Inicio » Relatos de Cibersexo » Leccion Practica de Cibersexo

Leccion Practica de Cibersexo

 Ponte en situación: si estás en tu habitación, tumbate en la cama boca arriba; si te hayas en el salón hazlo sobre el sofá, y si estás en otro sitio –léase cibercafé- te aconsejo que no hagas nada de esto, más que nada para no montar un show XXX. Yo no me hago responsable...

Ya estás desnudo?. Tienes un cuerpo maravilloso....

Usa tus manos e imagina que son las mías.

Acaricia tu pelo: negro, castaño, rubio, pelirrojo o incluso blanco (canoso) como la nieve; largo, corto, liso o rizado, no importa, lo que de verdad es importante es que es precioso. Es tan suave y huele tan bien...

Ahora cierra y acaricia (si llevas lentes será mejor que te las quites) tus ojos, esos dos luceros que iluminan tu atractivo rostro: azules, verdes, marrones, grises o negros; tampoco es importante su color, lo más importante, al menos para mí es que con ellos lees mis relatos.

Sigue acariciándote, ahora el contorno de tu carita: redonda, cuadrada, triángular; tus mejillas, tus orejas, tu nariz y no te preocupes si es larga o corta, pequeña o grande, aguileña o chata...tú eres un hombre muy guapo y sabes que?, eres único en el mundo, aunque tengas un gemelo.

Ahora detente un ratito en tu boca. Mmmmm!. Me encantan las bocas masculinas...Me enloquecen!.

Deliza tu dedo índice por el labio superior y luego por el inferior, hazlo varias veces, despacio, sin prisas. Introduce a continuación el dedo pulgar en tu boca y chúpalo, juega con tu lengua sobre el, mójalo con tu saliva, sácalo y mételo de nuevo e imagina que masturbas la vagina de una mujer.

Déjame, por un instante ser egoísta y desear que sea mi húmeda y profunda cueva de placer la que recibe las penetraciones de tu super dedo. Gracias.

Baja con ambas manos por tu cuello; sepáralas y date un suave masaje en los hombros y en, seguro que tus fornidos brazos. Masajea también tus manos, a lo mejor callosas después de una dura jornada en la obra, tal vez con las uñas mordidas –cosa fea, niño malo-, o puede que al contrario tengas unas manos perfectas, en ese caso genial, pero eso también carece de importancia, lo de verdad válido para mí, diestra o zurda es que con ellas manejas el mousse y elijes los relatos de pilita –los míos- y me escribes un comentario, un e-mail y cuando "hablamos" por el msn ellas son tu voz.

Vuelve a subir y ahora para en tu pecho. Ahí dentro en tu lado izquierdo está tu corazón. Eres un buen hombre...a pesar de tus infidelidades, de tus ansias de poder, de esa pizca de vanidad.

Lo siento, me desvié...no petrendí ser moralista. Sigue dándote autoplacer...

Roza tus tetillas, si puedes fótate un cubito de hielo o también servirá una lata de cerveza bien fría; al principio te dará repelús o incluso te duela un poquito, no es cuestión de ser masoquista, pero pruébalo...tal vez te guste.

Y ahora baja...no te pares ahí. Cómo estás?. Excitado o aún no?.

Tus medidas, por favor. Quince, dieciocho, veinte o incluso veinticuatro centímetros!. Madre mía eso no es normal es...ufff!.

Desliza tus –mis manos, no lo olvides- por tu abdomen, tu cintura, tus caderas; acaricia tus muslos interior y exteriormente, continúa bajando por tus peludillas o depiladas piernas? (me chiflan los metrosexuales) y acaba, de momento en tus pies.

Si eres un fiel lector de mi "obra", en concreto de la serie UN VIAJE A MALLORCA, sabrás que uso la talla 36 y que tengo los pies tan chiquitos como una geisha.

Como tal vez sepas en los pies se hayan multitud de puntos erógenos, prueba con esto: muy suavemente oprime el cartílago inferior del dedo gordo del pie derecho.

Qué tal?. Te gustó?.

Ahora roza las yemas de los dedos por las plantas. Tuviste cosquillas?.

Y ahora rápido, sube, un poco más y luego para, justo debajo del ombligo...

Ahí está tu orgullo: tu picha, tu falo, tu pene, tu polla. Grande, muy dura, roja, hinchada, con el glande ya empapado de líquido preseminal –eso deseo-, queriéndo meterse en un ardiente coñito, un rico culo, o una caliente boquita. O me equivoco?.

Si tienes amiga con derecho a roce, novía o esposa, ya sabes...a por ella y en caso negativo u otra circustancia –tiene la regla, la maldita jaqueca, está recién parida, etc- hazte una paja a mi salud, disfruta la vida que son dos días y recuerda que para mí eres muy importante.

Se muy feliz.

pilita_6@telepolis.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 35

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: