Inicio » Relatos de Confesiones » De como conoci a mi Mujer

De como conoci a mi Mujer

Cuando era soltero, era un chico bastante tímido, al que le costaba mucho relacionarse con las mujeres, aunque ya había tenido relaciones, estas habían sido muy esporádicas, y casi siempre pagando. Un día, habíamos quedado con Joaquín y Jorge en salir a tomar y comer algo, cosa que era casi una rutina, pero esta vez, vino Joaquín diciendo que tenía tres chicas, que podíamos ir con ellas a algún lugar.

Enseguida convinimos que íbamos a la casa que tienen mis padres en la playa y allí veríamos que pasaba, si solo bailábamos un poco, o si podíamos tirárnoslas. Yo no me ilusionaba mucho porque casi nunca podíamos.

Fuimos en el coche de los padres de Jorge a por ellas, pero resultó que una no iba a ir, que había tenido problemas y … no iba a ir. Silvia era una morocha, grandota, con un par de tetas que solo con mirarlas ya daban ganas de tirársela, en cambio Mary, tenía pinta de nenita, aunque ya tenía los 20 años y nosotros 18, era morocha, también , menudita, aunque llenita y muy llena de curvas.

En definitiva, tres chicos y dos chicas, compramos algo para comer y algo para beber, y fuimos con buena música a tratar de pasarlo bien. Nos turnamos para bailar con las dos, y tomamos un par de botellas de vino, y se empezaron a desinhibir, ya bailábamos bien juntitos, y conversábamos de cualquier cosa.

Como dije al principio, dada mi timidez me iba quedando, y Silvia charlaba conmigo, mientras los otros bailaban y apretaban y acariciaban a Mary. Al rato viendo que ellos ya casi habían desnudado a Mary, quise acariciar y besar a Silvia, y esta se puso a llorar y se fue a uno de los dormitorios, dejándome solo y viendo como mis amigos se ligaban a la otra.

No se si por pudor, por vergüenza o por que, me pareció que no debía intervenir, yo había jugado y había perdido, así que me quedé mirándolos, como la iban desnudando y besando y acariciando. En un momento dejaron de bailar y simplemente se dedicaron a terminar lo que estaban haciendo. La desnudaron, se desnudaron ellos y mientras uno se la metía, ella, ya sin pudor ninguno se la chupaba a Jorge.

Después cambiaron, Jorge se la puso desde atrás, y Joaquín, le dio la verga para que se la chupara. Mary se quejaba, gemía, pedía más. Yo nunca había estado en una situación así. Me impresionaba, cuando le chupaba la pija a Joaquín, porque este la tiene muy larga, aunque mas bien fina, y ella se tragaba toda, hasta ahora no se como lo hacía.  Creo que acabaron un par de veces cada uno, y ella tragaba toda la leche.

Yo miraba, y me había sacado la verga, fuera del pantalón, aunque no quería hacerme la paja delante de mis amigos mientras ellos se cojían una chica, me sentía muy mal. Para colmo, todavía Mary, me miraba y me decía: viste papi, viste como me gusta coger. Ves como me gusta la pija. A esa altura, yo ya no sabía que hacer, pues Silvia se había trancado en su habitación y yo era el único que no me había satisfecho.

Cuando Jorge y Joaquín se fueron a asear, Mary se acercó a mi y me dijo que había guardado el postre para mi. Yo no entendí de que se trataba, pero ella me tranquilizó y me dijo que esperara, y que quedara tranquilo.

Ella fue al baño, y volvió, aun desnuda, y caminaba como bailando, provocando. Yo pensé que quería seguir cojiendo con ellos, pero, aunque quisieron seguir, no los dejó. Se vino donde estaba yo y me empezó a besar, me agarró la pija, y la empezó a acariciar, despacito, mientras me desnudaba.

Después me dijo, quedate quieto, y empezó a mamármela, y cuando vio que estaba por acabar, se la sacó de la boca, y me dijo: Viste papi cual va a ser tu plato, tu postre? , a vos te voy a dar mi culito, y que estos miren.

Se puso acostada en el sofá con el culito para arriba, se abrió las nalgas con las manos y me pedía, papi, metemela, me gusta mucho por el culito, ¿no te animas?- Yo no podía mas. Me acerqué, le puse la punta en su culito y empecé a empujar. ¡que delicia!. Cuando estaba a punto de acabar, Jorge, se acercó y le puso la verga casi en la boca, para que se la chupara, y ella lo empezó a insultar.

Puto, a vos te di lo que quisiste, ahora estoy con un macho que me está haciendo gozar, dejame coger tranquila. Creo que eso hizo que acabara aun más rápido, y hasta ahora no recuerdo que alguna otra vez haya gozado tanto. Esto se repitió varias veces, solo que ya prescindíamos de Silvia, aunque algunas veces iba Susana, la chica que no pudo ir la primera vez.

Solo que la rutina era que entre Joaquín y Jorge se cojían a Mary, mientras yo miraba, y luego ella me daba el culito, algunas veces, cuando va Susana, entre los dos miramos y luego, ellos se la cojen. A mi Mary nunca me dejó ni siquiera besarla, alguna vez, puedo bailar, pero solo para calentarme, mientras ellos se la enfiestan.

A los pocos meses, empezamos a salir como novios, y mis amigos no querían cojersela delante mio. Como ella nos dijo a todos, que no consideraba traición si lo hacían asi, pero si yo no iba, si, creo que ya no se la cojen mas. Luego me casé, ya llevamos varios años, y creo que no tiene aventuras a mis espaldas, además estoy seguro que ese culito lindo, es solo mio.


FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 21

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: