Inicio » Relatos de Confesiones » Delicioso encuentro Sexual en Cancun

Delicioso encuentro Sexual en Cancun

Delicioso encuentro en Cancún Hola a todos los lectores de este  rincón erótico, quiero compartir mi experiencia con todos ustedes la cual es verídica 100 %, soy Jorge sobrenombre, tengo 30 años, vivo en la ciudad de Cancún.

Soy originario del Distito Federal, llevo 1 año radicando en este bello lugar de clima tropical agradable casi todo el tiempo, la historia comenzó así:

En octubre me cambiaron de área de trabajo en una calle céntrica de Cancún, los transcurrían normales hasta que un día por la mañana vi caminando sobre la calle a una mujer joven de edad entre 24 a 27 años, de complexión delgada peor con curvas marcadas, piel trigueña con un brillo muy lindo, llevaba puesto un vestido muy pegadito color azul de tirantitos y de largo arriba de las rodillas. Lo cual dejaba ver su preciosa figura y su escote muy lindo dejando ver su encanto de mujer unos lindos pechos que para su complexión eran grandes, ella trabaja justo frente a donde se encuentra mi oficina en un comercio que por obvias razones no voy a decir el nombre, con el paso de los días fui visitandolo diariamente la tienda con el pretexto de comprar un Nestee o Un refresco, hasta lograr su confianza día a día con un buen saludo y platicas sencillas pero agradables.

Hasta que un cierto día la encontré llorando  a lo cual le pregunte que si se sentía bien que si la podía ayudar en algo, me tuvo bastante confianza
y e confesos su vida que es un inferno, no lo podía creer como siendo una mujer tan bella podía ser tratara de la forma en la que un macho suele tratara a las mujeres, yo le brinde mi apoyo y le di un abrazo sin ningún otra intención, ella me apretó fuertemente  me vio a la cara y me dio un beso delicioso pero con un toque muy caliente y erótico, de inmediato se me repego muy fuerte a mi cuerpo, provocando que me  excitara demasiado teniendo una enorme erección la cual ella percibió de inmediato, sorprendidos los dos por lo que estaba pasando pero con ganas de seguir disfrutando de ese enorme placer que nos invadía, de inmediato pasamos a un espacio donde no da a la calle y tiene una puerta donde no se ve al interior, de inmediato seguimos con nuestro deleite besándonos desenfrenadamente, sintiendo su respiración agitada, su corazón palpitante de  igual forma me encontraba comenzó a tocarme mi verga que estaba al 100%, yo tocaba su esbelto cuerpo, con fina figura de mujer hasta llegara a sus bellos pechos coronados por un exquisito duro y suave piel de su pezoncito erecto del placer que estaba sintiendo, al mismo tiempo que tocaba su lindas pernas levantando su corto vestido, hasta llegara a su linda tanga color beige contrastando excelentemente con su color de piel, de manera inmediata comencé  tocar su panochita la cual estaba súper lubricada, al mismo tiempo que seguíamos besándonos de lengüita, le garraba sus nalguitas disfrutando sus gemidos que susurraban a mi oído diciéndome ¡¡¡¡¡ Que rico¡¡¡¡¡, ¡¡¡¡Que delicioso¡¡¡¡, ohhh¡¡¡¡¡ si papito¡¡¡¡, si ricoooooo,, ummmm mas¡¡¡¡, masssssss,  lo cual incrementaba aun mas mi erección como nunca era tan erótico ese momento, ya que teníamos que cuidarnos de que no nos oyeran, del tiempo en que estaba fuera de la oficina, de lo delicioso que estábamos disfrutando, ella mientras tanto movía su culito delgado pero con firmes nalguitas y rica figura, hasta que ya no pude mas y  de manera inmediata la penetre sintiendo ese calorcito delicioso que se siente al metérsela a una mujercita excitada y súper lubricada, gozando los dos de tan maravilloso placer, concentrándome para que no terminar rápidamente por la carga de excitación que teníamos.

Ella no tardo en venirse lo cual yo sentí perfectamente ya que una oleada de calorcito acompañada de su delicioso juguito se sintió en mi verga dura hasta escurrir y ver su orgasmo en mi verga blanquecino y transparente mezclado con su lubricada, fue maravilloso excitándome muchísimo lo cual provoco en mi la necesidad de terminar por mi excitación, la tome de sus cinturita, ella se impulsaba recargada de la pared y se levantaba aun mas al momento de que yo arremetía con firmeza en su panochita rica, levantándole por las piernas y viendo sus hermosas curvas que terminaban en unas zapatillas hermosas, de esa que se acostumbran por aquí tan coquetas de tacon delgado y tiras super sexys, cada vez mis arremetidas eran mas rápidas lo cual provocaba un enorme placer en mi verga dentro de su rica panochita, hasta llegar el momento de no poder contener y estallar en una venida fenomenal en su culito, se los juro de las venidas as ricas e intensas que he tenido, terminando en un abrazo muy fuerte con mas besos …. Llegando a la conclusión de que había sido maravilloso preguntándome ella que si quería ser su amante, sin ningún compromiso y con todos los cuidados necesarios para disfrutar de este maravilloso placer que sentimos, a lo cual conteste que si y hasta la fecha seguimos siendo unos perfectos amantes deleitándonos con unas cogidas súper sabrosas en el Caribe mexicano el paraíso.mas adelante les contare como han sido cada vez mas placenteras estas. 



FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 35

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: