Inicio » Relatos de Cibersexo » Solo para Mis Ojos

Solo para Mis Ojos

 Esta historia que voy a contar me ocurrió esta misma semana y al igual que UNA FELACION, -virtualmente hablando- es 100% real.

Espero que os guste y si quereis, eviadme vuestros comentarios.

Creo que era martes a las 19:30 horas y yo estaba muy ocupada buscando información verídica para documentar el 5º capítulo -pronto lo publicaré- de la serie UN VIAJE A MALLORCA (si no habeís leído las anteriores entregas, os invito a hacerlo. Gracias.) cuando de repente se iluminó el logo del messenger; lo miré un poco sorprendida de que alguien me llamara, porque antes "colgé" el cartelito de No disponible.

Quién me llamó era un chico al que conocí en un chat el día anterior; le expliqué que estaba atareada y en ese momento no podía atenderlo. Él me dijo que iba a estar conectado un par de horas más y que si luego quería, lo llamara...Le respondí que en 30 minutos lo haría.

Fiel a mi palabra a las 8 en punto lo llamé y le agradecí su espera, él me dijo que gracias a mí por llamarlo, y empecemos a hablar, al principio de temas banales: el tiempo, el trabajo, etc. Me dijo que estaba sólo en la oficina muerto de aburrimiento y le pregunté si tenía webcam; me dijo que sí. Yo no tengo y se lo dije y también le sugerí que podía ponérmela y hacer lo que le diera la gana. Me preguntó:

Lo que yo quiera?. Y si te digo que quiero pajearme y luego correrme, no tendrás verguenza o miedo?.

Le respondí que por supuesto no, que yo soy una mujer muy valiente y que no tengo miedo de nadie y menos de un chico con una "pichita" tan pequeña – lo estaba provocando y dándole caña, para que se pusiera a tono- mientras tanto yo, me acariciaba las tetas y me frotaba mis pezones marrones como una pasa madura.

Iba vestida con camiseta de manga corta, mini falda vaquera y calzaba zuecos. De ropa interior sólo llevaba una braguita de raso azul celeste.

Cuando se lo dije el tío se subía por las paredes (tú no, querido lector?) y me puso la cámara, la cuál acepté Ipso Facto.

El mozo...ay! no lé pedí su nombre, colocó la cam en su entrepierna, se bajó la cremallera del pantalón, metió la mano e hizo el gesto de ir a sacarla, pero el muy cabrito me apagó la cámara en ese instante.

Al cabo de tres minutos me la puso otra vez y me pidió perdón, porqué según me dijo su jefe se apareció de improvisto para darle unos informes.

Yo me puse dura y le dije que con sólo pedirme disculpas no me bastaba, que queria más...

Al leer eso, de golpe y porrazo me enseñó la polla. Ufffff! Se me pusieron los pelos de punta y enseguida me noté el coñito muy mojado....

El "nene" me interrogó sobre qué me parecía su aparato.

Le pregunté cuánto le medía y me dijo:

19 centímetros de longitud y 4 centímetros de grosor. Te gusta?.

Le respondi que un montón; que con mucho gusto se la chuparía.

Él no paraba de sacudirla de arriba para abajo y se la frotaba de delante hacía atrás. Yo seguía tocándome los pechos, pero estaba ya tan caliente que echaba humo... Así que mis manos fueron bajando por mi cintura, las caderas y mi mano derecha se coló por debajo de la braguita, mis juguetones dedos entraron en acción: con el iíndice me estimulé el clítoris y el corazón –más largo y gordito- me lo introduje entero en el chocho.

Sentí un orgasmo brutal y empecé a jadear cómo una puta en celo. Lo saqué y lo volví a meter tres ó cuatro veces y tanto flujo tenía que más bien aquello era un lago...

De mala gana me saqué el dedo super pringado y con mucho vicio, me puse a chuparlo. Ummmmm!. Riquísimo.

Me arreglé un poco. Él me había escrito una frase: Qué haces?.

Como no podía contestarte porque tenía la mano diestra ocupada, con la otra le envié un renglón de letras: mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm.

Luego le escribí todo lo que estuve haciendo mientras por la webcam lo veía hacerse la paja.

Le pregunté si no tenía ganas de correrse y me dijo que sí. Le dije que me encantaría que me llenara la boca con su semen. Ví por la cámara que se puso en tensión....cogió un folio y un boligrafo y dibujo unos labios, me mostó el dibujo y acto seguido empezó a eyacular...primero un buen chorro y después gota a gota.

Le pregunté, inocentemente como lo pasó. Me costentó:

Muy bien, lo haces genial y me gustaría repertirlo. Querrás?.

Le respondí que sí, que otro día nos veríamos y le envié un beso, él me mandó otro besito y un flor. Qué bonito!.

POR CIERTO, NO LO HE VUELTO A "VER"...


pilita_6@telepolis.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 22

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: