Inicio » Relatos de Cibersexo » ¿ Y Como quieres que te ayude ?

¿ Y Como quieres que te ayude ?

El otro día, estaba sentada frente al P. C aburrida como una ostra y más caliente que el palo de un churrero cuando de repente se conectó Javier, un hombre joven, muy guapo, dulce, cariñoso, muy amable, con un impresionante cuerpo y una mente muy lúcida e inteligencia sagaz para sus recién cumplidos 22 añitos.
Dos minutos antes estuve viendo el correo y para evitar –en lo posible- ser entrenida por algún contacto, colgué el cartelito de NO DISPONIBLE, pero luego no me di cuenta y no lo quité. Por suerte él me llamó y me dijo con un educado y galante saludo:
Buenas tardes, guapa. Molesto?.
Por supuesto le contesté que no y le dije insertando un emoticón con el ojo guiñado: "estoy sola, aburrida y muy caliente, puedes ayudarme?".
Me contestó con un breve y conciso "claro" y a continuación me preguntó:
Cómo quieres que te ayude?.
Durante unos minutos, no le dije nada; sopesé dos opciones: sexo salvaje o algo más romántico. Javier es un "todoterreno" de tío: domina como nadie el sexo oral, el vaginal –su más que respetable pene mide 16 centímetros- y con su preciosa boca de labios gruesos y firmes debe besar maravillosamente bien.
Mientras pensaba en él y veía por enésima vez la foto que me envió poco después de recibir un comentario suyo a uno de mis relatos, creo que al capítulo número 7 de mi serie de Mallorca, recibí un zumbido de aviso y la siguiente frase:
Pili, estás ahí?.
Le contesté con un "SÍ" y le conté como disculpa que mi amiga Mary me envió un email y lo estuve leyendo, pero que ahora ya estaba sola para él. Le di a ENTER y volví a escribir, mientras sonreía y me ruborizaba lígeramente:
"Javier, quiero que hagamos el amor".
Me respondió al segundo con dos palabras:
Muy bien.
No me dijo nada más y yo tomé la iniciativa; mientras colé mi mano izquierda por debajo del sujetador, frotaba el pezón derecho con los dedos índice y pulgar los cuales, previamente, metí en mi boca y chupé como una viciosa.
Casi al momento noté como se endurecía y se ponía tan duro como un diamante. Mmmm!.
Volví a escribir y le pregunté "puedo besar tu hermosa boca, acariciar tu perfecto cuerpo, quitarte la camiseta y desabrochar tu pantalón?".
Él me respondió, a la par que incluía un icono de labios rojos:
Puedes besarme o haceme lo que deseés!.
Y mientras lo haces, me gustaría sentir tu respiración muy cerquita de mí.
Le devolví ese beso virtual y escribí la siguiente frase de situación: "Tú quitas mi top y ves mi sujetador negro". Me respondió metiéndose en su papel, como si fuera Brad Pitt en la escena de cama de la película "Telma & Louise". Escribió:
Un sujetador negro, liso, sin encajes, sencillo, pero muy sexy.
Te acariciaria por encima de el, sintiendo el calor de tu piel a través de la tela!.
En la soledad de mi habitación, continué acariciando mis pechos, dí en realidad un pequeño gemido de gusto y anoté en la ventanita del messenger: Mmmmm!.
También le dije "sigo besándote el cuello y enredo mis dedos en tu pelo". Javier dijo:
Mis manos se dirigen ahora a tu trasero; lo acarician de abajo hacía arriba, y te acerco un poco más a mí.
Al leer estas palabras escribí esta otra frase para que me imaginara: "Llevo una falda por la rodilla y mi braguita también es de color negro.
Él siguió el juego, diciéndo:
Entonces mis manos pasarian a acariciarte por debojo de ella, juguetéando con la gomita de tus bragas...
Yo también seguí el "guión", pero a estas alturas ya estaba muy excitada y le dije: "me gusta sentir tus manos sobre mi cuerpo", mientras mi manos acariciaban dulce y suavemente mis brazos perfumados con loción hidratante de olor a moras.
Volví a leer:
Son unas manos ásperas, pero cariñosas...
Le respondí: "me encantan y me gustas tú".
Mi amante virtual dijo:
Ellas desean hacerte jadear de excitación y que tus labios pidan algo más para calmar tu ardor.
Durante una fracción de segundo imaginé a Javier, junto a mí, en mi salita de pie, frente a frente y junto a un muñequito tímido y vergonzoso, le escribí: "Ámame con pasión, pero con cariño. Quiéreme".
Mientras yo con la lentitud que me caracteriza (soy caracol-woman) escribía esa frase, él me dijo:
Nos acariciamos muy juntos y puedes sentir mi sexo junto al tuyo palpitando por tí.
Yo le dije "bajo tu pantalón hasta abajo, tu slip aún no...
Él me respondió:
Mi mano baja hasta tu falda y acaricio suevemente tu sexo por encima de las bragas; se nota caliente y muy mojado.
Siento como mueves un poquito las caderas para acercarte más a mi mano...que se retira para evitar tocarte demasiado.
Al leer este párrafo, le escribí . "Te deseo más, Javier" y añadí la acción, "bajo tu slip".
Me dijo.
Vuelvo a llevar mi mano ahí y esta vez acaricio un poquito más centrado, pasando un dedito entre los labios de tu vagina.
Al leer ésto, me estremecí de placer y gemí tan profundamene como si realmente, mi amigo estuviera a mi lado tocándome. Él me indicó:
Ahora, te acercas a mí, besas mi cuello y me dices quítamelas; bajo poco a poco tus bragas hasta quitartelas, pero no la falda. Es excitante que se quede puesta.
Tus manos acarician mi pene; lo notas caliente y duro...
Le digo que es muy grande y dice:
Lo justo para darte el placer que deseas y que mereces!.
Seguí con la escena y anoté: "te doy la espalda, me subo la falda hasta la cintura y te pido que me penetres la vagina". "Hago la acción de inclinarme hacía adelante y abrir las piernas..."
Pongo las manos en tus caderas, y muy despacio voy penetrándote. La meto un poquito y voy hacia atrás para seguido meter un poco más...
Arqueo la espalda y jadeo de gusto: Aaaaaaaahhhhhmmmmm!. Qué delicia!.
...poco a poco hasta tenerla toda dentro de tí y cuando mi vientre toca con tu culo, dejas escapar un gemido que libera el placer obtenido al penetrate así de despacito.
Le dije: "Tengo un orgasmo fortísimo y grito tu nombre como loca": JAVIER.
Cuando leyó eso, me dijo:
Me resulta terriblemente placentero sentir la contracciones de tu orgasmo en mi pene y al termino del mismo, inicio un vaivén de movimientos largos, pero lentos.
Te excita mucho así!.
Le digo que con lo que escribe me dá mucho placer y me dice:
Poco a poco notas que se acerca otro orgasmo, viene despacito, pero firme...
...vuelves a correrte, pero esta vez es un orgasmo más profundo, yo esta vez no aguanto los movimientos de tu sexo sobre mi pene al correrte y me dejo ir.
Eyaculo en tu interior mientras te beso la espalda. Te inundo con mi caliente y espeso semen.
Permanezco inmóvil dentro de tí un momento, disfrutando de tu humedad y tu calor.
Yo dije "A sido maravilloso", y él respondió:
Sí, lo ha sido, pero ahora y sintiéndolo mucho debo irme...
De veras que lo siento, pero tengo que...
Yo le envié un beso virtual y escribí lo más rápido que pude: "Tranqui, yo tb m voy, pero ahora ire a wc".
Nos despedimos, yo con un CHAO y él con la palabra bye...Javier sabe que odio decir adiós.
Fin.
P.D. Quién me escriba el comentario + original, ganará un regalo seguro.

Dedicado a tí, mi leoncito.

Pilita FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 30

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: