Inicio » Relatos de Confesiones » Ginna, la Pasion por Internet - 2ª Parte

Ginna, la Pasion por Internet - 2ª Parte

Esta historia es real de principio a fin y se escribió de acuerdo al desarrollo de los hechos, pero a petición de las protagonistas de la historia debí suspender su publicación para que ellas pudieran disfrutar más cómoda y libremente de su pasión lésbica. No obstante, los hechos han cambiado bruscamente de un año a esta parte y ahora no existen las trabas de entonces, como se darán cuenta más adelante, por lo que continuaré con su publicación. Los nombres de los protagonistas se han cambiado por razones obvias.




"Hola Salvador

"Leí tu relato y quedé encantada ya que es parte de mi propia historia.

"Me gustaría comunicarme contigo y hablar de estas cosas y de otras que nos hayan pasado.

Ginna"


Con estas palabras Ginna inicia un viaje sin regreso por las regiones del erotismo, hasta alcanzar límites que ni en sus más afiebradas pesadillas jamás soñó.


Cuando leyera el relato que la movió a escribir a su autor, se sintió conmovida por la pasión desplegada por esas dos mujeres en la cama, una seduciendo y la otra dejándose seducir. La situación descrita de cómo la protagonista se abandona al erotismo que despliega su cuñada le caló hondo y aunque en ese momento no pudo discernir la razón exacta de su emoción, se sintió presa de la trama, del hombre que debió presenciar esos hechos para describirlos tan vívidamente.


Y sin pensarlo mayormente, le escribió. Volvió a escribirle, atraída por la calidez que emanaba de sus palabras en la respuesta a su primera carta. Aún ahora no comprende la verdadera razón por la que tan pronto empezó a confidenciar detalles de su vida íntima a un desconocido, confidencias que tantas sorpresas le depararían.


"Salvador,

"En su momento me sucedió algo parecido.

"Fue un tío quien me inició en el sexo, y lo hizo de una manera, si bien tierna, muy premeditada y en un largo espacio de tiempo, ya que utilizó toda su experiencia en irme convenciendo.

Ginna"


La respuesta fue mesurada, sin asomos de escándalo ni de curiosidad malsana ni de querer aprovechar la situación para desplegar una batería de frases lujuriosas destinadas a satisfacer oscuros deseos reprimidos. Al contrario, el tono de su carta era el de un amigo que quería apoyarla y aconsejarla de la mejor manera posible.


Ello y lo atinado de sus palabras la convencieron de que ese hombre era una caballero en el que podía confiar sus intimidades sin temor de que se aprovechase de las circunstancias. Por otro lado, la situación misma era desde todo punto de vista erótica, y ella sentía que estaba al borde de una laguna, indecisa, pero sabía que todo su ser la empujaba a tirarse y perderse en sus aguas. Sabía que podría terminar ahogada, pero se sentía atraída por lo profundo de las aguas que la invitaban a hundirse en ellas. Y sin detenerse a pensarlo mayormente, se lanzó al medio de la laguna.


"Salvador,

"No tengo nada que disculparte. Tampoco cuestionarte pues en gran medida me siento identificada contigo en el erotismo.

"A veces fantaseo y cuando encontré esa página de relatos me sentí colmada, excitada y con ganas de seguir leyendo, pero también de hablar con esos autores que tienen la capacidad de plasmar lo que sólo me atrevo a sentir en la oscuridad de mi cama matrimonial, sin poder hablarlo.

"Tengo deseos que me asustan, pero que sin embargo no los desecho, sino que los atesoro y sueño despierta.

"Quisiera poder hablar más libremente, pero... no sé bien cómo hacerlo

"¡Claro que quiero que sigas escribiéndome!

"No te imaginas la alegría que sentí cuando me respondiste...

"¡Cuéntame más!

"Un beso

Ginna"


Al releer lo que había escrito estuvo a punto de borrarlo, por lo evidente de sus intenciones, pero una mano invisible, poderosa, se lo impidió. Y quedó esperando con la nerviosidad de una adolescente lo que él le diría. Pero ese hombre no se escandalizó ni dijo nada impropio, al contrario. Todo era natural para él, que se ofreció a guiarla para encontrar una salida a sus inquietudes.


"Salvador,

"Te decía de mis represiones, de mis fantasías y de la falta de acompañamiento, que hace que me falte una parte de mi ser.

"Hoy siento que puedo volcar en estas cartas, y a ti, las cosas que burbujean dentro mío.

"Me casé muy joven, con apenas 17 años. Las esperanzas que se generaron hace 7 años fueron desgastándose y hoy paso los días sin expectativas y las noches sin respuestas.

"Mi esposo es bueno a más no poder, una excelente persona, pero muy convencional y clásico. Cuando he podido hablar con alguna amiga, me doy cuenta que a mis noches les falta algo. El sexo es muy breve, sin demasiados adornos, sin casi ningún juego.

"He leído historias que me excitan, que me gustaría vivir.

"Quiero que entiendas que me cuesta escribir estas cosas, pero percibo en ti un confidente y me siento cómoda de expresarme. A veces desearía hacer otras cosas con mi marido. Sé que son normales, pero a él no se le ocurren y cuando he intentado tomar la iniciativa, a él no le ha parecido atrayente.

"Me cuesta mucho seguir contándote.

"Un beso

"Ginna

"PD. Leí tu relato de las cuñadas... Me gustó mucho y me excita (me avergüenza decirlo). Cuéntame más cosas. Dime más. Quiero saber"


A partir de ese momento la situación empezó a escaparse de sus manos, para pasar a las más expertas de su desconocido confidente, que la llevó pausada pero inexorablemente por las sendas del erotismo.


Al tiempo que le daba atinados consejos para preservar su matrimonio iba deslizando comentarios o juegos de palabras en los que ella se fue involucrando en un juego erótico fascinante que la atraía inexorablemente a las redes que ese desconocido tejía a la distancia.


"Salvador,

"Eres un bandido con tu interpretación de lo que sentí leyendo "Cuñadas" , la que no se aleja mucho de la realidad. Si bien no me animé a hacer eso que dices con mi mano, sí pensé en tu relato en la noche, cuando estaba con mi marido y me ayudó muchísimo... no se si me entiendes.

"Estás muy bien encaminado con respecto a mi.

besos mil

Ginna"


"Hola, querido.

"Respecto a que eres ingenuo.... mmmmmmm.

"Voy a hacer de cuenta que te creo y te explicaré un poco más.

"Cuando leía tu relato, me excité por la pasión que demostraban las protagonistas y por unos instantes casi sucumbo a la tentación de acariciarme para calmar esa excitación. No lo hice, supongo que por represión, pues estaba absolutamente sola en casa. Esa noche en cambio, fue más fácil dejarme llevar por esa misma tentación, ya que otras eran las manos que me acariciaban.

"Esa noche, cuando mi marido disfrutaba con mi cuerpo, mi mente vagaba por otros rumbos, pensando en esas dos mujeres, pero también pensando en ti, en cómo serías, en las cosas que habrías hecho en tu vida, en cómo has hecho gozar a las mujeres que se han cruzado en tu camino. Por eso te dije que esa noche tu relato me ayudó, porque me ayudó a disfrutar más, a fantasear tal como tu dices que debe ser.

"En fin... releo lo que acabo de escribir y me cuesta creer que haya podido decir las cosas que digo. Me da vergüenza que leas estas líneas, pero no quiero arrepentirme de enviarlas.

"Un beso muy grande

Ginna".


Ese hombre logró envolverla de manera sutil, sin que ella se percatara de las cartas que iba poniendo en el tapete. Y sus cartas se limitaban a insinuaciones, a ideas que ponía indirectamente en su mente para que en definitiva fuera ella la que se internara en el bosque a donde la guiaban las señales que él le enviaba. Y ella se dejó llevar mansamente a lo más espeso de ese bosque, donde viviría su erotismo a plenitud.


Pero siempre parecía que era ella quien tomaba la iniciativa, la que llevaba la delantera, sin sospechar que era un peón en el juego planteado por ese desconocido.


"Hola, Querido.

"Me encantó tu cuento. Es casi una réplica de mi situación. ¿Realmente te excitaste conmigo? ¿... y te masturbaste?

"Siento deseos de poder ser más libre en mis expresiones, de poder acompañarte con mis palabras en ese gozar que logras y me dedicas.

"Soy de 1,69 de alto, peso 53 kilos, cabello largo, lacio y castaño, al igual que mis ojos. "Tengo senos grandes y por suerte muy firmes.

"Creo que estoy dándole largas y charlando innecesariamente por temor a escribir lo que siento.

"Estoy excitada. Me gustó lo que dijiste en tu mensaje, ese en el que enviaste el cuento.

"Me excitó que creyeras que era tu verga que atrapaba con mi mano (huyyyy... no puedo creer que haya escrito esto, pero no lo voy a quitar).

"Siiiii. Eso es lo que sentí yo. Que tu me penetrabas y gocé como hacía mucho no lo hacía.

"Me gusta que me cuentes esas cosas tuyas sobre mi.

"Si bien me gustan tus relatos, me gusta cuando hablas directamente conmigo y me dices esas cosas que siento como una expresión de amor y deseo de tu parte. Y quiero seguir sintiéndolo y quiero poder responderte y acompañarte en tus fantasías y que me acompañes en las mías.

"No creas que soy una mujer de baja moral si te digo que me calienta leer tus expresiones sobre mi. Quiero leer sobre que harías conmigo y que te gustaría que te hiciera y quiero poder decirte lo mismo, con todas las letras y con toda la excitación. Un beso muy grande... y que sea donde tu quieras...

"Más besos... y gózame

Ginna"


"Holaaaaa...

"¿Cómo estás? ¿Me extrañaste? creo que si, y yo también. Es cierto que vivo pensando en ti y en lo que hacemos. Imprimí tu relato de Ginna y lo releí varias veces. Al final se me ocurrió una idea perversa, que salió en una película de terror (era muy mala y no recuerdo el nombre), pero trataba de un escritor que, a medida que iba haciendo un guión, éste se iba cumpliendo..

"Decidí tomar tu relato como guión y lo seguí al pie de la letra.

"Fue maravilloso... absolutamente maravilloso.

"Claro que tuve que cambiar una o dos cosas. Un punto que me vi obligada a cambiar de tu guión es sobre el final, cuando Ginna va a la ducha. Fui a la ducha, si, pero no pude sólo bañarme, porque en cuanto me toqué entre la piernas, mi deseo saltó de nuevo, como si no hubiera hecho nada unos minutos antes, frente al espejo y tuve que masturbarme nuevamente, acariciándome toda, pellizcando mis pezones que estaban paradítos y durísimos de la excitación.

"Parada, recibiendo el agua sobre mi cuerpo, gocé nuevamente pensando en tu cuento... y por qué no decirlo, aunque me de un poco de calor escribirlo, pensando también en ti...

"Quiero que me sigas escribiendo guiones, sólo para mí. Que me digas qué hacer y yo trataré de hacerlos realidad.

"Un beso muy grande

Ginna"


Y siguió hundiéndose en un pozo sin fin de erotismo.

"Salvador

"¿Qué te habrá pasado con esas dos mujeres, a las que envidio?

"Necesito tus indicaciones. Quiero tu guía en este camino de desborde que iniciaste y quise seguir.

"Quiero los detalles de lo que hiciste con esas mujeres en el fin de semana.

"Quiero gozar contigo y que goces conmigo...

"Dame lo que quieras, pero dámelo y hazme gozar...

Ginna"


"Querido,

"Quiero que sepas que anoche, después de lo que hice en la soledad/acompañada de mi cama, junto a ti, me puse a llorar de felicidad.

"Me preparé para ti, pensando en tu carta y en lo que quieres que haga, que te cuente, y traté de dar rienda suelta a todo lo que fuese placer.

"Me bañé largamente, recibiendo el agua sobre mi cuerpo y enjabonándome una y otra vez todo el cuerpo. Acaricié, preparándome para luego, mis senos, mis pezones endurecidos, mi vagina, metiendo mis dedos y excitándome para luego. Salí de la ducha y me perfumé toda y me vestí con la más sensual de mis ropas, tomé una copa de vino y me acosté, excitada.

"Creo que no puedo darte una idea exacta con estas palabras. En realidad, me acosté caliente, con mi cuerpo ardiendo y reclamando una satisfacción.

"Comencé a acariciarme los pechos, por encima de la leve tela del deshabillé que tenía, quitándomelo a los pocos segundos porque no aguantaba más.

"A éste, siguió el bikini y nada más se interpuso entre mi cuerpo y mis dedos. Comencé lentamente a masturbarme y cada vez adquiría más velocidad mi mano derecha entre mis piernas y la izquierda, a veces en mis senos, a veces en mis nalgas. Pude dejarme ir pensando en tí, en como sería sentirte conmigo, acariciándome, chupándome y penetrando hasta lo más profundo de mi cuerpo.

"Tengo que ser más cruda en el lenguaje, perdóname y no te ofendas.

"Mi concha ardía y segregaba jugos de una manera impresionante. Más tarde tuve que cambiar las sábanas para que mi marido no se diera cuenta, ya que quedó una mancha de mis jugos grande como un plato en medio de la cama.

"Acabé de una manera impresionante pero no me satisfizo. Necesitaba ser penetrada. Juro que sentí deseos de salir a la calle y agarrar al primer hombre que pasase para que me clavara su verga, pero eso no era en realidad lo que deseaba. Tendrías que ser tu y no otro. Traté de encontrar otra forma de recrearte dentro de mí.

"Me levanté, desfallecida por el magnífico orgasmo que había tenido y caliente porque mi cuerpo reclamaba más y busqué entre mis productos de maquillaje y encontré lo que se me había ocurrido: un spray desodorante que tiene unos 20 centímetros de largo y el grosor (tal vez un poco más) de un pene, tomé de la mesa de luz de mi marido uno de los preservativos que usamos y cubrí con él el envase, duro, frío, triste caricatura de lo que yo quería, pero lo que yo quería estaba más allá de la cordillera y era inalcanzable.

"De a poco lo fui calentando con mi cuerpo hasta que lo empecé a introducir en mi concha. La humedad que tenía hizo que entrara con facilidad y me olvidé de todo. Lo empecé a meter y sacar como quería que tu me la metieras y comencé a pensar en ti y en lo que te haría

si estuvieras a mi lado. Sentía tu pija dentro de mi y sentía ganas de chupártela. En un momento te juro que sentía como si te tuviera en la boca y en la conchita a la vez. Más tarde me reía pensando en que eso es imposible, pero en ese momento nada me parecía mal. Te estaba gozando y acabé casi gritando (suerte que estaba sola en casa).

"Quedé agotada tras ese impresionante orgasmo. Me bañe nuevamente y me recosté. Pensaba en ti y en tu carta. Casi sin darme cuenta me puse a llorar, no sé bien si por no tenerte, o porque te perdía sin haberte alcanzado, si por el amor o por el placer recién encontrado. Lo cierto es que tu carta me llenó de felicidad y no sé lo que pasará.

"Creo que debemos ser realistas. No nos vamos a encontrar. Además, como tu señalaste en algún momento, la fantasía es mejor que la realidad. En la fantasía no nos debemos reprimir ni condicionar; hacemos lo que queremos.

"En definitiva, tu carta me hizo feliz y contribuyó a que te gozara más aún. Quiero seguir. Cuéntame más cosas, que me harías. Todo. Quiero tener tus cartas para disfrutarlas y gozar con ellas. Dime que debo hacer, cuando y como quieres que lo haga. Prometo cumplir todo lo que me pidas para hacerte feliz. Quiero ser tuya y obedecerte y agasajarte en lo que quieras. Y aunque me muera de envidia, cuéntame todos los detalles de lo que haces con otras.

"Releo lo que escribí y me asombro de las palabras, pero ¿sabes una cosa? me excita leer como describo esto y el lenguaje que usé.

"Besosbesosbesos, escríbeme

Ginna"


Era una esclava de los deseos de un desconocido pero creía que era ella quien manejaba la situación, lo que le daba una seguridad que no hubiera tenido si supiera a los límites que llegaría de la mano de su desconocido amigo.


"Amor

"Acabo de leer tu extensa carta, pero no me pareció muy larga, hubiera querido que dijeras más y más cosas porque me encantó todo, incluso lo que me contaste de la mujer de tu amigo. ¡Eres terrible!.

"Aquí utilizamos el término "pija". En particular yo últimamente lo utilizo mucho pensando en ti y en tu pija, en como te la chuparía, en como me la meterías, en como sería en mis manos. Me gusta tu pija, Quiero tu verga en mi concha.

"Hice lo que pediste al final... uffff... ¿cómo me conoces tanto?

besos mil

Ginna"




"Amor,

"A veces, con la cabeza fría pienso en esto que está pasando y no puedo creer que sea real. "No te voy a decir que nunca haya utilizado palabras como las que uso contigo, pero siempre era en momentos muy especiales, de excitación, porque además, me excita mucho leerlas o escucharlas. Resulta que contigo, amor, es todo tan especial, que esos momentos de cabeza fría son muy esporádicos, ya que vivo en un casi permanente estado de excitación.

"Voy a tratar de describirte como hice realidad tu sugerencia, frente al espejo que está en el living, uno antiguo de metro y medio de alto por medio de ancho. Me senté en un sillón frente a él y me empecé a acariciar con la ropa puesta. De a poco me fui calentando, hasta que tuve que desvestirme y quedar desnuda, sentada sobre el vestido que tenía puesto. Me acaricié los senos y el sexo al mismo tiempo. Buscando mayor comodidad y con deseos de aumentar el goce, apoyé los pies en el asiento, quedando con las rodillas levantadas y mirándome en el espejo.

"No podía creer que me estuviera viendo a mi misma en esa posición, absolutamente expuesta y con la cara de vicio que tenía. No puedes imaginártelo, aunque creo que si, que te lo imaginas y te excita, ¿verdad, amor? ¿se te está parando la verga? ¿Tienes ganas de pajearte? No lo hagas aún. Aguanta.

"Me frotaba con dos dedos el clítoris, cada vez más rápido, y así me fui excitando y agitando hasta que acabé en un orgasmo muy fuerte. Fue maravilloso porque en realidad, si bien no participabas directamente, al aflojar la tensión mis pensamientos fueron a ti, con la conciencia de que era gracias a ti que yo había logrado ese placer."

Ginna"


Ya no pensaba en nada que no fuera en esa relación tan especial que la tenía sumida en un estado permanente de excitación, que él sabía aprovechar muy bien haciéndole vivir cada día una experiencia nueva. Era una marioneta en las hábiles manos de ese desconocido, pero ella no tenía cabal cuenta de ello.


El día en que describió su masturbación frente al espejo su excitación era tan intensa que cuando fue al baño no pudo reprimir el deseo de gozar nuevamente con su vagina y mientras la lluvia tibia de la regadera se solazaba en su cuerpo, se masturbó nuevamente hasta que sus jugos se confundieron con el agua jabonosa que resbalaba por sus piernas.


Sentía que el escribir sobre lo que hacía en la soledad de su pieza le producía mayor placer aún, dándole un toque adicional de excitación pues recordaba esos momentos increíbles de orgasmo que le producía su propio sexo y al detallarlos volvía a sentir un calor que le recordaba la intensidad de sus eyaculaciones previas.


Y así fue abriendo completamente su vida íntima y su corazón a un hombre que no conocía pero que sentía que había atrapado todo su ser en esta vorágine de sexo. Y él recibió su vida y su corazón y los utilizó al extremo.


El cada vez fue pidiendo más y ella cada vez le daba más y gozaba más y detallaba más sus juegos solitarios, como aquella vez en que por primera vez usó un remedo de consolador, pensando encontrar en él la verga de su amante virtual, porque lo sentía como amante, aunque nunca la había tocado ni nunca estaría con él en la cama, gozando esas fantasías que le hacía vivir día a día por internet.


"Amor,

"Me bañé largamente, recibiendo el agua sobre mi cuerpo y enjabonándome una y otra vez todo el cuerpo. Acaricié mi cuerpo, mis senos, mis pezones endurecidos, mi vagina, metiendo mis dedos y excitándome para luego.

"Salí de la ducha y me perfumé toda y me vestí con la más sensual de mis ropas, tomé una copa de vino y me acosté, excitada.

"Creo que no puedo darte una idea exacta con estas palabras. En realidad, me acosté caliente, con mi cuerpo ardiendo y reclamando una satisfacción.

"Comencé a acariciarme los pechos, por encima de la leve tela del deshabillé que tenía, quitándomelo a los pocos segundos porque no aguantaba más.

"A éste, siguió el bikini y nada más se interpuso entre mi cuerpo y mis dedos. Comencé lentamente a masturbarme y cada vez adquiría más velocidad mi mano derecha entre mis piernas y la izquierda, a veces en mis senos, a veces en mis nalgas. Pude dejarme ir pensando en tí, en como sería sentirte conmigo, acariciándome, chupándome y penetrando hasta lo más profundo de mi cuerpo.

"Tengo que ser más cruda en el lenguaje, perdóname y no te ofendas.

"Mi concha ardía y segregaba jugos de una manera impresionante. Más tarde tuve que cambiar las sábanas para que mi marido no se diera cuenta, ya que quedó una mancha de mis jugos grande como un plato en medio de la cama.

"Acabé de una manera impresionante pero no me satisfizo. Necesitaba ser penetrada. Juro que sentí deseos de salir a la calle y agarrar al primer hombre que pasase para que me clavara su verga, pero eso no era en realidad lo que deseaba. Tendrías que ser tu y no otro. Traté de encontrar otra forma de recrearte dentro de mí.

"Me levanté, desfallecida por el magnífico orgasmo que había tenido y caliente porque mi cuerpo reclamaba más y busqué entre mis productos de maquillaje y encontré lo que se me había ocurrido: un spray desodorante que tiene unos 20 centímetros de largo y el grosor de un pene (tal vez un poco más). Tomé de la mesa de luz de mi marido uno de los preservativos que usamos y cubrí con él el envase, duro, frío, triste caricatura de lo que yo quería, pero lo que yo quería estaba más allá de la cordillera y era inalcanzable.

"De a poco lo fui calentando con mi cuerpo hasta que lo empecé a introducir en mi concha. La humedad que tenía hizo que entrara con facilidad y me olvidé de todo.

"Lo empecé a meter y sacar como quería que tu me la metieras y comencé a pensar en ti y en lo que te haría si estuvieras a mi lado. Sentía tu pija dentro de mi y sentía ganas de chupártela. En un momento te juro que sentía como si te tuviera en la boca y en la conchita

a la vez. Más tarde me reía pensando en que eso es imposible, pero en ese momento nada me parecía mal. Te estaba gozando y acabé casi gritando (suerte que estaba sola en casa).

"Quedé agotada tras ese impresionante orgasmo. Me bañe nuevamente y me recosté.

"Pensaba en ti. Casi sin darme cuenta me puse a llorar, no sé bien si por no tenerte, o porque te perdía sin haberte alcanzado, si por el amor o por el placer recién encontrado".


Su lenguaje cada vez se hacía más procaz, pero sentía que ello la excitaba más aún y era alentada por su amante a que siguiera usando las mismas palabras soeces para describir sus experiencias en solitario. Y ella sentía que ese lenguaje, que tan desagradable le fuera anteriormente, ahora le producía una enorme excitación cuando lo empleaba para detallar lo que hacía con su cuerpo.


Y aún cuando su relación con su esposo en la cama había mejorado notoriamente por el estado de excitación permanente en que vivía, producto de las experiencias en solitario con su desconocido amante, no siempre obtenía todo lo que deseaba en el lecho conyugal. La imagen de ella masturbándose en la cama, con su esposo durmiendo a su lado, fue un aporte de su inventiva personal a este intercambio de fantasías. Lo había hecho sin proponérselo, motivada por el grado de excitación que su amante lejano le había producido en una de sus cartas y que no pudo apaciguar con su marido.


Amor,

"Esa noche vimos una película en el video y luego al acostarnos, él no me buscó, y eso que le insinué que estaba dispuesta. Una vez que se durmió, y sentía su respiración, tuve que masturbarme. Quieta en la cama, boca arriba, estirada, me fui sacando la ropa poco a poco, porque eso me daba una sensación de peligro si él me descubría, hasta quedar desnuda. Allí comencé a masturbarme despacio, acariciándome con una mano la raja, como tu le dices, y con la otra las tetas.

"Ufff.

"Es tremendo como me calienta escribir esto. Me frotaba la concha con lentitud, a pesar de las ganas que tenía de hacerlo rápidamente, y con la otra mano bajaba a mis nalgas, separándolas y acariciándome la cola. Esa paja siguió como quince minutos. Fue tremendo, porque veía que empezaba a acabar y el orgasmo me venía lento, lento y parecía que nunca iba a llegar totalmente.

"Me encantó pajearme pensando en ti, en como nos pajeamos mutuamente. En tal vez si tu estuvieses en ese momento pajeándote pensando en mi o acostado con otra mujer, cojiéndola como yo quisiera que me lo hicieras a mi.

"Acabé finalmente y quedé agotada. Me volví a vestir como a la media hora, porque me quería quedar con la sensación de estar desnuda para ti y que me acariciabas después de habernos cojido...

"Por favor, dime que quieres saber y dime también que quieres que haga. Quiero que me digas cosas que deseas que yo haga y yo las haré para ti, así me disfrutas más y más... Besos y más besos y ¡¡¡cómo necesito que me chupes la concha!!! Mi amor mi amante"

Ginna


Así las cosas, hace su aparición Miki, que tendría un papel preponderantemente activo en esta extraña relación.


Miki, la hermosa amiga que ingenuamente se prestó al juego de las cartas y que terminó acostada con Ginna por instrucciones de ese misterioso hombre que a esas alturas era amante de ambas, aunque ninguna de ellas había sentido sus manos en su cuerpo ni besado sus labios ni escuchado sus palabras ni mirado a los ojos.


Y cuando Ginna tomó conciencia de los extremos a los que había llegado por instigación de ese Yago cibernético, ya estaba entre las piernas de su amiga besándole el sexo en tanto ella hacía lo mismo con el suyo. Y ya no había paso atrás.

demadariaga@hotmail.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 21

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: