Inicio » Relatos de Gays » Mi Primera Vez

Mi Primera Vez

Nunca me lo preguntaste pero hoy quiero
contarte como fue mi
primera vez con un chico.

En lo que se refiere a que edad me inicie te
comento que fue
a los 17 años y la verdad que no me
arrepiento. Fue con un
amigo de la barra, y me acuerdo que fue en
carnaval ya que
estabamos en un tablado de barrio con unas
pibas que estaban
buenisimas, apretamos tanto que quisimos
arreglar para irnos
a otro lado y asi poder cogerlas pero nos
dijieron que no
podían irse ya que las venian a buscar. Te
podrás imaginar
nosotros ya estabamos que no aguantabamos más.

Bueno terminó el tablado y quedamos para
vernos al otro día
pero la calentura estaba en ese momento y
queríamos sacarla de
cualquier forma. Fue así que mi amigo que se
llamaba Pedro me
dijo de ir a su casa para llamar a un marica
que iba a veces
con alguno de la barra (a mi me habian
invitado y nunca quise
ir) y el número de fono lo tenía en la casa,
yo le pregunté si
la madre no se molestaría por la hora que era
pero no estaba
porque era enfermera y salía de madrugada, por
lo cual fuímos
a llamar. A esa altura de solo pensar nos
calentabamos más y
lo único que yo quería era coger y no me
importaba si igual era
un hombre, pero cuando Pedro llamó no
contestaba y estuvimos
como veite minutos discando entre los dos sin
tener suerte.
Hasta que en un momento Pedro me dice... mirá
acá hay dos cosas,
una que cada uno se vaya a dormir a su casa y
la segunda es que
nos toquemos un poco cada uno y nos pajeemos.
Yo quedé mudo nunca
creí que me fuera a decir eso pero enseguida
me dijo que no
pasaba nada y que ya lo había hecho con alguno
de la barra e
inclusive con un primo mío. Y agregó que esto
solo quedaría
entre nosotros ya que los dos nos hariímos lo
mismo y estábamos
los dos comprometidos, yo le dije que no
sabía, que me parecía
que no estaba bien pero él me cortó mis
palabras diciéndome que
mirara como tenía yo mi pedazo y el de él, que
así no podíamos
quedarnos y se acercó a mi tocándome la pija
que estaba a punto
de salirse se mi pantalón.

Yo no salía de mi asombro ya que nunca había
estado así con
alguien del mismo sexo, pero creí que mi amigo
si ya que sentí
que me desprendía el cinturón y trataba de
sacar el botón del
vaquero y seguía con bajar el cierre del
mismo.
Cuando sentí que me agarraba mi pija entre sus
manos me pareció
mentira y la calentura me hizo olvidar que era
un hombre y además
mi amigo, ya nada me importaba y con lo que
había pasado había
aceptado la propuesta de Pedro así que me dije
a disfrutar.
El me masturbó un poco y me hizo sacar el
pantalón y el slip,
me tomó de la mano y me llevó a su cuarto,
cerró la puerta y me
dijo que me sacara todo. Yo quedé
completamente desnudo y él
hacía lo propio pero sin sacarse el slip,
luego me dijo que me
acostara y que me tranquilizara que la iba a
pasar muy bien, ni
bien me acosté me besó las tetillas y empezó a
bajar hacia mis
piernas hasta llegar a mi pija, la agarró ,la
miró y le empezó a
pasar la lengua desde la cabeza hasta los
huevos, yo me quería
morir ya que estaba muy exitado y me dolían
los huevos por la
calentura. Fue genial alguna mina me la había
chupado bien pero
esta mamada nunca me la habían hecho, luego de
un rato me pidió
que levantara las piernas y fue así que por
primera vez me
chupaban el culo. No sabría como decirte pero
me sentí en el
cielo, era divino, el me pasaba la lengua
despacio y a veces yo
me movía de placer, él me preguntaba si me
gustaba a lo cual yo
le contestaba que me encantaba y el seguía
haciendo aquel
trabajo que me iba a hacer explotar. El vio
que yo estaba muy
caliente y no quería que acabara así que se
levantó y me pidió
que le sacara el slip yo me senté en la cama y
le empecé a
bajarle el slip. Mi corazón marchaba a mil y
más cuando vi salir
la pija de ese animal yo casi no habia visto
ninguna y menos
parada y tan grande, él me dijo que le hiciera
lo que él me
había hecho a mi y yo empecé.

Amigo yo no se que vos querés que te cuente
todo lo que pasó, me
acuerdo de todo tan claro que me parece que
fue ayer, ademas fue
divino y no te imaginás lo que sigue porque
fueron dos días
seguidos que me marcaron mucho para disfrutar
del sexo.
Te dejo porque me llaman.
Estimado amigo ayer tuve que dejarte el relato
por la mitad.
Hoy aprovecho para terminar de contarte mi
primera y segunda vez
ya que ahora estoy solo y puedo escribirte,
además te digo que
estuvimos entregados y haciendo de todo
durante 1 año y medio
con los chicos hasta que me mudé y perdí el
rastro de ellos.
Bueno te empiezo a contar donde creo que deje
de escribir que
fue que nos despedimos con Pedro hasta el otro
dia prometiéndonos
no decir nada a nadie, fue así que al otro día
cerca del mediodía
se apareció Pedro en mi casa y yo estaba
durmiendo, lo atendió
mi mamá y me llamó para ver que le decía.

Yo le dije que lo dejara pasar y él entró, me
miró y se sonrió
tiernamente miró para la puerta de mi cuarto y
al ver que mi
madre habia entrecerrado la puerta se sentó en
la cama y me dio
un beso en los labios y me dijo buen dia mi
amor, como dormiste?
Bien, le contesté y le pregunté por él,a lo
que me dijo que había
pensado toda la noche en lo que habíamos hecho
y que estaba feliz
de que hubiese pasado a lo que yo también le
dije lo mismo.
Me preguntó si tenía algo que hacer ya que el
quería ir a caminar
a la orilla del río, yo le dije que tenía que
ver si mi vieja
precisaba algo y que si no no había problemas,
yo pensaba que él
estaba tramando algo para seguir con lo
nuestro pero pensé en el
río, que hay tanta gente, pero llamé a mi
vieja y me dijo que no
precisaba nada pero que tenía que comer algo
antes de irme.
Así lo hicimos ya que Pedro comió con nosotros
y salímos, él me
dijo que tenía que pasar primero por la casa a
buscar plata para
el ómnibus y dejarle una nota a su mamá que se
iba al río.
Llegamos y yo le pregunté por su madre ya que
ella había
trabajado de noche y como era que ahora se
había ido a trabajar
de nuevo y me dijo que le había pedido una
compañera de ella para
cambiar de turno y ella aceptó, yo pensé que
algo iba a pasar ya
que cerró la puerta con llave luego de que
entramos.
Bueno escribió el mensaje para su madre y fue
a su cuarto, yo me
senté en el sofá y el regresó desnudo con una
bermuda en sus
manos, indudable que lo hizo para calentarme
ya que la tenía
parada y su capullo se veía rojo.

Se acercó a mi y mi cara quedaba a la altura
del descomunal
pedazo, me miró y me preguntó si se me habia
pasado el dolor de
ayer a lo que conteste que si, él me agarro la
cabeza y me puso
la verga en mis labios, yo lo miré y vi en su
cara la satifasción
que sentía al tenerme así y yo empecé a
lamerle el tronco, la
cabeza y me la puse en la boca hasta tragarla,
como él me había
enseñado el día anterior. El gemía y respiraba
hondo, yo me
estaba poniendo a mil, luego él la sacó de mi
boca y se sentó al
lado mío se puso la bermuda y me besó en la
boca, yo no entendía
nada, luego miró la hora y se levantó para ir
para adentro, yo
estaba como loco quería seguir y mi verga
hacia fuerza para
encontrar la libertad, no paso más de un
minuto qcuando sentí
que golpeaban la puerta y quede helado, Pedro
me gritó que
atendiera que él estaba en el baño que ya
salía, volvieron a
golpear y contesté que ya iba, yo seguía con
mi verga al mango
e intenté acomodarla lo más que podía, abrí la
puerta y para mi
sorpresa era Marito (el negro) yo debo de
haber quedado pálido
porque él me dijo en tono sarcástico que pasa,
soy un fantasma
o te pasa algo, no le contesté, pasá que ya
viene Pedro, está en
el baño acoté, que estará haciendo esta pinta
en el baño, es un
peligro, yo quise cambiar de tema y le
pregunté por los padres
y hermanos y me dijo que estaban bien, me
preguntó si íbamos a
ir al río y le contesté que sí, a lo que él
dijo yo también me
acoplo.

Yo estaba nervioso pero al mismo tiempo pensé
que quizás Pedro
le había contado algo, pero quité eso de mi
cabeza ya que había
sido la noche anterior y no creía que lo
hubiera visto. Lo raro
que él me miraba distinto que otras veces y
además miraba mucho
mis piernas y entrepiernas, a mi ya se me
había bajado la verga
del miedo que tenía, habrán pasado unos cinco
minutos cuando se
escuchó a Pedro llamar a el negro, que
enseguida fue y eso me
puso nervioso, y otra vez habrán pasado 5
minutos cuando Pedro
me llamó a mi, me paré y las piernas me
temblaban yo fui al baño
pero me volvió a gritar del cuarto que estaban
ahí, abrí la
puerta y me encontré con los dos mirándome de
frente, desnudos
y agarrándose sus respectivas pijas, yo quedé
helado y mudo, sin
poder decir nada hasta que Pedro me agarró de
la mano y me acercó
a Marito para ponerme la mano en su enorme
pero enorme pija, mi
corazón estaba a punto de salirse y no atinaba
a hacer nada
entonces Pedro me dijo.

-Viste lo que te decía, mirá que verga tan
grande y bien negra,
yo la miraba sin hacer nada, Marito se me
acercó y me dijo Omar
quedate tranquilo que nadie va a saber lo que
va a pasar acá, yo
ahi lo corté y le dije como puedo confiar si
ayer tu amigo me
dijo que quedaba entre nosotros y por lo que
veo te lo dijo
todo, fue entonces que Pedro agregó, se lo
conte porque pienso
que vamos a gozar bastante los tres y además
cuando nosotros
empezamos a cogernos él siempre me decía que
le encantaban tus
nalguitas y tus piernas, y que como le
gustaría cojerte, de eso
ya paso mucho tiempo y ahora que tenemos la
portunidad no la
vamos a dejar pasar, es más hoy antes de ir a
tu casa fui a la
de él y le conté todo y quedamos a la hora en
que venía por eso
yo miraba mucho el reloj, así te dejaba solo y
que le abrieras
la puerta, quedate tranquilo que ahora si
nadie más lo va a saber,
eso me tranquilizó un poco.

Luego Pedro se me puso atrás y empezó a
besarme el cuello, la
espalda y bajaba bien despacio, a su vez yo
tenía la verga del
burro en mi mano y la empezaba a masturbar en
eso Marito me
abrazó y me estampó un chupón que me
enloqueció, duró unos
segundos y me hizo agachar para que se la
chupara, yo la agarraba
con las dos manos y me faltaban mas dedos para
cubrirla era
bestial y solo he visto muy pocas igual a la
de aquel negro, el
gozaba cada vez que le pasaba la lengua por el
tronco y ni hablar
cuando me la metía en la boca, estuvimos asi
un buen rato, Pedro
me chupaba el culo con una maestría que hacía
que me retorciera
todo, luego me empezó a poner un dedo y
despues otro y otro ya
que se había untado con la crema que la noche
anterior me había
hecho suyo, me dolía un poco pero creo que mi
calentura podía
más que el dolor y además cada vez me dolía
menos, en eso Pedro
dejó de lamerme se acercó a Marito y a mi boca
y dejó su pija al
lado de la del negro para que yo chupara las
dos yo ni lerdo
empecé a besarlas a las dos y escuchaba que me
decían cosas que
me ponían bien al mango "guachito, vas ver
como te hacemos gozar
y como te vas a tragar estos pedazos, yo de
vez en cuando,
cuando no la tenía adentro les contestaba
ellos hablaban y se
chuponeaban, yo seguí chupando y sacando algun
juguito de la
calentura que tenían, después se separaron de
mi y Marito me
tiró en la cama y agarró el pote de crema, yo
me quería morir
sabiendo lo que iba a pasar pero lo deseaba
tanto que no me
importaba si me iba a doler, Pedro puso una
almohada debajo de
mi cintura y abrió mis nalgas, escuche que le
decía a Marito...
-Viste lo que te decía, que nalguitas y que
culito divino que
tiene y Marito contestaba siiii se lo voy a
comer todo, lástima
que no fui yo él que lo desvirgó, jodete le
dijo Pedro ahora
estamos a mano vos me lo rompistes a mi y yo a
él.
Marito me dijo que me aflojara que no me iba a
doler, que la iba
a poner despacito y que la crema iba a ayudar,
sentí que Pedro
mirando de lado me habría nuevamente las
nalgas y luego sentí un
calorcito en la puerta de mi culo, Marito
empujaba despacio y
despacio y me decía... te gusta mi vida, te
gusta esta pijita
negra que te esta comiendo,sííííííííííííííí mi
vida
síííííííííííí,le gritaba yo, ponemela por
favor, ponémela toda
le rogaba, y él me decía despacio mi amor dejá
que se te abra
todo así la podés gozar más, no te apures que
esto recién
comienza (la verdad que eran unos hijos de
puta porque me
estaban enloqueciendo y se ve que tenían
experiencia y mucha
para hacer delirar a cualquiera, él siguió
metiéndola y la
sacaba un poquito y la metía de nuevo, ya
Pedro se había
colocado de rodillas frente a mi cabeza y la
levantó para
ponerme su pija bien dura en mi boca, así se
fue dando todo y
Marito a pedido de Pedro empezó a metérmela
más ligero y con más
fuerza hasta que de una embestida me dijo...
!!!tomála toda mi
vida, tragátela toda que ya estás a punto y me
la encajó. Yo
pegué un grito que se debe de haber escuchado
de la calle y
Pedro me dijo que mordiera la almohada antes
de gritar, empezó
a dolerme un poco y Marito se quedó quieto un
instante y me
decía que ya se me iba a pasar que la tenía
toda adentro, le
pidió a Pedro que trajera el espejo del baño
para que viera
como y hasta donde me la tenía metida, Pedro
obedeció y volvió
con el espejo y lo ubicaron de tal forma que
yo pudiera ver ese
panorama, yo no lo podía creer, la tenía hasta
los huevos y él
sacaba y ponía para que yo la viera, te juro
amigo que ese negro
tenía no menos de veinte cm. después se la
medimos y media
22 cm., x 5) un burro burro, bueno a mi a esa
altura me salía
de a poco la leche de la calentura no
aguantaba más, Marito me
pidió que me levantara pero con la verga
adentro y me quedara
en cuartro patas y así empezó a hacerme la
mejor cojida desde
día anterior, yo alucinaba y sentía como
entraba todo adentro
mío, para eso Pedro se habia puesto atrás de
Marito y le puso
su pedazo, el negro ni gritó y así nos
estábamos garchando !!
que divino!!! Luego de un rato el negro ya no
aguantaba más y me
la sacó, yo sentí un vacío enorme pero por
poco rato ya que ahora
era Pedro que entraba adentro mío
diciéndome... Paaa!!! como
tenés el culo mi amor parece tu boca yo no lo
creí y les pedí que
acercaran el espejo para ver y que razón tenía
me lo había dejado
tan grande que si hubieran querido meter una
mano entera me
hubiera entrado, bueno fue unos segundos y
Pedro me volvió a
cojer y Marito me metía la pija en la boca,
bueno lo que podía
(después ellos me enseñaron a respirar y
metérmela toda en la
boca) yo notaba que el negro estaba que no
podía más,
entrecerraba los ojos y los habría mirándome y
me sonrreía, me
preguntaba si me gustaba y me decía que se
moría conmigo, de
repente me agarró la cabeza y me la enfundó
hasta el fondo, yo
hice arcadas, pero no solo eso sino que pensé
que me ahogaba
cuando sentí dentro de mi boca todo el
torrente de leche que el
negro me estaba brindando, el gemía y
gritaba!!! Síííí mi amor
tragátela toda que es tuya, yo no pude seguir
tragando todo
aquello porque me llenó la boca y me ahogaba,
aun después de
sacarla de mi boca seguía largando chorros de
semen que me
bañaba la cara y caían al suelo, despues se la
lamí toda y se
la dejé limpita, él se agachó levantó un poco
de leche del piso
con la mano la puso en su boca y me besó
profundamente, en eso
Pedro estaba que no podía mas después de ver
lo que había pasado,
me tiró en la cama de espaldas, me levantó las
piernas hasta los
hombros de él y me la metió de una, la sacaba
y la metía que
parecía en cámara ligera hasta que gritó: me
voy, me voy!!!! y
sentí algo calentito en mi culo que terminó de
enloquecerme,
luego me pajearon entre los dos y Marito dejó
que lo cojiera y
le acabé adentro como un loco.

Después descansamos un poco, arreglamos el
cuarto y nos fuimos
al río, en el viaje no dejábamos de hablar de
lo bien que lo
habíamos pasado y que a todos nos había
gustado, yo les comenté
que la próxima vez quería tener mas actividad
ya que me encanta
cojerme los culitos y me dijeron que desde
ahora íbamos a
disfrutar de lo lindo unos con otros, así
estuvimos como un año
y en alguna oportunidad lo hicimos con más
chicos y con alguna
minita que se prestaba a todo.

No se si es que ahora estoy caliente por
recordar todo aquello,
tengo la verga como un tronco de dura y la
leche asoma por su
abertura, que lástima no poder estar con
alguien en este
momento....
Un abrazo

OMAR

PD: Espero que hayan gustado mis relatos y me
escriban.
[email protected]

Omar Sorondo

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Categorias

Paginas

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: