepa de cómputo, no es mi área así que sería muy fácil que le hiciera un grave daño al equipo y cualquier variación en los programas o configuración del mismo, no podría ocultárselo, así que decidí dejarle eso a mi marido…

Giovanni, me preguntó si podía ver el espacio libre en el disco duro de la pc, para quizá hacer el respaldo de mis archivos, y le mostré algunos archivos míos, algo de mis proyectos, algo de música, los relatos que escribo y algunos otros que bajo solo para leerlos más tarde, fotos, etc…

Él al ver mis archivos comenzó a hacer algunas preguntas un tanto picantes, como ¿Qué me gusta que me hagan?, ¿Qué es lo que más me excita? Cosas así, por lo que me dio la impresión de que estaba sondeando el terreno pero no sabía como abordarlo…

Debo confesar que algunos amigos que saben de mis actividades como escritora o en la práctica se sienten algo intimidados sobre mi experiencia, cuanto más un jovencito tan dulce y sensible, acostumbrado a poner cara de rudo para sortear los embates de la vida…

Por alguna razón encontró algunas imágenes que he colectado para diseñar un tatuaje que me haré en cuanto tenga el peso adecuado, como se trata de una especie de rosa, no quiero que si bajo de peso se vea como rosa marchita en mi piel….

Así que animado por la charla Giovanni procedió a mostrarme sus propios tatuajes, muy interesantes por cierto, y hacían un perfecto y sensual contraste en su blanca piel y su vello oscuro, me quedé pensando en la sensación de mis pechos desnudos rozando con el vello de su piel, lo toqué y me pareció tan suave, que ya estaba comenzando a sentirme emocionalmente erecta por lo que decidí esperar un momento a ver hasta donde se atrevía a llegar éste dulce muchacho…

Me ocupé en otra cosa en la misma habitación mientras Giovanni continuaba con las preguntas indiscretas, pero no se atrevía a acercarse a mí, así que ya un poco desesperada por la ansiedad del contacto, decidí una vez más tomar la iniciativa…

Mientras decidíamos que no había mucho que hacer por mi PC, le dije que se me ocurría hacer algo al respecto, así que lo tomé por el respaldo de la silla giratoria de mi escritorio y lo volteé de frente a mi, me quité las sandalias que llevaba y me hinqué sobre la alfombra con una habilidad insospechada por mí, le desabroché el cinturón, le bajé el zipper y saqué su miembro de la ropa interior todo esto lo hice muy velozmente, al tiempo que vi como su expresión en principio indiferente y tranquila, cambiaba por otra de absoluta sorpresa, lo primero que hice para deleitarme con tan delicioso y joven caramelo, fue darle algunos lengüetazos en los testículos, para proceder a introducir uno en mi boca y succionarlo suavemente, el sabor de su piel era tan delicioso y el aroma de su loción agradablemente hipnotizante, el mismo tratamiento le di a ambos testículos antes de proceder a deleitarme con la rosada corona que adornaba su juvenil miembro…

Pasé mi lengua alrededor de la corona y la introduje en mi boca despacio, suavemente, mientras Giovanni, más repuesto de la sorpresa pasaba sus dedos por mi espalda, mis brazos y mis cabellos, levantando la blusa negra que llevaba puesta y percatarse de que no llevaba brassiere, simplemente decidí no usarlo, solo por si acaso…

Mientras sentía el delicado roce de los dedos de Giovanni por mi espalda y brazos, yo seguía con mi afanosa tarea de engullir el objeto de mis deseos, así que con la misma delicadeza que Giovanni estaba mostrando conmigo, yo engullí su delicioso pene, lo más profundo que pude dentro de mi boca, y comencé a darle la mejor mamada que hubiera podido prodigarle, lo deseaba tanto…

Escuchaba sus débiles gemidos y me estaba humedeciendo como una loca, estaba tan caliente, me sentía en control, me sabía en control, y quizá eso me hizo enardecer más…

Después de un rato, yo ya sentía la urgencia de tenerlo dentro mío, así que acabamos de desnudarnos y eso me permitió apreciar su sensual y velludo torso frente a frente, y a él apoderarse de mis pezones de los cuales hacía unos minutos apenas le acababa de decir lo mucho que me gusta que los mamen….

En la habitación que uso como estudio hay un sofá cama en donde me recliné para que Giovanni pudiera alcanzar mi tan preciado clítoris, deleitándome con su lengua y arrancándome el primer orgasmo tan ansiado; lo hacía con tal dulzura como si temiera hacerme algún daño, haciéndome alcanzar un orgasmo delicioso…

Después me penetro despacio con la misma dulzura al tiempo que me besaba, el sofá es incómodo, pero no tuve el valor de llevarlo a mi cama, me pareció demasiado, además ya bastante estaba haciendo violando la intimidad de mi casa con mis placeres….

Me penetraba despacio y profundamente me estaba llevando a la gloria, ocasionalmente me preguntaba si me lastimaba, cuando al contrario, me estaba llenando de placer…

Me bajé del sillón y me hinqué para que me penetrara más fácilmente, y después de un breve y suave bombeo de su juvenil y ardiente miembro, sentí las pulsaciones que acompañan el orgasmo masculino….

Nos levantamos, nos vestimos, y de no ser por el lugar en el que estábamos seguramente hubiéramos repetido la maravillosa experiencia, espero que no sea la única vez que tenga la oportunidad de estar con Giovanni, pues lo disfruté mucho, además de que me agrada mucho su compañía….

Obviamente cuando regresó mi extraño doctor le confesé mi delito, por supuesto sin detalles, aunque se que pronto se enterará o no?….

Espero que disfruten leer este relato tanto como yo he disfrutado al recordarlo…

Besos,

Dark Cherry

dark_cherry2004@yahoo.com.mx
FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 30

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: