Inicio » Relatos de Cibersexo » Sexo Escrito

Sexo Escrito

Hola, quiero contaros una historia de sexo virtual que me ha pasado gracias a Sexo Escrito. Antes de nada diré que los datos que los nombres que daré son falsos para que nadie se moleste y tampoco me molesten a mí.

Todo empezó cuando os descubrí en Twitter, debido a lo cual me interesé en eso de los relatos eróticos. La verdad es que luego he entrado en otros sitios de relatos eróticos, pero he de reconocer que ninguno me ha puesto tan cachonda como alguno de los relatos eróticos que aquí tenéis subidos.

Sexo Escrito, más que relatos eróticos

También me interesé por vuestras sexcams, y también gracias a las sexcams me he dado placer muchas veces. Eso de poder ver a gente follando gratis y en directo…me pone a mil!! Tengo que deciros que en varias ocasiones he puesto algo de dinero, unos 20 euritos, para ver shows privados y también para pedirle alguna cosilla especial a los cammers, jejejeje.

Sin embargo, os quiero contar que me di cuenta de que tenéis chat un día en el que me registré como usuaria en Sexo Escrito, ¡¡sobre todo pensando en que así me enviaríais noticas y alguna que otra publicidad de los artículos eróticos que ponéis en venta en vuestra sexshop!! ¡¡Pero mi sorpresa fue ver que teníais chat!! Me metí, pero no había nadie, así que me puse a ver fotitos y algún que otro relato cuando, de pronto, me habló un usuario.

Fue muy educado y yo ya estaba muy caliente, así que le contesté. No puedo reproducir textualmente lo que hablamos porque no guardé la conversación y porque una parte fue hablada, pero más o menos hablamos lo siguiente.

-Hola, ¿quién eres? ¿llevas mucho tiempo por aquí?

Yo-Hola!! Soy Ana, y sí, llevo bastante rato leyendo y viendo fotos. Estoy un poco mojada! Jiji

-Jaja, sí!! Cada vez que entro aquí también me pongo muy caliente…

Yo-Ah, sí? Y ahora, cómo estás?

Genaro-Bueno, la verdad es que la tengo un poco morcillona, jejeje. No quiero ser grosero, pero te estoy imaginando ligera de ropa y con las bragas mojaditas, oliendo a sexo.

Yo-Mmm, qué rico, verdad? Bueno, en realidad hace rato que me quité el tanga.

Genaro-Ajám, y te estás tocando ahora mismo?

Yo-Un poco. Me acaricio la rajita por fuera suavemente, pero como estoy tecleando, no puedo tocarme bien.  Te importa que hablemos por Skype?

Genaro-Por mí perfecto.

Sexo virtual, una experiencia muy caliente

Nos dimos los datos de Skype, aunque yo sólo quería hablar, nada de cámara, por temor a ser grabada. Me gustó mucho su voz, aunque creo que era más por la calentura que tenía en ese momento, jiji. Mi rajita soltaba mucho líquido, y no hacía más que acariciármela por la parte exterior, sin llegar a estimular el clítoris.

Yo-Me gusta mucho tu voz. Creo que estoy todavía más cachonda que antes. ¿Qué estás haciendo ahora?

Genaro-Me estoy pelando suavemente la verga. Te imagino con los dedos llenos de fluidos vaginales. Mmmm qué rico! Me gustaría chuparte los dedos.

Yo-Sí, está muy rico…sólo me chuparías los deditos? Yo te chuparía mucho más que los dedos. Te cogería la tranca y me la metería suave en la boca, lamiéndola despacito, saboreándola…mmmm, me encanta. Ufff, qué bueno se siente.

Decía eso mientras empezaba a meterme un dedo dentro de mi cuevita, que estaba ardiendo. Mi voz se entrecortaba mientras hablaba con Genaro.

Genaro-Uff, me va a reventar la polla. Yo también quiero que me la chupes, y quiero comerte el conejito muy rico. Quiero limpiarte todos tus líquidos y empotrarte contra la pared, y follarte desde atrás muy duro y muy rico. Tienes que ser una diosa follando.

Yo-Oooh, sigue, me estás follando, puedo sentir tu polla dentro, uuuf, sí, sí…tengo dos deditos dentro y…mmm…y mi clítoris está duro como un botón! Sigue, por favor, sigue follándome.

Genaro-Sientes cómo te penetro, eh, lo sientes? Te estoy mirando a la cara y mordiéndote el cuello mientras te doy desde atrás, así, de pie. Siente toda mi verga caliente y palpitando dentro de tu cuevita húmeda. Vamos mami, estoy a punto de correrme.

Yo nunca antes había hecho nada igual, pero toda aquella conversación me estaba llevando a unos límites a los que casi nunca he llegado follando, con una polla real dentro de mí, así que tenía que aprovechar aquella ocasión para tener un orgasmo increíble.

Yo-Sí, la siento bien adentro, llenándome enterita. Sigue papito, sigue dándome fuerte.

Cada vez sentía más próximo el orgasmo. Ya tenía tres dedos llenándome la panocha y dándome en el punto G, además de estar estimulándome el clítoris de forma acompasada. Los fluidos de mi vagina hacía rato que descendían por mis dedos hasta la muñeca. Unas fuertes contracciones, un calor intenso por todo el cuerpo y…

Yo-AAAAARRRGGGHH, me corrooooo, uuuuuufffff, aaaaahhh, mmmm

Genaro-Córrete mami, córrete duro, sigue, sigue, estoy a punto mamita. AAAArrrggg, me corro, me corro, arrggg.

Se hizo el silencio unos segundos y al cabo nos pusimos a reír con una risa tonta que delataba el momento de intenso placer compartido por ambos.

Yo-Ha sido increíble Genaro. Ufff, nunca había hecho nada igual, me ha encantado. Tenemos que repetir esto del sexo escrito, bueno, y hablado…jiji

Genaro-Cuando quieras reina. Ha sido un placer, nunca mejor dicho, jaja.

Y quedamos en volver a tener más sesiones de sexo escrito. Quién sabe, a lo mejor hasta puede que un día de estos nos veamos en persona y follemos de forma real.

FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 26

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: