Inicio » Relatos de Orgias » Mis Negritas

Mis Negritas

Era la ultima semana de septiembre, mis apacibles aunque viciosas vacaciones estaban terminando, se nme acababa el chollo y el alquiler de mi precioso chalet de la localidad gaditana de Bolonia, eran las cuatro de la mañana, llevaba acostado mas de una hora pero la cocaina me impedia conciliar el sueño cuando un ruido en el patio hizo que me alarmara primero y me acojonara despues, paranoias de la coca, ya se sabe, me arme de valor y con el albornoz y un bate de beisbol sali al patio, mi sorpresa fue mayuscula un guardia civil alumbraba por todos lados con su linterna, pille un cabreo de mil demonios, el guardia me dijo:

-Buenas noches¡

- Pero esto que es? -pregunte

-Es que hemos detectado el desembarco de una patera cargada de ilegales (la casa estaba casi a pie de playa) y creemos que algunos se han escondido en esta urbanizacion.

-Mire usted eso a mi me da lo mismo, lo que no me da lo mismo es que usted entre en mi propiedad sin permiso y pegandome un susto de mil demonios, asi que siga usted cumpliendo con su obligacion pero fuera de mi casa, joder¡

-Usted vera...(dijo con tono ligeramente cabreado a modo de despedida)

Entre la farlopa y el susto no habia forma de dormir, encendi un porro y me tumbe en la cama, a la segunda calada comenze a oir un ligero murmullo que provenia del patio interior del chalet, donde se encontraba la piscina. me incorpore, cogi el bate de beisbol por segunda vez en la noche y me dirigi hacia el patio, encendi las luces y pude ver junto a la caseta del perro descubri a dos personas agazapadas, abrazadas una a otra..

-Amigo...no problema...ayuda..por favor ayuda...- dijo una vocecilla de mujer.

Me acerque y pude ver a dos jovenes negritas abrazadas, sucias y mojadas, el terror y el panico asomaba en sus miradas perdidas.

-Ayuda..por favor ayuda...no llame policia por favor......

Sentimentalmente siempre he estado al lado de los que se juegan la vida cruzando el estrecho buscando una vida mejor, ahora tenia la oportunidad de traducir mi simpatia en hechos. Eran dos jovencitas negras, no mas de dieiocho años.

-No os preocupeis, soy amigo, no vendra la policia....

-Amigo por favor ayuda......

Intente tranquilizarlas, pero era inutil estaban en un estado fisico lamentable y con un ataque de panico, les tendi mi mano y les ayude a levantarse, les dije que vinieran conmigo y las meti en la casa, las lleve hasta el baño y les puse agua caliente en la ducha, les di toallas, y unas pantalones de deporte y camisetas mias....y les indique que se dieran un baño, mientras lo hacian frei seis huevos y una docena de salchichas, salieron asustadisimas del baño pero el olor de la comida frita les ilumino los ojos, ni tan siquiera me fije en el aspecto, comian como si llevaran (seguro que lo llevaban) dias sin comer y mirandome desconfiadas, entre bocado y bocado repetian:

-Gracias amigo¡

Cuando terminaron intentaron explicarme nerviosas entre ingles y español que habian llegado en patera, les tranquilice y les indique la habitacion de invitados:

-Ahora descansar, mañana hablar, tranquilas, soy amigo, no habra policia.

Era mas de mediodia cuando despertaron, me imagino que el olor del pescaito frito que les estaba preparando les devolvio a la realidad.

-Gracias amigo, nosotros ir hoy.

-Vosotras os quedais, teneis que esperar que acabe la vigilancia, la guardia civil sigue buscando a los que llegaron ayer, no podeis iros hasta que pasen unos dias, no os preocupeis, os ayudare, estareis escondidas en casa, ahora a comer ok?

-Ok amigo¡

Hablamos un poco en la comida, venian de Sierra Leona, huian de la guerra y la barbarie, sus nombres eran Sara y Mina, eran muy jovenes, a pesar del nerviosismo estar a salvo de la guardia civil les habia relajado un poco, eran guapas aunque la preocupacion les birlaba todo el atractivo.

Llevaban cuatro dias en casa, descansando, recuperandose y engordando (comian como cosacos), la situacion me daba morbo, eran realmente atractivas pero me sentia mal pensando en ellas a nivel sexual, lo primero que queria era ayudarles, tenian parientes en Madrid que podian ayudarles, querian ir pronto, seguimos charlando y en un alarde de solidaridad (no soy muy propenso a ello) les propuse que se quedaran un par de dias mas, hasta el final de mis vacaciones, yo las llevaria a Madrid en mi coche, les dejaria pasar la noche en casa y llamarian a sus parientes para que las recogieran.

Salimos a mediodia, los tres estabamos muy nerviosos, el viajoe, afortunadamente transcurrio sin incidentes, llegamos a Madrid, cuando circulabamos por sus calles miraban sorprendidas, alucinadas, felices, la odisea acababa con exito, estaban mas gorditas y eran realmente bellas.

Entramos en el parking de casa, cojimos el ascensor, nos duchamos, preparamos la cena y saque una botella de champan para brindar por el exitode su aventura, despues abri otra, estaban realmente alegre, ellas notaron mi atraccion pero algo en mi me impedia intentar aprovecharme de la situacion, hay veces en la vida en que los tipos como yo somos honestos e integros como el que mas y esta era una de ellas. Estaba cansado del viaje, a las 12 de la noche les dije que me acostaria, me fui a mi habitacion y las deje viendo la television.

No pasaron diez minutos cuando entraron en mi habitacion:

-Perdon amigo, tu bueno, te queremos, nosotros gustar tu, queres estar contigo

Debi de poner una sonrisa de jilipollas descomunal, las invite a que se vinieran conmigo a la cama, una a cada lado, abrazados, ellas reian, me hacian y les hacia cosquillas, nos lo pasabamos bien, como niños, me quitaron los calvin klein, lo unico que llevaba puesto, mi polla salio disparada, se desnudaron, eran maravillosas, hermosas, guapas, con sonrisas de relucientes dientes blancos, con figuras de infarto, cinturas estrechas y culos respingones, duros y maravillosos, tetitas redonda de pezon gordo y oscura, las negritas que en mis sueños siempre quize, me acariciaban, me besaban, me sonreian, me querian.

-Tu quieto Carlos, nosotras darte amor, tu quieto-me dijo Sara

Mientras ella me besaba, ponia sus tetitas en mi boca para que las lamienra y chupara, Mina acariciaba mi polla dura como un palo, su olor a sudor, profundo, sacaba de mi el animal en celo, ellas llevaban la situacion, los labios de Sara en mis labios, los de Mina en mi polla, me di un pellizco, ¿acaso estoy soñando?

-Ahora tu follas- dijo Sara que es la que tenia el español mas controlado, se subio sobre mi mientras Mina me ofrecia sus tetitas, senti su coño mojadito abrirse poco a poco, mientras se introducia mi polla lentamente hasta las pelotas, Mina acariciaba mi pecho y sonreia, el tacto del coño de Sara era magnifico, como un guante para mi polla. Mina se sorprendia cuando le indique que se incorporara sobre mi y situara su sexo a la altura de mi boca, pero obedecio, su coño marron y repleto de pelos negrisimos olia de forma peculiarmente intensa, aprete sus nalgas con mis manos y lo acerque a mi boca, busque su clitoris y lo bese, lami y mordisquee suavemente, meti mi lengua en su coño, el sabor era maravilloso, mientras sara me cabalgaba dulcemente, sin sacarsela, haciendo movimientos musculares con su coño que apretaban mi polla, el zumo del coñito de Mina inundaba mis labios, mi cara y llegaba a mi cuello, movia su culito y gemia de gusto, le meti un dedito en el culo, primero dio un pequeño brinco de sorpresa pero no opuso ninguna resistencia, pronto lo tenia todo clavado en su culo elastico y precioso y por sus movimientos era facil deducir que la mezcla de mi lengua en su coño y mi dedo en su culo no le desagradaba en absoluto, sentia como apretaba su esfinter sobre mi dedito. Sara seguia cabalgandome suave, sinuosamente, la situacion era tan sensual que ya llevavamos mas de veinte minutos asi y no me habia corrido a pesar de estar a tope, estaba controlandome como nunca, justo pense en esto cuando en mis pelotas comenzo el cosquilleo electrico que anuncia una corrida copiosa, arquee mi cuerpo, meti mi lengua hasta el fondo del coñito de Mina y me corri cpomo un bendito, una corrida fluida y copiosa, sin convulsiones, maravillosa.

Nos incorporamos, yo en el centro Mina y Sara cada una aun lado, abrazandonos, riendonos, mi polla brillante por mi corrida y su corrida, ellas acariciandome, besandoem, bajando por el cuello, mi pecho, mi vientre hasta llegar a mi polla, la vision de estas dos maravillosas negritas adolescentes, lamiendo mi polla, sonriendo con sus ojos y con su boca, con sus dientes blancos me hizo pensar que ya me puedo morir tranquilo, sus bocas de labios prominentes turnandose sobre el capullo de mi polla, sus caricias amorosas me hicieron reaccionar en menos de diez minutos, nuevamente la tenia tiesa, bien tiesa.

En su torpe español Mina me dijo: -Yo se que tu gustar mi culo- y dandose la vuelta se puso en cuetro patas, afreciendome su agujero negro y maravilloso y un trasero redondo y fantastico, posiblemente el mejor que haya visto en mi vida.

A cuatro patas sobre el borde de la cama, yo detras de pie con mi polla acariciando la entrada de su coño y su culito humedo de flujo y Sara tras de mi acariciandome la espalda y besandome el cuello, apunte mi polla a la entrada del culo de Mina y lentamente le meti el capullo, no tuve dificultad, sin embargo notaba como su esfinter apretaba mi polla como no lo habia hecho ningun culo de los que habia follado hasta el momento, centimetro a centimetro su divino culito engullo toda mi polla hasta los mismisimos cojones, yo seguia empujando pero ya no habia nada mas que meter.

Sara susurro en mi oido: -En mi cosa nunca boca de hombre, yo querer probar- y dicho esto se puso de pie en la cama, con las piernas abiertas ofreciendo su coño a mi lengua, lami y bese su clitoris, meti mi lengua en su rajita, mientras culeaba sin sacarle la polla a Mina, si has probadoalgo parecido alguna vez sabras de lo que escribo y lo que sentia en ese momento, en caso contrario amigos mios lo siento, no tengo palabras para describirlo, prolongue la situacion todo lo que pude y nuevamente me corri, relajado, disfrutando de la sensacion de sentir como el semen brotaba copioso de mi polla y llenaba el culito de Mina que se retorcia de gusto delante mia.

Nuevamente abrazados, tumbados en la cama, riendonos como niños, acariciandonos, haciendonos cosquillas, otra vez como chiquillos, yo un ejecutivo cuarenton como si fuera un chaval retozando con dos negritas adolescentes. Con ellas dos a cuatro patas y yo detras metiendo indistintamente mi polla en sus coñitos y sus culitos vimos aprecer los rayos del alba a traves de la ventana, hechando mi tercera y fenomenal corrida en la entrada de sus coños cai rendido junto a ellas y me quede dormido en segundos, desperte casi a mediodia, ellas habian llamado a una tia suya que les recogeria por la tarde, momento hasta el que seguimos jugando, disfrutando y follando felices.

Han pasado mas de seis meses, las dos han conseguido trabajo como empleadas domesticas (uno de ellos se lo busque yo) y aun no seguimos viendo, me llaman tio Carlos y yo, como comprendereis, soy su orgullosisimo tito.

luzifer FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 38

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: