Inicio » Relatos de Familia

Gracias Hija

Comentarios (0)

Soy un hombre casado de casi 52 años y tengo una hija de 24. Ella es delgada, mide 1.65 metros y es rubia. Tiene un cuerpo muy sexy y normalmente viste con faldas cortas, lo que deja sus lindas piernas a la vista.

Hace unos años, cuando ella tenía unos 18 años de edad, una noche, estábamos en la sala mi esposa y yo viendo una película en la televisión. Cuando la película terminó, noté que mi esposa se había quedado dormida en el sillón. Me levante y subí las escaleras a nuestro cuarto con la intensión de arreglar la cama, y después despertar a mi esposa para que subiéramos juntos a dormir. Al llegar a nuestra recámara, vi que mi hija estaba dormida en nuestra cama. Traía puesta una falda corta y en la posición que estaba, se notaba muy bien la curva que se le formaba en sus nalgas. Se le podían ver los calzones fácilmente y sus piernas muy bien torneadas eran motivo de excitación; al menos para mí. Pensé en levantarla y llevarla a su cama, pero de repente se me ocurrió ver un poco más su cuerpo y le levanté la falda un poco. Al estar contemplando su trasero, tuve una erección muy fuerte y el corazón me empezó a palpitar con fuerza. Me quedé viendo y excitándome por un par de minutos hasta que pensé en rozar un poco sus piernas con mis manos, esperando que no se despertara. Empecé a hacerlo y me calenté demasiado, pensando que en cualquier momento pudiera tener una eyaculación precoz. Como vi que no se despertaba, le empecé a hablar en voz baja, pero mi hija estaba completa y profundamente dormida. Se me ocurrió sacar un condón de mi cajón del tocador y me lo coloqué lo más rápidamente que pude. Moví un poco a mi hija para que quedara completamente boca abajo y le levanté la falda lo más que pude. Poniendo mis piernas a sus costados, prácticamente me encimé arriba de ella teniendo ligeros roces en sus glúteos con mi miembro que parecía reventarse. Duré apenas un minuto cuando se me vino el orgasmo. Hacía tiempo que no tenía uno igual. Rápidamente fui al baño y me limpié, tirando el condón por el drenaje de excusado. Me calmé un poco y después traté de despertar a mi hija para ayudarla a que fuera a su cama. No pude despertarla bien, de modo que la tomé en mis brazos y la llevé a su recámara. Iba completamente dormida. Llamé a mi esposa y nos fuimos a dormir; yo todavía con una especie de arritmia por lo sucedido. Al día siguiente le dije a mi hija en tono de broma que se había quedado dormida en nuestra cama. Ella sonrió y dijo que no se acordaba, pero me dio las gracias por pasarla a su cama.

Pasados 6 años, ella ahora tiene 24 años y su cuerpo ha evolucionado de un modo fantástico. Ella ya terminó  su carrera de publicidad y tiene novio.

Hace tres día, ella llegó a la casa como a las 10:00 de la noche. Traía sus ojos rojos y parecía como que había llorado. Le pregunté que le pasaba y no me dijo nada. Ser limitó a decirme “Nada papá”. Se subió a su recámara y poco después bajó a la cocina a tomar un poco de leche. Traía un camisón de dormir corto y unos calzoncillos delgados. Estaba descalza. Se me acercó, estando yo en la sala y me dijo. “Gracias por preguntar papá, pero en realidad ando un poco triste porque mi novio y yo nos peleamos; subí a ver a mi mamá pero está bien dormida”. Se sentó junto a mí, y no pude dejar de admirar sus piernas y su cuerpo tan bien formado. Estuvo viendo televisión conmigo un rato y después, se me acercó y me abrazó. Se quedó un par de minutos abrazada a mí y me dijo: “Papá, me acompañas a mi cuarto para que me acuestes como cuando era chiquita”. Desde luego, no pude decir casi palabra y solo emití un “aja!”. Apagué la televisión y subimos juntos las escaleras a su recámara. Estando ahí, se acostó boca abajo. Me dijo “¿me darías un masaje? Yo asentí de nuevo con un “hm hm!”. Empecé a darle un masaje en la espalda y casi al minuto me pidió que bajara las manos a la cintura. Como ya tenía yo una erección, metí mi mano derecha a acomodarme el miembro dentro del pantalón. Mi hija, seguro lo notó y me dijo: “Si quieres acuéstate arriba de mí, como lo hiciste cuando estaba en mi adolescencia”. Me sorprendí bastante y casi no pude decir nada. Sin embargo, me subí arriba de ella y empecé a sobarla con mi miembro en sus partes nobles. Al minuto me dijo: “Papá, creo que es mejor que traigas uno de tus condones y lo uses”. Me levanté presurosamente y entré a mi recámara, tratando de no despertar a mi esposa, y extraje un condón. Me lo puse y cuando regresé a la recámara de mi hija, ella se había quitado los calzoncillos dejando solo el camisón, y mostrando desnudas sus nalgas. Todavía estaba boca abajo. Me dijo: “Me lubriqué muy bien el ano y quiero que me lo hagas por ahí”. Yo he de haber parecido un zombie obediente porque inmediatamente le puse mi miembro erecto en la puerta de su ano. Empujé un poco y en un momento se introdujo la cabeza. Ella gimió un poco y me dijo: “Despacio porque me rompes”. Apenas pude contenerme en no empujar rápido, porque cada vez que mi miembro se introducía a ella, parecía que me venía.  Logre meterle todo mi miembro pero no pude contenerme más de un minuto y se me vino el orgasmo. Recordé aquel orgasmo que había tenido hacía 6 años, pero éste era real, y dentro de ella. Nos quedamos quietos como 5 minutos y poco a poco se lo saque. Me fui al baño y me limpié. Minutos después regresé con mi hija y le murmuré: “Gracias hija”. Me contesto: “No, gracias a ti papá”.   

Fin de 1ra. Parte.

una esperiencia inolvidable: Mi cuñadita

Comentarios (0)

Quiero compartir este relato que es parte de mis experiencias con quien quiero tanto: Mi cuñadita.Me llamo Will, tengo 35 años y quiero contarles lo que me sucedió hace tiempo, cuando mi esposa recién acababa de tener a nuestra bebe. Por su cuidado tuvimos que irnos a estar unos días a la casa de mis suegros, una casa de 3 cuartos, en uno dormían mis suegros, en otro los papas de mi suegra, y en el tercero mi cuñadita, a quien llamare Karen, quien para ese entonces recien acababa de cumplir 18 añitos. Nos quedamos en el cuarto con mi cuñada, pero como solo había una cama, mi esposa y la niña se quedaron en la cama y mi cuñada y yo en el suelo. Como el espacio no era muy amplio solo cupo un colchón, por lo que tuvimos que compartir y quedamos uno junto al otro. La primera noche descubrí lo bien desarrolladita que estaba mi cuñada, sus pechitos ricos, unas nalgas paraditas y firmes, y una cintura muy bien formada, así mismo un rostro angelical y una boca deliciosa. Nos acostamos algo tarde, mi esposa y la bebe durmieron casi inmediatamente, por el cansancio del día, mientras yo no podía dejar de pensar en la mujercita que estaba a centímetros de mi, sin yo desearlo mi pene se empezó a endurecer, mi deseo por tocar a mi cuñada se volvió casi desesperante, aunque mi temor por verme descubierto o expuesto era igual. Quise forzar el sueno, pero no pude, así que comencé a planear lo que a continuación haría: me voltee, quedando mi mano justo a un lado de su cadera, podía sentir el contacto con su short, que por cierto era muy corto, de algodón y ajustado a su figura, eso me puso a mil, a pesar que únicamente era mi dedo menique el que estaba tocando aquel suave algodón. Ella estaba boca arriba y podía ver la sombra de sus lindos pechos sueltos,( sin ningún sostén que los apresara, solo una estrecha blusita los cubría), gracias a un poco de luz de luna que entraba por la ventana. No hubo ningún tipo de reacción de parte de ella, por lo que me decidí a continuar con mi plan. Suavemente empecé a deslizar mi s dedos sobre su abdomen, acariciando con ternura ese firme abdomen y decidido llegue hasta su entrepierna, por supuesto sobre la ropa, lo estaba disfrutando, cuando de repente con un movimiento lento se gira para quedar frente a mí, los dos recostados de lado, tengo que aceptarlo me asuste tanto, que quite la mano inmediatamente y cerré mis ojos, aunque mi respiración me delataba, estaba súper excitado. Cuando no hubo más movimiento, abrí nuevamente los ojos y pude observar ese bello rostro frente a mí, con sus ojitos cerrados, su figura sensual expuesta totalmente, lo que me obligo a continuar con mi faena, volví a deslizar mi mano hasta llegar a su short, el cual gracias a la posición en que se encontraba, había formado un hueco entre la piel y la tela, donde hábilmente deslice mi mano. Fue maravilloso sentir esa piel tan suave y caliente, sumamente despacio y con mucha suavidad continúe deslizando mi mano hasta que sentí la parte superior de su vulvita, el inicio de sus labios vaginales, me detuve para asegurarme que estuviera dormida, (no sé si estaba dormida o se hacia la dormida), pero al confirmarlo continué acariciando tan delicioso manjar, era un éxtasis, continúe bajando hasta poder tener en mi mano su ardiente conchita. Comencé a escuchar su respiración como se aceleraba, a medida que mis dedos jugaban con sus labios vaginales, abriéndolos para encontrar su clítoris, estuve así , unos 15 minutos, pero mi necesidad y mi deseo por ella crecía, quería mas, así que comencé a bajarle despacio y sigilosamente su short, junto con su calzoncito con mis dedos, deteniéndome cada centímetro, en busca de alguna reacción de su parte que me hiciera detenerme, al no haberla continué hasta lograr bajarlas lo suficiente para que su vagina quedara descubierta, fue entonces que decidí dar un paso más en esta arriesgada aventura, y suavemente me acomode para poder llegar con mi cara hasta su deliciosa vulva, la cual comencé a besar, ( gracias a los consejos de mi esposa tenía una rajita bien rasuradita) mientras continuaba bajando su short junto con su calzoncito hasta liberarla por completo. Sentía sensaciones abruptas en mi interior, decidí explorar con mi lengua, comencé a lamer aquel manjar, empujando despacio deseando abrir esos ricos labios vaginales, cuando comenzaba a estorbar el hecho de que tenía sus piernas entrecerradas, algo increíble paso, con un leve movimiento comenzó a abrirlas (siempre haciéndose la dormida) hasta quedar totalmente expuesta para mi, y sin más comencé a comerme completamente aquella delicia, su olor y sabor eran especiales, combinación de pureza y juventud, así estuve por cierto tiempo, sabiendo que no podía parar, ya que quizás sería la única oportunidad que tendría de disfrutarla completamente, (por aquello de los prejuicios y los ataques de conciencia ) empecé a tocar sus senos, apretándolos por los nervios, a todo esto mi lengua seguía recorriendo todos los espacios posibles dentro y fuera de su vagina, ya sus fluidos vaginales se hacían notar, su respiración agitada delataba que lo estaba disfrutando tanto como yo. Quería probar el sabor de sus pechos, por lo que con un movimiento rápido y siempre cauteloso subí hasta ellos, y con agilidad los descubrí, no lo podía creer, tenía casi totalmente desnuda a mi querida cuñadita, me abalance a besarlos, sin dejar de pensar que estaba chupando por primera vez aquellos pechos virginales, deliciosos, no hay otra palabra para expresar lo rico que estaban, pasaba de uno a otro, los apretaba y succionaba sin más, ( a todo esto estoy seguro que se hacia la dormida, era muy fuerte para que no se hubiese despertado). Decidí continuar con mi plan y en lo que disfrutaba aquellas delicias, me baje mi bóxer, a estas alturas ya empapado y despacio me fui posicionando sobre ella, que continuaba con las piernas abiertas, por lo que no se me dificulto conseguirlo. Al momento de hacer contacto mi pene, que explotaba, con su rajita, sentí como se estremeció todo su cuerpo, creo que en ese momento no había retroceso, si mi esposa se despertaba, nos encontraría desnudos y a mí sobre su hermana, vaya riesgo, pero les aseguro valió la pena, (no tenía pensado penetrarla, por lo menos esa noche). Continué sobre ella haciendo suaves movimientos corporales, besando sus pechos, y empujando despacio mi pene sobre su rajita.De pronto me detuve y contemple su cuello y sus labios y sin más comencé a besar su cuello, a lo que sentí una leve respuesta corporal, (cosquillas probablemente), la cual fue cada vez más usual, lo cual denota que lo estaba disfrutando, busque lentamente llegar a sus labios, hasta que con ternura comencé a besar su boca despacio, suavemente, con muchísima ternura, pero sin conseguir respuesta, (Imagino que si respondía al beso se vería descubierta de que no dormía)aunque no importaba, me bastaba saber que al igual que yo lo disfrutaba. De repente me encontré con movimientos cada vez mas rítmicos, mi pene quería entrar, ya no le bastaba estar a la puerta quería entrar, pero no podía, era demasiado arriesgado, pero sin desearlo, ante el mover de mi cuerpo y los líquidos que salían de su vagina, parte de el comenzó a entrar, mi glande había abierto los pétalos, estaba adentro, aunque fuera un poco, era lo MAXIMO, no podía mas, iba a explotar, estaba pronto a eyacular, por lo que detuve el movimiento, pero no me retire de sobre ella, ni mucho menos de lo que había logrado penetrar, así mientras el deseo de eyacular se esfumaba, comencé otra vez suavemente a moverme, los 2 lo estábamos disfrutando, cuando de repente, un movimiento en la cama, donde dormía mi esposa, me obligo a quitarme de encima de su hermana y recostarme (más bien tirarme rápidamente a un lado)Con rapidez me dedique a subirle su calzoncito junto con su short y le baje la blusa, quedando exhausto después de tan grata y riesgosa faena. La noche prosiguió hasta el amanecer, al despertar me asalto la duda si mi amada cuñada me delataría con sus papas y con su hermana, por lo que me levante rápidamente a ducharme, esperando huir antes que todos se levantaran, pero cuál fue mi sorpresa cuando salí del baño , toda la familia estaba despierta, preparándose para sus diferentes quehaceres, cuando entre al cuarto vi a mi cuñada buscando su ropa para entrar al baño, y me saludo como si nada, también mi esposa que se despertaba en ese momento me saludo y me pregunto cómo había dormido, a lo que mi cuñada le respondió: Durmió como un bebe. Esa fue una de tantas veces que dormí como bebe, ustedes me entienden. En otra ocasión les contare mi historia con mi suegra.

mi mama mercedes

Comentarios (1)

mi nombre por obvias razones lo omitire solo digo que esto es completamente verdadero y como nacio mi aficion alas relaciones incestuosas y como  tambien nacio mi fetiche de mirar vestidas alas señoras con faldas o vestido con botones .mi hitoria comienza alos 14 años en un pueblo rural en el sur de mexico .soy el unico varon en mi familia tengo dis hemanas  que son mayores que yo y que se casaron y viven en otro pueblo a dos horas de camino .bueno desde pequeño siempre pase la mayor parte del tiempo solo pues mi padre era camionero y aveces demoraba hasta dos meses sin ir ala casa .mi mama ala cual llamare mercedes en ese tiempo tenia :6 años es morena clara delgada pechos grandes caderas y nalgas no muy grandes pero bien definidas. de estatura mediana y pelo largo negro liso casi hasta la cintura .puedo decir que era padre y madre pues ella se encargaba de mi educacion mi alimentacion y todo lo relacionado ami desarrollo jamas la habia visto con morbo ademas nunca habia tenido la oportunidad de mirarla desnuda pues era muy cuidadosa y muy discreta cuando se bañaba .pero una noche fue diferente esa noche se baño y se puso una falda color khaki hasta la rodilla con botones adelante y una blusa blanca sin mangas se miraba que no tenia bracier .despues de cenar se solto una tormenta con truenos relampegos.se fue la luz y me dijo que no podia dormir asi pues como estaba haciendo mucho calor salian los alacranes y le podia picar uno y si algo le tenia pavor era alos alacranes .me dijo que esa noche me acostara en su cama .cada uno se voltio asu lado pero el calor no me dejaba dormir en cambio ella estaba cerca del ventilador .

dormia muy comoda .en eso algo me llamo la antencion vi que su falda estaba levantada y descubri que no tenia panty pues con la luz de los relanpagos se podian apreciar sus vellos pubicos .mire con cierto nerviosismo y miedo pues nunca habia mirado una  mujer asi y mas a una señora  .con mucho  miedo estire la mano y alcanze a tocar algunos vellos con mis dedis pense que se despertaria pero no fue asi siguio durmiendo como si nada .no quede satisfecho y continue tocandola y como no se despertaba le dessbroche los botones de su falda y conteple su vajina descubri que era muy velluda.asi la deje y me quede dormido .por la mañana finji que estaba dormido se levanto se acomodo la falda y se abrocho los botones no me dijo nada .continuara

mi prima marian

Comentarios (0)

hola amigos quiero comentarles como empece una relacion filial con mi prima hermana llamada marian .que en esa epoca tenia 15 años y yo 17 .mi prima ere piel  blanca pechos grandes cabello lacio largo a media espalda y era delgada con unas nalgas y una caderas tambien grandes mide 1,.60 . tenia un par de meses que diempre que estabamos solos me provocaba diciendome que  le tenia miedo que era gallina y que alo mejor hasta era puñal .solo me reia y le decia un dia de estos te voy a dar una buena cojida y me dijo ya sabes cuando gustes .y ese dia era viernes y mi tia y su esposo habian salido y solo estaba marian mi prima .y en  mi casa tampoco habia nadie asi que decidi ver unas buenas peliculas pornos asi como algunas revistas .estaba empezando a masturbarme .cuando tocaron la puerta y pregunte quien era y me  dijo soy yo marian y le dije que haces aqui y me dijo vine a visitarte .y le dije pasa.entro y se sento en la orilla de la cama y comenzamos mirar la pelicula porno. la tome de su mano y le dije "esas provocaciones son enserio o es cotorreo tuyo y me dijo la verdad estoy enamorada de ti y deseo que seas mi marido y quiero entregarte ati mi virginidad  .y le dije tu eres una chava muy guapa y puede tener mejores galanes y me puso el dedo en mi boca y me dijo te amo y tu eres el hombre de mi vida y los demas no me importan si son guapos o feos estiro su mano y la llevo hasta mi verga y dijo .haber dejame ver tu verga me bajo mi short y cuando la saco dijo es muy gruesa y muy cabezona haber si  aguanto que me la metas toda .se arrodillo y comenzo a lamer mi verga intento metersela toda. en  boca pero no pudo y comenzo a chuparmerla de forma torpe .y le dije levantate .esa tarde aun levaba su uniforme de la escuela una blusa blanca con una falda rojo con negroa cuadros y con botones adelante y medias blancas.se acosto y le quite su calzon y vi que todavia no tenia muchos pelos acerque mi lengua y comenze a chuparle su clictoris y sus pelos .y de pronto me dijo ya damelo mi amor quiero tenerte adentro se lo acomode e intente meterselo pero por su virginida fue muy dificil .tome una poca de crema y la puse en mi verga y se la acomode y poco a poco comenze a metersela y cuando llego al lugar sagrado pego un grito y un hilo de sangre salio de su panochita y me decia por favor mi amor sacamela que me duele mucho! poco me importo y comenze a bombiarla con fuerza mientras su panocha estrecha revibia mis embates con furia y nos besabamos y me decia lo mucho que me amaba.sgia bombiandola y despues de 15 minutos termine adentro de su panocha se levanto y me dijo desnudame .le quite su blusa y su falda y quedo nien encueradita.y le dijje que se pusiera de perrito pues asi me la comenze a cogermela con fuerza mientras la tomaba de su cabello mientras me decia asi asi asi mi amor no pares voy termina ya quiero tu leche damela y despues de 20 minutos volvi a venir ademtro .se volvio a limpiar y me sente ycomenzo a darse de sentones y hasta terminar adentro de su panochita .se paro y se limpio su concha y me limpio la verga con su boca y me dijo que ya le dolia su panocha y la verdad tambien ami me ardia un poco la verga y le dije mamamela y se arrodillo y comenzo a chuparmela despues de un rato se los heche en su boca se limpio se vistio y  me dijo vamos a buscar un lugar seguro mi amor para podernos amar sin temor y le dije eso si esta bien y me dijo te amo y me beso y se fue para su casa.continuara

mi madre mi amor clandestino

Comentarios (1)

hola amigos por medio de esta pagina quiero compartir algo que he llevado guardado por años y que hoy voy a comfesar soy  mexicano de un estado del sur de mexico actualmente tengo 34 años y esto comenzo cuando tenia 15 años en mi casa soy el unico varon tengo dos hermanas pero se casaron muy jovenes y se fueron a vivir fuera de mexico a usa para ser exacto .bueno en ese tiempo mi madre tenia 34 años no era una modelo pero para mi estaba perfecta .era delgada con una que otra llantita ,pechos grandes caderas y nalgas no muy grandes pero si muy definidas .mide 1.60 y  tiene el cabello largo casi hasta la cintura y de cara muy aceptable .desde pequeño pase mucho tiempo con ella pues mi padre era camionero y se ausentaba hasta un mes de la casa .siempre hubo mucho respeto por ambas partes era muy reservada con sus intimidades pocas veces la escuche diciendo grocerias y jamas platicaba con hombres que no fuera yo o mi padre. todo empezo a finales de mayo habia un calor terrible y se aproximaban las primeras lluvias .no era raro que se bañara todas las noches mas o menos slas .10 pm , se baño y se puso una falda corta tipo escoces de color roja con cuadro negros y botones adelante y una blusa blancas sin mangas .no se cuantas veces la mure vestida asi sin despertarme el mas minimo morbo pero esa noche cambio nuestra relacion madre- hijo para siempre nada volveria a ser igual .despues de cenar .por mala suerte comenzo a tronar el cielo y relampagiar presagio tal vez de una tormenta .y slos pocos minutos comenzo a lovosnar y seguido se solto un diluvio con truenos y relampagos y hasta rayos y se fue la electricidad .nos quedamos a oscuras y teniamos un problema era epica de los alacranes .y ese era el pavor numero uno de mi madre pues por un alacran perdio un bebe y agonizo .asi que me pidio que me quedara a dormir en su cama pir precaucion.acepte y cada uno se acosto por su lado, Ala una am desperte por los truenos y los relampagos y me fije hacia donde dormia mi madre y algo me llamo la antencion pues tenia la falda levantada y con los relampagos se podia apreciar su vello pubico pues no tenia panty .en ese momento muchos sentimientos recorrieron mi mente y una extraña exictacion hizo que mi pene se pusiera muy erecto .me acerque y con mucho cuidado comenze a tocar su vello pubico estuve haciendolo 5 minutos y como no despertaba .le acomode la falda y con mucho cuidado le comenze a desabotonar la falda poco a poco hasta dejarla semidesnuda fue una imagen que hasta la fecha guardo con mucho amor y ternura ,oservar ami madre con su vajina ami dispocision era un premio unico.me dormi y asi la deje aun sabiendo que estaba expuesto a un severo castigo por su parte .muy temprano desperte eran las 5 am y me asome y aun segui semi desnuda .alas 6 am se desperto y se acomodo la falda y se abrocho los botones de su falda y se fue ala cocina no hubo reclamos ni regaños como lo imaginaba .regreso y me dijo ni te levantes esta cayendo un diluvio y no vas a ir a trabajar .dije pues ni modos ahora a descanzar cuando la vi entrando al cuarto fue inevitable .ver su falda justo en su entrepierna y me imagine que era uo quien le volvia a desabrochar la falda y y la empezaba a penetrar .se sento en la orilla de la cama y me acomode y mi verga rosaba sus nalga logico que sintio pero no me hizo ningun regaño ni me llamo la atencion .se fue ala cocina y con el pretesto de tomar  taza para mi cafe  pegue mi pene asus nalgas y solo dijo !hay casi me quemo ! .durante el dia no hubo mucho que hacer desayune y me acoste pues estaba un poco desvelado y el frio invitaba a descanzar un poco .ya en la noche se metio a bañar y cuando salio tenia un vestido color azul cielo con tirantes  y un poco corto y muy delgado .y me dijo que me volviera a quedar en su cuarto.pues asi con mi presencia habia dormido muy bien se sentia muy segura . cada uno se durmio por su lado y alas 3 am volvi a despertar y lo primero que hice fue ver como tenia su vestido y como en el primer dia los tenia casi hasta el estomago y logico sin panty no dude ningun segundo y me dispuse a volver a acariciar ese paraiso prohibido para mi .estuve unos 10 minutos acariciandole su concha y ya contentoble acomode el vestido y me volvi a dormir .como era costumbre por la mañana se desperto y miro hacia la ventana aun llovia y asi era imposible trabajar en el fango .otro dia mas para contemplar esas caderas y esas nalgas y ni hablar de sus pechos .despues del desayuno.fui a mi cuarto y lo organize un poco y puse una pelicula y hice palomitas . la verdad  no hacia ya mucho calor .fue ami cuerto y se sento en mi cama conmigo a mirar la pelicula y hizo un comentario que me saco de balance .hace mucho calor esta bueno para andar desnuda .y mi primer comentario fue decirle y luego que espera usted sabe que estamos en comfianza y me dijo ahorita no tengo calzon solo el vestido y le dije y eso?.pues como tengo mucho vello en mi conejito me roso mucho .y le dije pues pongase de esas faldas o vestidos abotonados de adelante asi se mantendra fresca y me dijo y si verdad y ademas esa ropa es muy practica cuante dan ganas de hacer cositas ricas dolo desabrochas unos botones y por ahi lo metes no necesitas desnudarte completa .y me dijo ya en estos tiempos todo es permitido ya no es como antes ahora .estaba asombrado jamas la habia escuchado hablar asi y mucho menos vestirse asi de corto no digo que fuera una monja pero tampoco andaba vestida asi de corto .esto apenas empezaba continuara viene lo mas interesante  

experiencia inolvidable: Mi suegra

Comentarios (0)

Ha llegado la ocasión que les contare lo que sucedió con mi suegra, después de mi experiencia con mi cuñada aquella noche, como lo mencione en el relato anterior, quizás por los ataques de su conciencia o por prejuicios, ella se mudo al cuarto de mis suegros con el pretexto de que estuviéramos con mas privacidad, mi esposa, mi hija y yo; No tuvimos más contactos eróticos sino hasta mucho tiempo después, (luego les contare). Los días transcurrieron de lo más normal, en nuestra relación familiar, hasta que un día por la noche, mientras todos dormían, me levanto al baño a orinar, eran como las 12:00 de la medianoche, cuando salgo, estando parado en la puerta, sin haber apagado la luz veo a mi suegra que salía de su habitación rumbo hacia mí, vestía un camisón que transparentaba su figura, que para sus 49 años está bastante bien, unos pechos grandes, algo caídos por el paso del tiempo, pero llamativos; sus caderas anchas, y sus nalgas grandes también afectadas por la gravedad. No apague la luz para darle paso a ella que se dirigía también a usar el baño, al pasar frente a mi me sonríe y me regala un beso en la mejilla de buenas noches, cerrando tras de ella la puerta y dejándome en la oscuridad de la noche. Me dirijo al cuarto con el pensamiento en mi mente de la figura de mi querida suegra, pensamiento que me acompañaría durante un buen rato antes de quedarme totalmente dormido.Al despertar por la mañana, automáticamente me invade el mismo pensamiento: Mi suegra y lo bien que se veía! Me incorpore y me dirigí a ducharme y prepararme para el trabajo, cuando salí ya me encontré a toda la familia en sus actividades diarias, no pude evitar el ver a mi suegra, parecía que la estaba empezando a desear como mujer. Desayune y salí hacia el trabajo, el día transcurrió bastante rápido entre una y otra faena, aunque debo aclarar que pase pensando todo el día en mi suegra, hasta que llego el momento de regresar a la casa, estaba deseoso por verla nuevamente, y así fue, al abrir la puerta de entrada, ahí estaba ella sirviéndole la cena a mi suegro, llevaba puesto un vestido, nada provocativo, pero no era necesario, su sola presencia me provocaba. Salude a toda la familia, después de pasar a lavarme las manos, me senté a la mesa, y ni por un momento quitaba de ella mi mirada, creo que fue tanta mi insistencia que ella lo noto, y me regalo una linda sonrisa, con algo de nerviosismo.Por temor a llamar la atención de mi suegro y de mi esposa me resigne a ver televisión, y ya solo la veía de reojo, pero con el mismo deseo.Después de cenar me dirigí a la habitación a terminar un trabajo que tenía pendiente, y sin darme cuenta las horas pasaron hasta que llego mi esposa a acostarse junto con la niña, por lo que tuve que bajar a la sala a terminar el reporte. De tan ensimismado que estaba en mi tarea, no me percate de lo tarde que era, hasta que escuche una puerta abrirse y cerrarse, de inmediato pensé en mi suegra, nuevamente escuche una puerta cerrarse, casi seguro era la del baño, y casi seguro que era mi suegra, sin dudar y motivado por el deseo de encontrarme aquella figura nuevamente, cerré la compu, apague la luz de la sala y de dos saltos llegue hasta la segunda planta, donde justo en ese momento, efectivamente mi suegra salía como el día anterior, solo con su camisón. Cuando me vio, me sonrió y pregunto que hacia, a lo que le respondí que estaba terminando de hacer un trabajo, pero que ya me iba a acostar. Mire hacia las habitaciones y comprobé que todas estaban con la puerta cerrada, por lo que me decidí y la abrace, quería sentir sus pechos junto a mi, yo estaba solo con un bóxer y una camiseta sin mangas. Ella extrañada me dejo hacer y me pregunto si todo estaba bien, yo le dije que si, que solo quería expresarle mi amor y agradecimiento por todo lo que nos estaba apoyando a mi esposa y a mi. Ella sonrió y me propino otro beso , yo no me separaba , no quería hacerlo, deseaba tenerla así toda la noche, Apreté su cintura mas fuerte contra mi, y creo que pudo sentir mi pene totalmente erecto, porque se aparto rápidamente y disimuladamente echó una mirada a mi bóxer, solo atino a desearme buenas noches y rápido entro en su habitación. Yo entre en la habitación con una calentura que no pude descargar con mi esposa ya que todavía estaba con la dieta post parto. Al día siguiente por la mañana era sábado, nadie se levanto temprano solo yo, me fui a estudiar, ya que estoy estudiando solo fines de semana, al regresar en la tarde, no había nadie en la casa. Imagine que habían ido a la iglesia, por lo que me dedique a ver televisión. De repente me asalto una idea, aprovechando que no había nadie me dirigí al cuarto de mis suegros y busque en el depósito de la ropa sucia, quería encontrar cualquier prenda interior de mi querida suegra, sostén o algún calzoncito, y para mi suerte ahí estaban, habían 2 piezas , las tome y las oli, era algo delicioso, era el olor de su sexo, sin poder evitarlo me empecé a tocar mi pene, lo frotaba pensando en ella, estaba ya casi por terminar cuando escuche el ruido del carro de mi suegro , por lo que rápido puse todo como estaba y baje a recibirlos. Pasamos una noche bastante tranquila, como a eso de las 10:00 p.m. subí a ducharme, y cuando salí solo cubriéndome con una pequeña toalla hacia el cuarto, mi suegra estaba en su habitación, pase frente a ella, y pude ver en sus ojos una mirada diferente, fue una sensación extraña, nunca antes me había visto de esa manera, me gusto, me sentí deseado. Pude notar también que traía puesto no un camisón, sino una camiseta para dormir, la cual que le cubría hasta un poco arriba de la rodilla, se veía bastante sexy esa noche. Entre a nuestra habitación, mi esposa dormía, me acosté desnudo esa noche, ya que era una noche bastante calurosa y me dispuse a dormir. Algo que no conseguí, pensando en aquella mirada que me había lanzado mi suegra, y la curiosidad de saber si al igual que los otros dos días se levantaría a medianoche para ir al baño, pero si así fuese como saldría, que le diría en esta ocasión, 3 coincidencias seria mucho . Pensando estaba en eso cuando se escucho aquel ruido de una puerta que se abre y se cierra, unos pasos y otra vez el abrir y cerrar de la puerta del baño. No pude evitarlo, salte hacia afuera, tomando únicamente la toalla para cubrirme, con mucha agilidad abrí y cerré la puerta tras de mi, me quede en lo oscuro, hasta que se abrió la puerta, y pude ver su figura, entonces sin ella haberme visto apago la luz; Yo hice un pequeño ruido para que notara mi presencia, a lo cual me llamo por mi nombre como preguntando si era yo. Si le respondí, escuche una pequeña risa, lo que me hizo suponer que ella también presentía nuestro encuentro. Nos quedamos callados unos segundos entre la oscuridad, lo que me permitió escuchar los ronquidos de mi suegro ( de mi esposa no me preocupe, pues por el cansancio de la maternidad, toda la noche duerme como una roca) me acerque a ella y la abrace, ella correspondió el abrazo y sintió mi torso desnudo, acariciándolo suavemente. Sabía que era algo arriesgado lo que hacía, pero tenía que hacerlo, no aguantaba más, la presione hacia mí y despacio la comencé a besar sensualmente en la mejilla, acariciando su espalda, ella se quedo quieta; Era ahora o nunca, tenía que hacerlo, deje caer mi toalla, quedando totalmente desnudo, continué besándola cada vez más cerca de la boca, comencé a escuchar su respiración agitarse, sus manos bajaron lentamente como para verificar mi estado, descubriendo así mi desnudez, lo cual la puso bastante nerviosa, no sabía qué hacer, tome el control y le agarre su mano llevándola hasta mi pene, escuchando una suave exclamación de su parte, pero dejándose llevar, ¡Ya estaba!, continué besándola sin animarme a llegar a su boca, su agitación era cada vez mayor, me di cuenta de su disposición cuando sentí que comenzó a apretar mi pene y suavemente comenzó el sube y baja. Me animé, busqué sus labios, bese la orilla de los mismos y sentí como ella empezó a responderme mis besos, abrió un poquito su boca, lo cual me permitió entrar en ella, besándola apasionadamente. Comencé a tocar sus senos, no hubo resistencia, estaba que explotaba, no lo podía creer, mi suegra se estaba entregando a mí, continué besándola y ella no soltaba mi ... estaba disfrutándola, baje mis manos para levantarle la camisa y tocarle sus nalgas, y vaya sorpresa, no llevaba calzón, pude sentir sus nalgas en todo su esplendor y de inmediato mi mano se poso en su entrepierna, que estaba ya bastante húmeda. En ese momento que me detiene y me quita las manos agarrándome del brazo, me lleva abajo, hasta la sala, nos detenemos frente al sillón, siempre en la oscuridad, cuando de repente es ella quien me abraza y comienza a besarme desesperadamente, yo continuo con mis tocamientos hasta que le quito su camiseta dejándola totalmente desnuda, y comienzo a besar sus tetas, que ricos pezones, puedo escuchar su jadeo, la jalo hacia mí y por primera vez siento todo su cuerpo desnudo junto al mío, despacio la acuesto en el sillón y bajo a su entrepierna, ella se asusta, preguntándome que voy a hacer, y sin responder mi boca busca su vulva, beso sus labios vaginales, mi lengua lame esa vulva caliente, una, otra, y otra vez , mis manos están apretando sus pechos, con la lengua abro paso al interior, presiono para que entre, mientras que con una mano empiezo a abrir esos labios hasta encontrar su clítoris, con el cual juega mi lengua, empieza un estremecer de su cuerpo, sus fluidos son cada vez más abundantes, de repente me toma la cabeza con sus manos y la presiona contra su vagina, presiona con fuerza contra mi boca, puedo sentir sus espasmos, Terminó. Yo no aguantando mas, me levanto y me acomodo sobre ella para poder penetrarla , rápidamente y con la facilidad generada por nuestros fluidos comienzo a entrar, Oh, es algo delicioso, no sé si es lo prohibido, pero estoy tan excitado, estoy temblando, comienzo a moverme con potencia, a cada embestida empieza mas y mas sus gemidos, que delicia es escuchar mi nombre de la boca de una mujer que está disfrutando tanto, sigo bombeando mas y mas, con más fuerza, presionando sobre su clítoris, buscando que termine por segunda vez , y en segundos otra vez ese tambaleo, sus gemidos fuertes y constantes, siento sus espasmos y esa cantidad de fluidos que me confirman que en efecto conseguí la tarea. Ahora me preparo para mi momento, sigo bombeando mas y mas, y después de unos minutos le lleno su vientre de abundante y caliente semen, Ah que delicia, nos besamos, por varios minutos, quedando luego en completo silencio, hasta que un llanto suave se deja oír, le pregunto que si se siente mal, respondiéndome que no!, que era que porque hacía tiempo no sentía todo lo que esa noche yo le había hecho sentir. No sé qué hora era, pero sabía que debía volver, no fuera que mi suegro o mi esposa notaran la ausencia de sus seres queridos e infieles. Nos levantamos, ella se puso su camiseta, mientras que yo la tomaba de la mano y nos dirigíamos hacia arriba a nuestros respectivos dormitorios, nos despedimos en el pasillo con un beso, ella entro al baño, me imagino que a limpiarse, y yo tome la toalla y limpiándome entré sin hacer mucho ruido.Todo seguía igual, mi esposa dormía, pero pensándolo mejor no todo seguía igual, ahora yo era el amor de mi suegra y ella el mío. En la otra ocasión les contare que sucedió con la tía de mi esposa.

Mi Tío Me Enseño Los Grandes Placeres (1)

Comentarios (0)

                                                               DE  REGRESO  A  PERÚ 

Recuerdo la primera vez que tuve sexo, fue casi a los 17 años, todos dicen que la primera vez es hermoso cuando lo haces con la persona que amas, pero en mi caso no fue exactamente así, mi primera vez no sería con un novio que amaba, si no sería con mi tío STEVE, así es, mi propio tío me quitaría la virginidad y me introduciría en el mundo de los placeres sexuales. 

Me llamo Érica, soy peruana de nacimiento, naci en el departamento de Chimbote que se encuentra al norte de la capital de Perú, LIMA. 
A los 7 años deje el Perú para transferirme a la hermosa Suiza, mi madre se caso con un Suizo y yo por ser menor de edad conseguí el pasaporte Suizo, unos años más tarde mi mama ayudo a mi tío Steve venir a la suiza pero el ya tenía 18 años así que solo le quedo encontrar una suiza para casarse y conseguir el pasaporte.

Al principio me era difícil por el idioma, en Suiza se hablan 3 idiomas: alemán, italiano y Francés Y nosotros vivíamos en el Cantón Zürich y ahí se habla Alemán pero no como el que hablan en Alemania si no que acá se habla El Suizo Alemán 
Sufrí mucho con el idioma pero con el trascurso de los años llegue a hablarlo a la perfección, tanto así que hablo como una verdadera Suiza, tengo el dejo de ellos y la pronunciación excelente. 
Con el pasar de los años conseguí popularidad en la escuela Suiza, además de mi condición de latina aunque era una de las pocas que había, fue gracias a mi desarrollado cuerpo. 
Cuando cumplí 13 años mi cuerpo empezó a desarrollarse más que las otras chicas, sobretodo mis senos, crecieron mucho, Ya a los 14 años tenía la talla que tengo ahora, y eso era muy llamativo para los hombres, lo que me volvió la más popular y deseada de la escuela. 

A mis 14 años sucedieron muchas cosas en mi vida, como la primera vez que empecé a fumar y tener mi primer novio. 
Después de eso seguí con mi vida, a los 6 meses mi madre me dio una noticia que no la esperaba, me dijo que viajaría a Perú por un asunto laboral, mi mama estaba muy ocupada y pensó en mi además habían pasado 7 años desde que deje Perú, salte de Felicidad, por fin regresaría a Perú y me quedaría en Lima por un mes. 

Lleve mucho equipaje, todos los encargos de mi mama, lleve mis mejores atuendos, quería impresionar, así soy yo, coqueta y vanidosa, me gusta estar siempre bien vestida y hermosa. 
Mi padrastro suizo Albert me llevo al aeropuerto porque mi mama no podía, ya en el avión me puse a pensar en todo lo que me había pasado en estos 7 años en Suiza, ahora regresaría a mi tierra natal, después de dos horas llegue a Madrid y después tuve que esperar como 3 horas para tomar el vuelo directo a lima, como había tanto que esperar, me fui a un bar a comer algo para después ir por un teléfono público para hablar con mis amigas, tenía que hacer algo si no me aburría. 
Llego la hora, subí al avión y por suerte me toco con un niño como compañero de asiento y pude estar al lado de la ventanilla así podía observar el cielo
Muchas horas después me dio sueño y me quede dormida con la cabeza recostada a la ventanilla y cuando desperté ya estábamos sobrevolando Brasil, ya estaba en Sudamérica, unas horas después llegue por fin a Perú. 

Cuando baje del avión, sentí una sensación muy agradable, después de recoger mis equipajes pude ver a mi tío Eduardo y mi tía Roxana que me estaban esperando. 
Cuando llegue hacia ellos los abrasé muy cariñosamente, después de tantos años sin verlos era muy lógico mi cariño, mi tío coloco mis pesadas maletas en el auto y nos marchamos del aeropuerto 
Cuando llegamos a la casa de mis tíos, mis primos me recibieron gentilmente, habían crecido tanto, mi tía había preparado mi habitación, estaba muy ordenadito y agradable, ese sería mi residencia por un mes, A los días siguientes fui a visitar a mis demás tíos, tías, primos y primas, con dos de mis primos llegue a tener mucha confianza y con ellos me fui a varios lugares de lima, eran como mis guardaespaldas 

Después de dos semanas conocí a un amigo de mis primos que me pareció agradable pero claro no como los pretendientes de mi escuela que eran hermosos. 
El se llamaba Matías y llego a agradarme lo suficiente para agarrar confianza y después de 3 días mis primos me dijeron para ir a una discoteca y yo acepte y claro Matías también fue, aquella noche me divertí mucho, podía tomar lo que quería no había nadie que me lo impidiera, como a las dos horas Matías se me declaro y como yo estaba casi media ebria decidí aceptarlo, en parte también para olvidarme definitivamente de Ronald mi primer novio.

Todos mis primos se sorprendieron cuando me vieron besándome con Matías, no podían creer que tan rápido había sucedido, tal vez para ellos les sorprende pero para mí no, las suizas son muy liberales y como yo he vivido tanto años en Suiza, Aquella noche Matías se sentía orgulloso de tener una enamorada muy hermosa, cuando me besaba pareciera que se quería morir, para mí el estar con él fue una experiencia única, nuestra relación duro casi dos semanas antes que me regresara a suiza, durante esas semanas, descubrí que Matías eran tan diferente a los demás chicos que conocía y esa diferencia me hico sentirme diferente a la Érica que vivía en suiza, esa humildad me hiso valorar muchas cosas, cambio muchas cosas en mi. 
el ultimo día Matías lloro porque dejaba el Perú, el se había enamorado locamente de mi, y todo eso me puso sentimental, le dije que algún día regresare otra vez al Perú, Matías me abrazo tiernamente y me dio nuestro último beso, Al día siguiente tome el avión y regrese a Suiza. 

En los meses siguientes trate de estar en comunicación con él, le decía que posiblemente viajaría entre dos meses y él se alegraba, tenía esa esperanza pero lamentablemente no sucedió estuvimos en comunicación pero lamentablemente la distancia y el tiempo son enemigos en una relación a distancia, poco a poco deje de comunicarme con el 

Varias de mis amigas me decían que lo que me había pasado solo era una aventura y con el pasar del tiempo deje de pensar en Matías y a los dos meses un día que estaba con una amiga en un bar café llame a la casa de mi primo Erick y le dije que le dijera a Matías que nuestra relación ya no daba para más y que todo se había acabado 
Mi primo le dio el recado a Matías y él se puso a llorar, no había perdido la esperanza y mis palabras termino con todo, fue lo que me conto mi primo cuando lo llame otro día, al principio me dio pena pero después me olvide de él 

Así pasaron los meses y años hasta que cumplí 16 años y mi cuerpo empezó a tener la forma que tengo ahora aunque era más pequeña pues media 1.67, también mi trasero desarrollo su forma actual, había desarrollado un cuerpo muy lindo pues no tan solo soy hermosa si no que mis senos son grandes y mi trasero es formadito y paradito como les gusta a los hombres, y ese gran desarrollo fue lo que llamo la atención a Steve mi propio tío. 

Steve era una persona que le gustaba la buena vida y la libertad, por eso cuando llego a tener el permiso de estancia en Suiza no paso poco y se divorcio de la mujer con la que se había casado después de todo eso comenzó a disfrutar la vida loca, tenía varias mujeres a veces hasta tenía una relación con dos y hasta con tres mujeres claro duraba hasta que una de ellas lo descubriese, Ninguna relación que tenia duraba tanto hasta que conoció una hermosa italiana con la que duro más que las otras, Cinzia era una hermosa rubia, pero todo tiene su final y después de un año de relación todo se acabo y fue en ese época que comenzó a fijarse en mi, mi cuerpo ya no era el de una niña si no el de una completa mujer 
Yo estaba hecha toda una hermosa mujer, fue ese cambio en mi que él comenzó a verme con otros ojos, ya no como su sobrina, si no como toda una mujer y yo me di cuenta de todo eso cuando me lo demostró. 

Yo tuve una relación de enamorados con un hermoso suizo 3 meses después de haber cumplido 16, Nick era un suizo muy guapo tenía unos hermoso ojos azules, un bello rostro, físicamente era un hombre como deseamos todas las mujeres, Pero a pesar de su físico no era tan dulce como lo era Matías, y por supuesto mi tío Steve no lo veía con buenos ojos a Nick, sentía envidia porque estaba conmigo, y a veces que venía a mi casa Steve me encontraba con Nick besándonos en el balcón. 

Steve a veces no podía disimular su cólera y nos mandaba indirectas, a veces él hablaba con mi madre por la relación que tenia, pero para su mala suerte Nick era querido por mi mama. 
Pero como nada es perfecto 4 meses después Nick me engaño con otra y lo supe nada menos por Steve, que lo vio con esa besándose por el lago de Zürich, el muy genio le tomo varias fotos. 
Cuando Steve me entrego las fotos me sentí desilusionada y dolida por la traición de Nick, cuando lo encontré el muy descarado actuaba como un romántico, diciéndome dulces palabras pero cuando quiso besarme yo le detuve y le entregue las fotos, Nick se quedo frio de la impresión y cuando me miro le di una cachetada con todas mis fuerzas, le dije que fue una amiga quien tomo las fotos, no le dije la verdad. 

Nick me pidió perdón pero de nada servía así que le di otra cachetada y lo deje para siempre, con eso Steve se gano mas mi cariño y confianza y a los días después, yo estaba en un parque sentada descansando de mis ejercicios, había corrido por más de media hora, cuando Steve me llamo al celular y le dije que estaba en el parque, el dijo que no me fuera que en unos minutos llegaría yo le dije ok, a los casi 10 minutos el llego. 

Steve cuando me vio con la vestimenta de deportista se detuvo un momento impresionado de como la licra apretaba mi delicioso cuerpo, el trato de disimular pero sus ojos lo traiciono, nos dimos los 3 besitos de bienvenida y se sentó, nos pusimos a conversar, me pregunto, como estaba después de lo sucedido con Nick y yo dije que ya no me importaba ese idiota a pesar de haber tenido una relación de 4 meses con él, para mí no valía la pena derramar una sola lagrima por él, yo era fría en ese momento, además ahora estará con esa, Steve me dijo que no permitirá que nadie se burle de mí y yo lo agradecí y lo abrasé, fue en ese momento que él me tomo de la nuca y quiso besarme, yo inmediatamente lo detuve y me separe de él, no podía creer que Steve había intentado besarme, pero él decidió desfogarse y lo dijo todo 

— Érica, me siento ¡Locamente! atraído por ti — yo me quede fría cuando dijo esas palabras, me dejo perpleja 
— ¿Que has dicho? Steve, tu eres mi tío, hermano de mi mama, tú me has visto crecer como puedes siquiera sentir ¡Atracción! por mi yo soy tu ¡SOBRINA! 
— pues ya deje de verte como mi sobrina, ahora te veo con otros ojos y te deseo Érica, me quitas el sueño todos los días yo no podía creerlo, pensé en ese momento que estaba soñando, pero era la realidad y Steve trataba de acercarse para besarme pero yo no me dejaba, a pesar de la loca actitud de Steve, yo lo quería mucho porque es mi tío, por muchos años vivimos juntos en Chimbote, el era más como mi hermano que mi tío, así que para mí no era fácil ese momento, si decía todo eso a mi madre ocurriría un terremoto familiar, y yo no quería eso pero no podía negar lo que Steve quería conmigo, así que me separe de él y le dije que no le iba a decir nada a mi madre y que se olvide de ese deseo aberrante. 

Ese día fue el más difícil de mi vida, estuve tan pensativa por lo sucedido, ni siquiera pude comer y me fui temprano a dormir a mi habitación, no pude dormir, estaba que pensaba y pensaba, no podía quitarme de la mente las palabras de Steve, me preguntaba ¿qué hice mal? yo nunca le di algún motivo, pensé que solo era eso un deseo sexual porque tenía un cuerpo deseable pero ni lejanamente eso era motivo para que Steve quisiera algo conmigo. 

Desde ese día comenzó lo difícil, Steve al saber que yo no iba a hablar, siempre intentaba algo conmigo en cada ocasión que se le presentaba, Cada vez que había una reunión y el estaba ahí, me comía con los ojos, ¿qué pasaría por su mente?, yo siempre me sentía incomoda pero trataba de ignorarlo 
Así estuve por varios meses, a veces lo llamaba al teléfono y el aprovechaba para decirme que me extrañaba y que me deseaba, pero yo era fuerte y ignoraba sus palabras, lo trataba como era, mi tío, en las ocasiones que estábamos solos en alguna fiesta o reunión, me devoraba con la vista, me decía que estaba hermosísima, que tenía unas enormes ganas de besarme, de sentir mis labios juntos a los suyos, pero yo le aclaraba que eso jamás sucederá. 
Todo se volvería peor cuando él se vino a vivir a mi casa, todo se volvió peor para mí, pero aun así valientemente me defendía de sus palabras 

Por unos meses su acoso disminuyo y yo pensé que se había arrepentido de ese aberrante deseo pero me equivoque, me confié de él y en una noche que ni mi mama, ni mi hermana pequeña, ni mi padrastro estaban en casa, Steve volvió a querer besarme pero esta vez yo le di la cachetada más fuerte que haya podido dar pero ni aun así el dejo de decirme cuanto me deseaba incluso me dijo que podíamos irnos a otro país a vivir juntos tanto con el dinero se puede todo, yo le dije que era un enfermo al pensar eso, nunca estaré contigo Steve le dije gritando, Otra en mi lugar lo habría denunciado pero yo no lo hice por temor a lo que hubiera ocurrido así que tuve que vivir así por medio año, hasta que un primo vino de Perú y cambiaria todo. 

Mi primo Erick el que le dio mi mensaje a Matías, ahora el estaba en Suiza, mi primo vivió con nosotros hasta que pudiese mantenerse solo y yo me sentía feliz porque gracias a él, Steve dejo de acosarme porque Erick era mi fiel acompañante pero Erick no era igual a Steve 
El jamás se fijaría en mí, es mas Erick me quería como a una hermana y yo igualmente, incluso le presente algunas amigas mías y Erick llego a enamorarse de una de ellas con la que tuvo una relación pero antes que eso sucediera, la llegada de Erick me hico recordar a Matías y en los 2 meses siguientes volví a ser aquella Érica sentimental de Perú. 
Poco a poco recordaba lo bien que pase en Perú y mi primo me convenció para que yo hablase con Matías otra vez y después de más de dos años volví a hablar con él. 

Hablamos por más de una hora y al hablar con él me hico sentir feliz me hico olvidar las cosas malas y por supuesto le pedí perdón por como acabo nuestra relación, felizmente el me perdono y me pregunto ¿cuándo venia a Perú? yo le respondí que no se… pero ahora que hablo contigo, tengo ganas de regresar otra vez a Perú y así sucedería. 

Durante un mes planee como haría para viajar porque en esos momentos estaba ocupada en mi trabajo como recepcionista de un lujoso hotel, busque una fecha adecuada y la encontré, podría viajar a Perú a inicios de febrero del 2002 y quedarme un mes. 
Le dije a mi madre que viajaría a Perú en febrero y que regresaría en marzo justo cuando entrara a trabajar al hotel, ella estaba de acuerdo y yo planee todo lo necesario para ir. 
Mi primo Erick y Steve comenzaron a frecuentarse, salían juntos a la disco con otras personas y claro Steve le enseñaba como conquistar una bella Suiza, ellos frecuentaban las discos latinas que son muy frecuentadas por las Suizas. 
Yo sabía que si le contaba la verdad a Erick de lo que quería Steve conmigo ya no lo frecuentaría y tal vez se peleara con él, por tal motivo nunca le conté la verdad a Erick. 

Cuando hable nuevamente con Matías me dio una terrible noticia que me hico sentir muy triste, Matías viajaría a argentina a vivir con su madre y hermanos que estaban allá, su viaje seria el 2 de febrero, esa noticia mato mis esperanzas y aquel día decidí si viajar o no y al final decidí que si lo haría porque ya tenía todo listo, además quería despejarme y disfrutar del viaje. 

Llego el 1 de febrero, mi primo me acompaño al aeropuerto y nos despedimos, cuando llegue al Perú me recogieron mis primas Sandra y Susana, en esta ocasión viviría en la casa de otros de mis tíos, mi tío Alejandro, su casa era grande y acogedora, ellos habían preparado una habitación para mi, acomode mi vestimenta en el armario y ordene mis demás cosas, al otro día fui a visitar a mis demás tíos, tías, primos y primas. 
Una semana después iba a ver una fiesta por el cumpleaños de uno de mis tíos, mi tío Mario y aquella noche habría una sorpresa que nunca me la espere. 

Como a las 12 y treinta tantos apareció nada menos que mi otro tío, el que menos me lo esperaba, ni más ni menos que STEVE, todos se quedaron sorprendidos porque nadie sabía que el vendría y yo menos, Steve dijo que quería sorprenderlos a todos y lo logro, yo me sentí diferente a los demás y dije en suizo alemán 
— “como pudo venir yo nunca me había enterado que el también viajaría” 
Su presencia me incomodaba y me Salí de ahí pero a la media hora tuve que regresar y me percate que no estaba solo, había viajado con un amigo búlgaro, Sven su más fiel amigo de locuras, cuando me vio, me dio mis tres besitos y le pregunte como habían hecho, pues yo ni sabía nada y el dijo que todo lo planeo Steve 
ellos estarían en Perú por un mes, habían alquilado un departamento por Barranco un distrito de lima y también un auto, yo me sorprendí mas con lo que Sven me decía, Steve lo había preparado muy bien, deje de hablar del tema y le pregunte a Sven si había visto una chica que le gustaba y él me respondió 
— “Si que hay una que me gusta y eres tu Érica” — su respuesta me hico sonreír tal vez me lo dijo porque yo estaba vestida muy sensual tenía un pequeño suéter dejando apreciar una parte de mis bellos y grandes senos 
— “gracias Sven, pero debe haber una que al menos te llame la atención” — dije sonriendo 
— “la verdad no hay nadie que te supere o la menos que este cerca a ti” 
Me reí por lo que me dijo y en ese momento se acerco Steve y dijo a Sven que traiga varias cervezas y el hico caso y Steve y yo hablamos pero en Alemán Suizo para que nadie nos entienda a excepción de Sven claro 
— “nunca pensé que vendrías a Perú de sorpresa” 
— “la verdad que tuve un tiempo libre en el trabajo y decidí aprovecharlo para venir al cumpleaños de mi hermano y claro convencí a Sven para que me acompañara” 
— “bien pensado Steve, pero no te creo nada, tú has venido porque yo viaje acá” 
— “¿eso es lo que piensas? Érica” 
— “Por Supuesto Que Si” 
— “aunque no creas, no vine por ti, vine porque tenía tiempo libre, además quería asistir al cumpleaños de mi hermano” 
— “pues sigo sin creerte” 
— “bueno si quieres créeme, total no me importa” 
— “ojala así fuera” 
— “pero ahora que te veo, no sabes las enormes ganas que tengo de sentir, saborear tus ricos labios, wuauhh… estas hecha toda una ricura, preciosísima mi princesa” 
— “y yo pensé que tendría paz en Perú” 
— “bueno mi princesa te tengo que dejar, nos vemos en otra ocasión” 
Steve se fue hacia mis tíos y yo me retire, me fui a la azotea a fumar un cigarrillo. 
No podía creer que ni siquiera en Perú, podría estar libre de Steve, su presencia me incomodaba enormemente, pero me dije a misma 
— no hacerle caso a ese ¡Asqueroso Enfermo! y sigue con tus vacaciones, ¡Diviértete! Érica. 
Todos los días salía con alguien de mis primos, quería disfrutar mis vacaciones, a veces salía con mis primas o primos, a la discoteca, Al centro de lima, al mar, al zoológico, al campo, hacia cualquier cosa. 
Me llegue a enterar que Steve había viajado al departamento de Chimbote al norte de Perú a visitar a otro de mis tíos 
— ¡Qué Bien! — me dije a misma aunque después de aquella noche que llego no lo había vuelto a ver, así que me daba igual si Steve estaba o no en Lima. 
Yo vine a divertirme, no me perdí ningún evento, Los días pasaron hasta que llego el 14 de febrero, el día de los enamorados y de la amistad y yo me sentí un poco triste al pensar que ese día lo hubiera pasado con Matías, pero decidí no bajar la moral y divertirme que a eso vine, mi mejor prima, Susana con la que tenía más confianza me dijo que un grupo de cumbia se presentaba en un complejo municipal que se encontraba a una hora de camino de la casa , dijo nos divertiremos y yo dije ¡Estupendo! cuenta conmigo esta noche bailamos hasta las últimas, Susana estaba emocionada y lo que me dijo después me dejo muda por unos segundos. 

Steve había llegado a lima y se entero del concierto, y nos invito para divertirnos y claro mi prima Susana había aceptado y yo no podía negarme así que le dije que será fabuloso. 
Me puse a pensar si estaba haciendo bien al ir al concierto junto a Steve pero yo no estaría sola estaría acompañada de Susana y además estaría Sven y Steve no podría hablarme en otro idioma porque Sven lo entendería, así que dije 
— Steve no podrás incomodarme jajá 
Unas horas antes me aliste para la noche como hacía calor no usaría un jeans, así que usaría una faldita y un suéter, me decidí por mi hermosa faldita azul y mi lindo suéter celeste, después de bañarme me seque mi cabello y me hice un hermoso peinado, cabello suelto con semis ondas, como a mí no me gusta maquillarme tanto, use solo lo necesario, a mi no me gusta pintarme de color los labios, solo me gusta usar un labial brillante, en el resto de mi rostro me gusta estar casi natural, solo use un poco de maquillaje en mis mentones. 

Después de estar lista, yo y mi prima salimos de la casa y al poco tiempo llego Steve con Sven y me di cuenta que Steve al verme me devoro con los ojos, total eso era lo máximo que podría hacer, nos subimos al auto, yo no quise sentarme en el asiento delantero así que me senté atrás con Susana y cuando estábamos por partir llego mi primo Manuel y nos pregunto dónde íbamos, Steve le dijo a un concierto de un grupo de cumbia y me sorprendió al invitar a Manuel pero como él estaba vestido deportivamente dijo que no pero Steve le insistió que así estaba bien además pagaría por nosotros y Manuel acepto, se subió y nos fuimos con dirección al concierto de cumbia. 

Como a la hora llegamos al complejo municipal, había mucha gente y claro los hombres que pasaban no dejaban de verme, uno incluso llego hasta mandarme un beso volado, Steve pago la entrada, el complejo municipal era enorme, era un enorme parque cerrado, el grupo de cumbia estaba alistando todo para dar inicio al concierto, Steve encontró un buen lugar, una mesa con varias sillas, nos sentamos y minutos después ellos se fueron a comprar las bebidas, después regresaron con dos cajas de cervezas de 12 botellas cada una, estaban heladitas justo como se necesitaban y a los minutos inicio el Concierto y nosotros comenzamos a bailar cuando se acabo la primera caja yo y Susana nos fuimos hacia lo más cerca del estrado y claro Steve y Sven se acercaron a nosotras mientras que Manuel se quedo sentado con las cervezas en la mesa. 

A mí me gusta casi todas las clases de música, a pesar de vivir en Europa no ignoraba, la cumbia peruana o como otros peruanos que porque ya están en Europa se olvidan de donde vienen, solo son unos acomplejados, pero yo no, yo sí que disfruto, en momentos bailaba con Sven y después con Steve, pero él no podía hacer nada más que comerme con los ojos. Jajá me daba gracia que no podía decirme lo que quería, aunque en momentos me empujaba hacia atrás para distanciarnos de los demás, pero jajá yo lo detenía, una hora después se acabo la otra caja y Steve saco de arranque tres cajas, ahora si durarían hasta el fin. 

A pesar de ser mujer tengo una buena resistencia para el alcohol, aunque jamás había tomado hasta quedarme acostada sobre el suelo, pues en suiza no podría hacerlo pero en Perú sí, porque no había nadie para controlarme así que esa noche tome como nunca hasta ese momento pero en cambio mi primo Manuel ya estaba borracho y se estaba durmiendo. 
Yo le desperté y el aviso que se regresaría a su casa, Steve le dio dinero para que tomara un taxi pues había tantos en la entrada del complejo, Steve lo acompaño a tomar el taxi mientras que nosotros seguíamos bailando, en algunas oportunidades algunos chicos se me acercaban para pedirme para bailar pero yo les decía que no, que estaba en grupo. 
de los 4 chicos que me pidieron solo uno parecía agradable físicamente, a la media hora el concierto acabo pero la fiesta seguía hasta las 2 de la mañana después de otra hora solo quedaba media caja, yo ya estaba casi ebria pues había tomado bastante pero igual me daba cuenta de todo, Susana en cambio ya estaba borracha y como a las 2 de la madrugada la fiesta se acabo, pero Susana aun quería seguirla y yo también así que Steve nos dijo para ir al departamento que había alquilado y que allá había suficiente trago para seguirla, yo dude un poco pero como Susana quería seguirla de todas formas, dijo 
— Que Estamos ESPERANDO... 
Aunque Steve estaba ebrio manejo sin problemas hasta el distrito de barranco y después de estacionar el auto en la cochera subterránea, Steve tuvo que levantar a Sven que se había quedado dormido, lo ayudo a ir al ascensor, yo y Susana habíamos tomado tanto que nos pusimos a cantar en el ascensor hasta llegar al último piso donde estaba el departamento 


Aquel departamento era acogedor tenía 3 habitaciones, un baño, una cocina y una sala, Steve dejo a Sven en su habitación y nosotros 3 la seguimos con la fiesta, como el departamento se encontraba en el último piso podíamos hacer toda bulla que queramos, más aun que en el piso de abajo no había ningún departamento alquilado, Steve había escogido un buen lugar para hacer pequeñas fiestas, punto para él. Steve saco varios tragos, ya nada de cerveza y puso música criolla, y minutos después nos pusimos a tomar, cantar y bailar 

Como a la media hora Susana ya no pudo más y se fue de frente al baño a vomitar, su resistencia había cedido, yo entre a ayudarla al poco rato su celular timbro y era su enamorado que la estaba llamando, después que hablaron Susana pidió a Steve que si podía llevarla, y el dijo que sí, pero y yo como quedaba pregunte, Susana dijo 
— quédate a dormir acá total hay una habitación más 
— está bien... Nos vemos mañana primita 
Nos dimos nuestros besitos de despedidas pero antes que Susana se vaya, Steve trajo dos vasos bien fríos de agua mineral después Steve me dijo cual era la habitación donde dormiría y después de eso me despedí de Susana y se fueron, A los minutos que se fueron, me fui al baño a refrescarme el rostro, me di cuenta que mis ojos estaban medio rojos pues había tomado como nunca lo había hecho hasta ese momento, pero a pesar de eso nunca vomite como Susana, pero después que Salí del baño por poco y me caigo, a cada paso podía caerme, cuando abrí la puerta de la habitación estuve a punto de caerme si no me agarraba fuertemente de la manija de la puerta, una vez adentro cerré la puerta y le di dos vueltas al seguro 
Abrí la ventana para que entrara aire y me lancé a la cama, ahí me di cuenta que tanto había tomado, la cabeza me daba vueltas miraba el techo y se movía, jamás había tomado hasta ese límite y al poco rato me dormí, así con toda mi vestimenta puesta, Aquella noche sucedería lo que jamás hubiera pensado que ocurriese. 

No se cuanto tiempo había pasado desde que me había dormido, una hora tal vez media hora, 20 minutos, no lo sé exactamente, cuando de pronto sentí una voz en mi oído que a cada segundo iba creciendo hasta que me despertó y me quede impresionada de lo que vi. 
Steve estaba a mi lado, estaba acostado en la cama conmigo, estaba adentro de la habitación donde estaba durmiendo 
— ¡Steve! ¿Cómo entraste a la habitación? yo le di vueltas a los seguros 
— yo tengo las llaves de todas las habitaciones 
— ¿cómo te atreviste a entrar? ¡LÁRGATE! de aquí, ¡FUERA! de la habitación — le grite muy fuerte pero el ni caso me hico 
— Érica como podría irme, si te tengo tan cerca a mí, puedo sentir el perfume de tu piel 
— Si no te ¡LARGAS! De inmediato voy a gritar hasta que Sven se levante — lo amenacé 
— Sven no se levantara, el duerme como una roca, en algunas borracheras que hemos tenido nunca se levanto ni por mas bulla que había 
Steve me había tomado de la mano reteniéndome en la cama además su peso casi sobre el mío me impedía de levantarme, su boca estaba a unos centímetros de los míos pero yo voltee mi cabeza para que no me besara 
— Steve ¡Déjame! vete De Mi Cama — en ese momento lo mire directamente a los ojos y le dije 
— o juro que contare, todo lo que has hecho hasta este momento a toda la familia y veras el terremoto que sucederá 
— no creo que lo hagas Princesa, has tenido tanto tiempo para decirlo y no lo has hecho y la razón es simple, porque en el fondo yo te gusto 
— Estas Completamente ¡Chiflado! si crees que me gustas, yo no he dicho nada por temor a lo que puede suceder pero esta vez has sobrepasado todo limite, ya no me importa lo que pueda suceder así que mejor LÁRGATE inmediatamente de mi habitación — esta vez lo dije con énfasis, ya no me importaba el terrible terremoto familiar que ocasionaría diciendo la verdad de Steve 
— Cuanto más te rehúsas mas te ¡Deseo! Érica 
— eres un ¡Asqueroso Enfermo! Steve, fijarte en tu propia sobrina, a quien has visto crecer, debes de tener excremento en la cabeza — lo dije con rabia 
— ya no te veo con los ojos de antes, tu ya dejaste de ser una niña, eres toda una mujer, muy hermosa y deseada 
— pues debes de tener ¡Cataratas! en los ojos al mirarme con lujuria 
— sabes Érica, la única razón que tuve para venir al Perú, fuiste tú, yo vine solo por ti, te extrañaba tanto, extrañaba verte, no pude quedarme en Suiza mientras que tú estabas acá en Perú ahora comprendes cuanto me vuelves Loco 
— y tu decías que no, ya sabía de antemano que habías venido a Perú solo por mí, y claro hoy día viste una oportunidad y la aprovechaste pero lo único que conseguirás será tu final 
— Érica, porque te esfuerzas a negar lo que deseas en el fondo o acaso soy feo para ti 
— claro que no eres feo, eres guapo pero eres mi tío 
— que importa que yo sea tu tío o tu mi sobrina después de todo eres una mujer y yo un hombre que quiere enseñarte los placeres… 
— tal vez tu ignores que soy tu sobrina porque tienes esa Horrible Obsesión conmigo pero yo jamás podría ignorar el que seas mi tío, así que por favor suéltame y vete de mi habitación 
— sabes Princesa, me moría por estar a solas contigo, cada vez que te veía, te deseaba locamente y esta noche estas hecha toda una lindura y por fin te tengo tan cerca de mí, Érica déjate llevar y veras que te hare disfrutar, gozar de tu cuerpo, no te vas a arrepentir de los placeres que descubrirás 
— No y No Steve, ya Déjame por favor, Olvídate de eso, tú necesitas ayuda profesional, estas a tiempo de curarte 
— jajá me gusta que te hagas la difícil, me da más ganas de besarte, sentir tus ricos labios, sentir la suavidad de tu piel 
— Eres Solo Un ¡Asqueroso Enfermo! 
— Érica no sabes la cólera que me daba cuando te veía junto a Nick, ese imbécil no te merecía y cuando lo vi con otra mujer no dude un segundo en tomarle las fotos, el solo te engañaba quería dársela de mujeriego pero yo no lo permití 
— te doy la gracias por eso pero ni aun así voy a caer en tus garras 
— y el otro idiota de Matías 
Yo lo mire con cólera por insultar a Matías 
— el no es ningún Idiota, Steve 
— como que No, el sabia que tu vendrías y aun así se fue a Argentina, si te hubiera querido de verdad hubiera hecho lo posible por quedarse, al menos por unas semanas pero nunca lo hico 
— y tu ¿cómo sabes eso? 
— Erick me lo conto 
Aunque me dolía, Steve tenía razón, Matías se hubiera quedado por mí, pero no lo hico 
— visto, ¿tengo razón? o no Érica, el no te quiere, en cambio yo si 
Yo me sentí dolida por lo de Matías y Steve aprovecho esa debilidad para besarme el cuello 
— Déjame, Steve — su lengua en mi cuello me hico debilitar y ahora suplicaba pero no luchaba como debía ser, al contrario parecía que su manera de besarme el cuello me retenía 
— Que Deliciosa Piel, que tienes Érica, vamos princesa, Déjate llevar, te hare gozar, te hare descubrir los grandes placeres, quien mejor que yo para enseñarte, los otros hombre solo buscan satisfacerse ellos mismos, solo son unos egoístas en cambio yo no. 
Steve había dejado de retenerme con sus manos y trataba de voltearme la cara para besarme, yo me resistía pero sus labios sobre mi cuello comenzaban a hacerme sentir algo extraño, algo que hasta ese momento era desconocido para mí, me estaba ¡excitando! 
— Steve, Déjame por favor — suplique — no me hagas más eso, yo soy tu sobrina… 
— eso es, lo que más ganas me da de desearte, porque eres un deseo prohibido, Princesa no puedes negarte al placer, vamos Érica olvídate que soy tu tío y bésame con pasión ¡Sí! 
— no, no puedo Steve, no puedo… — estaba completamente en sus garras 
La verdad que trataba de resistir pero ya no podía negarme, sus labios me estaban ganando, era la primera vez que alguien me besaba el cuello y de esa forma 
— Érica puedo sentir lo agitado de tu respiración, no luches más, deja que tus labios se unan a los míos 
Ya no pude resistir mas y me di por vencida y voltee la cabeza, Steve y yo nos besamos. 

Finalmente Steve hico realidad su más anhelado sueño, sus labios y los míos se habían unido, yo había resistido hasta donde había podido pero al final termine por ceder, el me besaba con una Gran pasión que ningún otro chico me lo había hecho antes, yo por mi parte ya había perdido, su manera de besarme me excito mas y lo bese con igual pasión. 
Nuestros labios estaban como poseídos, no se querían separar, Steve coloco su mano izquierda en mi cintura mientras que la derecha la tenia detrás de mi cabeza acomodándome cada vez que hacíamos movimientos para la izquierda y derecha. 
Steve no dejaba de besarme, en verdad estaba angustiado por besarme, tal vez porque eran los labios de su sobrina lo que lo excitaba más que nunca. 
— ¡Que Ricos Labios! que tienes Érica, no me cansaría de besarte 
Steve dejaba un momento de besarme para decirme palabras de gozo y de nuevo seguía besándome 
— Que Delicia, así... Princesa Bésame.... Bésame, tú también te morías de las ganas por besarme... 
Ya había perdido todo control sí que alguna vez lo tuve en aquella noche, estaba completamente sumisa a él, después de varios minutos de besarnos, Steve me beso otra vez al cuello mientras que su mano izquierda comenzó a bajar hacia abajo y una vez que llego hacia mis piernas me las acaricio, primero mi pierna izquierda la acaricio y subió su mano hasta mi pelvis mientras tanto nuevamente coloco sus labios sobre los míos, después comenzó a frotarme la pierna derecha hacia arriba y abajo, una vez que llegaba hacia mi pelvis bajaba hasta mi rodilla y comenzaba otra vez a subir, estuvimos así por varios minutos, El besándome mientras que con sus manos me acariciaba ambas piernas 
— Que Suaves Piernas Que Tienes Mi Princesa — esas palabras que me decía me excitaba mas, Steve dejo de acariciarme las piernas y esta vez metió su mano por debajo de mi ropa interior y me acarició mi vagina 
— como me lo esperaba tenias toda una selva escondida 
Era la primera vez que unos dedos me frotaba mi vagina, yo hasta ese momento jamás me había masturbado y Steve me lo estaba haciendo y muy bien porque mi excitación comenzó a crecer y crecer 
— Ahh... Steve Ahh... Mmmm Ahhh….. 
— si que te gusta mis dedos en tu rica conchita 
La verdad que sus dedos eran fabulosos, me estaban haciendo delirar de placer, mientras tanto Steve comenzó a meterme la lengua en la boca y como yo estaba recontra excitada hice lo mismo metí mi lengua en la suya, nuestras lenguas eran una sola. 
Varios minutos después Steve comenzó poco a poco a sacarme la ropa interior, no era fácil porque con una mano me masturbaba y con la otra me quitaba mi braguita hasta que utilizo ambas manos y me lo saco de golpe. 
Sentí un airecito por debajo de mi falda, Steve me abrió las piernas y coloco todo su cuerpo sobre mí y sentí su paquete, siguió metiéndome la lengua en la boca y a los minutos me dijo 
— ahora mi princesa prepárate a gozar con mi lengua que te hare disfrutar tu primer orgasmo 
Steve descendió hacia mis piernas, me levanto la falda y coloco su cabeza entre mis piernas y comenzó a lamerme el clítoris 
— Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh................. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh..... 
No podía creer el Gran Placer que sentía en ese momento, su lengua lamiéndome el clítoris me hacía sentir placeres desconocidos hasta ese momento y me dije a misma 
— a esto me estaba resistiendo, ¡Que Delicioso placer! Aghhhhhhhh…….. 
Steve no dejaba de lamerme el clítoris, yo me estremecía y estremecía ante tal placer 
— sigue Steve Ahhhhhhh……. No…. Pares…. Mnnn… Ahhhhhhhhh 
Que lengua tan Fabulosa, estuvimos así por más de 5 minutos hasta que comencé a sentir algo diferente, mi cuerpo se estremeció más que antes, mis músculos se contrajeron, el placer aumento sin control y llegue a dar un grito lleno de placer 
— Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh 
Hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh...................................... 
Agarre con fuerza el cabello de Steve, por poco y le arranco una gran cantidad, había tenido mi primer orgasmo y había sido una experiencia inolvidable. 

Me quede agotada por unos segundos a causa de mi primer orgasmo y Steve nuevamente me beso pero esta vez dulcemente y me dijo 
— Érica, ahora sabes lo rico que son los orgasmos y esto es solo el principio 
— ¿Solo es el principio? — lo dije agotada y Steve dijo 
— Si Mi Amor, esto recién a comenzado, aun desconoces varios placeres 
Después de decir esas palabras Steve me beso otra vez y a los minutos otra vez descendió hacia mis piernas y comenzó a lamerme el clítoris pero esta vez me introdujo uno de sus dedos a mi vagina, esta vez el placer fue superior, me estaba follando con su dedo mientras que con su lengua me lamia el clítoris, me estremecía a cada momento, Steve me introdujo otro dedo ahora eran dos dedos en mi vagina pero esta vez sentí un pequeño dolor pero era ocultado por el delicioso placer 
— Steve Aghhhh....... Ahhhhhhhhhhh...... Ahhhhhhhhhhhh... sigue por favor... no te detengas......... Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh 
A los minutos llegue a experimentar mi segundo orgasmo pero esta vez más intenso que el primero cerré mis piernas aprisionando la cabeza a Steve y esta vez sí le arranque algo de su cabello 
— Steveeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.............................. Aggggggggggghhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh..................................
Que delicioso orgasmo me hacía sentir Steve con solo su lengua y dedos, Después del inmenso placer abrí las piernas y libere a Steve quien de inmediato me beso otra vez 
— así me gusta que Goces Mi Amor, quiero hacerte Gozar innumerables orgasmos 
— Si, hazlo por favor Steve, hazme Gozar — nunca hubiera pensado que pronunciara esas palabras, esas suplicas. 
Steve obedeció pero esta vez me saco mi suéter y en frente suyo estaban mis grandes senos que estaban duritos por la enorme excitación, a mi no me gusta usar sujetador, Steve las agarro con sus manos y comenzó a chupármelas, su lengua hacia giros alrededor de mis pezones, yo lo tome del cabello mientras gozaba con esa chupada, por momentos dejaba mis tetas y me besaba. 

Después de varios minutos dejo mis senos y descendió a lamerme el clítoris pero esta vez me abrió el cierre de mi falda y me la saco, dejándome completamente desnuda ante él. 
Steve subió a besarme y esta vez note que él se había quitado el bóxer, yo y mi tío Steve estábamos completamente desnudos, nunca me lo hubiera imaginado ni siquiera en una pesadilla pero era la pura realidad. 
Note una inmensa cosa que me presionaba, era su polla que estaba ansiosa de entrar en mi tesoro, Steve agarro mi mano derecha y me llevo a su polla y me la hiso agarrar 
— Ahhh... Princesa, Que Rico se siente sentir tu mano que me agarra la polla 
— Es enorme — fue lo primero que dije 
— así es Érica, es toda tuya 
Era la primera vez que agarraba una polla, estaba tan duro y caliente, me dio un poco de miedo al saber que esa enorme cosa me entraría en mi conchita, pero ya no había marcha atrás 
— por favor Steve, despacio si — Steve me beso y me dijo 
— no te preocupes Princesa que no te lo voy a meter todita, solo la parte necesaria porque estas virgencita Mi Amor 
Esas palabras me confortaron y Steve coloco su polla en la entrada de mi vagina y me la introdujo 
— Auuuhhhhh…… — me dolió y me hico gritar de placer, una combinación fabulosa 
— Ahhhhhhhhhhhhh…. — Steve dio un gemido de inmenso placer al entrar en mi preciado tesoro, a cada momento me la metía y sacaba, sacaba y metía, yo gemía de placer y dolor, mi propio tío me estaba follando, me había quitado la virginidad. 
Ambos gozábamos al unir nuestros cuerpos, nos besábamos con una inmensa pasión, nos metíamos la lengua, ya no importaba nada si era mi tío, solo quería gozar y gozar y el obedecía. 
Mientras Steve me la metía y sacaba me decía cuanto me había deseado 
— Ahhh… Érica Mi Amor… desde que vi desarrollar tu Hermoso Cuerpo ya comenzabas a llamarme la atención Aghhh… me fue difícil creer que te deseaba más que a cualquier mujer, ninguna otra por más hermosa que sea podía hacerme olvidarte… Ahhhhhh… 
— Mnnn… Ahhh... Hasta donde ha llegado tu obsesión Ayyy… me estás haciendo el amor Auu… a mí, tu propia sobrina Ahggg…. 
— Ohh… Ahhhh… si, así es, todos las ocasiones que te veía, me moría por besarte, y cuando estabas preciosísima, me carcomía por dentro por tenerte Ahhhh… incluso cuando hacía el amor con otra mujer cerraba mis ojos y me alucinaba que eras tú a quien estaba haciendo gozar Ahhhh… 
— eres un Maldito Enfermo Ahhhh…. Alucinarte de esa manera conmigo 
— pero... Ahhhh… no puedes negar… que ha valido la pena… Ahhh porque has descubierto los placeres de la carne Ahhh…. Estas que gozas Ahhhh… y gozassssss…… 
— Ahyyyyy…. Mnnnnn…. Sí que me gusta enormemente que me hagas el amor pero eso no quita que eres mi tío, aunque en este momento ya no tiene importancia, pero…. Ahhhh… aun así…. Eres un… concha sumare…. Por follarte a tu…. Deliciosa sobrina…... Ahhhh…. 

Nosotros seguíamos y seguíamos haciendo el amor, Steve me tomo de la cintura y levanto mi cuerpo y el quedo en posición de arrodillado mientras que yo estaba sentada sobre él y en esa posición me chupaba las tetas mientras que yo lo cabalgaba y cabalgaba, miraba al techo, tenía la boca abierta dejando escapar gemidos y gemidos llenos de placer y dolor. 
A los minutos después Steve Se acostó de espalda a la cama y yo quede encima suyo, el seguía aprovechando que mis exuberantes tetas estaban a su disposición y las chupaba como un bebe sediento 
— Ahhhh……. Ahhyyyyy……… Mnnnnn…… Auuhhhh… Ohhhhhh… 
Eran los gemidos de placer que inundaban la habitación, estuvimos en esa posición por más de 10 minutos hasta que Steve ya no pudo más y saco su polla y me tomo de la mano para que lo masturbe, en ese momento salió chorros de esperma disparados a cualquier dirección, su polla parecía un Géiser 
Mi mano se embarro con su liquido blanco pegajoso y yo por curiosidad lo probé con mi lengua y sentí algo muy salado, su olor no me pareció desagradable pero su sabor si era demasiado salado. 
Steve se quedo agotado por algunos minutos pero sin embargo yo me acerque a su rostro y lo bese apasionadamente y Steve no se quedo atrás y volvimos a hacer el Amor. 
Esa fue una noche lleno de placer, el muy perro había puesto una pastilla en mi vaso de agua para que pudiera hacerme el amor sin necesidad de usar condón y así gozarme a plenitud 
Y al final nos quedamos dormidos abrazados como una pareja, aquella noche había perdido mi virginidad y no había sido un clásico novio si no que había sido nada más que mi tío Steve, y con eso inicio mi viaje hacia los demás placeres que descubriría más adelante.  

La hijita de mi prima

Comentarios (0)

Esta es la mejor experiencia que he tenido en mi vida sexual y en mi vida normal.  Y ocupa un lugar muy especial en mi corazón.Como suele suceder en varias familias, siempre hay una sobrinita que se enamora de su tío, en este caso ella es hija de una prima, desde su infancia desarrolló y creció un amor por mi persona, cosa que yo no sabía la magnitud, creía que las atenciones y todo eso era cuestión de la edad. Yo soy  11 años mayor que ella, a ella le diremos Sara (ficticio).  Como dije esa atracción era desconocida para mi, claro que siempre fue mi sobrina predilecta, a quien yo consentía mucho, màs que a otras sobrinas.  Inclusive llegamos a dormir varias veces en la misma cama, sin ninguna malicia.Cuando me casé a los 24 años, me contó mi tía, madre de Sara, que ella lloró casi tres días seguidos, luego estuvo varias semanas bastante deprimida.  Toda la familia le habló para decirle que ya no pensara en mi, que solo era una ilusión pasajera y que ella tenía toda su vida por delante, todo esto sin que yo supiera algo de lo ocurrído.Visité varias veces a la tía Mina, madre de Sara, sin saber todo lo que había pasado con mi sobrinita.  Sara ya no era la misma conmigo y pensé que era la edad.  Pasaron tres años, Sarita, como yo le digo, ya tenía 16 años, era toda una mujercita, siempre fue delgada, practicó varios años ballet, lo cual le hizo tener una linda figura, piernas largas y delgadas pero bien torneadas y duras, senos pequeños de adolescente, su traserito levantado por tanto ejercicio, cabello castaño largo.  Bueno Sarita era un angel, con una cara preciosa adornada con sus dos ojos verdes.Mi tía Mina estaba separada, y era muy amiga de mi esposa, ellas iniciaron un negocio de ropa y planearon traer mercadería de Nueva Orleans, asi que se fueron juntas y me encargaron a Sara, yo iría a dormir a la casa de Sarita para que ella no perdiera sus clases del Colegio.  No me imaginaba lo que ocurriría.Yo en lo personal no soy feo, tengo  mi atractivo, soy de pelo en pecho y en los brazos, me encanta el sexo a plenitud, lo practiqué mucho antes de casarme con varias novias, pero luego de casado senté cabeza.  Volviendo al tema, realmente Sarita era una muchachita muy atractiva.  El primer día me llamó Sarita a mi oficina, indicándome que su novio la llevaría a la casa,  ah bueno pensé, -Sarita ya tiene novio-, le dije que estaría en la casa a eso de las cinco.   Hubo una pausa y me dijo que quería pedirme un favor muy especial y que no podía negarme.  –Que será- le pregunté,   -Te lo diré hasta esta tarde- me respondió Sarita y colgó.Finalmente estuve en la casa, a solas con Sarita, y aquí vino la conversación que inició todo.·         Tío, quiero pedirte un favor especial, no se si lo comprendas!- me dijo Sarita un poco timida.·         Lo que sea Sarita, ya sabes que para mi eres muy especial y siempre has sido especial-Le respondí·         prometeme que no diras que no!- me dijo Sarita.·         Me asustas, pero.. te lo prometo- volví a responder.Sarita se quedó callada, como no encontrándo las palabras adecuadas, -Tío, sabias tu que yo había estado muy enamorada de ti?-Trague saliva antes de contestar –No, no lo sabía- le indiqué·         Claro que ahora ya no, no te preocupes- me dijo rápido, -todo mi mundo giraba a tu entorno, siempre tuviste un lugar en mi corazón, me dolió mucho cuando te casaste de repente, fueron los peores días de mi vida-  me dijo viendome a los ojos.·         Perdón, nunca creí que yo…-  quise responde, pero ella me interrumpió – pero, ya me repuse y ya casi lo olvidé, gracias, sin embargo, desde hace unos cuatro años atrás, me prometí a mi misma algo-,   hizo un silencio,  -què será??- le pregunté,  tomó aliento y dijo -..la promesa que hice fue que tu serías mi primer hombre en la cama, en la intimidad- Yo estaba helado,  -no se que decir-  le dije honestamente.·         No te preocupes, no quiero comprometerte, Yo tengo novio- me dijo Sarita para romper cualquier acercamiento. –Y desde hace unos meses hemos querido tener relaciones sexuales, pero yo le he dicho que ya no soy virgen, pero que esperemos, y lo que quiero es entregarte a ti mi virginidad, para liberarme de esa promesa y estar luego con mi novio las veces que queramos-  me dijo en forma seria. Iba yo a decir algo, ya que estaba sorprendido de tal confesión.·         No me puedes decir que no tío, me has quedado mal todo el tiempo, por favor- En mi cabeza pensaba, que tan prudente era tener sexo con mi sobrina, estando ya casado.  Pero por otro lado era una chiquilla espectacular, y virgen.·         Esta bien Sarita, entonces será solo sexo-  dije,   -Sí tío, solo sexo, nada más que eso-. Aunque no lo crean, quedamos que sería en mi habitación, a las 9:00, asi de frio.   A pesar de todo, mi instinto de hombre predominaba, el solo hecho de tener sexo de esta forma con mi sobrinita, me excitaba, pero estaba muy nervioso, por las consecuencias, ya me hacía penetrándole su virginal cuquita.Nada quitaba la atmosfera de nerviosismo que se respiraba en toda la casa.  Me dí un baño, oí que también Sarita se daba uno, me apliqué loción, me rasuré la barba y lo único que  me coloqué de ropa fue unos boxer.   A cada rato veía el reloj, el tiempo no pasaba, por fin las nueve!, diez minutos después, tocaron mi puerta, era Sarita, dije adelante y ella apareció solo con ropa interior, un sujetador de adolescente y un calzoncito tipo bikini, todo de color rosado.  Todo estaba preparado, para la desfloración de Sarita, pero un sentimiento de culpa  me embargó, estando allí parada ella, le dije que lo pensara bien, que no era justo ni para ella ni para mi, ni para su novio.  Que esto podía terminar mal.Se le llenaron de lágrimas los ojos y abandonó la habitación.  Yo me quedé paralizado, no sabía si seguirla para contemplarla o quedarme allí sin moverme, opté por hacer lo segundo.  Media hora después apagué la luz de la habitación y traté de dormir.Al día siguiente me levanté como de constumbre, noté rápido que Sarita no estaba, ya se había ido al Colegio, más temprano, era obvio el por qué, traté de entenderla, sin embargo un gran sentimiento de ternura invadió mi corazón.  Al medio día tomé la decisión de buscarla en el Colegio y llevarla a almorzar, fue un gran susto para ella verme en la dirección,  la llevé a ese tipo de restaurante tipo juvenil, poco a poco fue abriendose al diálogo, al principio callada, pero rápido volvió a ser ella.Durante el diálogo, me pidio que la llevará a su clase de Ballet, no tuve inconveniente en hacerlo, ya que había indicado en la oficina que no regresaría,  fuimos a la casa por sus implementos y luego a la academia.  También me pidió que me quedara durante las clases, cuando Sarita salió de los vestidores, parecía un angel caído del cielo, era la más bella de todas las alumnas,  ella resplandecía dentro del grupo,  tenía una habilidad innata en esa disciplina, su cuerpecito cubierto por el traje, se pegaba como una segunda piel, dejaba ver sus piernas largas y duras, la cintura plana, su pequeños senos y el cabello recogido hacia atrás, su caderas con curvas de adolescente, en fin era un sueño verla allí danzando.Cuando terminó la clase más de una después, Sara estaba sudando excesivamente, la llevé tomar un helado, en la calle, ella me tomó de las manos para caminar, por un momento parecíamos enamorados, en la heladería, también ella me daba a comer de su helado y yo del mio, lo que hicimos fue espontaneo, lo escribo ahora por el relato, pero ese día y a esa hora, mi alma y mi corazón me demostraron que es el cuerpo el que envejece, más no los sentimientos.Llegamos a la casa, fue ahora Sarita quien se metió a la cocina y me preparó la cena rápidamente, cenamos, pláticando de nuestro día, en ningún momento alguno de los dos recordaba lo sucedido la noche anterior.  Hoy era otro día.En mi mente todavía está fresco, lo sucedido esa noche anterior.  Sarita se estaba bañando, yo estaba recostado en mi habitación viendo la TV,  oi que ella me llamaba por mi nombre, llegué a su habitación, luego a la ducha,  Sarita me pedía la toalla para salir, el morbo me envolvió en un instante, ella desnuda detrás de la cortina del baño.  Fui a buscar la toalla a la habitación de la lavandería, tomé alguna y regresé, -Aquí está!!-  dije,  Sarita corrió la cortina de baño, estaba frente a mi!,  en cueros!,  la aprecié asi en los siguientes 20 segundos creo, su lindo cuerpo delgado, sus muslos también delgados pero desarrolados y  macizos por el ejercicio, sus tetas era dos lindos volcanes en crecimiento, con un boton rosado que eran sus pezones, su vulvita casi libre de vellos, sus labios mayores formando un pequeño cañon donde sobresalía el capuchon de su clitoris.·         Quieres darme la toalla?- estaba diciendo Sarita, fue lo que me despertó de ese bello sueño. Pero aún asi mis piernas no se movían, ella salió de la ducha desnuda y llegó a donde yo estaba, no se si estaba temblando o no, pero ella me tomó de las manos y sus labios se posaron en los mios,  sus labios tomaron los mios por asalto, yo empecé a dar señales de vida, la abracé fuerte y  nuestras bocas entraron en una dulce batalla, su lengua y mi lengua retorciéndose como serpientes en celo.  Mis manos, como si tuvieran vida, tomaron sus redondas nalgas y las aprisionaron con deseo.    Mientras eso sucedía, mi boca se desprendió de la suya, para besar y lamer su cuello, luego mis labios buscaron su primera meta, sus lindos senos,  los coparon, los chuparon deseperadamente, la succión fue con tanta pasión que Sarita gimió fuertemente, pero no impidió que hiciera lo mismo con su otro pezón.   Mis manos cambiaron de objetivo, dejaron de acariciar sus nalgas para deslizarse con dirección a su cuquita, mis dedos resbalaron entre sus labios vaginales, a la segunda vez que pasaron por allí, detectaron que Sarita estaba lubricando su vulvita, luego mis dedos se mojaron completamente de ese preciado nectar intimo.Sarita estaba a mil revoluciones, mientras le manoseaba su cuquita, nuestros labios se volvieron a encontrar, esta vez con besos más mojados.  De pronto Sarita me retira las manos de su vulvita mojada y  comienza a bajar el cierre de mi pantalón, luego los botones, metió su mano y sintió mi pedazo de carne duro, erecto,  se hincó en el piso y bajó mis pantalones,  pude ver en sus ojos el asombro de tener un pene  adulto frente a ella.  Me vió la cara primero levantando su mentón, luego trato de actuar con naturalidad y lo comenzó chupetear por todos lados del tronco sin engullirlo, luego le pedi que lo metiera en su boquita, lo hizo y  chupó mi glande en forma delicada pero deliciosa, su inexperiencia en el sexo oral me endurecía más la pija.El baño no era el mejor lugar para los dos, asi que luego de unos minutos pare la felación que me daba y cargué su liviano cuerpo y me dirigí con ella en brazos hacia la cama, la coloqué encima y aún con ropa, y con la pija por fuera, me subi sobre ella para besarle en el orden, sus labios, sus mejillas, su delgado cuello, mi lengua rozaba tu tersa piel blanca/rosada;  Sarita gemía reprimidamente, casi inmediatamente llegué a su preciosos senos de nuevo,  tomé uno con la mano y lo sujete mientras mis labios mamaban su rosado pezón, el cual se erectó cuando mi lengua lo degustaba, luego hice el mismo tratamiento con su otro seno;  me quedé mamando sus tetas un buen rato, Sarita abría y cerraba los ojos, viendo al vacío y abriendo su boquita para emitir pequeños quejidos.Mientras le chupaba sus pequeños senos, mis dedos hurgaban su vulvita, sus pocos vellos castaños eran suaves al tacto, raro en el vello púbico de las mujeres, acaricié sus labios mayores y menores, quedando mis dedos a la orilla de la entrada de su vagina, los gemidos de Sarita se intensificaron,  ella se movía sobre la cama al ritmo de su climax, pronto mis labios bajaron  a su vientre, lamí el orificio de su ombligo, luego chupé toda su piel camino a su intimidad, ella lloriqueaba gimiendo, a veces diciendo monosilabos, que delataban que la estaba pasando muy bien. Abri más, con mis manos sus delgados muslos para que su vulvita se abriera otro poco, dándome espacio para meter mi cara, mis labios atraparon rápidamente sus labios vaginales, ella se estremeció y jaló sin fuerza mis cabellos, mi lengua recorrió todo el contorno de su pequeña vagina, pude saborear alguna pequeña cantidad de  eyaculación temprana, eso me excitó mucho, sentir el nectar de su cuquita, usé mis dedos para abrir su fruta intima y lamí todo lo que encontré con la punta de mi lengua, incluido su pequeño clitoris.   –Ahhhh,  mi amor,  ahhhh- , fue lo que dijo Sarita antes de entrar a un rico orgasmo, se llevó sus manitas a la cara y a la boca y gimió reprimidamente el efecto de su venida.La excitación me llevó a abirle más sus muslos y sumergirme hasta lo máximo en su rajita rosada, la cantidad de saliva que le administraba en su cuquita era excesiva que parecía que estaba mojada con algún linimento. Metí mis manos por debajo de sus pequeñas nalguitas y la levanté unos centímetros de la superficie de la cama, suficiente para bajar mi lengua y ahora degustarle su ojito del culo, pequeño, arrugadito, con olor al jabón que había utilizado minutos antes en la ducha.  Nuevamente ella me tomó de los cabellos cuando sintió mi húmeda y caliente lengua en su pequeño orto, lamiéndolo y haciéndolo mio.Entre lamidas y chupones de culito, poco a poco la fui volteando, de modo que finalmente me quedó ella boca abajo, lo cual facilitó que siguiera mamándole sus partes intimas, sobre todo su lindo culito y los pequeños globitos de sus nalgas.   Mi verga estaba tan dura y erecta que pequeñas gotas salían de mi glande.  Ya no pude soportar más asi que mientras le daba pequeños mordiscos a sus nalguitas, me fui sacando la ropa, sobre todo los pantalones, quedé desnudo de la cintura para arriba, tomé una pequeña almohada de la cama y se la metí debajo de su vientre, siempre boca arriba de modo que su trasero se levantara mostrando toda su vulvita.  Me subí sobre ella y mientras empezaba a lamerle el cuello, fui acomodando mi verga entre sus nalgas, buscando su lubricado y virginal orificio.  Terminé de colocar mi pene con la mano, pude sentir sus labios mayores abriendose por la presión de mi carne dura, Sarita gimiò, y solo se limitó a bajar la cara y a cerrar sus ojitos, seguí empujando lentamente mi verga, por la lubricación ésta se fue acomodando entre sus labios menores, sentí su orificio dilatarse y dejar entrar al nuevo inquilino, Sarita se quejó varias veces mientras yo seguía empujándo mi falo.  El cabezón de mi glande fue el primero que penetró su cuquita, Sarita mordió la sabana, posiblemente de dolor, mientras mi falo recorría sus suaves y estrechas paredes vaginales, el interior de su vagina estaba hirviendo, mi verga fue separando por vez pirmera sus paredes uterinas, ya había metido al menos la mitad de mis siete pulgadas de verga en su rajita.  En eso, nos quedamos un rato quietos, tanto ella como yo, degustando la desfloración,  ella arqueó su cabeza para poder besarnos, nuestras lenguas se entrelazaron mientras mi verga terminaba de entrar en su cuerpo virgen.   Luego comencé el normal vaivén, entraba y sacaba mi duro pene de su rajita, al principio solo unos cuantos centimetros, pero, el vaiven y el bombeo iba en aumento,  en eso sentí que ya la había penetrado hasta el fondo y mi testículos se pegaban a sus rosadas nalguitas, use mis brazos como apoyo en la cama para levantar mi torax y comenzar a culearla con más fuerza, Sarita gemía, se quejaba, colocando su cabeza hacia abajo, pero era notorio que si en algún momento había sentido dolor, eso ya no existía en este momento, estaba gozando al máximo su desvirgada.Después de varios minutos follándola en esa posición y de otro orgasmo suyo, se la saqué y la coloqué ahora boca arriba, ella abrió instintivamente su piernas para recibirme de nuevo, ahora en la posición del misionero, me puse entre sus piernas, busque sus labios, nos besamos de nuevo mientras mi falo la penetraba de nuevo, ella gimió cuando la sintió toda adentro de su rajita mojada, con los brazos le doble las piernas para que abrira màs su cuquita, y la comencé a pistonear con más fuerza que en la posición anterior, el roce de nuestros sexos era audible, sobre todo cuando se friccionaban con deseo, el sónido era como un leve chapoteo de agua.  Yo estaba llegando a mi limite, estaba por chorrearme, aún tuve tiempo para pensar donde terminar, sin embargo mi deseo era echarle toda mi esperma en su virginal orificio, y asi lo hice, contra el sentido común, empecé a pistonearla freneticamente, me estremecí y solté varios chorros intermitentes de esperma en su rajita, yo exclamé cualquier cosa, me quejaba mientras mi pene disparaba semen por toda su cavidad vaginal,  la satisfacción era enorme.  Su cuquita no fue capaz de retener toda mi venida, asi que se comenzó a escapar por entre sus labios vaginales.Hasta que mi pene dejó de latir dentro de su rajita se la saqué, me puse a un lado de la cama aún gimiendo,  ella estaba fatigada, era apenas su primera relación sexual y algunas gotas de sudor aparecierón en su frente.  Hubo un silencio por un par de minutos, por la experiencia, me acerqué a ella  y  la abracé, le dije que me sentía muy honrado de ser el primero en su vida y que si hubiera escogido a alguien entre varias a quien desflorarla hubiera sido a ella.   Sarita abrió sus ojitos y me vió, se sonrió y dándome un timido beso en la mejilla, me dijo que lo había estado guardando desde pequeña solo para mi y por fin su deseo se hizo realidad. Sarita se levantó con su cuquita llena de mi lechita y entró al baño, yo me quedé descansando en la cama, aún diciendome lo afortunado que había sido de desflorar a una hembrita tan linda como ella. Al rato salió y se colocó su calzoncito tipo bikini y se subió a la cama conmigo, ahora yo fui quien se levantó para ir al baño a hacer pis, cuando me lavé la verga en la ducha, observé que la cantidad de sangre que encontré fue mínima, me acordé que en alguna revista había leído que las mujeres vírgenes que práctican algún deporte como gimnasia, ballet u otro donde deben desgonzarse, ellas mismas pierden su himen en sus ejercicios, y debía ser el caso de Sarita a quien encontré super estrecha pero que su sangrado fue casi nada.Cuando salí, me acomodé un calzoncillo también y fui con Sarita quien me esperaba con unos ojos de chica enamorada, nos besaos otro tanto tiempo,  yo acariciaba su sexo sobre su bikini, ella me puso su manita sobre mi paquete que no estaba del todo flácido, lo acarició tiernamente. Nos digimos ciertas palabras bonitas, pero ella evidenciaba que estaba realizada con el hecho de haber perdido su virginidad conmigo.Mi pene fue ganando dureza mientras su lenguita jugaba con la mia. –Quieres besarmelo?- le pregunté señalando mi bulto en los calzoncillos.  –No sé si lo haga bien!?- me constestó timidamente.  –Mientras me lo hagas con amor, estaré complacido- le dije.   Ella primero se agacho para besarmelo encima de mi boxer, su lenguita era delgadita y húmeda, a pesar que no tenía mucha sensitividad por el calzoncillo puesto, fue un acto erotico que inflamó todo el tronco de mi verga.También trato de morderme delicadamente mi pene sobre mi boxer,  sus manitas fueron bajando mi ropa interior y finalmente metió mi glande entre sus labios, su lengua me acarició por dentro, luego la sacó y la lamió como si fuera un delicioso helado de crema.La tomé por los tersos cabellos castaños, y la induje a engullirlo de nuevo hasta la mitad, luego con movimientos de cadera la sacaba y la metía en su boquita como si fuera una vagina, ella apretaba sus labios para lograr un rica estrechez.   Tuve que parar ésta dinámica porque me hubiera llevado a un viaje sin retorno.Subete encima de mi!!- le dije quitándome los boxers, ella también se quitó su bikini.  Lo hizo y se trepó con las piernas abiertas sobre mi vientre.  Antes de sentarse sobre mi pene, dijo -lo voy a hacer despacio, porque estoy adolorida de mi cuquita!-, me dijo;  -hazlo como quieras preciosa-,  ella tomó el trono de mi verga con su mano y dirigió el glande hacia su vulvita,  sobó mi glande en sus labios vaginales y pronto su rajita dilatada se abrió y le dio espacio a mi dura carne, gimió y cerró sus ojos cuando sintió mi verga entrar y abrir su bollito, ví un poco de dolor en su carita, pero no cesó de introducirse mi pene erecto en su intimidad.  Mordia sus labios.  Senti que su cuquita estaba menos lubricada que en su desfloración. Finalmente se sentó en mi regazo, sentí como mi verga se acomodaba en su interior, la lubricación fue aumentando dentro de su feminidad, por un momento permanecimos sin movernos un momento, ella estaba tratando de acostumbrarse a tenerla toda adentro.  Yo fui quien rompio la inactividad, la sujete de sus nalgas y comencé a follarla con movimientos pelvicos, mi verga entraba y salía de su estrecha rajita.  Ella seguía mordiéndose los labios, me detuve y ahora fue ella la que empezó a moverse hacia delante y hacia atrás suavemente.  Yo aproveché la ocasión para tocarle  y acariciar su pequeño par de senos, asi como sus muslos y piernas. Luego de unos minutos entramos a un delicioso ritmo, Sarita cabalgándome la verga de  forma lenta, ella buscó mis labios y nos besamos mientras nuestros sexos se revolcaban de placer,  ella interrumpio a nuestros labios, para emitir su primer quejido de placer, -que rico me siento!!, ahhh!!-  me decía la pequeña.   Me senté casi en la cama, sin dejar de follarla, para mamarle sus rosados pezones, eso la hizo llegar nuevamente a otro rico orgasmo, ella se estremeció allí clavada por mi verga. Rompi la posición y la puse en cuatro sobre la cama, me coloqué por detrás, su trasero era una obra de arte, pequeño, pero bien acondicionado con lindas nalgas duras.  Le puse mi falo de nuevo en su vagina y la penetré hasta el fondo en dos empujones, luego la estuve cogiendo a buen ritmo sujetándola por la cintura por por sus nalguitas, Sarita gemía fuerte de nuevo, la hice llegar a otra venida, antes de que yo llegara al viaje sin retorno, sentí un nuevo chorro de esperma salir de la cabeza de mi pene, apenas la pude sacar de su rajita para bañarle sus nalgas y espalda baja.  Los dos caimos en la cama, desnudos y satisfechos, nos dijimos unas cuantas palabra de amor y el sueño nos invadió, quedandonos allí dormidos hasta el proximo día. Cuando desperté al otro día, lo primero que ví fue a Sarita preparándose para ir al Colegio, me acordé de lo que habíamos vivido la noche anterior y en su propia habitación.  Al verme despierto, me dijo que se iba al Colegio y que me llamaría, me dio un besito en los labios de despedida y se marchó.   CONTINUARA

ME COGI A MI TIA ROSARIO POR PENDEJA

Comentarios (0)

HOLA MI NOMBRE ES SERGIO Y LO QUE LES CONTARE OCURRIO HACE UN PAR DE AÑOS DIRIA MUCHOS AÑOS, LOS PERSONAJES ES MI TIA ROSARIO PERO LE DIGO CHAYO DEL DISYUNTIVO ROSARIO,  ES UNA MUJER DE ESTATURA ALTA (1.75) DE SENOS BIEN FIRMES, UN BUEN CULO, CABELLO COLOR NEGRO, OJOS COLOR NEGROS, CASADA CON UN TRISTE TONTOLIN Y CON UNA HIJA QUE TAMBIEN ESTA MU BUENA,  HERMANA DE MI MAMA POR PARTE DE MADRE Y YO DE ESTATURA (1.83) CUERPO ATLETICO, TEST BLANCA, OJOS COLOR MARRONES CLAROS, ESTO PASO CUANDO YO TENIA APROX. 19 AÑOS HOY YA TENGO 28 AÑOS, ES QUE ME GUSTABA ESPIAR A MI TIA CUANDO SE BAÑABA, ES QUES YO YA NO LA MIRABA COMO MI TIA SINO COMO MUJER POR LO LINDA QUE ES, ME DABAS TANTAS PAJAS QUE A SU NOMBRE SE IBAN, LO OCURRIDO SUCEDIÓ ASI,  UNA VEZ QUE  YO SALIA DE  ESTUDIAR DE LA UNIVERSIDAD A ESOS DE LAS 11 PM ME DOY CON LA SORPRESA QUE POR DONDE PASABA DE REGRESO A CASA TENIA QUE CAMINAR VARIAS CUADRAS PARA COGER  TAXI, ME DOY CON LA SORPRESA QUE MI TIA ENTRABA A UN HOTEL DE LA ZONA, MI CURIOSIDAD HICE QUE ME QUEDARA A ESPERAR CERCA DE AHÍ A QUE SALIERA MI TIA PERO PARA ESTO TENIA UN MOVIL, NO PASARIA MAS DE UNA HORA Y MEDIA Y MI TIA SALE,  LA SEGUI CAMINANDO MUY RAPIDO PARA ALCANZARLA Y LA PUDE ALCARZAR Y LA SALUDO HOLA TIA CHAYO QUE HACE POR ESTOS LUGARES Y ELLA TODA NERVIOSA ME RESPONDE SOLO ME HICE TARDE POR SALUDAR A UNA AMIGA QUE VIVE CERCA DE AQUÍ, Y LE RESPONDO TU AMIGA VIVE EN ESE HOTEL DE DONDE ACABAS DE SALIR, LO CUAL ELLA ME RESPONDE QUE HAS VISTO, NADA SOLO QUE HAS ENTRADO Y HAS DEMORADO EN SALIR CASI EN UNA HORA Y MEDIA, LE PREGUNTO TIA CON QUIEN HAS ESTADO, Y ME DICE:  ESTO QUE HAS VISTO  NO LE VAYAS A DECIR A TU TIO LA MUY CONDENADA LE ESTABA PONIENDO LOS CACHOS A MI TIO SANTOS ES ASI COMO SE LLAMA MI TONTOLIN, QUIERO QUE ESTO QUEDE ESTE SECRETO ENTRE TU Y YO NADIES MAS, OK LE RESPONDO PERO QUE HABRA PARA MI SILENCIO, ESO LO HABLAREMOS MAS DESPUES ME RESPONDE, BUENO SI ES ASI OK, AL DIA SGTE ME LA ENCUENTRO EN LA CASA DE MI ABUELA Y LE DIGO TIA CHAYO NECESIRO HABLAR CON UD, A SOLAS, Y ELLA ME DICE ES QUE HOY NO PUEDO DESPUES HABLAREMOS TE PARECE ME RESPONDE, EN UNOS DE LOS DIAS SGTES ME LA ENCUENTRO Y LE DIGO SERA HOY QUE HABLAREMOS SI O NO, BUENO SOBRINO ME RESPONDE TE DOY MI NUMERO DEL CELULAR Y SI PUEDES ME LLAMAS, EN ESE MISMO DIA LA LLAME,                                         SERGIO: HOLA TIA CHAYOCHAYO: HOLA SOBRINOTIA CHAYO QUE FUE LA CONVERSACION PENDIENTE QUE TENEMOS, PARECE QUE TE ME ESQUIVAS PARA NO PODER HABLAR, NO SOBRINO ESO NO ES ASI ES QUE NO HE TENIDO TIEMPO PARA PODER HABLAR, PERO SI GUSTAS VEN A LA CASA QUE GUSTOSA HABLAREMOS, LA CUAL LE DIGO TIA CHAYO HOY A ESOS DE LAS 8 0 9 DE L NOCHE ESTARE POR SU CASA, SALDRE TEMPRANO DE LA UNIVERSIDAD PARA PODER IR A SU CASA LE PARECE OK SOBRINO ME RESPONDE, DICHO Y HECHO LLEGO APROX A LAS 8.20 PM, HOLA TIA CHAYO PORFIN  HABLAREMOS SI SOBRINO HOY HABLAREMOS TODO LO QUE DESEAS SABER, BUENO TIA CHAYO MI TIA PARECE QUE ESTAMOS SOLOS, SI ESTAMOS SOLOS Y MI TIO DONDE ESTA EL CONDENADO ESTA DE VIAJE POR SU TRABAJO, Y MI PRIMIX DONDE ESTA, LE PREGUNTO, BUENO TU PRIMA ME HA LLAMADO QUE SE QUEDARA EN LA CASA DE SU AMIGA DE LA UNIVERSIDAD, ENTONCES LE DIGO LLAMARE A MI MADRE PARA DECIRLE QUE ME QUEDARE EN LA CASA DE MI AMIGO DE LA UNIVERSIDAD PORQUE MAÑANA TENGO EXAMEN, OK SOBRINO LLAMALA Y DILE EN ESO MOMENTOS LLAMO A MI CASA Y DIGO LO QUE TENIA QUE DECIR, BUENO BUENO, TIA AHORA SI ESTAMOS SOLOS CUENTAME PORQUE LE PONES LOS CACHOS A MI TIO, ES POR VARIOS MOTIVOS, Y CUALES SON ESOS MOTIVOS PREGUNTO YO, ME RESPONDE TU TIO ULTIMAMENTE ESTA VIAJANDO MUCHO POR SU TRABAJO Y NO ME PONE ATENCION QUE TAMBIEN NECESITO DE EL, AHH ESO ERA, NECESITAS UN HOMBRE QUE TE HAGA SENTIR UNA VERDADERA MUJER Y TODA NERVIOSA ME RESPONDE SI SOBRINO ESO ES, BUENO TIA LA ENTIENDO, PERO PORQUE BUSCAR EN LA CALLE SI LO QUE BUSCAS LO TIENES EN LA FAMILIA, ME DICE QUE QUIERES DECIR CON TONO DE VOZ ALTO, NADA UD DEBE ENTENDER ME RESPONDER NO TE ENTIENDO SOBRINO, SIN PELOS EN LA LENGUA LE DIGO TIA CHAYO ES QUE USTED ME GUSTA DEMASIADO DESDE HACE MUCHO TIEMPO PERO AHORA TENGO LA OPORTUNIDAD DE DECIRLE LO MUCHO QUE LA DESEO TENER ENTRE MIS BRAZOS, SOLO SENTI UN FUERTE CACHETADON,.. PLAP!!! ME DICE ESTAS TU COJUDO SABES LO QUE ACABAS DE DECIRME SI TIA SE LO QUE LE DIGO, PERO UD TAMBIEN SABE QUE YO LA HE VISTO ENTRAR A ESE HOTEL LA CUAL ME RESPONDE NO TIENES PRUEBAS… ESO ES LO QUE DICE USTED PERO LA HE GRABADO AL ENTRAR Y SALIR DEL HOTEL… ESO ES ALGO QUE USTED NO SABIA… ME ESTAS CHANTAJEANDO SI ESO ES LO QUE LE PARECE LE DIRE QUE SI..  Y ME DICE HABLARE CON TU MAMA, Y LE DIRE LO Q HAS ME PROPUESTO BUENO LE DIRE TAMBIEN A MI TIO LO QUE HACES EN SU AUSENCIA, BUENO CALMEMOSNO Y HABLEMOS,  ME DICE QUE DESEAS, TODO NERVIOSO YA QUE SABIA QUE ERA MI OPORTUNIDAD PARA HACERLE EL AMOR, BUENO TIIITA, SOLO PIDO UNA SOLA COSA Y ESPERO ME PUEDAS AYUDAR, QUE DESEAS BUENO BUENO, HACERLE EL AMOR EN ESTOS MOMENTOS, SOBRINO SABER LO QUE ESTAS PIDIENDO SI SOLO UNA VEZ NADA, ME DICE MALDITO PERRO BUSCABAS LO QUE QUERIAS Y CASI YA LO TIENES PERO NO TE DARE GUSTO A ESO, BUENO SOLO TE PIDO QUE LO PIENSES UN  MOMENTO, BUENO ME IRE A VER TELEVISION A  LA SALA Y EN CUANTO TENGAS LA RESPUESTA ME LLAMAS, ME LLAMAS PARA ESCUCHAR TU RESPUESTA, AL RATO DE MEDIA HORA SOLO ESCUCHO QUE ME DICE SOBRINO VEN PORFAVOR, ME ACERCO A VERLA Y ME DICE TU GANAS MALDITO PERRO, ME TENDRAS ENTRE TUS BRAZOS SOLO HOY NADA MAS, Y TE OLVIDAS QUE TU ME HICISTES EL AMOR A TU TIA CHAAAYIIITIO, OK SOLO QUEDARA ENTRE TU Y YO NADIES MAS,,,EN ESE MOMENTO LOS DOS NERVIOSOS NOS ACERCAMOS, SOLO ATINE A DARLE UN BESO EN ESOS RICOS LABIOS, LA COMENCE ACARICIAR, LE AGARRABA SUS SENOS, ESE RICO TRASERO, COMENCE POR SACARLE SU BLUZA QUE TRAIA PUESTA, COMENCE A CHUPARLES LOS SENOS Y SOLO ESCUCHABA UNOS SUSURROS DE MI TIA QUE DECIA UHMMMM, QUE RICOOO!!!! ASI SOBRINO NO PENSABA NUNCA QUE TU ME COGIERAS ALGUN DIA Y LE DIGE BUENO MALDITA PUTITA PORQUE ESO ERES PARA MI UNA MALDITA PUTITA SIEMPRE TUBE LAS GANAS DE DARTE UNOS BUENSO POLVOS, Y MIRATE ESTAS GOZANDO CON TU SOBRINO… COMENCE A DESNUDARLA Y ESE MOMENTO QUEDO ANTE MI COMPLETAMENTE DESNUDA SOLO ELLA Y YO EN SU CASA, LA ACOSTE LA PUSE PATAS AL HOMBRO Y DABA UNOS FUERTES EMPUJONES QUE GEMIA LA CONDENADA, DESPUES LA PUSE EN CUATRO PATAS Y LE DIGO TIA CHAYO QUE RICO Y DELICIOSO CULO QUE TENIES  ME DARAS EL CULO PARA DESTROZARTELO Y LA MUY PUTA ME RESPONDE CON U NOO!!!!!!!!! NI A TU TIO SE LO HE DADO Y NI CREAS QUE TE LO DARE BUENO TIA ESO TAMBIEN HOY ME LO DARAS COMENCE A DARLE `POR ESA Y RICA CHUCHA QUE TIENE ES ESE MOMENTO QUE SE PARA DE LA CAMA Y SE ARRODILLA Y ME LA COMIENZA A METER UNOS RICAS CHUPADAS A MI VERGA, SOLO LE DECIA TIA ERES LA MEJOR PERRA QUE ME HE COGIDO, BUENO SOBRINO CULEA A TU TIA PARA QUE PUEDAS DES`PUES RECORDARME, LA LEVANTE EN PESO Y PARADOS SE LA CLAVABA… SOLO RECUERDO QUE MA DABA UNAS METIDAS DE UÑAS EN LA ESPALDA DE PLACER… DESPUES ME LA LLEVE A UN SOFA QUE TENIA EN LA SALA, SOLO SE SUBIO AL SOFA Y SE PUSO DE ESPALDA ARRODILLADA, BUENO TIA UD, YA ES BIEN EXPERIMENTADA EN ESTOS TEMAS BUENO SOBRINO HOY ENTONCES APRENDEREMOS LOS DOS, SOLO ACARICIABA SU ESPALDA LE ACARICIABA SU SENOS Y SOLO LE SUSURRABA AL OIDO TIIITA TE LA QUIERO CLAVAR POR EL CULO LA CUAL EXCLAMA ELLA NOOOO!!!!!!!! SOLO SEGUI ARACICIANDOLA ES ESE MOMENTO QUE ME DICE BUENO SOBRINO ESO ES LO QUE QUIERES ENTONCES ROMPELE EL CULO A TU TIA LA PERRITA COMO LE DICES ROMPEME EL CULO, ES AHÍ QUE SE LA CLAVO POR EL CULO Y DA UNA EXCLAMACION HAYYY!!!!!!!!!!!! MALDITO UHMMMMMM MALDITO!!!!! UHMMMM Y DESPUES VENDRIAN UN AGGGG AGGGGG SIIIII SIIIIIII SIIIIIIIIII ESO ROMPELE EL CULO A TI TIA, LE HICE EL AMOR TODA LA NOCHE, QUE QUEDAMOS CANSADOS… NOS QUEDAMOS DORMIDOS POR UNA HORA Y AL LEVANTARNOS ANDABAMOS DESNUDOS LOS DOS POR SU CASA… ERAN APROX, 07 AM, Y SUENA EL TELEFONO ERA MI TIO QUE LA LLAMABA PREGUNTANDOLE COMO ESTABA LA PUTA DE MI TIA SOLO DECIA MUY BIEN, HE DESCANZADO MUY BIENN MUY BIEN,… MI TIA CUELGA EL FONO Y ME DICE OK SOBRINO VALLAMOS A DARNOS UN BUEN BAÑO PARA DESPEDIRNOS, FUE ASI QUE NOS FUIMOS A LA DUCHA Y EN PLENA DUCHA ME LA COMENZO A MAMAR QUE RICAS MAMAS, ELLA ESTABA TAN CONCENTRADA QUE SOLO ESCUCHE A ALGUIEN ABRIR LA PUERTA DE LA CASA, NO LE PUSE ATENCION POR LA SITUACION QUE ESTABAMOS, EN ESE MOMENTOLA CARGO DIRECTO A LA CAMA PARA PONERLA A CUATRO PATAS PARA TERMINAR DE CULEARMELA LA PENETRE BIEN Y EN ESE MOMENTO ENTRA A SU HABITACION SU HIJA OSEA MI PRIMA SOLO EXCLAMA: MAMA!!!!!!!!!!! QUE ES ESTO NOS QUEDAMOS HELADOS, SALIO MI PRIMA DE LA HABITACION Y CERRO LA PUERTA MI TIA TODA ASUSTADA SE PUSO UNA BATA  Y SALE DETRÁS DE MI PRIMA, SOLO ESCUCHABA A DECIRLE HIJA ENTIENDE POR FAVOR ES QUE NECESITABA DE UN HOMBRE ES QUE TU PADRE NO HACE SENTIR UNA VERDADERA MUJER, TU ME ENTIENDES, A LA CUAL MI PRIMA LE RESPONDE NOOOOOO!!!!!!!! LO QUE QUIERO DECIRTE ES QUE NECESITABA DE UN HOMBRE PERO ESE HOMBRE DEBIO SER TU SOBRINO OSEA MI PRIMO… BUENO HIJA TU PRIMO HOY ME HA HECHO SENTIR UNA VERDADERA MUJER, YO ARRIBA SOLO ESCUCHABA LA CONVERACION… PERO MAMA ES TU SOBRINO HIJA SI YO TE HUBIESE ENCONTRADO COMO ENCONTRASTES YO LO HUBIESE ENTENDIDO… PERO ESE NO ES EL CASO, MI PRIMA ENTRA EN RAZON Y LE DICE BUENO MAMA SI ES QUE TE HACE SENTIR UNA VERDADERA MUJER OK, LO ENTENDERE PERO ESO SI, PROMETEME QUE NUNCA MAS LO HARAS… BUENO HIJA NUNCA MAS, A ESTO MI PRIMA LE DICE BUENO MAMA NO QUIERO HACERTE PERDER LA FIESTECITA YO ME IRE A LA UNIVERSIDAD, MI TIA REGRESA POR EL FESTIN QUE LE HABIAS COMENZADO ME DICE PERRO CABRON HOY YA NO SABES TU NADA MAS MI HIJA NOS HA ENCONTRADO QUE SE COMIAN A SU MADRE SU PROPIO SOBRINO BUENO TIA ESO ES LO DE MENOS, TERMINEMOS LO QUE HEMOS COMENZADO Y ASI FUE TERMIEN DE CULEARME A MI TIA,  DESDE ENTONCES CADA VEZ QUE PUEDE ME LLAMA PARA QUE VAYA A SU CASA… BUENO MI TIA CHAYO ES UNA MUJER MUY BUENA EN LA CAMA…

La Puta de mi Suegra

Comentarios (23)

Era verano en Argentina, mi esposa estaba en Europa por motivos de su profesión, por lo que quedé sólo en casa ya que mi hija se había ido de vacaciones con una amiga. Debo aclarar que tengo 47 años y vivo en la planta alta de una hermosa casa construida por mi difunto suegro, en la planta baja vive mi suegra Raquel que es viuda desde hace diez años, su hijo Raúl que tiene 43 años y es soltero ya que padece una pequeña discapacidad cerebral. Mi cuñada Lily de 38 años que está separada desde hace cuatro años y desde entonces no se le conoció relación alguna y Marco, mi sobrino de 18 años viven en un departamento ubicado en el fondo de la vivienda.
La verdad que en los 18 años que llevaba de casado siempre tuve la intención de cogerme a mi suegra, máxime después de la muerte del marido, pero nunca había tenido una oportunidad como la que se me presentaba ahora, así que debía planear la estrategia a seguir, ya que si bien nuestra relación era buena, ella que a los 62 años se conservaba muy bien, con unas tetas grandes y un hermoso culo que siempre trataba de disimular usando ropa amplia, era muy recatada y su fe religiosa le hacía creer que cualquier acto sexual fuera del matrimonio era pecaminoso, recuerdo una oportunidad en que, con unas copas de más, mi suegro me contó que nunca le permitió metersela por el culo, por lo que todavía lo conservaba virgen y eso me excitaba más aún. El sábado por la mañana escuche que Lily iría al cine de trasnoche con una amiga y seguramente Marco saldría con sus amigos como todos los sábados, así que era la noche ideal, sólo tendría que encargarme de Raúl y ya lo tenía pensado. 

Raquel le daba todas las noches, por prescripción médica, un ansiolítico para que descanse mejor y dormiría como un angelito. Ese sábado hacía un calor terrible. A Raquel le encantaba la cerveza pero bebía poco porque la mareaba y comenzaba a reír. - Raquel porque esta noche no te haces una de esas ricas pizzas y con unas cervezas miramos una película, ya que aparentemente vamos a estar los tres solos. - Encantada (me dijo), con este calor no me da ganas de meterme en la cocina, pero todo sea por un vaso de cerveza. Ya a la noche, mientras Raquel terminaba con la pizza, me acerque a Raúl que miraba televisión y le ofrecí un vaso de jugo. Cuando Raquel trajo las pizzas saque la cerveza bien helada y nos dispusimos a cenar. Mi suegra no sospechaba nada de lo que iba a vivir esa noche
- Mamá tengo sueño, me voy a dormir - Espera Raúl tenés que tomar tu pastilla Todo estaba saliendo de acuerdo a lo planeado, con una pastilla Raúl dormiría como un tronco. Mientras Raquel se levantó a buscar la pastilla llené nuevamente su copa con cerveza - Listo que te parece Juan si vemos la película que trajiste, ¿de que se trata? - De suspenso, como a vos te gusta (yo me había asegurado que tuviera alguna escena de sexo, pero no demasiadas para no incomodarla de antemano), pero terminemos de cenar y luego la vemos tranquilos en el living -le dije- Cuando terminamos de cenar, nos dirigimos al living y mientras ella ponía la película yo traje otra botella bien fría de cerveza -Tomá ante que se caliente -le dije-

- No Juan, ya bebí demasiado - Hace mucho calor, está exquisita, además no me vas a dejar tomando solo - Está bien, la última copa Esa copa fue suficiente para que comenzara a re quedando sus grandes tetas al descubierto - Esta noche te voy a coger suegrita. -le dije mientras la sostenía del cabello y con la otra mano le apretaba los pezones-.
- Nooooo, estás loco, soy tu suegra, soltame o grito.
-Vas a gritar pero de placer suegrita - e dije mientras metía mi mano por debajo de su falda y comencé a morderle suavemente un pezón y ella se retorcía como una víbora. -Ahhhhhhh, no por el amor de Dios, pará, ahhhhhhhh.
-Comenzó a llorar- Me incorporé para sacarme el pantalón y ella intentó escapar, la tome de un brazo y la tiré sobre el sofá y le arranque la pollera y la bombacha, por lo que quedó totalmente desnuda, tratando de cubrirse mientras lloraba su concha peluda. - Que peluda la tenés suegrita, un día de estos te voy a afeitar, pero por hoy te la voy a chupar así. -Me arrodillé, metí la cabeza en su entrepierna y comencé a chuparle esa concha peluda.-
-Noooo, noooo, por favor, ahhhhhhh, ahhhhhh, ahhhhhhh, Juan estas loco, ahhhhh -ya no tenía mas resistencia- Mientras yo le chupaba con fuerza la concha, ella gemía y se iba deslizando del sofá al suelo. Le levanté las piernas, se las separé y comencé a lamerle todo el culo y la concha con delicadeza. Yo tenía la pija a reventar, pero quería que ella me lo pidiera. Sus gemidos cada vez eran mas fuertes. -Ahhhhhh, ahhhhhhhh, cogeme de una vez, metémela ya Juan por favor. Cuando se la metí de un solo golpe, pegó un pequeño grito, me abrazo y comenzamos a besarnos como dos adolescentes. Estuvimos cogiendo hasta que quedó tendida, completamente agotada. Entonces saqué mi pija todavía dura de su concha, me arrodillé sobre su cara y le dije. - Bueno querida suegrita, ahora una buena mamada.... 

- Noooooo, no eso no por favor, eso no, es asqueroso -y comenzó a resistirse nuevamente mientras yo acercaba mi pija a su baca ya cerrada con fuerza. Con mis piernas aprisioné sus brazos y no tuve mas remedio que taparle la nariz para que abriese la boca para respirar, se retorcía mas que nunca, lo cual me excitaba más aún. Cuando por fin abrió la boca se la metí hasta la garganta. Comenzó a dar arcadas hasta que la tome del pelo y le ordené que me la chupara. Abrió los ojos, se tranquilizó y pegó una mamada increíble que me hizo acabar nuevamente, esta vez dentro de su boca -Trágate toda la lechita le dije -mientras le chorreaba por la comisura de los labios- y desde ahora, suegrita, vas a ser mi putita sin chistar, ¿de acuerdo? - Si Juan lo que vos digas -

-ahora metete en la cama que mañana es domingo y tenés que ir a misa -la alcé en mis brazos-, yo te llevo -le dije-, y de ahora en más vas a dormir completamente desnuda, ¿entendiste?. La acosté en la cama y al verla tendida inmóvil, con las piernas abiertas, la pija se me endureció nuevamente, así que le dije: - Antes de irme te voy a pegar una última cogida. - No por favor me arde mucho y estoy agotada, ándate por favor. No había terminado de decir esto cuando ya tenía toda mi pija adentro y comenzó a gemir nuevamente. 

Esta vez cuando estaba a punto de acabar, se la saque y acabé sobre sus tetas. Hice que con sus propias manos de desparramara mi leche por su cuerpo y que se chupara las palmas. Le di un apasionado beso de lengua y la deje descansar.


Continuará.......

Mi Primera vez con mi Primita

Comentarios (7)

Bueno, mi nombre es leo y tengo 17 años, lo que me ocurrió sucedió cuando yo tenía entre 14 y 15 años. Esta historia es completamente real sólo que algunos detalles los omitiré como datos personales o algo así. Mi historia comienza cuando yo me voy a vivir a otro estado, casi el total de mi familia vive en otro estado y mis papas y hermanos en otro.

Cuando llegue lo primero que observe fue como algunos primos y principalmente primas ya habían crecido y una de ellas llamada cintya de 13 o 14 años casi de mi misma edad, la verdad que no es una chica muy linda pero tiene unos senos tremendos y un culo no tan malo. Después de ya haber estado alla sin mis papas y solo con tíos y abuelos de compañía pues era obvio que me hacia falta desahogarme ..mmmmm sexualmente jaja.. la verdad es que siempre que iba a casa de mi abuela ya que yo vivía con unos tíos, siempre veía a mi prima y mas de una vez me paso por la cabeza acercarme y tratarla mas que una prima y amiga, la verdad me gustaba hacerme pajas pensando y fantaseando en su honor, imaginaba que ella se me insinuaba en algún cuarto de la casa y así comenzábamos a fajar y hasta coger.

Total, todo siempre terminaba en puras pajas y fantasías ya que esa idea de cogerme a mi primita era algo loca, mas por imaginarme lo que pasaría si mi familia lo supiera o nos cachara en plena cogida jaja. Meses después regrese con mis papás y estuve un tiempo de vacaciones alla, cuando regrese me dijeron que llegara a casa de mi abuelita y de ahí me fuera con mis tíos sólo que esta vez no imaginaba lo que iba a pasar, cuando llegue en la casa solo estaba mi prima cintya, la señora del aseo, mi tia (mama de cyntia) y su hijo mi primo y hermano de cyntia.

Llegue y me dijeron que en un rato comeríamos, me dijeron que arriba estaban mis primos, cuando llegue vi a mi prima y primo jugando pero la verdad es que en cuanto la vi se me puso duro el pene solo de verla y recordar mis fantasías, me sente alado de ella y solo veia como jugaban en la play, duro un rato así hasta que mi primo por fin se fue, yo me quede solo sentado y mi mente fantaseando en tocar a mi prima y asi comenzar. Casi ni hablábamos y solo jugaba parecía que solo me estaba esperando pff, ella traía un pans y una blusa que solo me antojaba comérmela, total no sé como ni porque pero me atreví.

Comencé acercando mi mano a su pierna y rozandola un poco, enseguida vi una reacción en ella pero no dijo nada, en ese momento me alegre por completo porque asi mismo tenía que ser, segúi rozando mi mano hasta llegar a subirla encima de su muslo y poder tocar su pierna por completo, sólo la acariciaba lentamente y ella parecía estar en trance pero no paraba de jugar, comenze a meter mi mano mas y a pasarla entre su pierna, pff me encantaba tocar su vagina, estaba muy caliente y cada vez se sentia algo mas humedo. Segui tocandola y rozando su vagina, sentía que mi pene se encontraba super duro, mientras subía mi mano y tocaba esos enormes senos, metia mi mano en su brasier y levantaba su blusa para chuparlos, no paraba de tocar su vagina hasta que de un momento a otro se volteó y comenzamos a besarnos, yo solo seguía manoseandola cuando en eso se escucha un ruido y era su hermano, enseguida nos compusimos y seguimos "según" jugando :).

Mi pene estaba que reventaba y la calentura la tenía a tope, mi primo llegó y se sento a llado mio, mi prima estaba acostada detrás de nosotros según viendo,ella estaba boca abajo recargada con una almohada y yo adelante de ella, estaba tan caliente que no quería terminar lo que ya habia logrado por fin. Mi primo parecía hipnotizado con el play que no hacía nada de caso en nosotros y en lo que iba a hacer. Comencé a bajar mi mano por su espalda y a comenzar a tocarle su culito por encima del pantalón, tocaba cada gluteo y se lo sobaba pero no era suficiente para mi, con mi mano la comence a meter debajo de su pantalo y ropa interior hasta llegar a su culito, por fin lo tenía y podía tocar me encantaba, bajaba mi mano lo mas que podía y poco a poco comencé a meterle un dedo por debajo, solo alcanzaba apenas a tocar su vagina por detrás y me exitaba tanto que me movía para poder alcanzar su vagina y meter mis dedos, llege a su vagina y comencé a meter y a sacar un dedo, lo pasaba por su ano e igual metía y sacaba. Mi prima era toda una putita y ahora era mia, le encantaba, de un momento a otro comenzó a humedeserse un montón que me llenaba los dedos por completo, lo sacaba y tenía un fuerte olor a sexo y a su cola, la verdad que me excitaba y encantaba.

No sé si ella llegó a tener un orgasmo por que era obvio que tenía que callar por su hermano pero aun así mi primita como toda una putita la masturbe y con su hermano ahí jajaja, cosa que nunca olvidare. Esta fue la primera vez que mi prima fue mia, como esta tuve muchas otras que quiza pueda relatar acá.


Mi tìa y su Marido

Comentarios (2)

Aquella mañana de octubre el sol apareciò “golpeando” la ventana mas temprano que nunca, mi madre con habitual puntualidad nos despertò recordandonos que habìa llegado el dìa largamente esperado,  apenas terminò de hablar, se desatò un ajetreo que puso los nervios en punta a todos los integrantes de la casa, incluyendo a “tarzàn”, nuestro envejecido perro que normalmente dormitaba al costado de la puerta, pero esta mañana de cielo azul al verse disturbado, saliò a desquitarse con el vecino exacerbando mas aùn nuestro estado de ànimo. Con ese entusiasmo que se tiende a involucrar a propios y extraños nuestra familia se disponìa  a celebrar el cumpleaños de nuestra abuela materna, como es de imaginar, la inquietud merodeaba  anticipadamente por todos los àngulos de nuestro àmbito, en lo que a mi corresponde, no consiguiendo desentenderme de “tamaña” manifestaciòn sin alternativa tuve que seguir la corriente casi por obligaciòn, y no es que habìa perdido el interes de participar, solo que, como regularmente sucedìa imaginè a los adultos inmersos en sus quehaceres y regodeos mientras nosotros los “menores” (a la fecha tenìa 14 años apròx.) forzados a una larga jornada de aburrimiento abandonarìamos la reuniòn cuando esta quizàs comenzaba a ponerse interesante (al llegar la noche la atmòsfera se animaba con las disparatadas de los adultos embriagados), pero en fin, precipitado el momento me encontrè saludando a mi abuela quien empapada en lagrimas por la emociòn me apretujò y besuqueò confundiendome con no se quien, me incomodò el hecho, pero sus ochentaitantos años, la masiva concurrencia y la confusiòn del momento justificaba de alguna manera este deslìz, yo mismo, en general, no sabìa exactamente a quien venìa estrechandole la mano, salundando por saludar aceleraba el paso tratando de culminar con este tedioso formalismo.Contrario a mi pronòstico el ambiente se presentaba acogedor, mis tìos, los gestores de la fiesta, no paraban de alardearse por esta, segùn ellos, perfecta organizaciòn, en efecto, respecto a las precedentes oportunidades cualquier mejorìa se divisaba, por sobre todo, el espacio aquel que en innumerables ocasiones habìa brillado por su ausencia, esta vèz, se hacia realidad prometiendo diversiòn por igual para todos, de comer y beber ni comentar, si la abundancia fuera un pecado a promotores e invitados no nos quedarìa otra que el mismìsimo purgatorio.

Sin preàmbulos, inserido en la algarabìa coincidìa en pleno con los de entorno a mi edad, conforme avanzaba la tarde el jolgorio iba en aumento asi como el brindis en los mayores quienes entre risas y tropezones comenzaron a bailar formando un cìrculo, al medio de esta, mi abuela hacìa todo lo posible para seguir el ritmo de sus circunstanciales parejas quienes a turno no la dejaban “ni respirar”, pasado las diez de la noche, mi tìa Dori (hermana menor de mi mamà) y su marido decidieron retirarse, se acercaron a los mios para despedirse y no se por que pedì acompañarlos, mi madre no se opuso, dirigiendose a ambos preguntò si era posible, mi tìa respondiò que no habìa inconveniente. Autorizada mi ocurrencia abordamos el automovil del marido de mi tìa y partimos, en el trayecto, tras el acuerdo de ambos de continuar libando nos detuvimos en un autoservicio donde el marido de mi tìa se procurò varias botellas de cerveza, apenas llegamos a su casa, èl mismo se apresurò en llenar dos vasos con esta bebida y otro de còctel de fruta, alcanzandome este ùltimo nos invitò a brindar por la salud de todos, tras sucesivos “chinchins” de vasos repletos de cerveza, claramente entre ellos, cuando la noche comenzò a hacerse “larga” lo digo por mi que ya dormitaba en el sofà, mi tìa poniendose de pie me dijo, - Uy!, es tarde!, anda acuestate!!!.Sus palabras me cayeron como un baldazo de agua frìa, la verdad no habìa considerado esta posible decisiòn, ella, al notar mi desconcierto me preguntò,- Què pasa?, no quieres ir a dormir?.- Nnn…no  - respondì timidamente.- Por què?.- Tengo miedo - le dije.

Efectivamente era vìctima del pavor ya que meses atràs habìa fallecido su suegra en esta casa, es màs, precisamente en aquella habitaciòn la cual seguramente tenìan pensado asignarme. Mi respuesta la dejò pensando, hablò musitadamente con su marido y acariciando mis hombros precisò.- No te preucupes, por esta vez dormiràs con nosotros, pero antes, te me vas al baño, haces lo que tienes que hacer y vienes a mi cuarto para acostarte, ok?.- Si, si, -  respondì aliviado.Cumplì con lo indicado y brincando de contento me dirigì al dormitorio de ellos, al ingresar... sorprendì a mi tìa desvistiendose!!!.Una descarga elèctrica recorriò mi cuerpo dejàndome paralizado bajo el umbral de la puerta, pasmado, boquiabierto me quedè observando sin saber que hacer, mi tìa al advertir mi presencia,- Pasa!, no te quedes ahì parado!.Dicendo esto con absoluta normalidad continuò con lo que venìa haciendo, se girò dandome la espalda  y... mis ojos abiertos a tope iniciaron a procurarse la panoràmica de su cuerpo, cada parte del mismo cintillaba delirio, su larga cabellera, sus delicados hombros, la sutileza de su cintura que encontraba apoyo en sus amplias caderas, sobre todo su imponente trasero cuyos glùteos redondos permitìan apenas asomar a aquel minùsculo calzòn rosado que parecìa sucumbir asfixiado, sus piernas perfectamente torneadas colmaron por demàs a este “mixing” de emociones trajinandome al extremo, - Me ayudas a desabrochar el brasier?- Eh!?... yo!?, no... si, si, pero no se como hacerlo.- Fàcil, solo tienes que empeñarte.Sin querer, ni poder rehusarme me acerquè a ella temblando como una gelatina, tratando de infundirme valor abarrotè a mis pulmones de oxigeno e iniciè a manipular a los minùsculos corchetes, desengancharlos no me fuè dificil, mi tìa, terminò liberandose de esta su prenda y se colocò una bata semitrasparente, al volverse, mièrcoles!!!... sus exuberantes glàndulas mamarias saltaron a la vista, balanceabance sugerentes!!, acompasando a su caminar sus pezones oscuros puntillaban atrevidamente aquel tejido de seda dejando entrever dos botones en alto relieve, que bella mujer!! -  dije a mis adentros, sin exagerar la madre natura habìa hecho de su cuerpo una obra de arte, estaba fascinado, embobado o no se que mierda!! (disculpen la euforia), a la descarga elèctrica que habìa remecido mi cuerpo se sumò un escalofrìo intenso, cuantiosas gotas de sudor frìo se desprendieron de mi frente.Habrìa detenido el tiempo, de ser posible, para continuar deleitandome de aquella relumbrante belleza pero su voz me sacò de aquel delicioso trance,- Què esperas para acostarte?,- Sssi, si, en-se-gui-da – respondì tartamudeando.Sin perderla de vista me despojè lentamente de mi vestidura y me acomodè a la patiadera de ellos.Todo esto sucedìa mientras el marido de mi tìa se encontraba en el baño, me imagino, el rumor del fluido de agua provenìa del cuarto pequeño, al rato, mi tìa se retirò de la habitaciòn y yo dejè escapar al morbo evocando las imagenes que me habìan dejado embelesado, pasado el tiempo, no se cuanto, me quedè dormido. Cabe indicar que mi tìa es alta, de contextura regularmente gruesa, a la fecha tendrìa 27 años, su marido de igual estatura, lozano, mayor que ella le llevaba por màs de quince (apròx.) y no tenìan hijos. De un momento a otro despertè aturdido, el dormitorio se encontraba iluminado por una  pequeña làmpara angular y el reflejo de la luz artificial que atravesaba el enorme ventanal, al otro extremo de la cama se oyò la voz recurrente de mi tìa,- Vàmos!, hàzme tuya!!!.

Su marido intentaba tranquilizarla.- Espera un poco màs, el niño todavìa no se duerme!.Ella insistìa,- Dàmelo ya!, no aguanto!!
!Mi corazòn de un porrazo acelerò sus latidos poniendo en alerta a todos mis sentidos, mi curiosidad aumentaba a medida que avanzaba el tiempo, el marido de mi tìa reiterando su llamado a la calma dejò transcurrir interminables minutos para despues de tanta insistencia levantarse de la cama y solapadamente acercarseme con la clara intenciòn de verificar si ya dormìa o menos, y yo, adelantandome a la idea juntè los parpados simulando un sueño profundo. “Constatada” la situaciòn, el marido de mi tìa entusiasmado dijo,- Hagàmoslo, el niño duerme!!.Ràpidamente se quitaron la ropa de dormir quedando completamente desnudos, mi tìa tumbandose boca arriba se insinuò sobando su bajo vientre,-  Vamos!, ahora sì complace a tu puta ardienta!!.Su marido se acomodò sobre ella, besuqueò su cuello con insistentemente y alzando ligeramente la retaguardia iniciò a moverse, mi tìa, no tardò en soltar escandalosos gemidos.-  Ah!, aaah!, aaaaaah!, si!, siii!. – inmediatamente su marido le cubriò la boca,- Càllate, el niño se va  despertar!!! – mi tìa continuò balbuceando fraces incomprensibles mientras su marido reemprendìa sus movimientos recuperando la homogeneidad de los mismos, apenas le retiraba la mano, mi tìa continuaba, -  Sì!, asì!, dàmelo!, ah!, aaah!!- vociferaba contorsionando su cuerpo extrañamente.- Te gusta?, te gusta?, - preguntaba su marido,- Si papi!, rico!, sigue!, sigue asi!, ah!,  aaah!.  Mi tìa Dori habìa seguido una inexplicable transformaciòn, yo que siempre observè en ella a una mujer  seria, sensata, estrictamente reservada, ahora que la escuchaba y veìa en esta inusitada situaciòn me costaba creer que se trataba de ella.Las embestidas de su marido habìan alcanzado un ritmo impresionante, soplaba y resoplaba ininterrumpidamente, cuando de improviso mi tìa trando de zafarse se hizo a un lado,-  Cuidado se te viene!, cambiemos de posiciòn!. - su marido algo descompuesto sugiriò piernas al hombro, ella, gesticulando su inicial desacuerdo a duras penas aceptò recalcandole que lo hiciera despacio.Su marido, luego de concederse un largo respiro recargò las torneadas piernas de mi tìa sobre sus hombros, cogiò la protuberancia carnosa que sobresalìa de entre sus piernas (la visibilidad no era de la mejor) y generando un repentino movimiento diò lugar a un encontronazo pèlvico, el...- Ay!!! – de mi tìa resonò en las cuatro paredes, creo que el dolor habìa tocado sus entrañas, su marido restandole importancia al hecho empezò a embestirla afanosamente mientras ella acentuaba sus lamentos,- Ufff!, ay!, ayyy!, despacio por favor!, despacio!. Su marido parecìa disfrutar de esta situaciòn ya que continuaba imperturbable, a los quejìdos, pujìdos y soplìdos se aunò un rumor igual o similar a aquello que provocan los perros cuando toman agua, “chop”, “chop”, “chop” se entremezclò en el ambiente. En tanto,-Ay!, ayyyy!, despacio por favor!, despaciooo... –  gritoneaba mi tìa, su marido en tono sarcàstico replicaba,- Quieres pinga!?, quieres pinga!?... esto es pinga!, esto es pinga! -  se respondìa.- Papi me duele!, me dueleeee! – imploraba mi tìa, haciendo caso omiso su marido proseguia con sorprendente ìmpetu, cuando...- Au!, basta!, ya basta!, no entiendes!? –  dijo mi tìa apartandolo de un empujòn.- Me estas haciendo daño! –  protestò enojada.- Sssh, esta bien càlmate! – se disculpò su marido, insistiendo que èsta era la posiciòn que lo llevaba fuera de control, mi tìa a la vez que se masagiaba el vientre no cesaba de aflorar su malestar,- Desconsiderado, no te aguanto!, me duele hasta la boca del estòmago!.

El silencio trazò una breve pausa, siendo interrumpida despues por el respiro profundo del marido de mi tìa y el consiguiente beso sonoro de ella quien dando por superado el impasse incitò mientras adoptaba una postura es-pec-ta-cu-lar!!!,- Hagamos el perrito! Su marido ni corto ni perezoso se acomodò detras de ella, instante que aprovechè para moverme con la intenciòn de encontrar una mejor posiciòn, y que posiciòn!, de primera!!, increìble!!, todo frente a mis ojos y a pocos centìmetros de mi narìz me habìa procurado un esplèndido panorama!!!. En primer plano tenìa al grotesco culo peludo del marido de mi tìa cuyo “brutal” mazo de carne pendolaba desafiante, era enorme, no habìa visto antes una “cosa” similar, èsto, pensè, podrìa ser una de las respuestas al por que mi tìa se lamentaba tanto, por otro lado, ella, para satisfacciòn de su marido (supongo) y mìa por supuesto, dichosa contoneaba su monumental culazo aireando a sus gruesos labios vaginales recamado de vellos, estaba “mojadita”, la tènue luz de la làmpara y aquella amarillenta de la calle le daban un brillo particular, despedìa un penetrante olor a “mar abierto”, sucesivas bocanadas de èsta no bastaron para aplacar a la ansiedad que venìa martirizandome, a tal punto, en completo estado de excitaciòn, casi sin darme cuenta mis manos se hallaban manoseando a mis genitales, habìa mojado la parte frontal del calzoncillo, no alcanzè a entender como sucediò, ni cuando.

Entretanto, el marido de mi tìa restregaba su turgente carnosidad entre los labios vaginales de mi tìa quien moviendo el trasero exigìa,- Mètelo! mètelo ya!,   –  su marido no se hizo esperar, posicionò su grueso “instrumento” al ingreso de la cavidad carnosa de mi tìa y dando un topetazo violento la impulsò hacia adelante, al cabecear contra el respaldar mi tìa soltò un quejido seco,- Ufff! – a continuaciòn,- No!, no!, todo no!, nooo!, ah!, aaah!. En esta oportunidad su marido no hizo nada para acallar sus escandalosas manifestaciones empecinandose en bombear al ritmo de sus caracterìsticos bufidos (cuanto ansiaba estar en su lugar para probar aquello que venìa probando).  Desembarazados, bregando en el desenfreno, dentro de este ambiente càlido, extracolmado de pujìdos, quejìdos e intenso olor a sexo me habìan relegado al olvido, pero sin querer, estaba participando!, mi cuerpo obedecìa al traqueteo de la cama, la cama a los frenèticos impulsos del marido de mi tìa, mi tìa sujetandose al respaldar atenuaba con sus nalgotas las enèrgicas embestidas de su marido  amortiguandolas deliciosamente, llegado a un punto, su marido se empinò sobre ella, permitiendose con una mano tironear los cabellos de mi tìa al encuentro de sus embistes y con la otra manosear desordenadamente sus abultadas caderas, esta vez la visibilidad era perfecta, la abertura rosasea de mi tìa, asi como el “instrumento venoso” de su marido se encontraban completamente ensopados por una sustancia viscosa que destilaba quien sabe de cual de las dos partes, yo, en medio de esta gran confusiòn comenzè a preguntarme sin tratar de encontrar respuesta alguna, como era posible que el sexo de mi tìa podìa alojar, es mas, soportar los violentos cabezasos de aquel grueso “animal” que entraba y salìa a libre antojo?, viendo a mi tìa agitar su rostro contra la almohada, ahogar a mitad en ella sus desgarradores quejidos supuse que probablemente estaba sacrificando su integridad para complacer a su embrutecido marido que arremetìa sin miramientos. Razonamiento apresurado, totalmente fuera de lugar, lo confirmaban las compactas enculadas que daba, los bulliciosos nalgasos que ella misma se propinaba, sobre todo los angustiosos gritos que exteriorizaba pidiendo que se la empujara,- Todo!, todito!, ahora si rebientame puto mio!!! - decìa.Concentrado en sus esfuerzos, como respondiendo a los requerimientos de mi tìa su marido aceleraba sus movimientos reincidiendo en los implacables encontronazos de su saco escrotal contra el triàngulo pèlvico de mi tìa, su pronunciada agitaciòn se hacìa cada vèz màs discordante, cuando con palabras entrecortadas por la fatiga alcanzò a decir,- Voy a terminar!, abrete perra!, abrete puta!-  Mi tìa, asistiendo al pre-aviso levantò descaradamente el trasero, ayudandose con sus manos separò sus nalgas a tope y...- Sì!, asì,empujalo todo!, descarga aqui tu leche!!!.Su marido retorciendose bruscamente resoplò por ùltima vez y...- La leche!, la leche!, oh!, ah!, yaaaaaaaa...Ella, en simultaneo,- Ah!, ah!, ya!, ya!, se me viene!, se me vieneee... – seguidamente los espasmos,- Ya!, siii, no!, yaaa!,oooh, aaaiiioooooo!, aaaaah!. - la habitaciòn mudo testigo quien sabe de cuantas batallas carnales hizo eco a cada una de estas exclamaciones como queriendo perennizarlas.No transcurrieron mas de diez segundos para que mi tìa haciera notar su disconformidad con lo que venìa aconteciendo, aferrada firmemente a la cintura de su marido intentaba persistir casi reclamando,- No!, no lo saques!, todavia no!.Su marido hizo poco o nada para acontentarla, lentamente sus movimientos se fueron extinguiendo, despues de un prolungado silencio comentò,- Ufff, que cachada, somos unas bestias!.- Somos!?,... eres una bestia -  alegò mi tìa.El silencio comenzò a tender su manto envolviendonos sin prisa, cuando de un momento a otro el marido de mi tìa se levantò sobresaltado,- Què pasa!? -  se asustò ella.- El niño!, el niño! - repetìa mientras se me acercaba, dirìa, exageradamente que pude advertir su agitada respiraciòn, sobre todo su recargado aliento a tabaco y alcohol que me estimulaba a descargar un sonado estornudo, gracias a todos los santos logre eludir el apuro.- Esta dormido?, esta dormido?- preguntaba mi tìa,Su marido respondiò aliviado,- Como un angelito.Y... yo estaba “profundamente dormido” (aparentemente), no se imaginaban que habìa visto todo, en vivo, en directo y a “colores”. Despues de repasar cada una de las escenas, insistiendo en aquellas enrevesadas e inverosimiles, todavìa excitado, absorto e incapaz a responder una de las tantas interrogaciones que rondaban por mi cabeza, esta vez si, me quedè dormido.  

El pròximo capìtulo MI TIA Y YO.

 

Mi Madrasta y Yo

Comentarios (26)

La historia que les voy a contar es real, creo que no vale la pena esconder nada. Llegue a la casa de mi padre a penas cuando tenía 14 años, en ese momento era un niño, todavía no había desarrollado. Al principio tenía serias diferencias con mi madrasta, discutíamos casi a diario. Me costaba adaptarme a una persona que pensaba que no era de mi familia, para colmos de males mis dos medios hermanos no ayudaban en nada, en algunos casos complicaban la difícil situación que estaba viviendo. Desde que llegue a casa mi padre me puso reglas claras como por ejemplo: tocar la puerta de su dormitorio antes de pasar, cosa que mis hermanos no lo hacían, otra era que no podía ir a ver televisión en su cuarto, cuando él y su mujer estuvieran descansando.

Mi padre era un hombre mayor casi llegando a los 45 años y mi madrasta tenía 15 años menos que él. Nunca la vi con malos ojos ni mucho menos tuve pensamientos lascivos, ni me imaginaba lo que iba a en un futuro suceder. Con el transcurso del tiempo fui creciendo y mis problemas fueron disminuyendo. Yo siempre he sido muy deportista, practicaba  varios deportes, mi cuerpo se había transformado de ser un niño débil a ser un joven alto, cuerpo bien definido, a muchas mujeres comencé a gustarles. Tenía muchas novias, y además me comenzaron a gustar las mujeres un poco maduras, las cuales considero aun muy bonitas y especiales. Un día llegue a casa más temprano de la escuela y en mis manos llevaba los documentos de ingreso de la Universidad, estaba muy feliz ya que mi vida iba cambiar pero no sabía cuánto. Me senté en el comedor de la casa y pedí a mi sirvienta que me llevara la cena, tenía tanta hambre que era capaz en ese momento de comerme todo lo que me sirvieran. En ese momento me encontraba solo, no había nadie, mis hermanos no estaban. De pronto llego la mujer a la cual consideraba únicamente mi madrasta, ella se sentó conmigo cosa que no era muy usual, inmediatamente comenzamos a entablar una conversación bien seria acerca de la Universidad y mi futuro. De pronto sentí algo que me rozaba mi pierna por debajo de mesa, por un momento pensé que era mi perro, pero al reaccionar era la pierna de ella junto a la mía.

Jamás pensé que eso estuviera pasando, ya no pude comer a gusto, termine muy pronto y me retire a mi cuarto.Después de ese evento la cabeza me quedo dando vueltas, en algunas ocasiones no podía dormir pensando si esa rozada de pierna era o no era intencional. El día lunes de la semana próxima ocurrió que llegue a mi casa muy temprano y escuche que alguien se bañaba en el cuarto principal, que es el que correspondía a mi padre, en algunas ocasiones mis hermanos lo usaban. Me quede en la sala viendo un programa especial de deportes, de pronto escucho un ruido a mis espaldas, giro mi cabeza y veo a mi madrasta únicamente con una toalla muy pequeña, pero ahí todo bien, la observe por unas fracciones de segundo y como por arte de magia la toalla se le deslizo y alcance a ver la casi la mayoría de su cuerpo. Muy asustado regrese la vista inmediatamente a mis deportes. Les contare que fue lo que puede observar: Un cuerpo de una joven atrapado en una mujer madura. Los pechos grandes y hermosos, unas pierdas muy definidas, un monte Venus bien recortado, esa fotografía creo que nunca se me olvida. Por el resto de la semana me sentía miserable ya que estaba tan confundido, mis ideas eran como un remolino. Por una semana pensé que podría hacer, decirle algo, comentar el incidente con ella, pero pensaba que  las consecuencias iban hacer muy desastrosas si ella lo tomaba a mal.

Semanas después, mi madrasta comenzó a cambiar muchísimo, cambio casi toda la ropa de su closet, en fin realizo un cambio de 180 grados, es más hasta cambio su corte de pelo. Todos en la casa se sentían felices por el cambio, pero yo me sentía más confundido, algunas veces pensaba que si lo había hecho por mi persona o simplemente era una coincidencia.   Una noche me levante de mi cama y me dirigí a la cocina, tenía tanta sed que no podía dormir, por un momento sentí la presencia de alguien que me  estaba observando, comencé a ver el entorno para asegurarme que estaba solo, de pronto escuche unas palabras en voz baja que me decía “vete a tu cuarto ya es muy noche, tienes que descansar”, era ella, mi madrasta, nunca olvidare esa noche. Ella llevaba puesto un vestido muy corto y transparente, le pude ver hasta la conciencia,  es como si anduviera desnuda. Debajo de su vestido llevaba puesto una tanguita que simplemente hacía un juego perfecto entre su cuerpo, y la cocina. Pude observar que tenía mucha humedad entre sus piernas. Estaba tan asustado y tenía miedo, me imaginaba que mi padre se pudiera levantar o algunos de mis hermanos, creo que hubiera sido un gran problema para ambos. Lo único que le pude decir fue” muchas gracias y pase buenas noches”. Luego del dulce encuentro me fui directamente a mi cuarto, estaba tan excitado que sentía que me iba a explotar mi pene, en ese momento deseaba bajar esa tanguita y pensaba en una lujuria completa. Como no podía dormir tuve que masturbarme, ya muchas veces lo había hecho pero esa noche fue  tan rápido y tan fácil.

Los días siguientes hubo más confusión en mi cabeza, cada día que pasaba se me presentaba el problema en mi mente, realmente era muy complejo, algo si puedo asegurar, ya estaba completamente enamorado de esa mujer. Pensaba día con día como decirle el amor y la lujuria que sentía sin meterme en problemas. Dos semanas después del incidente de la cocina, no había nadie en casa, ya era de noche, de repente escuche un gran ruido cerca del cuarto de la sirvienta  y me dirigí rápidamente para ver que había pasado. Sofía que era una vieja ya de edad avanzada estaba en el suelo, ella estaba limpiando unas ventanas cuando se deslizo y termino en el piso. La traslade a su cuarto con mucho cuidado, en ese momento entro mi madrasta y le explique qué había sucedido. Mi madrasta fue a su cuarto y de regreso traía unos tranquilizantes para que Sofía pudiera descansar, esperamos que se durmiera y nos retiramos lentamente del cuarto. Luego de salir del cuarto llegamos a sala de la casa, aun no había llegado nadie, me sentí con mucho valor y comencé hacerle a mi madrasta unas cuantas preguntasSabes porque no ha llegado mis hermanos y mi padre? Ella me responde no, quizá están por llegar y se encuentran en el tráfico.  Por un momento se me vino a la cabeza todas las ideas locas y no pensé nada más en besarla. Mi madrasta tiene unos labios tan sensuales y era de aprovecharlos pero pensaba que no debía hacerlo, de pronto ella me hace una pregunta la cual fue el indicio de algo grande “No hay nadie más en casa que solo tú y Sofía”, a lo cual le respondí “si quieres nos podemos asegurar”, muy lentamente recorrimos toda la casa, fuimos de regreso donde Sofía, ella seguía completamente dormida. Cuando terminamos de revisar la casa me asegure que la puerta de la entrada estuviera bien cerrada, luego me dirigí hacia donde se encontraba ella y le dije con una aptitud estúpida “no hay nadie”, luego lentamente cogí sus dos manos y le di un beso que todavía lo recuerdo. Tenía muchas ganas de quitarle la ropa, la segunda movida que hice es tocar su concha… …que rico… un fruto prohibido que pedía a gritos ser mío….de pronto alguien abrió la puerta…solamente pensé se me había terminado la fiesta y no habrá otra oportunidad para mí.

Eran mis hermanos y mi padre, en ese momento eran las últimas personas que quería ver. Mi padre nos saludo, le dio un beso y se retiro a descansar, pero antes me dijo que tenía que hablar muy seriamente conmigo el día siguiente.
Esa noche no pude dormir pensando cómo íbamos hacer el amor con mi madrasta si era casi imposible acercarse a ella cuando todos estaban en la casa, además estaba Sofía una vieja, vivida, astuta y metiche. Al día siguiente me fui a desayunar esperando ver a mi nuevo amor apareciera pero lastimosamente ella ya se había ido al negocio familiar (fábrica de juguetes). Mi padre se unió a la mesa y comenzamos a platicar. El me expreso que necesitaba mucha ayuda mía en el negocio familiar,  me pregunto que si estaba dispuesto a trabajar con mi madrasta…por un momento me quede callado..y de mala gana respondí que si, ya que no quería pretender que nadie tuviera sospechas que estaba interesado en mi nuevo trabajo y mucho menos en mi madrasta. Finalmente le pregunte cuándo comenzaría en mis nuevas obligaciones a lo que él me respondió este fin de semana.Todo caminaba muy bien, demasiado bueno para ser verdad. El día sábado me levante muy temprano, tome un buen desayuno, luego mi padre y mi madrasta llegaron al comedor y comenzamos hablar de todo lo que iba hacer en mi nuevo trabajo, en mi mente pensaba que no podía esperar a llegar a pequeña fábrica de juguetes, me preguntaba cómo  iba ser ese día que tanto había esperado. Tome mi carro y junto con mi madrasta nos dirigimos a la fabrica, en el camino creo que los nervios nos traicionaban. Pero luego sucedió algo, comenzamos hablar de todo lo que nos había pasado y lo que habíamos pensado del incidente del beso y con estas palabras comenzamos nuestra conversación.Qué piensa del beso? Madrasta: Me gusto mucho, quiero que me hagas un favor háblame con más confianza.Ok. Estas nerviosa? Madrasta: Si muchísimo,  antes que me casara con tu padre nunca había tenido novio y desde hace 12 años que me case con él, nunca he estado con nadie más.Nunca tuviste novio? Madrasta: No, mis padres nunca me dejaron salir a ningún lado sola, por ese motivo nunca tuve a nadie.Quieres que te llame por tu nombre.Madrasta: Me sintiera más cómoda…ok Nos quedamos un silencio mientras seguía manejando …..De pronto ya habíamos llegado al parqueo de la fábrica, nos bajamos del vehículo y entramos a lo que era nuestro destino, llegamos a las 8:15, las trabajadoras no llegaban aun si no hasta las diez de la mañana, tendría alrededor de una hora y cuarenta y cinco minutos para hablar de nuestro futuro. Ya estando dentro de la fabrica cerramos muy bien la puerta y nos abrazamos muchísimo y nos dimos muchos besos, desde los inocentes hasta los que son muy apasionados. Sentía los latidos de mi corazón en mi pene, por un poco sentía que se me iba a reventar, mi madrasta tenía muchos nervios al punto que estaba temblando no sé si del miedo o de la temperatura que hacia dentro de la fabrica. Agarre de la mano a mi madrasta y la lleve al cuarto de materias primas, en ese cuarto se guardaba muchas bolsas de algodón, en tiempo atrás que había visitado la fabrica, algunas veces las había ocupado para dormir, pensé que  eran perfectas para descansar y no se diga para follar.

Llegando al cuarto acomode unas cuantas bolsas de algodón y realice un nido de amor. Primero comencé a besarla, toque todo su cuerpo muy, su cara, luego le metí la mano debajo de su falda corta y le agarre su raja, y me quede en esa posición con un beso que duro toda una eternidad. El grado excitación de ambos incremento de una manera que es difícil de explicar. Mi garganta estaba completamente seca, a mi madrasta le temblaba todo el cuerpo, lo único que queríamos era quitarnos toda la ropa y amarnos muchísimo. Nunca antes había sentido tanto miedo mezclado con placer.Cuando termine de besarla comencé a quitarle la blusa con mucho cuidado, luego le quite la falda, únicamente la deje con el sostenedor de sus pechos, en su tanga cortita y transparente y, en zapatos de tacón alto, ella se miraba muy hermosa. Luego comencé a quitarme toda la ropa, quedando al final sin nada, cuando ella vio la gran verga parada con grandes venas resaltadas solamente me dijo,” no esperaba esto pensé que aun eras un niño”, a lo que le respondí “espero que te guste y se tuya para siempre”. Por mucho rato la abrace, y le di las gracias por estar conmigo en ese momento, a lo que ella con una voz suave me respondió “De ahora en adelante seré tu esclava, todo lo que me pidas yo lo hare por ti”.  La acosté en la bolsa de algodón que quedo perfecta mejor que una cama y muy suavemente con mis dientes agarre su tanga y se la  deslice por las piernas hasta quitarsela, lo que pude ver fue un gran coño muy bien preservado por tiempo, era tan grande que jamás había visto uno igual, luego quite por completo el  sostén de sus pechos, todo estaba listo para metérsela de una sola vez, pero decidí mejor jugar y solamente me conforme por el momento a meterle la puntita, luego le preguntaba “te gusta”, ella me respondía “si mi amor, porque esperaste tanto tiempo para hacerme tuya” al final sin penétrala la hice terminar y llorar por tanta emoción y sentía que su corazón se le iba a salir por la boca.  

Luego le hice una pregunta ahora estas lista para seguir follando, a lo ella me respondió “si”. Tanta lujuria que tenía en mi cabeza se me vino de una sola vez, acomode a mi madrasta y de la deje ir el pene hasta el fondo, la vagina estaba tan caliente y tan llena de flujos que era tan fácil entrar y salir, el sonido que hacíamos follado era parecido cuando un perro tomando agua, el momento y el deseo estaba tan delicioso que me vine dos veces sin sacar mi pene, no se diga mi madrasta que a cada momento gritaba con tanto placer que parecía que se iba a morir,  luego mi madrasta se vino dos veces más y finalmente quedamos exhaustos, el tiempo corrió de prisa y tuvimos que abrir la fabrica para que las trabajadoras entraran, pero  no sin antes ponernos de acuerdo para nuestra siguiente cita.Al final de día cuando ya era hora de regresar a casa nos besamos muchos, la abrace y por un momento sentí que ella había sido mi amante en una vida pasada, muy curioso pero cierto. Cuando llegamos a casa la vida regreso a lo normal, nos comportamos como si nada hubiera pasado.Tengo muchas más historias que contar ya que la relación entre mi madrasta y yo ha durado por mucho tiempo, hemos follado en muchas partes dentro y fuera de la casa en las cuales ustedes ni se imaginan.


Aprendiendo con mis Primos

Comentarios (1)

Aprendiendo con mis primos:   Hola me llamo José “El Ángel Jo” elangeljo@yahoo.com.ar   El relato que les voy a contar es absolutamente verdadero y paso hace ya muchos años, se los cuento, tal cual sucedió y creo que se parece a muchos otros pero con la singularidad, de mi relato y mi parecer.   Esto sucedió hace como 38 años atrás, mis primos y yo tenemos la misma edad o una diferencia de no más de 3 años, entre todos, para ese entonces ya había tenido mi primera relación con una de mis primas lo que provoco en mi una lujuria desenfrenada ya que a partir de aquella noche de verano que tuve mi primer eyaculación me cogía a todas mis primas las cuales son divinas y muy ricas, la particularidad resulto ser que mi prima María E., con quien debute y hicé debutar, fue que no me dejaba que la penetre por la conchita, solo por la colita y me daba largas sesiones con su boquita, sus chupadas solo son comparable a las que me prodiga hoy mi esposa, con quien tengo cuatro hijos, en otra oportunidad contare lo sucedido con María E. y mis primas; todo esto sucedió en un solo verano en no más de dos meses, Diciembre del 70 a enero del 71.   

Esta prima hermana y su hermana María Isabel, Vivian para entonces en al Norte de provincia de Buenos Aires y estas cosas sucedían en Jujuy, donde Vivian mis abuelos maternos y donde pasábamos todo el verano, de aquellos años, oportunidad que yo aprovechaba para tener relación con todas mis primas y uno que otro primo, a los cuales los inicie como así también a uno que otro vecinito, toda la CULPA LA TIENE MARIA E. ya que despertó a un mostro sexual que no paró hasta el día de hoy.   

Un fin de semana, como tantos otros, nuestros padres decidieron llevarnos a la casa de unos tíos, en otro campo, el cual quedaba a unos cuantos minutos de camino en vehículo, siempre se comía en abundancia y todo pasaba con normalidad, jugábamos hasta no dar más, como en la casa de mis tíos se disponía de mucho espacio, al final del día nos iríamos a dormir, de hecho debíamos compartir la camas; esta como otras veces me toco dormir con uno de mis primos, en este caso Nelson, que somos de la misma edad, para entonces unos 10 años, ya que sus dos hermanas (Mariela de 11 y María Juana de 9) y su dos hermanos menores dormían en las otras camas, mientras, María Eugenia, María Isabel, Graciela, Claudia, María Luisa dormían en otra pieza, lo que impedía que me coja a una de ellas o alguno de mis primos.   Todos los primos formábamos una pandilla de la misma edad, pero Nelson era algo diferente a todos nosotros, digamos distante y algo serio, pasaba mucho tiempo con su padre a quien le ayudaba en el cultivo del tabaco, tanto su fisonomía como la mía era la normal para nuestra familia y descendencia europea, blancos, con pelo rubio, delgados y altos para nuestra edad, el comportamiento de Nelson nos imponía algo de respeto ya que, los mayores confiaban mas en el, ya que él no se prestaba para las travesuras de chico, como nosotros, yo para entonces ya me encontraba preparando a su hermana Mane, a la cual ya había besado tiernamente, pero no había tenido la ocasión ni la oportunidad de cogerla solo tocarla y acariciar, como ya lo asía con tres de mis primas.   

Esa noche muy especial, por cierto, estuvimos hasta tarde contando cuentos y pasándola con nuestras abuelas, nos acostamos y ya en plena oscuridad, causa del frió estaban todas los positgones de las ventanas cerradas y nosotros bien arropados recién bañados, sentí el cuerpo Nelson algo húmedo estábamos acostados y muy callados, yo ya presentía algo, no sé cómo empezó ni cuando, pero de repente y sin mediar palabra nuestros cuerpos se tocaran, yo no me moví ni un ápice, estaba totalmente inhibido, me estremecí hasta los huesos, de hecho me turbo y no savia que hacer, hasta ese momento, siempre fui quien llevaba la iniciativa, para entonces en ese verano ya me cogía a tres primas, un primo y tenía en la mira a mi prima Mane, hermana de Nelson, pero esto era diferente extraño, en si era lo mismo pero me sentía sumiso, cuando me di cuenta su mano buscaban mis nalgas, yo no contestaba, no me movía; cierto que estaba de espalda a mi primo que cada vez estaba más juntito a mí, ya podía sentir su pene debajo de la piyama, siguió buscando mis nalgas y en cuanto las encontró las acaricio fuertemente, mi pene empezó a endurecerse con contundencia, pensé que quería que le haga lo mismo que ya le asía a mis primas o a su hermano, cosa que sabía hacer y me gustaba muchísimo. Equivocado estaba y me enteraría muy pronto de ello!!!   

Entonces trate de darme vuelta pero me sujeto fuertemente, trate de murmurarle al oído, pero se negó, me pidió que me quedase quieto, demás está decir que todo se realizaba en cámara lenta y en total silencio ya que en las dos camas
de alado dormían mis otros primos y no recuerdo que mayor, yo me encontraba a la horilla y el contra la pared.   Sin siquiera contestar y aun no sé porque, así lo hice, e inmediatamente nos quitamos los piyamas, cuando logre estirar mis piernas, las que recogí de espaldas a él, para poder quitarme la piyama, sentí su miembro en mi espalda, por encima de mi cintura, me provoco un escalofrió pero sentí que ya buscaba presuroso mis nalgas, estaba húmedo y cálido, me gusto el contacto, mi ano palpitaba y latía sentí de inmediato que mi canal se dilataba y nada comprendía, mi primo se metía entre mis piernas, tocando hasta mis testículos y rozaba una y otra vez la entrada a mi ano, sentí un extraño placer muy agradable que me rondaba, no sentía su cuerpo, sino su pene, como que él no existía solo su prolongación peniana, la cual tenía unos 17 o 18 cm. por unos 4 o 5 de ancho, solo un poquito más chico que el mío, que para entonces no tenía ni la menor importancia, bien recuerdo mi excitación y lo turbado que estava, hasta creo que me gusto mucho el papel de sumisión que asumí, cuando hasta ese momento yo llevaba el barco.   

Sentí mi pene con una terrible erección, hasta hoy recuerdo la situación y me produce la misma sensación o calentura, al tiempo que sentí otra vez, su glande pugnar por perforar mi pequeño orificio anal el cual ya palpitaba, latía, pasaba por la entrada, y no podía atinar una y otra vez, me causo un escalofrió, el pensar en la situación, estaba por ser penetrado, desvirgado, inmediatamente pensé que eso que sentía, era lo que le proporcionaba a mis primas cuando las penetraba, mi excitación aumentaba y era terrible a la vez que mis pensamientos luchaban para comprender lo que sucedía y a lo que me estaba prestando, hoy se que fue la lucha del bien y del mal, a su vez la impotencia que me provocaba Nelson, como una dominación y me sentía bien en ese papel, me gusto y mucho.   Su falta de experiencia, no le permitían penetrarme, todo esto lo pensaba mientras mi primo apuntaba su pene ya en mis nalgas y nada podía hacer para detenerlo, cuando sentí que nuevamente pasaba por la entrada, su glande suave, firme y perfecto, me asuste ya que su punta se apodero de los pliegues de la entrada y pensé que me la metía, zafó una vez mas y paso de largo, para nuevamente retroceder, sacando su pene de entre mis piernas, pude notar que arrojaba un liquido muy suavecito que lo depositaba en mi ano, sus líquidos pre seminales mojaban mi entrepierna, cuando pensé en eso, sentí que se retiro lo suficiente y pude notar que tomo, su pene, con su mano derecha, entonces respingue mi colita asía él, el movimiento fue instintivo y lo recuerdo tan patente que me produce algo de vergüenza, sentí que se quedo quieto y muy suavemente apoyo su glande en mis nalgas y con un pequeño movimiento circular abrio mis nalgas y lo puso, justo en la entrada a mi ano, ayudado por su manos derecha lo sostenía firme apuntándome, me extremesí y me concentre en la sensación que recorrían mi cuerpo, su glande se pego y apoyo solo lo suficiente para que mi ano reaccionara, sentí su vara lista para pugnar mi virginidad, creo que en ese instante se derrumbaron todas las posibilidades de defenderme y oponer alguna resistencia, ya quería tener esa pija dentro mío, creo que tanto lo froto que lo deseaba con ansías, no fue difícil, apenas respingue mi trasero, mi primo asesto una pequeña estocada, su glande se alojo, de forma perfecta en la entrada, perforo mi primer esfínter y de inmediato disfrute la penetración de la que era objeto, juro que todavía lo siento, ya estaba entregado y mi canal deseoso, creo que sentí su sabor, el sabor de su pene.   

Un pequeño pinchazo, anuncio la invasión, su cabezota se alojo perfectamente en la entrada a mi ano, todavía siento la cabecita acomodarse en mi canal, ya estaba, que hermosa sensación, siempre envidie a las mujeres que penetre, siempre me preocupe que sintieran lo mismo que yo sentí aquel verano de 70, no aguante mas y re pingue la totalidad de mi cola y lo obligué a clavármela hasta el fondo. Lo sentí cabalgado en mi colita, mi sorpresa fue cuando saco la mano que sostenía su pene y sentí como me entraba la totalidad, me asombre ya que había olvidado que su mano impedía que me penetre con la totalidad de su pene.   El maldito me dio una estocada precisa y contundente cuando ya llegaba al fondo de mi canal, esa pija me llenaba la colita y no savia como tragármela, decidido pero temeroso, acomode mi colita estaqueada ya y se la ofrecí, sentí esa pija ya era parte de mi cuerpo, mejor dicho de mi culito, creo que fue una señal clara y contundente, yo sentía la forma de su punta en mi canal, respingue la totalidad de mis nalgas y torcí mi espalda quedando un poco más arriba que su pene, entregándole la totalidad de mi canal para que lo hiciese por completo, levante un poco mi pierna izquierda y las corrientes eléctricas recorriendo mi cuerpo y todas partían de la pija que estaba alojada y clavada entre mis nalgas, una tercera y definitiva empujón cortito, con un formidable ímpetu, que coincidió con un pequeño retroceso de mi culo y la sentí clavarse en lo más profundo de mi interior y descubrí cada centímetro de su verga, creo que reboto en el interior de mi ano y empezó un suave vaivén de mete y saque, todo se turbo, todo era placer y pación, no lo sé estaba estaqueado, sentía los estímulos y deseos incontrolables, me arquee mas para sentir como corrían las sensaciones por mi columna que me estremecían, sensaciones únicas y pude palpar como me penetraban, como se apoderaba de mi trasero, fueron segundos o minutos, no lo sé, hasta clavarla en el fondo.   Así estaqueado me di vuelta, despacito en tres o cuatro movimientos y me subió sin moverse, me apretó para no salirse, me acomode forzando mi colita contra su pubis ya bajo de él me entregue, me clavo una estocada profunda que llego al fondo, y puedo jurar que cada vez que regresaba a mi interior lograba una penetración más profunda, ya que sentí que empujaba mi estomago y a la vez sus testículos me tocaban la base de mis nalgas, sentí la vara ensancharse y endurecerse, clavada en mi interior con firmeza, coloque mi manos en mi vientre y juro que sentía como esa pija recorría todo mi interior, por supuesto que arque va mi cuerpo y re pingaba mi cola, de pronto algo tibio en mis entrañas, juro que sentí un hermoso placer algo incomparable, furor tres o cuatro chorros de leche en mis intestinos, sentí cuando su pene escupía dentro mío su néctar, se quedo quieto y mi ano palpitaba a medida que su pene se acomodaba en mi interior no podía creerlo me habían culeado, empalado y enzima de pronto empezó a hacerse más chiquito y se salía de mi, quise detenerlo, prolongar las sensaciones de placer, lo lamente yo quería seguir sintiéndola y me avía olvidado de acabar yo, mas bien no lo savia, me lo perdí.   

El maldito me dejo con las ganas y por supuesto se negó a que yo lo penetrara, me quede quieto y luego me dormí con la sensación de su pija en mi culo y mi pija por reventar, ni hablar del estrago que su semen producía en mis intestinos, que de retorcijones con los que me dormí, no sin sentir que se levanto y se fue a dormir con sus padres acusando que estaba incomodo. Creo que tuvo miedo que dormido le meta la pija, pero bueno el se la perdió.   Al día siguiente todo ocurría con absoluta normalidad sin siquiera acordarnos de lo sucedido. Pero mis ganas de saciar mi pija latía dentro mío, la hermosa experiencia vivida había sido inconclusa rara, algo perversa, ese día después de almorzar y no sé como quede solo en uno de las estufas de tabaco con mi prima Mane, sin mediar palabra empezamos a besarnos, ella se arrodillo delante mío y saco mi pene y empezó a chupármelo con absoluta destreza, cuando sentía los labios y la legua de mi prima, pude escuchar que sé hacer cava una camioneta, mi prima seguía en su labor cuando sentí que ya no aguantaba más y empecé a eyacular en su boca, creo que nunca mas tuve un orgasmo de ese calibre, mi prima serró su boca y me percate que mi primo Nelson su hermano nos observaba parado en la puerta, mi asombro me obligo a sacar mi pene de entre sus manos la que miraba asombrada la leche que le chorreaba por todos lados, en una de sus manos su cara, su cuello su ropa, mi prima levanto la mirada y se dio cuenta de la presencia de su hermano mayor, lo miro y salió corriendo, mi primo me miro como guardaba mi pene con dificultad en mi pantalón corto y no dijo más que VAMOS a casa los están buscando.   La situación que por si era algo perversa, me condicionaba ante mi primo, todavía siento como que, por los hechos no fue un pedido fue una orden, obedecí y me subí a la camioneta que conducía el, para recorres solo algunos metros, mi prima había desaparecido nace por donde, ese pequeño trayecto lo recorrimos sin pronunciar palabra. Al llegar mi primo estaciono la camioneta y descendimos con absoluta normalidad y como si nada, un rato después se acerco a mí y me invito a cazar palomas, lo seguí, pensé que quería hablar conmigo de lo sucedido la noche anterior o sobre su hermana para lo cual no tenia respuesta alguna de ninguna de las dos, mas todavía disfrutaba las sensaciones de ambos en mi cuerpo; nos alejamos casando hasta la laguna, la cual estaba cubierta por muchos árboles de sauce muy coposos, en donde sus lianas llegaban hasta el agua, por lo tanto con mucha sombra, al llegar nos sentamos a la orilla y conversamos de cosas superfluas.   

Yo tiraba piedritas al agua, las que no eran abundantes y debía estirarme para agarrarlas, en una de esa me di vuelta para alcanzar una piedra que estaba más arriba y un poco alejada de mi quedando boca abajo bien estirado y dándole la espalda a Nelson, digo esto ya que cuando llegaba a la piedra me di cuenta que le di el espacio y el lugar para que se aproveche de mi una vez más.   Cuando llegue a la piedra sentí el peso de mi primo en mi espalda, me cogió de la cintura y apoyo su cuerpo, dude mas del lugar y el momento, ya que podíamos ser atrapados, primero me negué sin convicción por cierto, el placer de la noche anterior, me turbo y me sentía usado, débil, pero me susurro al iodo con mecha suavidad que a su tiempo lo haríamos como yo lo quería y que se entregaría a mi; cosa que para mí no tenía importancia, tampoco me importaba, me gustaba más la idea de estar con alguna de mis primas que penetrarlo a él, pero bueno lo sentido la noche anterior no estuvo nada mal.   

Sentí su cuerpo y su pene ya listo, mi cola ni lerda ni perezosa ya palpitaba, me sentí gratificado y a la vez incomodo ya que no podía manejar la situación ni siquiera mi propio cuerpo mucho menos a mi primo, entre que trataba de ordenar mis pensamientos, Nelson introducía sus manos en mi pantalón corto, a lo que yo no respondía sino con movimientos casi involuntarios por lo tanto no oponía resistencia, me dejé llevar y enderezándome me puse boca abajo, para lo que el aprovecho se levanto de mí y me bajo el pantalón, sentí suaves caricias en mis nalgas, las cuales las tenía ya casi respingada, sentí sus dedos en la entrada a mi ano y las sensaciones brotaban por todo mi cuerpo, lo más notable era la forma que acariciaba mis nalgas lo cual me calentaba, me sentía avergonzado ya que me entregaba por entero y un escalofrió me recorrió todo el cuerpo, sentí su pija, que rápidamente encontró la puerta de mi ano, el que ya latía deseoso, no tenia voluntad, me sentía sumiso, apoyo su glande en mi ano y lo clavo ya con maestría, sentí primero su glande y pronto deslizarse en mis carnes. Fue una sensación maravillosa mezcla placer sentir ese enorme pedazo caliente y duro de carne atravesar mi esfínter abriéndose paso hacia el interior de mis entrañas. sentía que me quemaba mi recto y al mismo tiempo la necesidad de masajearlo con mi esfínter como queriendo ordeñarlo, hasta que noté sus huevos contra mis nalgas y entonces empecé a moverme en círculos, mi trasero quería mas y aprendía rápido, metiéndomela hasta el fondo de un solo envión, con lo cual me hizo ver las estrellas y grité de dolor, tenía el pene demasiado seco, el se tumbó encima mío y me consolaba dándome besitos en el cuello y lamiéndome las orejas. Le pedí que lo majase y de inmediato lo saco y me echo saliva en mi ano, y acomodo su pene de nuevo. Yo estaba tan caliente que empujaba con mi culo hacia atrás para sentirlo lo más adentro posible, ya que me encantó la sensación de su pubis contra mis nalgas y sus huevos contra los míos, sobre todo la forma que se refalaba una vez salivado. Hasta que en un movimiento me la saco, no savia que hacer quería tenerlo, por lo tanto lo deje hacer y empecé a colaborar, me coloque bien en cuatro patas y me ofrecí, un escalofrió me recorrió el cuerpo cuando sentí que apuntaba su ariete y asentaba la punta de su pene en mi ano, previa lubricación con su saliva, mis pliegues se abrieron y antes que me lo meta mi culito ya palpitaba y saboreaba la estaca de carne que se metía en mi cuerpo y explotaba todos mis sentidos solo que esta segunda vez el desgraciado me enculo con toda su alma no me dolió, pero me sentí culeado sin tregua, el guacho llego al fondo y no me dejo ni sentir el sabor y empezó a sacarla y meterla con una fuerza que pensé que me rompía el culo, en momentos creí que me salía por la boca ya que a cada estocada me hacia abrirla, juro que la sentía hurgarme el estomago y no terminaba de metérmela, el infeliz, sentí contraer mis testículos y cuando de una estocada me tiro al suelo y me perforo, se clavo en seco en el fondo de mi culo y su semen a llenarme las entrañas, sin el más mínimo miramiento el muy infeliz en un día ya me había culeado dos veces y otra vez su semen me producía fuertes retorcijones.   

Me saco su pija y nos sentamos, no pronunciamos palabra por un buen rato, solo mire su pija ya que me había causado un gran placer, un enorme placer, quise explicarle que se sentía muy bien pero no me dejo, tampoco pude explicarle que no podía acabar cuando lo tenía adentro mío y que yo quedaba con mucha ganas, pero ya caminábamos de regreso a casa, solo me dijo que tenía miedo de que lo penetre pero que se sentía muy bien con lo que asíamos, y que no me moleste con él, el caminar inmediatamente me asía sentir algo raro en mi ano, de seguro era por lo que estaba mi culo todo abierto y los retorcijones que me obligaron a parar y tratar de hacer la caca, sin lograrlo por supuesto, tampoco nunca vi salir su semen y creo que fue abundante las dos veces y conste que solo habían pasado menos de 12 horas.   

Al día siguiente, todos salieron temprano, solo quedamos mi mama, Mane y yo en la casa, ya que mi tío y mi tía fueron a la ciudad en busca de alimentos, lo que aprovechamos con mi prima para alejarnos de la casa asía los galpones que estaban más lejos y desde donde se podía ver la casa y los movimientos de todos, casi corrimos presurosos, apena entramos, jugueteamos un poco y nos besamos sin ni siquiera decir palabra, nos sacamos la ropa de abajo, yo tenía un pantalón corto y ella también un short, cuando así pude ver su rajita, se acostó boca arriba y sentí mi corazón latir ya que no sabía qué hacer solo sabia culear, (metérsela por la cola), pero mi prima me ofrecía su chachita, estaba enloquecido solo me apoye sobre ella y pretendí apuntar mi pene en su chachita solo entro la cabecita de mi pene y algo no la dejaba entrar, mi prima, experimento un pequeño dolor y trato de sacársela y que yo me baje de ella, pero ni loco que lo iba a permitir, yo estaba como loco, no sé cómo me las arregle pero la tome de la cintura, la cual era muy chiquita y empujándome con mis piernas solté todo el peso de mi cuerpo en mi pene, nuevamente sentí la resistencia pero un pequeño ruidito solo un “TOC” muy bajito que mi prima ahogo con un ahiiiii, mi pene se alojo en la chachita de Mane, mi prima me miraba y yo no podía creer la sensación el placer de tener mi pija dentro de un agujerito tan chiquito y tan sabroso, no puedo creerlo hasta hoy que hermosa es romper una pendeja, fue increíble, solo apoye mi cuerpo sobre mi prima e instintivamente empecé un pequeño bombeo de mete y saque las sensaciones estaban en todo mi cuerpo, sentía mi pene como si sería una espada, por momentos miraba a mi prima la que me miraba y no salía del asombro, por sus rasgos se que gozaba y le gustaba.   Estando todavía adentro y no sé cuánto tiempo llevaba así, pero gozaba de manera increíble, siento que mi prima se sobresalta y abriendo sus ojos muy grandes y a la vez que trataba de sacar mi pene de dentro de ella, yo solo atinaba a mirarla a los ojos, cuando pude reaccionar y pensé que mi mama estaba mirándonos me asuste, solo atine a dar vuelta mi cara, sin mover mi pene y sorpresa, mi primo y hermano de la de la pendeja que tenía clavada, que me estaba cogiendo por primera vez en mi vida, estaba parado detrás mío, el corazón me dio un salto al mismo tiempo sentí que mi primo se arrodillo atrás mío y tomándome de la cintura y apretándome con una sola mano pude sentir su pene entre mis nalgas, mi cola dio un sobresalto y mi ano empezó a palpitar, yo apreté mi pubis y baje la cabeza y me acomode encima de mi prima empecé a hacer pequeños movimientos con mi pelvis, una suerte de mete y saca y pude ver que mi prima serró sus ojos a la vez que sentí el pene de mi primo ya pugnaba mi ano el cual estaba gustoso, yo seguí con mi mete a saque dentro de mi prima Mane, a la vez que acomodaba mi cola para recibir la pija de mi primo, al unisonó que me penetraba mi pene se agrandaba de una manera increíble creí que iba a reventar, y solo atine a moverme pero no podía cuando yo quería sacar un poco mi pene de adentro de mi prima mi primo me penetraba y no me lo permitía, lo intente cuatro o cinco veces, y de pronto mi primo se retiro un poquito permitiéndome organizar nuestro movimiento de saque y meta, fue increíble ya que entramos en un movimiento perfecto ya que cuando yo llegaba al fondo de mi prima, mi primo me clavaba a mi, solo fue un ratito pero me afirme y me quede quieto y sentí que mi primo me eyaculaba en mis intestino, ya lo savia, en dos días me avía culeado y roto el culo dos veces y esta era la tercera y en esta sin siquiera pensarlo los chorros de leche se apretujaban en mi pene para salir y llenarla a mi prima. Fue increíble y la única ves que pude sentir tal cosa única e increíble, de pronto las sensaciones eran increíbles ya que mi pene no dejaba de latir a la vez que sentía la penetración que avía logrado mi primo, no savia con cual quedarme o cual disfrutar más.   

De pronto mi primo empezó a sacarme su pija y se levanto sacando su peso y liberando mis caderas de inmediato empecé un mete y saque casi perfecto sentía que la estaba partiendo en dos a mi prima sentí su vagina entregada y muy mojada , seria por mi eyaculación, pero unos cuantos mete y saque y explote de nuevo llenando el interior de mi prima; mucho tiempo después me contaría Mane, que no tuvo un orgasmo ni nada parecido pero lo que sintió esa mañana no lo sintió nunca más; yo también debo reconocer que nunca pude sentir cosa igual.   Ese día nunca más volvió y deberás que todavía siento ganas y vergüenza a la vez , queda el compromiso para otros relatos de lo sucedido antes de este día y lo que muchos años después pero muchos cuando pude hablar con mi prima mane y nunca con mi primo solo me quedaron las ganas una vez mas de sentir aquel placer sin igual; debo aclarar que nunca mas estuve con un hombre dentro mío yo si dentro de ellos y ellas pero siempre preferí a las mujeres.   Si quieres charlar del tema, escríbeme a “elangeljo@yahoo.com.ar”


Cogi a mi Tia Carmen en su Casa

Comentarios (7)

Hola a todos mi queridos amigo miembros de esta pagina, los que les contare ocurrio un dia 18.07.08, una semana antes de las fiestas patrias de la independencia del peru... Carmen: 42 años de edad, color de piel trigeña, ojos color marrones, medidas 1.78 mts, buen trasero, tiene 2 hijos 19, 18, lo que contare es que yo soy de la ciudad del norte del peru (tumbes), y por motivos de estudio tuve que viajar a la ciudad de trujillo (peru), a estudiar ingenieria industrial en unas de las universidades muy prestigiosas del norte del peru, cuando yo termine y me gradue, y me salio un trabajo en la ciudad de talara (zona petrolera), para lo cual me comunique por via email con mi tia Carmen donde le solicitaba si me podia quedar a vivir un par de semanas, cuarto que serviria solo para llegar a dormir ya que donde trabajaria seria todo el dia... donde mi tia me responde que si, una vez que llego a vivir me doy con la sorpresa que estaba viviendo solo ya que mi tio Nico es asi como se llama su esposo, es inginiero de petroleo y trabaja en la ciudad de loreto, y llega a los 3 a 4 meses, y sus hijos habian ingresado tambien a una de las  universidades de trujillo.

Mi tia carmen se alegro porque le haria compañia en casa.. todo transcurria de lo mas normal... se comunicaba con mis primos como tambien con mi tio nico, un dia viernes que salia de trabajar aprox,. a las 09 pm de la oficina me llama mi jefe
y me comunica que tenia que presentar un informe para el dia lunes ya que el sabado no trabajo, en ese momento me moleste mucho por tener que regresar a terminar el informe... al terminar mi informe a esos de las 04.30 am regreso cansado a casa  de mi tia ,,, y la encuentro despierta preocupada porque no habia llegado a dormir, le explique los motivos, y me entendio, le dije tia subire a darme un baño y dormire hasta muy tarde, ella me dijo que ya, pero por esas cosas de la vida me despierta un grito de susto me levante y me habia olvidado por el apuro al despertarme que solo tenia puesto un calzoncillo, al bajar a la cocina que es de donde ahi se escucho el grito me doy con la sorpresa que se le habian caido el servicio (plato, tazas, etc¨), mi tia al verme se quedo con la mirada hacia mi y me dice sobrino te has visto como estas y yo solo le respondo upss!!! tia disculpeme es que por el apuro,,, se sonrie y exclama sobrino que tanto has crecido y solo le digo como asi (yo sabia a que se referia)… y tambien me doy con la sorpresa que ella llevaba un camison color blanco donde se le veia todo lo que llevaba puesto, a lo cual le pedi, tia subire a ponerme algo de ropa dicho y hecho subo y bajo tan rapido como pude, para poder ver a mi tia como estaba vestida con la ropa de dormir, para eso ya eran las 10.30 am , lo cual le digo tia puedo decirle algo y ella toda cariñosa y amable me responde que pasa sobrino, con algo de nerviosismo le digo tia usted esta muy simpatica y basto eso para sentarnos a  platicar, mi tia me responde sobrino tu crees que ha esta edad estoy simpatica, le respondo si tia usted es muy simpatica  cualquier hombre le daria unos piropos por la calle, ella  sonrie y me dice hablemos de ti tambien me pregunta como te fue viviendo solo cuando estudiabas, solo le digo todo tranquilo, y comienzo a preguntarte y usted como asi que esta sola  viviendo, pero me dice asi es la vida sobrino, pero yo ya tengo con quien hablar y desahogar mis penas, bueno le digo si confia en mi sere su confidente, pero lo que hablaremos entre usted y yo solo entre los dos quedara… ok

Hasta esa hora se me habia quitado el sueño, le digo tia carmen que hara en la noche y me responde nada porque sobrino, solo pregunto es que como aun no conozco muy bien  a mis compañeros de trabajo, no tengo con quien salir y me pregunte por que no invitar a tu tia para salir a cenar y bailar un rato, lo cual ella me responde algo nerviosa si pero yo le digo si no desea salir bueno le entendere pero me responde algo mas afirmativa un si!!!  saldremos hoy por la noche , y esos momentos suena el telefono llamandolo mi tio nico, para ver como estaba solo escuchaba que le respondia que todo estaba muy bien y parece que ella no le habia dicho que yo su sobrino estaba viviendo un par de semanas en su casa por motivos de trabajo hasta que consiguiera un depa, mi tia solo le responde a mi tio nico esta noche saldre aun reencuentro de amigas, mi tia le dice ok nico cuidate  hoy mismo me comunicare con los chicos para ver como estan, cuelga el fono, y me dice sobri me puedes ayudar un momento es que quiero que conectes la camara web en la compu, es que me comunicare con tu primos para ver como estan, le ayudo y le digo tia carmen me ire a descansar un rato para mas tarde almorzar. me dice ok descansa para hoy en la noche, subi a mi cuarto, y no pude dormir de recordar como la vi con el camison del impase que tubo en la cocina, a esos de las 06. 30 pm bajo y le pregunto tia podre usar un momento la compu, me dice si todo que esta  aquí es tuyo, lo cual le digo todo lo que esta aquí es mio todo todo ella me responde si todo todo… con tono de risa… al momento que usa la compu ella tenia puesto un short muy ajustado de color blanco, bluza a tiras color celeste, pero el short que traia se le notaba en hilo dental que tenia puesto,… ella se dio cuenta que la miraba pero no me dijo nada…la hora paso rapido y sin darme cuenta eran las 07.50 pm me dice sobri a que horas salimos a cenar le digo en estos momentos me ire a vestirme para salir, paso un buen rato y le digo tia ya estoy listo y ella me responde sobri me puedes ayudar…  lo cual le respondo si en que, ven exclama ella, voy a su cuarto tia, tia estoy aquí afuera puedo entrar me dice sobrino y al entrar me queria que le ayude a subir el cierre de la blusa, solo di un profundo suspiro por el aroma que tenia, me dice sobri para quien fue eso respondo no se le digo tia esta muy hermosa y huele muy bien hoy tendre el gusto de lucirme con mi tia… eres muy hermosa bla bla bla, etc.. saldre de su habitacion para esperarla en la sala de espera hasta que se termine de ponerse hermosa, mi tia solo sonrie, al bajar ya no tenia la bluza que le habia dado problemas, tenia puesto un jeans, una blusa muy ajustada, salimos y  me dice iremos a cenar o bailar solo quiero bailar porque hace tiempo que no bailo en una disco, un taxi nos lleva a una disco muy ficha estubimos bailando, hablando, copas vienen copas van, y en ese momento salimos a bailar una musica muy romantica nos juntamos bailando lo cual  me puse a mil, yo senti que ella daba unas rosadas un pocos mas fuertes, me dice al oido sobrino vayamos a la casa estoy con un par de copas, le dije yo diria un par no muchisimas.

Salimos de la disco para eso yo estaba con ganas de cogermela, subimos a un taxi y le digo al taxista a la direccion ….. bajamos del taxi la cual mi tia no podia estar de pie y me abraza le digo tia un momento quiero abrir la puerta, no me dejaba de abrazar pero algo inesperado me da un beso de mi mejilla y me dice con voz muy baja sobrino he visto como me miras desde la mañana con ganas de cogerme y hacerme el amor  y le respondo es que usted tia esta muy buena en eso se abre la puerta, nos sentamos un rato hablamos de lo que habia hecho y me dice: sobrino lo que haremos hoy quedara entre tu y yo no le vayas a contar a nadie, solo me quede helado al decirme eso pero en ese momento solo atine a decirle tia sabes lo que esta diciendo me responde si sobrino soy tu tia y estoy muy calentona es que cerca de dos meses que tu tio se  fue a trabajar a la selva y no tengo un hombre que me haga sentir una verdadera mujer..  es ese momemto que le digo tia Carmen es que yo tambien hace un mes no tengo sexo con ninguna mujer se imagina como estoy y en ese momento nos acercamos nos comenzamos a besar, nos desnudamos, la sente en una mesa de la cocina, nos desnudamos pero al desnudarla traia puesta una rica y hermosa ropa interior hilo dental, ella desesperada porque la hiciera suya se arrodillo y me la comenzo a mamar, aguantaba para no correrme la cogi y caminamos hacia el sillon de la sala la puse en cuatro patas y ponerla en esa posicion solo atinaba decirme hoy has de tu tia todo lo que quieras, le dije tia podre clavartela por el culo atino a decir eso ni a tu tio nico se lo he dado, bueno hoy no podra ser, pero mas tarde si, puta , perra arrecha con palabras muy alzadas de tono, para  se sintiera que estaba siendo clavada por su sobrino, comence a metersela por ese rico coño, suavemente mi tia solo atinaba a decir asiii siiiiii siiiiiii hay que ricooo!!!!! sobrino que pija tan  gruesa y grande la tienes como la tenia a cuatro patas me en una de esas se la sotierro por el culo y solamente da un grito de dolor me exclama maldito perro!!!!!!!!!!!!!!!! me la has clavado por el culo si pero ya esta clavada ahora solo muevete tiiita de mis amores, solo transpiraba de dolor o de placer pero si sabia que estaba gozando, solo recuerdo que tambien la agarre en las esacaleras, en el baño, en la cocina, depsues de estar culeandome a mi tia, solo descansamos y los tragos se nos fueron, nos miramos y los decidimos darnos un baño, andabamos desnudos por la casa de mi tia carmen, por las noches que llegaba de trabajar me tenia todo mi cena preparada como si yo fuese su marido, no hubo rincon de la casa que no la tuve penetrada a mi tia, carmen solo recuerdo que mi tio nico ya no regreso hasta la navidad de ese año como tambien mis primos, eso cinco meses que vivi en casa de mi tia carmen solo se que me recordara por las cosas maravillosas que le hice  que nunca mi tio le hara, cada vez que le hacia el amor nos grabavamo con la laptop aun tengo esos videos y cada vez que mi tio nico sale por largo tiempo  igual que mis primos voy a vivir a la casa de mi tia carmen… 

Mi tia me marco para toda la Vida

Comentarios (13)

Hola a todos. Me llamo Alexis y al ver tantas paginas de relatos eróticos me decidí y por fin voy a contar una experiencia que tuve hace mucho y que me marco para toda mi vida. No soy muy bueno escribiendo pero voy a tratar de hacerlo lo mejor posible. Esto me paso hace tiempo, a los 13 años. Hoy tengo 32 y me encanta recordar esta experiencia. En esa época yo tenía que ir los sábados a clases de ingles. Las clases eran por la mañana de 8 a 12. Tenía los jueves por la tarde y los sábados por la mañana. Teníamos una quinta en la zona de Pilar, en realidad en un country que se llama Miraflores. Mis padres se iban los viernes a la tarde por lo que yo tenia que quedarme los viernes a la noche con mi tía, hermana de mi padre y el sábado, después de ingles, me tomaba un colectivo que me dejaba en la puerta del country. Mi tía, en ese entonces tenia alrededor de 37 o 38 años. Era muy linda, 1.60, pelo castaño claro lacio, y en ese entonces tenia un lindo cuerpo. Muy buena posición económica y muy fina.

Separada y sin hijos, por lo que yo no molestaba en lo mas mínimo al quedarme en su casa. Siempre tuvimos una lindísima relación. Cada vez que yo me quedaba los viernes en su casa, ella al ser separada, salía con amigas y de vez en cuando con algún novio. Regresaba a eso de las 2 o 3 de la mañana, por lo que tenia toda la noche, la casa para mi. En casa de mi tía, me aburría bastante por lo que empezaba a revisar todo, me encantaba y más que nada le revisaba el placard a ver que tenía y que encontraba. Empecé como un juego y aprovechando la soledad, a ponerme ropa de ella, la cual me quedaba bastante bien porque teníamos la misma altura y un cuerpo bastante similar en contextura. Lo que empezó como un juego, los viernes siguientes se convirtió en algo cotidiano. Cada vez que escuchaba que ella se iba, corría a su placar a usarle la ropa. Me encantaba usarla, me sentía muy cómodo. Su ropa era muy juvenil y también muy sexy. Tenia de todo. Vestidos, jeans, camisas, remeras, botas, zapatos, etc etc. Entre las cosas que acostumbraba y mas me gustaba ponerme, estaba su lencería. Tenia de todo un poco. Pero lo que mas me gustaba eran sus conjuntos sexyes que los tenía guardados en unas cajitas bien atrás en sus cajones. Tenía conjuntos negros, blancos, con bombachas cola less, comunes, pero los que mas me impactaban y gustaban, eran dos. Uno era un corsé con porta ligas negro, que venía con su bombacha cola less negra y sus respectivas medias y el otro blanco de corpiño, bombacha y medias pero sin porta ligas. Así pasaron varios viernes en los que jugaba a ser una chica sexy. Me encantaba verme en un espejo de pie que había en la habitación. Hacia poses, me acariciaba, etc. Y a eso de las 12 de la noche, me sacaba todo porque yo sabia que ella nunca llegaba antes de la 1 de la mañana.


La noche que  les cuento, y en donde todo comenzó, me puse el conjunto negro.
Como todas las noches de viernes me puse el conjunto y arriba una bata de seda negra que también creo que era del conjunto porque era medio trasparente. En ese entonces yo usaba el pelo largo hasta los hombros por lo que me hice también una colita tipo cola de caballo. La verdad, estaba re linda. Así estuve esa noche. Como siempre, sabía que mi tía no regresaba nunca antes de la 1 de la mañana. Pero esa noche, no se por que me recosté en su cama así vestidita a ver televisión y ME QUEDE DORMIDO!!!. En eso siento que alguien pronuncia mi nombre – Damian… Damian… despertate…- Cuando logro abrir los ojos, no podía creer ver a mi tía a mi lado. Enseguida me di cuenta que llevaba puesta su ropa interior, por lo que salte de la cama, y me fui corriendo al baño y comencé a llorar. Mi tía me golpeaba la puerta del baño y me pedía que salga así charlábamos. Me decía que no me haga problema y que hablaríamos al respecto. Al rato salí del baño pidiéndole perdón por lo que ella había visto. Yo ya me había sacado la ropa y solo tenia la bata negra. Me abrazó, me beso la frente, seco mis lágrimas con su mano y me sentó en su cama. Empezamos a hablar del tema. Me pregunto hace cuanto hacía esto y si me gustaba. Yo le decía que si, que me gustaba, pero que no lo iba a hacer mas. Ella seguía preguntándome si me gustaba vestirme como mujer y que sentía sexualmente. Si me atraían los hombres o las mujeres. Yo le dije que me gustaban las mujeres, que era lo que sentía en ese momento, pero que también sentía mucha curiosidad por sentir lo sentía una mujer al estar con un hombre. Esto en base a las revistas y películas condicionadas que pude ver a esa edad. Me preguntó si ya había tenido relaciones sexuales y le dije que no. Entonces me dijo que no me preocupara que esto iba a quedar entre nosotros y que no iba a contar nada a mis padres. Esa noche no pude dormir nada de los nervios que tenía.Al viernes siguiente tuve que volver a lo de mi tía, cosa que yo no quería porque no sabía con que cara mirarla. Al llegar a su depto, me recibió como si nada. Comimos, sin hablar del tema, después yo me puse a ver tele en el living mientras ella acomodaba todo en la cocina y después cada uno a su cuarto a dormir. Al rato escucho que me llama y ya en su cuarto retomo el tema en cuestión. Me volvió a preguntar si me gustaba ponerme ropa de mujer y le dije que si, que había empezado como un juego pero que me sentía muy cómodo con su ropa. Entonces grande fue mi sorpresa al escuchar de sus labios, si me quería poner nuevamente la lencería que llevaba puesta la noche del viernes anterior, que a ella le gusto verme dormido con esa lencería y que me quería ver bien a ver como me quedaba. Yo la verdad que no entendía nada. Pensé que la charla se convertiría en flor de reto, pero no. Ella me ayudo y me puse todo nuevamente, me recogió el pelo y me hizo una colita. Me decía que me quedaba muy lindo y me preguntaba si me sentía cómoda así vestida. Yo le decía que si y que estaba con mucha vergüenza en ese momento. También me pregunto si tenia algún nombre de chica cuando usaba esa ropa. Le dije que si, que me imaginaba una chica de nombre Laura. Entonces me dijo que me iba a llamar Laura. Agarró y me presto una polera tubo gris y una camisa blanca de ella y me vistió bien de mujer. Me maquillo, me pinto los labios y me llevo a la cocina, preparo unos café y charlamos por un rato largo.

No me acuerdo bien pero lo que si me acuerdo fue que ella me dijo que no le importaba como era yo y que con ella me podía sentir libre y ser quien yo quería ser y que este juego quedaría entre nosotras dos. Lo que mas me gustaba era que me hablaba como si fuera yo una mujer, una amiga, ya que todo lo terminaba con a, Si me sentía cómoda, que no me sienta avergonzada, etc. Todo terminaba con a. Empecé a relajarme, a sentirme realmente cómoda. Me pregunto que hace cuanto sentía esos gustos, si en mi casa también lo hacia, etc, etc. Tuvimos una charla de amigas realmente. Esa noche, después de la charla y de que yo le devolviera la ropa, me presto una bombacha y un camisón y me dijo que me sienta libre de pedirle cuanta ropa me quisiera poner y que ese camisón y esa bombacha eran mías para dormir.
La semana posterior a ese viernes, estuve contando las horas para volver a lo de mi tía ya que desde ese día, me sentía mejor que nunca. Pasaron un par de viernes en los que ella salió con sus amigas y en los que yo me quedaba usando su ropa. La condición era que deje todo como lo había encontrado y que siempre que quisiera me ponga para dormir, el camisón y la bombacha que ella me había regalado.Si bien ese viernes fue espectacular, lo que paso al viernes posterior fue lo que realmente arco mi vida. Ese viernes como los anteriores, al llegar a su Dpto., me recibió con un Hola Laura y me presto ropa suya. Creo que era una mini de jean y una remera blanca. Me hice la colita y nos pusimos a charlar. Esta vez la charla fue más directa a lo sexual. Me preguntaba si me masturbaba, si veía películas o revistas pornográficas. Yo le conteste todo con la verdad. Y en la charla me pregunto si alguna vez había visto a una mujer desnuda en vivo y en directo, a lo que respondí que no y ella me dijo que ya llegaría ese momento algún día. En la comida fui yo el de las preguntas. Le consulte sobre las relaciones sexuales, si le dolió la primera vez, que se siente al ser penetrada, etc. Me respondió todo sin dejar nada de lado.

Terminamos de comer tarde. Me bañe, me puse mi camisón y me fui a mi cuarto pensando en toda la charla que habíamos tenido. Al rato me llamo a su habitación. Me recibió con su bata negra y me pidió que me ponga el conjunto negro de ropa interior con porta ligas del otro día que me lo había preparado y estaba sobre su cama. Yo acepte su pedido, me fui al baño y me puse todo. Me pidió que me pinte los labios y así lo hice. Al salir del baño, encontré a mi tía recostada en su cama con un conjunto de ropa interior blanco hermoso. Me dijo que yo estaba re linda y me pidió que me recostara al lado de ella y me pregunto si quería que ella me bese. Las luces estaban bajas y había una vela prendida sobre la mesita de luz. Empezó a besarme despacio y a acariciarme el pelo, la cara, el cuello, la espalda, todo muy suave. Yo hacia lo mismo, pero era ella quien tomaba la iniciativa de todo. Yo estaba nervioso, tenso hasta que pasaron los minutos y logre relajarme. Nos paramos al lado de la cama y seguimos besándonos. Ya sus caricias empezaron a bajar hasta mi cola. Sus besos eran húmedos, deliciosos, suaves. Su lengua jugaba con la mía y empecé a gemir de placer. Me pidió que le saque el corpiño y fue entonces la primera vez que tenia uso pechos de mujer frente mío. Me pidió que los toque, que no tenga miedo, que los toque despacio, que los sienta, que note como se le ponían duros los pezones. Me preguntaba si me gustaba tocarlos, le dije que si. Me pidió que se los bese a lo que respondí con muchos besos en sus pechos. Me pidió y enseñó a chuparle los pezones, que lo debía hacer despacio y succionando como si fuera un bebe.

Yo no lo podía creer. Lo que estaba pasando era un sueño, algo único. Yo estaba recontra excitado. Nos arrodillamos en la cama uno en frente del otro. Me preguntaba si estaba bien, si me sentía cómoda. Yo respondía que si. Al estar frente a frente, me tomo una mano y empezó a acariciarse los pechos, Sentía entre mis dedos, sus pezones bien erectos, duros, su suavidad y redondez de sus pechos. Siguió y llevo mi mano hasta su bombacha y me la hacia acariciar con mi mano. Note como estaba húmeda de su excitación. Me saco mi corpiño y empezó a besarme los pechos como si fuesen dos tetas de mujer, Jugaba con su lengua en mis tetillas como si fueran hermosos pezones y yo seguía acariciando su bombacha. Se levantó, se puso frente mío y me pidió que le baje y saque la bombacha. La tome con mis dos manos y despacio se la baje y enseguida se la saque. Tenia en frente mío una mujer desnuda con su vagina enfrente de mi cara. Tomó mi mano y la llevo directo a su vagina. Me pidió que la acaricie despacio, sin apuro. La tenia bien depilada con solo una franjita de pelo por sobre los labios. Note como se empezaba a agrandar esa vagina y a notarse que los labios cada vez se salían mas. Estaba bien mojada y mientras yo acariciaba su vagina, ella se acariciaba los pechos, el cuerpo, su cola. Me pidió que le bese la vagina y que juegue con mi lengua. Yo accedí e hice lo que pude, mientras ella me indicaba lo que tenia que hacer, como besar su vagina, como jugar con mi lengua. Que pase mi lengua de una punta a la otra de la vagina, que despacio separe los labios y pase mi lengua por dentro de la vagina. Yo escuchaba sus gemidos y las cosas hermosas que me decía, como ser, - si, mi amor, así hermosa – Así Laurita que lindo – Como juegas con mi vagina, si, mi amor así-. Yo estaba totalmente ido.
Luego se recostó boca arriba, abrió sus piernas y me pidió que siguiera jugando con mi lengua en su vagina. Me indico el lugar preciso en donde me tenía que concentrar con mi lengua (su clítoris). 

Empecé a jugar con mi lengua en su clítoris y me pidió que le introduzca un dedo. Aso lo hice. Siempre me pidió que haga todo con suavidad. Besaba, chupaba, jugaba con su clítoris mientras la masturbaba con mi dedo hasta que note que tuvo su primer orgasmo. Ahí me pidió que me recostara junto a ella y ella empezó a besarme nuevamente, bajo por mi pecho y al llegar a mi bombacha empezó a besarme la bombacha. Mientras me besaba, empezó a desprender los botoncitos del porta ligas que agarraban las medias. Una vez que estaban los cuatro desprendidos, empezó a bajarme la bombacha y me la saco completamente y prendió nuevamente los botones del porta ligas a las medias. Comenzó a besarme los genitales. Mi pene estaba erecto. Me lo empezó a acariciar suavemente y se lo llevo a la boca. Me empezó a hacer sexo oral y al segundo no solo me estaba chupando el pene sino que también bajaba con su lengua hasta mi cola y jugaba con su lengua en mi ano. Eso me volvió loco. Una vez que logro lubricar bien mi cola con su lengua, siguió chapándome el pene y a jugar con uno de sus dedo en mi ano, hasta que de a poco lo fue introduciendo hasta que logro suave y deliciosamente meterlo todo. Fue así como mientras me chupaba el pene (que a esa edad no era muy grande que digamos) me metía y sacaba suavemente su dedo en mi ano. Así estuvo un rato en donde yo no reconocía quien era, que hacia ni quien estaba conmigo. La locura era tal y el placer era tanto que ya no sabia mi nombre.
Entonces me pidió que me de vuelta y me ponga de rodillas (en cuatro) y fue ahí que siguió un poco mas jugando con su lengua en mi ano y masturbándome con su mano. Luego se acomodo detrás mío y empezó a apoyarme su vagina en mi ano y a hacer movimientos tales que lograba frotar su vagina en mi cola. Fue entonces después de un rato que note que tenía su segundo orgasmo. Nuestros gemidos se confundían. Ambos estábamos gozando. Más ella creo ya que yo estaba realmente conmocionado por semejante momento. Una vez que acabo, se recostó boca arriba y me pidió que la penetre. Le dije que no tenia un pene grande como el de un hombre mayor que yo, pero me dijo que no importaba, que ella quería que yo sienta lo que era penetrar a una mujer. Así lo hice, me dispuse arriba de ella, abrió sus piernas y guió con su mano mi pene dentro de su vagina. Me pidió que me quede quieto unos segundos y que después empezara a moverme. Como les dije, mi pene no era muy grande pero si, logro entrar un poco mas de lo que yo creía que podía entrar. Apenas empecé a moverme, ella cero sus ojos y empezó a gemir de placer .Me decía cosas hermosas. - Si Laura haceme el amor así…- Si mi vida, penetrame así…- A mi me encantaba todo eso y mientras la penetraba le empecé a besar y a chupar los pechos y pezones, a lo que ella respondía con gemidos de alto placer. Al rato de penetrarla logre o logro ella llegar a su tercer orgasmo. Al finalizar su tercer orgasmo, me recostó nuevamente boca arriba y empezó a chuparme el pene tratando de hacerme llegar al clímax del orgasmo, pero lamentablemente, no se si por los nervios o que, no logre acabar esa noche.Al ver que no acababa, se recostó al lado mío y empezó a besarme, acariciarme y a preguntarme si me había gustado esa experiencia. 

Yo no tenía palabras para agradecer y explicar lo que sentía. Nos fuimos juntos al baño, nos bañamos juntos, lo cual también me fascinó. Sentir como ella enjabonaba mi cuerpo, mi cola, mi pene, todo. Yo sentir su cuerpo en mis manos llenas de jabón. Fue espectacular. Nos pusimos nuestros respectivos camisones (sin bombacha esta vez) y luego compartir agradecimientos mutuos por lo hecho esa noche, nos dijimos buenas noches con beso incluido, y nos dormimos juntas en su cama.
A la mañana siguiente me acopando a Ingles y me despidió hasta el próximo viernes.Esa semana estuve en otro planeta. La llamaba a mi tía para agradecerle lo que había pasado. Ella me decía que esto quedaba entre nosotras y que nadie se tenia que enterar. Que era nuestro secreto y que el próximo viernes me esperaba para repetirlo.Pasaron varios viernes en donde repetimos nuestros encuentros sexuales, creo que 3 o 4 hasta que lego el mejor viernes de mi vida.Ese viernes al llegar a su Dpto., me recibió con un hermoso beso, me presto ropa como siempre pero esa noche me hizo poner un vestidito hermoso negro cortito, y debajo un conjunto de lencería negra. Me presto unos tacos altos, me enseño como pudo a caminar con tacos y me hizo otra como los tacos levantaban mi cola. Ella se puso también un vestidito hermoso color crudo y me maquillo con todo. Labios, ojos, mejillas…. Todo. Estaba realmente hermosa y ella también. Parecía que íbamos a una fiesta. Le pregunte a que se debía la ocasión y me dijo que esperara a después de cenar. Preparo una comida bien liviana con postre incluido. Una vez que terminamos de comer, me llevo al living y sobre la mesa ratona había un paquete. Un regalo para mi me dijo. Estaba muy bien presentado. Me dijo que no lo abra hasta que ella no este conmigo. Preparo un par de café y se sentó junto a mi. Me dijo que abra el paquete. Cuando lo abrí, mi cara se transformo. Era como a quien le regalaban por primera vez una bicicleta, solo que dentro del paquete había un consolador en forma de pene de tamaño mediano, un consolador de dos puntas y un lubricante. Mi sonrisa era de oreja a oreja. Mi felicidad desbordaba. Me dijo. Esto es para que lo usemos juntas y no te preocupes que yo se como hacerlo. Nos confundimos en un beso me tomo de la mano y me llevo a su habitación. 

Nos sacamos los vestidos, los zapatos y quedamos ambas en ropa interior. Empezamos a besarnos y acariciarnos. Nos recostamos nos besamos y de a poco fuimos sacándonos los corpiños y las bombachas. Quedamos desnudas las dos. Me pidió que me ponga arriba de ella pero al revés. Osea haciendo un 69. Me pidió que le besara y chupara la vagina y mientras ella hacia lo mismo pero con mi cola y ano. Yo chupaba su vagina que esa noche y como regalo también la tenia toda depilada. Su clítoris estaba bien durito. Yo sentía como su lengua rozaba mi ano y sus dedos jugaban también. Con su saliva lubricaba mi cola y entonces empezó a introducir un dedo que al rato y sin sentir ningún dolor, fueron dos y al rato tres. Ella sabia bien lo que estaba haciendo ya que lo único que yo sentía era placer absoluto. Al rato me dijo que esa noche era para mi y que iba a saber que sentía una mujer al ser penetrada. Me recostó boca arriba, me separo bien las piernas y me pidió que las tenga arriba con mis manos. Veía yo que estaba abierta a recibir algo hermoso en mi cola. Tomo el lubricante, se puso una buena cantidad en su mano, lo unto bien en mi cola mientras me decía cosas muy lindas. Tomo el consolador en forma de pene, lo coloco en mi ano y empezó a jugar con el. Lo movía de a poco para que fuera penetrando mi virgen cola. Veía como mientras ella movía el consolador tratando de penetrarme, se empezaba a tocar con la otra mano y a masturbar. Me preguntaba a cada instante si sentía algún dolor y si era así que le avise. Yo lo único que quería era tener ese pene artificial dentro mío. De a poco fue logrando introducir el consolador dentro de mi cola y yo me excitaba tanto con el sentir eso en mi ano como también de los gemidos de placer de ella mientras se masturbaba. No voy a mentir, pero si sentia un poco, pero muy poco dolor de vez en cuando mientras me penetraba el consolador, pero era mas elplacer que otra cosa. Y sin darme cuenta, escuche como mi tia me decia que ya tenia todo el consolador metido. Gracias al lubricante ella empezo a meterlo y sacarlo. Siempere despacio y con dulzura. Yo gemia de placer y a ella le encantaba verme y escucharme. Me preguntaba si me gustaba y si queria que siguiera. Yo le pedía por favor que no pare. Hasta que ella que mientras me penetraba con el consolador, se masurbaba, llego a su primer orgasmo. Sin parar siguió penetrandome. Tomo un poco mas de lubricante, se lo puso en la mano y con ella empezó a masturbarme. 

La sensación era muy placentera. Por un lado sentía placer en el ano al sentir ese pene penetrándome y por esotro lado sentía placer en mi pene mientras me masturbaba. Sin sacarme el consolador del ano, me hizo dar vuelta y ponerme en cuatro. Siguió sus movimientos de penetración en mi cola y de masturbación en mi pene. Me  saco despacio el consolador, me dijo que no me moviera y vi por sobre mis hombros como untaba el consolador de dos puntas para que lo usemos juntas. Primero se lo metió ella, se arrodillo detrás mío y luego me lo metió a mi bien despacio y de a poco hasta tener nuevamente un pene en mi ano. Entonces si creo que fue el momento mas lindo de la noche. Ver a ella haciéndome el amor por atrás mientras ella también era penetrada. Logró ahí su segundo orgasmo. Yo a todo esto no había podido acabar nunca en mi vida, pero no me importaba porque lo que estaba sintiendo era alo que no se puede explicar con palabras. Cambió su posición y al igual que yo se puso en cuatro, enfrentando nuestras colas. Se metió la punta del consolador y ella sola empezó a moverse y lograr que solo con nuestros cuerpos logremos penetrarnos mutuamente. Ahí escuche su tercer orgasmo. Saco el consolador de ambos, ella se recostó boca arriba, se metió una de las puntas del consolador doble y me pidió que me meta la otra punta en la boca y haga como si estuviera chupando el pene de un hombre. Lo hice sin mediar palabras y metí esa punta, ya limpia, en mi boca y empecé a chuparla como una lo había visto en alguna película. Mi tía me decía. – Si mi amor, como sabes chuparla, así….- Al rato de abre chupado ese consolador, me pidió ella que me sentara arriba del consolador. Lubrique muy bien mi ano y la punta del consolador, me dispuse sobre mi tía y mientras ella sostenía el consolador que tenia una punta dentro de ella, yo acomode mi ano en la otra punta y empecé de a poco a lograr metérmelo. Por suerte y por la excitación que yo tenia, no pasaron ni diez segundos que ya tenia todo el otro extremo dentro mío. Empecé a subir y bajar y sentir como entraba y salía ese consolador de mi cola. Mi tía con una mano sostenía el consolador y con la otra me acariciaba los pechos y metía sus dedos en mi boca. Logro ahí su cuarto orgasmo. Y yo nada…. Entonces mi tía me dijo si quería penetrarla a ella por el ano con mi pene. Le dije que SIIII  ¡!!!!. Se puso en cuatro, lubrico su ano y con su mano apoyo mi pene en su cola. Me dijo que despacio valla logrando penetrarla hasta que al fin la penetré. Me decía que la coja – así Laura, cogeme-, - así… haceme la cola –Luego de un rato de cogerla por el ano, le pedí por favor que me haga acabar. Que quería sentir eso que tanto escuche que era como tocar el cielo con las mano. Entonces me recostó boca arriba, me penetro con el otro consolador y empezó a masturbarme mas rápido que de costumbre. Empecé a sentir cosas que nunca había sentido. Mi tía me decía, - así Laura, venite, tene tu primer orgasmo- - dale mi vida, venite con migo, vengámonos juntas-, - dale mi amor venite – y yo que decía  - si, si, cogéme mas por favor que me vengo- y por suerte y gracias a mi tía, tuve mi primer orgasmo.

Esa noche estuvimos casi cuatro horas teniendo sexo. Cuando terminamos y descansamos un rato, nos fuimos a bañar y mi tía me confeso que ella nunca había estado con una mujer pero después de eso lo pensaría seriamente, pero que nunca antes la había echo excitar y acabar tanto como yo. Yo no tenía palabras para agradecerle lo de esa noche. El vestido, la cena, el regalo, la pasión….
Después de esa noche se repitieron varia, muchas, muchísimas. Casi 3 años. El ultimo año quizás no tan seguido ya que mi tía empezó a salir con quien es hoy su marido.Pero compartimos muchísimas cosas con mi tía. Hasta hemos llegado a salir juntas en el auto yo vestida con ropa de ella y la gente nos decía piropos A LAS DOS ¡!!!!..Ya paso mucho tiempo de esto. Me encanto compartirlo con ustedes. Hay muchos detalles y anécdotas más para contar pero creo que esto fue suficiente. Hoy vivo en Santa Fe capital y de vez en cuando me pongo alguna lencería y juego con mi consolador. Con mi tia nos vemos cada vez que voy a bs as y siempre recordamos nuestra aventura. Con mucho amor. Después de tanto tiempo y de experiencias malas que tuve estoy buscando alguna mujer que le guste el intercambio de roles y que simplemente quiera jugar conmigo. Sexualmente todo lo que se lo debo a mi tía.


Sexo con mi Padre

Comentarios (12)

Hola la verdad es que estoy muy nerviosa por contar lo siguiente ya que es algo real que me sucedio no hace mucho, y que en verdad nunca me imagine que podria pasar. Soy una mujer casada y con tres hijos, mi esposo es muy trabajador y responsable en su trabajo y con su familia. El es comerciante por lo cual casi no esta en casa, y eso me pone muy triste ya que es poco el tiempo que pasamos juntos.

A mi me gusta dedicarle todo el tiempo que requieran mis hijos en la escuela o en casa apoyandolos con tareas y actividades que ellos tienen, mi padre es un hobre de 52 años, yo tengo 30 años y el desgraciadamente tiene la terrible enfermedad del alcoholismo por lo cual ha tenido muchisimos problemas en casa con mi mama al grado de ya no vivir juntos, por lo mismo pasa periodos de tiempo en casa de mi hermano.  

La ultima vez tuvo que venir a mi casa ya que nadie queria darle alojamiento por lo mismo, asi que tuve que traerlo. Durante su recuperacion le gustaba platicarme sobre su estado de animo y luego me decia que sentia muy solo por lo cual le decia que rehaciera su vida con otra persona que tuviera calma pero el se deprimia muchisimo. Le asignamos una recamara para que viviera ahi y no lo molestaramos. El durante un tiempo se porto muy tranquilo y eso me tenia muy feliz por que estaba segura que dejaria de tomar. Lo animamos para que saliera y se divirtiera lo cual hizo y constantemente el salia he iba con amigos a la plaza a charlar. Las salidas cada vez se hicieron mas frecuentes, comenzo a animarse mas, en ocasiones llegaba ya de madrugada lo cual a mi esposo no le causaba ninguna gracia, por lo que un dia decidi hablar con el.

Espere que mis hijos se fueran a la escuela y mi esposo al trabajo y lo fui a buscar a su cuarto, estuve tocando varias veces y no me respondia asi que decidi entrar ya que yo tenia llaves, ya adentro me di cuenta que el no habia llagado a dormir eso me preocupo mucho y pense que ya habia comenzado a tomar de nuevo, decidi comenzar a arreglar su recamara y cual fue mi sorpresa al abrir un cajon de su comoda encontrar varios sobres de cartas dirijidas a unas parejas, todavia no estaban cerradas decidi abrir una y leerla. En ella decia mi padre que queria contactar con ellos para posible trio y habia unas fotografias de el totalmente desnudo y con su pene totalmente erecto y en varias posisiones la verdad eso me comenzo a calentar un poco decidi abrir otro sobre que estaba mas abajo en el habia fotos de mi padre teniendo relaciones con una mujer y despues fotos de esa misma mujer con el que me imagine que era su esposo ahi mismo habia un video el cual lo fui a ver a mi recamara en el se veia a la misma pajara y mi padre teniendo relaciones. Quise apagarlo pero estaba tan excitada que decidi verlo por completo.

Despues de verlo me meti al baño y comenze a masturbarme bajo el agua, estaba tan excitada por lo que habia visto que me corri rapidamente. Sali del baño y decidi dejar todo como estaba no queria que mi padre se diera cuenta que habia visto todo eso. Los dias siguientes fueron una tortura para mi ya que no podia sacarme de la mente las escenas de sexo que habia visto. En una ocasion teniendo intimidad con mi esposo le sugeri que queria hacer un trio, pero el se enojo muchisimo por lo que habia mencionado en plena accion lo cual hizo que me retractara de lo mencionado y le dije que solo era una fantasia pero que jamas lo haria con nadie mas que no fuera el.

Una mañana vi a mi padre entrar con un sobre y un paquete en las manos, me imagine lo que llevaba, asi que decidi esperar a que el se fuera para entrar a su recamara
y ver que le habian traido esta vez, lo cual sucedio poco tiempo despues. Mi padre salio y yo me meti a su recamara, busque el sobre y el paquete hasta que los encontre y estaban sellados. No queria que mi padre se diera cuenta de mi incursion a su recamara asi que decidi dejarlos en cambio puse el video que tanto me habia excitado lo puse en su reproductor y me recoste en su cama para poder verlo bien yo solo tenia puesta una camiseta y mi tanga sin bra comenze a verlo y como me imagine que mi padre se iva a dilatar comence a masturbarme un su propia cama en eso estaba cuando de repente escuche como habrian la puerta de la recamara era mi padre el cual quedo atonito al verme asi y ver que estaba viendo su video el salio de la recamara y cerro la puerta.

Yo estaba muy nerviosa y sali tras el cuando lo alcance estaba sentado en el sofa con la cabeza baja, senti mucha pena por el
y me acerque diciendole que habia visto todo lo que tenia ahi el, me respondio que si todo, le dije que si. El me dijo que que pensaba de eso, y le respondi que yo no era nadie para juzgarlo y que me habia yo sorprendido mucho pero que el tenia que disculparme por lo que me habia encontrado haciendo.

El me dijo que no me preocupara que el tampoco tenia nada que criticar pero que tenia que hacerme una pregunta. Me dijo dime la verdad que piensa de todo eso, me quede callada por un momento y entonces le respondi que me habia gustado mucho y que la verdad yo ya lo habia visto antes y que me habia excitado muchisimo que me hubiera gustado que mi esposo por algun momento se abriera a la posibilidad de hacer un trio pero que el no pensaba asi y le pregunte que como habia sido estar con aquella pareja, que si ella en realidad lo habia disfrutado asi comose veia en el video. El me dijo que si, y me pregunto que que era lo que mas me habia excitado, yo le respondi que cuando ella era penetrada por el al mismo tiempo que ella le hacia una mamada a su esposo eso era excitante le dije.    

Le rompi el Culo a mi Suegra

Comentarios (7)

Mi suegra, a pesar de su edad se conserva muy atractiva,con sus jeans ajustados hace que sus nalgas le resalten, con sus blusas apretadas las tetas se le notan juntos con los pezones, no parece que las tenga caidas, ella y yo trabajamos juntos asi que pasamos mucho tiempo juntos, platicamos y nos contamos penas, de vez en cuando tengo la fantasia de verla desnuda e imaginandome como sera para culear, a veces cuando estoy con su hija  me imagino que es a ella la que me estoy cojiendo. El mes de julio pasado, la familia organizo un viaje a la playa, pero como mi suegra y yo no podiamos tomar el viernes libre, despues del trabajo o al dia siguiente nos reuniriamos con todos, que eran, mi suegro,  un hijo con su esposa, otra hija soltera y mi esposa con nuestros hijos, todos ellos se irian el jueves y nos esperarian alla.

Bueno, el jueves toda la familia se fue y mi suegra y yo nos fuimos a trabajar, al recojerla de su casa, desde el primer momento la note muy nerviosa, un poco distraida, claro que le pregunte que pasaba pero me dijo que nada, paso el dia y al salir del trabajo, ella me dijo que si la llevaba a su casa para recojer aun algunas cosas para el viaje, entramos a su casa y yo me sente en la sala a esperarla, estaba viendo la tele cuando me dieron ganas de usar el inodoro, para ir al cuarto tenia que pasar por su recamara, al pasar la puerta estaba semicerrada, voltee a ver y la vi que estaba cambiandose, estaba completamente desnuda, dandome la espalda, traia una tanga que se le metia en las nalgas, al agacharse para ponerse el pantalon la tanga se le metio mas aun en la raja, al verla asi me comense a excitar y se me paro la verga, cuando se puso la blusa me retire y me dirigi de nuevo a la sala, me recargue en el respaldo y cerrando los ojos me imagine verla completamente desnuda y mamandome la verga, no senti cuando ella llego donde estaba sentado, al abrir los ojos por que me llamo, ella me miraba la verga que la tenia aun bien parada, me puse colorado pero no dijo nada ella ni yo, diciendome que ya estaba lista nos fuimos al carro.  

Cuando ibamos hacia la casa, sentia que ella me miraba mas bien a mi entrepierna, yo tambien la miraba a ella y asi llegamos a mi casa. Ya dentro de la casa ella me dijo que se daria un regaderazo y se metio, al salir tan solo se puso una bata gruesa y se sento junto conmigo para ver la tele, yo ya habia preparado unos tragos se lo ofreci y de un solo trago se lo tomo, ella misma fue a la barra que tenemos y se sirvio otro y se sento junto a mi para ver la pelicula, esta pelicula tenia un poco de erotismo, estaba un poco caliente, al estar sentada la bata se le abrio y mostraba sus piernas y de vez en cuando al agacharse para tomar el trago de la mesa de centro se le abria mas la bata y pude verle sus pechos junto con los pezones, veiamos la pelicula y de vez en cuando nuestras miradas se encontraban y sonreiamos, yo veia que ella abria y cerraba las piernas las cruzaba y las descruzaba, yo me ajustaba el pantalon para ocultar mi erccion, asi termino la pelicula y nosotros con la botella.

Cuando se termino la pelicula ella se levanto para preparar algo para copmer, pero la invite a salir a cenar ella me dijo que no habia traido nada para salir, le sugeri que buscara en el closet posiblemente encontraria algo de su hija y asi fue, al salir de nuevo donde yo estaba, al verla sin querer le silbe, se habia puesto quizas el mejor mas sexy de todo el closet, con zapatos de tacon, y como tenia las piernas bien torneadas no traia medias el vestido era de tirantes y apenas le cubrian los pechos, al verla asi le dije que tendriamos promblemas con los hombres porque se la querian cojer, ella se rio y me dio las ggracias por lo dicho, bueno nos salimos para irnos al restaurante, al abrirle la puerta para entrar al carro, ella abrio las piernas y pude ver un poco de sus piernas mas adentro casi la raja, lo mismo paso al salir cuando llegamos al restaurante, pero esta vez pude ver mas. Ya en el restaurante y antes de que nos sirvieran pedimos una botella de vino y asi estuvimos tomando junto con la comida, como el lugar es restaurante/bar, ella me pidio que si la podia llevar a bailar un poco ya que tenia mucho que no lo hacia y alla nos dirigimos, ya dentro nos sentamos y esperamos a que tocaran musica lenta, al estar bailando, con los empujones de las demas parejas, ella sentia mi verga que no se me habia bajado en toda la tarde, en su vientre y yo al mismo tiempo sentia sus pechos en el mio, no parabamos de bailar, ella puso sus brazos alrededor de mi cuello y pego su cuerpo mas al mio, yo la tome de la cintura y de vez en cuando las bajaba para agarrarla de las nalgas y apretarla mas a mi, ella suspiraba y movia sus caderas al compas de la musica, asi nomas bailamos unas tres canciones, nos dirigimos a la mesa pero ella queria irse para la casa diciendo que se hacia tarde y nos fuimos.

Al llegar a la casa, como es de doble piso, me ofreci a llevarla y la abrace tomandola de la cintura, asi la lleve a su cuarto y yo me fui a la mia para jalarmela porque ya no aguantaba la calentura, de pronto ella me llamo, al entrar ella me dijo que el cierre se habia atorado que si podia ayudarle a bajarselo, al querer  bajarselo ella se agacho, y yo no pudiendo mas le puse mi verga en sus nalgas, ella se apoyo con las manos en la cama y comenso a menear las nalgas yo la tome de la cintura y le puse bien mi verga apretandosela a su cuerpo, ya los dos nos moviamos, me agache y la tome de los pechos, se los saque del vestido y le comense a apretar sus pezones, ella moviendo las nalgas suspiraba y se quejaba de gusto y placer, le levante el vestido y me sorprendio verla sin nada, me baje los pantalones hasta los tobillos, le puse mi vega en sus nalgas pero sin metersela, asi se la frotaba en su piel, ella por debajo de su cuerpo me acariciaba los huevos y me toma la verga y se la quise meter, pero ella no quiso me pregunto que si tenia condones y al decirle que no usabamos nosotros, comenzo unicamente a sobarsela en la raja, yo meti una mano enmedio de los dos y le acariciaba su botoncito, ella comenzo a moverse mas aprisa y dando un grito se vino con mi dedo en su raja y mi verga frotandosela, cuando se le calmo del orgasmo, se volteo se sento en la cama y tomandome de las nalgas, me atajo hacia ella tomo mi verga en sus manos y la acariciaba se la pasaba por la cara y le daba besos, abrio la boca y me la comenzo a chupar, yo sabria que no aguantaria mucho que la leche la tenia en la punta, ella me siguio chupando yo le decia que no aguantaria mucho pero ella siguio mamandomela, y en un momento explote, ella se pego mas a mi verga y se tragaba la leche, pero siguio mamandome y la verga no se me bajo, ella se la saco, de nuevo se apoyo en la cama yo me puse de rodillas y le comence a mamar la raja y el culo, cuando le puse la lengua en la entrada del culo ella respingo, pero de gusto, y pegaba sus nalgas a mi cara diciendome que le mamara ahi, que nunca se lo habia hecho mi suegro, asi mientras yo le mamaba el ojo del culo, con la mano le sobaba la raja, ella no paraba de mover las nalgas, cuando supe que ya la tenia bien caliente, tenia que metersela por algun lado y como no teniamos condones el unico lugar que se podia era su culo.

Me separe de ella y le meti un dedo en raja y lo saque bien lubricado con sus jugos, de ahi se lo pase a la entrada de su culo, al meterselo ella dio un brinco, se lo meti todo claro despacio y entre mas le entraba mas se quejaba, me dirigi a la cocina y traje mantequilla y embarrandome bien la verga y su culo, ella volteo hacia mi y me pregunto que si se la iba a meter por atras, yo le dije que si, que le iba a gustar, y me dijo que con cuidado ya que era virgen de ahi, ya con la verga y culo lubricado, se la puse en la entrada ella comenzo a temblar, en cuanto se la puse en la entrada ella apreto el culo, con las dos manos le abri las nalgas yo le hacia la lucha para meterselo pero tenia el culo bien apretado entonces se me ocurrio darle una nalgada fuerte y asi lo hice en cuanto se la di aflojo el ojo y aproveche para meterle la cabeza, al entrar ella grito, se lo quiso sacar pero yo la tome bien apretada de la cintura y ella gritando y yo metiendosela, cuando por fin la tuvo toda adentro le dije que ya la tenia toda, ella dejo de gritar y nos quedamos quietos un rato, al poco rato ella me dice que se sentia bien  entonces comence el mete y saca primero bien suave despues lo hacia mas rapido, ella metio la mano en su raja y se masturbaba y asi le daba y ella misma no paraba de venirse, y como yo ya me habia venido una vez podia aguantar mas y asi le di por el culo hasta que no pudiendo mas ni ella ni yo le llene el ojo con mi leche y los dos nos vinimos al mismo tiempo, asi duramos pegados por un rato hasta qu mi verga se salio sola del ojo, me acoste a un lado de ella, ella acostada boca abajo con las piernas en el suelo y yo boca arriba y asi nos quedamos dormidos por un buen rato y no desperte sino cuando senti que ella me lo mamaba de nuevo me lo estuvo mamando por un buen rato y de nuevo se los heche en la boca.

Serian como las diez cuando ya estabamos listos para salir, nos subimos en el carro y nos fuimos, antes de subir a la carretera me pare en un super ella se bajo para comprar algo y nos fuimos, cuando manejabamos me dijo que me saliera en la primera oportunidad que tuviera, asi lo hice yo sabia que otra ves me la iba a mamar antes de llegar a doonde ibamos, me pare en un lugar apartado, nos acomodamos en el asiento trasero, y comenso la lucha despues de mamarnos mutuamente los dos, ella abrio la bolsa y saco una caja con condones, diciendome que el culo le habia quedado adolorido pero quie la raja pedia mi verga y ahi en el carro me la volvia a cojer. Al llegar a la playa nos reunimos con la familia y pasamos todo el dia juntos y divirtiendonos, ella y yo como si nada hubiera pasado, pero en la noche, al estar en el cuarto del hotel con mi familia, mi esposa y yo comensamos a jugar, la nena tenia ganas de cojer, a ella le encanta que le de por el culo prefiere mas el sexo anal que por la raja y mientras me la cojia y me vine en su culo, ya descansados los dos en la cama me dice. Viejo quien tiene el culo mas apretado mi mama o yo, me quede helado sin saber que decir, me pregunte que como sabia ella, a lo mejor mi suegra le habia dicho lo que paso entre nosotros, pero mi esposa me dijo que no me preocupara, que todo habia sido un plan de ellas porque ella le habia dicho que su papa nunca le habia dado por atras y mi esposa le habia dicho que era el mejor sexo, cuando se hacia por el culo, por eso mi suegra en complicidad con su hija habian planeado para que yo le quitara la virginidad del culo, claro que le dije que el culo de ella estaba mas sabroso, el de mi suegra fue nada mas pasajero, mi esposa me sorprendio al decirme que su hermana al saber por su mama lo que habia sentido a lo mejor tambien le gustaria que le de por atras tambien, yo esperare a ver que resulta.


Mi Cuñadita la Zorrita

Comentarios (2)

Mi cuñadita la zorrita.   

Tengo 10 años de casado y mi esposa tiene una hermana muy buena, una tetas de pasión y una boca que llama al pecado, pero siempre la he respetado ya que nos llevamos muy bien además conozco a su marido.   

Un día domingo nos quedamos tarde en la casa de mis suegros ya que estaba jugando al póker, estaba un poco cansado y había bebido por lo que decidí levantarme un rato y dejarle espacio a un amigo, me fui a la sala y la encontré a ella en una posición en la que se le miraba su tanga, la verdad que ni la tanga se le miraba ya que esta estaba metida toda en su hermoso culo, me miro y no hizo ningún movimiento para cubrirse, había estado tomando también y estaba enojada por su marido se había ido a la calle.   

Me senté frente a ella por lo que se sentó frente a mi y separo las piernas mostrando mas de lo debido, note que se rasuraba ya que por enfrente también la tanga había desaparecido, sentí como mi verga empezaba a mostrar signos de querer escapar de mi pantalón, cosa que ella también miro y me dijo, le apuesto cuñado que sin flauta se la paro, me tomo  por sorpresa sin embargo le conteste, cuñada no necesita flauta cuando lo puede hacer en vivo.   

En ese momento entraron varios amigos a la sala, por lo que la platica y el erotismo desaparecieron, de repente ella me dice cuñado lléveme a comprar una hamburguesa, mi suegra y mi mujer estaban en donde el vecino, por lo que decidí llevarla cuando llevábamos recorrido unos 50 metros me comenzó a acariciar y me dijo, tengo tiempo de quererte mamar, mi hermana me cuenta que le gusta tragarse tu semen yo no soporto el de Alexis, pero quiero saber por que le gusta a mi hermana y comenzó una de las mamadas mas ricas que me han dado.   

Comenzó con besos suaves alrededor de la cabeza para luego comenzó a mamarme esa parte suave de la verga, eso hizo que comenzara a derramar gotas que atrapaba como una golosa que no quiere que su cono se derrame, cada vez se la introducía mas habíamos avanzado como 500 metros cuando encontré un lugar apartado y oscuro en donde detuve el carro y me acomode para disfrutar mas esa rica mamada que mi cuñada me estaba brindando, le dije que me gusta que me la mamen cuando fumo un cigarro y me contesto que estaba bien, eso es algo que siempre trato de disfrutar, lo encendí y poco a poco sentí como se la tragaba toda hasta sentir su lengua en mis huevos esa es una de las mejores sensaciones del sexo oral, sentir la cabeza de la verga en el fondo de una garganta y mas aun cuando la mamada te la da una cuñada.   

Me dijo que se había excitado y que quería que la cogiera, comenzó a desnudarse y brotaron sus hermosas tetas las que de una forma rebelde se mecían cuando se quito la camisa, comencé a mamárselas, luego comencé a introducir mis dedos y acariciar su clitoris, solo le había pasado la lengua y comenzaba a introducírsela cuando sentí unas contracciones y unos quejidos de muerte mi cuñada, había tenido su primer orgasmo, ya que como me comento después no sabia que eso se sentía, yo estaba muy excitado y comencé a cogerla con locura mamándole sus tetas , tocándole el culo cuando comencé a sentir esa sensación que te hace sentir el dueño del mundo, en ese momento ella se separo de mi para mi fue un shock, ya que nunca termino afuera, sin embargo inmediatamente tomo mi verga en sus manos y comenzó a mamármela de la forma mas rica que he sentido.   

En ese momento sentí como chorros de semen caliente se deslizaban dentro de su boca y me excito aun mas ver como se lo tragaba,
me tuvo un largo tiempo limpiándomela con su lengua y saboreando cada gota de mi semen, me dijo que me la estaba limpiando ya que non teníamos papel para hacerlo y que ella se iría así para seguir sintiendo la humedad de su orgasmo, hemos salido varias veces y lo hemos hecho en moteles lo que ha sido aun mejor, la próxima vez les contare cuando me ofreció como regalo su culo.

Sexo Anal con Karla

Comentarios (47)

Bueno cuando inicio esta historia que les relatare yo tenia 23 años, actualmente tengo ya 25, desde hace dos años mi vida cambio, cumpli una de las fantasias que creo muchos hombres tenemos, hacer sexo anal, pero mi fantasia propia respecto a ese tema era un poco mas "complicada", bueno siempre lo fue..., desde que estaba en la preparatoria epoca en que todos andamos urgidos de explorar el sexo y todo respecto al tema, pues en ese tiempo yo visitaba a mi primo Pablo, vive en un departamento en la unidad tenayo, en tlalnepantla, edo. mex, asi que todos los fines de semana no la pasabamos de locos, ahi fue donde inicio todo, mi prima, la hermana de Pablo, es chaparrita como de 1.60 casi sin tetas pero con un trasero bien parado y redondo, en ese tiempo mi primo y yo no la pasabamos viendole el trasero y contandonos en que formas la cojeriamos etc etc, claro que todo empezo como fantasia y juego pero a mi termino por comenzarme a gustar esa idea de cojerme a karla, paso el tiempo y sin darme cuenta ya cuando me masturbaba o pensaba en cosas pornograficas siempre terminaba imaginando que cojia a mi prima, creo que sin darme cuenta terminó agradandome mucho la idea, me encantaba imaginarla en posiciones extravagantes y gimiendo de placer ( como el las peliculas xxx que veia en ese tiempo) mientras yo le dejaba ir toda mi verga en su panocha, yo pensaba que solo ami me pasaba esa "obsecion" con ella asi ke apesar de tener mucha confianza con mi primo nunca le comente lo que me sucedia, creo que de alguna forma sabia que no era "normal" tener ese pensamiento tan pervertido jaja, hasta hace poco tiempo me entere que a mi primo le pasaba algo parecido a pesar de que era su hermana. 

Bueno pues asi paso el tiempo y hubo un par de años que deje de ir con mi primo etc etc, pasaron los años sin muchos cambios, a pesar de eso de vez en cuando le dedicaba a karla algunas masturbadas jajaja, claro que como dicen...el tiempo no pasa a lo wey, ahora tenia ya 20 años, ya no era un chamaco virgen calenturiento, sabia ya bien que el sexo real no es como en las peliculas porno bla bla bla, aunque a todo eso tambien sabia algo mas ...que queria probar el sexo anal, pero las chicas con las que salia siempre se negaban, total que en mi cabeza empeze a imaginarme que tenia sexo anal con karla, cada que dedicaba una masturbada a mi prima era yo dandole analmente, jajaja, creo que esa fantasia fue producto de mis frustaciones, en esos dias en una reunion familiar vi a mi primo de nuevo y a mi prima tambien, tenia como 1 año sin verlos y woaaa, mi prima estaba mas nagona ahora, ella es 2 años mayor a mi, y al parecer le habia dado la madurez, desarrollo o yo que se, pero le veia las nalgas mas gordas, parada mas redondas que antes jajaja, ademas de que ella es de las chicas que siempre usa apantalones ajustados, yo creo que como todas las mujeres... sabe lo que tiene XD y pues lo muestra jajaja, total que despues de esa reunion comence a ir denuevo los fines de semana a casa de mi primo, que seguia viviendo en la unidad tenayo, todo solo para poder verle las nalgas a mi prima jajaja. 

En ese tiempo que iba a ver a mi primo salimos a beber a un bar y yo invite a mi prima, despues de insistir bastante acepto, ya que ella no bebe mucho y pues mi primo y yo somos bien alcoholicos, ese dia despues de salir del bar e irnos a su casa, ella se emborracho ( por que yo le daba de beber y de beber para que eso pasara) y logre manosearla, ni como contarles la agarrada y sobada de nalgas que le di aprovechando que no estaba en sus cinco sentidos y en parte animado por el alcohol que tambien habia tomado yo, despues de manosearmela fui al baño y le dedique tremenda masturbada, al otro dia desperte con miedo a que me reclamara o algo pero nunca me dijo nada, asi que supuse que ni recordaba y pues me tranquilice. Volvio a pasar el tiempo y yo segui yendo con mi primo, ahora tenia ya 23 años y hacia un año que karla se habia casado, desde el dia en que se caso supuse que mi fantasia de cojermela solo seria eso.. una fantasia pero de todos modos me contentaba imaginando aveces que le daba durisimo por el ano jajajaja, tambien no olvidaba el dia que le habia masajeado las nalgas. Karla vendia tacos de cecina adobada, arrachera etc etc, en un mercado que se pone ahi mismo en la unidad tenayo, se caso con el dueño del puesto y pues ahora le ayudaba a vender y "meserear", tenia un bebe de 4 meses ya de nacido, ella siempre fue muy "payasa" por no decir "mamona", le gusta el dinero y las cosas caras, asi que ayuda en el puesto para quitarle el dinero a su esposo jajaja, un tipo bastante amable que hasta ahora le aguanta sus caprichos, peor pues siendo sinceros con ese culo que tiene yo tambien la aguantaria con tal de estarmela cojiendo jajaja, a pesar de ya estar viviendo fuera de casa de mis tios, ella iba todos los dias a estar ahi, ya que andaban escasos de dinero y solo les alcanzaba para rentar un cuartito, asi que se la pasaba o vendiendo en el puesto o en el tenayo como antes de casarse y ya solo su esposo pasaba por ella y el bebe para irse a dormir. 

Pues explicada la situacion comienzo a decirles como fue que paso, ese dia era viernes y por lo general venden tacos en el mercado los fines de semana, pero su esposo salio a pachuca a visitar a su familia, peor como era de esperarse karla no quiso ir por el bebe y termino peleandose con el y quedandose sin acompañar a su esposo, total, que llegue el viernes a casa de mi primo y me entere del lio, su esposo no regresaria hasta el lunes y pues todo el fin de semana que estube ahi mi prima se la paso todo el dia en casa de mis tios y ya en la noche se iba a su casa, mi primo y yo la llevabamos en el auto, el domingo yo regresaba a mi casa y karla estaba ahi, ya se hacia de noche eran como 8 pm, me despedi de mi primo y tios, iba dispuesto a hacerme unas buenas chaquetas en honor a mi prima, ya que esos dias que habia estado en casa de mis tios habia llev ado pantalones entallados, por lo menos el sabado y el domingo cuando se sento le vi la tanga que se le asomaba cuando se agachaba mucho jejeje, apesar de haber tenido ya 1 hijo y ahora estar un poco como mas "robusta" seguia estando nalgona, ahora tenia un poco de panza pero nada alarmante, minimo diria yo, eso si...seguia estando casi sin bubis, al ya irme karla me dijo que aprovechaba y se iba conmigo para que la dejara en su casa y pues le dije que si... y ahi paso todo.... 30 minutos mas tarde estaba metiendosela por el culo.... Al subirse al auto y empinarse para sentarse puse ver como se le salia una tanga pequeña color azul uffff, con solo ver eso ya iba bien contento manejando a casa de ella jajaja, yo creo que motivado por haberle visto la tanga o no se, le dije que tenia algo que confesarle, creo que lo que paso es que no podia seguir mas tenia que desahogarme, asi que comence a decirle que desde hace ya tiempo la veia como mujer etc etc etc, para no entrar en detalles, le confese que fantaseaba con ella y que tenia ganas de algun dia poderla cojer (claro que con palabras diferentes), ella me dijo que no estaba enojada ni molesta pero que eramos familiares y pues nada, apesar de eso me senti como desahogado, me sentia aliviado de que no lo hubiera tomado a mal.

llegando a su casa la ayude a bajar con el niño y ella me dijo que la acompañara dentro (nunca habia pasado eso) y me dio a mi sobrinito, entramos al cuarto que rentaba con su esposo, un cuarto de dos piezas, solo el cuarto y el baño, con pocos muebles, acosto al bebe en la cuna que dormia, yo trate de entender por que me habia pasado a entrar, supuse que era por la confesion que le habia hecho y que solo habia dos opciones, que queria dejar las cosas claras o que me la iba a cojer, se sento y comenzamos a charlar de el bebe, y cuando vi ya estabamos hablando sobre sexo y esas cosas, sobre preferencias, puntos de vista (aparentemente uan platica madura), pero en mi mente empezo a dar vueltas la idea de que podia terminar cojiendome a karla ahi mismo, ella se levanto y saco del refrigerador dos cervezas, me dijo que eran de su esposo pero que no importaba, que estabamos charlando a gusto, que le daba gusto que yo hubiera sido sincero con ella, se me empezo a poner dura la verga, no por la platica ni lo que pasaba si no por que no dejaba de pensar en que tal vez podia cojermela, si no para que me habia metido a su casa y todo eso, ella siempre fue o habia sido enojona y mamona, seguimos charlando unos minutos y le hice la pregunta que tantas ganas tenia de hacerle, le pregunte si ya habia probado el sexo anal, ella hizo cara como de espanto y me dijo que no, que seguramente era doloroso, que solo hacia sexo normal, ella me pregunto que si yo ya lo habia probado y le conteste que no, pero que a mi si me gustaria intentarlo, que tenia muchas ganas, hasta le dije que cuanto fantaseaba con ella, muchas veces fantaseaba con que se lo hacia analmente, ella se rio como apenada y me dijo que era un puerco. total que paso como 1 hora de charla y no allaba la forma de decirle que ya cojieramos y fin del tema jajaja, estaba a punto de decirle que ya me iba, cuando ella me dijo que si queria lo intentaramos, yo me hice el que no entendi, le pregunte que intentar que y me dijo " pues eso...tener sexo", uff casi me desmallo, todavia no me lo creia y le dije que si estaba segura y me dijo que si, pero que queria que le hiciera sexo oral, pues yo acepte, se empezo a desvestir y yo tambien, al bajase los pantalones de mezclilla entallados que tenia puestos pude ver como se tragaban sus nalgotas la pequeña tanga azul, solo se veia un triangulito azul desaparecer, se quito la blusa y el brasieer, yo ya estaba desnudo asi que se sento en la cama yo me puse en el piso y la abri de patas, para empezar a chuparle la vagina.

No se ni cuanto tiempo paso pero mi prima la que casi siempre andaba con cara de pocos amigos y de mamona, ahora estaba con una cara de placer y no dejaba de gemir de mis chupadas, yo estaba excitadisimo de como me aventaba la vagina hasta con fuerza para que se la chupara mas
, lo mejor es que estaba rasurada y olia a jaboncito, uff que rico, deje de chuparla y le dije que ahora le tocaba a ella, que me la mamara pero para mi sorpresa se nego, dijo que eso le daba asco, empece a tratar de convencerla pero no acepto, entonces le dije que no llevaba condones ni nada que todo estaba fuera de planes, que minimo me la mamara que no me dejara asi, solo obtenia negativas asi que le dije que me dejara intentar hacerle sexo por el ano, despues de discutir como 2 minutos acordamos en que como no me mamaria la verga me dejaria intentar metersela en el culo pero que si le dolia pararia y me conformaria con eso y me iria y no hablariamos del tema nunca mas, pues no me quedo otra que aceptar, despues de todo ya la habia visto desnuda y abierta de patas, eso era mas de lo que podia haber pedido. Volvi a empezar a hacerle sexo oral mientras le metia un dedo en el ano, yo no tenia ni la idea de como le iba hacer para meterle mi pene en su culo, no sabia nada de sexo anal mas lo que habia visto en peliculas pornos, asi que me concentre en chuparle la vagina para tenerla como loca mientras le metia un dedo y hacia movimientos circulares.....y asi despues le meti dos, solo haciendo movimientos circulares, no supe cuanto paso pero fue un tiempo considerable el que estube asi para que su ano se viera mas abierto y mis dedos ya entraran facilmente, solo le emtia dos dedos, ella me decia que no le dolia pero que le daba comezon jeje, dejj de hacerle sexo oral y me preparaba pa subirme a la cama con ella cuando me dijo que me esperara, se levanto y de la pañalera del bebe saco aceite de ese que usan para los bebes, creo que es para que no se rosen o algo asi, me dijo que lo usara, yo movi la cabeza aceptando, se acosto en la cama de ladito sacando las nalgas y yo me puse a un lado, me frote la verga con el aceite y repeti el masaje de dedos peor ahora con aceite tambien, le abri las nalgas y aparte la tanga,le puse mi cabeza en el ano y le di un empujon fuerte peor en vez de entrar en el culo se fue de lado resbalando, volvi a intentar y nada, cambiamos de posicion haber si podia, karla se puso boca abajo parando nadamas las nalgas para quedar con el culo bien empinado y abierto haber si asi podia metersela, me levante en la cama apunte mi verga en su ano y empuje, empece a sentir como entraba poco a poco, ella solto un pequeño gemido pero no me dijo nada asi que segui empujandosela, hasta las rodillas me temblaban de que estaba cumpliendo mi mayor fantasia, empuje hasta que la cabeza de mi verga entro y me detuve, le pregunte si le dolia pero me dijo que estaba bien, asi que volvi a empujarsela y entro un poco mas, estaba bien apretado y calientito, hasta sentia sus latidos en mi verga, comence a sacarsela poco a poco y antes de sacarla toda se la volvia a meter, cada repeticion se la metia un poco mas o eso trataba jeje, ella solo hacia pequeños gruñidos, no eran gemidos como cuando le hice sexo oral, eran como gruñiditos.

Despues de estar asi unos minutos, empece a sentir como ya se la metia mas facil, asi que empece a bombearla mas rapido y ahh el paraiso, de repente lo que empezo con pequeños empujones y gruñidos de ella, ya era una bombeada a toda velocidad y se le empezaron a salir unos gritos no se si de dolor o placer pero pues como no me decia nada yo seguia, como a los 2 minutos o tal vez hasta menos de estar empujandosela como loco en el culo senti que iba a venirme y me detuve, se la saque poco a poco toda del ano y ver como apenas se la habia sacado su culo se cerraba completamente , no les dire " olia a rosas" por que no era asi, al agarrar mas aceite para hecharme en la verga la tenia toda apestosa a caca, no la tenia sucia de nada pero si me apestaba a caca, en ese momento pense que debi haber sacado los condones del carro, pero tambien pense que tal vez si usara condon karla no abria dejado que la cojiera por el ano y hubiera pedido puro sexo vaginal nadamas, tambien pense que con condon no hubiera sentido tan rico su culo, ahora si karla se puso de ladito y saco las nalgas, me puse detras de ella y le pregunte si le habia gustado o dolido, me dijo que le habia dolido un poco pero que de una forma rara le gustaba y que mas que dolor le daba como comezon cuando se la metia, que al mismo tiempo que le daba como comezon sentia como que yo le rascaba con la verga que no sabia decirme, asi que ya de ladito empece a metersela otra vez, en esa posicioon hasta sentia como chocaban sus nalgas con la parte baja de mi estomago, la tome de los hombros con mis manos y empece a bombearla rapido cuando sentia que podia venirme me detenia y asi repeti un tiempo, la verdad no aguantaba mucho, tenia que pararme cada rato por que enseguida empezaba la boombeada de culo con velocidad sentia que se me salia la vida entera jajaja, karla casi no gemia ni nada, solo oia yo como hacia fuerza como con la boca aguantandose las metidas que le daba. se la saque toda y le dije que le hicieramos de misionero, se acosto boca arriba y se abrio de patas, le quite la tanga y la agarre de los tobillos, los alce pa verle el ano y como dicen, en posicion de "patitas a los hombros" se la empece a meter por el culo una vez mas, de la posiciones anteriores a esta, en esta le entraba mas rico, o asi sentia yo, practicamente karla estaba doblada en dos, con sus pies en mis hombros y yo encima de ella metiendosela por el ano, estabamos cara a cara, yo la veia fijamente y ella a mi, pude ver su cara roja y como apretaba los dientes para aguantarse los gritos cuando se la metia mas, su frente sudorosa y como se le movia la cabeza al ritmo de mis embestidas, lo unico que tenia en la cabeza yo era morbo total, y en que nunca imagine que karla fuera tan elastica para estar doblada como yo la tenia jajajaja, yo ya no aguantaba mas, y estar viendo las caras que ella hacia me excitaban mas asi que empece a moverme mas rapido, me detuve y de un empujon se la meti mas, y segui empujandosela hasta que senti que la tenia toda en el culo, hasta que ya no podia metersela mas, ella no aguanto mas y solto un grito, entonces empece a bombearmela pero metiendosela todo, empezo a soltar mas gritos y poonerse mas roja, mientras mas alto gritaba y mas roja se ponia mas rapido la bombeaba, sentia que ya me venia peor no podia pararme, se la meti todo lo mas que entro y me detuve y senti que se me salian unos chorros de semen, solo pensaba en aguantar para seguir cojiendomela, yo creo que ella sintio que empeze a aventar semen por que cuando me detuve gritoo " ayyyyy!! por las nalgasss", uff eso me excito mas y apenas haberme parado para no vernime todo, empece a bombearla lo mas rapido y furioso que podia, mientras yo le daba mas hardcore su cara mas se descomponia y eso me excitaba muchisimo!, de pronto al estar en eso miro como karla pone los ojos en blanco y pff!!!! eso me mato, toda roja gritando como loca " ayy ayy ayy" y con los ojos en blanco, empece a bombear lo mas rapido que podia,sentia como si sus entrañas me succionaran y me apretaran para que no se la sacara, su cabeza reboraba como si se le fuera a salir del cuello, los ojos en blanco no el cambiaban, empece a sentir que me venia denuevo peor no me detuve segui empujando mas rapido y empece a aventar mi semen dentro de su ano, ella dejo de gritar para apretar los dientes y fruncir la nariz como gruñiendo, y me clavo la vista fijamente, yo tambien la mire fijamente mientras me venia en su ano, le di otros empujones con fuerza, me gustaba ver como se le movia la cabeza cuando se la metia asi, senti como aflojo su cuerpo y tambien emmpece a relajarme yo, me acoste a su lado y le dije que me la chupara y para mi sorpresa acepto, agarro un trapo de la mesa que estaba cerca y me froto la verga por que dijo que la tenia apestosa, empezo a chuparme la cabeza, yo hasta sentia mi verga como adormecida de la tremenda cojida que le acababa de dar, la agarre por la nuca para metersela mas en la boca y ella no opuso mucha resitencia, al parecer por la excitacion del momento o que se yo estaba ya mas cooperativa, apenas poco tiempo de que la tenia agarrada de la nuca metiendole la verga en la boca ni agarrando ritmo el bebe empezo a llorar y karla fue a verlo.....y pues ya tubo que prepararle la mamila y ahi termino la cojida, al ver el reloj eran ya la 1 am, habia pasado mucho tiempo desde las 9 pm, me fui a mi casa y como habiamos acordado ninguno de los dos hablo mas del tema... me anime a contarles esta experiencia por que apesar de que yo acorde con mi prima que quedaria entre nosotros hace unos meses me entere de que mi primo, Pablo, le habia hecho sexo anal a mi prima ( su hermana), me entere por que el me lo conto, hicimos cuentas segun las fechas aproximadas, como medio año despues de que yo me la cojiera pablo tambien se la cojio, los dos no la cojimos solo analmente, yo al principio pense que era invencion de mi primo, pero al contarme la historia y los detalles vi que no era mentira, y lo peor aun, es que hace medio año pablo me conto que la habia vuelo a cojer una segunda vez y solo por el ano y no me quedo otra salida que creerle por que saco fotos con su celular, solo saco 1 foto donde sale karla encuadrada solo con tanga, al parecer a mi prima termino gustandole que le reventaran el culo, al parecer  tambien mi primo tenia la misma fantasia que yo de cojersela, ahora lo que ando pensando es en que tal vez sea momento de ir con karla mi prima la taquera y reventarle la cola un par de veces mas... jejeje.

P.D. los datos de mi relato son reales, no cambie nombres ni localizaciones, karla sigue vendiendo en el mercado del tenayo, y de una zona llamada "san rafael", cuando me la coji fue en su cuarto que rentaba en la colonia "chalma", y ahora actualmente vive en una casa en san rafael donde mi primo se la cojio, todo esto es en estado de mexico tlanepantla, y bueno... si kieren verla, tengo la foto que le tomo mi primo con su celular, agregenme a mi correo y con gusto les paso la foto......saludos y gracias por leer mi historia...

P.D.2. Espero haber si mi primo me cuenta bien como fue con el para subirles los relatos de como se la cojio el, tambien espero cojermela yo de nuevo y sacar unas fotos para ustedes... mis lectores.. 


Vacaciones con mi Familia

Comentarios (5)

Vacaciones con mi familia No había querido volver a escribir porque recibí unos mensajes que no eran los apropiados, la gente me dijo que no era verdad lo que les comentaba y en fin, me pareció que no era buena idea comentar nada. Pero Bueno soy un tipo ya de 46 años y he tenido relaciones con mis sobrinas. Todas a gusto de ella, nada de violencia ni nada, simplemente que soy soltero y tengo una buen a posición, tengo mi novia, con la que casi vivimos juntos y no tengo mayores problemas.

Sucedió que me lastimé una rodilla y me tocaba quedarme quieto y no moverme mucho. En esos días de navidad mi sobrina mayor Luisa, me invitó a pasar unos días en una finca de recreo cerca de la ciudad de Manizales, ella la había alquilado y como yo no podía moverme mucho, me propuso que entre sus mamá, (mi hermana) y sus otras hermanas, Andrea de 20 años y Daniela de 12 años me ayudarían en mi recuperación. Para ese entonces toda mi familia se enteró de la invitación y mi hermano mayor me pidió el favor de llevarme conmigo a su hija mayor de 19 años a la finca. Yo no le vi mayor problema, le dije que con gusto la llevaría. Me invitaban y no me tocaría hacer mayor esfuerzo. En total íbamos mi hermana que tiene dos años más que yo, sus hijas Luisa que tiene 24 años, profesional y exitosa empresaria, Andrea de 20 años estudiante de derecho, Daniela de 12 años en el colegio, mi sobrina Natalia de 19 años.

Yo era el único hombre. Me pareció delicioso.Como era temporada alta y fue tan rápido no conseguí transporte aéreo y nos tocó ir en Bus hasta Manizales, a 7 horas de Bogota que es donde vivo. Yo apenas podía moverme bien. Nos tocó ir en puestos separados con Natalia, a ella le tocó al lado un señor de edad que me pareció normal. Cuando llevábamos unas dos horas de camino, era ya de noche, me levanté del asiento y traté de estirar las piernas un poco. Miré hacía donde estaba Natalia y la vi dormida recostada hacia un lado, dándole la espalda a un señor de edad que estaba sentado en el asiento contiguo. Cuando miré bien, el señor estaba también recostado un poco sobre ella, no le di importancia. Pensé que andaba durmiendo también. Unos minutos después me volví a para parar mirar bien y me di cuenta que el señor se le arrimaba bastante y hacía unos movimientos extraños. Como era de noche y estaba oscuro me acerqué más y me doy cuenta que el señor le estaba arrimando sus caderas al culito de mi sobrina pero ella no se inmutaba, estaba profundamente dormida. Yo no distinguía mucho pero el tipo le arrimaba sus caderas a Natalia o mejor le arrimaba su verga a la colita de mi sobrina.

No lo podía creer, pensé en armar un escándalo pero también pensé que si una persona hace eso debe estar armada o debe tener algún respaldo para hacerlo. Él no me veía pero yo si podía ver claramente lo que hacía. Le arrimaba la verga a la cola de mi sobrina y se la restregaba un rato, la empujaba y mi sobrina no reaccionaba, estaba dormida. Se estaba dando un gusto con la cola de Natalia. Si Natalia hubiera tenido una falda seguro ya se la hubiera clavado. La situación me parecía tenaz, pero por culpa de ese morbo me quede sin hacer nada para ver qué hacía el tipo. Natalia tenía un jean pero como estaba recostaba hacia un lado el jean se le bajaba un poquito y dejaba ver la ranurita de sus nalgas y su panty o hilo dental. Yo no sé mucho de eso. Mi sobrina tiene una cola de película. El tipo estaba a sus anchas. Yo observaba como paralizado. No sabía si mandarme de trompadas o qué. Me quede quieto a ver qué hacía. Un poco morbosa la situación, obviamente yo no iba dejar que la situación pasara a mayores.

Estaba pensando en eso cuando el tipo se retiró un poco de apoyarse en mi sobrina y comenzó acariciar el culito de Natalia suavemente con una mano, su mano pasaba de una nalga a la otra y se entretenía tratando de meter la mano más abajo. Metía la mano debajo de la cola y como que trataba de tocarle la cuquita desde atrás. Le masajeaba la colita y hundía su mano más abajo. Yo sé que van a decir que soy un depravado, pero me sentía muy excitado viendo eso, tengo que reconocerlo, además no lo iba dejar hacer nada más. Esto duró varios minutos. Pasaba de arrimarle la verga en la colita a tocar con la mano. Lentamente y sin ninguna violencia. Le estaba dando una manoseada del otro mundo. Pasó de la manoseada a arrimarle la verga y como mi sobrina no reaccionaba, estaba dormida profundamente, se le arrimó más y con una mano la medio abrazó, no podía ver bien que estaba haciendo con la mano. Me imaginé que le estaba tocando los senos y pensé que ahí si mi sobrina iba a gritar, pero no pasó nada, en unos segundo pude ver que su mano volvía y me di cuenta que lo que había hecho era desabotonarle el jean en la parte delantera. El tipo se la estaba jugando, pensé. Enseguida comenzó a tratar de bajarle el jean. Lo estaba logrando. Empecé a ver que las nalguitas de Natalia se veían más. El tipo se la iba a follar como dicen los españoles.

Pensé. “mi sobrina es una imbecil, cómo deja que eso suceda”, las nalgas de mi sobrina ya se veían bien, el hilo dental estaba metido en sus nalgas y estaban a su disposición, le bajó más el jean y le metió la mano para tocarla toda. Yo estaba que estallaba pero del morbo, seguro le estaría metiendo los dedos en la cuquita y si ella no decía nada, seguro le estaba gustando. Sacó la mano de entre las piernas de Natalia la olió y la chupó, se la estaba gozando toda. En un segundo, sin darme tiempo a nada se sacó la verga y se la arrimo a la cola. Empezó a frotarse contra la cola y sucedió que el Bus iba hacer una parada. Se detuvo el Bus en un restaurante del camino, prendió las luces de la cabina y se oyó la voz del conductor que dijo que haría una para de 20 minutos para comer. Inmediatamente vi que el tipo se metió su verga y trató se subirle el jean a Natalia. A duras penas lo logró. Se levantó del asiento y salió hacia el restaurante a comer algo. Mi sobrina seguía profundamente dormida, yo pensaba que se estaba haciendo la dormida. Después me di cuenta que no era así.

Me acerqué a Natalia y traté de despertarla, ella no me respondió. La dejé dormida y le puse encima una chaqueta que llevaba puesta yo. Como pude me bajé del bus y me dirigí donde el señor que ya estaba sentado en una mesa pidiendo algo de comer. Me le senté al lado y le dije en voz baja: “Mire, si no deja a mi sobrina tranquila lo mato. Me he dado cuenta de lo que está haciendo y voy a decirle al conductor y a los demás”, cuando el tipo dio por enterado, salió corriendo y se subió otra vez al bus, yo lo seguí, estaba dispuesto a enfrentarme como fuera, pese a mis dificultades de movimiento. El tipo recogió unas cosas del asiento y fue y se sentó al final del bus. Yo me senté al lado de Natalia y la traté de despertar, la llamé varias veces y la moví. Ahí reaccionó y me dijo. “ay tío que bueno que estés a mi lado” y se me acurrucó hacía mí. Le pregunté que qué era lo que le pasaba que no se despertaba, ella me dijo entre cortada, “tío tengo mucho sueño, lo que pasa es que me tomé una pastilla para dormir porque el viaje era muy largo y no quería pasar el viaje despierta”, me quedé frío, pensé: “niña tonta, si no hubiera estado ahí, se la hubieran culiado tranquilamente”. Hice que sentara al lado de la ventana del bus y yo me iría sentado al lado. Se volvió a recostar dándome la espalda y su colita al lado.Había transcurrido ya unos tres horas de viaje. Había una completa oscuridad. Le habló a Natalia y ella no contesta, simplemente me dice que la abrazara que tenía frío. Torpemente me le arrimo por detrás y la abrazo. Pasaron unos 20 minutos así y decidí comprobar si estaba dormida, así que le pasé una mano por sus senos disimuladamente y ella no reaccionó, es más soltaba unos pequeños ronquidos, estaba dormida. Le tomé un seno con la mano y tenía unos senos pequeños pero bien firmes, a esa edad. Mi mano cubría toda su tetica, claro por encima de la camisa. Que cosa más rica pensaba, el tipo ese se deleitó. Estuve así un rato hasta que sus pezones se pararon un poco. Ya quisiera chupárselos. Baje mi mano para comprobar si tenía el jean abierto, para mi sorpresa si estaba con el cierre abierto… Fin de la Primera parte.

Nacho

Mi Hermana , Mi puta

Comentarios (10)

Hola mi nombre es Daniel ,todo lo que aconteció en este relato es un hecho que me marco y que disfruto mucho al compartirlo con ustedes. Bueno para empezar tengo 24 años y trabajo en una importante empresa de comunicaciones que no viene al caso entrar en detalles ,resulta que hace un año entre en un periodo vacacional de un par de semanas y todo marchaba perfectamente ,así k decidí pasar un rato en casa de mis padres ya que por obvias razones me mantenía apartado de ellos y solo los veía en pequeñas reuniones.   Una vez ahí abrase a mi madre y le di un gran abrazo al igual que a mi padre que son lo mejor de esta vida ,pero faltaba alguien y era mi hermana ,por lo general ella se la vivía en  fiestas o igual por el estudio ella casi no se encontraba en casa ,pero esta vez no era la ocasión mis padres me comentaron que ella había viajado a unos cursos en el extranjero sobre su carrera pero k en una semana volvía de nuevo ,para que se den una idea mi hermana se llama Marcela ella tiene 21 años actualmente y pues anda metida en ondas  de danza y canto ,por lo cual tiene un cuerpo muy agraciado ,ahí les va para que vean como es ,su piel es medio tostadita un tono de morena muy rico ,no se muy bien como llamarle pero es un tono bronceado ,cabello oscuro ,largo y chino ,ojos color miel que saltan a la vista  , tiene unos senos hermosos ,Algo grandes pero muy firmes yo diría que ideales ,abdomen  no trabajado pero bien formado por el baile ,nalgas paraditas y muy duras  y unas piernas bien torneaditas ,una belleza de mujer .   La primera semana paso y yo me distraía con alanos videojuegos, leyendo libros o echando la cascarita con algunos amigos k todavía quedaban cerca de casa de mis padres.   Un día recuerdo que tocaron la puerta y cual fue mi sorpresa que al abrir era mi hermana   -Hola Dany!   -Hola marce no sabia que llegabas hoy   -Así es, lo mas seguro es k a mis papas se les haya olvidado decírtelo   -Lo mas seguro es que si   La abrase y estuvimos platicando de su viaje y de sus cursos, le fue de maravilla, y creo que el estar haya le sirvió porque regreso mas hermosa que nunca, lleve sus maletas a la recamara y me dijo que se iba a dar un regaderazo porque estaba exhausta y así era su manera de relajarse.   Yo le dije que la esperaba abajo en la sala y ella solo me grito desde el baño  que estaba bien, pasaron los minutos y escuche como la regadera paro al cabo de unos minutos ella bajo con un conjunto de ropa deportiva que constaba de una lycra que hacia denotar su lindo trasero y una playera que solo le cubría lo senos dejando ver su abdomen y haciendo notar sus grandes senos, me quede frió al ver el monumento de mujer que tuve frente a mi       

Se acostó en el sillón de a lado y me pregunto que si íbamos a cenar ,le conteste que si pero que teníamos que esperar a mis padres ,por lo tanto mientras nos pusimos a ver la tele y mientras yo miraba fijamente su cuerpo y pensando que algún europeo la había cojido de una y mil maneras posibles mientras nosotros nos chupabamos el dedo pensando que estudiaba ,al poco rato se empezó a dormir y adopto una posición fetal que hizo que se le marcara mas el culo dejándome babeando por la imagen que tenia enfrente ,no aguante mucho y fijándome que ella estuviera dormida saque mi pene y comencé a frotarlo despacio ella me daba la espalda y ni enterada estaba de lo que sucedía ya no veía a mi hermana como aquella chiquilla que cuidaba de los demás o que la protegía cuando mama la regañaba no ya era toda una mujer bellísima que me llamaba la atención ,seguí frotando mi pene y en un momento me perdí en mi excitación y cerré mis ojos disfrutando la sobada que me estaba dando ,cual fue mi sorpresa que al abrir los ojos marce se había volteado y tenia la mirada fija en mi pene .   -Daniel que carajo estas haciendo   Rápidamente metí mi pene en mi pantalón y ella salio corriendo a su cuarto   Pensé que todo estaba perdido me levante y escuche el sonido de la puerta mis padres llegaban esto se complicaba mas, marce bajo y los saludo  pero a mí no me volteaba a ver, a los pocos minutos estábamos cenando y ella estaba frente a mí sin me, todo concluyo y nos fuimos a dormir.   

A la mañana siguiente mis padres no estaban al igual que mi hermana pensaba que se había ido con ellos y se los había platicado todo me puse a jugar un videojuego y sonó puerta era Marcela que solo había salido a correr, entro y no me saludo, tomo un vaso de agua y se sentó junto a mi   -Haber explícame que fue lo de anoche, tienes un buen tiempo para darme una explicación coherente   -Mira marce la verdad es que me gusta tu cuerpo y se me hizo muy fácil tu sabes   -Pero soy tu hermana baboso como puedes pensar eso   -Lo se lo se, pero no me pude contener tienes un cuerpo hermoso, pero t pido una disculpa nunca volverá a suceder   -Disculpa aceptada pero no basta   -Entonces que quieres ya te pedí  disculpas   -Si pero vas a tener que hacer lo que yo te diga para que no le diga nada mis papas de lo sucedido   -Eso es Chantaje y no t lo voy a permitir   -Bueno como tú prefieras pero te informo que mis papas te pueden correr de la casa y hasta meterte a la cárcel porque les puedo decir algo falso   Creo que estaba metido en un problema muy grande y mi hermana me estaba chantajeando mi propia hermana no lo podía creer   -OK dime que quieres que haga   -Mmm...Déjame ver, bajate los pantalones y déjame ver tu pene   Sus palabras me dejaron congelado por un lado me invadía la calentura pero por el otro lado me daba un poco de miedo ya que por la mirada  que ella tenia pensaba que me iba hacer algo raro.    

Lo saque un poco nervioso y estaba un poco flácido   -Vaya hermanito creo que los años no han pasado en vano, tienes buen tamaño   La verdad es que no me considero como ella dice yo pienso que soy de los promedio porque pues mide 18 exacto y pues esta un poco gordita opero ella lo vio de esa manera   Se puso enfrente de mí con su conjunto deportivo del otro día, se quito su tenis   -Entonces te gusta mi cuerpo?   -Si marce mucho   -Bueno toma tu pene y pajeate para mí   -De acuerdo   Tome mi pene y lo empecé a frotar  lentamente ella se sentó frente a mí y no hacia nada solo lo veía lo que estaba haciendo   -Que se siente que tu hermana menor te manipule?   -Mmm bien…pero lo estoy disfrutando   -Yo también pero esto va durar   Al terminar de decir eso se levanto y bajo sus lycras dejando ver todo su hermosos culo, por un momento pare mi acción y contemple sus hermosas nalgas eran un poco mas grandes de lo que yo me imaginaba, seguido de esto se quito la parte de arriba y dejo salir sus senos que también no era lo que esperaba era mas sin duda la danza había hecho efecto   -Por que paras hermanito?   -Por que estas increíble Marce no sabia que tuvieras tan bien formado tu cuerpo   -Gracias hermanito pero tu también tienes buen cuerpo y demás.   En ese instante se puso en el suelo de rodillas, se recogió el cabello y tomo mi pene con su manos yo me sentía en el cielo empezó a frotarlo de arriba a bajo primero lentamente poco a poco y después mas rápido mas y mas   -Te voy a sacar toda  la leche posible hermanito   Al escucharla decir eso para mi se volvió una puta pero me encantaba la idea de que ella algunas veces tímida y otras extrovertida hablara así en la intimidad, terminando mi pensamiento lo empezó a agitar mas y mas rápido, yo cerré mis ojos del placer que estaba generando y sentí como un chorro salpico y algunos cayeron en su mano porque sentí como lo seguía frotando pero un poco pegajoso, cuando abrí mis ojos mi semen estaba en una parte de su barbilla y lo demás escurría en sus tetas   -Vaya hermanito si que tenias bastante leche guardada   -Siiiii   Todavía con la respiración entrecortada le conteste, Ella se limpio con sus dedos la parte de la barbilla y se lo metió en la boca, no lo podía creer mi hermana se estaba comiendo mi semen   -Te gusto hermanito?   -Siii   -Que bueno porque no he terminado ve nada mas el salpicadero que hiciste hay que limpiarlo   Mi pene estaba flácido y con restos de mi semen se acerco mas y puso su lengua en mi glande bajando recorriendo todo el tronco hasta mis huevos ,lo hacia por partes como si fuera una paleta primero de frente y luego en los costados ,mi hermana me estaba haciendo una mamada de campeonato ,una vez que lo limpio metió la punta en su boca y con su lengua jugaba con mi glande ,a veces se turnaba y succionaba un poco lo que me volvía loco ,solo lo hacia  apunto y en unos segundos lo metió en su boca ,mientras que con una mano lo bajaba y subía con la otra me estaba dando un masaje de huevos espectacular ,lo hacia cada vez mas fuerte y solo veía como hilos de su baba pasaban por mi pene y regresaban a su boca era una sensación inexplicable.   No aguante mas y me pare jalándola del cabello para que se retirara ya no me importaba nada del chantaje solo quería cojerla como quisiera, ella se paro e intento correr pero la sujete por el brazo y la jale tan fuerte que los dos caímos en el sillón ella arriba de mi   -Suéltame yo soy la que manda   -Creo que ya no tú bien sabes que también lo quieres   Ya no puso resistencia y como pude acomode mi pene en la entrada de su conchita y la penetre lentamente   -Aaaaa…..AAaaaaa…..sssssiiiiiiiiiiiiii   -Te gusta verdad zorra   -Siiiiiiiiii…..siiiiiiiiiii….. Cojéeme.   

Dicho eso empecé a metérselo mas y mas fuerte era sorprendente como estaba apretadita y muy calientita  su vagina ,podía contemplar sus tetas frente a mi ,primero la tome de las nalgas y la empecé a bombear azotando mas y mas fuerte   -Ahhhhhhh… despacio……siiiiiiiiiii   Mientras sus tetas las mordía las lamía eran increíbles ver como lentamente se sacudían pero quería ver esas hermosuras botar, la tome de las manos y ella se paro un poco botando encima de mi era increíble la postal que tenia sus tetas bamboleaban y se azotaban al igual que el sonido de sus nalgas contra mi pene y muslos   -Plaf…plaf…plaffff   El sudor recorría todo nuestros cuerpos era una situación inexplicable, de pronto se bajo y me quito del lugar se puso en cuatro   -Ahora cojéeme cual si fuera una perra hermanito   -Siiii… preciosa   Puse mi pene en su entrada de nuevo en su vagina pero esta vez con una nueva imagen su culo enfrente de mi inmenso todo para mi, lo puse en la entrada de su vagina y la penetre de nuevo veía como mi pene desaparecía y sus nalgas se sacudían cada vez que la bombeaba primero comencé despacio y gradualmente subí la velocidad   -Asiiiiiiiiiiii…..Essssoooooo……Ciégame mas durooooooooooooo   Desconocía a mi hermana en s lenguaje pero me calentaba mas así que decidí darle lo que pedía, pare un momento y me subí en sus nalgas clavándola desde arriba podía ver sus tetas así que las tome   -Ahora si vas a ver como se cojee a una perraaaa   Y comencé a clavarla ella comenzó a gritar ahora si estaba sintiendo todo mi pene clavado en vagina mientras que mis manos magreaban sus tetas y de suerte alcance sus pezones se los pellizcaba mientras ella me gritaba   -Cabrooonnnnnnnn……….queeeeeeeeee rico meeeee cojees   -Eso queriassssss hermanita   -Siiiiiii  Me entro la idea de clavarle un dedo por su cola pero era arriesgarse mucho pero mi hermana ya estaba muy caliente yo creí que no le importaría así que delicadamente metí un dedo y grito   -Masssssss….esooooooo………por el cullllllllloooooooooooo   Empezó un vaivén y un dedo ya estaba en su cola mientras mas se movía mas lo clavaba ya no aguantaba mas necesitaba me, ella ya se había corrido al menos 2 veces porque en ocasiones se quedaba callada y aflojaba e cuerpo lo saque y me vine en toda su espalda algunas gotas caían en sus nalgas, terminamos muy agitados tumbados en el sillón   -Que rica estas Marcela   -Y tu que rico cojees Dany   -Ninguna palabra de esto va Hermanito   -Para nada   -Oye y alguna vez te han dado por el culo   -Sii   -Lo quieres intentar?   -Claro   -Aaaaa Pero con una condición   -Cual?   -En Europa aprendí algo y lo quiero hacer contigo   -De que se trata   -Te dejo que me des por el culo pero si me dejas introducirte un dedo en el tuyo, vas a ver que te va a gustar   Ya una vez había escuchado que estimulando esa zona se alcanza el mejor orgasmo para el hombre así que no era nada del otro mundo pero si era incomodo pensar que iba a entrar un dedo y se iba a sentir fatal pero por otra parte penetrar a mi hermana por la cola y chocar con esas nalgas iba  hacer algo que no iba a dejar pasar   -OK   -Bueno pero lo dejamos para el final   Dicho eso se puso en cuatro, yo ya estaba arrecho otra vez su ano era lindo era rosadito y chico parecía que no iba a entrar, lo metí despacio y poco a poco se iba abriendo mi hermana empezó a gritar  pero parecía que ya no había problema alguien mas ya había abierto ese culo   -Esssssooooooooooooo……QQueeee rica……verrggaaaaa….tiiieenneeessss   La empecé a bombear y era maravilloso de nuevo se hacia presente ese maravilloso sonido de mis huevos en sus nalgas   -Plaf….plaffffff…..plafffff   Era una vista y una sensación riquísima se sentía muy apretado, y ver esas nalgas firmes chocar con mi pubis y mis huevos al mismo tiempo que mi hermana gemía y se retorcía, me pare un poco y ella se movía en círculos como si embarrara algo con su culo así nos mantuvimos un rato yo ya estaba exhausto pero muy satisfecho   -Bueno ahora te toca a ti ya me diste por mi culo ahora te voy a hacer disfrutar   Sus palabras me espantaban pero pues lo siguiente fue algo inolvidable ,ella me paro y se puso enfrente de mi como si me fuera a dar una mamada me tomo por las nalgas y empezó a chupara mi pene como al principio ,me estaba como hipnotizando lo chupaba de maravilla mientras sentía como sus manos se acercaba a mi culo y sentía como su dedo estaba en mi ano ,ya me empezaba a asustar la idea pero ella se metió de de un golpe mi pene y al instante introdujo su dedo en mi culo ,yo trate de safarme pero ella me agarro muy fuerte y aparte mordió un poco mi pene lo que hizo que no me moviera, se lo saco de la boca   -Tranquilo ya esta adentro ahora solo disfruta   -OK   Lo empezó a mover y empecé a sentir un escalofrió mientras que n o paraba de chuparlo   -Me avisas cuando te vayas a venir quiero darte una sorpresa hermanito   -SIIII   D e pronto empecé a sentir un raro placer y empezó a chuparlo mas y mas no se como pero hubo un momento removió su dedo a una cierta posición y me dieron ganas de venirme   le avise y lo movió mas rápido mas y mas   Ya no aguanto   -Aaaaaaaaaaa……………Aaaaaaaaaaaaaaaaaa.

No se de donde salieron cantidades de semen pero mi hermana se lo trago todo ya que nunca saco su boca sentí como le llenaba la boca y al abrir los ojos vi. Como le escurría por las comisuras   Termine  y ella se separo de mi con el semen en la boca, se aparto y se lo trago todo   -Mmmmm ….hermanito hay que hacer esto mas seguido   -Cuando quieras preciosa cuando quieras   Se retiro dando me un beso en a mejilla y desnuda al baño por ultima vez contemple su culo a subir por las escaleras, yo quede tumbado en el sillón recordando lo que había acontecido. Después les contare que más he hecho con mi hermana.   Espero que les haya gustado.


Me cojio mi Suegro

Comentarios (27)

Tengo 35 años y me siento una mujer bien puesta, tengo buenos pechos bien parados y duros, una cola bien parada y sobre todo una concha bien pulposa. No tuve muchos novios solo mi esposo y anteriormente alguno que otro pero me desvirgo mi esposo. El tiene una empresa juntamente con su padre que es el dueño, mi suegro es viudo y es un gringo bien sangre italiana y caliente. Siempre mi esposo me hacia bromas con respeto a su padre que tenia una pija el doble casi que la suya y le habia traido problemas en su vida porque las mujeres un poco que le disparaban incluso dos secretarias que habian tenido en la empresa lo habian denunciado que las habia desgarrado con semejante pijon, era un tipo que imponia respeto pero medio calenton, delante de mi esposo siempre me respetaba pero cuando estaba solo me miraba muy babosamente, me ponia nerviosa, con mi esposo no tenemos hijos porque desgraciadamente no puedo tener pero eramos siempre de hacer el amor dos o tres veces por semana.

Hace 7 meses mi esposo y su padre tuvieron que viajar a italia por problemas que habia con la empresa y mi suegro volvio a los cuatro meses y mi esposo sigue instalado alla. Yo hasta que volvio mi suegro le habia sido fiel a mi esposo pero las fantasias con otros hombres me volvian loca ya que estaba desesperada por hacer el amor, hasta en mis sueños soñaba con la pija de mi suegro varias veces me desperte toda mojada y me tuve que masturbar pensando en la pija grande de mi suegro. Cuando llego a mi casa lo hizo en la mañana temprano y no me aviso que iria asi que cuando lo atendi me encontro con un vestido muy liviano que tengo y un poco corto, me saludo muy efusivamente y lo invite a tomar el desayuno que no lo habia tomado todavia, yo lo veia a mi suegro que se le iban los ojos mirandome el culo mientras preparaba el desayuno e incluso me agache varias veces y le daba  buena vista de mis piernas lo vi que se acomodo varias veces en la silla me pregunto que era de mi vida le dije siempre sola que no salia a ningun lado que extrañaba a mi esposo despues se levanto y me dijo que si queria salir a cenar a la noche con el para que me despejara un poco y saliera de la casa le dije que si que no habia problema en varias oportunidades que lo observe no pude de dejar ver el bulto que tenia que se veia bastante grande e incluso se lo acomodo varias vecesy en una de las veces me vio que se lo estaba mirando y me dijo que estaba incomodo si podia pasar al baño ya que el viaje lo tenia un poco cansado y no habia ido al baño, despues se fue y me dijo que a la noche me pasaba a buscar que ibamos ir a un lugar agradable y medio privado porque sabe que no me gusta ir donde hay mucha gente.

Cuando se fue tenia la concha toda mojada me habia excitado con mi suegro tenia una calentura que no daba mas ya no me molestaba que fuera baboso ni que tuviera semejante pìja al contrario queria que la enterrara toda me la queria comer toda lo iba a provocar al maximo iba a ser bien puta busque la ropa mas sexy y provocativa que tenia para salir con mi suegro me puse un vestido de fiesta color natural que sostiene los pechos solo con una tira que el cuello y abierto al medio que se marcan levemente los pezones ya que se usa sin corpiño el vestido llega arriba de la rodilla bastante con una abertura que se abre casi hasta donde comienza la concha me compre una tanga mini less color natural transparente que me dejaba los labios bien fuera de la concha le iba a dar a entender a mi suegro que estaba dispuesta a que me cojiera esa misma noche antes de que llegara estaba ya con la concha mojada de solo imaginarme lo que iba a pasar, cuando me vio mi suegro  me dijo que estaba muy bonita y sexy que iba a ser la envidia de sus amigos cuando me vieran con el y vestida asi el venia de traje claro y por lo que vi se le marcaba mucho el bulto, me dijo que hace mucho que no usaba ese traje y al parecer estaba un poco mas gordo pero no tenia otro mas grande que ese era el mejor que le quedaba de todos modos vamos a cenar con velas y no se va notar mucho.

Cuando me abrio la puerta del auto y subi se me subio el vestido hasta bien arriba ya que el tiene una coupe importada bien baja abriendose el tajo y se me vio toda la tanga y concha mientras el daba la vuelta me lo acomode al tajo como pude dejando las rodillas muy cerca de la palanca de cambios ya que era una forma de que el tajo no se me abriera por lo que cuando hacia los cambios me tocaba la rodilla y yo no la sacaba no me sacaba los ojos de las piernas cada vez que frenaba en un semaforo yo tampoco dejaba de mirarle el bulto que se habia hecho bastante grande, bueno cuando llegamos de vuelta me abrio la puerta y le di una vista de mi concha y tanga se dio el gusto de mirarme bien ya que me demore un poco en salir los pezones se notaban duros me llevo del brazo hasta  un privado donde habia varias para no ser observado por otras personas me ubico del lado donde se me veia el tajo quedando con buena vista el viejo de mis piernas en el lugar en un costado se bailaba musica romantica en otra ala del restaurante despues que cenamos y nos tomamos un buen vino, se pidio un champagne el vestido se me habia subido y se me veia la tanga y mis labios de la concha no me importaba cuando se pidio el champagne vinieron dos amigos de el y se sentaron con nosotros para compartir el mismo. Eran de la edad de el tambien no dejaban de mirarme la tetas que estaban al rojo vivo, en un momento me toco la pierna y me dijo que si queria ir a bailar un rato le dije que si y quedaron los amigos alli, me llevo a un lugar bastante oscuro pero en un ambiente hermoso que no habia casi nadie bailando pero no se notaba porque era muy oscuro, le cruce los brazos por el cuello y le apoye mis pechos en el pecho de el senti su bulto entre mis piernasy le senti el pedazo de pija que tenia me la apoyo directamente en la concha  y me puso las manos en el culo y yo le comence a refregar la concha en la pija practicamente no bailabamos me entregue totalmente a el me beso baje mi mano y el recorri toda la pija.

La tenia grande y gruesa estaba desesperada por esa pija no se como me la iba a meter pero queria que fuera mia me apreto las tetas me pellizco los pezones estabamos recalientes me dijo que le hiciera un favor si podia bailar un rato con sus amigos que despues nos ibamos a desquitar y sacarnos toda la calentura que fuera un poco amable con ellos que tenia que firmar un lindo negocio con ellos que yo tambien iba tener participacion del negocio le pregunte amable en que sentido que los calentara nada mas pero nada de besos ni toques bueno le dije que no habia problema. Baile con el primero de ellos todo formal pero yo estaba tan caliente que me aprete un poco a el y se animo un poco y me acaricio el culo y no le dije nada lo deje  el otro fue mas osado ya que me toco la concha y yo le toque la pija la tenia buen dura me movi un poco sobre la pija y se tuvo que ir al baño ya que no daba mas me dijo.

Cuando nos fuimos y subi al auto los amigos nos fueron a despedir y se dieron el gusto de verme toda la concha ya que la tanga estaba bien metida en la tuna  y el vestido quedo bien arriba y yo no lo baje hasta que no me sente bien, apenas salimos mi suegro se saco la pija y yo me le prendi no me entraba en la boca era muy grande antes de llegar a la casa lo hice acabar me lleno la boca de leche se la chupe toda estaba desesperada apena entramos a la casa me desnudo en el living y ya se le habia parado de nuevo me la empezo a meter de a poco hasta que me la enterro a toda me traje toda esa pija no lo podia creer me hizo gozar como nunca me habia dejado la concha bien abierta como una zanja, al otro dia cuando amanecimos me la dio por el culo pero me entro la mitad nada mas pero me encanto despues seguira mi historia que hay mucho mas para contar.

Descubriendo la Puta que vive en mi Casa

Comentarios (4)

Hola, me llamo Rafael, soy un hombre que vive en el estado de México  Nezahualcoyotl, tengo 24 años yo cuando entre por primera vez a esta pagina www.superrelatoseroticos.com, fue por accidente ya que estaba buscando por Internet un tema que mi hermana buscaba que era amor fraternal por lo que me llamo la atención y al entrar ya nunca mas he salido jajaja y mas por que hay mucha gente cerca del lugar donde vivo... pero yo al leer las historias se me hacían muy fantasiosas muy locas y algo que dudaba que no pasaría nunca mas hace dos semanas cambio mi vida por completo mas en el ámbito sexual ya que soy contador publico y viajo mucho ya que trabajo como auditor, y bueno mi vida sexual no es buena y mucho menos mala ya que al ser auditor pues encuentro cosas que bueno por ética y por que en esos momento tenia novia pues no aceptaba los servicios especiales de los contadores a los que auditaba que me ofrecían chicas con tal de quitar las observación y bueno no me creerán pero es la verdad. 

Regresando al relato pues como decía llegaba de una auditoria en el estado de Veracruz, mi familia no sabía nada por lo que al llegar cual fue mi sorpresa no habia nadie, mi familia esta compuesta por mi mama de 42, mi hermana de 20 y mi hermano de 7 años mi padre nos dejo hace algunos años por lo que me toco ser el hombre de la casa y apoyar a mi mama así que eso trato verdad, y bueno vivimos en una colonia  que es bastante tranquila por lo que al llegar y no encontré a nadie me dispuse a marcar a mi hermana pensé que salieron a cenar pero me comento que  ella estaba con mi prima y mi hermano con mis tíos ya que mi mama salio a una fiesta yo soy de la idea que mi mama tiene derecho de divertirse ya que bueno es una mujer después de ser madre, y bueno no era la primera vez que mi mama salía con sus amigos por lo que me imagine que llegaría después de las 3 o  4 de la mañana por lo que en ese momento vi el reloj y vi que eran las 9 PM por lo decidí ver una serie al darme cuenta ya eran las 11 PM por lo que me dispuse a dormir, no dormí mucho cuando un ruido me despertó escuche al perro de mi casa. Mi casa es de dos pisos cada quien tiene su cuarto en la parte de arriba y bueno tenemos un patio no muy grande donde tenemos al perro y la sala y comedor y cocina en la parte abajo, cuando volteo y vi que eran las 12 por lo que me extraño, por lo que me dispuse a bajar a ver quien de pronto fuera de mi cuarto, sonó un celular, y la voz de mi mama.  -Bueno si….  -Quien te dio este cel.  -Ok bueno pues mira el servicio que doy es de muy buena calidad pero no es siempre.  -Si claro tu llama y te diré si puedo   -Solo pido discreción.  -El costo es de $ 5,000.00  -Ok mi amor pues te doy mi dirección te espero   -No es por ello ya que cuando están mis hijos no hay servios pero cuando no hay nadie estoy en servicio.  -Si mi amor claro soy muy especial…  -Ok anota la dirección…

Al escuchar esto yo quería morirme ya que pues mi imaginación pensó mi mama es una puta, que poca madre tiene como es posible ella que siempre nos dijo que la educación y que le reclamo a mi papa por dejarnos todo eso paso por mi cabeza yo me recosté en mi cama casi llorando y queriendo romperle la cara después de un rato escuche la regadera del baño que esta en su cuarto ya que es el único que tiene baño, así que mi cabeza pensó en sexo y poder evidenciarla ante la familia por lo que tome las cámaras inalámbricas que tengo ya que hace un tiempo compre un paquete de 3 webcam con audio para poder platicar con mis amigas de la web ustedes me entienden y sin hacer ruido las coloque en las escaleras y en la sala y en patio ya que en ese momento mi coraje pensó en esos sitios, regrese a mi cuarto y  prendí la computadora., de pronto escuche la puerta de mi mama y empecé la grabación, por las escaleras esta vestida como colegiala una blusa blanca, una falda tableada, y unas calcetas blancas de pronto tocaron el timbre y vi en el monitor del patio que apuntaba a la puerta y mi perro ladraba pero mi mama lo amarro y fue por su cliente cuando abrió lo primero que le pidió fue el dinero por lo que el le pago la cuota eso me empezo a calentar ya que deje de ver a mi mama con respeto si no como una puta culera (claro mi opinión cambio días después verdad). 

El cliente no perdió su tiempo y empezó a tocar y desvestir a mi mama por lo que, ella sin poner resistencia decía…  -Mama-Tranquilo amor que soy tuya toda la noche.  -Cliente-Ya no puedo mas puta, mis amigos me contaron que eres la mejor de toda la zona.  -Mama-Pues solo hago lo que se hacer y es mover este culo (se tocaba con una sensualidad que mi verga se me empezó a parar).  -Cliente-Hay pues por lo que cobras espero que valga la pena.  -Mama- (se detuvo y se dio la vuelta y se agacho le saco su verga  ya estaba muy parada y una rica mama le empezó hadar)  -Cliente- Que puta eres no mames que rico lo haces no me engañaron cuando me dijeron que eres la mamadora mas rápido del mundo.  Yo estaba que reventaba solo con las palabras y la acción de mi mama no tarde en derramar mi semen en la pantalla del monitor   -Mama- (no dejo de mamar la verga de su picador)  -Cliente-Haaaaaaaaaa que rico lo mamas putita… te recomendare con mis amigos te aremos rica puta ya no tendrás que trabajar solo deberás coger y serás rica…  -Mama-( no decía nada solo metía y sacaba la verga de su boca)-Cliente- Para pendeja que me corro para hija de tu puta madre Haaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ( le lleno la boca con una descarga de leche que por la cara se podía ver como le salía de la boca.  -Mama- Mmmmmm que rica leche ya tenia hambre….( con sus dedos tomo la leche que salía y la que estaba en el piso la lambio hasta dejar limpio el suelo del patio). 

Yo estaba otra vez con la verga dura y en mis manos.  -Cliente- que puta eres que dirán tus hijos que su mama es toda una puta y que le gusta la leche directamente del popote.  -Mama-Pues nada ya que ellos no saben y no tiene que saber o no mi amor  Su cliente al ver esa ternura cambio su vocabulario.  -Cliente- claro mi amor, solo estoy jugando sabes que soy un hombre que te cuidara y que buscara tus servicios discretamente.  -Mama-(lo tomo en sus brazos y lo beso) claro mi amor que puedes hacer y decir lo que tu quieras ok.  Entraron  ala sala por lo que mi mama puso música suave en el esterio, yo estaba jalando mi verga despacio ya que no había función, así que vi el reloj y ya eran las 2 AM por lo que tome un cigarro y lo prendí.  Al regresar a mi lugar vi que  mi mama estaba bailando muy cachonda mente al cliente que solo tenia sus calzones puestos pero con la verga de fuera.  -Cliente-Pinché puta que bien te mueves…  -Mama- Hay mi amor que rico hablas… me imagino que tu mujer no hace lo que yo hago…  -Cliente- no por que ella no es una puta como tu y las putas solo son buenas para eso para coger no saben otra cosa mas que coger.  -Mama- si mi amor no se otra cosa mas que coger y lo veras.  -Cliente-lo primero que quiero es que te metas mi verga en tu conejo pero sin calentar…  -Mama- si mi amor (cuando de pronto mi mama se a cerco a l cliente y sin decir nada se la metió )  -Mama-(grito) haaaaaaaaaaaaaaaaaaa que grande hijo de puta, me estas partiendo en dos.  -Cliente- (tomo a mi mama la cintura y con movimiento fuertes la alzaba y la dejo caer) vamos pinché puta muevete muevete mas.  -Mama- si amor más quiero más verga más verga  -cliente- si aquí tiene una verga para ti puta.  Yo con esas palabras y esa escena estaba por terminar…  -Mama- me corro… ya no puedo mas haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa  -cliente- yo también haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa  Quedando un rato mi mama sentada recibió su leche en su conejito. 

Cuando vi el reloj ya eran las 5 AM   -Mama- amo ya terminara tu tiempo que mas quieres hacer.  -cliente-( sin pena dijo) tu culo.  -Mama-( se coló en cuatro ) con sus manos abrio sus nalgas) Vamos amo mete tu rica verga en mi colita de puta  -cliente-( al escuchar estas palabras al igual que yo  la verga ya la teniamos otra vez en forma) ok puta…  -cliente- (puso su verga en el ano y de un empujon se la dejo ir)  -Mama- puta madre me parte pendejo mas despacio.  Cliente- no mames puta una puta como tu no hay que calenta ya estas caliente desde que eres puta.  Y con un saca y mete tremendo mi mama  Mama- ya no mames sacala ya no puedo por favor ya no quiero vamos ya no quiero.  -client-( escucho pero no le inporto seguia cogiendo como loco) no mames puta te gusta te gusta esta verga  Mama- (después de un rato mi mama gemia) hhaaaaa, mmmmmmmmmm,m que rico que rico-cliente- ya vez puta te gusta la verga en el culo.  -Mama-< sii me encanta la verga en mi culo amo mas dame mas verga  -cliente- se detuvo y se vació en su culo…  -Mama-que rico ( se desprendió de la verga y se la puso a  limpiar)  Pero lo que mas me sor prendió fue el  cliente se orino en la cara de mi mama y ella lo recibió y tomaba   Por lo que no aguante y me corrí  otra vez ya no podía mas… al reponerse el cliente se vistió le dio dos billetes mas y con estas palabras…  -Cliente- Cómprate nueva ropa por que quiero que seas mi compañía en un mes.   -Mama- si amo claro me llamas y yo veo si estoy disponible por que si esta mi familia no puedo ok.  -cliente- Claro mi amor.  Se despidió eran las 6 de la mañana no he dormido nada por lo que mi  corazón al ver a mi mama denuda llena de leche y meados por el cuerpo no sabia que hacer por lo que tome una decisión cuando vi que subía las escaleras Salí de mi cuarto y al subir la mira me vio desnudo esperando, pero esa es otra historia….  Espero les guste y puedan mandar sus comentarios...

Mi puta tia Adela

Comentarios (19)

Todo comenzó cuando yo era un adolescente, de todas mis tías la mas joven, Adela era la mas cachonda, delgada morena labios carnosos nalgas deliciosas senos grandes, siempre había escuchado que todos mis amigos me decían que estaba buenísima que querían follársela lo cual en vez de enojarme me excitaba,ella sabia que excitaba a los demás y siempre usaba uno jeans ajustados, yo siempre que podía a hurtadillas la espiaba cuando se bañaba y me masturbaba pensando en que me la follaba por el culo. 

En una ocasión que coincidimos en las vacaciones de verano en la casa de otra tía por casualidad nos toco dormir en la misma habitación, ella siempre se acostaba con un camisón transparente y destapada por el calor, yo todas las noches mientras ella dormía la observaba como se veía su cuerpo semidesnudo y me imaginaba acariciándolo, me excitaba mucho que durmiera boca abajo por que podía ver claramente sus pantaletas ajustadas sobre su redondo y parado trasero con el cual fantaseaba,y cuando se volteaba veía sus senos, al cabo de unos días después ella volvía de una fiesta y se fue a acostar mas temprano de lo normal, cuando mas tarde yo llegue al cuarto y me iba a dormir, me di cuanta que estaba en mi cama dormida, me acosté con cuidado de no hacer ruido para no despertarla en esa ocasión llevaba puesto un short y una playera, me tape solo con la sabana que ella tenia también y mi imaginación comenzó a volar. 

Me imaginaba teniendo sexo anal con ella y que la hacia gritar de placer, pero algo dentro de mi decía que eso no era normal que no estaba permitido
, sin embargo me recosté  de lado y de pronto sentí como ella se acercaba a mi y una de sus manos agarro mi cintura , pensé que estaba dormida sin embargo después me jalo en dirección hacia ella y subió una pierna sobre mi cuerpo esto para mi era algo que siempre había deseado poder manosear a mi tía... de pronto pego sus senos hacia mi cuerpo y me excite mucho, mi pene tubo una erección muy fuerte, ella lo ha de haber sentido y comenzó a frotar su pierna contra mi pene, yo agarre uno de sus senos y lo comencé a acariciar por encima de su camisón, ella saco mi pene de mi short y comenzó a subir y a bajar su mano suavemente, inmediatamente me enderece y no se como pero me quite mi shorts y mi playera en cuestión de segundos estaba totalmente desnudo, y ella levanto todo su camisón , desabrocho su brassiere que era de los que se abrochan por el frente  y sus senos salieron con un movimiento sensual, rápidamente levante sus piernas y quite sus pantaletas ... por fin pude ver de cerca aquella belleza cubierta de bello su vajina estaba totalmente cubierta de bello negro y abultada, comenze a acariciarla con mi mano izquierda mientras con mi boca besaba uno de sus pezones negros. 

Ella agarro mi pene y siguió masturbándome luego se sentó y me dijo "acuéstate" lo cual obedecí sin rezongar, comenzó acariciando mis bolas y luego se metió mi pene en la boca, suavemente subía y bajaba su boca y con su lengua acariciaba la cabeza de mi miembro, luego comenzó a lamerme las bolas, sentía que el alma se me iba a escapar por el pene, se levanto después de esto y pude ver su figura a traves de la sombra, luego paso una pierna sobre mi cuerpo y quedo sentada encima de mi se inclino hacia el frente con su mano derecha agarro mi pene y suavemente lo metió en su vajina, era una sensación de humedad y calor mientras yo veía como ella gozaba y gemía me excitaba mas, comenzó a moverse primero lento y poco a poco mas rápido hasta que comenzó a rechinar la cama, esto me excito demasiado y agarre sus caderas y comencé a levantar la mía queriendo meterlo aun mas en eso momento pensé no lo puedo creer me estoy follando a mí tía que estoy haciendo pero mi instinto de reproducción fue mas fuerte y me dije que carajo la muy puta se lo busco y no la voy a dejar con las ganas ni yo me pienso quedar axial fue así que sentí que mi cuerpo explotaba y cuando me di cuenta había terminado dentro de ella fue el momento mas largo de mi vida sentí que de mi pene salían litros y litros de semen mientras veía el movimiento de sus senos y su cara de satisfacción.

Saque mi pene y ella se recostó a un lado nos quedamos callados sin decir nada como sabiendo que lo que hacíamos no era normal, después de unos minutos pensé que diablos esto puede ser que no se repita nunca y nuevamente con una gran erección me recosté sobre mi tía y comencé a besar sus senos mientras abría sus piernas, ella solo se dejo llevar, agarre mi pene y lo metí nuevamente en su vajina y comencé ahora yo sobre de ella a meterlo cada vez mas rápido, mientras ella gemía y decía que se lo metiera duro,  agarre sus piernas y teniéndolas entre mis brazos pensé que puta es mi tía y pensar que yo solo me la folle en sueños y ahora es una realidad y no la voy a desperdiciar, a partir de ese momento para mi no era mas que una zorra a quien le había perdido el respeto y al única forma en que la veía era tirada en una cama follando cual vil prostituta; esa vez termine dos veces dentro de su vajina al día siguiente ella se hizo la desentendida y cuando la volví a ver se hacia la enojada conmigo y era muy cortante dejo de hablarme  y ahora se las da de muy pura, pero yo se la verdad que folla como una puta profesional.

Mi Obsesion por mi Hermana - 2ª Parte

Comentarios (8)

Aquella noche no había podido dormir y ya amanecía. Miré el despertador y eran la siete de la mañana. Decidí levantarme. Bajé las escaleras si hacer mucho ruido para no despertar a nadie y fui a la cocina para desayunar algo. No podía dejar de pensar en mi hermana y en todo lo que había pasado el día anterior. Desayuné y salí al jardín para comprobar que tiempo hacía. El cielo estaba completamente despejado y el sol ya se levantaba por el horizonte. Hoy iba a hacer mucho calor. Fui a la caseta de nuestra perrita para ver si tenía agua y comida para pasar el día. Laika, así se llamaba la perra, tenia cuatro años. La teníamos desde que era un cachorro. Era un cruce entre pastor alemán y otra raza que no sabíamos muy bien cual sería. Estuve un rato jugando con ella en el jardín hasta que decidí salir un rato a hacer  ejercicio para ver si me cansaba un poco y poder hacer la siesta por la tarde. Cuando salí de la casa eran las nueve de la mañana y la urbanización estaba prácticamente desierta. Estuve corriendo mas o menos una hora y me alejé bastante de donde vivía así que volví sobre mis pasos. 

En la vuelta ya se podía ver movimiento de gente y me cruce con mis padres. Iban en el coche y se detuvieron a mi lado. Me dijeron que iban al pueblo a hacer unas compras. En la urbanización no hay ninguna tienda ya que el pueblo está a escasos dos kilómetros. Otra vez me iba a quedar solo con mi hermana, que por cierto no había visto desde que ayer nos fuimos a dormir. Llegué a mi casa sobre las once. Mi casa es un chalet de dos pisos y la entrada principal da directamente a la calle. Al entrar lo primero que te encuentras es el salón a la izquierda y la cocina a la derecha, y en medio un pasillo que lleva hasta un pequeño cuarto de aseo y la salida al jardín, que queda a la parte de atrás de la casa, con lo cual si estás allí es difícil escuchar si alguien entra al chalet por la puerta delantera. En el salón hay una ventana por la que se ve el jardín, tapada por una cortina. Desde allí fue como por casualidad observe como mi hermana estaba tumbada tomando el sol con su bikini. Era un bikini blanco diminuto, nunca se lo había visto, sería nuevo. No pude resistir quedarme viéndola, estaba preciosa, acababa de salir de la piscina supuse, porque tenia el cabello mojado y su ropa de baño se trasparentaba mas de la cuenta y se adivinaba la forma de sus pezones. Era delicioso tener aquella visión de mi propia hermana, y muy morboso. A demás ella ni si quiera sabía que yo ya estaba en casa. A lo mejor había suerte y se atrevía a hacer topless o incluso a desnudarse por completo. Yo sabía que en ocasiones lo hacía por una conversación que escuché con una de sus amigas. Cuando me di cuenta tenia una erección como la de ayer volviéndola a espiar. Me puse detrás de las cortinas. Con la luz de fuera sería imposible que me viese dentro de la casa.

Al cabo del rato cogió un bote de protector solar que tenia al lado, se echó un poco en las manos y comenzó a restregárselo por las piernas y los brazos. Ver como se acariciaba el cuerpo me excitó muchísimo y empecé a masajear mi duro miembro por encima del pantalón. Ella cada vez se extendía la crema de un modo mas sensual. Empezó por sus piernas, desde los tobillos, y fue subiendo poco a poco, sus rodillas, sus muslos, hasta llegar a los bordes de aquel minúsculo bikini. Recorrió con sus manos todo su vientre hasta el inicio de sus pechos. De repente sus dedos pasaron por debajo de la tela que los cubría y la desplazo quedando estos al aire y a mi vista. Se los acariciaba de tal manera que sus pezones se endurecieron, una de sus manos bajo otra vez por su vientre y se metió debajo de la braguita. Mientras con una seguía jugando con sus pechos, la otra empezó un movimiento circular sobre su vagina. No podía creer que estuviera viendo a mi propia hermana masturbándose y no quería perderme ningún detalle. Me baje los pantalones y comencé a masturbarme a la vez que lo hacía ella. Con un movimiento rápido levantó la cadera sobre el césped y con las dos manos se desprendió de la parte de abajo del bikini. Ahora ya estaba totalmente desnuda. El movimiento de su mano era cada vez mas rápido y metía primero uno, luego dos y hasta tres dedos en el interior de esa apetecible cueva del deseo. La acompañe acelerando también mi ritmo. De repente algo llamo mi atención. Nuestra perrita Laika se estaba acercando a mi hermana, aunque ella no se dio cuenta hasta que la perrita empezó a husmearle entre las piernas. Se sobresaltó al verla, pero no dejo de masturbarse, la aparto con un pie diciéndole que se fuera, la perra se aparto pero a los pocos segundos se volvió a acercar y mi hermana, se rió y volvió a empujarla con el pie. Laika se quedo cerca y lejos de querer marcharse acercó de nuevo el hocico a la entrepierna de mi hermana. Siempre se ha dicho que a la tercera va la vencida y esta vez mi hermana no hizo ningún esfuerzo por deshacerse de la perrita. Se quedó viéndola con una sonrisa en los labios. Abrió las piernas de una manera exagerada mientras continuaba dándose placer. Nunca me habría imaginado lo que estaba pasando. Laika  daba lengüetazos en la entrepierna de mi hermana y a Andrea parecía gustarle porque aparto la mano y dejó que la perrita hiciera todo el trabajo. Cada vez el movimiento de la lengua del animal era mas frenético y la cadera de mi hermana se movía arriba y abajo al compás de aquellos increíbles lametazos. 

Yo no aguantaba mas, me estaban empezando a fallar las piernas. Mi orgasmo a salud de mi dulce hermanita era inminente. La escuchaba gemir de placer, cada vez mas fuerte. Ella también estaba a punto de acabar. Llegué a un increíble orgasmo derramando todos mis jugos por el suelo a la vez que ella emitía un ultimo quejido y quedaba rendida sobre el césped. Limpié todo como pude mientras veía como se colocaba de nuevo el bikini, se levantaba y se disponía a entrar en casa por la puerta trasera. Yo corrí hacia la principal para salir del chalet y hacer como que llegaba en ese momento para que no sospechara que había visto todo lo sucedido. Estuve unos segundos fuera de la casa, acomodé como pude lo que quedaba de mi erección dentro de mis pantalones y volví a entrar. Allí estaba mi diosa, solamente vestida con el bikini. En la cocina, buscando cosas en la nevera para prepararse algo de comer. Era blanco y aun estaba mojado, se le trasparentaban los pezones de una manera que parecía que no llevaba nada, pero eso no era todo, la parte de abajo también se trasparentaba de una manera bestial. Era como tenerla desnuda delante de mí y eso me provocaba una excitación tremenda a pesar de haber tenido un orgasmo hacía dos minutos escasos. Me apoyé en el marco de la puerta de la cocina y le saludé. Me miro con una sonrisa, yo le correspondí intentando disimular lo que ella provocaba en mi.   - ¿De donde vienes hermanito? ¿Pareces acalorado? - Me levante temprano y me he ido a correr un poco - ¿Con el calor que hace? Estás loco. Se esta mejor en la piscina, yo vengo ahora de allí. -  Ya te he visto ya. - ¿Cómo? –se quedo un poco parada y le subieron los colores de las mejillas- - Quiero decir… que ya lo se… aun estas mojada y vas con bikini. Por cierto muy bonito. ¿Cuando te lo has comprado? - ¿Te gusta? Ya lo tenía hace tiempo pero no lo había estrenado – y diciendo esto daba una vuelta sobre si misma para que la pudiera ver mejor-. -  Pues si que me gusta pero…  ¿no crees que es un poco atrevido? –quería saber hasta donde llegaba esta conversación-. - ¿Atrevido? Pues no se… ¿Por qué lo dices? - Por nada, si a ti te gusta no voy a decirte que no te lo pongas. Pero… - me quede un rato pensando-. - ¿Pero que? ¿Qué me quieres decir?

En ese momento no podía dejar de mirarla. Lo que le quería decir es que se trasparentaba hasta tal punto que parecía que estaba desnuda. Ella me miraba esperando mi respuesta mientras seguía preparándose el almuerzo sobre el banco de la cocina. Me armé de valor.   -  Bueno, me lo vas a decir o te vas a quedar ahí embobado. – me dijo mientras se reía como si estuviese burlándose de mi. - Pues bueno Andrea… ¿es que no te has dado cuenta de que es un poco trasparente?  Ahora era ella la que se había quedado muda. Pero no perdía la sonrisa. Se miró de arriba abajo y volvió la vista hacia mí. Se la veía un poco avergonzada pero no pareció importarle lo que le acababa de decir. La verdad es que no era un poco trasparente, era trasparente del todo y ella se tenia que haber dado cuenta. Sus pezones y su sexo se marcaban perfectamente.   - Pues la verdad es que si hermanito, ya lo sabía, por eso solo me lo pongo en casa. Aquí no me puede ver nadie. -  ¿Cómo que no? ¿yo no soy nadie? –le dije con mala intención- - Pero tú eres mi hermano, - se rió con una amplia carcajada- no pasa nada por que me veas. –y siguió con lo suyo sin darle mas importancia-. - Supongo que no.

No quise decir nada más. A demás hacía mucho calor y me apetecía darme un baño en la piscina. Subí a mi cuarto a buscar el bañador y cuando abrí el cajón me acorde del tanga que le había robado a mi hermanita. Lo cogí con mis manos, estuve un momento jugueteando con el y lo volví a esconder. Me puse el bañador y baje a la piscina. Para mi sorpresa mi hermana había decidido lo mismo y estaba ya nadando en el agua. De verdad no le importaba que le viera con ese bikini, pensé, recién mojado se le iba a trasparentar mucho mas que antes. Fui corriendo desde la puerta del jardín y me zambullí de golpe en la piscina. Buceé hasta el final de esta, donde se encontraba mi hermana con la intención de verla por debajo del agua. Vaya espectáculo me ofrecía. Cuando estuve ya a su lado saqué la cabeza a la superficie, me quedé mirándola a los ojos, sonriendo, y con un movimiento rápido de mi mano le salpiqué agua en la cara. A ella eso siempre le a molestado mucho y se quejó. Me reí y volví a hacerlo. Se estaba enfadando y eso era lo que yo quería porque siempre pasaba lo mismo. Se tiro sobre mi tratando de hundirme, nunca lo conseguía hacer pero esta vez deje que lo hiciera. Su cuerpo se pego al mío debajo del agua. Yo la cogí por la cintura y sus pechos quedaron a la altura de mi cara. Intentaba zafarme empujándola con mis manos en su vientre pero ella rodeo mi cintura con sus piernas, note la temperatura de su sexo sobre mi ombligo lo que me provoco una erección casi instantánea. Posé mis manos en la parte interior de sus muslos, casi en las ingles pero con el dedo pulgar alcance a rozarle su sexo levemente. Ella no hizo nada, seguía con sus piernas rodeando mi cintura. Me di cuenta de donde había ido a parar mi lujurioso dedo y aprovechando el forcejeo y los movimientos de ella busque sus labios vaginales y trate de introducirlo fuertemente como queriendo atravesar la tela de su bikini. La reacción fue inmediata. Me soltó y se separo de mí.

Salí a la superficie riéndome como si no hubiera pasado nada. Ella se quedó muy seria mirándome por lo que había hecho pero al cabo del rato se empezó a reír también. Después seguimos cada uno a lo nuestro y ella salio de la piscina y se tumbo al sol. Estuve un rato más en el agua para que se me bajara la erección y salí a tomar el sol junto a ella. No hacía mas que mirarla. Estaba preciosa con su bikini trasparente y su piel bronceada. Me estaba empezando a vencer el sueño por no haber dormido la noche anterior y ya me estaba quedando dormido cuando escuche la voz de mi hermana:   -  Hermanito ¿me pones crema para el sol?  Abrí los ojos y la vi tumbada boca abajo mirándome mientra me acercaba el bote de aftersun con la mano. Sin decir nada lo cogí y me unté las manos. Comencé a aplicársela por la espalda y los hombros, cuando pasaba las manos por su costado intentaba acercarme todo lo que podía a sus pechos, que estaban oprimidos por el suelo, sin llegar a tocarlos. Ella echo las manos hacia su espalda y se desato el nudo del bikini. Seguí con su espalda pero cada vez mas abajo hasta que en alguna ocasión llegue a rozar el elástico de su braguita. En una de los movimientos de mi mano llegué a introducir mis dedos por debajo de su bikini tocándole la parte alta de su culo. No pareció importarle y seguí haciéndolo. Cuando ya tenia toda la espalda cubierta paré, me limpie las manos y me volví a tumbar.   - ¿Ya has terminado hermanito? – me dijo sin mirarme-. - Si. ¿Qué mas quieres? -  ¿Y las piernas que? –se giró hacia mi sonriéndome- ¿Qué quieres que se me quemen? - Pues no lo había pensado… vale ya voy.

Volví a untarme las manos y comencé con el masaje en sus piernas, desde sus gemelos y luego fui subiendo por los muslos. Estaba disfrutando de lo lindo tocando de esa manera a mi hermana. Cada vez estaba mas cerca del territorio prohibido, ese donde ya había llegado hacia un rato en la piscina. Mis dedos recorrían la parte interior de sus muslos casi llegando a las ingles. Poco a poco me sentí mas intrépido y roce por “casualidad” allí donde se juntaban sus piernas. Noté como mi hermana se estremeció pero no dijo nada, al contrario, parecía haber adivinado mis intenciones y separo sutilmente las piernas. No me esperaba ese tipo de reacción así que probé hasta donde era capaz de llegar. Mis roces con su entrepierna eran suaves pero repetidos y cada vez la piel de mi hermana estaba mas erizada, la notaba nerviosa. Se le escapó un casi imperceptible suspiro cuando de repente volvió a cerrar las piernas y comenzó a atarse el nudo del bikini a la espalda, lo que me hizo detener el masaje. Se levanto y sin decir nada, sin ni si quiera mirarme, se fue en dirección a la casa. No me atreví a decirle nada mientras se marchaba. Solo pude contemplar ese balanceo de caderas que tenia al caminar hasta que finalmente cruzo la puerta. Yo estaba completamente excitado y decidí darme otro chapuzón en la piscina.  

Eran ya las dos del medio día y mis padres estarían a punto de llegar con la comida ya preparada de la tienda del pueblo. Me sequé el cuerpo y entre en casa. Mi hermana no estaba en el piso de abajo, estaría en su habitación. Me dediqué a preparar la mesa y una vez hecho esto me senté a ver la tele. Mis padres llegaron a los diez minutos con la comida. Estuve ayudándoles a sacarlo todo del coche y a entrarlo en la casa. Una vez todo en la mesa listo para comer mi madre llamo de un grito a mi hermana para que viniera. Los siguientes acontecimientos los seguiré contando en mi próximo relato.



Mi Obsesion por mi Hermana - 1ª Parte

Comentarios (0)

Hola queridos lectores, este es mi primer relato, me presentare: me llamo Jesús y tengo 24 años, vivo con mis padres y  mi hermana pequeña, tiene 21 años, se llama Andrea. Ella es la protagonista de esta historia. Desde hace algún tiempo me siento atraído por ella. Es una chica bajita, 1´60, tiene el pelo castaño, sus ojos azules destacan de una manera espectacular en su preciosa y morena carita de niña buena, es delgada sin llegar al extremo, con unas sugerentes curvas que todo hombre desearía. Unos pechos ni muy grandes ni muy pequeños, perfectos. Sus caderas son anchas, rematadas con un trasero que parece desafiar a la gravedad. Y unas piernas largas y bien torneadas que llaman al deseo.

Mi obsesión por ella comenzó un día de verano estando en el chalet donde veraneamos. Eran la seis de la tarde. Ella estaba en el jardín de la casa tumbada en el césped sobre una toalla a la sombra de uno de los árboles. Llevaba puesto un vestido floreado en tonos verde y azul que apenas le llegaba a la mitad de los muslos. Yo estaba dentro de la casa, en mi habitación terminando de hacer unas tareas cuando pasé por delante de mi ventana y la vi. Sin saber por qué y cuando quise darme cuenta, estaba yo allí observando las piernas de mi hermana, de mi propia hermana, desde mi ventana y con una erección tremenda. La veía ojeando una revista mientras enredaba entre los dedos de su mano un mechón de cabello, su pierna izquierda estirada sobre la toalla y la derecha flexionada con su rodilla mirando al cielo y el talón de su pie casi rozándose con el glúteo, lo que hacia que el vestido se le subiera hasta casi dejar a la vista el inicio de su ropa intima.

No se cuanto rato estuve observándola, me había quedado absorto cuando de repente noto como ella gira la cabeza y dirige su mirada hacia mi ventana, nuestras miradas se cruzan y mi cara se ruboriza, no se si en la distancia ella lo notara, me pongo un poco nervioso y no se que hacer. Finjo estar haciendo algo mientras ella me dedica una inocente sonrisa. Parece que me quiere decir algo porque me hace señas con la mano. Abro la ventana y una brisa fresca invade mi cuarto.   -  ¡¿Qué haces hermanito?! -Me dice mientras se recuesta de lado dejando caer la revista y dándome una preciosa muestra del escote de su vestido que no había visto hasta ahora-. - Nada, ordenando un poco la habitación. Y tu deberías hacer lo mismo dice la mamá. - Bueno, después lo haré, ahora se esta mejor aquí a la sombra. Ven un rato y verás. Y después me ayudas con mi habitación ¿no? Por favor hermanito.   

La cara que puso al decirme esto me impidió negarle lo que me pedía aunque sabía perfectamente que se estaba aprovechado de mí. Estuve un rato mas terminando mis tareas sin dejar de mirar de vez en cuando por mi ventana para seguir observándola. Había vuelto a ojear la revista pero cada movimiento que hacia parecía estar destinado a excitarme cada vez mas. Llegó un momento en el que ella estando boca arriba con las dos piernas flexionadas no paraba de abrirlas y cerrarlas levemente aunque su posición no me permitía verle su preciado tesoro. Finalmente me decidí a bajar al jardín para charlar un rato con ella, siempre lo habíamos hecho, pero esta vez algo era distinto. Mi verdadero propósito era poder observarla un poco mas cerca y deseaba que ella tuviera algún descuido y me enseñara algo mas de su anatomía. En esto estaba pensando al llegar al jardín cuando todos mis deseos se hicieron realidad. Por fin la tuve de frente, y seguía con su movimiento de abrir y cerrar las piernas, no mucho, pero lo suficiente como para dejarme ver el final de sus muslos y el inicio de un minúsculo tanga, que a duras penas tapaba sus carnosos labios y se hundía en ellos.

No me vio llegar y cuando lo hizo se sobresalto un poco. No se si por darse cuenta de la situación o simplemente por instinto, cerro las piernas y se incorporo. Me senté en una tumbona que teníamos atada entre dos árboles donde tantas siestas me había echado. Ella siguió sentada sobre la toalla, y no tuve oportunidad de ver nada mas que sus piernas, cosa que me gustaba, pero quería algo mas. Estuvimos un buen rato así, charlando de cosas sin importancia, de cómo lo estábamos pasando este verano y cosa así. Cuando nos dimos cuenta eran las siete y media.   - Bueno hermanito…, - y volvía a poner la cara de antes-. ¿Me vas a ayudar a ordenar el cuarto o no?  A estas alturas yo estaba dispuesto a hacer cualquier cosa por pasar todo mi tiempo con ella. Mirándola, observándola, esperando el momento exacto para deleitarme con cualquier rincón de su cuerpo que quedase mas a la vista de lo habitual.   - Claro Andrea, cuando tú quieras. -es lo único que pudo salir de mi boca-. - Pues vamos hermanito. Diciendo esto se levanto, se acerco a mí y me cogió de la mano para ayudarme a incorporarme de la tumbona de un estirón que casi me arranca al brazo, todo esto mientras ambos reíamos sin saber yo muy bien por que. Entramos en la casa y subimos las escaleras, yo delante (gran fallo) y ella detrás de mi. Llegamos a su cuarto, pero aquello mas que un cuarto parecía una leonera. Le dije que era un desastre esto que tenia aquí mientras ella se reía a carcajadas. Empezamos a recoger todo lo que tenia por la mesa desordenado, y había ropa tirada por todas partes. Por suerte para mi también había ropa intima, no podía dejar de mirarla hasta que me decidí. Si ella quería que le ayudase a ordenar el cuarto, esto también formaba parte del juego, así que cogí uno de los tangas del suelo y le dije que esto donde lo guardaba. Se giro hacia mí y al ver lo que tenia en la mano se quedo callada unos segundos, hizo un movimiento como queriendo cogerlo de mis manos pero al final fue hacia uno de los cajones y me dijo que lo metiera allí. Yo estaba muy excitado por la reacción que mi hermana había tenido y por haber visto toda su ropa intima en el cajón. Sin que se diera cuenta cogí uno de sus tangas y me lo guarde en el bolsillo.

Allí estábamos los dos, no podía dejar de mirarla, el dichoso vestidito parecía tener vida propia y no paraba de traicionarla. Cada vez que se agachaba a coger algo del suelo de espaldas a mi, me agachaba yo también para mirarla por debajo y cada vez el tanga lo tenia mas hundido en su sexo y dejaba los labios vaginales a mi vista. Por primera vez veía así a mi hermana, y estaba provocándome una erección tremenda. Poco a poco fuimos terminando de recogerlo todo. Al acabar nos sentamos los dos en su cama. Seguimos hablando un poco y yo acabe tumbado. Ella seguía sentada cuando de repente se levanto y de un salto subió a la cama para alcanzar la estantería que había justo encima de mi. No podía creer lo que estaba viendo. Tenía un ángulo perfecto para mirar por debajo de su vestido y eso es lo que estaba haciendo. Aun tenia el tanga de manera que enseñaba mas que de lo que ocultaba ¿Cómo era posible que ella no se diera cuenta de que así me estaba enseñando lo que está reservado a muy pocos? ¿O lo estaba haciendo a propósito? Estuvo un buen rato buscando cosas por la estantería y yo no dejaba de deleitarme con la vista. Esas dos piernas me estaban volviendo loco y mas aun lo que tenia entre las piernas. Deseaba poder acariciarlas, recorrerlas  con mis manos hasta meterme por debajo se su vestido, agarrarle el tanga con los dedos y  arrancárselo, recrearme en la visión de su sexo, pero no, no podía hacerlo, era mi hermana, estaba mal. Me levante con un movimiento brusco y decidí marcharme, sin decir nada, me había quedado completamente mudo. Antes de salir por la puerta la escuche:   - ¿Dónde vas hermanito? Me gire. Me estaba sonriendo. Pero no era la misma sonrisa de antes. No era igual a la que tenía esa misma tarde en el jardín. Era una sonrisa pícara. Incluso con malicia. ¿Acaso eran imaginaciones mías? Si. Seguro que era eso. No pude contestarle, no sabia que decir, me di la vuelta y salí por la puerta.

Llegue a mi cuarto sudando y excitadísimo, recordando la visión que mi hermana me había regalado. Me tumbé en la cama y note algo en el bolsillo de mi pantalón, ya no me acordaba, era el tanga que le había robado a mi hermana. Lo saqué y lo estuve observando un rato. Tenía que hacer algo para rebajar mi calentura y comencé a masturbarme. Pensaba en ella, en todas las cosas que me gustaría hacerle si ella me dejase, fue la mejor masturbación que me hice en toda mi vida. Eyacule una gran cantidad de semen que acabe derramando sobre el tanga de mi hermana. Me quede rendido sobre mi cama con los pantalones a medio bajar y el tanga empapado en mi mano. Eran las ocho y media y la voz de mi madre nos llamaba desde el piso de abajo. La cena ya estaba hecha. Me apresure en subirme el pantalón y guarde el tanga al fondo de uno de mis cajones. Salí de mi cuarto un poco más relajado pero sin quitarme de la cabeza a mi hermana. Baje a la cocina. Mis padres estaban esperándonos sentados en la mesa. Me senté con ellos y al poco tiempo bajo mi hermana. Aun llevaba el vestidito y no le quite el ojo de encima mientras bajaba por las escaleras.   - La mamá y yo nos vamos esta noche al pueblo con unos amigos a tomar algo por ahí - dijo mi padre -. Así que os quedáis solos. ¡no hagáis nada malo que sabéis que siempre nos damos cuenta eh! Todos reímos por el comentario y seguimos hablando de cosas sin importancia mientras cenábamos. Aunque el saber que me iba a quedar solo con mi hermana esa noche me empezó a excitar de nuevo. Terminamos de cenar y Andrea y yo empezamos a recoger la mesa. No notaba nada en ella que me hiciera pensar que lo de esta tarde lo había hecho a propósito. Era todo normal, como siempre. Terminábamos de recoger la mesa cuando mis padres bajaron ya arreglados para marcharse. Nos dijeron lo de siempre. Que si esto no, que si aquello si, que portaros bien y todo eso. Por fin se marcharon.

Nos sentamos a ver la tele, cada uno en un sofá. Ella en el más largo y al final acabo tumbándose.
Yo no podía dejar de mirarla pero no veía ninguna señal en ella que me dijese que iba a pasar algo como lo de esta tarde. Estuvimos sin decir nada todo el rato viendo una película. Ella ni me miraba. Eran casi las doce cuando note que se estaba quedando dormida. Cada vez se acomodaba más en el sofá y el vestido se le estaba subiendo por momentos y el escote también se había aliado conmigo y dejaba al aire uno de sus pechos. Le miraba las piernas desnudas casi hasta donde estas acababan en una deliciosa cadera, ese pezón que asomaba desafiante por el escote. Se puso de costado en posición fetal y supe que ya estaba dormida del todo. No pude aguantar la tentación por que en la posición en la que estaba ella le podría ver con total libertad lo que ya había visto esa tarde. Quería verlo otra vez. Me levante y me dirigí a los pies del sofá donde estaba ella. ¡Dios mío! ¡No me lo podía creer! No estaba viendo lo mismo que esta tarde. Era aun mejor. ¡El sexo de mi hermana totalmente desnudo ante mis ojos! Se había quitado el tanga y me lo estaba enseñando en todo su esplendor. Por su posición se le veía todo el culo desnudo y entre sus muslos sobresalían unos carnosos labios vaginales ligeramente abiertos, y en medio de estos, un apetitoso clítoris que parecía estar diciendo cómeme.

Mi reacción fue inmediata y mi pene creció hasta niveles a los que nunca había llegado. Sin importarme que se pudiera despertar me lo saqué del pantalón y comencé a masturbarme allí mismo, a medio metro de mi hermana viendo el espectáculo que me estaba ofreciendo. Se revolvió en el sofá y quedó boca arriba, con las piernas abiertas, ofreciéndome ahora una mejor vista de toda su desnudez, tenia ya el vestido ya por la cintura, me sobresalte un poco pero no pude parar lo que estaba haciendo. Tenia que llegar al orgasmo, es lo único que me importaba en ese momento. Tenía el pubis totalmente depilado y eso me excitó aun mas. Estaba a punto de llegar al climax, aceleré el ritmo de mi mano hasta que no pude aguantar mas y eyacule, nunca lo había hecho con tanta fuerza, tanta que una parte de mi semen acabo en una de las piernas de mi hermana. Me quede paralizado, no sabia que hacer. Si lo limpiaba la despertaría al tocarla. Si no la limpiaba tarde o temprano ella se acabaría despertando y se daría cuenta. Le baje con mucho cuidado el vestido, no se despertó, ahora ya podía limpiarla y si se despertaba tenia la escusa de que la estaba tocando para despertarla y que se fuera a la cama. Fui corriendo al aseo a por un poco de papel higiénico y volví.          

¡Estaba despierta! Mi cuerpo temblaba, tenia miedo. Ella estaba sentada, desperezándose, con mi semen en su pierna. El vestido bajado, el pecho en su sitio dentro del escote. ¿Pero que pasa con el semen?  ¿No se ha dado cuenta? ¡No puede ser!   - ¿Qué haces hermanito? –dice en medio de un bostezo- ¿Qué hora es? Me he quedado dormida. Yo no respondo, sigo paralizado. Me mira extrañada, ve en mi mano el trozo de papel higiénico y se ríe. De repente se levanta y se dirige a la cocina, aun con mi semen en su pierna.   -  Hoy estas muy raro hermanito, ¿Qué te pasa? Yo me voy a hacer un vaso de leche y me voy a la cama. ¿para que es el papel ese que traes? -  Para nada. –por fin me salen las palabras- Es que estoy un poco resfriado. Yo también me voy a ir a la cama porque se ha hecho un poco tarde. Me quedé observando a mi hermana desde la escalera, se estaba bebiendo un vaso de leche, siempre lo hacia antes de acostarse, pero esta vez me daba vueltas algo en la cabeza. ¿Me estaba queriendo decir con esto que se había dado cuenta de lo del otro tipo de leche que había en su pierna? ¿ O de verdad no se había dado cuenta de nada? Me fui a mi cuarto. Estuve un rato con la luz encendida hasta que escuche que mi hermana subía por las escaleras. Cuando paso por delante de mi cuarto la llamé. Quería ver si se había limpiado pero cuando entro me di cuenta de que no era así. Aun tenia mi leche en su pierna, ¿Cómo podía ser? Estaba jugando conmigo, tenia que ser eso. No había otra explicación.   - ¿Qué quieres hermanito? –me dijo desde la puerta-.  - Nada, decirte buenas noches, y hasta mañana. - Vale hermanito, que duermas bien. –me sonrío y se fue-.  Eso de dormir bien iba a ser difícil, de hecho aquella noche no dormí. Me tuve que masturbar otra vez y luego no pare de pensar en todo lo que había pasado durante el día. Escuche llegar a mis padres sobre las cinco de la madrugada. Pasé toda la noche en vela hasta que finalmente amaneció. No aguantaba mas en la cama así que decidí levantarme temprano. Lo que ocurrió este día lo seguiré contando en otro relato.


Me comi a la Prima de mi Cuñada

Comentarios (1)

Habíamos salido de la fiesta, cuando ella se me acerco y me dijo, podrías acompañarme a mi casa; es que la verdad no conozco bien la ciudad y ya es algo tarde para que ande sola.Claro le dije solo por cumplir con su prima, no me llamaba mucho la atención acompañarla pero ya estábamos embarcados no había mas que hacer.

Charlamos de cómo vivía antes de cambiarse de ciudad de su familia y cosas así. No tardamos mucho en llegar a su casa, pero en la puerta escuchamos la música fuerte, también estaban de fiesta; y en tono de burla le dije quieres que entremos a bailar, mirándome algo sorprendida me dijo; si tu quieres. Me dejo atónito, acaso era esa un señal? O es que el alcohol me hacia ver cosas que no eran? No esperaría para averiguarlo. Claro así no te quedas tan sola mientras llega tu prima.

Subimos y escuchamos gritos dentro del departamento de la fiesta; mejor vamonos parece que están peleando me dijo. Claro no hay problema, seguimos subiendo. Ya en su departamento nos sentamos un momento no sabíamos ya que hacer. Yo quería bailar, me dijo, que macana; y casi susurrando, se arruino todo. Que dijiste. Nada respondió, ahora que hacemos? Si quieres bailar porque no vamos a bailar con mis amigos de seguro que siguen de fiesta. No prefiero quedarme aquí. Listo no hay problema entonces llámame un taxi porfa que me están esperando. Pero porque la prisa quédate conmigo un ratito. Aquel comentario me dejo completamente paralizado era lo que menos pensaba oír y de la persona que menos lo esperaba. Entonces que dices me acompañas un ratito, claro no hay problema pero solo un ratito.

Entonces se levanto puso un poco de música ¿quieres bailar? Claro respondí. Así estuvimos un rato pero veía que ella quería algo pero no se animaba, al sentírse incomoda. Te pasa algo - pregunte - no es que… no me gusta que me veas así. Sin pensarlo dos veces la tome por la espalda y la empecé a besar, ella me correspondió fogosamente, parecía morir en cada vez que mordía sus labios. No podía soltarla en el estado en que estaba lo mejor era acelerarla a mil. No me cansaba de besarla mientras mis manos empezaron a rozar su piel era suave y delicada: muy delicada al tocar era algo adictivo. Ella tenía sus manos dentro de mi pollera y me pedía en silencio que la desvistiera de a poco. 

Apaga la luz por favor –me dijo- sin separarnos apagamos la luz, e inmediatamente se quito la blusa; entre las sombras se distinguía la silueta de sus senos, eran de muy buen tamaño así como me gustan. No perdí el tiempo y me lance sobre ellos eran un delicia, que mujer mas excitante. Ale quiero hacerte el amor, desde que llegue no te quito los ojos de encima, no sabes como me ponen tus besos son mas deliciosos de lo que creía. Podía darle tantas respuestas pero no quería sacar mis labios de donde los tenía, no quería perderme ni un segundo de disfrutar de esos buenos senos. Vamos adentro – me dijo - era la casa de mi cuñada podía llegar en cualquier momento, pero no me importaba me estaba comiendo a la prima y me gustaba mas.

Nos fuimos tambaleando a la cama por la falta de luz peleando con nuestra ropa en el camino. Al llegar a la cama estábamos completamente desnudos, me quede embelesado con su cuerpo era por mucho uno de los mejores que había visto y el tamaño de sus pechos era de lo mejor justo como me gustan. Pero no podía detenerme a pensar tenia que hacerla mía. Poco a poco fui recorriendo su cuello, mientras ella no paraba de gemir mis manos se estaban dando un gran festín disfrutando de su cuerpo. Sus pechos su cintura, su cadera eran de lo mas excitante. A medida que me acercaba a su clítoris se agitaba mas, gemía mas parecía que iba a estallar, movía sus caderas de un lado a otro; y eso me ponía a mil. Quería que terminase de una vez, quería sentir sus jugos inundándome, por eso no paraba mover mi lengua de arriba abajo, y ella no paraba de gemir.

No se cuantas veces termino pero era lo mas excitante que jamás había sentido. Tenia tantas ganas de penetrarla que la verdad no se como aguante. Ella quedo extenuada parece que tendría que hacer las cosas solo por lo que me monte sobre ella, tome sus pechos y empecé a masajear mi miembro. Parece que nunca lo había hecho porque empezó a gemir nuevamente y me llevaba cada vez mas cerca de su boca, hasta que tuvo mi verga en la punta de sus labios y empezó a lamerla; se notaba la falta de experiencia pero lo compensaba con mucho entusiasmo. No lo hacia tan mal pero no podía mas con las ganas de penetrarla hasta el fondo así que deje lo que estaba haciendo y me dirigí nuevamente a su entrepierna, pero esta vez con mi verga por delante.Primero la rozaba suavemente para que se excite y ya teniéndola mojada me olvide de todo, de su prima, que estábamos en su casa que podía llegar pronto. Lo importante era que me estaba comiendo a la prima y que era más placentero que mi cuñada. 

Termine la primera vez y seguía dura, y ella me pedía más, así que solo quedaba darle el gusto. Para cuando terminamos estábamos realmente cansados, pero lo pero de todo (lo mejor de la noche) mi cuñada estaba parada mirándonos desde la entrada del cuarto. Pero esa es otra historia... 


La Trampa

Comentarios (3)

YA HABIA PASADO TIEMPO QUE NOTABA A MI ESPOSA MEDIA ANIMADA CON ESO DEL INTERNET Y DEL CHAT, ASI QUE DECIDI ADQUIRIR EL PAQUETE PARA QUE LO MANEJARA LA PC A SU GUSTO , DEBO DECIR QUE NUESTRA RELACION IBA EN DECLIVE Y ERA POCO EL INTERES SEXUAL, AL PASO DE LOS DIAS LA VEIA MAS ARREGLADA Y CON MAS TIEMPO  EN LA MAQUINA Q DE COSTUMBRE.

UN DIA AL ESTAR CONECTADO EN LA OFICINA NOTE Q ESTABA EN LINEA Y SE ME OCURRIO TENDERLE UNA TRAMPA CREAR UN CORREO FALSO Y ANALICE SUS GUSTOS OBVIAMENTE TODO LO CONTRARIO AMI DEBO DECIRLO A SI CREE AL HOMBRE PERFECTO PARA ELLA. RUBIO, ALTO PELO LARGO Y CON FISICO DE ATLETA Y LE PUSE UN NOMBRE PROVOCADOR.  ASI NACIO JOVANNY. ASI EMPEZO EL PRIMER CONTACTO UNA INVITACION AL MESSENGER QUE FUE ACEPTADA CASI AL MOMENTO:

- hola me permitirias contactarte
- claro por que no
- soy jovanny de ecuador
- hola soy graciela de mexico desde ese dia empezo una serie de atraccion por parte de ella hasta que despues de 6 semanas surgio mi gran temor
- y quieres a tu esposo?
- si, pero pasamos una crisis matrimonial
- y que es lo busca una señora como tu
- algo nuevo dijo
- como que?  
- alguien como tu

Mi pene crecio de exitacion pero mi sangre fluyo rapidamente por mi cuerpo y le dije

- ¿tienes cam? me permitirias verte?
- claro yo pensando que no lo haria aparecio en una blusa negra que dejaba ver su escote cosa que rara vez pasaba en mi presencia
- eres muy bella le dije a lo que su respuesta agradecio y me dijoy tu cam?  
- no tengo aqui  esta en la oficina  
- esta bien me dijo a lo que mi temor mas grande se me ocurrio hablarle en un lenguaje mas provocador   
- me permitirias mirar tu escote  

y sin tapujos ella accedio.

- Te confieso algo me dijo, te habias tardado en proponerme algo y estaba esperando la oportunidad de decirte que me excitas.

yo pense en ese momento decirle quien era, mas no pude al ver como sin la presencia de mi hijo empezo a tocarse un seno con una mano eso me excito y pedi si pudiera tocarse ambos
ella accedio juntando en una forma sensual los 2 pechos casi juntandose los pezones. era algo que no habia visto en ella en mas de 6 años. Y a la vez que se tocaba me decia "me gustaria que estuvieras tu aqui para hacerme el amor"  . No sabia que hacer me estaba engañando mi esposa con un chamaco virtual.  

Mientras me masturbaba decia yo que he hecho .Cierta ocasion de jovenes yo le habia confesado mi deseo de hacerle sexo anal lo cual ella no accedio, asi que me puse de acuerdo un sabado no trabaja yo, pero ese dia debia ir ala oficina, para que mostrara como se masturbaba y ella sutilmente me dijo "el sabado mi esposo trabajara y el niño se ira con mi hermana estare sola" si te conectas  como alas 3 te dare un regalo especial"  asi llego esa fecha y hora al encender mi maquina era increible lo que miraba: Mi esposa recostada en mi cama desnuda conla cam tocandose el coño y pidiendome le dijera cosas vulgares mientras una de sus manos en la vagina y otra entre el pecho o en la boca se tocaban y me pedia a gritos la cogiera, confieso que tanto me excite que me vine en seco. 

El colmo de mi exitacion fue cuando acerco la vagina a la cam pidiendome que la chupara para luego darse vuelta y mostrarme el ano mientras se metia el indice en elcuando llegue a casa ese dia mi hijo aun no llegaba y aproveche para tocarla hacerle un sexo oral como nunca y ella a mi y lo mejor despues de muchos años me regalo mi fantasia el ano dorado. Cconfiezo que pude a haber detenido esa trampa pero creanlo bien aun sigo disfrutando ver ami esposa tocarse ante una cam imaginando a un pendejo que goza viendola, mientras el marido trabaja. En fin a quien se  daña mas jajajajaj. 

Como me cogí a mi Prima Viri

Comentarios (53)

Hola que tal, en este relato quiero contarles como fue que me cogí a mi prima Viridiana . todo ocurrio una semana despues de mi cumpleaños 19, era una tarde y yo me encontraba en casa de mi abuela que por cierto por su edad tiene problemas de audicion aparte de que la mayor parte del tiempo se la pasa encerrada en su cuarto, yo habia ido a aquella casa a recoger unas cosas ya estando ahí me sente en el sillon a mirar la television en la casa solo se encontraba mi abuela cuando a la entrada de la sala se aparecio mi prima Viridiana quien venia de la secundaria.

Ella es de tez blanca, es un poco baja de estatura, tiene unas piernas bien torneadas y un culo grande, duro y bien paradito, ella es muy delgada y en ese momento sus senos empezaban a desarrollarse y eran perfectos ya que encajaban ala perfeccion en mi mano y digamos que soy de mano grande.

Traia puesto el uniforme de su escuela que era una falda a cuadros un poco arriba de la rodilla, calcetas blancas que llegaban por arriba de la pantorrilla y dejaban un poco de sus piernas blancas y muy carnosas y algo marcadas ya que ella desde niña se ha dedicado a la gimnasia .

Traia una blusa blanca que se transparentaba y se podia observar una pequeña playerita que traia por debajo de esta y su cabello recogido en una cola de caballo. Ella llegó, me saludó y me preguntó por su mama, mi tia yo le dije que no estaba que solo estaba mi abuela pero como siempre estaba en su cuarto. Mi prima fue a la cocina y regresó con un vaso de agua pero para mi sorpresa se sento en mis piernas y en ese momento senti su culo en mi pierna lo cual me hizo sonrrojar y me movi un poco apenado ella soltó una picara sonrisa, despues de eso se sento a mi lado y me abrazo y asi nos quedamos por un rato mirando la tv, para lo cual yo me empece a excitar demasiado y ya que yo sentia que mi prima se encontraba muy caliente y poco a poco en nuestro abrazo fui tocando su pierna derecha hasta llegar al muslo mientras ella me hablaba al oido y yo sentia su respiracion muy agitada. 

Como rosaba de vez en vez mis mejillas con sus labios yo estaba que explotaba y tambien empece a hablar con ella muy cerca de su cara y con mis labios rosaba la mitad de sus carnosos y rosados labios y en ese momento la repiracion de mi prima se hizo muy agitada y empece a subir la mano por sus muslos, en ese momento ella abrió las piernas y subi hasta su pantaleta que se encontraba toda humeda y poco a poco empece a meter mi dedo.  

Ella no paraba aquella respiracion agitada cerca de mi oido y con su lengua en movimientos muy bruscos me comia el oido, los dos estabamos que reventabamos, no se como la sente en mis piernas y con mi mano libre le saque un seno y se lo empece a apretar.  Yo sentia su pezon duro como una piedra ella no paraba de moverse. 

En ese momento me pare con ella y la lleve a un cuarto en la parte de arriba de la casa donde nos besabamos intensamente y yo la tome del cabello e hice que se incara.  Ella empezo a comerse aquel bulto que se marcaba en el pantalon, que me baje y en ese momento salto mi verga que se encontraba super parada.  Ella la tomo con sus manos y se la metio en la boca hasta que se ahogaba,  depues la levante,  la recargue contra la pared dejandome todas sus nalgas y no podia mas estaba apunto de acabar y como pude le quite su panti y la empece a penetrar. Ella grito cuando se la meti y en ese momento yo pare pero ella me dijo que no me detuviera que estaba a punto de acabar y que se la metiera toda. 

En ese momento mientras ella acababa  yo la tome del cabello, la inque y me corri como nunca antes lo habia hecho en su cara. 


La Mejor Fiesta de Navidad

Comentarios (1)

Vamos Marianella, ya es hora de regresar. Junte mis cosas, termine de despedirme de los que aun quedaban en la casa de mi suegra, donde pasamos la noche buena, y tambaleante subí al auto….. había bebido demasiado. Mientras viajábamos, despacio, porque Rafael también había empinado sus buenas copas, repase la fiesta y sobre todo, lo zarpados que habían estado Rolo y Tito, los primos jóvenes de mi marido. Zarpados ellos y alegre yo, que los seguí en sus chistes y en bailes eróticos e insinuantes….. fue de lo poco alegre y divertido que hubo. ¿Teníamos transmisión de pensamientos ahora? Che, Marianella, me redivertí con la joda que hicieron con Rolo y Tito, no solamente los recalentastes a ellos, yo también estuve varias veces al palo. Estuvo buenisimo…. ….Bueno, yo solo les segui el tren, y la verdad que me agrado hacerlo porque son zarpaditos pero respetuosos, medio que insinuaban paro no iban a fondo…. Te gustaría ir a fondo? Me gustaria, pero ni creo que se animen, y tampoco creo que te gustaría mucho….. …. No lo creas, recuerda lo que pienso sobre eso, y que si no has tenido “fiestitas” es porque son anticuada de pensamiento. …. No lo soy, pero, creo que seria difícil que se diera realmente…. … Eso lo veremos, entonces…… ¿??? Que habrá querido insinuar ¿? Seguramente que esta caliente y vamos a tener sexo, y el va a fantasear con que yo gozo con el y terceros.

Me encanta que juguemos con las manos y los consoladores mientras hacemos el amor….. Llegamos, y mi sorpresa fue excitante al ver a Rolo y Tito, en la puerta del garage. Evidententemente se habían venido antes a propósito, y esto lo deben haber planeado, aunque, debo dominar mi exitacion, pensando que algo puede suceder y demostrar naturalidad y que no estoy en el estado que estoy…. Que estoy ingenua y no caliente. Ingenua de que quisiera que pasara lo que mi pensamiento pide, y caliente con que suceda eso que mi marido viene fantaseando y prometiendo, mas aun si es con ese par de bomboncitos.

Baje, haciendome la sorprendida, pero sorprendida fui, cuanto me levantaron entre los tres y mi marido, dandome un beso me dijo….. ha llegado el momento querida. Lo miré, como queriendo disimular mi facil entrega, pero ya sentia las manos de uno de los chicos en mi entrepierna, y tenia la espalda al descubierto, señal que me desvestian. No hubo prolegómeno, previa, precalentamiento ni nada de eso que se suele estilar. Unos bestias, pero, me gusto que fuera asi, para no tener que pensar en nada anticuado. Ni bien entramos, mejor dicho me entraron, fueron directamente al dormitorio. Cuando alli estabamos, yo estaba prácticamente desnuda, pues me quitaron todo en el camino. Se que entramos al cuarto, yo puesta boca abajo, recostado el cuello en el hombro de mi Rafael, la cabeza de uno de los chicos inclinada sosteniendome la cintura pero mordisqueando mis pezones, y lo mas enloquecedor era que el otro habia separado mis piernas, una sobre cada hombro y me comia la rajita de una manera fantastica. Puesta tal como venia en la cama, por los dos primeros, el que me volvia loca siguió con su tarea, lo que me dejo apoyada solo sobre mis brazos y cara. Ya estaba furiosamente caliente, cuando alguien me tomo la cabeza y me dio el primer chirlo con su verga dura, que pronto en mi boca, supe fácilmente que era la de mi marido, por tamaño, textura y sabor.

Hubo un recambio en poco tiempo, y recibi una puntiaguda y larga polla, a la que mamé con esmero, creyendo sin dudas que era la de Tito, porque habia notado que tenia una larga polla, cuando bailabamos. Mi marido suplanto al de la parte trasera, justo cuando estaba yo gimiendo mi primer orgasmo. Pronto vino Rolo a cambiar con Tito, y supe que era el que la tenia mas grande de los tres, y yo no lo habia notado. Mi Rafa, me puso definitivamente en cuatro, y me la mando guardar. Pero solo fue para dejarle el lugar a Tito, que me sobo las nalgas, me acaricio todo el cuerpo con sus manos y me hundio su larga y puntiaguda polla. Senti, que por primera vez, estaba siendo cogida por otro que no fuera mi marido, pero era un gusto de ambos. Asi como estaba, fui girada, y me lami mis jugos en la verga de Tito, y algo inesperadamente agradable sucedió. En ese cambio de posición, fue la polla de Rolo la que me abria la conchita al maximo, y me producia un cosquilleo ardiente de las mil putas maravillas. Me saque la pija de Tito de la boca, y dije al aire…… ahhhyy me gusta, me gusta…… cosa que Rafa, asintió, diciendo…… metesela a fondo, que esta mujercita se merece que la recojamos a full. Las embestidas de Rolo, eran energicas, ardientes e impetuosas, lo que sumado al tamaño de su verga, me producian un placer difícilmente explicable. Tal fue mi exitacion, que pase al ataque. Lo tumbe en la cama y me lo monte sin miramientos. Prontito su vergota era cabalgada por mi concha abierta. Me produjo rubor ver como mi marido me exitaba a mas, y me incline sobre su pija dura, para darle una mamada de agradecimiento. Eso inclinación fue aprovechada por Tito, que se subio a la cama, y arrodillado entre las piernas de Rolo, buscaba mi agujerito trasero. Debi ayudarlo para que encontrara posición. Y el fue tomado posición de ataque.

Me abrace a Rafael, vibrando, balbuceando, diciendole suciedades, tales como, mira como me cojo a las dos juntas, mira que puta me estás haciendo….. y mas. Cuando Rolo me metio su pija, fue desvastador….. porque entre el placer, la emocion, mi mareo y calentura, hicieron que comenzara un orgasmo imparable. Pronto Rolo, abandono la contienda, acabandose con jadeos sonoros. Se fue a la ducha. Su lugar lo tomo mi Rafael, que me la metio sin dificultades- Se reia gozoso al imprimir el mismo ritmo de perreo que Tito, que no aflojaba en sus ensartadas desde abajo. Me esmere en acompañar sus movimientos, y con ello logre que se acabara aparatosamente. Tambien se fue a la ducha. Aproveche la cama, me tiré en ella, y le pedi a mi marido que me cogiera abrazandome. Asi lo hizo, y ya no se si yo acababa o no porque no habia parado aun de tener orgasmos. Cuando los chicos salieron de la ducha, entramos nosotros. Alli debajo de la ducha, nos besamos y nos dijimos cosas que nunca nos habiamos dicho. Estabamos felices. Pero no termino alli la cosa. El me dijo, que aun faltaba algo. Mas aun? Le dije…. Ve al dormitorio, que uno de ellos te esta espeando, yo ire luego con el refrigerio. Entre vacilante al dormitorio, y en la penumbra llegue a la cama.

Pronto supe que estaba Tito. Tan solo dijo, sorteamos los turnos y te tengo primero. Me recosto en la cama, abrio mis piernas arroyando mis rodillas hasta poner mis piernas sobre sus hombros, mi descargo su furia. Me envainó su larga polla en mi abierta y caliente concha, que no paraba de gozar. Asi le respondi con mis movimientos, y deje que su cuerpo se pegara al mio para sentirlo extallar en mil suspiros. Se fue y en la despedida, beso cada uno de mis pezones. Tal lo suponia, inmediatamente entro Rolo. Que tal, dijo….. mientras apoyaba su cuerpo junto al mio. Me regalo unas caricias gentiles, a las que agradeci, manoseando su pijota, que respondio poniendose durita. No tarde en mejorar su virilidad, dandole una buena mamada, que solo supendi, cuando el dijo, basta…. Porque te quiero coger. Me bajo una pierna de la cama, para hacerlo desde atrás, mientras yo tenia una rodilla clavada en la cama. Era tal el campo que le dejaba para sus embestidas, que temi que con su ímpetu me hiciera romper el respaldo de la cama. Se me una mujer caliente, y solo por eso no me sorprendi, que aquello me estuviera produciendo otro orgasmo….. y asi fué. Pense que el tambien llegaría, pero se detuvo como para intentar hacerme la colita. No es buena idea, le dije… porque la tienes muy grande.

El no se que fue lo que murmuro, pero no escucho mi sugerencia, y busco mi cuevita. Mamasita…… que locura. Pueden creer que pudo metermela en pocos embiones. Yo no lo podía creer, pero estaba sucediendo, y hasta lamente que el se retirara salpicando su esperma por el piso, rumbo al baño. Espere a mi marido, quien demoro un poquito pero entro con una bandeja, con dos whisquesitos. Volvimos a reir juntos. Nos abrazamos, besamos, y saboreamos nuestras bebidas entre lamidas. Le pedi que me cogiera despacito, y asi lo hizo, para placer de ambos. Lo senti caliente, completo, tan completo como me habian dejado a mi, y se puso a mil, diciendo como me habia cogido, y escuchando que yo le respondía que era un placer. Cuando lo quise reanimar, me senti floja….. me quede dormida. Sin lugar a dudas, la mejor navidad de mi vida.

Mi linda Cuñada en su casa

Comentarios (21)

Había pasado mucho tiempo desde lo sucedido con Melisa, a tal punto que pensé que todo habia sido un error; pero no faltaba mucho para darme cuenta cuan equivocado estaba.

A pesar de trabajar junto en muy raras ocasiones salíamos en el mismo horario, pero esta vez era distinto; ella habia pedido cambiarse al turno de cierre por lo que la veia con mas frecuencia, incluso en ocasiones nos ibamos juntos. Faltaban pocos dias para festejar el año nuevo por lo que organizaron una reunion de confraternización en el trabajo, a la que asistimos no de muy buena gana; ya que ambos nos encontrábamos solos. Mi esposa habia salido de viaje para visitar a su mama, y por ende me quede solo y Melisa no habia cambiado su situacion por lo que a veces desayunabamos en su casa, pero nada mas.

El dia de la fiesta cada uno estuvo por su lado yo bebia con algunos de mis compañeros y ella hacia lo mismo por su lado. Cuando de repente la note que estaba un poco mareada y me le acerque para preguntarle como estaba; alli me pidio que la acompañase a su casa que se sentia mal a lo que accedi sin problemas .

De camino no hablamos mucho ya que ella se sentia algo indispuesta, cuando llegamos a su casa me dispuse a despedirme como de costumbre e irme a mi casa, pero me invito a pasar - por que no te quedas un rato a fin de cuentas estas solo en tu casa y no hay nada de malo en que te quedes conmigo soy tu cuñada.

Arriba prendimos la radio y empezamos a charlar de cosas sin sentido, el trabajo y esas cosas, Ya cuando se sentia mejor me dijo si queria bailar para pasar el rato. Bailamos un rato y ella saco un par de cervezas que tenia guardadas su ex marido. Todo pasaba normal entre risas y baile hasta que ella, no se si inconscientemente me abrazo por el cuello y se apoyo en mi, no le tome mucha importancia y tambien la abraze en ese momento volvi a sentir el mismo olor de su perfume, aquel de la primera vez.

Creo que estas cansada porque no te vas a dormir y hablamos mañana -le dije-
No quiero quedarme sola porque no te quedas.
Su respuesta me dejo atonito no sabia a lo que se referia no supe que responder.

La hice acostar y me quede a su lado mientras veíamos la televisión. Después de un buen rato ella dijo; tengo calor tu no lo sientes, creo que si quieres que habra las ventanas. No! Salio de la cama y se quito el saco del pijama, me miro como si nada pasara y se hecho en mi pecho. Empece a acariciar su espalada y como la primera vez esto hacia que ella se estremeciera con cada rozar de mis dedos. Pero esta vez era distinto ella tomo la iniciativa me quito la camisa y empezo a recorrer con esos dulces labios mi cuerpo hasta quitarme tambien los pantalones. Primero con su lengua jugo suavemente en la punta de mi verga, luego se la tragaba por completo. Me dejo atonito mi cuñada aquella que decia que no le gustaba el sexo me estaba dando una mamada que jamas imagine. 

Nuevamente la sacaba de su boca para admirarla era como una niña en una dulceria no sabia por donde empezar. Después de un buen rato de jugar son su lengua y su boca se puso de espaldas. Empeze por su cuello eran tan sensuales sus movimientos cada vez que la besaba que me excitaba cada vez mas. Baje a sus pechos que delicia saborear el sabor de su piel hasta que por fin llegue a su sexo; jugaba a besar sus muslos su clítoris morder sus labios lo que la escitaba mucho que fue en ese momento que se corrio por primera vez. Atrás quedo el pudor, la conciencia y la relación de familia; ahora solo estabamos los dos en aquel cuarto, en la misma cama en la que antes habia dormido con su marido ahora la hacia mi mujer.

La levante de la cintura y poco a poco la fui penetrando suave al principio y duro cada vez mas duro después, esto le gustaba mucho porque a cada embestida gemia mas y mas fuerte exactamente no se cuantas veces se corrio pero ya no faltaba mucho para que me suceda lo mismo asi que busque la mejos posición para hacerlo la puse de espaldas a mi tomando entre mis manos sus pechos y cogiendola de perrito. No tardamos mucho en terminar pero esta vez sus gritos inundaron toda la habitación, tanto que pense que enm cualquier momento subiria la vecina de abajo.
Pero no fue todo aun tenia la verga dura por lo que ella empezo a mamármela nuevamente lo haci atan bien que en un rato ya la tenia completamente dura. Esta vez ella se hecho sobre mi y empezo a jugar son sus pechos en mi verga masajeándola como nadie me lo habia hecho. En ese momento la acomode para yo tambien poder usar mi lengua en su conchita, parece que nunca lo habia hecho porque se movia con tantas ganas que creia que me iba a sacar la verga de un mordisco.

Nuevamente termino, estaba exhausta su cuerpo lo mostraba sus ojos me mostraban una satisfacción que nunca antes le habia visto era hora de hacerla gozar como nunca: - te voy a enseñar algo que te hara sentir tanto placer que nunca lo olvidaras- 
La puse de espaldas a mi, echada en la cama comence a besar sus espalda desde el cuelo poco a poco la recorri por completo jugueteaba con mi lengua y mis labios en sus nalgas; no por favor nunca nadie me habia hecho eso- me decia- no te preocupes solo disfruta y relajate.

Empece a besar suavemente su concha y su culo lubricandola para que no sintiera ningun dolor, y poco a poco intente meter uno de mis dedos a lo que ella se hizo para adelante para impedirlo- no por favor nunca nadie me lo ha hecho por alli, me va a doler- note preocupes es algo que jamas vas a olvidar le dije mientras volvia a lamerle esta vez solo el culo. Estaba tan excitada que fue perdiendo el miedo y dejo que entre el primero de mis dedos- se siente tan bien hazmelo, hazme lo que tu quieras – decia- suavemente segui jugueteando con un dedo hasta que estaba bien dilatada y empeze a meterle un dedo mas el camino estaba listo le di la vuelta la bese fuerte en la boca y empece nuevamente a penetrarla por su coño pero con un par de dedos en su culito. Hazme lo por atrás no me dejes con las ganas, no seas malo hazmelo metemela de una vez por atrás- ella lo pedia asi es que tenia que complacerla la acomode suavemente en la entrada de su culo y poco a poco u muy delicadamente fui empujando al principio fue muy difícil, al fin y al cabo era virgen del culo; entro la punta y se hizo a un lado espera, por favor espera no quiero que me duela. Se levanto y trajo un bote de vaselina que se unto en la entrada de su culo y otro tanto en mi verga- ahora si, ahora si metemela toda.
Tomo mi verga con sus manos y la llevo a la entrada de su culito, empujo suavemente hasta que entro era mas facil poco a poco fui bombeandola hasta que tuvo toda mi verga en su culo me miraba y mostraba tanto placer que no podia quedarle mal la sacaba por completo y se la volvia a meter lo que le gusto mucho empezo a gritar cada vez mas fuerte, ya no nos importaba estaba teniendo le mejor sexo de mi vida, y ella iba por el mismo camino no se cuantas veces termino mientras le tiraba por el culo pero se sentia tan bien que aferraba sus piernas a mi espalda empujaba su cadera los mas que podia hacia mi que no pude mas y termine dentro de ella nos hundimos en un beso tan largo que no nos dimos cuenta que el sol ya estaba saliendo. Nos quedamos dormidos hasta muy entrada la tarde. Cuando desperte ella ya se habia duchado y me esperaba para comer.


Mi linda Cuñada

Comentarios (1)

Daban las doce del medio dia y aun seguiamos en el trabajo, por la hora solo quedabamos unas tres personas en el trabajo; entre ellas estaba mi cuñada una linda mujer, de estatura mediana delgada buenos pechos y unas caderas bien contorneadas, estaba bien conservada a pesar de tener que ser mama. Ninguno de los dos pasamos de los 25 yo hace un par de años que estoy casado con su hermana mayor, pero de vez en cuando me entran unas ganas de comerme a la hermana que da miedo y al parecer esta seria la oportunidad.

Melisa, que asi se llama, habia terminado la relacion con su marido recientemente asi es que se sentia afligida y muy decaida; y yo como un buen amigo me sente a su lado para conversar con ella. Poco a poco me conto la razon por la cual habian terminado su relacion y de repente se puso a llorar, no tuve mas remedio que abrazarla y consolarla, pero en ese momento mientras sentia el olor a rosas de su perfume algo en mi cambio completamnete. Desperto aquel sentimiento que habia sentido por tanto tiempo y de manera inconciente empeze suavemente a acariciar su cabello y su espalda; ella levanto los ojo y me miro directo a los ojos, ya no lloraba; ahora tenia una mirada confundida entre la gratitud y el deseo. 

Al ver aquellos labios no pude resistirme mas y la bese, a lo que ella correspondio primero timidamente y luego con pasion.Sus manos ahora apretaban mi nuca y se paseaban por toda mi cara como tratando de descifrar que era lo que sentia. El roce de su piel era cada vez mas excitante mis manos recorrian su espalda por debajo de la blusa, mientras ella se estremecia cada vez mas.Uno a uno fueron cediendo los botones de la blusa hasta de jar al descubierto aquellos pechos que tanto habia deseado el recorrer de su cuerpo con miboca fue algo realmente intenso centimetro a centimetro saboreaba su piel me embriagaba con su olor .

Cada gemido suyo hacia latir a mi corazon a mil, cada beso mio era un arrebato para ella, cada beso suyo era como probar un pedazo el cielo prohibido. Poco a poco la ropa desaparecio por completo dejando ver la comisura de su labios. Aquello que habia tenido solo en sueños Comence a besar sus muslos mientras suavemente me adentraba en su intimidad humeda de tanto placer con besos muy pequeños saboree el nectar que guardaba su sexo mientras mis manos se perdian en sus pechos. Sus pezones duros por la excitacion acompañaban a la humedad de su sexo.Con la delicadeza de una virgen poco a poco fue penetrada hasta lo mas hondo de su ser. Cada embestida nos llevaba a tocar el cielo.

Asi pasaron varias horas en el reloj que nos avisaba que ya llegarian los demas y no teniamos mas tiempo. Tomamos juntos una ducha mientras una vez mas disfrutabamos de aquella sensacion del roce de nuetros cuerpos juntos sabiendo que aquello era prohibido, fundidos en un interminable beso nos despedimos quedandonos con aquel sabor en los labios el sabor de la delicia de lo prohibid. 


Madre e Hijas cogidas por el mismo Hombre

Comentarios (70)

Madre e Hijas cogidas por el mismo Hombre...

Pensé que el mundo del incesto entre padres e hijos eran fantasías de la gente. Pero cuando me  toco vivir el momento de estar atada a un hombre  por el deceo sexual que despertó en mí y en mis  hijas comprendí que la vida misma nos da  sorpresas.  No es muy fácil para una mujer venir y redactar su vida sexual sin que nos llamen putas-pirujas- por todas las barreras de tabúes - sociales impuestas en nuestra sociedad.  Los hombres latinos son muy machistas, posesivos de sus mujeres.  La misma sociedad que habitamos no juzga por igual a hombres y mujeres.  Si la mujer engaña al marido es una PUTA- UNA PIRUJA- pero cuando el hombre es el que engaña es un GARAÑON- UN MUJERIEGO.  Quise aclarar esto por que el tema que a continuación les narro es un tema tabú.  Estoy atada sexualmente a un hombre que me gusta   a un macho que ha despertado mi instinto de mujer en mí y en mis hijas.   

Me llamo Maria Tengo 37 años. Casada con un hombre de edad madura es un buen marido no tengo la menor duda pero no me satisface en la cama.  Son esporádicas  las noches que me hace el amor  pero no me llena y yo lo busco con desesperación solo para terminar con más ganas.     Por causas del destino, o por que simplemente estaba escrito en mi vida conocí  al    Negro   o el burro, el líder del barrio, el jefe,  su nombre de el  es Juan Carlos. Cuando salía  a comprar o a la calle comencé a notar  que varios tipos me seguían a donde fuera y cada vez era mas estrecho el contacto  no disimulaban  su presencia ni se escondían.-- somos comerciantes con mi esposo y de cierta forma ay reglas no escritas sobre la mafia que impera en los mercados. --tenia miedo – le comente a mi marido pero no paso nada.  -- Cuando menos lo pensé, se me acercaron, uno de ellos vino hacia mí y me dijo. --el jefe  quiere hablar con usted señora -  No  podía negarme, no tenia alternativa, en este lugar no se mueve nada si los del poder no lo  ordenan. Me fui a verlo, tenía miedo, pero no quería demostrarlo, tenía que ser valiente. O al menos  quería demostrar, seguridad.Cuando llegue a una de tantas bodegas de las muchas que hay  por este barrio, me llevaron por tantos laberintos que nunca supe, en donde realmente me encontraba. Por fin salimos a un pasillo el cual se conectaba a una puerta, entre y me senté a esperarlo, pensando en todo lo que antes escuche decir sobre su persona, nunca escuche cosas buena, todo lo que se platicaba de el  era,  miedo, temor, odio, rencor, violaciones, muertes, asaltos, robos etc. No entendía para  que le podía servir, si mujeres le sobraban, putas y decentes, casadas y solteras, señoras y jovencitas, escuche muchos mitos sobre su persona, pero no tenia la seguridad de saber si todo era cierto o solo chismes.  Cuando lo tuve enfrente de mi  lo puedo describir como un hombre joven, moreno claro, de un metro noventa, de 28 años,  de 89 kilos, vigoroso. De mirada penetrante, con un olor de loción fina, no vulgar, pero tampoco  de aspecto fino, sino mas bien de clase media. Se me quedo viendo,  se acerco, con paso lento, enfundado en un pantalón de mezclilla, y una playera blanca, con una chamarra negra.

Como olvidar ese día si lo tengo muy presente en mi memoria.
Ese encuentro marco el comienzo de una relación entra el y yo,  me convertí en  su amante, en su mujer, en su puta. En las madre de sus hijos.   Puedo dar muchas explicaciones, de cómo lo rechace, de cómo trate de evitarlo, pero en el fondo no explicaría nada y  me acoso de una forma que no tuve escapatoria, por mas que trate de evitarlo y luchar contra mis principios morales de mujer casada, no logre evitar terminar en su cama, abierta y ensartada por su verga.   Aquí mi  historia de cómo me convertí en su  amante junto con mis hijas. 


Mi historia Comenzo a ir a la casa a visitarme – fue una relación extraña – tenia miedo y morbo miedo por mi  marido que lo fueran  a golpear o que mandara a que le hicieran algo y morbo de saber que  a pesar de mi embarazos le gustaba a este hombre -  simplemente el me tomo como  su mujer sabiendo que yo era una mujer casada y mi esposo  lo permitió  –  como  comenzamos ni yo misma lo puedo explicar lo único que puedo decirles es que me deje  llevar por lo que mi  cuerpo a gritos me pedía  y no era otra cosa que sexo.   -- La primera vez que me entregue a el fue un fin de semana  lo recuerdo como el primer día,  como olvidarlo, si me encontraba nerviosa, asustada, vino a la casa, ya lo esperaba, unos dias  antes había estado con el pero no me penetro  solamente me estuvo preparando para el momento.   Llego cerca de las 11 de la noche, le di de cenar, lo atendí como si fuera mi marido, mientras el me recorría con la vista, todo mi cuerpo. Su presencia me daba miedo, pero no podía evitar mirarlo a los ojos cada vez q me acercaba a el.  -- Termino de cenar, se metió a bañar, cuando salio del baño,  se fue a sentar  en la sala. Me senté a su lado  y comenzamos a platicar, descubrí que en el fondo no era un mal hombre,  estuvimos horas platicando y cuando me beso. --- Mi cuerpo comenzo a temblar, mis sentimientos  comenzaron   a traicionarme.  Miles de ideas cruzaron mi mente, pero cuando sus dedos y manos de el comenzaron a recorrer mi cuerpo,  cerré  mis  ojos. Y me deje llevar por el momento, por un lado estaban mis sentimiento de madre y de mujer casada y por el otro mis sentimientos de mujer los cuales afloraron y comencé a besarlo, a cooperar con el,  mis nervios y mis temores se fueron desvaneciendo, puedo decir que fue tierno, mis temores se fueron desvaneciendo poco a poco y logro e vencer la breve resistencia que al principio opuse. Además no tenia escapatoria, de todas formas el quería cogerme y no se iba a detener hasta haberme hecho suya.   --- Fue tierno, paciente, amoroso,  me excito, de una forma que me hizo perder el control. Me llevo en brazos a la habitación, me desnudo sin prisas, sin violencia, cuando me tuvo desnuda, me comenzo a besar todo el cuerpo, mis senos, mi sexo,  toda  me beso y me acaricio lentamente. Era la primera vez lo que lo miraba desnudo, y supe por que lo llamaban el burro, no quiero caer en el estupido error de contar lo que todo el mundo narra en estos relatos, pero si hay algo que sobresalía de su cuerpo eran sus huevos y el tamaño de su verga. Me fue imposible meterme todo su pene  en la boca cuando se la mame, por más esfuerzos que hice, nunca logre metérmelo completo a la boca. El miro en mis ojos,  el miedo, y supo calmarme, a diferencia de otros, que presumen de tener una verga grande  el nunca  presumió el tamaño de su verga.   ---Esa noche que me hizo suya, algo dentro de mi quedo ligada a el, en el fondo no quería reconocer que me había gustado la forma de cómo me hizo el amor, tenia una lucha interna, bastante fuerte.Decirles que no goce seria mentirles, tuve miedo al principio, pero poco a poco vencí mi miedo y me abrí de piernas para que el me poseyera, me fue penetrando lentamente, centímetro a centímetro fue abriendo las paredes de mi vagina hasta que logro ensartarme completamente. Comenzo a moverse, rápido, con un mete y saca que me ponía  loca, hasta que logro hacerme explotar, mi primer orgasmo fue fenomenal, comencé a gritar, a mover mi pelvis, a rotar mis caderas de un lado para otro, hasta que lo senti explotar, dentro de mi vagina.  ---Al principio, cada vez que el me penetraba  lo hacia con  preservativo,  después conforme paso el tiempo me penetraba sin condón. --- Mi esposo me dijo que me cuidara y me compro unas inyecciones para que no fuera a quedar preñada.  Mi vida dio un  giro  enorme,  asumí el roll de ser su mujer. Me cogia en cualquier lugar de la casa, en la cocina, en la sala, en la cama, en el baño, Por mas que trataba de no gritar cuando el me estaba cogiendo, no podía evitarlo, cuando su verga comenzaba a penetrarme me ponía loca, comenzaba por estimular mi clítoris, con sus dedos y con su lengua haciéndome estallar de placer. Para después comenzar a penetrarme, se subía sobre mi y me abría toda de piernas  y comenzaba mi lucha por alojar toda su verga en mi vagina, comenzaba a penetrarme despacio, y me besaba, me mamaba los senos, hasta que yo comenzaba a moverme mis caderas, el me ensartaba por completo, hundiendo toda su verga en mi vientre  y comenzaba a cogerme. ---Al principio lo hacia despacio pero una vez que estaba dentro de mi, comenzaba con un mete y saca que me volvía loca, me cogia bocabajo tomando mis caderas con sus manos de perrito y comenzaba a meterme toda su verga, me impulsaba hacia delante cada vez que me ensartaba, sentía que su verga me saldría por la boca. Y terminaba dentro de mi matriz, bufando, gritando como poseído, descargando todo su semen en lo más hondo de mi vientre.    ----    

Cuando el estaba en la casa siempre andaba desnudo, o  en ropa interior, yo le pedía  que me cogiera cuando mis hijas no estuvieran en la casa, o las mandaba a comprar, cuando el me quería coger. Tratando de protegerlas.  Comenzaron los rumores en el barrio y todo el mundo me comenzo a señalar  como la nueva puta del jefe. No me lo decían directamente por temor a el,  pero los chismes comenzaron a circular, que opte por  salir  a la calle lo menos posible.Mi esposo se hacia cargo del negocio solo.  Juan Carlos el negro  se ausentaba de la casa por semanas y meses,  en una ocasión tardo más de un mes en regresar. El hecho de que el se ausentara tanto tiempo me molestaba, me ponía celosa, histérica. Andaba de mal humor.  --  El día que regreso,  venia  con olor a licor,  intento besarme y me resistí,  me siguió hasta la cocina y me pego contra la pared, hice el intento de resistirme, pero de nada me sirvió, comenzo a tocar mi cuerpo, a besarme lo empuje para q me dejara y me dio una  cachetada que me hizo trastabillar, comencé a llorar, me tomo en sus brazos y me beso.  -- Con sus labios seco mis lágrimas, tenia que reconocer que estaba celosa. --  Me cargo en vilo como si fuera una muñeca y me llevo a la cama. Me despojo de mis ropas, sus manos comenzaron a tocar  mi cuerpo, bufaba como un animal, mire su verga rígida, dura, impresionantemente grande. Cerré mis ojos y me deje llevar, por los impulsos de la carne, sus manos me acariciaban y  lo deje que me hiciera lo que el quisiera.  Mi corazón latía a una fuerza desmedida. Me senté sobre la cama.Se tomo su verga con las manos y se dirigió a mi con ella. Abrí mis labios y  comencé a mamarle su verga. Al último fui yo la que lo busco, no me importo nada más que tenerlo dentro de mí.  Me tendí sobre la cama y al momento  me abrí de piernas.  -- Comencé a temblar  cuando sentí su lengua en mi panocha,   me mamo  completa  separaba los labios de mi gruta con sus manos dejando mi rajada a merced de su lengua.Comencé a gemir a retorcerme, a gritar como una  putita,  que  me olvide de mis hijas de mi esposo.  No me importo que ellas escucharan mis gemidos mis gritos. -- Estaba en ese momento poseída por el deseo. -- Sus manos me separaron mis nalgas y su lengua comenzó recorrer la separación  de ellas provocándome un gemido, su lengua continuo con su recorrido y llego a mi  culo  me sentía en el paraíso jamás imagine que esa área del cuerpo diera tanto placer. --Sus dedos trabajaban mi concha que explote en un orgasmo y comencé a gemir a rotar mis caderas buscando que su verga me ensartara.  No Importaba nada en ese momento que no fuera otra cosa que sentir como su verga me penetraba. Hice el intento de levantarme de la cama y tomar la pastilla por que habia dejado de inyectarme – pero no me dejo – no  por favor le volví a decir déjame tomar la pastilla no tardo nada   ya no me estoy inyectando – puedo quedar embarazada – déjame ir – me puedes preñar  --  no me hizo caso  – solo me dijo vale verga si te preño – pues te preñe no serás la ultima ni la primera - -- Se subió sobre la cama y con sus manos me abrió de piernas y me empezó a coger de una forma que me transforme  y comencé a gemir y gritar como loca cada vez que su verga me ensartaba  con un mete y saca que era lento y la vez fuerte lo sentí llegar a lo mas hondo de mi vagina  perdí la noción de las  horas, no me importaba nada. Solo que nunca terminara.  ---- Un remordimiento cruzo mi mente, al acordarme de mi esposo y de mis hijas, pero al sentir  sus  embestidas dentro de mi concha me olvide por completo y me entregue a el sin recato alguno.  Lo rodee con  mis piernas por su cintura evitando que su verga se  saliera de mi concha, lo quería todo dentro de mi cueva  que no me importo comportarme como una puta. Y lo alentaba a que me clavara hasta el fondo. Mientras me cojia trataba de meter sus dedos en mi culo  era una sensación nueva en mi cuerpo nunca antes un hombre trato de meterme algo por mi ano que avente mi culo con fuerza para que su dedos entraran.   Estuvimos en la cama cogiendo como animales en celo como  una hora y por fin estallo    y  exploto dentro de mi vagina. Termine agotada pero contenta.

Nos metimos a bañar juntos  y mientras nos bañábamos se la comencé a  mamar,  salimos del baño y me tendí sobre la cama   desnuda,  acostada boca abajo.   Así estuvimos acostados desnudos, cerca de dos horas adormitados,   hice el intento de pararme  y no me dejo.Comenzó a besarme  nuevamente en la boca, el olor a licor que desprendía era fuerte hice dos intentos por pararme de la cama y no lo logre por que me tenia tomada de la cintura.   Me tomo de las caderas y con sus manos me abrió las nalgas,  con sus dedos me unto crema en mi ano, me mamo mi  coño y me dedeaba el culo,  sentí un dedo en mi culo  poco a poco lo fue insertando me dolía era una sensación incomoda,  cuando  me logro introducirme uno de sus dedos, sentí dolor  que hice intento de quitarle la manos de mi culo y no me dejo.  -----Lo quise detener,  no quería que me fuera a coger del culo. Tenía mucho miedo de que me lastimara. Estaba aterrada y comencé a llorar. A gritar le pegue con mis manos, lo mordí en dos ocasiones pero no logre que me soltara. Lo mire a los ojos y le suplique llorando por favor me lastimas no lo hagas me vas a desgraciar para toda la vida estas muy grande de tu pene por favor no lo hagas.  Parecía increíble pero a mis 37 años nadie me había hecho el amor  por mi culo.  Recuerdo que mis amigas me habían contado del dolor enorme que se siente cuando un hombre te la mete por detrás,  pero yo jamás  nunca deje que me rompieran el culo,  el padre de mis hijas fue uno de los que lo intento pero jamás accedí a sus deseos,  Hice dos intentos por escapar. Lo patee con todas mis fuerzas y logre que me soltara por unos minutos, pero de nuevo me tomo  de la cintura y  me puso boca abajo. No por favor,  me vas a lastimar,  no quiero. Por favor no lo hagas. Me vas a lastimar.  Déjame  por favor. Me mantuvo boca abajo a la vez que sus dedos, se encajaban en mi  recto. Me separo las nalgas y comenzo a darme lengua en mi hoyo del culo. Sujetándome fuertemente de mis caderas. Por unos segundos pensé que me soltaría por que aflojo la presión sobre mi cuerpo, pero solo fue para colocarse detrás de mis caderas y comenzar ejercer presión con su verga en mi culo.  --  grite. Me lastimas. Salte, por favor me duele.  Me coloco sobre el filo de la cama, doblada en cuatro patas.  Siempre Boca abajo.   No por favor suéltame me lastimas. --  solo la punta te voy a meter. Sentí como la cabeza de su verga luchaba por entrar en mi culo, me mantuvo aferrada a el fuertemente mientras su verga comenzaba a entrar en mi recto,  mordí las sabanas y grite. Comencé a llorar,  a  gritar. Hice un esfuerzo por soportar el dolor pero me fue imposible.  Quise  pararme, lo arañe, lo mordí, grite e  implore  de tal forma que estoy segura se escucho por toda la  casa. Nunca me soltó. Cuando su verga entro  en mi culo por completo fue más de lo que pude soportar,  era un ardor y dolor enorme, volví a  suplicarle,  le  llore pidiéndole,  que por favor me la sacara.Me duele. Me lastimas.Por favor sácamela. Por favor me estas desgarrando. Salte. Fue un dolor espantoso, tremendo.   Caí de bruces sobre la cama, llorando,  mientras el seguía aferrado con su verga a mi culo,  sin soltarme. Quede como muerta sin moverme, mi cabeza me daba vueltas, sentía el culo desgarrado. Pasaron creo yo como 4 minutos cuando el comenzo con  su mete y saque, pensé que su verga  me saldría por la boca.   Me levantaba de la cama con sus arremetidas, no se cuanto tiempo tardo,  pero  mi culo me dolía,   me temblaban las piernas, me estuvo ensartando del trasero, a su antojo, la cabeza me daba vueltas, mientras me estaba cogiendo del culo tuve  ganas de ir al baño  de  cagar. Quiero ir al baño por favor. Salte voy al baño por favor.  No me dejo, me estuvo cogiendo como loco aferrado a mis caderas.Y no paro de cogerme hasta que senti su leche en mis intestinos.     Me fui al baño llorando, me lleve las manos a mi vientre,  me senté sobre la taza y el dolor fue enorme, me ardía mi ano, cuando me  limpie,   mire   sangre en el papel de baño. --Me pase la mano por mi culo, y me tente el hoyo el cual sentía muy abierto, y lastimado. Las comisuras de mi esfínter estaban desgarradas.   --Comencé a bañarme lentamente, deje que el agua corriera por mi cuerpo, cuando Salí, el vino hacia mi, me tomo de la cintura y me llevo de nuevo con el. Lo golpee con mi mano y quise darle una cachetada, pero me sujeto fuertemente y me llevo con el a la cama.  Me deje caer sobre la cama adolorida.Por un lado me sentía mal, al reconocer  que a pesar de todo el  maldito dolor que senti, me gusto como me hizo el amor.  Era el primer hombre que me estrenaba el culo.   Era mi lucha entre el bien y el mal. Entre la cordura y la calentura que ese hombre despertaba en mí.Al otro día no quería levantarme de la cama  por el dolor  que   tenía en mi culo y otra por vergüenza con  mis hijas. Y con mi marido. Estaba segura que habían escuchado mis gritos cuando me  reventó del  culo y en el fondo me sentía con pena por todo lo sucedido.   Se que es extraño pero  el ya no me dejo ir de su vida. De mi marido con el cual me case, el acepto esta relación me decia que si el me hacia feliz en la cama que siguiera con el y así formamos una familia yo mi esposo mis hijas y mi amante.    

Mi EMBARAZO En una ocasión que fui al supermercado a comprar, senti un mareo, y ganas de vomitar, pero no le di importancia. En el fondo me aterraba la idea  de estar  embarazada. Compre una de esas pruebas caseras y descubrí con horror que  estaba preñada.    Miles de ideas cruzaron mi mente, el primer pensamiento fue abortar, pero no lo hice.Mi esposo igual me dijo que no lo abortara que el me apoyaría.  Cuando lo vi le dije que estaba embarazada – Me pregunto que iba  hacer y le dije que lo iba  a tener.   Aun estando preñada seguía cogiendo con el.-- Le pedí que por favor nos cambiáramos de casa por que no quería salir a la calle y la gente me mirara  preñada de el.   Hable con mis hijas, cuando quede preñada - . Hubo un distanciamiento entre mis hijas y yo. Pero después se normalizo, andaba yo en el quinto mes de mi embarazo, y este se me complico,  me internaron un semana por lo que el se quedo en la casa con mis hijas. Cuando Salí del hospital  todo se normalizo de nuevo. El venia a la casa me cogia se marchaba, para regresar después.  La relación con mis hijas se dio de la misma forma que conmigo quise ayudar a mis hijas a perder el miedo al sexo a partir en que su edad natural las llevo a conocer y aprobar de la vida sexual.  Platique con mis hijas de mujer a mujer sobre el despertar de la mujer al sexo – sin falsos tabúes ni falsos pudores   Ahora se ha completado el ciclo – mis hijas fueron iniciadas sexualmente por Juan Carlos por mi macho – el las desquinto, desvirgo – desfloro – o rompió como vulgarmente se le dice.   - yo soy de la idea de que los genes se heredan –  los que nos hacen parecernos a ciertas personas por las poses las conductas etc. -- mis hijas heredaron mi sangre caliente  mi fogosidad  la calentura que sentimos cuando estamos con un macho-. - - hable con mis hijas  – le hice la clásica pregunta – si eran señoritas o vírgenes  - me contestaron que si - hablamos de lo que sentían  en su cuerpo – de su deseo por estar con un hombre – le hice varias preguntas y al final me confesaron que deseaban  tener sexo. -- les  dije que el sexo no era malo que era una necesidad del cuerpo pero que habia que protegerlas  de un enfermedad venérea de un embarazo no planeado que no se fueran a preñar como me habia pasado a mi   - comenzamos a hablar del sexo tal y como es sin falsos tabúes – solo les comente que por el que dirán de la gente  debíamos mantener en secreto todo lo relacionado al sexo.  -sí, está bien, - me contestaron pero no lo prolongues más mama  y como le vamos hacer – yo hablo con el – les dije.  --  Cuando le conté a mi esposo la decisión de nuestras hijas  - como que se quiso arrepentir y le dije. - dudas que no sepa iniciar a tus  hijas – no es eso  tengo miedo que las  pueda lastimar por el grosor de su verga y el tamaño - --  las va a lastimar al principio es natural son  señoritas – pero  lo van  a disfrutar y una vez que su vagina se amolde a su verga -  todo será mas fácil. ---  les di la píldora para evitar un embarazo – por que me confesaron o que querían sentirse mujeres con el sin ninguna limitación – quería mamarle su verga – que el se viniera en su boca – tenia curiosidad por conocer el sabor del semen- quería sentir la sensación de sentir la  leche en su vagina que el se viniera dentro de ellas. – por eso les di la píldora y le recomendé  como tomarla.  -- esa noche  me encontre con Juan Carlos - no hubo preámbulos – me sentia muy caliente   - aun que mi embarazo me imposibilitaba muchas cosas - --Tome un bote de mermelada le embarre su verga – me hinque ante su verga  y comenze a mamar – estaba de frente cuando mire a mi esposo sobre la puerta mirando como le mamaba la verga  – comenze a gemir al sentir los dedos de mi macho tocar mi panocha -- me comenzo a dedear – y a mamar mis pechos llenos de leche por mi embarazo  – no aguante mas me incorpore y  jale el mantel del comedor – me puse recargue contra la mesa en cuatro patas  tome a Juan Carlos  de una mano para que me ensartara – Me ensarto de un solo golpe – que grite fuerte – PARTEME – ROMPEME – LLENAME DE TU LECHE SOY TUYA  ---  comenzo a cojerme violentamente – su verga me gusta me enloquece – senti uno de sus dedos en mi culo mientras su verga me penetraba por la vagina – senti algo frió en mi nalgas – habia tomado  mermelada y me embarro el culo – su dedo comenzo a entrar y salir de mi ano – como una segunda verga – Comenze a gemir – con sus manos separo mis nalgas – me tomo de las caderas y comenzo a meter su dedo por mi culo – después se embarro mermelada en su verga y comenzo a presionar en mi culo  – cuando me ensarto pegue un grito casi un  alarido – eres un bruto pero me gusta eres mi macho mi semental – me aferre con fuerza al comedor – me dolía mi culo – pero comenze a mover mis caderas a su ritmo – gritando –gimiendo –  - me haces daño – pero no te detengas párteme soy tuya -  ah – como gozo – mire a donde estaba mi esposo y estaba masturbándose – comenze a gemir a gozar de esa verga por mi culo -  senti su verga – crecer en mi culo – tensarse al máximo – y exploto junto conmigo – quede desfallecida pero contenta. -- debo reconocer que tal vez soy una puta – pero una puta de mi casa con mi  macho.  -- después de la calentura hable con el  – sobre mis hijas  – quiero que me ayudes a iniciarlas son    señoritas  y se por experiencia que una vez que prueben  tu verga regresaran  por eso quiero que las  hagas gozar. 

DE NIÑA A MUJER. (La desfloración de mis hijas). Seria muy extenso detallar todo lo que paso después de que hable con mis hijas y con mi hombre. Después  comprendí que mi arrebato sexual,  despertó en mis hijas el deseo por experimentar y probar el sexo, como mujer que soy las entiendo perfectamente que sientan deseos, yo misma no logre vencer la tentación de la carne, pero en el fondo no quería que el las tocara. De cierta forma sentia celos -   Volví a platicar con  cada una de ellas de mujer a mujer, me di cuenta que no podría evitar el encuentro, en ese momento pasaron por mi mente miles de ideas de incesto,  de escándalos familiares,  de todo lo que podía desencadenar el hecho de que el las tomara como mujer. Siendo yo la madre de ellas y el siendo mi hombre. En ese momento una piensa que este tipo de cosas jamás pasan en la vida que solo son fruto de la imaginación.  Pero en el fondo sabia que tarde o temprano ellas tendrían que experimentar esa fase de su vida y tome la decisión de darles mi apoyo.  

SU PRIMERA VEZ.    El día que mi  hija estuvo con el, nos acostamos los tres en la cama, juntamos las camas y ella se acostó en un extremo,  mi otra hija se acostó en su cama como siempre lo hacia. ----El entro al cuarto y apago  la luz  tome a mi hija de la mano y la sentí nerviosa,  con la respiración agitada, el se acostó  aun lado de ella, yo tome una almohada  y me la coloque en mi espalda como si estuviera sentada por que mi panza por lo del embarazo no me permitía estar acostada,  -- tome la sabana y los tape, el hizo aun lado la sabana y se desnudo, haciendo lo mismo con ella, fue sutil y tierno supo llevarla y vencer su nerviosismo tal como lo hizo conmigo, yo no quería moverme y apreté la mano de mi hija  que me contesto  apretando la mía.   --- Escuchaba sus besos, le tomo sus senos y comenzó a besarlos a chuparlos, supo llevarla  al punto exacto de excitación, bajo por su vientre hasta su sexo, en donde con su lengua recorrió sus pliegues íntimos provocando en mi hija espasmos de placer.   --- Estuvo dándole placer con su lengua cerca de una hora, dando como resultado, que mi hija se dejo hacer desfallecida, rendida de sentir ese cosquilleo interno entre sus piernas. Se besaron, se tocaron, el tomo con sus manos su verga y la guió a la boca de ella. -- le dio a mi a mi hija  su verga para que se la mamara – mi hija  comenzo a hacer presión con sus manos – la inexperiencia con que le mamaba su verga causaba en ella asombro y temor - abrió su boca e hizo lo que pudo con la verga de el  – el  la tomo del brazo – y la cargo –la sentó nuevamente con las piernas bien abiertas sobre su cintura – le mamaba  los pezones – la besaba – le mire su verga estaba en su punto máximo de excitación.   --  mire a mi hija a  los ojos y le apreté la mano – solo entrégate plena sin miedos ni tabúes – te va a doler un poco al principio es normal eres señorita pero poco a poco iras gozando y aprenderás que el sexo no es malo. La mire por unos breves segundos mire sus piernas – su hendidura mojada excitada sus labios hinchados por la sangre agrupada   n      Poco a poco el se fue deslizando encima de mi hija, hasta quedar encima de ella, al tiempo que le separaba los muslos, y se colocaba en medio de sus piernas.   --Yo seguía apretándole su mano   y gire la cabeza un poco para mirar en la penumbra a mi hija, el comenzó a besarla en la boca en el cuello, le chupaba los pezones, y poco a poco comenzó a ejercer presión con su verga en sus  labios íntimos, escuche un ay que era como una especie de grito y gemido, mi hija me apretó con mucho mas fuerza la mano, y yo hice lo mismo, - despacio – despacio  – despacio- volvió a quejarse y a gemir,--me apretó la mano con fuerza cuando  sintió el piquete de su verga – pero no logro penetrarla-   --Una y otra vez intento sin éxito – los pliegues del  orificio de mi hija  no cedían -- mire a mi hija  mover sus caderas buscando la verga – tratando de ayudarlo a que la  penetrara.  --- lo intento una ves mas  le levanto las piernas y separando su muslos acerco su cara y su lengua  a su sexo – introdujo su lengua tan adentro como puedo – buscando la máxima excitación de mi hija  para poder ensartarla. ---Comenzó a presionar nuevamente  - comenzo a empujar con fuerza –hasta que la cabeza de su verga logro entrar -  – escuche el grito de mi hija al sentirse ensartada – la mire morderse los labios  agitaba su cabeza de un lado a otro. - me duele – despacio me duele  – -  me acerque mas a ella – Me apretó la mano con fuerza al sentir como Juan Carlos comenzo a ejercer  presión de nuevo --escuche un ay que era como una especie de grito y gemido,  - despacio – despacio  despacio- volvió a quejarse y a gemir, me apretó la mano con fuerza cuando  sintió --  --Como entraba el en su sexo, como su intimidad era desgarrada, ay ay, me duele, la tome con mas fuerza de su mano, y note como el seguía metiéndose, en su vientre.  --- El detuvo su empuje, hasta que llego al sello de garantía, coloco ambos manos debajo de su cuerpo  y de un fuerte empujón la desvirgo. --Un fuerte grito fue la respuesta de mi hija.  --Lo demás fue escuchar ah ah ah como si le respiración le faltara. No tuve ninguna duda, acaba de meter toda su verga dentro de su  sexo, penetrándola por completo, ya estaba consumada  su desfloración, había roto aquello que se rompe la primera vez que una mujer lo hace.  --, mire el reloj del buró eran exactamente las 12.15 de la noche cuando dejo de ser señorita, ya era una mujer.    -- estuvo inmóvil dentro de ella pero no por mucho tiempo, comenzó a poseerla lento y delicado dándole a ella el tiempo para que su herida recién abierta se adaptara a su verga y comenzó a bombearla, comenzó a moverse de arriba a bajo, y a entrar profundamente dentro de ella, --- Su grito y los sollozos que acompañaron su desfloración me confirmo la verdad mi hija había dejado de ser una niña para ser una mujer.  Despertó en mi hija una pasión sexual que la llevo a mover sus caderas buscando que la verga del macho la penetrara hasta el fondo - Cerré mis ojos me recargue sobre la cama – mi hija me soltó la mano y se abrió de piernas al máximo entregándose al goce de su primera cogida de su primera vez.  --- Lo demás fue escuchar su gemidos sus gritos sus quejidos de ambos y presentí que el estaba a punto de venirse – lo movi con mis piernas no te vengas dentro de ella – pero no me hizo caso la ensarto hasta el fondo y la dejo su semen dentro de su vagina.Mire a mi hija con los ojos cerrados desfallecida --- Saco su verga manchada de sangre, la entrada de la vagina y los labios menores de mi hija  también tenían un poco de sangre escurriendo hacia los mayores y nalgas – le dije mantén las  piernas juntas para que dejes de sangrar – mientras la abrazaba y le decia palabras bonitas para consolarla-   --Dejo de sangrar – el dolor le desminuyo – la cubrí con una sabana y nos quedamos platicando – le limpie la sangre – le dije que se quedara acostada un rato – que esto apenas comenzaba – que faltaba ayudarla a que tuviera sus orgasmos pero con  menos dolor que la primera vez. Se quedo acostada como una hora --- Al despertar le pregunte como te sientes – te duele – un poco – te quieres bañar – si – se levanto caminando con las piernas un poco separadas por el dolor – cuando se metió A bañar cambie las sabanas de la cama que estaba manchada de sangre – me Salí a buscar  a Juan Carlos  estaba en la sala con mi esposo  le dije ven – gloria quiere estar contigo ahora que salga de bañarse -  me fui a la cocina a poner un te manzanilla cuando regrese a la recamara Juan Carlos platicaba con mi hija  – solo alcance a escuchar que le decia   -- no te preocupes se te pasara – pero lo que siempre vas a recordar es esto – por que cuando te abrí con mi verga te hice mujer – me perteneciste- ya eres mi mujer – por eso debes tener cuidado no se lo debes decir a nadie – ay cosas que la gente de afuera no entiende - De esa forma fue la primera vez de mi  hija la mayor. 

Apartir de ahí la siguió cogiendo –  el fue el primer hombre que la hizo mujer el primero que la rompió – y dicen que el primero no se olvida.   Ay algo que no logro entender de los hombres y creo que nunca lo entenderé es por que les gusta darnos por el culo - - yo sabia que Juan Carlos  – la iba a coger del culo – igual como lo hizo conmigo  – es como su firma personal – es un vicio que tiene el de coger por el culo – a una mujer – y sabe que es un bruto cogiendo.   A la semana siguiente  que  la desvirgo la rompió del culo.    Después que paso todo me  quede absorta en mis pensamientos  – con la mirada fija en ellos y no quise pensar en nada – pero en el fondo sabia que estaba rompiendo con todas las reglas de la moral – que esa relación era una locura – una aberración una falta de moral – una relación que tal vez nos  trajera consecuencias – pero ya estaba consumada con una de mis hijas.   --  esta es mi historia mi vida misma junto a mis dos hijas – hice bien ice mal no lo se eso el tiempo lo dirá pero lo hecho esta.

 

Sexo Drogas y Fama

Comentarios (1)

EL MUNDO DE LA MODA SEXO DROGAS Y FAMA LA HISTORIA DE UNA MADRE Y SU HIJA QUE CON TAL DE ALCANZAR LA FAMA Y EL DINERO SE ENTREGAN SIN RECATO AL MUNDO DEL SEXO - EL DESVIRGUE DE LA HIJA Y SU HISTORIA POR ALCANZAR  LA FAMA.   Mi nombre es Alejandro  pero me dicen el Pantera, tengo 31 años moreno claro mido 1.70 mts – peso 70 kilos. Soy mexicano del estado de guerrero de la costa chica.Quiero escribir lo que me ha tocado vivir  y lo  que vivo en el mundo del sexo.   A la edad de 17 años me hice amante de una mujer casada  con la cual anduve cerca de 2 años – con esa mujer aprendí dos cosas: a coger y a ganarme la vida su esposo  era fotógrafo y con el aprendí el oficio de la fotografía. Hoy soy un fotógrafo profesional –tengo un buen  empleo soy ejecutivo de una agencia de publicidad transnacional – por mi trabajo viajo constantemente dentro y fuera de mexico. Aquí mi historia.

 
Mi inicio sexual Estudiaba  la preparatoria cuando conocí a la Sra. Lucrecia desde chamaco llame la atención de las mujeres nunca fui flaco siempre hice deporte me gustaba y me gusta el fut-bol. Y eso me ayudo a tener un cuerpo marcado mas bien es por genética ya que mi abuelo es afro africano.  Conocí a Lucrecia  en la escuela en un bailable me dio las fotografías pero no tenia el dinero para pagárselas y de ahí nació el contacto me fui a trabajar con ella y con su esposo. Lucrecia tenia 42 años no era una mujer bonita pero tenia buen cuerpo era chaparrita de 1.55 metros con un  culo soberbio y unos pechos sabrosos.Su marido don enrique tenia en ese entonces 58 años y siempre andaba borracho por eso Lucrecia iba con el a las fiestas o eventos para terminar el trabajo por que el marido siempre terminaba bien pedo. Mas de uno intento cogerla – ricos y pobres, guapos y feos pero nunca vi que Lucrecia les hiciera caso – cuando íbamos a una fiesta siempre llamaba la atención por su culo y por la forma de caminar. Era imposible no verle las nalgas – -- el día que me la cogi fue saliendo de misa habíamos ido a un evento de un bautizo y el que nos contrato queria las fotos  en la tarde nos fuimos a revelarlas y su marido se fue al salón en donde fue la fiesta. -- en donde revelamos las fotografías era un cuartito pequeño apenas cabía una persona Así que cuando entramos los dos el roce fue inevitable – fue Lucrecia quien tomo la iniciativa – no lo voy a negar me asuste cuando me agarro la verga con su manos por encima de mi pantalón – senti como un calambre – y comenze a tartamudear – no sabia ni que decirle – fue ella quien me cogio a mi y no yo a ella – fue la primera vez que senti  unos labios en mi verga – me comenzo a mamar la verga con suavidad – con calma – me beso fue la primera mujer que besaba en mi vida – senti su lengua recorrer mi boca y se me paro la verga mas de lo que ya la tenia – la bese con miedo y con ganas tomo mis manos y las coloco en sus pechos – apriétalos – mamalos ándale pon tu boca en mis pechos – se los comenze a mamar estaban duros – suaves el pezón prieto pero parado excitado – no me contuve y comenze a mamarlos – se quito el vestido – y comenzo a quitarme el pantalón a desnudarme la verdad tenia  vergüenza de que me viera desnudo y con la verga parada – pero me desnude –  cuando quede desnudo me sentó sobre un sillón que habia en el cuarto y se hinco a mamarme de nuevo la verga me la sorbía con ansia desde los huevos hasta la cabeza – me dio un placer que no conocía – sentia que mi verga explotaba estaba -   a mil – sentir su boca mamar mi verga me ponía como loco – y no aguante mucho comenze a gemir a jadear y me vine en su boca. - se trago todo mi semen no dejo nada afuera.-  Fue mi primera eyaculacion con una mujer – antes me habia masturbado pero con ella alcance el cielo.Me hizo levantarme del sillón y se acostó ella – me tomo de las manos y me senté a su lado la bese le mame los pechos – mire su rajada su  sexo abultado  excitado – fue la primera mujer que le mame el sexo –cuando mi lengua hizo contacto con su pepita senti el sabor agridulce de su coño – ya no me contuve comenze a darle de lamidas por toda su rajada – con calma nene con calma – me decia Lucrecia mientras sus manos me acariciaban de mi verga – no paso ni un minuto y mi verga estaba lista para penetrarla –  Me subí encima de ella y trate dos veces de ensartarla pero no le atinaba y fue ella con sus manos la que guió mi verga  y la ensarte con ganas – de un solo golpe fui un bruto lo reconozco pero estaba excitado al máximo y comenze a entrar y salir como poseído de su rajada – ella comenzo a jadea a gritar – en ese momento no me importaba nada pudo a ver entrado su marido y me hubiera valido verga – no se la hubiera sacado – cuando senti el cosquilleo de mis huevos no me contuve la ensarte hasta el fondo – con ganas y me vine dentro la sensación era única termine con los ojos vidriosos jadeando pero queria seguir montado encima de ella pero fue Lucrecia la que me dijo que debíamos ir nos ya. 

Así  fue mi primera vez.
Anduve con Lucrecia dos años la gente del pueblo rumoraba que yo me la andaba cogiendo – mi madre me dijo que tuviera cuidado que era una mujer casada que dejara ese trabajo que buscara otro pero en verdad estaba enculado de Lucrecia.Y me valía verga si el marido se enteraba o no – si me la hacia de pedo decia para mis adentros le parto su madre-  -         con Lucrecia aprendí a darle placer a la mujer – me enseño a mamar su coño a mamar los pechos – a acariciar fue mi maestra.No soy un tipo que sea pretensioso pero soy de buena verga – sin llegar a ser un burro o un caballo – recuerdo que Lucrecia me decia con esta verga que tienes vas a volver loca a tu novia cuando la cogas yo te voy a enseñar a usarla te voy a  enseñar a darle placer a la mujer para que no se te vaya viva una vieja. -  Cuando me dio el culo por primera vez fue en su casa – el marido estaba en el patio ahogado de borracho  - fue mi regalo de mayoría de edad por mis 18 años.Lucrecia tenía tres hijos 2  señoritas una de 15 años la otra de 17 y un niño de 6 años. Cuando me aleje de ella fue por su hija la de 15 años que me buscaba constantemente  y Lucrecia se dio cuenta de ello. Estuve a punto de cogerme a su hija pero esa es otra historia.  El día que la ensarte del culo por primera vez fue un sábado - tenia mas de un año de que me la andaba cogiendo y esa tarde cuando me llamo me dijo ven ala casa te voy a dar un regalo por tu cumpleaños – nunca me espere que me diera el culo. Pero que bueno que lo hizo – lo malo fue que me hice adicto al sexo anal – no habia día que no la cogiera del culo – y ella lo sabia cuando íbamos a un evento – le miraba el culo como lo meneaba – miraba la cara de estupido de los hombres al ver su culo y ella me provocaba al rozarme con sus caderas y me encendía. -  el día que la cogi del culo alcance la gloria  – al principio tube miedo por el marido o los hijos pero una vez que estuve excitado me valió verga todo y solo queria cogerla – la estuve cogiendo toda la noche me quite de su casa a las 5 de la mañana del otro día. -  Termine deslechado pero contento. Me hizo entrar a su casa y ahí en la recamara del marido  me comenzo a mamar mi verga  mientras sus hijas e hijo dormían en el otro cuarto.  Esa noche la cogi como nunca – sus gemidos salían del cuarto su hija la de 15 años  se dio cuenta que yo me cogia a su madre después lo supe- Esa noche le mame el culo por primera vez – con mis manos le separe las nalgas – olí su culo lo olfatee como un perro – lo lamí de arriba abajo – le di de piquetes con mi lengua – senti su olor a culo – me hizo que la dedeara antes de cogerla – tomo la crema nívea y me puso en la palma de mi mano ten- ponme con tu dedo mételo despacio mételo y sácalo – mételo y sácalo despacio en lo que me acostumbro.  le metía mi dedo en su culo y se lo sacaba así estuve después le pase mi lengua hurgaba con mi lengua en su ano – hasta que ella misma se acomodo en la cama   en cuatro patas con el culo parado. Verla con el culo listo para que mi verga la ensartara me puso como un loco – recuerdo que solo queria ensártala meter mi verga mi instinto de macho buscaba penetrar – y lo ice comenze a penetrarla – primero despacio – pero poco a poco comenze a empujar mas fuerte y mas hasta que me gano la calentura por ensartarla toda y una vez que logre que la cabeza de mi verga entrara me deje ir hasta asta el fondo – solo escuche un ay- despacio no seas bruto – me lastimas – despacio –  No te muevas – así quédate quieto – me quede quieto pero enterrado hasta el fondo de sus intestinos y no me movi hasta que ella comenzo a recular  a mover sus nalgas al encuentro de mi verga – le di una cogida que hasta la fecha no olvido la estuve limando del culo  con furia – su culo me apretaba la verga – me la apretujaba era una sensación distinta de coger por la vagina- le saque mi verga solo para volverla a ensartar con mas fuerza y mire como su culo se abría como su hoyo se habia ensanchado – solo su respiración de ella y la mía se escuchaba sus gritos sus gemidos me volvían loco si en ese momento  el marido hubiera entrado y nos hubiera visto lo hubiera golpeado sin duda  - comenze a sudar senti el cosquilleo de mis huevos quise aguantar hasta lo mas que pudiera el placer pero me gano la calentura la tome de la cintura con mis manos y la ensarte con ganas hasta que me vine y explote la bañe con mi leche en sus intestinos.  - toda la noche la estuve cojiendo del culo en todas la posiciones – no pare no tome agua – solo queria estar dentro de ella – juventud divino tesoro – a la semana que nos vimos se me acerco y me dice eres un cabron un hijo de mala madre – toda la semana anduve con el culo adolorido sin poder sentarme – y con ganas de estar cagando -  --- esa fue mi primera mujer mi maestra – mi diosa – después hubo mas mujeres unas mas importantes que otras pero ella  marco mi inicio en el mundo del sexo.  

Como fototografo profesional y ejecutivo he vivido varias experiencias pero una que me dejo huella es la siguiente:    
Habíamos ganado un concurso para ser los creadores de la publicidad de una firma importante que estaba por lanzar al mercado un producto destinado a las colegiadas. O a las chicas de entre 15 a 19 años.La firma buscaba algo que fuera espontáneo no querían una modelo profesional si no mas bien buscaban hacerse publicidad en base a buscar a la chica que representara a la marca. Recorrí varios estados buscando a la chica y haciendo los   casting  pero ninguna de ellas cubría el perfil ni les gustaba a los ejecutivos de la CIA.   Ahí fue cuando conoci a Mónica  y a su hija erica.  Estaba por salir del estudio cuando esta mujer llamada Mónica pidió hablar conmigo La verdad tenia prisa estaba por tomar un avión pero fue tanta su insistencia que le dije a la secretaria que le daba 3 minutos – cuando la vi entrar me gusto – blanca de unos 41 a 45 años después supe su edad 42 años – de 1.68 mts buenos pechos – de cadera ancha – bonitos ojos de facciones finas – buena pierna.  Lo único malo es que era casada pero eso no fue motivo para detenerme y poder llevarla a la cama le di una cita para otro día y ella me invito que si en ves de hablar en la oficina lo hacíamos fuera que me invitaba un café fijamos el día y la hora le di un tarjeta  y le dije llámame.   A la semana recibí su llamada pero no logre verla por que estaba fuera de mexico – cuando regrese le llame – nos pusimos de acuerdo para vernos  al otro día me llamaron y era ella –  pero mi sorpresa fue que no iba sola si no con el marido.-- no dije nada  – ella me comento que pedía una oportunidad para su hija para ser la representante de la marca – les explique a ambos que yo no decia al final que solo era el encargado de seleccionar pero que la decisión final recaía en los ejecutivos de la CIA.  - comenzo a tutearme con familiaridad como queriendo romper el hielo que puse al ver a su marido – para no hacer mas largo todo les diré que nos vimos mas de un mes tanto en la oficina como fuera de ella.  Cuando conocí a su hija Erica supe que habia heredado de la madre las piernas los ojos – el culo – y los pechos tenia la niña 16 años pero estaba convertida en toda una señorita – era  un portento de mujer – y la niña sabia lo que tenia por que sabia mover el culo igual que la madre- cuando caminaban las dos llamando la atención de los hombres.  Acordamos vernos en el estudio y le hice unas fotografías  a la hija -- comenze a mover mis piezas – comenze a sondear el terreno que pisaba – y poco a poco la fui llevando a donde yo queria – le saque fotografías de todos los ángulos –  al final Mónica  hablo conmigo me dijo que posibilidades tenia su hija de ser seleccionada – le dije que tenia las mismas posibilidades que las otras candidatas- Siguió insistiendo le comente que podía ayudarla pero que todo tenia un precio. Me dijo que cual – no le conteste me volvió a preguntar – cual es el precio – Esta vez no me anduve con rodeos – Fui directo – la mire a los ojos – TU  LE CONTESTE - TE QUIERO EN MI CAMA TE QUIERO COGER DE TODAS LAS FORMAS. Estas loco – soy casada eso no es profesional ni ético  de tu parte- -  hizo un escándalo – cuando se calmo le enseñe el premio el pago de lo que podía ganar su hija – ser la representante por un año – viajes – auto nuevo – dinero – fama – televisión – el mundo fashion – el mundo de la gente bonita –  Me Salí la deje pensando –  aquí es donde puedo decirles que el dinero y la fama corrompe hasta a la mujer mas casta – y hasta al marido mas honrado. Y se pierden los valores con tal de conseguir lo que se busca.  A los dos días recibí una llamada de un tal Alfonso López  hasta ese día supe el nombre del marido de Mónica   pidió hablar conmigo le di cita para un viernes.n      Me dije si viene de mamón le parto la madre y lo saco a la verga. Estábamos solos solo el y yo en la oficina – como que quiso reclamarme al principio pero lo pare en seco y después pidió hablar conmigo en otro lado. Nos fuimos a un bar – al calor de las copas se dio valor – no hallaba como decirme – lo ayude bueno en que quedamos – comenze de nuevo a explicarle lo que habia de por medio y que en caso que no ganara yo la iba a recomendar  con otra firma pero que erica se haría modelo profesional.  No me anduve con rodeos ni con mamadas le solté la sopa – quiero cogerme a tu mujer y  a tu hija – balbuceo pero mi esposa me dijo que solo ella – mi hija es señorita seria un delito si las coges es menor de edad. Y es virgen.  Me le quede viendo y le dije –  mira Alfonso detrás de mi ay una manada de lobos nadie llega a la fama por su linda cara ni por su lindo culo todas las que entran aca dan las nalgas – es el precio a la fama ningún productor da nada a cambio  y si tu hija cae en manos de  otras firmas la van a coger – ten lo por seguro – y a lo mejor no le dan nada y solo se la cogen.  Ay mucho dinero de por medio ay muchos intereses  y los lobos están ala orden del día.A esos viejos lobos les vale verga si tu hija es señorita o menor de edad si ella esta ahí con ellos es por que esta dispuesta a pagar el precio y por que tu ya firmantes y distes tu autorización en el contrato. Lo demás vale verga. Los puedes demandar pero vas a luchar solo contra un enemigo poderoso.  Tu decides que haces es tu mujer y tu hija.  Al otro día me llamo Mónica que pasara por ella a un centro comercial – me indico que la invitara a desayunar la lleve – desayunamos – después la lleve a su casa – por fin conocí la casa y supe que los tenia en mis manos  – eran de esas familias que presumen de ser de la clase alta pero que no tienen nada. Más que su cuerpo y su belleza física – me invito a pasar no estaba su marido – ni erica,  pegada a la pared de la casa estaban unas fotografías de Mónica de su juventud – era una replica su hija de ella. -  comenzo a decirme no soy una puta – no me vayas  a tomar por  una mujer fácil – pero si me voy a entregar a ti que sea en la casa – no quiero ir  aun hotel.- La deje hablar todo lo que quiso – le pregunte por el marido me dijo salio con mis hijos –en lo que estoy contigo. No espere mas me saque mi verga del pantalón me senté en su sala y la tome de la cabeza en dirección a mi verga.  Se resistió al principio pero después comenzo a mamarme la verga – le saque lo puta que llevaba escondido – le di una cogida fenomenal – la desnude de pies a cabeza – la mire desnuda era una real hembra – cabello castaño – pechos generosos – ojos verdes - su boca una delicia – de cadera ancha – de buen culo pero la delicia mayor eran sus piernas – --mire su sexo mojado – semi depilado – los labios de su sexo hinchados por la excitación del momento- cuando mi lengua recorrió los pliegues de su sexo comenzo gritar – saco la mujer que yo buscaba – tomo mi cabeza con sus manos me la friccionaba contra su pepita – así así cómeme el coño – ah – me matas –eran sus palabras – la acomode para ensartarla pero ella me tomo de las manos y me llevo a una recamara – ven aca hazme lo que quieras soy tuya – era la recamara de la hija – lo supe por que estaba colgada una fotografía que yo le habia tomado – Mónica no espero mas se acostó sobre la cama se abrió de piernas – no la penetre busque darle mas placer con mis dedos comenze a manipular su clítoris – comenze a dedearla – comenzo a gemir a mover su pelvis – le metía los dedos y se los sacaba – me subí encima de ella y con mi verga hacia presión en su sexo sin penetrarla solo la punta – buscaba algo mas de ella –esa mujer me gustaba y la queria seguir cogiendo – la queria hacer mi puta junto con su hija de cierta forma me recordaba a Lucrecia.   ah ya dámelo – ensártame ya cojéeme –  – me coloque para ensartarla – mi boca busco su boca la bese y ella me correspondió –nos fundimos en un beso salvaje – mi lengua sorbió su lengua recorrí toda su boca – le mame sus pechos – comenzo a girar sus caderas buscando mi verga – buscando que la ensartara –  Me levante y tome un preservativo – no lo uses  – te vas a sorprender pero te juro que nunca he engañado a mi marido en todos estos años – pero estoy cansada de serle fiel – creí que se ofendería cuando le comente que buscabas cogerme y que me defendería pero ya vi que no le  importo en lo mas minino ni yo ni su hija solo le importa el dinero  – ya no soy una niña y no me voy a quedar con las ganas de que el menos hoy disfrute y goce el momento – cojéeme así –quiero sentir tu verga al natural – sentir el roce de mi carne con tu carne- has de mi lo que quieras – soy tuya.  -- Sin más preámbulos comenze a ensartarla   – ah – y poco a poco la fui penetrando hasta que la ensarte por completo – comenze a penetrarla Perdonaran la expresión pero ¡puta madre que hembra! La penetraba y penetraba profundo,   fuerte y rápido; Mónica gemía escandalosamente --    Y sólo conseguía enervarme más y darle más   Intensidad. Sus s pechos iban de acá para  - allá  de vez en vez me daba  tiempo de mamar sus  pezones. --- comenzo a gritar a mover su cabeza de un lado a otro -- sus uñas me lastimaban la espalda – pero seguí cogiendola   -- uno de mis dedos busco su culo – busque su ano – en cada metida de verga que le daba buscaba que mi dedo penetrara su culo –  El placer ya era incontrolable, estaba por reventar.     _"¡Agghhh… No puedo másss… Me voy a "correr"     Mónica - Me "vengooo"!"_ la penetre hasta el fondo casi la alce de la cama cuando la embestí  - la desconocí esa no era la Mónica que yo conocía era una mujer en celo – una puta – una mujer salvaje – me animo con sus gritos y con sus gemidos  _"¡Si  si…  Anda, vente – dame tu leche -  deja bien dentro de mi tu semilla".Sentí contraer mis dolidos testículos y tras esto me vine la bañe con mi semen   caliente  inundando las entrañas de Mónica  Mi vista se nublo, el éxtasis que me  proporcionaba aquella señora de blanca y suave   piel. Me enloqueció – me acorde del marido y me valió verga que llegara en ese  momento –  queria que llegara y viera como  poseía sexualmente a su   esposa en su propia casa  y que ella, abría   las piernas a este desconocido para que la Tomara como propia y saciara en ella sus más  bajos instintos. –--Con nuestros cuerpos cansados, extasiados y  transpirando, me tendí sobre ella; nos dimos un largo e intenso beso en la boca mientras aún gemíamos de placer.  Sentía sus  tetas recargadas contra mi pecho - seguí dentro de ella por varios minutos hasta que -- rendido me deje caer a un costado con mi pene ya erecto a medias solamente y que tras el resbalaron algunos hilillos de semen fuera de Mónica. _"¡Mmmmm, que intenso fue cariño, me dejaste   rendida!"_  _" eres increíble Mónica  no comprendo a  tu marido, es --- Simplemente inexplicable"._ o es un pobre pendejo que goza sabiendo que otro coge a su mujer.  - le pregunte por que no lo dejaba y me contesto que no lo podía dejar que tenían una vida juntos – después supe que los dos jugaban el mismo juego se habían casado buscando el interés uno del otro – ella pensaba que su marido tenia dinero y el pensaba lo mismo de ella -  -- la hice mi puta – me valió verga todo – llegue a cogerla estando el marido en la casa  – el marido termino sometiéndose  con tal de obtener dinero y fama    – termine siendo su garrote de planta ella hacia lo que yo le decia – no le tenia respeto – después de esa ocasión cogimos muchas veces a solas y con el marido en  casa.  -- cuando le toco el turno a la hija – fue la misma Mónica quien la preparo – y me la llevo al estudio – cuando la secretaria me aviso que me buscaban las hice pasar – me quede mirándolas – erica llevaba un vestido blanco pegado – iba exageradamente Maquillada – pero con ese vestido sus formas de niña mujer se notaban claramente.   -  Mónica hablo conmigo – habia en su mirada cierto recelo – dos días antes la habia abierto del culo – era la primera vez que la cogia del culo y no fui muy delicado la penetre con fuerza y sin delicadeza lastimándola- pero al final gozo de la ensartada.  Se me acerco al oído – NO LA vayas a llevar a un hotel ni la DESQUINTES AQUÍ – En la casa esta todo listo – me tomo la verga x encima de mi pantalón con fuerza – ten medio las llaves de su casa- la tome de la cintura – a donde vas le dije – vamos los tres a dar una vuelta – salimos de la oficina y caminamos rumbo a mi automóvil- las lleve a un lugar con clase desperté en su hija el morbo del mundo fashion – el de la hipocresía de la gente bonita – al lugar que las lleve es un lugar que usamos como trampolín – antes de cogernos a las modelos – o edecanes – ya que dentro del mismo bar –restauran hay hotel - --pedí una mesa  – ellas fueron al baño – las mire caminar rumbo al baño meneando el culo – con ese par de piernas maravillosas que ambas tenían. -- saque a bailar a erica – comenze a bailar con ella – me miraba con sus ojos como asustada – la tome de su cintura la pegue contra mi verga queria que sintiera la verga se la comenze a tallar – estas nerviosa le pregunte – relájate no te voy a comer – no muerdo – solo se rió –  Le dije platícame un poco de ti – la sentia tensa queria que se relajara – poco a poco logre que se soltara – regresamos a la mesa – les di unos tragos a cada una al principio no querían pero después se los tomaron -  para la tercera vez que Salí con erica a bailar tire la carne al asador – busque su cuello – los lóbulos de sus oídos comenze a besarla lentamente de su cuello – hasta que llegue a sus labios – nos comenzamos a besar – la senti temblar en mis brazos – la niña se estaba calentando – comenzo a besarme con mas fuerza – le sorbía sus labios – mientras mis manos acariciaban sus nalgas – me separe de ella unos segundos – tienes miedo le pregunte – si me contesto ella – de que le dije yo – de ti me contesto se que andas con mi mama los he visto y los he escuchado en la casa – su pregunta me tomo desprevenido – ¿te estas cogiendo a mi mama verdad?- pensé en decirle que no pero que madres me importaba si lo que yo buscaba era cogerlas si no lo hacia yo y ellas seguían con su afán de ser modelo otro la iba o se las iban a coger.  - si le conteste y así como me estoy cogiendo a tu mama así te quiero coger a ti. -- y tu sabes que ese es el precio si no, no hubieras venido. -- ya no me dijo nada – me echo los brazos al cuello y comenzo a besarme – la bese con lascivia – con deceo – acaricie sus pechos por encima de su vestido – descaradamente le acariciaba las nalgas – - sin darnos cuenta nos terminamos la botella de vino – Mónica pidió otra botella – las mire madre e hija eran un digno bocado - cualquier hombre hubiera matado con tal de cogerlas y el alcohol comenzo hacer efecto – Mónica me saco a bailar – mire a erica que seguia los movimientos de su madre – era una familia perversa – el marido era el clásico mantenido – Mónica la madre que buscaba en la hija la fama que ella no logro – y erica  estaba dispuesta a complacer a su madre y a su padre con tal de ganar dinero y ser famosa .  Salimos del lugar yo queria quedarme en el hotel pero Mónica no quiso – cuando salimos tome a erica de la cintura – el vino habia hecho efecto en las dos – quise manejar pero Mónica me dijo que ella manejaba – le di las llaves de mi auto -  me fui con erica en la parte de atrás – comenze a besarla nuevamente – le bese el cuello – le baje el vestido y le mame los pechos – estaban duros – macizos – la niña comenzo a excitarse el vino y mis caricias la doblegaron – le mordí los pechos se las mame con fuerza – ella solo decia ah ah – acaricie sus piernas – mis Manos comenzaron a desfilar hacia su gruta – hacia el centro de su sexo – estaba empapada la niña – su calzón era un rió de jugos cuando uno de mis dedos toco su intimidad – comenzo a gemir – me excite como un animal – pero el vino me estaba provocando sueño – la deje recargada sobre el asiento del auto – me encime sobre el asiento delantero – abrí la guantera y saque un sobre  de coca y me di un pericazo – me desperté al instante – pero la coca ingerida me puso como animal en celo – sentia mi verga reventar – me regrese con erica – comenze a mamar los pechos de nuevo – le chupetee los senos – le deje el cuello lleno de chupetones – le tomaba su pezón y lo mordía – lo succionaba con furia  -   por fin llegamos  a la casa – Mónica abrió – al entrar estaba el marido en la sala  – yo llevaba a la hija desnuda de los pechos – con el vestido enrollado hasta la cintura y yo detrás de ella mordiéndole el cuello y con mis manos acariciando sus tetas.   - si la hubiera hecho de pedo creo que lo hubiera madreado – la droga y el alcohol me habían puesto muy loco – además estaba excitado hasta la verga – le dijo a Mónica dame dinero para un taxi voy a dar una vuelta – Mónica le dijo que no tenia dinero que yo habia pagado todo –  Bueno estaré afuera – no se tarden – solo me reí – el  hijo de puta queria que no me tardara con su mujer y con su hija pero si yo lo que buscaba era ahogarme de sexo – tome una grapa mas – y me la avente – queria que el hijo de puta escuchara el grito de su hija cuando la ensartara y le rompiera el virgo. El se salio al patio y nosotros nos sentamos en la sala – me senté a erica en mis piernas –ya no me muerdas mis pechos me duelen – me dijo – acerque mi boca y le pase mi lengua por sus pezones – mis dedos buscaron su sexo – en ese momento estaba como loco como un animal – la levante y la senté sobre el sillón le abrí las piernas coloque mi cara en medio de ellas y comenze a pasar mi lengua por el centro de su sexo – por encima de su calzón era tanta mi excitación que le rompí el calzón con mis manos – que me lastime la mano por la fuerza con que lo estire – cuando tuve su queso ante mi vista – comenze a pasarle mi lengua – la comenze a mamar de arriba abajo desde el nacimiento de su culo hasta donde terminaba su rajada. n      sus gritos y sus gemidos comenzaron a ser mas fuertes – la niña comenzo a mover su caderas buscando mi lengua – la levanta del sillón la cargue en mis brazos la coloque encima de mi cara con las piernas abiertas y mi cara en medio de ellas.    Le di una mamada de  queso como loco – Mónica – salio de la recamara cuando yo la estaba mamando – esta lista la cama nos dijo váyanse al cuarto – llévala al cuarto Alex –me la lleve cargando hasta la cama – la deje caer de nalgas sobre el colchón me comenze a desnudar – le saque el vestido – el calzón –  la deje desnudita – mire sus pechos subir y bajar por el deceo – su mirada de erica vidriosa – como perdida – su sexo mojado – su vientre plano – me subí encima de ella la bese nos comenzamos a besar mi verga buscaba penetrar – mi instinto de macho Salio a flote – en ese momento me olvide si la niña lo disfrutaba me valió verga solo queria mi placer –  -- le comenze a tallar mi verga de arriba abajo – presionando – los labios de su sexo – la cabeza de mi verga comenzo a presionar – la escuche gemir – ah despacio me duele - - - le mame los pechos – hice dos intentos por ensartarla pero en el primero cerro las piernas en el momento en que la ensartaba  -- la segunda vez  su himen resistió mi embestida – solo escuche ay  – me abres –  -- la comenze a dedear – despacio y después con mas fuerza – le talle su clítoris  – le abrí al máximo sus piernas – se las separe con mis piernas – me subí sobre ella estilo misionero pero esta vez le deje caer todo mi peso – mis 70 kilos para que no se moviera cuando la ensartara - --cuando comenze a ensartarla – se comenzo a mover – buscando zafarse – senti claramente como mi verga se abría camino en su vagina como sus pliegues íntimos comenzaban a ceder ante el avance de mi verga – vi una sombra reflejarse sobre la ventana – era Arturo su padre – queriendo ver por la ventana – eso me enervo – me dio mas morbo – comenze a presionar mas y mas – ella me apretaba con sus manos y de un solo empujón la desvirgue – fui un bruto lo reconozco esa niña no merecía ser desvirgada de es forma pero en ese momento mi mente solo buscaba placer –  -- la ensarte hasta el fondo – grito como si la estuvieran matando – ah ah – me duele me duele ay -- ya salte ya me estas lastimando – por favor salte – No me movi – me mantuve quieto – pero firme dentro de su vagina – después la comenze a bombear – lentamente – mas y mas hasta que la sacudía de la cama La cogi como loco – su vagina me apretaba la verga me la estrujaba era una delicia la niña – la estuve limando – le metí un dedo en el culo – la puse encima de mi y la hice que se ensartara ella sola – después del dolor vino el placer  a medias por que le dolía – Su cara de dolor y placer que ponía cada vez que la ensartaba me lo comprobaba – no podía venirme – queria bañarla con mi leche – pero mi semen no salía – la droga me  habia puesto muy loco – comenze a ensartarla con fuerza – a mamar sus pechos – la coloque boca abajo sobre la cama y desde atrás la ensarte – buscando placer – mi verga comenzo a reaccionar mi mente encontró el placer y senti  ese cosquilleo en los huevos – La coloque sobre el filo de la cama con el culo en pompa y sus pies sobre el piso – Verla en esa posición me causo una catarsis de placer – la ensarte hasta el fondo – ella solo grito ay  ay ay. La comenze a ensartar la tome de la cintura y me hundía hasta el fondo- hasta que no aguante mas y me vine – me olvide de todo sentia que se me iba la vida en esa venida – ella se dejo caer sobre la cama de bruces y yo  detrás de ella encima de sus nalgas.   De esa forma la desquinte – esa noche me puse muy loco muy drogo – me cogi a  las dos a la madre y a la hija – esa noche fue de sexo total – un desenfreno – cuando por fin terminamos eran cerca de las 6.30 de la mañana   la verga me ardía  los huevos me dolían del esfuerzo – me sentia cansado agotado – exhausto – pero contento -  Esa experiencia es de las que no he olvidado  tenia  28 años – anduve con ellas casi un año – me hice adicto a cogerlas – y ellas se hicieron adictas al sexo conmigo – erica no fue la representante de la marca pero entro al mundo de la moda al mundo de la gente bonita – después de mi anduvo con el hijo de un productor – después supe que se caso con un ejecutivo de una marca un hombre mayor que ella de 50 años. Pero con dineroPero conmigo aprendió el arte del sexo -   -- se hizo una puta profesional en el mundo de la moda.Cuando le rompí el culo fue una experiencia única pero esa será otra historia.  Elpantera1985@hotmail.com 


Mi Dulce Primita

Comentarios (2)

Hola, ¡Que tal!, sean bienvenidos y disfruten de este relato que les presento, acepto sugerencias, comentarios y observaciones para mejorar mis líneas.
Hace tiempo conocí más ampliamente a mi primita que es 4 años menor que yo (tengo 25 años) y para ser sincero siempre he sido muy caliente y fetichista de pies...
Bueno el caso es que mi prima es una chiquilla de buen cuerpo, con un trasero redondito, pechos pequeños y firmes, sus piernas van de acuerdo con esas nalgas, sus tobillos tienen una forma muy sexy, sus pies siempre están limpios y sus uñas pintadas. Es una chica muy linda.
Resulta que desde hacía tiempo nos veíamos y platicábamos de cualquier tontería pero, las pláticas fueron tomando un tinte más cachondo (cosa que me agradaba, porque siempre le he tenido ganas), así que en un verano que pasamos juntos..sucedió lo ampliamente esperado.
Fue en una tarde soleada, mis padres se fueron con mi tía a plaza Satélite, así que nos dejaron solos.
Ella se encontraba en la compu revisando su correo, por lo que decidí darle tiempo para eso, y me fui a dar un buen baño...cuando me encontraba casi para entrar a la regadera escuché la puerta abrirse...!Era ella, semi desnuda!, estaba con un top blanco casi transparente y una pantaleta pequeña muy ajustada, las uñas de sus pies estaban pintadas de color rojo.
Con una risa pícara me preguntó:
--¿Te molesta si me ducho contigo?
--Pues no--Le respondí asombrado. era tanta mi sorpresa que mi pene seguía flácido.
--Bueno, ¿Porque no me quitas la ropa?--dijo
--¿Eh?--
--Pues si, acaso no te gusto--dijo al momento que ponía su mano en mi pene y comenzaba a masajearlo.
--Claro que me gustas, pero me tomaste por sorpresa--contesté, sintiendo ya el calor de su boca que ahora ya comenzaba a chupar mis pezones, mi pija crecía con cada movimiento.
Su lengua bajaba lentamente hacía mi abdomen, hizo circulos en mi ombligo y sin más preambulo atrapo mi pene con su boca, lamiendola desde la cabeza hasta mis huevos, suave y caliente...de pronto la tomó toda con su boca hasta tocar con su garganta...
--Sigue, sigue--le decía mientras le apretaba los pezones oscuros.
Mientras acontecía esa mamada de campeonato (una de las mejores que he tenido) ella se desnudaba, bueno, terminaba de quitarse lo que sobraba.
Ella golosa chupaba desde la base hasta la cabeza de mi pene, y lo metía una y otra vez, cada metida era más fuerte que la anterior.
--- ¡Que rica chupada sigue chiquita!!---
--- mmmmhhh, espero que te vengas, mmmmhhhh- y nuevamente chupaba y chupaba.
---¡Me vengo!!!!---y estallé en su boca.
Ni tarda ni perezosa siguió chupando hasta que no quedó más semen en mi pene.
---A ver papito, antes de que se te vayan las ganas----y acabando de decir eso se acomodó de nalgas a mi y de un golpe ella sola introdujo mi pene (algo cansado y sensible) en su vagina.
---Ahhhh, así te quería tener papito, muévete!---
Desde esa posición veía su estrellado ano que se fruncía cada vez que lo tocaba con mi dedo húmedo, así que sin más se la saqué para poder lamer su ano.
---¡¿Qué haces?!, se siente tan rico---decía inclinada.
---Espera, ya lo sabrás---Le dije
Cuando por fin su ano estaba dilatadito y ensalivado, coloqué la cabeza de mi pene en ese agujerito y cuando ella lo sintió poco a poco se fue moviendo para que entrara en su intestino final.
---¡wow!, se siente tan rico, tan diferente...mmmmhhhhh---
---Así es chiquita, muévete, muévete---
Sus nalguitas chocaban con mis huevos, con cada entrada y salida, Era fascinante ver como mi pene se perdía en esas nalgas gueritas.
---Me vengo!, me Vengo!---comenzó a gritar mientras me agarraba por los huevos para que entrara cada vez más rápido.
---Pues te alcanzaré...Agghhhh!!!---y terminamos los dos juntos.
---UF!, me imaginaba coger contigo primito, pero no sabía como iba a ser---
---Vaya, que eres cachonda!---
---Pero todavía no acaba esto, ahora quiero que me beses y lamas los pies---me dijo mientras se sentaba en el wc.
---No creas que no te he visto cuando observas mis pies y tu verga queda paradota---continuó, yo me sentía en los cielos, por fin iba a tener esos pies.
---Pues siéntate---le ordené mientras me colocaba sentado en el piso frente a ella...
Tomé entonces uno de sus pies, rosaditos, bien cuidados, suaves, tersos y lo lamí desde el talón hasta los deditos por la planta, después subí por su empeine, y regresé a sus dedos, una a una sus uñas fueron lamidas, sus deditos chupados...cambié de pie y ella colocó su otro pie en mi pene y comenzó a masajearlo. Su otro pie disfrutó de mi lengua y mi boca que no sentía cansancio de estar besando esos hermosos pies. Mis huevos ya avisaban que otra venida iba en camino.
---Me voy a venir en tus pies chiquita---le dije
---SI, SI hazlo papito, déjame sentirlos en mis pies---Gemía y gemía ya que había estado frotando su clítoris ya rojo por tanta fricción.
---Ahora, ahora, así junta los pies!!!!, aaahhhhh----y me vine en una tremenda eyaculación, deliciosa, de esas que se piensan y que pasa el tiempo sin poderlas experimentar.
---UF!, estoy exhausto chiquita---le dije
---Yo también papito, pero esos mecos no se pueden quedar ahí---y se llevó a la boca sus pies que lamió con urgencia comiéndose mi lechita.
Después nos abrazamos y besamos tranquilamente, nos duchamos rápidamente porque el tiempo era nuestro enemigo.
Como a la media hora de que todo pasó, llegaron mis padres, no sospecharon nada porque ella se quedó viendo la televisión y yo desaparecí argumentando que iba a visitar a mi entonces novia.
En el camino me encontré con una nota que estaba en mi bolsillo trasero que decía:
"Espero que guardes energías para cuando regreses papito"
Pero ya les contaré esa nueva aventura en otra ocasión.


Nadales

Papa Hazme sentir la Mujer que soy

Comentarios (8)

Hace seis años que me separé de mi exesposa y desde entonces he almorzado con mi hijastra unas cuatro veces y nos hemos visto en actividades diversas otras tantas. Mientras estuve casado con su madre, mi hijastra y yo tuvimos por más de dos años relaciones sexuales. Ahora, nos hemos encontrado de nuevo, en esta ocasión estaba acompañada por su amiga de toda la vida y luego de hablarme sobre su hijito, al preguntarle por su esposo me dijo en tono molesta: está tomando tragos con sus amigotes. Yo tratando de moderar le dije: “de vez en cuando hay que votar el golpe”, a lo que ella me dijo: “Si, yo también voy a votar el golpe, voy a buscar alguien que me recoja…” 

Cambiamos el tema, pero su tono de voz y su mirada y movimiento me dejó la impresión de que me estaba diciendo algo diferente, pero no entendía su meta mensaje.
 Decidí escribirle y le dije que me había quedado preocupado por su expresión.  Ella me contestó que estaba harta de que su esposo saliera siempre solo y que necesitaba alguien que la hiciera sentir la mujer que era. Con mucho miedo a su reacción, le escribí una respuesta provocativa y me quedé ansioso frente al computador esperando su respuesta. Cuando estábamos juntos, usábamos una clave para provocarnos y era darnos una palmadita o acariciarnos las nalgas.  Con un leve toque, imperceptible para todos los demás, ya sabíamos que el otro quería lo suyo.  Así es que en el email le escribí, “Bueno, si esa es la situación…, quiero que sepas que acabo de darte una palmada en tu trasero”. Su respuesta tardó más de lo que esperaba, pero valió la pena.  Su mensaje decía “Sabía que podía contar contigo.  Cuándo nos vemos?  No tardes.” 

Trabajo de forma independiente como agente de Seguros, lo que me da mucha flexibilidad en el manejo del tiempo.  Busqué mi agenda y miré que al día siguiente sólo tenía una presentación en la mañana, así es que le escribí un nuevo email, en el que le invitaba muy cordialmente a que almorzáramos juntos.  Este email era muy cariñoso, pero como todo un padrastro respetable.  Ella me contestó igual, me acusaba de haberla olvidado y me decía que estaría gustosa de almorzar conmigo y me decía que llevaría fotos de la familia para que las viera y que cuando la regresara a su casa, vería lo grande que estaba su hijo.
 Pasé a recogerla y nos fuimos a almorzar, mientras estábamos en almorzando, no dejaba de acariciarme las piernas con su pie descalzo, metía sus dedos por mi pantalón y me jalaba los bellos con sus dedos.  Sentía que su roce me excitaba cada vez más.  Ella me miraba disfrutando la situación. 

Luego que almorzamos, sacó de su cartera algunas fotos y me dijo, te tengo una sorpresa  comenzó a pasarme fotos del niño.  Yo las veía y comentaba cada una de ellas, pero de pronto comenzó a pasarme fotos suyas, desnudas, se veían totalmente amateur, pero ella estaba espectacular.
Cuando me pasó la primera, miré para todos lados, pues creí que todos los presentes en el restaurante estaban mirando cómo veía a mi hijastra desnuda, pero logré clamarme y seguir disfrutando la foto.  No pude hacer ningún comentario como lo había hecho con las fotos anteriores.  Ella se dio cuenta y me dijo:  “Veamos si con esta haces algún comentario” al tiempo que me pasaba una foto de ella desnuda, mojándose en un caño bajo la lluvia y agachada mostrando su concha y su culito a toda luz. Esa misma pose la tomó ella la primera vez que nos bañamos en el aguacero un día que regresé temprano a la casa y la sorprendí en lo que yo entendía era masturbándose, ella siempre lo negó, pero lo cierto es que ese fue el primer día en la que me cogí ese coño excitadísimo. Luego me pasó otra foto, era un primer plano a su Toto, la foto parecía profesional, sus jugos se veían brillantes y el color de sus labios vaginales eran idénticos, tal cual los recordaba.  Estaba seguro de que era ella, pues se veían los tres lunares que tiene aun lado de su cadera izquierda. Le dije cuanto me hubiese gustado ser yo el fotógrafo, me dijo que había sido su marido, pero me dijo qué me darías a cambio de dejarte ser mi fotógrafo íntimo.  Le dije, te daría todo lo que desees que te de.  Sacó entonces de su bolso una diminuta cámara y me dijo, esta pequeña es una magnífica cámara, verás cómo disfrutarás tu sesión de fotos.

De inmediato pedí la cuenta y nos fuimos del restaurante, salí directo a un Motel que quedaba cerca.  En el camino, ella comenzó a acariciarme, primero el brazo derecho, y luego mi miembro por encima del pantalón.  Ya cuando estábamos llegando al Motel, ella lo había sacado y lo acariciaba, cuando entré el vehículo a la zona del Motel, ya ella tenía un rato chupándome la polla magistralmente.  Cuando frené dentro de la cabaña, ella se sorprendió, pues creía que aún faltaba mucho para llegar. Le agarré su cara con las dos manos y la besé en un largo beso de complicidad sexual. Salí del carro, cerré la puerta de la cabaña y di la vuelta para abrirle la puerta a mi princesa, ella me tomó la mano y bajó cual diva de Hollywood. Cuando se incorporó, la abracé y besé enérgicamente.  La cargué y la entré en brazos a la habitación de la cabaña.  La deposité suavemente en la cama y acondicioné la iluminación, la música y el acondicionador de aire, y entré al baño para orinar. Cuando salí mi princesa se había quitado la bluza y la falda que llevaba puesto y me esperaba en una pose de modelo.  Me señaló la cámara y me indicó el ángulo desde el que quería que la fotografiara.  Desde que tomé la primera foto, ella comenzó a moverse y a posar mostrándome todo cuanto tenía.  No se cuantas fotos tomé, pero lo cierto es que con cada una me excitaba más y más. Nunca me había excitado más con imágenes fotográficas, solo que esta vez eran más que imágenes.  Ella comenzó a quitarse el braziere, pero con cada intento me mostraba suslindos senos y volvía a taparlos, hasta que por fin me los dejó caer en mi cabeza. Comenzó el show con el panties y eso fue espectacular.  Su baile, su cuerpo, la elasticidad de su ropa interior, todo armonizaba con la música ambiental que había puesto en la habitación. Me hizo señas de que fijara el objetivo de la cámara en tu Toto, lo que vi en la pantalla de la cámara me hizo dejar la cámara a un lado y comenzar a comérmelo, ella gemía del gustazo que cogía con mi lengua y mi boca comiéndole cada rinconcito de su concha. Su clítoris parecía que iba a explotar, pues estaba como nunca antes lo había visto de grande. Luego subí y le mamé cada una de sus tetas.  Aunque había amamantado un año a su hijo, seguían fuertes como antes, aunque creo que un poco más grandes. Luego la besé y le acaricié todo su cuello y la nuca.  Ella bajó cu cara y comenzó a chupármelo de nuevo.  Se lo metía todo en la boca y lo chupaba con su lengua como un torbellino, que me hacía brincar de excitación. Fue entonces que me pidió que la jodiera por el culo, que su esposo se lo había estado pidiendo, pero que ella quería que yo fuera que se lo estrenara. Sacó de su bolso un tarro de manteca Cisco y me untó todo mi miembro de esa manteca, su mano me acariciaba y excitaba con cada roce.  Luego, se acostó y untó todo su culito con la manteca, incluso, creo que con su dedo se entró un poco de manteca en el interior del culito. Luego se puso en cuatro sobre la cama y abrió sus piernas mostrándome su estrellita, con la manteca untada comenzó a apretarlo y a relajarlo, como si me estuviera llamando.  Mi pinga estaba al borde de correrse de tanta excitación.  Le acerqué la punta y empujé un poco, pero ella me dijo:  “Papi, recuerda que soy virgen por el culito, trátame suave”. Comencé a acariciarle con mis dedos pulgar e índice todo alrededor de su ano y ella comenzó a excitarse, luego en cada vuelta comencé a meterle un poquito del dedo y sentía cómo su culito reaccionaba, al principio, apretándose, luego, poco a poco, comenzó a relajarse, con lo que mis dedos a cada paso, se entraban más y más. 

Era el momento de avanzar así es que le introduje un dedo, poco a poco, dejándolo que su culito votara la tensión y se aflojara.  Los movimientos eran lentos y pequeños, los movía adentro y afuera, arriba y abajo, en círculos.  Poco a poco, pude ir metiéndole una y otra falange y cuando tenía dos falanges adentro, comencé a sacarlo y a entrárselo de nuevo, pero más rapidito, en uno de esas entradas y salidas, ella me dijo que le metiera otro dedo, que así se acostumbraría para cuando le metiera mi guevo.
 No sabía cómo le metería el segundo dedo, pero sin darme cuenta, había sacado un poco el que estaba a dentro y había presentado el segundo ante su culito, que estaba tan excitado y flojito que dejó que entrara con mucha facilidad, esperé un momento y comencé a bombear metiéndolos y sacándolos, hasta que le dije, “basta de juegos, vamos a lo que vinimos”. Le saqué los dedos poco a poco y me paré detrás de sus nalgas, le dí unas palmadas en las piernas para que las abriera más, para que me quedara su culo más bajito, le abrí con mis manos sus nalgas y le presenté mi guevo en su culito.  No tuve que empujarlo, su culito parecía succionarlo, desde que entró, ella comenzó a pedirme lo que quería que yo hiciera, me decía, así mismo coño, rómpeme el culo, dame ñema cabrón, sí, así, dame más.  Sus palabras me excitaban y aceleraban mis movimientos, ella me provocaba y con eso me excitaba. Ella se acostó en la cama, dejando sus piernas caer hacia afuera, yo me recosté un poco en su espalda mientras le singaba como un perrito, ella en momentos hacía un gemido de dolor, pero muchos de placer borraban el aparente dolor. Sentía cómo su culito me apretaba y me hacía más placentera la penetración.  En un momento paré y oí cómo me gritaba, no te pares ahora singón, muévelo coño, métemelo todo, no te pares papi, no te pares, sigue, sigue, sigue… Se vino con gritos y suspiros y agarrándome con su mano mis nalgas me apretaba como queriendo meterse más de mi miembro en su culito, aproveché y tomé la cámara y le tomé varias fotos a mi guevo en su culito, luego me incorporé y le volví a dar otra tanda de bombeo, parando justo en el momento en que sentía que iba a explotar. Ella me dijo, “espera, que te tengo algo especial para ti” Se lo saqué al paso y ella se incorporó, me dijo que me acostara y así lo hice, boca arriba, ella se me encaramó arriba, se introdujo mi pene nuevamente en su culito y comenzó a singarme ahora ella a mí. Se movía verticalmente y en zigzag, con golpes de cadera, hacía círculos con su culito, mientras subía y bajaba, cuando vió que me estaba volviendo loco de placer, me preguntó:  ¿Te gusta?  ¿Quieres que te la saque? Sentí como apretó su culito, mientras aceleraba sus movimientos y con expresiones vulgares comenzó a hacer sus movimientos finales hasta que me corrí en su interior.  Siguió moviéndose luego de mi corrida, como para estar segura de que acababa totalmente. Se acostó a mi lado y estuvimos así por un rato. Luego comenzó a acariciarme mi miembro y cuando lo levantó, me dijo: “ahora lo voy a limpiar, pues quiero que me satisfagas por delante, hace mucho que no me singas como antes.” Ella se vino dos veces más, una en mi boca y yo una en su Toto.  No hemos vuelto a juntarnos, pero tengo la memoria de su cámara con las fotos que le tomé como recuerdo de esa última salida nuestra.

Autor (
Kim Ram )

Mi Cunis

Comentarios (0)

Hace algun tiempo vivi en casa de mi hermano y con su esposa que por cierto se habia puesto muy bien con el embarazo , y a mi me encantaba mirar como se le marcaba la ropa interior por debajo de su pantalon, pues  bien luego de un tiempo  hubo algo que nos hizo  dejar de hablarnos y eso aumento mi deceo por ella  y cuandio mi hermano no se encontraba en casa siempre estaba ideando como hacer para hacer que ella se interesara en algo no permitido. 

Yo siempre estaba ideando la manera de masturbarme pues era mucho el deseo que sentia por ella.  Recuerdo cuando sacaba elfrasco de mayonesa del refrigerador para meter mi miembro el cual siempre estaba a punto de reventar. En ese tiempo no existio frasco de crema de mani, o mermelada que no ,me la pagara, recuerdo que le llevaba unos panes de hojaldre con sabor de piña y que eran en forma de  flautas . Siempre  existia la manera de hacerle un hoyo en alguna de las puntas por donde pudiera entrar mi leche despues de masturbarme, y cuando ella se sentaba a tomar su cafe no se imaginan el placer que yo sentia.

Asi estubimos por algunos dias hasta que me atrevi a más y recuerdo que un dia ella se encontraba  fregando los trastes en el sink de la cocina la cual quedaba a un costado de la estufa y a mi me exitaba sobremanera saber que ellla estaba cerca y como yo casi siempre andaba de short  tenia la manera  de acceder siempre facil hacia mi miembro el cual me sacaba a escasos  setenta centimetros de ella  que se encontraba de espakdas a mi y mirando hacia la television que se encontraba a su derecha y lo que realmente hacia era mirar sobre su hombro  y hay descubri que le gustaba mirar y a mi que me encanta que me miren ya se imaginaran con el paso de los dias me volvi cada vez mas atrevido,  procurando  que ella siempre estuviera observando lo que tanto le gusta. Con el paso de los dias volvimos a hablarnos , con decirles que un dia me pidio que le pintara el pelo y teniendo a mi esposa por un lado me atrevi a hacerlo y cuando le acercaba mi miembro ya que ella estaba sentada y yo parado no dejaba de frotarlo con sus hombros que era la parte que mas me quedaba a modo  para hacerlo ya se imaginaran  como estaba con la boca mas seca que el decierto y con la adrenalinaa todo lo que daba.  Hubo,muchas cosas que le gustaron, algun dia  les contare algo más.

Mi Suegra pidiendo Guerra

Comentarios (13)

Hace varios años que estoy caso con Lucia, nuestra vida sexual va viento en popa pero de vez en cuando, cuando algunas veces me masturbo en soledad pienso en otras mujeres y a veces en mi suegra. La relación con esta ultima es normal, pero mi suegra de 55 años auque casada creo que su vida sexual es escasa, lo noto porque en ocasiones me mira el paquete y otras cuando viene a casa y estoy en pijama se queda fija mirando al mismo sitio. 

Un buen día mi mujer me dijo que al día siguiente había quedado con su madre para ir al campo a recoger plantas salvajes para cocinar y pasar un buen día junto a su madre. Así lo hicimos, marchamos a las afueras de la ciudad a una sierra donde había numerosa fruta y plantas de las que nos interesaban, una vez instalados mi mujer preparaba la barbacoa yo me dispuse a adentrarme al bosque a la búsqueda de las dichosas plantas. 

Mi suegra también marcho pero por otro lado. Iba caminando recolectando moras cuando vi que mi suegra no estaba muy lejos me pare para observarla, estaba con su falda larga, agachada con ese gran culo en pompa y sus grandes pechos cargando se podía ver como se movían., esa situación la verdad que me puso la polla muy dura, pero me dije, sigue a lo tuyo. Pasado a el rato me adentre en unos matorrales y me dispuse a hacer un pis cual fue mi sorpresa cuando observe que mi suegra se acercaba, me miraba la polla como si nada y eso me empalmó lo mas grande, me guarde el miembro, pero ella me comento que había unas moras muy inaccesibles y que le ayudara a cogerlas. Nos metimos juntos en el matorral, ella se agacho delante mía y de vez en cuando le rozaba mi bulto contra su culo y ella se hacia la tonta. No podía mas me saque la polla mientras ella estaba de espaldas y se la restregaba, pero ella no hacia nada, se quedo estupefacta, baje mi mano y le levante un poco la falda y comencé a acariciar su culo se volvió y me dijo que si estaba loco, no dije nada le cogi la mano y la puse en mi polla, ella empezó como si se sintiera forzada a acariciarme, le quite los botones de la camisa y quedaros sus dos grandes titas y su barriguita al descubierto.

Empecé a chupar los pezones y ella me abrazo la cabeza, a la vez le baje la bragas con la falda puesta, pude ver ese gran coño peludo, pase mi dedo índice por su rajita y esta chorreando. Ella se agacho empujada por mi y comenzó a chuparme la polla, era alucinante, se metía hasta los huevos en la boca. Posteriormente la puse a cuatro patas dejando su culo orientado hacia mi le lamí el trasero y el chocho gemía como una colegiala: Su coño además de peludo podía verse grande y tenia un clítoris como nunca había visto.

Posteriormente metí mi polla dentro de su coño, ella se dejaba hacer, seguí follando como los animales a la vez que metía mi dedo en su culo. Creo que tuvo un gran orgasmo, pero yo fruto de la excitación no podía correrme, saque mi polla y se la metí por el culo, era algo increíble, estrecho y caliente, mi suegra grito entre placer y dolor, par mi era el placer mas grande jamás recibido, la encule con todas mis fuerzas hasta que me corrí dentro de su culo, dejando allí tirada. Posteriormente volvimos cada uno por nuestro lado como si nada.


La Sustituta

Comentarios (0)

Aquella noche, como casi todas las noches, al entrar en casa oí como mi padre sollozaba, lo hacía desde aquel día hacía ya seis meses, en que mi madre se largó, sin mas.

Mi padre la quería mucho y se hundió en una profunda depresión y no había forma de sacarle de ella.

Yo estaba muy preocupada por la situación, menos mal que el tema económico no era problema ya que mi padre tenía muchos negocios que funcionaban casi solos y los ingresos no faltaban, pero mi preocupación era mi padre en sí, su persona, su salud, yo lo quería con locura, de pequeña siempre había sido mi héroe, mi príncipe azul y no podía soportar verlo en aquel estado.

Hasta que aquella noche tomé la decisión, hacía días que la estaba rumiando y no me atrevía a ponerla en practica, pero no podía soportar mas el verlo sufrir de aquella manera. Había que intentarlo.

Entré al baño me duché sin mojarme el pelo y después de secarme me miré un momento al espejo, la imagen que me devolvió me hizo esbozar una ligera sonrisa, era el vivo retrato de mi madre pero 20 años mas joven, mis 19 años resplandecían en todo su esplendor, 1,68 cms. de estatura, mis senos no eran muy grandes pero si deliciosamente sensuales, me solté la roja melena que me había atado para no mojarme y esta se deslizó con un suave roce sobre mis hombros hasta casi la cintura, mi piel era escandalosamente blanca y muy pecosa, tenía pecas casi por todo el cuerpo, mi cintura era muy estrecha y mis caderas eran anchas y voluptuosas, en las nalgas no tenía pecas, cosa extraña. Unos gruesos y bien torneados muslos servían de marco a un vientre liso, que acababa entre ellos con un gracioso triangulito también de color rojo, no tanto como el cabello pero si bastante intenso y al ser la piel tan blanca resaltaba mucho mas.

Levanté la pierna sobre el borde de la bañera y apartándome un poco el rojizo vello examiné con un espejo de mano mis labios vaginales, estaban totalmente normales, nada inflamados, aquella tarde había tenido sexo con mi novio y aunque había sido un poco fuerte, nada en mi cuerpo ni en mi sexo, delataba la penetración de la que habían sido objeto hacía unas cuatro horas, y la ducha había eliminado cualquier vestigio de los abundantes chorros de semen con que me había obsequiado mi querido Angel ( mi novio ) por algunas partes de mi cuerpo.

Complacida con el examen de mi figura, me puse un breve camisón blanco muy transparente que apenas si cubría el rojo vello de mi pubis, y que solía usar mi madre para poner caliente a papá, bajé a la cocina, me tome un buen vaso de leche tibia para darme ánimos y sigilosamente me dirigí a la habitación de mis padres.

Mi padre de espaldas a la entrada de la habitación ya no sollozaba, cuado abrí la puerta esta chirrió un poco y él se dio la vuelta en la cama medio incorporado yo había encendido la luz del pasillo y solamente debía ver mi melena roja y la transparencia de mi silueta a través del blanco camisón.

.- Isabel ¿has vuelto? (Isabel, es mi madre, yo también me llamo Isabel). Su voz sonaba entre extrañada y sorprendida. Yo me acerqué a la cama rápidamente, y sin decir nada, solamente emitiendo un siseo de silenció, le obligué a tumbarse tal como estaba antes, dándome la espalda, me acosté junto a él y nuestros cuerpos se rozaron, mi padre como siempre dormía con un pijama corto sin nada de cintura para arriba.

Me subí hacia arriba el camisón y mis senos se apretaron contra su espalda mientras nuestros muslos se entrelazaban.

Una descarga eléctrica de 220 v. no me hubiera causado la impresión que me produjo este primer roce.

.- ¿Pero....., pero...¿que quieres de mi? balbució mi padre. Otro psssssssssttttt., salido de mis labios, hizo que no hiciera mas preguntas.

Con un rápido movimiento, baje su pijama , él se ayudó con los pies para liberarse de la prenda y se arrebujó contra mi cuerpo que por aquellos momentos ya estaba muy caliente, frotó su nalgas contra mi pubis y me abrazó los muslos con ambos brazos, apretándolos contra los suyos.

Mi mano buscó su vientre acariciándolo, después a los pocos segundos, noté como su verga ya en erección me rozaba el brazo, sabía como era la verga de mi padre, le había visto desnudo en algunas ocasiones follando con mi madre, ( sin que ellos se dieran cuenta, por supuesto) y la verdad era una maravilla de miembro, recto , grueso hermoso y bien proporcionado, posiblemente debía medirle unos 20 cms , estaba circuncidado y el glande era de un bonito color púrpura, (me había masturbado un montón de veces, escuchando como hacían el amor y deseando ser mi madre en aquellos instantes).

Ya totalmente desinhibida, le agarré con fuerza la polla, y suavemente empecé una dulce masturbación, el liquido preseminal empezaba a brotar de su agujerito y lo use para dar mas fluidez al roce de su pene con mi mano.

.- Ohhhh..... Isabel, Isabel mi amor, has vuelto, ...has vuelto para darme placer. Yo volví a silenciarle y mis labios empezaron a besarle y lamerle cuello, nuca, oídos, cabello, el intentaba darse la vuelta para besarme en los labios, pero yo se lo impedía forzándolo a seguir de espaldas a mi, por el momento no debía romperse el encanto, ya habría tiempo para ello, si me besaba en la boca seguro que se daría cuenta de que no era &quot.. su Isabel &quot...

Mis manos seguían masturbándolo con sensualidad, mis pezones ya totalmente en erección frotaban su espalda causando en él descarga tras descarga.

No pudo aguantar mucho tiempo.... seguro que no había vuelto a eyecular desde el día que nos dejó mi madre, noté como el orgasmo recorría su cuerpo apretado contra mi, y con una mano intenté retener los chorros de leche que se escapaban a borbotones de su verga. Vano intento, salían con tanta fuerza que era imposible retenerlos yendo a parar a la sabana que nos cubría.

.- Ooooohhhhhhggg....Isabel, mi amor, perdóname, hacía tanto tiempo......

.- Pssssssssssssttt. Volví a repetir. Aparté la sábana y la arrojé a los pies de la cama , después me incorporé un poco, me arrodillé con una pierna a cada lado de su cuerpo y mi nalgas cerca de su cara, en la posición del sesenta y nueve, su polla estaba un poco apagada y agachándome, me la introduje en la boca y empecé a mamársela con intensidad.

El al notarlo, quiso corresponderme y abrazándome por la cintura me obligó a sentarme sobre su boca, su lengua empezó a lamerme con desesperación, y yo al notar aquella caricia que tanto me gustaba, dejé escapar involuntariamente un gemido de placer.

El, al escuchar el gemido, paró unos segundos, yo asustada, intensifiqué la mamada poniendo en ello toda mi experiencia, por fin y después de unos interminables segundos siguió comiéndome el coño, con inusitado fervor, si seguía con aquel entusiasmo no tardaría en conseguir que me corriera, y si aquello sucedía...adios...entonces si que notaría que yo no era &quot.. su Isabel &quot.., en vista de lo cual, puse todo mi empeño en retardar mi orgasmo, finalmente al cabo de unos 12 minutos, noté como su cuerpo empezaba a tensarse...., estaba a punto de correrse otra vez, seguí mamando con furia, masturbándolo al mismo tiempo con la saliva que iba escapándose de entre mis labios, esto mi Angel no lo aguantaba ni dos minutos.

Y mi padre no duró mucho mas que él, a los dos minutos del &quot.. tratamiento especial &quot.. mi boca se vio inundada por una oleada de leche tibia y espesa que iba tragando a medida que los borbotones salían incontrolados de su polla.

Después me agarró por la cintura y levantándome casi a peso me tumbó a su lado, buscó mi boca y me besó. Fue un beso largo, intenso, lleno de pasión, las salivas y los jugos de ambos se mezclaron en nuestras bocas....fue maravilloso, en mi interior el fuego seguía ardiendo, la humedad de mi vagina reclamaba algo mas, e intenté montarme sobre él.

El me agarró por los hombros y lo impidió, empezó a acariciarme muy tiernamente, el pelo, las mejillas, me besó suavemente en la frente y siguió acariciándome el pelo a todo lo largo, entreteniéndose en meter sus dedos entre mis bucles, aquello no eran caricias de amante.

.- Lisa ¿porque has hecho esto? Lisa, Lisa, solo él me llamaba así, entonces....estaba descubierta. Ya era inútil fingir mas. Apoye mi cara en su pecho y sollozando le dije:

.- Papá, no podía soportar mas verte sufrir y creí que confundiéndome con mama, haciéndote el amor, saldrías del pozo donde te estabas metiendo.

.- Mi pequeña, mi pequeña Lisa, mi dulce cariñito. ¿y hubieras sido capaz de cometer incesto solo para ver si conseguías levantar mi animo?.

.- Si, y con sumo placer papi y casi lo consigo, bueno levantarte algo si lo conseguí. ¿cuando te diste cuenta de que no era mama?

.- Cuando te sentaste en mi cara, tu sexo tiene un sabor mucho mas delicioso que el de tu madre.

.- ¿Ah, si? ¿ Y aun así continuaste?.

.- Es que con aquella mamada que me estabas haciendo me era imposible pensar o adoptar cualquier actitud.

.- ¿ En serio? ¿gozaste con ella?

.- Puedes estar segura, gocé como nunca lo había hecho.

.- Yo también papi, tu lengua me hizo explotar de placer.

.- Ya me dí cuenta, ya. La explosión me alcanzó de lleno.

.- Lisa, ¿ de verdad hubieras consentido en que te follara?

.- Claro y todavía lo deseo, lo deseo como nada en el mundo, quiero sentir tu carne dentro de mi , quiero que goces como cuando gozabas con mama, quiero sentir como tu semen se derrama en mis entrañas, quiero ser además de tu hija, tu amante, vamos papi hazme tuya, penétrame, amémonos hasta el final. Y mi mano se deslizó hacia su verga que había vuelto a ponerse dura como la piedra.

.- Lisa, Lisa...no se si debemos hacer esto....todavía podemos echarnos atras

.- ¿Tu me deseas, papi?

.- Con toda mi alma, Lisa. Al oir esto me levanté rápidamente y abriendo mi sexo con ambas manos me deje caer sobre la enorme verga, que se hundió hasta el fondo en mis entrañas.

.- Lisa.....mi pequeña...mi amor... oooohhhhhhh. Inicié unos movimientos circulares con mis caderas procurando que mi padre gozara al máximo....y yo también.

.- ¿Puedes quedar embarazada? me preguntó con cara preocupada.

.- No papi, puedes ir tranquilo, puedes darme toda tu lechita.

....Y así lo hizo....

Su depresión se curó rápidamente, cada vez que me deseaba yo estaba junto a él y viceversa.

Nos convertimos en amantes, se lo dije a mi novio y él comprendió la situación, me alentó a que siguiera con mi padre sin dejarle a él, yo le quería mucho y no le dejé... al final nos casamos ... y mi padre continúa follándome cuando me desea...que es muy a menudo y Angel mi marido participa en el juego muchas veces .... pero esto es otra historia.

Pasion por mi Sobrina - 2ª Parte

Comentarios (1)

“Hola, tío”

Era Sandra, que me había encontrado frente al cine al cual pensaba a entrar para pasar la tarde de ese día.

Desde hacía meses mi joven sobrina de veinte hermosos años, se había metido en mis sentidos y grabado a fuego en mi corazón, despertando en mí pensamientos que eran de todo tipo menos de aquellos que se supone un tío tiene por una sobrina. Ella ocupaba cada instante de mi vida con su sonrisa alegre, su mirada sincera, sus gestos espontáneos, su figura juvenil que había desarrollado unas piernas y unos senos que me quitaban el aliento.

Nunca tuve oportunidad de insinuarle nada, pues habría sido una locura, ya que ella me veía como un tío y toda su cordialidad y afecto eran los normales de una muchacha para con una persona de edad como yo.

En el delirio que esta muchacha había despertado en mí, en cada mirada, en cada gesto, en cada sonrisa, en cada palabra suya, yo veía un mensaje de correspondencia a mis deseos, aunque estaba consciente de que todo era fantasía mía. Nunca podría haber nada entre ambos, entre la bella joven de veinte años que era Sandra y yo, su tío de sesenta años. Aunque había sabido de jóvenes que gustaban de los viejos, pero eso eran historias que cuentan los hombres nada más. La vida real es muy diferente, me decía.

Empecé a encerrarme en mis fantasías, que tan feliz me hacían. Y así vivía mis días y mis noches pensando siempre en ella, hasta que su voz vino a interrumpir la soledad de mis pensamientos esa tarde primaveral.

Como si se hubiera hecho presente ante un conjuro de mis anhelos, me la encuentro de pronto con su cabellera color castaño cayendo por los costados de su rostro en fibras lisas y delgadas. Sus ojos claros que parecían irradiar a todos los vientos su alegría de vivir estaban clavados en mí como respuesta a mis deseos nunca confesados. Y su bello rostro tantas veces repetido en mis sueños, pálido y de mejillas arreboladas, estaba frente a mí, más cerca de lo que nunca lo tuve antes.

Si los deseos de tanto desearlos se cumplen, yo estaba viviendo la respuesta a mis anhelos nunca confesados y que me tenían poseído por los encantos de esta hermosa joven que no sabía lo que había hecho con mi corazón.

“Hola, m´hijita, ¿cómo estás?”
“Bien, tío, de vacaciones de la Universidad. Yo también pensaba entrar al cine”
“¿Cuál película querías ver?”

Noté una ligera turbación en ella y recién entonces me percaté de que estábamos frente a un cine que anunciaba películas eróticas. Intentando superar el bochorno, le menciono una película de moda que exhibían cerca y le pregunto si quiere verla, a lo que ella accede con un gesto alegre.

Mientras nos adentramos en la oscuridad de la sala de cine pienso en que esta invitación es un error, pues la tentación es demasiado grande para mí estando los dos sentados uno al lado del otro, sintiendo su cuerpo tan cerca de mí en la soledad del cine y me será difícil evitar el abrazarla o besarla. Pero ya estamos en esto y debo ser fuerte y evitar a cualquier precio traicionar mis deseos. Y si logro superar la tentación de abrazarla y besarla, me quedará la feliz sensación de que los dos pasamos juntos un par de horas a solas, en una sala oscura, mientras yo tenía todos mis pensamientos puestos en ella, imaginando esos abrazos y esos besos. Será un recuerdo que saborearé con deleite en el futuro.

La proyección ya había empezado y nos situamos en la penúltima fila. Le ofrecí los bombones que había comprado a la entrada y me situé a su lado, dispuesto a gozar de su cercanía mientras ella se entretenía con la película.

Pasan las imágenes frente a mí y los minutos eternos sintiendo la presencia de ella junto a mí, respirando tranquilamente. Le hago comentarios insulsos que ella responde con monosílabos, una mirada y una sonrisa, para volver la vista a la pantalla mientras yo me quedo viéndola por breves segundos más para grabar en mi mente el contorno de su rostro o las fugaces miradas que me da cuando responde mis comentarios.

Después de uno de mis comentarios y cuando ella se había vuelto a observar la pantalla y yo me quedaba arrobado viéndola, ella volvió nuevamente el rostro sin darme tiempo a volver la cara y al sorprenderme con la vista fija en ella en una actitud de absoluta estupidez en el rostro embobado que la observaba. Se me quedó mirando con una expresión serena, sin delatar ningún tipo de sentimientos y esta vez sin sonreir volvió lentamente el rostro a la pantalla.

Sorprendido in fraganti, aparté el rostro que estaba totalmente ruborizado por la confusión e intenté mirar a la película, pero sin ver nada. ¿Qué pensaría ella? ¿Se habría molestado?

No me atreví a hacerle nuevos comentarios y me quedé en silencio. Pasado un rato, ella me ofreció un bombón, que en mi turbación no logré tomar cuando estiré mi brazo, el que fue a chocar casualmente con uno de sus senos.

“Disculpa, Sandrita, fue sin querer”, le dije en el colmo de la confusión. Y me sumí en un mutismo total para encontrar refugio a mi torpeza y desaliento por lo que había hecho. Sabía que las cosas entre los dos habían llegado al peor nivel imaginable para mí, solamente por mi estúpido proceder que parecía el comportamiento de un adolescente.

Ella nada dijo y siguió viendo la pantalla, mientras yo deseaba que la tierra me tragase.

Al cabo de unos minutos de silencio y cuando en la pantalla una pareja se besaba, siento que su cabeza se reclina suavemente en mi hombro y se queda quieta, mirando hacia delante, en una actitud de abandono tan natural que pareciera que entre ambos había una intimidad de años y que yo era la persona depositaria de todas sus emociones y sentimientos, como si fuera un viejo amigo en el cual podía confiar y descansar tranquilamente.

Me quedo petrificado, mirando también hacia delante sin atinar qué hacer. Pasado el momento de confusión, inclino la cabeza hacia ella y me encuentro sus ojos que me miran fijamente, expectantes, mientras sus labios se abren en una clara invitación a que los cierre con un beso. Lentamente me inclino y rozo sus labios en un beso delicado, lleno de esperanzas, con la respiración contenida por la emoción que sentía en ese momento tan inesperado, tan irreal, tan soñado por mí. Ella abre sus labios y me devuelve el beso, rodeándome el cuello con sus brazos, transportándome con ello a los límites de la alegría.

Si estaba soñando, ese era el tipo de sueños que siempre quise tener. Pero no, no era un sueño, esta vez era real. Su abrazo, su abandono y su beso lo eran. Sentía el sabor fresco y húmedo de sus besos en mis labios y en mi pecho resonaba aún el palpitar de su corazón cuando estábamos estrechados en nuestro primer abrazo como hombre y mujer que se atraen.

La tomo entre mis brazos y la beso apasionadamente, como si ese beso fuera lo último que haría en la vida. Es tal mi felicidad por la situación que estaba viviendo que no mido la fuerza que mi entusiasmo imprime a mis besos, pero ella responde con el mismo entusiasmo introduciendo su lengua en mi boca.

Una vez saciada mi sed de besos, la estrecho y le digo con voz entrecortada por la emoción:

“No sabes las veces que soñé con este momento”.
“Yo también.”
“¿Cómo, tú también?”
“Sí, Salvador”

No lo podía creer: Sandra había cambiado el “tío” por mi nombre de pila, produciendo con ello una cercanía entre ambos mayor que la que habíamos logrado al besarnos y me confesaba que yo también le gustaba, que mi pasión era correspondida.

Los sueños habían dado paso a la realidad. La tenía entre mis brazos y me había confesado que ella también había deseado abrazarme y besarme. Pero si ahora estabamos unidos en un abrazo largo y apretado, saboreando nuestro primer beso, tal vez estaríamos viviendo el inicio de algo más hermoso aún, me dije a mi mismo.


¿Y por qué no?, me pregunté. Soy un hombre, aunque varios años mayor que ella, pero hombre. Y ella es mujer, aunque muchos años menor que yo, pero mujer, con sentimientos, con anhelos al igual que yo. ¿Y si ella también ha soñado estar conmigo como yo he soñado con ella? ¿Y si mis deseos de poseerla son correspondidos por ella? ¿Por qué ella no podría verme como un hombre al cual amar?

Los jóvenes son apasionados por naturaleza, por lo que no sería de extrañar que ella me deseara. Especialmente considerando que Sandra estaba en la edad de la plenitud de sus potencialidades sexuales y que las circunstancias eran propicias para llevar adelante mis deseos.

Entonces a mi entusiasmo inicial dio paso el deseo de poseerla. Al saber que ella me había visto como hombre más que como tío, a mis primeros sentimientos dio paso el deseo de tener su cuerpo, lo que ya no me parecía descabellado, dadas las circunstancias. Y considerando mi experiencia en el campo amatorio, estaba seguro que si me aplicaba correctamente podría obtener de ella lo que deseaba. Si sabía llevar las cosas de manera adecuada, con delicadeza, sin torpeza ni brusquedad, estaba seguro que ella terminaría por ceder a mis deseos.

Volví a besarla y poco a poco una de mis manos se fue acercando a uno de sus senos, sin encontrar resistencia a su paso. Cuando logré mi objetivo, dejé reposar mi mano sobre su pecho un momento y luego me dediqué a presionarlo suavemente, apretando su punta. Ella, mientras tanto, se dejaba hacer y sus suspiros junto a mi oído aumentaban mi deseo. Dejé de acariciar su seno y bajé la mano hasta su estómago, para introducirme bajo la blusa y rehacer el camino sintiendo su piel delicada rozar la palma de mi mano, sin que Sandra hiciera nada por impedirlo, salvo aumentar sus suspiros junto a mi oído. Cuando volví a alcanzar mi objetivo saqué su seno de la prisión del sostén y acaricié largamente sus suaves redondeces y la dureza de sus pezones que delataban la excitación que invadía su cuerpo, mientras ella aumentaba sus suspiros, los que ahora parecían soplidos.

Se removió y yo me quedé quieto, mientras Sandra desabotonaba su blusa y su sostén, los que quedaron abiertos como pétalos de flor, mostrando sus dos senos enhiestos, desafiantes, redondos, blancos y suaves, invitándome a acariciarlos, mientras ella apoyaba su cabeza en el respaldo del asiento y cerraba los ojos, esperando que yo se los acariciara.

Suavemente hundí mi rostro entre sus suaves y acogedores cojines de piel y pasé mis labios de uno a otro, en forma alternada, para terminar besando el que estaba más cerca de mí, poniendo toda mi atención en él. Puse mi boca en el pezón y chupe suavemente, sabiendo el efecto que produciría en mi sobrina, la que se removió en su asiento, apretando sus manos en los posamanos del mismo.





Dejé libre ese seno y me dediqué a besar el otro, mientras mi mano suavemente se posaba en su muslo, sobre la falda. Empecé a chupar el pezón mientras mi mano se hundía suavemente, lentamente, entre los pliegues de su falda para recorrer su pierna desde la rodilla hacia su muslo.

A esas alturas mi sobrina se revolvía en el asiento, con su cabeza aún en el respaldar, mientras sus piernas se abrían lentamente para dar vía libre a mi mano para que alcanzara su objetivo.

Dejé libres sus senos, los que acaricié suavemente con mi mano libre mientras la otra se apoyaba sobre el calzón que ocultaba su sexo. La idea era que ella estuviera consciente de lo que sucedía entre sus piernas.

Pasé mi mano sobre su cubierto sexo, haciendo presión con uno de mis dedos entre los labios vaginales, sintiendo los leves pinchazos de los vellos de su pubis mientras sentía como su vulva delataba la humedad que el deseo había producido en mi sobrina. Y ella, mientras tanto, se removía cada vez más descontrolada, moviendo sus manos sobre los costados de su asiento.

De pronto una de sus manos se va en busca de mi verga, la que bajo el pantalón ha crecido a dimensiones lógicas de presumir. Pero pasado un instante, suelta mi instrumento y vuelve a apretar el posamanos, quizás intimidada por lo atrevido de su gesto o tal vez sorprendida por el tamaño de mi sexo.

Decido aplicarme a fondo y suavemente, mientras la beso en la boca, con un dedo aparto su calzón y mi mano se introduce por debajo de éste y cubre su sexo, donde queda en reposo.

Y con la otra mano tomo la suya y la llevo a mi entrepiernas, poniéndola sobre mi verga, apretándola suave pero firmemente a esta. Ella duda un momento y luego se decide y empieza a apretar mi instrumento, con una suavidad increíble.

Pero ella desea más y sube su mano intentando abrir mi pantalón. Entonces detengo mi inspección vaginal y me dedico a abrir mi pantalón para que ella pueda actuar con libertad, dejando expuesta mi herramienta que cual mástil se yergue desafiante desde mis entre piernas.

Ella toma mi verga y empieza a masturbarme tan suavemente como lo hizo al apretarme por sobre el pantalón. Juguetea con ella llevando el cuero que la cubre hasta cubrirla completamente para posteriormente bajarlo hasta donde le es posible, mientras observa detenidamente como palpita mi pedazo de carne entre sus manos.

“¿Te agrada?”
“Mhm”

Continúa jugando con mi instrumento, sin apartar la vista del mismo. Parece hipnotizada del pedazo de carne cubierto de venas por las que la savia de vida corre presurosa y deseosa de ser expelida.

Suavemente hago presión sobre su cabeza para acercarla a mi verga, que espera ansiosa su boca, pero ella se resiste.

“No”.

Confundido por lo que supuse un error mío, sólo atino a decirle “disculpa”.

“Aquí no”

Evidentemente mi primera impresión no era equivocada.

“¿Por qué?”
“Hay mucha gente”

La invitación era obvia y mi siguiente pregunta era la única que correspondía en esas circunstancias.

“¿Vamos a otro lado?”
“¿Dónde?”
“Donde podamos estar solos tu y yo”

Sin responder, se apartó suavemente de mí, arregló su ropa, espero que yo hiciera lo mismo y se levantó, tomándome del brazo.

Antes de salir del cine le pregunto al oído: “¿Sabes lo que esto significa?”

Ella se aprieta más a mí y me responde con un beso y una sonrisa cómplice.

Fuimos por mi vehículo y nos dirigimos a un Motel a continuar lo que empezamos en forma tan inesperada, con mi sobrina de veinte años apoyada en mi hombro en un gesto similar a aquel con el que en la penumbra de la sala de cine se inició esta aventura semi incestuosa, alimentada por mis fantasías eróticas hacia mi sobrina y llevada a cabo por la más hermosa de las casualidades, haciendo realidad mis fantasías.

¿O sería un sueño?













Autor: Salvador
Dirección: demadariaga@hotmail.com


Pasión por mi sobrina( III )

“¿Estás segura, cariño?”

“Si, segura”

Sandra apoyó nuevamente su cabeza en mi hombro y miró al camino que mi vehículo devoraba ansioso por arribar luego al Motel donde nos dirigíamos.

Con delicadeza pasé mi brazo por detrás de su cabeza y la acerqué a mí, como temiendo que se me escapara. No podía creer que mis deseos de poseer a mi sobrina de veinte años se fueran a hacer realidad en pocos momentos más, a raíz de un encuentro casual que nos llevó a la oscura sala de un cine donde no supimos de la película, entretenidos como estábamos descubriendo nuestros cuerpos con las manos y la boca, ansiosos el uno por el otro.

Y ahora iba a mi lado, arrullada por la suave música del CD del auto, dispuesta a que entre ambos sucediera lo que nuestros cuerpos deseaban. Ella me deseaba casi tanto como yo a ella, me lo había dicho en el cine. Mi pasión era correspondida y yo no lo había sabido. ¡Qué felicidad saber que me deseaba y que estaba dispuesta a entregarme su cuerpo sin límites!

La entrada al Motel produjo un momento de nervioso silencio en ambos: había llegado el momento de la verdad. Ahora las palabras y deseos darían paso a la cama y a nuestros cuerpos desnudos sobre ella, entregándonos en una sinfonía de amor y sexo.

Entramos a la cabaña y nos encontramos en una pequeña sala de estar con dos copas de champagne ya servidas, un baño a un costado y la cama al fondo.

Nos sentamos sin mirar a la cama, como si ninguno de los dos la hubiera visto, aunque ambos teníamos nuestros pensamientos puestos en ella y en lo que pronto sucedería sobre ella.

Nos servimos el champagne, la tomo entre mis brazos, con suma delicadeza, y la atraigo a mí. Ella se abandona en mi pecho y la cubro de besos que son correspondidos con suavidad. Parece que nos besáramos por vez primera por la delicadeza que imprimimos a nuestros labios, como si los besos apasionados que nos dimos en el cine no fueran nuestros.

El paso de la oscuridad de la sala del cine a la semi claridad de la cabaña del Motel había impreso un sello delicadeza a nuestro encuentro, mostrando que no era solamente el deseo lo que nos tenía ahí sino un sentimiento de cariño que afloraba recién ahora, cuando nos rostros se miraban frente a frente.

Me siento y la atraigo a mi regazo, donde la siento y abrazo. Ella se abandona y me abraza, devolviéndome con creces cada beso que le doy. Pongo una mano en su pecho y acaricio sus senos suavemente, a lo que ella responde con un largo suspiro junto a mi oído. Desabrocho su blusa, hago lo mismo con su sostén y dejo expuestas sus dos palomas, que cubro de besos.

Se levanta y me acerca sus senos para que pueda besarlos con mayor comodidad, mientras ella me toma la cabeza.

Sigo sentado mientras beso sus montes de seda, ligeramente húmedos por el calor que Sandra siente debido a la pasión que empieza a apoderarse de ella, llevo mis manos a sus nalgas, las que tomo suavemente y las atraigo hacia mí. Una en cada mano, semejan dos inmensos duraznos maduros que en la suave delicadeza de su piel se dejan acariciar por mis manos deseosas de tocar todo su cuerpo, para impregnarme de su suavidad.

Bajo las manos por su estómago, alcanzo su falda que recorro de arriba a abajo e introduzco mis manos por los pliegues hasta alcanzar sus piernas desnudas, que acaricio con suavidad, lentamente, partiendo de sus rodillas, siguiendo por sus muslos hasta alcanzar sus nalgas, apenas cubiertas por unas bragas de seda, que hacen más erótico el contacto con su piel.

Introduzco mis dedos entre su braga y la voy bajando lenta pero sin pausa, mientras Sandra cierra sus piernas para facilitar la operación. Ella misma se desprende de su prenda íntima cuando ha llegado al suelo y me la pasa. Huelo intensamente el suave olor ocre de esa seda que acarició antes el sexo de mi amada.

Me levanto y la tomo en mis brazos. Cruzamos la salita y le deposito sobre el tálamo incestuoso, donde ella queda de espaldas, con su blusa abierta, la falda subida hasta la cintura y los ojos cerrados, a la espera de lo que inevitablemente sucederá.

Me observa con sus ojos inmensamente abiertos, clavados en los míos. Su frente perlada de sudor, la falda a la altura de su cintura, sus senos al aire. Sus piernas abiertas esperan el visitante que goloso está presto a penetrarla, a hacerla mujer, a recibir su virginidad, a desflorarla. Si, desflorarla

La miro a los ojos, para encontrar en ellos la fortaleza que me permita continuar, olvidando prejuicios y moral. Y ella sigue con sus grandes ojos claros enormemente abiertos fijos en mí, dispuesta a que sea yo el depositario de su preciosa joya, a ser completamente mía. En otras palabras, dispuesta a ser mujer, mi mujer.

Me acerco dispuesto a explorar su intimidad, con los ojos semi cerrados, intentando guardar en mi mente este momento único para ambos: para ella por ser su primera vez y para mí probablemente la única, pues no creo que vuelva a tener otra oportunidad como esta, pues temo que cuando reaccione se recrimine el haber cedido, aunque las circunstancias fueron tan especiales que difícilmente podría haber sido de otra manera.

Cierra sus claros ojos, preparándose a recibir el intruso que se acerca raudo, mientras sus senos suben y bajan acompasadamente al ritmo del aceleramiento de los latidos de su corazón, presintiendo que en unos segundos su vida cambiará radicalmente.

La tibieza de sus labios vaginales hacen resistencia a la penetración, pero al mismo tiempo rodean la cabeza de mi verga como invitándome a entrar a pesar de la oposición de la entrada inviolada hasta ahora.

Ella siente la fuerza del pedazo de carne a la entrada de su sexo, pugnando por penetrar, pero su virginidad se lo impide.

En un acto de entrega total, me abraza y junta su cuerpo al mío, fundiéndolos en una cópula a la que nos entregamos frenéticamente.

Finalmente mis sueños se hacen realidad. Ahora vivo la realidad de mis sueños y es como un sueño del que no quisiera despertar. Ahora finalmente es mía, ahora se cumplen todos mis deseos incestuosos con ella.

Y mientras nos movemos sin freno en nuestro frenesí sexual, ella se abraza a mí y yo la penetro con la intensidad de mi furia contenida por tanto tiempo, de mis deseos tanto tiempo postergados.

“M'hijita linda, qué rico”

“Te quiero, te quiero, tío”

“Toma, toma, mi amor”

“Voy a acabar, tío, voy a acabar”

“Goza, Sandrita, goza cariño”

“Ya viene, tiíto, ya viene. Síiiiiiii”

“Toma, cielito, recíbelo todo dentro tuyo. Toma, toma”

“¡Qué sensación más rica, tíooooooooo”


El insistente repicar del celular me saca de mi sueño. Vuelvo a la realidad de mi escritorio, de la pantalla del computador que permanece muda ante mis ojos y la música ambiental que facilitó mi ensoñación.

En mi febril ansiedad por poseer a mi sobrina nuevamente me había sumido en la fantasía de sucesos que se suceden de acuerdo a mis deseos pero que no tienen correspondencia en la realidad. Ni estuvimos en el cine ni fuimos al Motel. Ni bebí la miel de sus labios ni saboreé con mis labios la delicadeza de sus senos. Ni fue mía.


La frustración de mis anhelos no satisfechos aumenta mis deseos hacia mi sobrina, que cada vez que se hace más cercana en mis sueños, más inalcanzable se hace en la realidad.

La interrupción de mis sueños eróticos me trae a la realidad prosaica de mi trabajo y me vuelco con rabia a la solución de los problemas pendientes, arreglando papeles, despachando órdenes y retando a mis subordinados, volcando en ellos mi frustración.

Tan real era mi sueño que casi parecía una experiencia verdadera, de la que guardo todos los detalles.

Y lo que más me molesta es que el objeto de mis deseos ni siquiera sospecha la pasión que ha despertado en su tío. Pero eso no es culpa suya sino que el problema es enteramente mío y no puedo descargar mi rabia en terceros inocentes. Lo mejor será continuar con refugiándome en mis fantasías, pero poniéndoles límites de manera de no enloquecer cuando me enfrente a la frustración de mi realidad insatisfecha.

Rumiando estos pensamientos continúo mi trabajo por el resto de la tarde. Casi al final de la jornada, estando en medio de una reunión de trabajo, suena nuevamente el celular, que interrumpe mi exposición. Respondo con cierta impaciencia y escucho la voz de Sandra con su familiar “hola tío”.

Intentando disimular la turbación contesto lo habitual y ella me pide que si puedo ir a la casa a ver un problema con su computador.

“¿Cuándo?”

“¿Podría ser hoy?”.

“Ningún problema, cariño, ahí estaré como a las 8, ¿te parece?”.

“Listo tío. A propósito, mis papis no van a estar. Espero no sea problema para ti”.

Y su despedida fue el siempre esperado “besito, tío” que me queda resonando mientras intento reanudar mi exposición. Su última frase me resuena insistentemente, queriendo extraer de ella algo que dé esperanzas a mis deseos tantas veces insatisfechos.

Bueno, ahí estaremos ella y yo solos. Veremos qué sucede.

Ella y yo solos. Los dos solos.

Solos.






Autor: Salvador
Dirección: demadariaga@hotmail.com


Pasión por mi sobrina( IV )


Pulso el timbre de calle y la puerta se abre de inmediato, franqueándome el paso al jardín de la casa donde me espera mi deseada sobrina. La rapidez con que la puerta se abrió me demuestra que Sandra me estaba esperando.

Cruzo el jardín con una sensación de inseguridad, pues en mi ansia loca por poseer esa muchacha podría cometer un error que me traicione y transformar en drama su inocente petición de ayuda para solucionar un doméstico problema computacional.

La cabeza parece querer estallar con la ebullición de mi sangre en el cerebro ante la posibilidad de estar a solas con mi sobrina. He vivido tantas fantasías con ella, he soñado tanto con sus encantos, que ahora me siento inseguro ante la inminencia de su presencia y tal vez no pueda manejarme tan bien como lo hacía en mis delirios, en los que soy dueño y señor de la situación y ella está dispuesta a brindarme su cuerpo juvenil para que yo satisfaga completamente mi sed de sexo.

Pero ahora es la realidad, no son mis fantasías sexuales. Hoy me enfrento a la Sandra de verdad, que no sabe de mis delirios por su cuerpo, que me ve solamente como a un tío cariñoso que a veces le dice cosas que podrían prestarse a doble interpretación, pero ella no tiene dobleces y nunca le ha dado una segunda lectura a mis insinuaciones. Estas siempre nacieron y murieron en mi mente.

La puerta de la casa está abierta y me recibe desde el interior la voz de mi sobrina que me dice que ella está esperándome en su dormitorio, en el computador.

Ya no pienso en nada, ya no quiero pensar en nada, pues una especie de shock eléctrico se apodera de mi cerebro, que nubla mi razonamiento.

Avanzo con las piernas temblando por la emoción y llego a su pieza donde me recibe sentada en su escritorio de estudio. Se levanta con una alegre sonrisa y me da el acostumbrado beso en la mejilla. Viste un conjunto formado por una polera corta y una falda que resaltan sus exquisitas formas. Sus pechos se yerguen orgullosos, desafiantes, insinuando en sus redondeces una fuente inagotable de lujuria para mis ojos, que no pueden apartarse de ellos.





Con esfuerzo logro apartar mi vista de sus hermosos y apetecibles senos y me enfrasco en la solución del problema, que queda rápidamente resuelto. Pero mientras trabajo en el computador, mi sobrina parada junto a mí, viendo lo que hago o haciéndome indicaciones, me embriaga con su perfume ligeramente cítrico y cuando se inclina para ver algo en la pantalla sus senos se ubican tentadores muy cerca de mi cara, enturbiando mi vista por el deseo de besarlos, de acariciarlos.

Mientras le explico cómo solucioné el problema y el procedimiento de trabajo que debe seguir en adelante, ella me mira con sus grandes y claros ojos mientras una sonrisa se dibuja en la comisura de sus labios. Y sus senos frente a mí, siguen invitándome a que los toque, tentándome para que los acaricie, desafiándome para que los bese, enloqueciéndome. Es demasiada grande la tentación y en mi delirio no veo otra cosa que sus senos, los que debo hacer míos, sin importar lo que suceda. Cualquier cosa es poco precio por la delicia de tenerlos para mí.

Me levanto sin apartar la vista de los ojos de mi sobrina, mientras su imagen se diluye y empieza a ser reemplazada por el deseo irrefrenable de tocar esos senos, de acariciarlos, de besarlos, pase lo que pase.

La miro a los ojos mientras me acerco, pero ya no la veo. Una corriente de sangre llena mis sentidos, impidiéndome pensar. No, no puedo razonar, sólo sé que sus senos están al alcance de mis manos, de mi boca. Es mi única oportunidad de poder tocar sus senos, de sentir su tibieza en mi rostro, de besarlos y morderlos, de acariciarlos. Es ahora o nunca, no habrá otra vez.

Los efectos de lo que estoy a punto de hacer a mi sobrina no me preocupan. Todo me parece secundario: su reacción airada, la acusación a sus padres, el escándalo consiguiente. Todo es irrelevante y no puedo ni quiero pensar en ello. Sólo cuentan sus senos frente a mí y la posibilidad de tocarlos, besarlos, tenerlos todos para mí, aunque sea contra su voluntad, aunque en ello me vaya la vida. No me importa nada, sólo sus senos tentadores, embriagadores.

Sandra se percata de la seriedad de mi mirada. Su sonrisa desaparece y me mira con una expresión mezcla de interrogación e incredulidad, pues presiente que yo no soy dueño de mi mismo. Y tiene razón, pues me domina el deseo de tocarla y nada me importa en ese momento que no sean sus senos. No hay fuerza ni razonamiento que me haga desistir. Sus senos están ahí y es lo único que puedo ver.

Retrocede y queda de espalda a la pared, mientras yo adelanto mis manos y las pongo sobre sus pechos, ocultos por la delgada tela de su polera. Los acaricio suavemente, sin apretarlos, sintiendo en la palma de mi mano la suavidad de sus pezones bajo la tela.

“Tío, ¿qué haces?”

Acerco mi rostro al suyo, pero me esquiva y deja expuesto su cuello, que cubro de apasionados besos, mientras ella intenta apartarme de sí.

“No, no, no”

La abrazo y me aprieto a ella, besando su mejilla, su frente, pero sin lograr alcanzar su boca, mientras mi verga se insinúa apretándose a su entrepierna.

“No, tío, no”

Bajo mis manos hasta tomar sus nalgas. He perdido los últimos lazos de mi cordura y me entrego a esta pasión desenfrenada apretando sus redondas posaderas, mientras mis besos buscan infructuosos sus labios y mi sobrina intenta desesperadamente apartarme de ella. Pero sus movimientos solo logran aumentar mi desenfreno.

“Tío, por favor”

Una de mis manos se introduce por su falda y sube entre ambos muslos hasta alcanzar su sexo, cubierto por la seda de su braga diminuta. Lo toco con suavidad, sintiendo el pequeño montículo de su mata de pelo en la palma de mi mano.

“Tío, tío”

El haber tocado sus senos y alcanzado su sexo me devuelve un poco de tranquilidad y recupero un cierto grado de razonamiento. Recién empiezo a comprender racionalmente las consecuencias de mi acción. Y las consecuencias serán funestas para mí cuando Sandra hable con sus padres. La pasión ha sido levemente atenuada con la bella sensación de tocar las intimidades de mi sobrina y ello me devuelve parte de mi cordura perdida, por lo que pienso que debo hacer algo por atenuar mi falta, aunque sé bien que bien poco puedo hacer al respecto.

“Perdóname, no supe lo que hice. Perdóname por favor”

Le digo mientras me separo de ella, en un intento de tranquilizarla poniendo distancia entre ambos. Sé que el hecho de dejarla libre no atenúa mi falta y que mis disculpas no me exonerarán de lo que hice. Pero tal vez pueda intentar razonar con ella explicándole las razones de mi loco proceder y así aminorar el escándalo que vendrá debido a mi rapto de pasión, aunque no veo como podré convencer a nadie de que lo que hice no era un intento de violación.

Intento alejarme de ella para dejar que se tranquilice y esperarla en la sala para tratar de explicarle las razones de mi loco proceder. Pero Sandra me detiene, toma mi mano y me atrae hacia ella, que aún continúa contra la pared, mientras me repite, con sus ojos cerrados:

“No”

Lleva mi mano a su pecho y alza su rostro que continúa con los ojos cerrados, con la boca ligeramente abierta.

“No”

Beso por primera vez sus labios, que se me entregan apasionados, mientras me abraza y se aprieta a mi cuerpo, repitiendo:

“No”

Subo su polera y dejo expuestos a mi vista sus hermosos y redondos senos, que beso apasionadamente, sin control, mientras ella hecha la cabeza hacia atrás, mientras me dice:

“Tío, tío”

Me dedico a besar los pezones endurecidos de mi deseada sobrina, bajo una mano hasta su braga, que intento a bajar por un costado. Ella la toma con sus dos manos y la termina de bajar, en una señal de entrega total.

“Tío, tío, tío”

Saco mi verga y abriendo sus piernas se la pongo en la entrada de su sexo, pero la posición en que estamos impide que pueda introducirlo. Me tomo de sus nalgas para ayudarme en la penetración, pero tal vez lo estrecho de su entrada o lo grueso de mi instrumento impiden que consumemos la penetración.

“La cama”

Me dice con voz entrecortada y tomándola de las nalgas y con mi pedazo de carne aún en la entrada de su gruta, la llevo en el aire hasta depositarla en su cama, donde levanto sus piernas y termino de metérselo, no sin algún esfuerzo. Mi instrumento es cubierto por sus labios vaginales que lo reciben con un beso que cubre su cabeza y lo engulle en su túnel húmedo de deseo. Mi pedazo de carne penetra las suyas y le llega hasta el fondo de la vagina, donde lo dejo quieto un instante mientras gozo de la sensación de saber que por fin he penetrado esa gruta tantas veces deseada, tan soñada.

¡Al fin es mía!

Con mi verga en su interior, levanto un poco la cabeza y la miro a los ojos. Ella también me mira, con su boquita ligeramente abierta y sus claros ojos inmensamente abiertos, a la espera de lo que vendrá.

“Nunca he deseado tanto a una mujer como a ti”

Digo con sinceridad y empiezo a bombear su gruta de placer en busca del éxtasis sexual. No dejo de mirarla y ella no deja de mirarme, mientras su cuerpo se mueve al compás de mis embestidas. Su frente se perla de sudor, pero ella no ceja en sus movimientos pelvianos.

“Más, más, tío”

“¿Te gusta?”

“Es exquisito”

Y seguimos frenéticos copulando desesperadamente, hasta que el cuerpo de mi amada niña se estremece en un gran espasmo, su vulva se contrae y llega su orgasmo, que le hace apretarse más aún a mí.

“Yaaaaaaaaaaaa”

Grita mientras me mira con sus grandes ojos claros y aprieta mi espalda con sus brazos, atrayéndome, estrechándome a su pecho que sube y baja bajo los efectos de una agitación incontrolada.

Yo, por mi parte, continúo bombeando lentamente el interior de mi sobrina, sabedor de que si le regalo otro orgasmo habré ganado puntos que podrían serme útiles en el futuro.

“¿Te gustó?”

Pregunto mientras continúo metiendo y sacando mi verga lentamente, muy lentamente, de manera que ella sienta cómo le entra y sale de su cuerpo.

“Fue exquisito, fue algo inolvidable”
“¿No lo habías sentido así antes?”

Y continúo sin pausa mi lento mete y saca.

“Nunca me habían hecho gozar así”
“¿Y te gustaría volver a gozar de esta manera?”

A estas alturas, mi sobrina secundaba mis metidas y sacadas moviendo pausadamente su cintura de manera de ayudar la introducción.

“Sí”

Como si su asentimiento fuera una señal, renuevo con ímpetu mis movimientos pelvianos, que ella secunda con entusiasmo, adelantando y retrocediendo su cintura, a una velocidad cada vez mayor.

“Te voy a hacer nuevamente feliz”
“Sí, hazme feliz otra vez”
“¿Te gusta sentir como te entra?”
“Mételo más, más”
“Toma, toma”
“Así, así, dame más, más”
“Rica, rica, rica”
“Me viene, tío, me viene, me vieeeeeeneeeeeee”
“Tómalo, tómalo”
“Uuuuuuuuy, siiiiiiiiiiiiiiii, ricooooooo”

Y acaba por segunda vez, mientras yo continúo con mi instrumento metido en su vulva, conteniendo los deseos de eyacular, aguantando mi deseo de eyacular para que mi disfrute se prolongue.

Me quedo quieto sobre su pecho, esperando que recobre la calma. Al cabo de un rato su respiración se normaliza y me abraza y cubre de besos, que yo correspondo con pasión.

Reanudo mis metidas y sacadas, que ella responde con entusiasmo y ambos logramos rápidamente nuestros orgasmos. Yo el primero y ella el tercero, pero ambos felices y completamente rendidos, con nuestros cuerpos traspirados y nuestros pechos agitados.

Nos vestimos y vamos a la sala de estar, a la espera de sus padres. Mientras esperamos le consulto por la experiencia vivida y ella responde con entusiasmo que nunca antes había vivido algo parecido, que ésta había sido la mejor relación que alguna vez había tenido.

“Es que el éxito de una relación sexual está en hacer feliz a la mujer antes de obtener la propia satisfacción”, acoto. Ella está completamente de acuerdo conmigo, pues, me confiesa, su novio sólo se interesa en gozar él, sin preocuparse de si ella tiene orgasmo o no.

“Es la primera vez que acabo y lo hice tres veces. ¡Imagínate!”
“¿Te gustaría que lo hiciéramos en otra oportunidad?”
“Pero de todas maneras, tío”
“¿Te gustaba llamarme tío cuando tenías mi cosa dentro tuyo?”
“Me hacía excitarme más aún”
“La próxima vez iremos a un Motel”
“Me parece excelente, tío. Pero prepárate, pues me hiciste conocer un mundo nuevo y deseo recorrerlo todo.”
“Pero eso puede significar muchas cosas, cariño”
“Lo sé, por eso te lo dije”
“Conmigo conocerás sensaciones que nunca tuviste, te lo aseguro”
“Tío, quiero acostarme contigo mañana mismo”
“Muy bien, sobrina, como tú quieras. Tus deseos son órdenes para mí, bien lo sabes, ¿no?”

La conversación derivó a otros temas más familiares y ambos quedamos citados para el día siguiente, para continuar nuestro secreto con más libertad.











Autor: Salvador
Dirección: demadariaga@hotmail.com


Pasión por mi sobrina( V )

Nos encontramos cerca de su casa, de donde salió con la excusa de que iba a estudiar a casa de una amiga. Subió al auto y nos dirigimos de inmediato a un Motel en las afueras de la ciudad.

Iba vestida con una minifalda que quitaba el aliento. Y su blusa abotonada resaltaba la redondez de sus senos que parecían más apetecibles que el día anterior, cuando los disfruté a mi placer.

Aun cuando Sandra había tenido tres orgasmos en nuestro primer encuentro y me había dicho que había gozado como nunca, yo comprendía que esta nueva sensación que Sandra había sentido cuando hacíamos el amor era solamente el preludio de nuevas experiencias que ella deseaba vivir conmigo, confiada en que, con mi experiencia, le haría conocer nuevas sensaciones que le hicieran tan feliz como lo fuera el día anterior.

Y mi intención era no defraudarla, pues en la medida que fuera completamente satisfecha en sus deseos sexuales que estaban en plena ebullición, yo la tendría siempre a mi disposición para gozar a mi vez de su cuerpo juvenil. Si le daba todo lo que ella quería, yo tendría de ella todo lo que quería.

Entramos a nuestra cabaña y nos servimos una copa de champaña. Ya más en confianza, la tomo entre mis brazos e intento algunos pasos de baile al compás de un bolero que se escuchaba como música ambiental.

Ella se aferra a mí, se abandona en mis brazos. Apoya su cabeza en mi hombro y me rodea con sus brazos, mientras su cuerpo sigue los compases de la música.

Mientras bailamos, me voy desprendiendo de mi camisa, mi pantalón y mi slip, mientras ella hace lo propio con su blusa, su falda y su braga. Quedamos completamente desnudos, con la ropa esparcida en el piso, mientras nuestros cuerpos siguen abrazados el ritmo de la música.

Los pelos de su sexo se pegan y mezclan con los míos, produciéndome una erección cuando siento que su pelvis se aprieta a la mía al compás del bolero, rozando mi verga con su paquete de pelos.

Sus senos se aprietan a mí, haciéndome sentir la presión de sus pezones endurecidos por el deseo, en tanto mis manos están aferradas a sus nalgas, que se mueven acompasadamente.

La llevo hasta alcanzar la orilla de la cama y la empujo de manera que quede de espalda sobre ella, pero con los pies apoyados en el suelo.

Me arrodillo entre sus piernas, que abro con delicadeza, y mi boca la besa por entre sus muslos hasta lograr alcanzar su sexo, que beso y mordisqueo suavemente, para continuar en el vientre y subo hasta sus senos, a los que me dedico a chupar suave y lentamente.

Pero ella no se contenta con que me quede besando sus senos, después de sentir la calidez de mi respiración penetrar por entre sus labios vaginales cuando los besaba y mordisqueaba. Me toma la cabeza y la empuja hacia abajo, en tanto me dice con una voz enronquecida por el deseo:

“Bésame ahí”

Lentamente continúo besándola en el vientre, alrededor de su sexo y entre los muslos. Quiero hacer durar su deseo, de manera que goce totalmente el momento en que la penetre. La espera es parte esencial del acto sexual. A fin de cuentas, es una sensación desesperada de gozar, de ser penetrada, de tener un orgasmo, que perdura y se confunde en el recuerdo con las sensaciones que produce el orgasmo mismo, acrecentando las emociones vividas.

Si una mujer es penetrada de buenas a primera, sin los prolegómenos a que me refiero, tendrá un recuerdo menos intenso del acto sexual vivido que aquel que tendría si antes de la penetración hubiera pasado por el deseo intenso de que la satisfagan, mientras su pareja se dedica a llevar sus sensaciones al límite de lo soportable, con besos, mordiscos y caricias, para finalmente llevarla al orgasmo, que alcanzará con mucha más facilidad.

“Bésame, por favor”

Tomo los labios de su sexo y los aprieto con los de mi boca, suavemente, delicadamente, mientras mi lengua empieza a insinuarse en la entrada de su gruta de placer.

“Más, más, más”

Saco mi lengua lo más posible y la llevo a su interior, jugando con las paredes de su túnel aterciopelado y húmedo, que se me abre para que lo visite hasta el fondo, donde se encuentra el pedazo de carne tan sensible al goce. Abro mi boca y cubro completamente su vulva, en tanto mi lengua se adentra hasta alcanzar el clítoris, que al sólo roce da la señal de alarma que indica el inicio del orgasmo de mi sobrina, que encoge sus piernas y se aferra a mi cabeza, hundiéndola entre sus muslos, mientras da rienda suelta a su goce.

“¡Riiiiiiiiiico, riiiiiiiiiiico, riiiiiiiiiiico!”

Logrado mi objetivo, beso los labios de la vagina mientras esta escurre los líquidos que mi sobrina suelta como regalo de placer.

“¡Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!”


Un suave olor invade las partes de mi sobrina que son bañadas con su derrame seminal, algo fuerte pero agradable. Estira sus piernas y las deja caer al suelo mientras sus manos siguen aferradas a mi cabeza, pero ahora acariciándolas. Cierra los ojos y con sonrisa de satisfacción exclama:

“¡Qué cosa mas rica!”

Me levanto con mi herramienta a punto de estallar por el deseo y quedo de pie frente a ella, exhibiéndole mi verga que ella tiene frente a sus ojos por primera vez. Es el mismo instrumento que le dio tanto placer en nuestro primer encuentro. Se siente algo atemorizada al pensar que todo eso deberá penetrar su sexo. Teme que quizás su gruta no sea lo suficientemente ancha como para recibir este visitante, pero recuerda que el día anterior ya lo había tenido dentro sin mayores dificultades y no había razón para que hoy no lo hiciera. Pero sus dimensiones le atraen y no puede apartar la vista de ese tronco que le proporcionara tanto placer en su dormitorio y que ahora la impulsa a sentirlo entre sus dedos, a besarlo.

“Ven, acércate” Me dice sin mirarme, con los ojos clavados en mi verga.

Me siento sobre su estómago, de frente a ella, y pongo mi trozo de carne entre sus senos, que aprieto entre mis manos y empiezo a pasar mi miembro por el pasadizo que forman sus dos redondeces, masturbándome frente a la cara de mi sobrina, que ve como la cabeza de mi instrumento se acerca y aleja de su boca. Intenta adelantar su cabeza, con la boca abierta, para alcanzar la cabeza de mi verga, sin lograrlo.

“¿Quieres besarlo?”
“Mmmmmh, sí”

Dejo libres su senos y acerco mi tronco a su boca, que se adelanta a su encuentro y cubre la cabeza con sus labios. Con sus dos manos cubre mi verga y mis bolas, que acaricia con suavidad, mientras abre más aún su boca, de manera que mi pedazo de carne empieza a penetrarla lentamente.

Mientras bombeo en su boca, llevo una de mis manos atrás hasta alcanzar su sexo y meto un dedo en él, de manera de darle un masaje.

Ella sigue entusiasmada tomando mi verga mientras ésta penetra hasta su garganta y yo exploro con uno de mis dedos su cueva inferior, en tanto el otro se acerca peligrosamente a la otra abertura, explorando las posibilidades futuras de esta parte de su anatomía.

La exploración empieza a surtir efecto, pues Sandra aumenta la presión sobre mi barra de carne, en tanto su boca se mueve con desesperación intentando meterse lo más posible de mi verga y su cintura delata en sus movimientos que mi sobrina está alcanzando el climax por segunda vez.

“¡Mmmmmmmmmmmmhhhhhhhhh!”


Intensifico la metida y sacada de mi dedo por su gruta de placer, mientras el otro dedo se posa en la entrada posterior e insinúa presiones. Mi sobrina suelta mi herramienta y se dedica a mover con desesperación su vientre hasta que logra su orgasmo y moja mi dedo y mi mano con el líquido que vierte su vulva. El otro dedo continúa presionando la entrada entre sus nalgas, que continúan moviéndose aún después de haber eyaculado.

“¿Te gustó?”
“¡Qué cosa más rica, m´hijito!”
“Y aún hay más,cariño”

Digo sin sacar mi dedo de la entrada de su parte posterior. Ella, sin agregar nada, retoma mi verga y se la lleva a la boca, donde continúa con la succión que había interrumpido por el orgasmo que le diera mi dedo en su vulva.

“¿Te gusta?”

Le pregunto mientras hago más evidente la presión sobre su esfínter, pero sin aclarar si le consulto por mi dedo invasor o por mi verga en su boca.

“Mmmmmmmmmhhhhhhh”

Lo que quiso responder no lo pude saber pues mi instrumento en su boca impidió que articulara palabras. Finalmente logro que una parte de mi dedo penetre su ano, situándose a la entrada de su túnel trasero, lo que le produce inquietud. Ella deja por un momento la mamada que me está haciendo y me dice, sin soltar mi verga.

“No, no, que me duele”
“Tranquila, tranquila, cariño”

Continúo con mi dedo introducido en su ano, esperando que ella se acostumbre a esta sensación que es el anticipo del goce que le proporcionará mi verga si logro que acceda a ser penetrada por ahí.

“Siento algo raro”
“No te preocupes, es natural”
“Pero me produce escozor”
“Paciencia, que ya te gustará!”

Sandra retoma su faena de chupar y me deja con el campo a mi disposición, para que continúe con mi exploración anal. Al cabo de un momento, mientras ella está entusiasmada mamando mi verga, vuelvo a hacer presión y logro que el dedo penetre algunos centímetros en el interior de su ano, lo que hace que Sandra se revuelva inquieta por la extraña sensación, pero sin dejar de chupar.

“Mmmmmmhhhhhhh”

Envalentonado, introduzco todo el dedo y empiezo a bombear el ano de mi sobrina, que se revuelve inquieta y gozosa por esta nueva sensación, lo que le hace aumentar la presión de su boca en mi instrumento.

“Mmmmmmmmmhhhhhhh”

Continúo metiendo mi dedo en su ano y ella empieza a sentir los síntomas de un nuevo orgasmo.

“¡Riiiiiiiiiiiiiicoooo, riiiiiiicoooooooo!”
“¿Te gusta?”
“¡Es riiiiiiiicoooooooo!”
“¿Te gusta mi dedo ahí?”
“¡Es riiiiiiiiiiicoooooooooo!”
“Después te voy a meter mi cosa por ahí mismo”
“Uuuuuuuyyyyyyyy”
“Si, vas a gozar mucho más”
“¡Riiiiicooooooo!”
“Toma, toma, toma”

El solo pensamiento de tener mi verga en su ano la enciende de manera tal que su tercer orgasmo le llega entre gritos de placer por las sensaciones que le producen mi dedo en su trasero y mis palabras.

“¡Uuuuuuuuuuuuuuuyyyyy, qué riiiiiicoooooo!”

Mi sobrina querida ya tiene tres orgasmos y todavía no la penetro. Y tengo dos entradas a mi disposición, una por delante y otra por atrás. Y ambas están dispuestas para que las visite.

Nunca me imaginé que Sandra fuera tan ardiente, al punto de que la realidad ha superado con creces todas mis fantasía con ella. En ninguna de mis fantasías mi sobrina había alcanzado los niveles de goce que está teniendo ahora. Es que esta joven está conociendo nuevas sensaciones y se está entregando completamente a conocer todos los secretos del sexo con su tío, que siempre estará dispuesto a satisfacerla.

La realidad que estoy viviendo con mi sobrina me ha enseñado que, a diferencia de lo que pensaba antes, los sueños, como dijera Calderón de la Barca, sueños son. La realidad es superior y mucho mejor que la mejor de las fantasías. Prueba de ello es esta tarde de amor con Sandra, que recién comienza y que tiene sorpresas aún por descubrir

Mi Cuñada Eva

Comentarios (0)

Todo sucedió un día de verano, muy caluroso.
Ella es Eva, mi cuñada, la hermana de mi novia, de 26 años. Era un Sábado en el que habíamos bajado unos cuantos amigos todos juntos, ya que mi novia estaba en un congreso en Barcelona y nos encontramos con mi cuñada y su marido.
Estuvimos tomando unas copas todos juntos y de fiesta, Eva iba espectacular, es muy morena y llevaba un top palabra de honor en color negro y un vaquero muy ajustadito en el que se podía apreciar el tanga de lo marcado que lo llevaba.
Mi cuñado entraba a trabajar el domingo a las 6 de la mañana por lo que a las 5 decidió irse a casa para cambiarse de ropa, refrescarse e irse a trabajar.
Su mujer, Eva me dijo que si me podía quedar ya que se lo estaba pasando muy bien pero que luego la tenía que acompañar. A mí en ese momento se me pusieron los ojos como platos ya que esta super buena y nos llevamos genial.
A eso de las 7:30 de la mañana y después de toda una noche de fiesta decidimos dar por finalizada la jornada por lo que fui a por el coche para llevar a mi cuñada a su casa.
A la hora de montar en el coche y sentarse se la bajo un poco el pantalón dejando a descubierto su tanga de color azulito. Yo me empecé a poner muy muy caliente y accedí a decirla que se la veía el tanga, quedándome sorprendido ya que me respondió que si me gustaba, a lo que la respondí un sí rotundo.
Me dijo que el sujetador era conjuntado y que si quería me lo enseñaba; yo en esos momentos me quedé blanco y se me paso todos los grados de alcoholemia en un momento, pero vi una oportunidad única y la dije que me encantaría verlo.
Ella me dijo que subiera con ella a casa y me lo enseñaría. Pues en efecto, subimos a casa, me senté en el sillón y ella muy despacio se quitó el top y los vaqueros dejando ver su conjunto azulado de tanga y sujetador entremarcando sus pezones.
Después de estar un rato sentada con ella en el sillón la dije que me iba a casa y ella me dijo que si me quería quedara a dormir su marido no vendría hasta las 3 de la tarde. Yo que estaba muy caliente accedí a ello, y nos dirigimos a la habitación con lo que me empecé a quitar la ropa quedándome solo con el slip blanco que llevaba en el que claramente se notaba mi pene muy hinchado. Ella se desabrochó el sujetador dejando sus tetas al aire (calculo una talla 90) y nos metimos en la cama, me dio un beso y nos dimos un hasta luego.
Yo no podía pegar ojo de pensar en aquella situación y cada vez me acercaba más a su culo prieto con lo que llegó el momento que pegue mi pene muy duro en su culo pensando que estaría dormida a lo que ella me dijo:
Mmmm, noto que tienes la polla muy dura .....
En eso se dio la vuelta y me empezó a tocar la polla mientras sus labios se abalanzaron sobre mi boca y empezó a besarme muy salvajemente.
Bajó mi slip y empezó a comerme la polla muy despacio y mordisqueando el glande como nadie lo había hecho hasta entonces. Estuvo un buen rato comiéndome la polla y los huevos de una manera espectacular hasta que la tumbé en la cama y procedía a quitarla el tanga con lo que descubri su coñito muy húmedo al que empecé a lamer muy lentamente e introduciendo toda mi lengua dentro escuchándola como gemia de placer y me deseaba cada vez más.
Durante un buen rato nos dedicamos a hacer un 69 en el que cada vez el tono se ponía más caliente, ya que pasado un tiempo noté como sus jugos recorrian mi lengua y mi boca ya que había tenido un orgasmo por lo que me pidió que la follara.
Me tumbé encima de ella y la metí toda mi polla en lo que empecé a moverme como un loco para que gimiera de placer, que coñito mas caliente y húmedo, hummmm.
Me dijo que nunca la habían follado por detrás a lo que la dije que yo nunca lo había echo a lo que me respondió que buena ocasión para probarlo los dos y lentamente la empecé a meter el glande en su agujerito que previamente había mojado de saliba para que la penetración fuera mejor.
Vaya excitación solo de oirla gritar y de mover ese culo duro delante de mi polla que cada vez entraba un poquito más hasta que ella de un golpe hacía tras se la metió entera en el culo dando una gran gemido de placer lo que la ocasionó un nuevo orgasmo.
La volví a meter en su coñito empapado en jugos y la follé sin parar, para luego sacarla y frotarla por sus pezones duros hasta que me corrí encima de ella sobre sus tetas y sobre su cara a la que nada más correrme me pidió que se la metiera en su coño durante unos segundos y al sacarla me la lamía como una gata en celo.
Ese mismo día y hasta las 2 que me fui, porque a las 3 llegaba su marido, echamos otros dos polvazos igual de buenos y salvajes como este otro.

Desde entonces y cada vez que podemos quedamos y nos damos una alegria ya que lo pasamos genial y entre nosotros no existe ningún tapujo ni vergüenza.

Un beso muy húmedo para todas.

Un castellano

zarfowixx

Una llamada Inesperada

Comentarios (0)

Teniamos mucho tiempo de hablarnos por telefono y bromeábamos acerca de lo que haríamos si estuviéramos juntos en esos momentos, en algunas ocasiones llegamos a salir a comer y también comentábamos lo rico que sería hacerlo, pero nuestros principios nos detuvieron en muchas ocasiones, eso y el miedo de que alguien nos descubriera entrando o saliendo de un hotel... Cierta noche de un domingo después de ver televisión por largas horas y estar en el ocio total comence a ver programa un tanto erótico el cual me puso un tanto inquieto, después de ver el reloj supuse que mis amigas estarían ya ocupadas en algún bar, asi que revisando mi agenda encontre el numero telefonico de mi prima y pense que como cosuelo sería bueno platicar candentemente con ella:

-Hola prima!!! ¿como estas?

-Bien primo y tu?

-Pues aquí tristeando y pensando en ti ¡haber cuando se me hace!

-Pues no te vas a morir, por que yo tambien me estaba acordando de ti y no sabes de que forma...

-Lo malo es que siempre son solo palabras y nada de acción ¡!!

-Lo malo es que estas muy lejos, si no, te diria que vinieras ahorita!!

-Huuuuuy no me digas eso que mira que asi como ando de cachondo me lanzo hasta alla ahorita mismo ¡

-! No creo vengas!!!

-Si es en serio llego en 30 minutos...

No lo pense mas subi al carro y me dirigi a verla, en el camino percibi que mi verga estaba al cien, empezaba a dolerme por la excitación que sentía solo de pensar en penetrar a mi prima ¿por fin se me haría? Llegando a su casa, toque el claxon y ella tardo un poco en asomarse por la ventana y hacerme señas que la esperara unos momentos... Al salir me dijo que no pensaba que en realidad fuera, y que por ese motivo se había ocupado tomando un baño relajante.... Acto seguido nos sentamos en el sillón, y comenzamos a platicar de lo bien que ella olia y de lo bien que ella me veía, sin mas preámbulo, me acerque a ella y le hice a un lado el cabello que cubría su rostro y acaricie su hombro con un poco de impaciencia, ella solo me miro a los ojos y comenzo a entrecortar su respiración, después su mirada se dirigio a mi bragueta que ya abultaba bastante y me dijo...

-Mira pobrecito trozo quiere escapar ¡!!

Y sus manos fueron directamente al cierre de mi pantalón , bajándolo y dejando ver mi truza que cubria mi trozo (como ella le llamo) , yo mientras ya empezaba a cariciar sus senos que solo estaban cubiertos por su bata de baño asi como todo su cuerpo el cual no es de una mujer muy alta, pero si muy bien proporcionada de una tetas medianas pero todavía firmes a sus treinta y tres años y con dos hijos en su haber, mismos que dormían en esos momentos, tambien poseía una caderas muy abundantes y una nalgas muy paraditas, muy antojables para darles unas buenas nalgadas y unos buenos mordiscos... Ella descubrio mi pene, mismo que sintio un cierto alivio por ya no estar aprisionado, ella ya había incluso, abierto mi cinturón y desabotonado mi pantalón por lo que tambien pudo comenzar a acariciar mis huevos... Yo gemi muy quedo... y ella comenzo a jugar con mi pene el cual agradecido palpitaba y se erguia orgulloso ya que parecia que tenia vida propia pues cada vez que sentia la mirada de mi prima, parecia emocinarse aún mas y parecia que gritaba ¡chupame! Mi prima parecia que estaba hipnotizada y solo me decía :

-¡¡Mira que bonito trozo tienes y hoy es mio por fin!!

Eso me excitaba aunándose con el placer de masajearle las tetas ¡cuánto tiempo habia deseado acariciarlas y ahora no solo haria eso, si no que me dipuse a chuparlas... Ella se acomodo sin soltar mi pene, a modo de permitirme acercar mi cara cerca de esas hermosas tetas mismas que comence a besar con algo de ternura y algo de lujuria, después deslice mi lengua por la base de su teta izquierda hasta llegar a su pezón que recuerdo perfectamente que es de un color café oscuro y es un tanto grande, su reacción no se hizo esperar y ambos pezones se pusieron duros y erectos y tambien parecia que gritaban ¡muérdeme! Y yo por supuesto que obedeci... Mi prima me dijo Recuéstate Ella puso sus hermosas tetas en mi rostro para que pudiera seguir lamiendo, chupando y mordisqueando mientras ella gemia de una manera muy excitante, después de poco me privo de seguir amamantandome , para deslizarse sobre mi pecho que por cierto ya no traía la playera puesta, hasta llegar mi pene que nuevamente comenzaba a dolerme por estar tan tieso tanto tiempo...

El consuelo llego cuando ella llego hasta él, comenzo por besarlo con sus labios entreabiertos, después saco un la punta se lengua la cual comenzo a juguetear con mi cabeza, le daba pequeños latigazos, mismos que para mi eran enormes descargas electricas sobre mis nervios que me hacian temblar de vez en vez, luego de un rato logro que yo dejara de gemir para decirle Ya chupala por favor ¡!! Mi miro picaramente, se sonrio y de un solo golpe la introdujo casi toda en su boca, mis 19 modestos cms no cabían por completo... entraba y salia lo que cabia, y yo gemia y gemia mientras la tomaba de su cabeza para ayudarle un poco con el ritmo, o mas bien para agradecer el ritmo que llevaba (¡que gran mamada me estaba haciendo!) en momentos la sacaba de su boca y con su lengua recorría todo mi trozo hasta llegar a mis huevos los cuales recibian una chupada cada vez que bajaba hacia ellos... Le pedi que me dejara tambien complacerla y ella soltaba mi verga solo para decirme que lo que estaba haciendo en ese momento la llenaba de placer (y no lo dudo, pues tambien se escuchaban gemidos ahogados de ella mientras la chupaba)

Despues de un buen rato, la recoste sobre el mismo sillón y comence nuevamente a chupar sus pezones (en corto, hice la misma maniobra que ella) en pocos momentos me encontraba frente a su raja, misma que bese tiernamente y en mis labios pude percibir que era ya tanta su humedad que ya habia mojado sus labios superiores, los cuales fui lamiendo con mi ansiosa y juguetona lengua... Mi lengua parecia tener vida propia, parecia un perro sabueso en busca de su presa, su presa en este caso sería su clítoris, mismo que descubrí cuando ella comenzo a moverse en circulos... levante sus piernas y puse debajo de sus caderas un cojin para que su vajina y su culo, quedaran al descubierto ( no podia creer tan hermoso espectaculo ) entraba y salia con lengua de su vajina deslizándome hasta llegar a su culo que se arrugaba un poquito cada vez que sentia los latigazos juguetones de mi lengua, su clítoris se endurecia, cada vez que mis dientes lo hacian presa y lo sacudian muy suavemente con movimientos rapidos y de un lado a otro que yo provocaba moviendo la cabeza, a lo que ella dejo de gemir para empezar a exigirme:

-¡Cojéeme ya! ¡ya lo quiero tener dentro! ¡dame tu trozo! ¡Clavamelo ya !

No la hice esperar mucho pues mi pene estaba rojo y duro de la excitación... Acto seguido, coloque sus piernas que ya estaban en el aire en mis hombros y coloque mi trozo en la alberca de flujos que tenia mi prima, le enterre, primero la punta y un ¡hay! Salio de su boca, le pregunte si lo estaba sintiendo y me dijo

– ya no seas cruel y clávamela toda!!!

Despues de eso me hundi por completo en su vajina , la escena era de las mejores de mi vida, mi prima con toda mi verga dentro y sus ojos desorbitados de placer y yo sintiendo lo caliente de sus flujos envolviendo mi tranca... me quede quieto un momento y fue tan placentero ese momento que quise repertirlo, sin preguntar, saque mi trozo (ahora completamente empapado de sus liquidos) ella me miro con un gesto de protesta, solo respondi hundiendo nuevamente toda mi carne su agujero lo cual suavizo su semblante... Comence con movimientos lentos y le preguntaba como lo sentia y ella respondia que en esa posición lo sentia todo, todo adentro lo cual me estimulo para agilizar mis movimientos, entraba y salia cada vez mas rapido y mas fuerte y no tardaron en escucharse los chasquidos provocados por nuestros flujos, y en un momento mas senti como se aferro a mis bazos mientras yo me aferraba sus pechos los cuales jugueteaban al ritmo de mis movimientos, un calor aún mas fuerte abrazo mi pene y los apretones de sus manos en mi espalda me decian que estaba teniendo ella un orgasmo (¡como habia tardado en darme uno!) ademas sus grititos ahogados que decian ¡siiiiiiiiii! ¡siiiiiiiii! ¡asi mi amor!

Se desvanecio y su respiración era muy rapida, yo estaba sudando y tuve que sacar mi trozo por un momento de ella, de lo contrario también me vendría y lo que queria era prolongar lo mas que pudiera esa cogida fenomenal ¡!! Solo unos segundos tarde en recuperarme y la tome de sus manos pidiéndole que me dejara darle por detrás, ella solo respondio incandose en el sillón, dándome la espalda y mostrándome ese par de nalgas que tantas veces fueran parte de mis masturbaciones mentales, no pude contenerme y le di una nalgada que la hizo relinchar como a una llegua... Solo les dire que mi pene sin necesidad de dirigirlo se encontro nuevamente con esa hermosa raja, y como si fuera un imán se clavo casi casi, si que yo hubiera hecho algun movimiento, casi enseguida comence a bomberla con mucha fuerza ¡Oh esa nalgas eran una delicia!! ¡me jalaba con fuerza de sus amplias caderas!

Y lo único que escuchaba yo eran los golpeteos de mi piel con sus nalgas, sus gritos ahogados y mis gemidos de placer y esfuerzo pues parecía que la quería perforar... No tarde mucho en preguntarle si me daria uno mas, alo que ella respondio que solo me estaba esperando, apretando su cadera contra de mi le grite ¡me vengo! ¡me vengo! Y los dos nos convulsionamos en un orgasmo interminable... yo no podia recuperar la vista de lo desorbitados que tenia los ojos de tan fuerte oleada de placer que duro varios minutos en todo mi cuerpo... Despues de un buen rato de estar sobre su espalda me vesti, en realidad solo subi mi pantalón (ya que nunca me lo quite) me puse mi playera y me despedi de ella, recuero que preguntaba mucho si me habia gustado, y yo respondia que no, ¡QUE ME HABIA ENCANTADO!

Me despidio con un beso en la mejilla y me pidio que la visitará mas seguido... (por supuesto que nuestra relación familiar se hizo mas estrecha y mis visitas mas frecuentes por lo que en cualquier lugar en donde existia oportunidad lo haciamos, pero todo eso es otra historia...

Mi Cuñada Embarazada

Comentarios (1)

Mi nombre es Eva, tengo veinticinco años. Todo sucedió hace unos meses. Era abril. Mi hermano me llamó por teléfono para ver si podía hablar con mi cuñada, que estaba muy deprimida. Mi cuñada estaba embarazada, de cinco meses.

Hacía quince días que la había visto y entonces no la había visto muy triste. La verdad es que siempre me he llevado bien con mi cuñada, aunque hacía mucho tiempo que no hablábamos íntimamente. Mi cuñada se llama Adela. Es una chica morena, muy sensual. No os voy a decir si tenía buen tipo o no. Podéis imaginarla cuando me abrió la puerta. Con sus veintiséis años, el pelo más ondulado que de costumbre.

Tenía una barriga que le sobresalía del traje. Estaba muy guapa, con la cara algo hinchada, los labios le aparecían más gordos, los ojos más brillantes. Era alta, algo más que yo y a pesar del embarazo, no había perdido la graciosa forma de las caderas. Se le veía un culito respingón al darse la vuelta. Sus pechos me parecían muy crecidos. En fín, las cosas del embarazo.

Yo soy rubia, de pelo lacio con manchas castañas. Tengo la piel clara y con pecas por todo el cuerpo. Tengo un cuerpo bastante bonito, de caderas anchas y cintura estrecha, piernas largas, en fin. Pero la verdad es que siempre he tenido un poco de complejo con Adela.

Nos sentamos en la mesita del salón y me trajo un café. Pobrecita, lo que debía costarle moverse con aquella barriga. Nos pusimos a hablar de las cosas de la familia de los amigos en común hasta que tras un leve silencio le solté el consiguiente -¿Y tú? ¿Qué tal?.-

-Pues ya me ves, con esta barrigota. Le estoy temiendo al verano. ¡AY que ver que me va a pillar en Julio o Agosto!.-
- Hija es que me ha dicho Jorge que estabas un poco depre.-

Mi cuñada Adela se cayó, no quería hablar, pero al fin me dijo .- Ya, pero es por otra cosa.-
.¡A ver! ¡Cuéntame!.-
- Es que tu hermano, en fin, ¡Hay que ver como es!.-

Me quedé mirándola sonriendo, invitándole a hablar. Al final se decidió.

-Fijate que en este estado necesitamos muchos mimos y tu hermano ¡Nada de nada!.-
-¡Ay, Adela! Mi hermano siempre ha sido muy cariñoso.-
-No, si cariñoso si que es, lo que pasa es que es eso sólo, cariñoso.-
-¿Qué quieres decir?.-
-Pues que de lo otro, desde que se enteró de que estoy embarazada, nada de nada.-
-Pero ¿Por qué?-
-Por que dice que le vayamos a hacer daño al niño.-
- ¡Pero eso es una tontería!.-
-¡Ya! Díselo tu a Jorge.-
Comencé a mover la mano como diciendo -¡Jorge Jorge!..Bueno, no te preocupes. - Quise cambiar de tema por que la verdad es que el tema se me escapaba de las manos.

Seguimos hablando y en un momento dado le dije.- ¡Ay! ¡Enséñame la barriga.-

Adela se levantó la falda y pude ver la faja que contenía su barrigota. Adela debió de ver mi cara de decepción por que en seguida me dijo- ¡Espera!.- y rápidamente vi que se quitaba la faja. Ahora, con la falda levantada veía su barrigota y las bragas enormes. Se sentó y puse mi mano en su vientre. Nunca lo hubiera hecho si ella no hubiera estado preñada.

AL poner la mano me sorprendió la tersura de aquella piel, la acaricié durante un rato. Me agradaba. Sin darme cuenta, la mano a veces bajaba mucho más de lo que debía, pues las bragas habían retrocedido y bajaban hasta la altura de su pubis. Yo sin darme cuenta toqué pelo alguna vez. Rectificaba en seguida, pero volvía a tocarlo inconscientemente.

Me hacía gracia el ombligo que le salía, lo acaricié varias veces. Miré entonces a Adela. Me quedé boquiabierta, pues Adela parecía perderse con la mirada entornada. Ya no me atrevía a quitar la mano, aunque me daba cosa seguir acariciándola.

Adela abrió los ojos y me respondió con la voz entre cortada.- Ay... es que me sientan muy bien los masajes.-

-Estás muy cambiada.- Le dije refiriéndome a su físico.

-¡Ah! ¡Y eso no es todo! ¡Mira!.-

Adela se desabrochó los botones del traje. De verdad que yo me llevaba bien con Adela, pero nunca había tenido esta confianza. Se quitó el vestido y luego se desabrochó un sujetador enorme y se descubrió dos tetas enormes, comparadas con las que tenía usualmente. Encima, los pezones me parecieron grandes. No puedo decir como los tendría antes, pero a mí me parecieron preciosos, como si además, una cera especial les dieran un brillo delicioso.

Al ver a mi cuñada así, no puedo explicar o que me pasó. El caso es que le pregunté.- ¿Me dejas?.-

-¡Ay! ¡Pues claro! ¡No seas tonta!.-

Puse mi mano sobre uno de los pechos de Adela, Era suave, delicioso. Me sentía agradablemente turbada. Tuve una tentación que no pude vencer. No lo entiendo, no me había pasado nunca. Rocé el pezón con los dedos. Vi como se endurecía. Adela no me decía nada, así que me acerqué más y más hasta tener sus pezones entre sus dedos. Era de un tacto suave, terso y fuerte pero suave. Hubiera deseado comérmelos, pero vencí la tentación y también, poco a poco aparté mis dedos y la mano de los pechos de Adela.

Puse mi cara sobre la barriga de Adela.- ¡Ay! ¡Ay! ¿Qué bonita!.- No se si dije bonita por que me parecía bonita la barriga, el caso es que le di cuatro o cinco besos. Sentí o presentí a Adela sonreír.

-¡Bueno, Te voy a enseñar otros cambios, cuñadita! -

Adela me llamaba cuñadita pro que soy un par de años más joven que ella. Adela se puso de pié, se cogió las bragas por los bordes superiores y se deshizo de ellas. Entonces e puso enfrente de mí. Vi su sexo. Aparecía al final de su barrigota. EL caso es que el pubis se le había estirado y el bello aparecía extendido y poco tupido.

-¡Vamos! ¡Toca, toca!.-

Estiré mi mano y acaricié su pubis, de textura tersa, parecido a un coco, pero infinitamente más suave. Adela me cogió la mano para que la tocara sin miedo. Mi mano casi rozó su sexo. Fueron unos segundos larguísimos hasta que Adela se sentó. Yo pensaba que se pondría las bragas, pero no, se quedó desnuda, sentada en el sillón, con las piernas abiertas y esa barrigota y los dos melones dulces como la miel.

Me fijé en su entrepierna. Tal vez no quería vestirse para que apreciara aquel detalle. Al igual que sus pezones, la piel que rodeaba el sexo estaba más oscura e hinchada. Los labios eran dos colchones. Tuve de nuevo un impulso irrefrenable y extendí mi mano hacia su sexo.-

-¡Ay que ver como se te ha puesto esto.-
-¿Has visto?.- Me dijo abriendo sus piernas para que pudiera tocar mejor.

Aquello era, no sé como decirlo, era mejor que tocarle los testículos a los hombres. Era la suavidad, la dulzura. Mi mano ya no se podía separar del sexo de mi cuñada. Ella, por otra parte permanecía con las piernas abiertas y comencé a sentirla respirar fuerte. La miré. Su cara no era precisamente de estar sufriendo. No pude apartar mi mano, y no sólo eso, sino que me puse a acariciarla a conciencia.

Eva echó la cadera hacia delante y quiso meter la barrigota, pero sin éxito. Yo entonces me puse a besar de nuevo la barrigota, pero mis besos acabaron en unos lametones largos que recorrían todo su vientre. Mi lengua pasó un par de veces por encima de su ombligo. Entonces me acordé del tacto exquisito de su pecho en la palma de mi mano y me dirigí hacia ellos, deslizando poco a poco mis labios por su vientre, hasta encontrar los límites inferiores de su pecho, que transgredí y luego, me dirigí hacia sus sobre abultados pezones.

Tomé sus pezones entre mis labios y entre mis dedos, apreté ambos. Los sentí crecer exageradamente, al igual que el clítoris, caliente, entre los dedos de mi otra mano. Me parecía un clítoris enorme y profundo. Adela se iba reclinando sobre el sofá y terminó totalmente tumbada. No pude por menos que quitarme la camiseta y el sujetador y mostrarle mis pechos pequeños y pecosos, pero que se volvían de un blanco lechoso en el centro y se remataba con unos diminutos pezones marrones oscuros.

Me puse entre sus piernas. Su sexo estaba delante de mí. Decidí obsequiarla con lo más dulce que tenía y me puse a restregar mis pechos en su barriga. Mis tetas le caían en medio y sentía el botón saliente del ombligo en la piel de mis senos y luchar con mis pezones. Luego decidí jugar con mis pechos en su clítoris y en su raja. Deslizaba mis senos entre sus piernas restregándolos por toda la extensión de su sexo hinchado y alargado.

EL sexo de mi cuñada apenas se lubricaba. Era debido al embarazo. Yo estaba empapada. Por eso me quité los pantalones y las bragas, quedándome también desnuda.

Intenté alcanzar sus senos para acariciarlos con los míos, pero su barriga me lo impedía. Desistí, pero entonces busqué su raja con mi boca, no sin antes pasar mi mejilla por su monte de venus, que me pinchaba como la barba de un hombre.


Le abrí las piernas. Su sexo hinchado se me ofrecía. En medio, un clítoris especialmente respingón. Lo cogí con mis labios, lo apreté como si con ello fuera a sacar de él un rico jugo. Entonces comencé a lamerlo con la punta de la lengua. Los lametones se intercalaban con apretones ligeros y suaves tironcitos que mi cuñada me agradecía moviendo sus caderas y gimiendo de placer. Entonces, separé sus labios con mis dedos y me puse a lamer toda su raja, de un lado a otro, de arriba abajo.

Adela me acarició la espalda y los pelos y yo por mi parte, comencé a acariciarme los pechos, para terminar introduciendo mi dedo en mi coño húmedo. Ella mientras, alternaba sus caricias sobre mí con manoseos a sus pechos. Finalmente, Adela abrió sus piernas todo lo que pudo, puso los pies sobre el sofá y comenzó a impulsar su coño contra mi cara y yo, intuyendo la proximidad de su orgasmo, le separé los labios del sexo lo que pude e introduje mi lengua dentro de ella, todo lo que pude, moviendo mi cabeza al ritmo que ella misma deseaba, hasta conseguir arrancarle un orgasmo.

- Lo siento. Esto no me ha pasado nunca.- Me dijo un poco avergonzada.

Me incorporé y mientras ella se sentaba en el sofá le respondí, tras besarla en su cara enrojecida.- Ni a mí, cariño, ni a mí.-

Estaba muy caliente, así que antes de que se sentara, la cogí del brazo y tiré de ella hacia el suelo.- ¡Ven para acá, tonta.-

-¡Ay!¡Cuidado!.- Adela, con cuidado, se sentó en el suelo, y yo, besándola en la boca, la eché contra el suelo, tendiéndonos sobre la alfombra. Nos abrazamos tendidas y por fin sentí el calor de sus senos sobre los míos, aunque su vientre se me clavaba en mi ombligo. Comencé a rozarme con ella y conseguí finalmente meter una pierna entre las suyas. Mi rodilla se clavó en su sexo lo mismo que la suya en el mío. Comenzamos a acariciarnos y a movernos, agarrándonos ambas de las nalgas.

Sentía sus manos en mi trasero y yo, las mías en su culo. Nuestros pechos se rozaban y nuestros pezones, de distinto tamaño, jugaban a encontrarse, mientras la sensación de su rodilla se me hacía ya casi insoportable. Hice un hábil movimiento y me senté en el suelo, con una pierna suya debajo, y la otra, entre mis dos piernas. Así nuestros dos sexos se podían encontrar directamente

Sentí entonces el calor de sus muslos entre mis muslos y el calor y la humedad de su raja en mi raja. Su pierna más levantada pasaba por delante de mi pecho mientras yo, tenía mi pierna sobre su otra pierna. Yo estaba algo levantada, mientras ella estaba entre tumbada y puesta de medio lado, así que me correspondía a mí aproximar nuestros coños todo lo que podíamos, sintiendo el calor de nuestras crestas, la humedad de nuestras rajas mezclarse. Apoyé los dos brazos en el suelo y me puse a moverme contra ella, a restregarme. Movía mis caderas en sentido circular. Sentía su raja pegada a la mía.

Me sentía follada y follando a la vez. Las dos nos proporcionábamos placer mutuo. Yo estaba excitadísima. Para colmo, en un momento dado, Adela pasó su pié por delante de mi cara. Pensarán que soy una cochina, pero me atrajo poderosamente su pié y lo intenté atrapar. Caí sobre su muslo y lo agarré, pasando mi lengua por la planta de su pié y lamiendo los espacios entre cada dedito.

La excitación de Adela debía ir en aumento, pues la oía respirar más aceleradamente. Yo estaba a punto de correrme, Solté su pié y coloqué mi mano entre las dos, Me acariciaba mi sexo y el suyo a la vez. Me comencé acariciando yo. No me hizo falda gran cosa para empezar a correrme. Me metí el dedo corazón mientras me corría y sentía sus labios hinchados en mi mano. Me moví casi violentamente contra ella.

Al mirarla, vi como se movía entera, con su barrigota y sobre todo, sus tetazas. Entonces, cuando vi que mi orgasmo había finalizado, me atreví a introducir el mismo dedo corazón en su raja. Lo hice suavemente, pero no paré hasta que el dedo estuvo introducido totalmente, con el dedo índice y anular presionaba sus labios. Comencé a mover el dedo, no de arriba abajo, sino como un abanico que se cierra y abre. Mi cuerpo, mi coño empujaba mi mano que se clavaba en el sexo de Adela, que hacía que el dedo se hundiera en la raja de mi cuñada.

Finalmente, Adela comenzó a correrse de nuevo. Lanzaba unos gemidos casi lastimeros. Mi dedo permaneció hundido hasta que me aseguré que su deseo se hubiera apaciguado. Me tumbé junto a ella. Nos abrazamos. Estábamos sudorosas. Ella más que yo. Nos besamos durante un rato.

Me puse de rodillas. Ella se intentó incorporar. Estaba torpe. Cuando la ví, la cogí del brazo. La obligué a ponerse a cuatro patas. Su barriga y sus ubres colgaban. Me puse detrás de ella de rodillas. No buscaba ya saciar mi deseo ni el suyo. La cogí por detrás. La tomé de la cintura y comencé a darle "puntazos". Daba un impulso brusco a mis caderas y mi pubis tropezaba con su trasero.

Adela cedió y se puso en posición fetal, sentada sobre sus rodillas, postrada en el suelo. Yo seguía dándole "puntazos", un poco más tumbada sobre su espalda, extendí mis brazos y le cogí de nuevo sus pechos, apretándolos. Estuve así un rato largo.

-¿Por qué me haces esto?.-
- Me gustaría tener un pene ahora mismo.- Y le daba otro puntazo.- Eres tan tierna que me gustaría follarte.-
- ¿De verdad no lo has hecho nunca con otra?-
- ¡Nunca! Tú eres la primera y la última.-
-¿Es que no te ha gustado?.-
-Me ha encantado- Y le di otro puntazo.-

Bueno. Al final nos levantamos y nos vestimos e intentamos volver a una normalidad turbada para siempre.

Cuando nos despedimos en la puerta, Adela se me acercó y me dijo en voz baja.-- Por favor, no le digas nada a Jorge.- Me metí de nuevo en el recibidor y la volví a besar tras abrazarla tierna, pero apasionadamente.

He visto a mi cuñada muchas veces desde entonces, pero siempre acompañada. Intenté ir a verla nuevamente pero no pudo ser. Llegué a sentirme un poco culpable de lo ocurrido. Hace dos meses mi cuñada dio a luz una niña preciosa. La bautizamos la semana pasada y fíjate que mi hermano me ha pedido que vaya a verla más a menudo, aunque él no esté, pro que dice que Adela está un poco deprimida. Sí, dice que tiene la depresión post-parto. Seguro que soy capaz de reanimarla.

egarasal1@mixmail.com

Egarasal

Lios de Familia - 3ª Parte

Comentarios (0)

Salí al jardín y me tumbé en la hierba a disfrutar de la sombra que nos daban los árboles del patio, los que proporcionaban algo de frescor en esos calurosos días.

La tarde era particularmente calurosa y no lograba reunir fuerzas para hundirme en el agua tibia de la piscina y preferí dejarme llevar por la modorra e intentar una siesta al fresco.

En el portal de la casa estaba sentada Teresa, mi hermana mayor, leyendo una revista. Llevaba una polera de talla pequeña que dejaba al descubierto su ombligo y una falda ceñida que le llegaba a la mitad de sus bien torneados muslos. Debido a la posición en que se encontraba, sentada sobre la escala de acceso a la casa, con las piernas ligeramente separadas, alcanzaba a vislumbrar parte interior de sus muslos que se insinuaban entre la semi oscuridad de su falda.

Me acomodé para ver algo más, para lo cual me moví con mucho cuidado hasta lograr quedar frente a las piernas de mi hermana, que seguía entretenida con su lectura, por lo que supuse que no se percató de mis movimientos, aunque en un momento miró hacia el lugar en que yo estaba. Ahora mi visión alcanzaba gran parte de lo que había en el interior de su falda, alcanzando con mi vista hasta la parte superior de las medias que cubrían los gruesos y al parecer suaves muslos de mi hermana que se movían de tanto en tanto, aumentando por momentos mis posibilidades de ver más adentro de sus muslos.

Estaba tras unas plantas y por ello no me era difícil disimular mi presencia, la que no percibió Claudia, mi ardiente compañera de mis tardes de sexo filial, que llegó a sentarse junto a su hermana y empezó a charlar con ella animadamente. Aunque Claudia vestía falda también, se sentó con las piernas recogidas, por lo que no era posible obtener de ella ninguna vista de sus intimidades, que por lo demás ya conocía muy bien.

Al acomodarse para charlar con su hermana, Teresa abrió un poco más sus piernas y ello me permitió verle todo el resto del interior de sus piernas, con sus muslos que casi se juntaban al fondo, donde vi sus bragas de un color claro que me quitaron el aliento. Pero la visión duró poco y nuevamente la abertura entre sus piernas se estrechó, impidiéndome el espectáculo que me había dado involuntariamente por unos fugaces instantes.

Teresa dirigió una mirada hacia los arbustos donde me encontraba escondido. Aunque sus ojos se posaron brevemente en el lugar en que estaba, sentí en mí la intensidad de su mirada, lo que me dio la impresión de que me había sorprendido espiándola. Ello me sobresaltó, pero mi hermana volvió a la charla con Claudia y pareció no prestar atención al lugar en que estaba escondido, lo que me devolvió la confianza y continué sin hacer ningún movimiento que me delatara, a la espera de algún nuevo descuido de mi hermana que me permitiera seguir disfrutando de sus piernas y sus muslos.

Mientras las hermanas continuaban charlando, me fijé que las piernas de Teresa estaban nuevamente abiertas, mostrando hasta el final de sus medias. No podía creer en mi suerte: no sólo no me había visto sino que volvía a regalarme el espectáculo de sus muslos enfundados en esas medias blancas que los hacían ver más seductores de lo que eran.

Seguía arrobado el espectáculo del interior de sus piernas cuando me percato que estas siguen abriéndose, poco a poco, sin pausa, mostrando a cada instante nuevos rincones entre los grandes muslos, hasta que quedan completamente abiertas, casi en posición de entrega. Con el esfuerzo por abrir sus piernas la falda de Teresa se le subió a la altura de su cintura, mostrando sus bragas y parte de las nalgas desnudas que su prenda íntima no alcanzaba a cubrir.

¡Mi hermana me estaba regalando la visión de sus piernas, sus muslos, sus nalgas y su sexo, todo a la vez!

Repuesto de la impresión, subo la vista al rostro de mi hermana y vislumbro en ellos una ligera sonrisa y miradas furtivas hacia el lugar en que me encuentro escondido, mientras escucha los comentarios de su hermana, limitándose a asentir de tanto en tanto mientras mueve sus piernas como si estuviera acomodándose, pero siempre mostrándome más de su interior, con la clara intensión de excitarme.

Saco mi verga y empiezo a masturbarme lentamente, mientras mi vista devora cada pedazo de los muslos de Teresa, hasta quedarse en sus bragas transparentes que tapan un gran manchón negro que se vislumbra bajo la tela.

La visión del bulto entre las piernas de mi hermana, rodeado por sus muslos y el final de sus medias es más de lo que puedo resistir y apresuro las caricias sobre mi trozo de carne para conseguir el orgasmo que preciso con urgencia.

El diálogo entre mis hermanas continúa, sin que al parecer Claudia se percate del jueguito de Teresa. Se conversan al oído entre risitas como compartiendo un secreto.

Claudia se levanta, apoyando su mano en el muslo de Teresa para afirmarse sin darle importancia al hecho de que sus piernas se encuentren totalmente expuestas, le da un largo beso en la mejilla, muy cerca de su boca, y entra a la casa, dejando a Teresa sola, con sus piernas completamente abiertas, mientras retoma su revista como si quisiera continuar la lectura.

Al cabo de un rato una de sus manos se dirige al bulto que hay al final de sus piernas y empieza a acariciarlo lentamente. Se limita a acariciar su joyero, pasando sus dedos sobre éste de manera de que yo pueda ver como goza con el manoseo a su vulva.

No puedo creer mi fortuna.

Siento que estoy por acabar a la vista de la mano de Teresa acariciando su sexo y acelero el movimiento de mi mano. Y en ese instante, cuando estoy por eyacular, noto que mi hermana me mira directamente a los ojos, con una sonrisa en los labios, mientras continúa el masaje de su sexo . Esto es demasiado para mi ardiente carácter y termino de masturbarme sin control, con la vista fija en el rostro de mi hermana, que continúa sonriendo.

El semen salta a borbotones, sin recato.

Ella me excitó y logró que tuviera un orgasmo viendo sus piernas, sus muslos, su sexo. Por eso sonríe, pues ha logrado su propósito, pero no puede irse así como así no más. No.

Entre ella y yo ahora hay un lazo que no será fácil romper, hecho a base del juego erótico de exhibición de piernas, muslos, caricias al sexo, voyerismo y masturbación. Un juego que presagia cosas mayores entre ambos. Me levanto a medias para que Teresa pueda ver el resultado de su juego y dejo a su vista mi verga latiendo y expeliendo los últimos jugos. Con este gesto doy por superada cualquier traba que pudiera dificultar un acercamiento entre ambos y aprovecho de mostrar mis atributos a mi hermanita para que sepa a qué atenerse en el futuro.

Cierra las piernas, se levanta y entra a la casa, no sin antes mirar con una gran sonrisa hacia donde estoy vaciando mi herramienta que continúa con sus últimos estertores.

Esa última mirada es como una señal de aceptación y después de unos minutos entro a la casa en su busca y la encuentro en la puerta del baño, enfundada en una toalla que la cubre desde el pecho hasta la parte superior de sus muslos.

Al verme se queda parada en el umbral, mientras yo avanzo con la mirada clavada en sus ojos. En tanto me acerco a ella, Teresa retrocede al interior del baño, como indicándome el camino. Ya dentro, cierro la puerta tras mío, la abrazo y le prodigo un beso apasionado hundiendo mi lengua en su boca que ella me devuelve con similar pasión mientras la toalla cae al suelo.

Y ahí está mi hermana, completamente desnuda frente a mí, mirándome en silencio y esperando lo que haga a continuación. Hundo mi rostro entre sus senos, que beso alternadamente, pasando mi lengua por sus pezones que empiezan a endurecerse por la excitación. Y mientras beso y chupo, una de mis manos baja y se posa sobre su vulva, aprisionando su mata de pelo ensortijado con mi palma, que se curva sobre el monte de venus.

Teresa hecha su cabeza atrás entre suspiros mientras toma mi cabeza y la aprieta a su pecho.

“Mmmhmm, huuuy”

Me siento, con mi verga orgullosamente al aire, como si desafiara a mi hermana. Teresa se acerca y se sienta sobre mi herramienta mientras me abraza y me cubre de besos. Mi pedazo de carne se hunde lentamente en su interior hasta desaparecer entre la mata de pelos que cubre su sexo, mientras sus senos chocan con mi pecho y su pelo cubre mi rostro entre suspiros y besos con lengua.

“Más, dame más. Más, más”

Tomo sus nalgas y las subo y bajo mientras mi instrumento entra y sale del interior de mi hermana, que empieza a acelerar el ritmo hasta convertirse en un vertiginoso sube y baja que termina de pronto con Teresa dando apagados gritos en mi oído mientras detiene los movimientos de su cuerpo sudoroso, con mi miembro totalmente hundido en su vulva, sin que quede nada fuera.

“Huuuuuuuuuuuuyyyyyyyyy. Riiiiiiicoooooooooo”

Acaba en medio de apasionados besos y con nuestros pechos sudorosos unidos en un fuerte abrazo.

Se hecha atrás de manera de quedar de rodilla frente a mí y con mi sexo a la altura de su rostro. Lo toma y se lo traga completamente, para después empezar un sube y baja que en pocos segundos logra el ansiado clímax, en medio de un borbotón de semen que la pilla sorprendida y que le cae sobre el rostro y entre los senos.

Ya repuestos, vuelve a cubrirse con la toalla y después de verificar que nadie la pueda ver, sale en silencio y me lanza una sonrisa de complicidad antes de cerrar la puerta, similar a aquella que me diera en la puerta de la casa.

A estas alturas me he enredado con las tres mujeres de la casa y no sé que cosa me depara el destino. Lo mejor será dejar que las cosas sucedan naturalmente.

Total, mañana es otro día.

Lios de Familia - 2ª Parte

Comentarios (0)

Ese verano mi hermana Claudia y yo acostumbrábamos encontrarnos al caer la tarde en el fondo de la huerta que había en el patio de la casa y nos dedicábamos a satisfacer nuestras mutuas ansias de sexo. Ella era notablemente fogosa y siempre estaba buscándome para tener nuestros juegos íntimos, a los que yo estaba invariablemente dispuesto.

Los veinte años de Claudia y mis dieciocho se complementaban perfectamente en la aventura de descubrir el sexo entre adultos. Y disfrutábamos plenamente de nuestros cuerpos que se entregaban a nuestros jugueteos amorosos con la fogosidad propia de nuestra edad.

Nuestra hermana Teresa, un año mayor que Claudia, parecía no darse cuenta de nuestras escapadas frecuentes al patio de atrás y nunca hizo ningún comentario ni vimos una mirada en ella que delatara nuestro secreto. Con nuestra madre no sucedió lo mismo y ello se debió a un error de mi parte.

Al volver después de una ardiente sesión de sexo, despedí a mi hermana con un apretón a sus nalgas mientras ella se alejaba corriendo, sin percatarme que nuestra madre nos miraba desde el segundo piso de la casa. Sin darnos cuenta, ella empezó a espiar nuestros movimientos y pudo hacerse un itinerario de nuestros encuentros furtivos, por lo que no le fue difícil encontrar un lugar seguro para espiarnos y así poder pillarnos in fraganti.

Y sucedió una tarde en que el frescor invadía el ambiente cuando nuestra madre se ocultó de manera que no pudiéramos verla y esperó a que aparecieran los hermanos amantes, cosa que sucedió al poco rato. Primero llegó mi hermana y tras ella aparecí desabrochándome los pantalones que dejé tirados en el suelo para desnudarme totalmente y exhibir a mi hermana y a mi madre mi verga en toda su extensión.

Mi madre, escondida tras unos arbustos, quedó sorprendida con el tamaño de mi instrumento y la invadió una desazón que recorrió todo su cuerpo. No podía apartar la vista de ese aparato que se exhibía impúdico, lleno de venas colmadas de vitalidad, de un tamaño que la sobrecogió, en parte porque mi sexo es más grande que lo normal y en parte porque hacía muchos años que no veía uno. La curiosidad fue más fuerte en ella y en lugar de salir a enrostrarnos nuestro proceder siguió callada observando mi herramienta que se aprestaba a trabajar.

Claudia también se había desnudado y tirada en le hierba esperaba a su amado visitante, que no tardó en complacerla hundiéndose completamente en su lujuriosa cavidad. Después de un par de metidas y sacadas, saqué mi espada del interior de mi hermana y se la exhibí a la altura de su boca, con la evidente intención de que ella me pegara una mamada.

Mi madre se sintió poseída por una curiosidad insana ante la presencia de mi trozo de carne y lo que mi hermana le haría con su boca. No era posible que pudiera introducirse todo ese aparato en la boca, que no le cabría. Tal vez si contuviera el aliento y abriera los labios lo suficientemente como para que la cabeza del intruso llegara hasta su laringe se podría lograr, pensó.

¿Pero que estaba pensando? Se sorprendió al verse que estaba viendo las posibilidades de lograr meterse la verga de su hijo en la boca, en lugar de Claudia. No era en la boca de Claudia en la que estaba deseando introducir ese pedazo de carne palpitante sino en la suya propia. Cuando se percató del rumbo que estaban tomando sus pensamientos se sobresaltó pero le agradó la idea de continuar escondida y ver en qué terminaba esto.

Y cuando Claudia tomó mi verga y la llevó a su boca, que se abrió para recibir al visitante, no pudo evitar llevar una mano entre sus piernas, apretando a la altura de su propio sexo.

Tomé la cabeza de mi hermana y la atraje a mí, de manera de meter mi verga en su boca hasta donde fuera posible. Cuando ella se revolvió como intentando zafarse de mi aparato, comprendí que había llegado al límite de su garganta, aunque aún quedaba afuera un buen par de centímetros. Y empecé a bombear suavemente mientras mi hermana chupaba mi aparato para apurar el instante de gozo que se avecinaba.

Y cuando el momento llegó, Claudia apartó la cara y mi verga comenzó a lanzar semen sobre su pecho y estómago, en grandes cantidades, que ella distribuía con sus dedos en su piel, para finalmente llevar sus dedos empapados de mi líquido seminal a sus labios, donde los saboreó a gusto.

Mi madre había visto esto con los ojos enormemente abiertos y con su mano hundida bajo el vestido, masajeando su sexo por encima de su braga.

Después de acabar, me dediqué a chupar los senos de mi hermana y de ahí pasé a su vulva, en que introduje mi lengua hasta tocar su clítoris. Al sólo contacto, su interior estalló en una explosión de gozo y Claudia se derramó en mi boca mientras apretaba mi rostro a su vagina.

Mi madre continuaba con su masaje casi sin darse cuenta, atenta solamente a lo lujurioso de la escena que tenía ante ella e impresionada con las dimensiones de mi pedazo de carne y venas que nuevamente tomaba el tamaño que tanto le llamó la atención.

Puse a mi hermana en cuatro pies y lentamente le introduje mi espada en la vulva que aún goteaba por mi mamada anterior, para continuar con un un frenético mete y saca mientras me aferraba a sus senos y los masajeaba fuertemente. Mi hermana se movía de atrás hacia delante al compás de mis embestidas y por el deseo de tener dentro de sí el mayor pedazo de carne posible.

Ver mi verga saliendo y entrando de mi hermana que la recibía tan a gusto produjo en mi madre una excitación increíble y apartando su braga metió uno de sus dedos en su vagina y comenzó a meterlo y sacarlo hasta lograr un orgasmo al mismo tiempo nuestro.

Ya calmada, se retiró silenciosamente, sin que nos diéramos cuenta.

En la casa, recostada en su dormitorio, no lograba apartar de su mente la imagen de mi verga entrando y saliendo de la vulva de su hija y no podía dejar de imaginar que podría ser su propia vagina la invadida por tan regio visitante.

A la hora de la cena todo fue normal, por lo que Claudia y yo seguíamos sin sospechar que nuestra madre había sido inoculada por un virus peligroso: el virus del sexo. Y ya estaba haciendo sus propios planes conmigo.

Después de cenar, nos sentamos en la sala a ver televisión. Mi madre se arrellanó en un sillón, con las piernas subidas y apoyada en un costado, en actitud de dormitar. Mis hermanas pronto se aburrieron y fueron a dormir, por lo que quedamos solos los dos viendo la película, cada uno en cada extremo del sillón.

Mi madre se acomoda en su lado y estira una pierna, la que queda al aire mientras la otra sigue recogida. Andaba vestida con un delantal abierto por delante y la posición en que se encontraba hacía que a través de las aberturas delanteras, entre botón y botón, se vislumbraran pedazos de piel de uno de sus muslos y del estómago.

Cuando fijo la vista en su vestido me percato que también se ve un pedazo de uno de sus senos, pues anda sin sostén. La vista de estos trozos de la piel de mi madre me excitó y aunque intentaba ver la película no podía evitar volver la vista a sus piernas y a las pequeñas ventanitas de su vestido.

Mi madre se acuesta en su lado y queda de espalda, aparentando dormir, con sus dos piernas semi abiertas frente a mí, presagiando un espectáculo lujurioso para mis ojos. Y así es, pues poco a poco sus piernas se van abriendo más aún y descubren toda la dimensión de sus muslos y al fondo de estos su braga que cubre en parte su sexo, mostrando algunos pelos que hacen más excitante el espectáculo.

Aún cuando pienso que ella está durmiendo y lo que muestra lo hace sin intención, no logro apartar mi vista de su braga, sus muslos, sus piernas. Y sin pensarlo mucho, llevo una de mis manos a su pierna y la recorro con suavidad, desde su rodilla, siguiendo por sus muslos hasta acercarme a la parte superior, cerca de su sexo. La dejo sobre uno de sus muslos, gozando de la tibieza y blandura de su piel. Pero la tentación es demasiado y subo mi mano hasta alcanzar el bulto de su sexo, poniéndola sobre la mata de pelo rizado que cubre su braga.

Ella se revuelve inquieta, por lo que saco mi mano, asustado.

Al cambiar de posición, su insinúa más el contorno de sus senos. Llevo mi mano a la abertura del vestido y toco su pecho, hasta alcanzar su pezón que se encuentra endurecido y sobresaliente.

Mi madre vuelve a revolverse, inquieta.

Retiro mi mano y me dedico a observar sus senos, sus piernas, sus muslos, su sexo. Saco mi verga y empiezo a masturbarme con la vista fija en la vulva escondida.

¿Te ayudo?

La voz de mi madre me sorprende, pues la creía dormida. Pero ella nunca lo estuvo y lo que había hecho era manejar la situación para llegar a este punto. La pregunta misma no daba lugar a dudas. Ella quería jugar este juego y yo tenía el instrumento que ella deseaba.

¿Me permites?

Sin esperar respuesta se apodera de mi verga y empieza una lenta masturbación, cuyo objetivo es volver a familiarizarse con ese bello objeto, después de tantos años de abstinencia. Después de un par de masajes se levanta, se arrodilla frente a mí y se mete todo mi pedazo de carne en la boca, lo que logra sin dificultades. Bueno, de algo le sirvió ver a Claudia intentarlo sin conseguirlo.

Siento que la leche me viene y tomo su cabeza con mis dos manos. Ella siente que me viene el líquido seminal y se apronta a recibirlo. Deja en la boca solamente la cabeza de mi verga y aprieta los labios sobre esta, que expele gran cantidad de semen que ella traga con cierta dificultad.

Después de esta sensacional acabada, empieza a masturbarme con suavidad y muy pronto mi aparato vuelve a adoptar las dimensiones que tenía antes de su mamada. Se quita el vestido y queda totalmente desnuda ante mí. Se recuesta de espalda en la alfombra, abre sus piernas y me hace señas para que vaya donde está, orden que no me hago repetir y me coloco entre sus piernas, con mi verga entre las manos y la introduzco en su sexo que presta cierta resistencia. Pero ella no se amilana y pone sus piernas sobre mis espaldas y aprieta mientras su vagina aprisiona mi pedazo de carne hasta lograr que entre totalmente.

“Rico, m´hijito, rico”

Bombeo sobre ella repetidamente, logrando que acabe en dos oportunidades.

“Ayyyyyyy, qué rico, qué rico”

Siento que viene mi turno y apresuro las metidas y sacada hasta que un torrente de semen inunda la caverna de mi madre, lo que la hace acabar por tercera vez.

“Huuuuuuuy, rrrrrrrricooooooo, rrrrrrrricoooooo”

Y quedamos tendidos en la alfombra, ella completamente desnuda, con mi verga aún metida en su sexo.

Ella me toma el rostro y me regala un beso lleno de pasión. Se levanta y sin decir palabra se viste y se aleja a su habitación.


¿Qué pasará ahora? Eso es otra historia.

Lo hice con mi Cuñada

Comentarios (0)

Mi cuñada insistía permanentemente. Hasta un día que vino a casa y mi mujer no estaba llegó a mostrarme las tetas para convencerme de que sería bien recibida en nuestro ambiente de parejas "swingers" al que habíamos ingresado hacía un par de meses y en el que la estábamos pasando muy bien. 

Lo pero era que mi esposa la incentivaba. Lo único que a ella le daba un poquito de vergüenza era que en el entremedio en alguna reunión yo pudiera quedar pegado a su hermana. La apañaba porque le tenía bronca al marido de ella porque según contaba era un atrasado, un celoso, que no se la cogía nunca, que prefería ver fútbol a estar con ella y que ésta ya no lo aguantaba por lo que quería ir sola porque necesitaba tener sexo. 

A mí no me parecía bien que concurriera sin su esposo pero en definitiva no era mi problema. Para colmo mi mujer la entusiasmaba contándole lo bien que la pasábamos y los amigos que habíamos hecho.

Así que un día me decidí y lamentándome por su marido armé una pequeña reunión en casa con un par de amigos. Era una parejita joven y muy perversa, El superdotado y ella bisex. Por supuesto que la invitamos a mi cuñada, quien para no levantar sospechas con su esposo llegó temprano y como siempre, con un paquete de facturas. Mi cuñado nunca venía porque iba a la cancha y después se quedaba viendo fútbol por televisión hasta el último partido.

A la pareja joven también la hicimos venir temprano y en un momento dado mi cuñada me descolocó. Es que yo para entrar en clima charlaba para que se fuera conociendo con la otra pareja y de pronto dijo: ¿Cuándo empezamos? No tengo mucho tiempo y quiero disfrutar a pleno de la fiesta.

Eso desencadenó todo, porque esos jóvenes son muy zarpados y en un minuto estaban los dos en bolas apretándose a mi cuñada. Ella metía mano por todos lados y chuponeaba tanto a él como a ella..

Ahí nos dimos cuenta con mi mujer que a su hermana también le iban las mujeres, sobre todo por la pasión con que le tocaba la concha a la otra.

Se tiraron sobre un sillón mientras mi mujer sacaba las tacitas de café y las facturas para que no se aplastaran. La desnudaron y pude comprobar que mi cuñada tenía un buen lomo. La había visto en malla pero en bolas era realmente excitante. Me hizo calentar de inmediato. Sus pezones son grandes y morados y su concha rapada tiene unos labios rosados oscuros que parecen una boca abierta. Le nace bien arriba el tajo y su clítoris sale hacia fuera y al frente como si fuera una pijita.

Le chuparon la concha entre los dos, primero uno y después el otro. Luego él se paró en el sillón y le puso la verga en la boca. Ella la agarró con las dos manos y mientras gemía se la introdujo hasta la mitad, que era toda su capacidad bucal. El empujaba queriéndole llegar a la garganta y en un momento mi cuñada se ahogó y tuvo un pequeño acceso de tos. La chupó un buen rato mientras tenía un orgasmo tras de otro por la mamadas que la mujer bisexual le propinaba. Descubrimos con mi mujer que su hermana era una multiorgásmica insaciable.

A esta altura estábamos nosotros también desnudos pero sin participar así que me acerqué a ella mientras lamía el miembro del otro hombre. Me miró de reojo y me hizo señas de que me aproximara más. Así lo hice y me agarró la pija y lentamente comenzó a masturbarme. Después giró lentamente y al momento que soltaba las dos vergas que tenía en sus manos nos pidió que la cogiéramos. Yo cedí mi lugar al otro, porque estaba mi mujer y no sabía cómo reaccionaría, y éste se la metió bruscamente por la vagina. Ella gritaba de placer y pedía entre gemidos que yo le acabara en la boca. otros aspectos son felices y eso es bueno.


Se la puse, ella la degustó con pasión pero yo controlé mi orgasmo.

Fue entonces que mi mujer se me acercó y me dijo que llegábamos hasta ahí, que no la fuera a coger, que recordara que era su hermana.

Mi cuñada mientras tanto se desparramaba en orgasmos. El flaco se retiró de su vagina y me dejó lugar para que se la pusiera. Dudé un instante pero ante los insistentes reclamos volví a mirar a mi esposa quien me contestó con un "sí" timido. Mi pija entró sin escollos hasta el fondo.

La situación era maravillosa, mi mujer se olvidó hasta tal punto que me besaba mientras yo me cogía a su hermana. Fue tan fuerte que acabé de inmediato. Mi verga se ablandó pero ella no me dejaba ir, parecía que gozaba más con un miembro fláccido dentro de su vagina.

Por fin me soltó y mi lugar lo ocupó el otro hombre que deseaba terminar lo que había comenzado. Lo hizo acabándole en su cara, llenando de semen su frente y su cabello. Ella estiraba la lengua para capturar las gotas que resbalaban por su piel ardiente.

La reunión continuó intercambiándonos las parejas. Mientras mi esposa le chupaba la pija al joven yo le hacía el culo a la minita y ésta se zambullía en la concha de mi mujer. Mi cuñada nos acariciaba a todos por igual, salvo a su hermana y ésta jamás la tocó.

Después la jovencita me la chupó al unísono con mi cuñada y les acabé en sus bocas. Resultaba gracioso ver cómo se disputaban mi pija. Se la pasaban de boca en boca y hasta temí que me la mordieran, cosa que no sucedió por suerte.

Mi mujer mientras tanto se aguantaba estoicamente el terrible pedazo del joven quien la había puesto en el suelo con las piernas levantadas e iba alternando sin parar con la concha y el culo de ella. Culo que estaba acostumbrando a recibirla porque eran unos de los habituales asistentes a las reuniones que hacíamos. No todas las mujeres lo podían soportar pero la mía lo dilataba de tal modo que le entraba como si nada.

Terminamos todos extenuados pero fue complicado convencer a la hermana de mi mujer de seguir otro día. No se quería ír, quería más y más. Por fin la llevamos a su casa después de ofrecerle un profundo baño que le sacara el olor a semen que tenía por todo el cuerpo para que su marido no se diera cuenta.

Hoy en día mi cuñada coge con nosotros. Ya traspasaron la barrera con mi esposa y se propinan caricias por todo el cuerpo. El que resulta más complicado soy yo que tengo que atender a las dos por eso es que a veces le organizamos fiestitas con la presencia de otros hombres que colaboran conmigo.

Su esposo sigue copado con el fútbol y ni percibe que ella ahora no le reclama más sexo. Pero en

Euge

Lios de Familia - 1ª Parte

Comentarios (0)

El verano de ese año fue especialmente caluroso, aunque la sombra de los arboles que poblaban el patio de nuestra casa quinta nos brindaban unas tardes de siestas bajo la parra o la higuera que nos aislaban tanto de la temperatura ambiente como de la actividad reinante en las calles.

En esa época vivíamos en esa casa mi madre, separada desde hacía unos cinco años, y mis dos hermanas mayores, Claudia y Teresa.

Al lado nuestro vivía Patricia, una bella mujer de 30 años, casada hacia poco, de cabello rubio, ojos chispeantes y sonrisa siempre presente en sus labios finos y carnosos. Tenía un cuerpo escultural, que hacia resaltar con unos pantalones apretados que dibujaban los bellos contornos de sus piernas largas y bien formadas y de su trasero parado que al verla de perfil parecía aun más enhiesto.

Sus senos eran fuera de serie: siempre altivos, insinuando una dureza que invitaba a apretarlos. Ella estaba consciente de lo hermoso de su busto, que resaltaba con unas blusas tan apegadas a su cuerpo como los pantalones a sus piernas. Y por encima del escote se insinuaban dos masas que pugnaban por salir a la libertad, lo que hacia difícil apartar la vista de ellos. y Patricia lucía sus senos con una naturalidad que la hacia mas apetecible aun.

Aun cuando desde el primer momento me sentí atraído por los encantos de nuestra vecina, cosa que estaba seguro ella había captado, nunca tuvo un gesto, una mirada o una palabra de denotara molestia o complacencia. Su actitud en todo momento era abierta, alegre, sin dejo de segundas intenciones.

Yo había cumplido recién los 18 años y siempre que ella venía a nuestra casa, cosa que sucedía casi todas las tardes, buscaba cualquier pretexto para estar cerca de donde ella se encontrara, con mi madre o alguna de mis hermanas mayores.

Ellas acostumbraban a conversar en el living de la casa, mientras yo me dedicaba a revisar discos, resolver puzzles o leer, por lo general tirado en el suelo, aparentando que estaba sumido en mis cosas, pero pendiente de Patricia, de sus gestos, de sus piernas, de su risa, de sus palabras.

Todo no habría pasado de ser una atracción juvenil sin mayores consecuencias posteriores si no hubiese sido por el hecho de que un día Patricia empezó a ir con minifalda, aduciendo para ello que el calor era mucho para usar pantalones. Al ver por primera vez sus piernas libres del encierro de los pantalones, casi pierdo el aliento: eran llenitas aunque no gordas, delgadas aunque no flacas. tenían lo justo que deben tener unas piernas para despertar los apetitos de un hombre. Y sus muslos insinuaban una región que invitaba a conocerla, con curvas que presagiaban placeres sin limites y que despertaron mis mayores fantasías.

La tarde en que sucedieron los hechos que motivan este relato la conversación se había centrado en la minifalda de Patricia y en lo bien que le sentaba, por lo que mis miradas ardientes a sus bellas y deseadas piernas pasaron desapercibidas a mis hermanas, aunque no a mi vecina, que en un momento dado me miró con una mirada que me dejó helado, pues me clavó sus verdes ojos intensamente, calladamente. No sabía si estaba molesta, curiosa o halagada por el deseo que reflejaban mis miradas a sus piernas, lo cierto es que me miró durante unos segundos que se me hicieron eternos y que me turbaron completamente, lo que me obligó a desviar mi mirada mientras mi rostro se cubría de un rosado intenso, producto mas de la vergüenza que del calor ambiente.

No podía seguir cerca de ellas, pues la mirada de Patricia me había desarmado completamente y sabía que ahora estaba advertida de que era objeto de mis deseos. ¡que duda podría caber después de que me sorprendió viendo sus piernas con la mirada de lujuria que tenía cuando clavó sus ojos en mí!

Me fui apresuradamente del lado de las mujeres y esa tarde la pasé bajo la parra, acostado en la hamaca, sin dejar de pensar en las piernas de Patricia, en sus muslos tentadores, que invitaban a tocarlos y a recorrerlos hasta alcanzar el tesoro que se escondía al final de sus piernas. Me imaginaba que usaba bikinis blancos y que estos protegían una mata de pelos abundantes y rizados y una grieta de labios gruesos, rosados, frescos y húmedos.

Muy luego estaba recorriendo con mi imaginación ese par de columnas, que se abrían a mis caricias, hasta alcanzar la anhelada meta, húmeda de deseo. En tanto exploraba el precioso bulto, mis labios besaban sus senos por sobre la blusa, provocando suspiros de deseo por parte de Patricia.

Mientras mi imaginación lograba todo lo que deseaba de mi complaciente vecina, mi mano se internaba en mi pantalón para intentar un alivio a mi instrumento viril.

Un ruido de voces y pasos interrumpió mi fantasía y tuve que retirar apresuradamente mi mano del interior de mi pantalón y me acomodé lo mejor que pude para ocultar mi estado de excitación. Las que llegaban eran Patricia y mi hermana Claudia, enfrascadas en animada conversación, que interrumpieron cuando se dieron cuenta de mi presencia. una mirada de mi hermana me dio a entender que mis afanes de ocultar mis actividades solitarias no habían tenido todo el éxito que yo esperaba, lo que me llenó de vergüenza, pues mi erección era evidente. Patricia pareció no darse cuenta, pues siguió conversando con mi hermana como si nada pasara.

Ellas se retiraron a otro rincón del huerto, dejándome solo y frustrado, ya que ni me había satisfecho ni había logrado ocultar mi lujuria a los ojos de Claudia. Al rato me llegaron las risas ahogadas de ambas compartiendo quizás que secreto.

Algunas horas después, cuando Patricia ya se había retirado a su casa a esperar la llegada de su esposo del trabajo, yo continuaba en la hamaca, rumiando mi rabia y frustración por el papelón hecho, que me había puesto en evidencia primero con Patricia y después con mi hermana Claudia. Me levanté dispuesto a entrar a la casa cuando un ruido llamó mi atención. Me dirigí al lugar de donde me parecía que venía el sonido, que era una higuera ubicada al fondo del huerto, a la cual era difícil llegar, por lo escondida que estaba.

En la semi penumbra del atardecer pude distinguir a mi hermana Claudia sentada en el suelo y apoyando la espalda contra el tronco de la higuera, con la cabeza levantada y sus ojos cerrados, en tanto una de sus manos desaparecía entre los pliegues de su falda y se movía frenéticamente. Su otra mano se había perdido por el escote de su blusa y masajeaba uno de sus senos, al mismo compás del ritmo de las caricias bajo su falda. El ruido que había escuchado eran los suspiros de mi hermanita que subían de tono en la medida que aumentaba el ritmo de su masaje entre sus piernas.

La sorpresa de sorprender a Claudia masturbándose pronto fue cambiada por el deseo que me provocó ver sus piernas al aire y uno de sus senos que se mostraba impúdico fuera de su prisión, mientras los suspiros se hacían cada vez mas profundos y el masaje mas frenético.

Claudia, de 20 años, era una mujer muy bien formada y sus piernas eran dignas de ser admiradas, al igual que sus senos, los que tenía ante mi vista para poder opinar con sobrado conocimiento. Sin darme cuenta, mi instrumento había alcanzado una dimensión de proporciones. Cuando sentí la molestia que me producía la presión de mi pene en el pantalón, pugnando por salir, casi como en éxtasis lo saqué y empecé a darle masajes lentos, profundos, intensos, mientras devoraba con la vista el paisaje que mi hermana me ofrecía.

Con la vista fija en las piernas de Claudia, intentando ver lo que ocultaba al final de las mismas, seguí masturbándome lentamente, como haciendo durar lo más posible el gozo que me estaba dando el espectáculo y el masaje de mi hermana. De pronto mi hermana dejó de masajearse y al subir la vista desde sus piernas a su rostro me encuentro con su mirada puesta en mi instrumento. No había sorpresa en sus ojos, solamente deseo, de eso estaba seguro. Me miró fijamente, con la boca semi abierta y su lengua asomándose, como si estuviera lamiéndose de deseo. La miré esperando algún gesto de parte de ella y ella asintió, invitándome con sus ojos mientras se recostaba en el suelo con una sonrisa en los labios.

Me acerqué y puse mi mano donde ella la había tenido recién, encontrando el lugar húmedo de deseo. No encontré ninguna prenda intima que se interpusiera en el camino de mis deseos, por lo que abrí sus piernas y poniéndome encima de ella le puse mi verga a la entrada de su vagina, sin atreverme a penetrarla. Entonces Claudia se aferró a mis nalgas, subiendo las piernas, apretándolas tras mi espalda, y me atrajo mientras subía su cuerpo, logrando que mi instrumento la penetrara hasta la mitad.

Un suspiro prolongado me indicó que ella estaba feliz con mi herramienta en su interior, por lo que terminé de hundirle mi cosa hasta el fondo, para a continuación dedicarme a meterla y sacarla repetidamente, hasta que ella logró un orgasmo prolongado que fue seguido inmediatamente por otro mío.

Me quedé con mi verga hundida en la entrada de su gruta, intentando recuperar el aliento, en tanto ella suspiraba quedo y seguía aferrada a mis nalgas, con los pies cruzados sobre mi espalda y mirándome profundamente a los ojos. Al cabo de un rato, cuando nuestras respiraciones se aquietaron, empezó a moverse lentamente, en forma circular, mientras me besaba el cuello con un beso largo y quedo, suave e intenso. Empecé a moverme nuevamente en el interior de mi hermanita, ahora mas calmadamente, con la intención de disfrutar mejor el incesto.

Pero Claudia tenía otros planes, pues demasiado pronto para mi gusto aumentó el ritmo de sus movimientos y los fue acelerando en tanto daba grititos callados

“Más, más, más”

Me besaba el cuello dejándome manchas rojas en el mismo. Pronto sus grititos cambiaron y aumentaron de volumen.

“Rico, m'hijito, rico, ¡ yaaaaaa!”

Y terminó acabando intensamente mientras se apretaba a mi hundiendo sus uñas en mis costados.

“Qué rico, m'hijito, qué riiiiiiicooooo”

Las expresiones de mi hermana me excitaron a tal punto que no pude contenerme y sentí que el torrente de vida que había en mi interior pugnaba por salir y derramarse en su interior, cosa que sucedió cuando se apagaban los quejidos de gozo de Claudia. Me hundí en ella con todo mi cuerpo y acabé mientras mi rostro se perdía entre los senos de mi hermanita.

“Ya, m'hijita, ya, ahi va. riiiiicooooo. ¡yaaaaaa!”

Y ahí quedamos ambos, fundidos en un abrazo, sudorosos y agotados, pero expectantes por lo que ahora vendría, cuando debiéramos mirarnos a los ojos una vez pasado el momento de lujuria e incesto. No soporté la espera y me levanté un poco para mirar a mi hermana a los ojos. Le dije “¿que me dices?”, esperando una escena de llanto de su parte que disfrazara el momento de debilidad que había tenido, pero, para mi sorpresa, respondió: “estuvo exquisito, ¿no crees?”.

“¿No estas arrepentida?”
“No, para nada. al contrario”
“Eres rica, me hiciste gozar como loco”
“Tu también. tienes un instrumento rico”
“¿Te gustó?”
“Me gustó desde que te ví masturbándote”
“¿Me viste?”
“Si. Entonces supe que debíamos hacerlo”
“¿Te estabas masturbando pensando en mí?”
“Si y no”
“¿Como?”
“Tenía que llamar tu atención hacia donde yo estaba y lograr que te excitaras. por eso me estaba masajeando mi cosita, para que me vieras y te calentaras, pero me dejé llevar por el entusiasmo”
“Bandida!”
“Pero dió resultado, ¿no?”

Y diciendo esto ultimo, mi hermanita se aferró a mi instrumento y empezó a darle masajes, moviendo el cuero lentamente de adelante hacia atrás, con una destreza que denotaba su experiencia en estas lides. Con su mano libre tomó mis bolas, que acarició suavemente, llevándome a un nivel de excitación increíble. Cuando mi verga alcanzó dimensiones respetables, me hizo sentar a su lado y se inclinó para llevar mi pedazo de carne la a su boca, el que tragó completamente, moviendo sus labios en toda la extensión de mi barra, para terminar chupando acompasadamente hasta lograr su objetivo. Mi esperma salió rauda y la inundó completamente, pero ella se apresuró a tragar todo lo posible de mis líquidos, hasta dejar mi herramienta completamente limpia.

Cuando logré recuperarme algo, abrí sus piernas y me situé entre ellas de manera de alcanzar su gruta de amor, que empecé a besar suavemente, para ir intensificando el ritmo de mis caricias, hasta introducir mi lengua en busca de su clítoris, que alcancé justo cuando mi hermanita estiraba sus piernas al aire, arqueaba su espalda y me llenaba la cara con sus jugos vaginales, entre suspiros de desahogo.

La vagina de mi hermana aún goteaba su precioso liquido cuando nuevamente me subí sobre ella y le ensarté mi espada, dedicándonos a continuación a movernos ambos en silencio un largo rato, dedicados a lograr nuestra propia satisfacción, como si el otro no existiera, satisfacción que queríamos hacer durar lo mas posible. Ese mismo silencio y la dedicación que cada uno ponía en moverse rítmicamente, suavemente, nos hizo excitarnos a límites increíbles y pronto estabamos galopando desenfrenadamente al otro, con el cuerpo sudoroso y apretándonos a los costados, hundiendo nuestras uñas en el cuerpo del otro, emitiendo quejidos de placer.

De pronto nos llegó el orgasmo casi al unísono y nos apretamos, nos hundimos uno en el otro, como queriendo fundir nuestros cuerpos, mientras nos regalábamos nuestros jugos en un intercambio de placer que agotó nuestras fuerzas. y acabamos entre besos, mordiscos y promesas de amor y deseo.

“¿Te parece que volvamos a hacerlo mañana, a la misma hora, aquí mismo?”

Le dije cuando hube recuperado el aliento, a lo que ella respondió afirmativamente y dándome un beso apasionado, metiendo su lengua en mi boca, se despidió rápidamente para perderse en las sombras de la noche que caía.

Me quedé cavilando sobre lo sucedido: empecé masturbándome a nombre de la vecina Patricia y terminé en los ardientes brazos de mi hermana Claudia.

Lo que no sabía en ese momento era que esta historia tendría vueltas inesperadas, que colmarían todos mis deseos.

La Sobrina - 2ª Parte

Comentarios (0)

A partir de la experiencia con mi sobrina Silvana, quedé pendiente de sus palabras que me intrigaban,”yo voy a lograr que María recobre sus deseos y disfrute del sexo en plenitud”.

Yo en mi situación de dependencia pero ahora seguro de mis respuestas ante los estímulos eróticos, todas las noches esperaba ansiosamente algún indicio de la promesa hecha por mi sobrina, hasta que finalmente eso ocurrió. Sentados frente al televisor me comentó, que le propondría a mi esposa seguir una película dramática con escenas de alto contenido erótico, que Ella ya había visto, y en donde dos mujeres al final se hacían el amor. Eso haría que aprovechara el momento para inducir a María, preparándola para una situación similar. Estaba segura que mi esposa tenía una inclinación bisexual que nunca se había atrevido a demostrar. Para que la situación se produjera necesitaba, si yo no me oponía, colaborar ese sábado acostándome temprano aduciendo que tenía sueño, y me hiciese el dormido durante toda la película. Me pidió el grabador que registraría, ubicándolo en un sitio disimulado, la conversación entre Ella y mi esposa y las expresiones que demostrarían la certeza de sus presunciones.

Como habíamos quedado con Silvana, ese sábado luego de cenar, a eso de las once de la noche, cuando mi sobrina nos invitó a disfrutar de la película, aduje cansancio y luego que María me acostó, las deje solas en el comedor diario.

Escuché cuando se recostaron en la habitación contigua y encendieron el televisor. Se oía perfectamente el inicio del film y las palabras en inglés de los protagonistas, hasta que pasados unos diez minutos Silvana le pidió bajar el volumen y de paso fijarse si yo estaba dormido, ya que habían comenzado algunas escenas escabrosas y los gemidos de los actores podían perturbar mi sueño. Se levantó María y sentí sus pasos al aproximarse. Fingí dormir y comprobé su magnífica figura al desnudarse, y ponerse un camisón a la rodilla que dejaba ver por debajo la diminuta tanga que cubría el sexo y sus dos magníficas piernas. Luego retornó a la habitación donde la esperaba Silvana y la película.

Escuché cuando mi sobrina le preguntaba si yo dormía y luego de la respuesta contundente asegurando que no despertaría hasta la mañana, la invitó a compartir la cama para no tomar frío.

Estaba pendiente y excitado imaginando lo que podría suceder, y más cuando Silvana, escuché, le pidió permiso para apoyarse en su cuerpo pues sentía frío. María aceptó pues también dijo, necesitaba el calor de su cuerpo.

Se escuchaba solo el sonido del film, hasta que llegó a mí la voz de María que le decía a Silvana

“Por favor, saca la mano del muslo”

“¿Esta fría, tía? ”

“No al contrario, es muy cálida”,”y me excita, por favor no sigas”

Siguió un silencio de algunos minutos durante los que comencé a masturbarme. Hubiera pagado para observar lo que sucedía entre ellas. Hasta que la voz de Silvana me sacó de mi juego, cuando le pidió:

“Tía, acaríciame”,” te quiero y te necesito como la protagonista de la película”

Sentí un movimiento como ambas revolviéndose en la cama, y un sonido inconfundible de dos personas besándose.

María escuché que le decía con voz trémula, que jamás había tenido relaciones con una mujer cuando Silvana le propuso iniciarla. Mi esposa le pidió un minuto para ver si yo continuaba dormido. Sentí sus pasos acercándose y rogué poder disimular mi estado de excitación. En un susurro me llamó por mi nombre sin que me moviese, y por el rabillo del ojo observé como sacaba de la cómoda el consolador que usaba desde años antes para desahogarse. Se fue sin hacer ruido y escuché cuando se recostó en la cama.

Me la imaginé abierta de piernas, con Silvana arrodillada a horcajadas sobre su cuerpo, besándose en la boca y luego a mi sobrina descendiendo, acariciando y besando los senos alternativamente y mordisqueando los pezones, deteniéndose en el ombligo para finalmente besar y lamer la vulva humedecida por el deseo y con su saliva, lubricando aún más la concha y el orificio anal como lo había hecho conmigo.

Estaba pendiente cuando escuché los gemidos y los jadeos de mi esposa,”mmmhhh, mmmhhh, aaahhh, quiero más, es maravillosa tu lengua”, “Que placer”,”nunca supuse que fuera tan gratificante”. “Luego te lo voy a retribuir”

“Ahora viene lo mejor”, le respondió Silvana. “Este consolador va a hacer que me lo pidas muy seguido, querida tía”.”Te voy a enseñar lo que pueden gozar dos mujeres dispuestas a disfrutar del sexo sin tabúes”.

Yo no podía más de la calentura, mi pene endurecido recibió las caricias de mis manos. El semen fluyó a borbotones cuando eyaculé por primera vez y gocé como nunca antes. La sensación superaba con creces mis relaciones anteriores. La imaginación me llevaba a límites insospechados sintiendo los gemidos de mi esposa cogida por mi sobrina, quien también gozaba sabiendo que yo las oía desde mi habitación.

De pronto sentí un grito contenido de mi esposa al recibir el consolador en su vagina. Con voz desfalleciente le pedía por favor que se lo sacara quejándose del enorme tamaño que tenía. Silvana no interrumpió los movimientos, es más le pidió en un momento que cabalgara las piernas sobre sus hombros, mientras ella lubricaba el consolador con vaselina. María estaba a su merced y accedía a todas sus propuestas. Gemía y gozaba de placer.

“no por favor, por la cola no””no lo voy a soportar”

“Relájate, no te va a doler”,” Así como tu concha lo recibió, tu culo soporta éste y mucho más”.

Mi sobrina sabiendo que las escuchaba con voz audible le dijo “Ahora va”, y le enterró el consolador hasta la raíz.

El grito de dolor María no lo pudo contener. Luego sentí los jadeos y la voz de mi esposa que enculada como estaba la besaba y le preguntaba en un susurro, si yo las habría oído desde mi pieza. Silvana le acariciaba los senos y le decía, para que yo la oyese.

“No te preocupes que si eso sucede estará feliz de saberte atendida y seguramente, no te lo va a reprochar”.”Es más, creo que deberíamos invitarlo a participar la próxima vez”.

Finalmente escuché cuando cambiaron los roles y María la hizo delirar cuando su lengua besó sus senos mordió los pezones y le arrancó suspiros al jugar con el consolador en la vulva y la concha lampiña de Silvana para terminar con un orgasmo sonoro cuando con un rápido movimiento de vaivén la hizo acabar varias veces.

A la mañana siguiente le pregunté como le había parecido la película y observé el rubor de sus mejillas cuando sin mirarme me contestó que era muy erótica y la había puesto en trance como no le sucedía desde hacía varios años, y que esperaba que la repitiesen para verla juntos para darme una sorpresa junto a Silvana que la había disfrutado en todo el sentido de la palabra.



Munjol

La Sobrina - 1ª Parte

Comentarios (0)

Todo comenzó cuando la sobrina de mi mujer decidió venir a la Capital a estudiar en la Universidad la carrera de medicina.

Como vivíamos solos con mi esposa, habitábamos una casa confortable, y disponíamos de comodidades, le ofrecimos nuestra hospitalidad y le cedimos una habitación haciéndola sentir como en su casa.

Silvana era una mujer de 18 años recién recibida del secundario, trigueña de cara agraciada y cuerpo armonioso. Mostraba dos magníficas piernas, una cola firme y dos senos pequeños de pezones duros que se traslucían a través de cualquier blusa que luciera. Parecía tímida y retraída, pero con el correr de los días se fue abriendo y nos hizo saber de su niñez y adolescencia que según ella no había sido del todo feliz. Había sufrido recientemente un desengaño amoroso y se había refugiada en el estudio descreyendo de los hombres que la habían defraudado y en una amiga de siempre que la había contenido, pero que decidió emigrar a España, y se sintió abandonada.

Yo sufrí un accidente que me postró por mucho tiempo en cama. Mi mujer me cuidaba y me atendía con todo esmero, y recibió una inestimable ayuda de Silvana que en ocasiones se sentaba en un sillón a estudiar y ver televisión para hacerme compañía.

Mi esposa no tenía relaciones sexuales desde el accidente, pues según ella temía perjudicarme. Mi libido seguía intacta y a pesar de mi insistencia, no conseguí torcer su voluntad, negándome el desahogo que tanto necesitaba. No podía entender su negativa, pues sabía de la fogosidad de antaño, y me suponía que joven aún y atractiva debía desear ser atendida sexualmente, hasta que sucedió algo que cambió mi vida y aclaró mis pensamientos.

Una noche mi esposa concurrió a una fiesta de la promoción de su Facultad y me acosté para ver televisión. Daban una película erótica y me dormí a la medianoche. Entre sueños percibí los jadeos y gemidos de los protagonistas que me despertaron por la nitidez y la proximidad con que se oían. Abrí mis ojos y sin moverme, observé a Silvana en el sillón, que con una pierna sobre el apoya brazos abría sus muslos y acariciaba su vulva generosa y prolijamente depilada. Justo enfrente de ella se hallaba un espejo que me permitía observar sus movimientos, provocándome una excitación creciente y un momento mágico impensado. Los jadeos que acompañaban al film también eran de ella que parecía remedar las escenas. Yo no me movía, aunque por el rabillo del ojo pude ver como periódicamente giraba su rostro para observarme. Me hacía el dormido, pero lo que no pude impedir fue la erección de mi pene, que hacia carpa con las sábanas que cubrían mi cuerpo, y que no pasaron desapercibidas para Silvana que parecía disfrutar con la situación.

En un momento se levantó y de su habitación retornó con un consolador, comenzando con un juego erótico que culminó con un orgasmo prolongado entre jadeos y gemidos cuando se lo introdujo hasta el fondo de su concha. Sus jugos se esparcieron por sus muslos, y ya no pude más, tomé con mi mano el pene erecto y lo acaricié masturbándolo. Silvana se levantó, retiró las sábanas se arrodilló y, sin mediar palabras, completó las caricias con su boca hasta que eyaculé dentro de ella. Estaba desbordado luego de tantos años de abstinencia. Se atragantaba con tanta leche, pero siguió mamando y sorbiendo el semen. Era increíble su avidez. Luego se dedicó a jugar con mis testículos, introduciéndolos en su boca. Yo debido a mi incapacidad para moverme libremente, le permití que me colocara de bruces al borde de la cama donde comenzó un delicioso juego con su lengua lubricando el orificio anal mientras con sus manos me abría las nalgas, haciéndolo más complaciente. No emitíamos palabras, todo era sensualidad y placer. Luego se colocó el consolador ajustándolo a su pelvis y me propuso un juego donde cambiaríamos los roles. No tenía modo de oponerme, más bien deseaba experimentarlo por primera vez.

Separó mis piernas, lubricó la prótesis, y mientras yo separaba mi verga con las manos para darle espacio, colocó la cabeza del consolador en el orificio anal virgen aunque dilatado por sus manos y su saliva, y comenzó la penetración. De a poco lo hacía entrar y salir. Cuando atravesó el esfínter no pude evitar un gemido de dolor, entonces se desbordó, me enterró el consolador hasta el fondo acelerando los movimientos. Su voz imperativa me hacía saber que estaba en su poder y era esclavo. Busqué su boca con desesperación, y encontré su lengua como respuesta. Llegamos juntos, yo a eyacular nuevamente y Ella a un orgasmo entre expresiones de placer y gemidos que tuve miedo fueran oído por los vecinos.

Silvana se encargó de limpiar todo y dejarlo como si nada hubiese pasado, y ya en tren de confidencias me confesó que sabía de mis urgencias y necesidades sexuales por palabras de mi esposa, quien a través de sus palabras intuía que necesitaba un tratamiento especial, y que si yo no me oponía Ella se iba a encargar del mismo para recuperar el deseo y el placer.

mumjol@ubbi.com, hugolobbe@ciudad.com.ar, hjlmmo@ubbi.com.

Munjol

El Secreto de las Espigas - 2ª Parte

Comentarios (1)

Yo soy gay declarado. Y estoy muy orgulloso de serlo, en fin, cómo no iba a estarlo si es mi condición, son mis genes. Pero sé lo que es una mujer. Es decir: hay gays que jamás han estado con una tía, que desde siempre han sabido cuales son sus tendencias. Es (o mejor dijo, era) mi caso. Hasta que Paula llegó de vacaciones a mi casa con sus 18 años recién cumplidos. Paula es...¿cómo describir a Paula? Físicamente es un bombón (¡hasta el punto de hacer dudar a un gay!), tan femenina ella. Pero básicamente es un putón verbenero. Se las sabe todas. Tiene, con solo 18 años, más experiencia en estas lides, que yo con 21, y he de reconocer que yo de santo no tengo nada. 

El caso es que paula y sus padres, mis tíos, suelen pasar las vacaciones de verano en la casa de mis padres. Cuando llevaban una semana más o menos, me tiré a Paula. Luego ella quiso más, pero yo me negué ( todo esto lo cuento en “El secreto de las espigas” ). Ese tira y afloja, de si yo quisiera y tú te dejaras duró casi todo un mes. Ya solo faltaban un par de semanas para que se fueran y yo llevaba las calenturas que me provocaba Paulita bastante bien, no así mi prima, que parecía una gata en celo. 

Todos los días íbamos a la piscina. Mi prima tenía una nutrida colección de bikinis de triángulo, de esos que cuanta menos tela tengan, mejor. Yo acabo de decir que me aguantaba bastante bien, pero lo cierto es que el cuerpo de Paula me volvía loco, especialmente a mi entrepierna. ¡¡La cantidad de pajas que me hecho este verano pensando en Paula!!. Cosa mala.

Pero estábamos con la piscina. Fue allí donde llevaba a cabo su estrategia de acoso y derribo de forma más abierta, porque en casa estábamos como quien dice, “rodeados” por nuestros respectivos progenitores. Muchas veces nos íbamos solos a la piscina, otras con mi tía y mi madre. Yo en un principio no quería ir, ponerme solo ante el peligro en forma de tentación femenina, pero la sargento de mi tía cuando se empeña en algo... total, que prácticamente nos echaba de casa cuando llegaban las 4:00 de la tarde, dirección piscina municipal. Pues nada.

Un día Paula se quitó la parte de arriba del bikini. Así, sin más, sin importarle los niños y mucho menos las madres. Yo al principio no me di cuenta, estaba tumbado boca abajo, medio dormido. Pero ella estaba sentada, con las piernas estiradas, apoyada con los brazos estirados hacia atrás y con sus glándulas mamarias al sol. Fue el guarda de seguridad de la piscina el que me sacó del sopor al oírle hablar con mi prima. Levantar la cabeza para ver lo que pasaba y empalmarme fue todo uno. Menos mal que yo estaba boca abajo.

Mi prima, al ser amonestada, se limitó a poner cara de indiferencia y se volvió a poner el sostén con toda la naturalidad del mundo. Se tumbó boca arriba como si allí no hubiera pasado nada, ignorando los silbidos de los niñatos, los comentarios y las miradas de la gente. Eso me puso más malo aún, me noté la verga más dura que una piedra. Tengo que decir que no la metía en caliente desde que me follé a Paula en aquel campo de espigas, o sea, desde hacía casi un mes...y eso es mucho tiempo para mi.

Al rato ella se levantó y me preguntó que si me bañaba con ella. Yo le dije que si y me incorporé, peor mi polla aún se empeñaba en pedir guerra y mi prima lo notó.

“Vaya, primito, te veo muy contento, espero que el agua esté bien fría...”

Nos metimos en la piscina, nadamos un rato y enseguida nos picamos y empezamos a salpicarnos agua el uno al otro y a hacernos ahogadillas. No niego que yo me propasé un poco y traté de tocarla más de la cuenta. Pero Paula, quizás al verme tan excitado, quiso hacerme sufrir, y se acercó a las escalerillas de la piscina para salir. Yo le bloqueé la salida, acorralándola entre una de las barras metálicas de las escaleras y la pared de la piscina, pegándome bien a ella para que notara la dureza de mi pene, mientras mi mano derecha se cerraba alrededor de su teta, y ella, riéndose, se escabulló y salió del agua. Todo esto mientras distraídamente hablábamos de cómo le iba en el instituto. Cuando subía por las escalerillas, sabiendo que yo estaba justo detrás de ella y a un nivel más bajo, retranqueó el culo para que yo lo apreciara en toda su extensión y esplendor.

Volvimos por el cesped y nos tumbamos en las toallas. Estábamos un poco apartados de la gente ( o había sido la gente la que se había apartado de nosotros después del numerito de top-less ), bajo la sombra de dos árboles, pero no pasó nada hasta unas después, porque Paula al parecer quería aprovechar el sol...o que la agente se largara, si no me explico la tardanza...

Por fin la mayoría de la gente se marchó y los pocos que quedaban estaban recogiendo ya los bártulos. Yo le dije a Paula que era ya tarde , que si nos íbamos, pero ella me dijo que “solo un ratito más” mientras me ponía la mano extendida sobre el bajo vientre y muy despacio comenzaba a descender... hasta que me metió la mano por el bañador y me agarró la polla cerrando la mano alrededor. Yo le quité la mano de allí, pero ya se me había vuelto a poner morcillona. Entonces ella se puso boca abajo y apoyándose sobre mi, comenzó a besarme el cuello, ascendiendo hasta la oreja, metiéndome la lengua, descendiendo de nuevo, dándome mordisquitos, volviendo a la oreja y comiéndomela despacito... yo la agarré de la cintura y la coloqué encima de mí. Ella se acomodó para sentir mi polla justo sobre su coñito, restregándose contra mi, mientras yo la besaba en los labios, comiéndole la boca. Volví a ponerme duro como una piedra, me daba la sensación de que con aquella erección acabaría por reventar la tela del bañador.

Entonces Paula arqueó la espalda, descendiendo hasta mi pezón izquierdo, que comenzó a succionar como si de allí fuera a salirme leche, como si ella fuera un enorme bebé hambriento, mientras que con una mano me pellizcaba el otro pezón.

Por mi parte ya le había metido una mano por la braguita del bikini y le acariciaba el clítoris con el dedo índice mientras que con los demás dedos comprobaba satisfecho lo humedecido que mi primita tenía su coñete. Sentí deseos de probarlos, de ver a qué sabían. Le empujé y la puse boca arriba, con sus piernas enganchadas alrededor de mi cintura, pero bajé y sin quitarle las braguitas, solo apartando la tela que estaba en contacto con su sexo, hundí las narices en su abertura. Olía a sexo. Entonces apliqué mis labios sobre los suyos, labio contra labio, y comencé a sorber sus salados jugos. Le acaricié con la punta de la lengua el clítoris. Paula me cogió la cabeza con las dos manos y me apretó contra su coño, totalmente abierta de piernas para mi.

Así, Paula no tardó en correrse con un estremecimiento. Yo tenía la boca llena de sus jugos, tragándomelo todo. Pero comencé a lamerle más despacio porque cada vez que ni tan siquiera le rozaba mínimamente el clítoris ella se sobresaltaba. Me limité a pasarle mi lengua por todo el sexo hasta que me cansé y quise probar más. Le metí la lengua por la vagina. Ella gimió y volvió a apretarme la cabeza contra ella, así que comencé a follármela con la lengua.

Con eso conseguí que ella se volviera a correr y a mi...bueno, a mi me dio envidia.

“Paula, no tengo condones, vamos rápido a casa”.

“¿A casa? ¿Ahora?” – dijo mirándome con su mejor cara de mala leche- “¡¡Ni hablar!! Qué te crees? Yo me tomo la píldora!.”

¿...? ¿Mi primita de SOLO 18 años tomando la píldora !? ¿Pero eso está permitido?, pensé estúpidamente. Luego recordé que Paula tiene novio desde hace más de 1 año.

Así que me arrodillé y me bajé el bañador, sacando mi enhiesta verga a la luz del atardecer. Paula se deshizo del bikini y me pidió que me pusiera sus piernas sobre mis hombros y la penetrara así. Y yo obedecí, claro. La comencé a follar con todas mis ganas, porque tenía unas ganas bestiales de volver a correrme dentro de ella, de llenarla hasta los topes de su coño con mi semen, pero paré al escuchar la sirena de la piscina, anunciando que al cabo de unos minutos cerraría sus puertas.

Pasé. Como si nos dejan aquí encerrados, mejor, toda la noche hincando. Estaba demasiado lanzado como para parar.

Continué embistiendo a Paula, me apoyé sobre sus corvas y la miré, tenía los ojos cerrados, parecía concentrada en todos los nervios de su entrepierna, así que le solté un tobillo (yo le agarraba de ambos para que no se deslizaran por mis hombros) y le empecé a acariciar el clítoris mientras la penetraba con un ritmo acompasado. Ella gritó y yo lo hice más deprisa, hasta que no pude más y me centré en mi propio placer. Me corrí dentro de ella por fin, saqué mi verga de su sexo y se lo puse en la boca para que me lo limpiara de jugos, antes de que se empequeñeciera. Ella la lamió como si fuera un helado hasta dejarla reluciente.

Volvió a sonar la sirena de la piscina y Paula se puso de pie. Yo apenas me podía mover y no sé cómo fui capaz de vestirme y salir junto a ella del recinto. Cuando llegamos a casa, nos estaban ya esperando para cenar.

“¡Vaya!”, dijo mi tía al vernos, “mira que bien les sienta a estos dos la piscina, lo relajaos que vienen!! Ayyyyy, y no me queríais hacer caso!! ¡¡Tenéis que ir todos los días y por más tiempo!!”

“Si, mamá, y que todos los días sean como éste”, contestó mi prima guiñándome un ojo...

Como me coji a mi Suegra - 5ª Parte

Comentarios (3)

Después de habermela cogido tanto querìa mas, muchísimo más. 

Pasaron los dias y nos tocaba ir a comer en casa de mis suegros los miércoles y los domingos, asì que seguimos yendo y aparentemente todo se desarrollaba normalmente, solo que yo ya veìa a mi suegra con otros ojos, pues ya conocía su cuerpo bastante bien y su culito me pertenecía solo a mì y su vagina con el permiso no declarado de mi suegro tambìen. Los miércoles solo estaba yo unos momentos ya que llegaba de la oficina y solo charlábamos un poco antes de comer, comiamos y me tenìa que regresar a trabajar, por lo que solo me conformaba con el beso de bienvenida de mi suegra en la mejilla, y el de despedida, aunque en cualquier momento que podìa ella se me acercaba o yo tambìen disimuladamente me tallaba las nalgas enfrente o con la mano me sobaba la verga encima del pantalón, y algunas veces que se acercaba a mi lado a servirme algún platillo, se esperaba y yo aprovechaba el momento para meterle la mano abajo del vestido y acariciarle la vagina y su culito enfrente de mi esposa y mi suegro, lo que era muy arriesgado pero emocionante, además de que mi suegra no se ponìa ninguna prenda interior asì que podìa yo acariciarle sus partes sin ningùn obstáculo; Después de comer mi suegro acostumbraba a dormir la siesta por lo que se subìa a la recamarà y nos quedábamos mi suegra, mi esposa y yo en el comedor haciendo algo de sobremesa, y mi suegra buscaba algún pretexto de algún articulo del periodico o de algún papel que querìa mostrarme, para ponerse a mi lado y dejar que yo le estuviera dando masaje en el clítoris y metiendole los dedos en su culito con el otro dedo, y cuando mi esposa iba por cualquier cosa a la cocina, entonces era cuando nos agasajábamos mi suegra y yo ya que ella se agachaba y dejaba que le sobara los senos mientras nos dabamos besos en la boca y me decìa aquí està tu puta suegra esperando tu linda verga, lo que me ponia la verga parada, y me dejaba caliente toda la tarde, pero me desquitaba llegando a la casa con mi querida esposa, que siempre estaba dispuesta a que me la cogiera en la noche. 

El domingo siguiente, llegamos a comer con mis suegros, y era costumbre que en la sala se tomara el aperitivo y la botana, mi suegro nos comentò a todos que habìa notado a mi suegra màs contenta y jovial, por lo que el viaje a su ciudad natal, y el ver a sus familiares la habìa animado mucho, lo mismo opinò mi esposa, dijo que la veìa mas alegre y con mucho mejor animo, por lo que opinaron que no deberìa perderse esas reuniones cada año, mi suegra comentò que efectivamente, el cambio de clima y lugar le habìan sentado muy bien y que se sentìa mas joven por haber respirado aire puro, a mi me preguntaron que como me habìa ido en el viaje a lo que les contestè que muy bien sobre todo porque conocì a gran parte de la familia y tambièn habìa conocido cosas nuevas, mi suegra me preguntò que si volverìa a ir el siguiente año, desde luego que le contestè encantado, volteándola a ver quien me guiño el ojo, en forma muy picara. Después de otros comentarios, pasamos al comedor en donde como de costumbre mi suegra se puso a mi lado para servirme los diferentes platillos y cada vez que eso sucedìa se quedaba platicando o comentando mas tiempo dándome la oportunidad de meterle la mano bajo el vestido y acariciarle su clítoris y su culito. Después de comer, como de costumbre mi suegro pidió permiso para irse a dormir su siesta, y mi mujer nos comentò que tenìa que irse un rato ya que una amiga habìa tenido un bebè y que querìa ir al hospital a saludarla y llevarle un presente, por lo que me pidìo que la esperara, en tanto volvía, y me quedara haciendole compañía a mi suegra, desde luego que ella le dijo que no se preocupara que me tratarìa muy bien en su ausencia, por lo que mi mujer se marchò y fuimos a dejarla hasta la puerta del automóvil, en cuanto entramos a la casa de regreso, mi suegra se me abalanzò al cuello diciéndome: que bueno que estamos solos, no sabes lo que extraña mi culito tu verga, me convertiste en una adicta al sexo anal, y al sabor de tu semen, asì que por favor me vas a coger en este momento, yo le dije, oye pero recuerda que mi suegro està allà arriba, me dijo no te preocupes, el tiene el sueño muy pesado, además cierra la puerta y en lo que despierta y se viste nuevamente, tenemos mucho tiempo, yo no sabìa que mi suegro dormìa la siesta en piyama y metido en la cama. Ella se fùe a la cocina y trajo una vinatera con aceite de oliva y me dijo, esto serà tu lubricante ya que si subo a mi recamara puedo despertar a tu suegro, En ese momento nos fuimos a la sala y que le quito la blusa y le desabrochè el brassier quedando a mi disposición esos lindos senos para empezarlos a mamar y a besar, y que le quito la falda dejándola totalmente desnuda ya que no traia ropa interior, ella me empezó a desnudar y en cuanto me quito el boxer se agachò empezándome a dar de besos en la verga que ya estaba mas que parada, y resumiendo liquido pre seminal, al sentirlos empezó a saborearlos con la boca y se metìo la cabeza de mi verga a la boca empezando a mamarmela y a succionármela, y yo empecé a sentir la gloria, la recostè en el sillòn y me metì entre sus muslos para alcanzar esa rica vagina y empezar a darme un banquete de sus fluidos y acariciar con mi lengua ese clítoris que pedía ser consentido, asi haciendo un rico sesenta y nueve, y dándole masaje a su culito, con mis dedos llenos de aceite de oliva, y con la lengua haciendola gemir como una loca, estuvimos consintiéndonos y dándonos placer, luego que me incorporo y que la pongo boca arriba, con las piernas en mis hombros, me puse aceite en la verga y que empiezo a darle masaje con la cabeza a la entrada de su culito, para agrandarle el ano, después de unos momentos me dijo, ya metelo, y empecé a meterlo con gran facilidad y lentamente hasta media verga dejando que se acostumbrara su esfínter al grueso de mi verga, asi estuve, hasta que ella con sus piernas me abrazo por la cintura enterrandose toda la verga en su culo, y diciéndome, como estaba esperando este momento, realmente me has hecho muy feliz y me sigo sintiendo una puta contigo, a mi marido ni le pido ya que me coja, solo espero que tu lo hagas, realmente me has hecho vivir nuevamente lo que es sentirse mujer cogida y feliz, no me dejes de dar tu verga, ya que ahora la necesito mucho, dicho esto empezó a apretarme y a retirarme de ella llevando el ritmo del vaiven en el cual le sacaba toda la verga y se la enterraba hasta los testículos, y me decìa ahora la que te coge soy yo, y asì fuè estuvimos haciendolo despacio. mientras yo le daba masaje con mis dedos en el clítoris y con la otra mano me agasajaba con sus senos alternándolos de uno a otro, asi luego de estármela cogiendo, mas bien de que me estuviera cogiendo le anuncìe ahora aprieta tu culito porque ya viene tu leche en camino,asì lo hizò provocándome una gran descarga de semen dentro de ella, y ella gimiendo me decìa, asì llename mis entrañas con tu leche para ser feliz; Después de haber eyaculado, seguì con la verga adentro de su culito hasta que se desinflamò, se la saque, y me fùi al baño de visitas a lavarmela, ella me siguió y como de costumbre me dijo en esta pareja la que lava penes soy yo, me lo lavò perfectamente, me lo secò y me dìo de besos en la cabeza diciéndole que era la mas feliz con la verga de su yerno, regresamos a la sala, nos vestimos y yo la dejè todavía con los senos de fuera besándoselos y acariciándolos en medio de los besos que en la boca nos estuvimos dando, asì transcurrìo la tarde y nos fuimos al cuarto de la televisión nos sentamos a ver un programa, y llegò mi esposa, y nos preguntò no se aburrieron platicando? A lo que mi suegra le contestò no al rato no pusimos a ver una película y se nos pasò el tiempo volando, verdad? me pregunto, a lo que le contestè riéndome, claro que sì, me dije para mis adentros, si supiera la cogidota que dimos me mata.

Saliò mi suegro ya vestido acompañándonos en la televisión ydespues de un rato, nos despedimos dirigiéndonos a nuestra casa, y en el camino mi esposa me decìa me da mucha pena el dejarte con mi mamà que a veces aburre con su platica, yo le contestè, no te creas la platica estuvo de lo màs amena, riéndome para mis adentros. Asì fuè transcurriendo mi vida con mi esposa y mis suegros y durante varios años tuve que repartir mi semen entre mi esposa y mi suegra, hasta que fuì descubierto. En el proximo relato les contarè que me sucedìo, y que vivo para contarlo. Saludos

by Investigador

Diana, mi cariñosa Sobrina - 2ª Parte

Comentarios (0)

Llegué a mi casa y lentamente subí a mis habitaciones. Marian mi mujer estaba profundamente dormida, de modo que sin hacer ruido llevé mi pijama al baño y allí me di un duchazo con agua super caliente. Mientras enjabonaba mi cuerpo, volvía a sentir una creciente erección de solo pensar que hacía una horas, había hecho el amor con Dianita mi cariñosa sobrina y la había desvirgado en una habitación de hotel. No solo había sido hermoso, sino que la ofrenda que me había hecho mi sobrina no tenía precio. Había reservado su virginidad para mi. Increíble.

El problema que tenía ante mi era tremendo. Yo quería seguir disfrutando de Dianita, lo que había pasado horas antes era solo un aperitivo, pero anhelaba hacerle el amor a la hermosa joven hasta saciarme y dejarla saciada. Ella recién despertaba a las delicias del sexo y yo quería gozar totalmente ese despertar. Sin embargo tenía que atender a Marian mi mujer... que a instancias mías había tenido tres veces su baño de juventud con Pedrito, su protegido; debía atender y agasajar constantemente a Silvia, mi adorada secretaria, con quien llevo 10 años de relaciones y que desvirgué por ambos lados cuando tenía 18 años, dos años menos que Dianita, mi nueva conquista; finalmente tenía que cumplir regularmente con Virginia, la Mujer del Portero, que tanto placer me prodigaba y que cada encuentro con ella era siempre nuevo, como nuestra primera vez.

Con Marian, la cosa estaba controlada...solo había que incentivarla para que probara otra carne joven que la entusiasmara sexualmente. Lo único que cuando ella tiraba con su ocasional amante, al llegar a casa me pedía que yo le hiciera el amor para terminar de calmar sus ardores. Con Silvia, también podía controlarse el asunto, dado que ella está casada y sabe de todas mis correrías..somos iguales en cuanto al sexo y por eso hemos durado tanto tiempo. Pero Virginia si que es absorbente y me deja sumamente agotado. Estoy seguro que Dianita tras su debut sexual... le agarrará el gusto al asunto y empezará a pedirme más sesiones.

Mientras me secaba empecé a ordenar mis prioridades: lo primero sería hacer una cita con mis médicos de la clínica "Juvencia" para que mi tratamiento con la hormona del crecimiento se mantuviera en el mejor nivel. Gracias a este tratamiento, tengo una gran vitalidad y me mantengo muy bien. Creo que debido a ello, mi performance en la cama ha mejorado mucho y puedo darme el lujo a mi edad, tirar seguido. Luego, organizaría mi agenda para darle a todas mis mujeres la dedicación necesaria, pero sobre todo darle a Dianita la mejor atención posible.

Regresé a mi habitación y me metí a la cama. Al sentirme, Marian, como un acto reflejo, buscó mi cuerpo y arrimó su hermosa colita hacia mi. Como todas las noches, me puse de costado, detrás de mi mujercita y acomodé su colita delante de mi pubis...la camisa de dormir se había arremangado a su cintura y exhibía sus hermosas nalgas cubiertas brevemente por un delicado calzoncito blanco...igualmente, como todas las noches la abracé y hundí mi cara en sus perfumados cabellos, mientras mis manos acariciaban su cuevita dentro del calzoncito. Así quedé profundamente dormido.

Desperté, cuando Marian ya estaba vistiéndose con el uniforme de las voluntarias del hospital pediátrico. Era viernes y ese día le tocaba hacer su obra social. Le di los buenos días y ella me acercó su suave boca y nos besamos dulcemente. Ella estaba algo retrasada y mientras yo terminaba de estirarme se despidió de mí, recordándome que en la noche teníamos una reunión en casa de unos amigos. Nos despedimos con un nuevo beso.

El reloj marcaba las nueve de la mañana, cuando sonó mi teléfono celular. Era Dianita:

- Hola tiíto. Espero no haberte despertado. ¿Cómo estás?.- su voz era suave, delicada..modosita como toda ella.

- Hola Dianita.- respondí.- Yo estoy muy bien.... aún impactado grata y felizmente por lo de anoche. Me encantó.... te quiero mucho....- dije emocionado.-

- Y yo a ti tiíto. Cuando desperté me dolía todo el cuerpo... me sentía como al día siguiente de haber ido al gimnasio la primera vez... pero aparte de eso me siento de maravilla.. no se... me siento más mujer... plena. Me levanté temprano porque tenía clase a las 8 y acabo de terminar así que pensé en llamarte para decirte que te quiero y te extraño.

- Yo también mi chiquita. ¿qué te parece si paso por ti y aprovechamos este día?... quiero besarte... hacerte mía, ya no con los apuros de ayer sino calmada y lentamente.... ¿puedo pasar por ti ahora?

- Siiii. Yo también quiero verte. Ya te digo terminé mi clase y no tengo nada hasta las 7 de la noche en que tengo otra clase. De modo que tenemos todo el día para nosotros.- la niña sonaba entusiasmada.-

- Bien, entonces en 30 minutos te veo. Te parece si te recojo en el McDonald´s que está frente a tu Universidad?.- pregunté.-

- Perfecto. No te demores chaucito.-

Rápidamente me dirigí al baño a ducharme. El agua ligeramente fría me revivió. Me sequé y empecé a vestirme. Iba a ver a una deliciosa chiquilla, así que decidí vestirme casual, un jean negro de Versage y una remera del mismo color tipo camisa, me calcé con mocasines negros y me peiné prolijamente. Escogí para la ocasión un reloj Rolex de oro y acero y me perfumé con abundante Aramis Cologne. El espejo de devolvió una fugura de un hombre maduro pero interesante y salí al encuentro de Dianita.

Tomé mi 4 x 4 negra de lunas polarizadas y mientras enrumbaba por la Av. Javier Prado para llegar hasta la Universidad de Lima, llamé por el manos libres a mi oficina. La agradable voz de Silvia me saludó con un:

- Hola querido jefecito. Cómo va todo, bien?.-

- Hola mi amor... como está mi mujercita linda? .- respondí alegre.-

- Bien, muy bien. A que hora estarás por acá. Hoy es viernes y tienes un almuerzo en el Club Empresarial y luego una visita de la gente del Banco de Comercio que quieren hacer una presentación de nuevos productos.

- Mira mi amor. Hoy no voy a ir a la oficina. Tengo un par de asuntos personales que quiero resolver, de modo que excúsame con la gente del Club. En cuanto a los del Banco, sugiero que te expliquen el asunto a ti y al Gerente de Finanzas para que después me informen. De ir a la oficina lo haré después de las siete de la noche, esto si termino lo que me he propuesto hacer. Solo llámame si es muy urgente.

- Que penita que no vengas... tenía la esperanza que podríamos ir al depa.. pero no importa, me la debes para la próxima semana.- señaló risueña.- por lo demás no te preocupes. Que todo vaya bien.

- Mira preciosa. El martes nos escapamos. Quiero que me acompañes a ver unos terrenos al sur de Lima y todo el día será nuestro, ¿de acuerdo?.-

- Uhmmmm que rico va a ser ese día. Lo esperaré con ansias.-

Dicho lo anterior y luego de las consabidas frases de amor nos despedimos.

Estaba llegando al Ovalo El Monitor frente a la Universidad de Lima y rodee ese ovalo y allí la divisé. Dianita estaba de pie, junto a la puerta del McDonald´s. La chica estaba preciosa. Enfundada en unos jeans super ajustados que evidenciaban la perfección de sus formas, completaba su atuendo una blusa camisera blanca de mangas ¾ ... el ensortijado cabello estudiadamente alborotado y el bello rostro protegido por unos modernos anteojos oscuros. Llevaba varios libros en los brazos y la cartera colgaba el hombro derecho. Detuve el vehículo y Dianita con ese peculiar movimiento de su cuerpo al caminar, se acercó y subió ágilmente.

- Hola tiíto.- dijo mientras se quitaba los anteojos y los ponía sobre el cabello. Su linda carita se alegró con una amplia sonrisa mostrándome sus blancos y uniformes dientes enmarcados por esos labios sensuales y carnosos. Acercó su rostro al mío y nos dimos un casto beso en los labios.-

- Hola mi vida.-respondí.- que linda estás, pareces una chiquilla de quince años. Se te ve tan dulce y delicada....realmente se te ve deliciosa.- le dije zalamero

- Y bien... donde me vas a llevar ahora? .- Preguntó curiosa.-

- Quiero llevarte a un sitio donde podamos estar nosotros dos... solos.. quiero hacerte el amor hasta que quedes saciada... saturada de mi.- mi voz vibraba al decirle esas cosas a Dianita.- Qué te parece si vamos a "El Pueblo", es un resort espectacular y muy discreto.

- De acuerdo... con tal de estar contigo, llëvame donde quieras.- al decir esto volvió a ofrecerme sus ricos labios que yo degusté con placer.

Conversando animadamente, tomamos la Vía de Evitamiento hasta la autopista Ramiro Prialé al final de la cual, desembocamos en la Carretera Central, para tomar luego la desviación al lujoso Resort. Mientras nos desplazábamos llamé por el celular a la recepción de El Pueblo y reservé una suite a mi nombre. Cuando arribamos a nuestro destino, el trámite del registro fue rápido y sin mayores problemas fuimos conducidos por los atentos botones hasta la suite designada. Yo recordaba que hacía relativamente poco que había estado pasando una "linda luna de miel" con Virginia La Mujer del Portero ( leer esa serie en la sección hetero infidelidad). Ahora regresaba con Dianita mi hermosa y linda sobrinita que con sus 19 años se había convertido en mi nueva mujercita.

Entramos y la amplia suite estaba bellamente adornada con el consabido cesto de frutas de la estación y dos hermosos arreglos florales. Cuando se retiró el botones, la atraje hacia mí y junto al amplio lecho empezamos a besarnos. Mis manos recorrían golosas el cuerpo de mi joven amante. Mis manos rodaban por ese templo solo mío, palpando, tocando, oprimiendo sus portentosas nalgas, sus deliciosos pechos, sus largas y deseadas piernas. Ella se aferraba a mi, apretando su cuerpo al mío para sentir mi erección, casi desesperadamente, temiendo quizás no sentir mi sexo en toda su extensión. Así mientras los labios de Dianita se abrían más para succionar mi lengua e intercambiar nuestras salivas, nos fuimos desvistiendo mutuamente, mi remera y su polo quedaron en el suelo, así como el diminuto brasiere que al retirarlo desembalsaron sus delicados senos, con los pezones enhiestos y que empezaron a mirar al cielo cuando mi boca empezó a chuparlos con suavidad inicialmente y con una moderada violencia después que contribuía a excitar más a mi chica.

Fuimos resbalando suavemente hasta el amplio lecho y echados en el, seguimos con nuestros besos y caricias. Tocaba sacarle a Dianita los ajustados jeans que se ceñían a su cuerpo cual una segunda piel. Con su ayuda el pantalón voló por los aires y Dianita quedó solo cubierta con una breve tanguita blanca. Sus largas y torneadas piernas se me ofrecían para un contacto directo y mis manos fueron hacia ellas, sintiendo la tibieza de esa carne joven y radiante que a mi solo contacto empezó a erizarse. Mis jeans también volaron raudos al suelo, junto a mi slip, quedando totalmente desnudo y con una erección descomunal. Echado junto a mi bella sobrina, volvimos a besarnos. Las manos de Dianita, bajaron de mis hombros, hasta adueñarse del mástil que el día anterior la desvirgó y con una suavidad y parsimonia, empezó a recorrer el tronco hasta su base. Sentía la seda de sus manos recorriendo mis huevos y volviendo a mi sexo. Mis manos mientras tanto, estaban concentradas en sus piernas, subiendo desde las rodillas hasta su deliciosa cuevita que ya empezaba a humedecerse. De pronto, interrumpiendo la largueza del beso y sin soltar mi herramienta Dianita me sorprendió:

- Tiíto, quiero que enseñes a darte placer con mi boca... Enséñame cómo debo besar... adorar... mimar... este rico pedazo de carne....Nunca lo he hecho, solo lo he visto en la internet o en revistas. Quiero hacerlo del modo que a ti te guste lo dijo y se inclinó para darle un casto beso a mi glande.-

- Dianita, mi amor...si es tu deseo hacerlo... hazlo.. inspírate, pues ya estoy en la gloria sintiendo tu boquita posarse en mi sexo.... hazlo como lo desees ... eres maravillosa

Sin decir más, Dianita se apoderó suavemente de mi herramienta y lenta, pausadamente sentí que su boquita empezaba a engullir mi herramienta. Al principio su hacer era torpe, brusco, pero conforme pasaban los segundos empezó a chupar mi sexo como si fuera un helado de crema... yo puse mis manos en su hermosa cabeza y empecé a marcar el ritmo adecuado al que ella rápidamente se acompasó. La boca de mi sobrinita se acoplaba con una maestría recién aprendida y recorría lenta y cadenciosamente mi tronco hasta la raíz y luego la extraía hasta sorber mi glande, para luego volver a profundizar mi sexo hasta su garganta. Yo, para estar a tono, acomodé el cuerpo de Dianita sobre el mío y me apoderé de su entrepierna, lamiendo con deleite los labios vaginales, demorándome en encontrar su botoncito que a poco de empezar a chupar y mordisquearlo convenientemente empezó a crecer.

Mis manos recorrían las preciosas nalgas de Dianita y bajaban hambientas a sus piernas. La muchacha empezó a emitir gemidos de placer, mientras su cuerpo, tendido sobre el mío empezó a ondular. Los síntomas claros de un orgasmo empezaban a manifestarse en ella y los gemidos se hicieron más sonoros. Yo hice acopio de todas mis mañas y técnicas para no venirme... quería prolongar al máximo esta experiencia tan especial y gracias al cielo lo logré. Dianita era multiorgásmica pues a su primer orgasmo siguió otro y luego otro.. pequeños pero sucesivos e intensos. Estaba en su cuarto orgasmo que era mayor que los anteriores y soldó mi herramienta... apoyó sus manos en la cama e irguiendo el cuerpo levantó su cabeza y empezó a gemir más fuerte y a balbucear algo que no alcanzaba a entender al principio y que después capté:

- Si, Si... si... tiíto... dame más... más... te quiero.. te quiero....así.. hazme feliz... así, asíiiiiii. Siempre soñe esto... siempre... pero esto supera todos mis sueños....ahhhhh...mas....mas..........

Yo seguía entregado en cuerpo y alma a agasajar la rica cuevita de Dianita.. la estaba follando con mi boca y la muchacha se entregaba plena a la follada. Bien lamía y chupaba el clítoris, bien adentraba mi lengua en su suave vagina, recorriendo lo más profundo de esa apetecida cavidad. Dianita se retorcía de placer y sus gemidos se hicieron más estentóreos... su caderas empezaron a tomar un ritmo cada vez más acelerado de arriba hacia abajo y en un momento sentí como una explosión y sus deliciosos flujos empezaron a llenar mi boca... la muchacha lanzó un último gemido fuerte y alucinante y cayó como un dirigible desinflado sobre mis piernas. Yo fui deteniendo mi chupada hasta quedar inmóvil. Que experiencia tan rica y deliciosa.

Quedamos así echados al revés y permanecimos un largo rato en silencio. Mi sexo seguía a tope, pues haciendo acopio de una gran voluntad, no había vaciado la leche que contenía en mis dilatados huevos. Poco a poco fui reaccionando y sujetando amorosamente el delicado cuerpo de Dianita le di vuelta y acerque mi rostro al suyo... ella perezosamente entreabrió los grandes ojos sonrió y me ofreció sus deliciosos labios. Nos besamos dulcemente...gozando de la caricia... el día era joven aún y nosotros recién empezábamos:

- Abusivo... me has hecho que la de cómo una loca....que rico lo he sentido..... quería que tu boca no siguiera, pero al mismo tiempo quería que siguieras chupándome, lamiendo.. haciendo todas esas cosas ricas... hasta que ya no pude aguantar y creo que me desmayé... .- dijo sonriendo.-

- Me encanta que hayas sentido eso tan rico... pero solo es el comienzo.... .- volví a besarla y a recorrer con mis manos el bello cuerpo.-

Dianita pegó su cuerpo al mío y rodamos por el amplio lecho hasta detenernos. Ella estaba bajo el mío y mientras continuábamos con el beso, coloqué mi sexo en la entrada de su amada grieta y mi glande empezó a juguetear con su inflamado clítoris. Dianita abrió sus piernas cuanto pudo y mi pene empezó su ingreso triunfal en la suave vagina de mi juvenil amante. Acomodé sus sedosas piernas para que las cruzara a mis nalgas y empecé a bombear suavemente. Sentí que mi sexo ocupaba la totalidad de la cueva de la muchacha y el ajuste que esa funda me daba semejaba a un delicioso masaje. Dianita sintiendo el ancestral llamado del sexo. Empezó a mover sus suaves caderas... primero de atrás hacia delante y luego en forma circular... era increíble la forma como me hacía disfrutar mi recién conquistada sobrinita. Era una sensación inédita. Ambos empezamos a deshacernos en un inmenso placer:


- Dianita... mi vida... que hermoso es estar así contigo....sentirte mía.. solo mía...gozando de ti como nunca imaginé... te amo mi chiquita... te amo bebé...

- Y yo a ti tiíto... siempre supe que iba a ser así...que tu me harías gozar como estoy gozando,,,,, Ohhh... siento rico....que rico he sentido al chupartela....ayyyyyy.. ha sido lo máximo.. ... Ho. Siento que viene un placer inmenso...ohhhhhh...rico....rico.... dame más mi amor... dame más.....

Dianita empezaba a deshacerse en un orgasmo y luego en otro y otro y ya no pude aguantar más... mi resistencia se había vencido al tener debajo mío el maravilloso cuerpo en convulsiones orgásmicas de Dianita. Deposite mi espesa y caliente leche en lo más profundo de esta bella muchacha, mientras sentía que esa deliciosa funda parecía ordeñar mi sexo hasta sacarme la última gota. Los gemidos míos y los gritos de placer de la chica resonaron en la amplia suite y fueron amainando a la par que nuestros cuerpos cesaban en sus convulsiones de placer. Yo me dejé caer a un lado de Dianita y mientras recuperábamos la normalidad de nuestras respiraciones caímos en un delicioso sopor. Antes de entregarnos a un delicioso sueño.. nos metimos entre las sábanas y la muchacha recostó su hermosa cabeza en mi hombro derecho y así abrazados nos entregamos al descanso.

Cuando abrí los ojos el reloj marcaba las 12 del día... algunos rayos del sol que reverberaba afuera se filtraban traviesos en nuestra habitación. A mi lado Dianita descansaba plácidamente. Su angelical carita de niña en reposo era tan diferente a su carita de arrecha y deseosa de sexo que tenía cuando hacíamos el amor desesperadamente me impresionó. Observé detenidamente cada detalle de esa linda cara y no resistí darle suaves besitos en el hermoso rostro. Ella aún dormida sonrió y se acomodó dando una ligera vuelta, sobre su lado izquierdo y se apretó a mí. Yo me coloqué detrás de ella y mi sexo aún flácido, después de tan singular combate, se pegó a las nalgas de la muchacha. Mis manos recorrían el cuerpo de ésta mi nueva mujercita y se concentraron en los firmes senos, que gracias a mis caricias empezaron a endurecerse y sus pezones a crecer hasta casi reventar.

Dianita empezó a empujar hacia a tras, primero tímidamente y luego con mayor fuerza. Mi sexo empezó a despertar y al poco tiempo de sentir la ondulación del cuerpo de Dianita, empezó a cobrar vida y luego allí lo tenía...dilatado y buscando guerra... incrustándose en la línea divisoria de las regias nalgas de la muchacha. El jueguito siguió con leves gemidos por parte de ambos Mi mano izquierda ahora se concentraba en su vagina y la yema de mis dedos friccionaban suavemente el botoncito de Dianita que poco a poco empezó a crecer. Mi pene empezó a explorar entre esa preciosas nalgas, jóvenes, duras, elásticas y sedosas y llegó a la antesala del pequeño anito de la muchacha.. al sentirlo dio un pequeño salto y muy quedo dijo:

- No mi amor... por allí no... me va a doler.....no quiero....

- No te preocupes mi vida... es solo un jueguito. Jamás te haría daño o te forzaría a hacer algo que no quieres... confía en mi.... .- le dije para calmarla.-
 
Dirigí entonces mi pene a su vagina... tratándola de penetrarla por atrás... con delicadeza hice que su piernas izquierda se flexionara, de modo que me permitiera penetrarla desde mi posición con facilidad. La cooperación de Dianita en ese acomodo fue fundamental y sintiendo que acariciaba mis brazos y manos elevó su colita y mi pene ingresó procesionalmente en la deseada cueva. Nuestros movimientos eran lentos, tratando de mantenernos lo más pegados posibles el uno del otro y así las caderas de la chica empezaron a moverse al ritmo recientemente aprendido. Había introducido más de la mitad de mi respetable aparato en la vulva de Dianita y ella se esforzaba por recibir más... de su boca salían quedos gemidos y en un acuerdo no dicho empezamos a incorporarnos hasta quedar en la pose del perrito... arrodillada sobre el lecho y con las manos apoyadas en la almohada Dianita recibió el íntegro de mi verga... que delicia sentir que mi pubis chocaba con sus nalgas y mis huevos contra sus entrepierna... era de una musicalidad nunca oída, así como las frases que en fragor del combate nos salían del corazón:
- Así mi amor... así tiíto damela toda.. que me encanta toooooddaaaaaaaaaa. Aaahhhhhhhhhhhh.....ahhhhhhhhhhh. si, si siiiiiiiii. Soy tuya mi amor.. toda tuya.... como siempre quise ser.

- Tómala toda chiquita... mi chiquita.... Siénteme....tu eres solo mía... solo mía.....

- Si solo tuya....cuando quieras.... soy tu esclava mi tiíito... Te amo... te amo ahhhhhhhhh.

La habitación nuevamente se llenó de gritos y gemidos. Yo extraía mi pene hasta la entrada de su vagina y luego con violencia lo volvía enterrar en la grieta de mi amada sobrinita. Estuvimos así no se que tiempo. Las caderas de Dianita rotaban...empujaban y su vagina exprimía mi pene hasta que a un mismo tiempo, incentivado por el orgasmo que empezaba a diluir a la muchacha, por segunda vez en el día descargué todo mi semen en la hermosa joven y en medio de los espasmos del clímax... caímos agotados en la cama... yo encima de ella...agotados pero felices...sin ánimos de decir nada...la estancia quedó en silencio sin que nada ni nadie se moviera....era el descanso del guerrero y de la novel amazona.

Cerca de la una de la tarde, pedí al servicio de habitaciones que nos llevaran unos canapés, colitas de camarón a la plancha y brochetas mixtas, con pan tostado y galletas integrales. Saqué una botella de vino blanco del frigo bar y la descorche escanciando generosas porciones en sendas copas de pie. Alcancé una a Dianita y chocando las mismas brindamos por nosotros, por nuestro naciente y feliz amor, probamos el vino y luego nos besamos dulcemente. Decidimos darnos un duchazo y nos encaminamos al gran baño. Entramos al cubículo y me di el gusto de enjabonar totalmente a Dianita y ella a mí. Ambos nos deteníamos en nuestros respectivos sexos, que acariciábamos con abundante gel de baño... mientras nos besábamos amorosamente. Luego de un largo duchazo salimos y nos secamos vigorosamente con las grandes toallas blancas. En eso, tocaron a la puerta de la suite y yo salí a atender al camarero que ingresó a la habitación con un carrito con el pedido, firmé la orden, luego de la generosa propina el camarero se retiró.

Dianita había quedado en el baño secándose el ensortijado cabello con la secadora de mano. Mientras ella estaba en eso, yo con la toalla enrollada a la cintura, llevé la mesita con los canapés ordenados junto al jacuzzi y procedí a abrir las canillas del mismo para llenarlo, echando abundantes sales aromáticas y gel de baño. Cuando estuvo en un nivel conveniente, cerré las llaves de abasto y me metí en la tina. Llamé a Dianita y la invité a entrar. La muchacha entró con cuidado y se sentó en la tina frente a mi. Nuestras piernas se enlazaban, mientras nos dirigíamos fogosas miradas de deseo no saciado y de amor contenido. Puse en acción el jacuzzi y los chorros de agua empezaron a masajearnos y al mismo tiempo a aumentar el volumen de espuma. Dianita empezó a jugar a tirarme el agua espumosa y yo a responderle. La espontánea y fresca risa de la muchacha realmente alegraba el relajante baño que estábamos tomando. Llené nuevamente las copas y brindamos nuevamente por nosotros, sorprendiéndome, Dianita alzó su copa y dijo:

- Brindo por un sueño hecho realidad... por mi virginidad ofrendada a ti, como siempre quise desde que te conocí.... Brindo porque siempre nos amemos y estemos juntos..... aunque sea para vernos a escondidas, pero con la certeza que nos pertenecemos mutuamente.... salud....

- Brindo por ti mi amor.- dije solemne.- por el regalo más grande que me has hecho... por el amor que me tienes... por el amor que te tengo... por ti.... te agradezco por ser mi mujer y por permitirme ser tu marido....salud.

Vaciamos nuestra copas, mientras nuestras piernas se acariciabas bajo el agua y nuestras manos acariciaban también nuestra piernas. Posamos las copas en la mesa rodante de los canapés y Dianita expresó lo hambrienta que estaba y nos lanzamos a degustar los manjares. Realmente era una delicia beber el vino blanco helado... degustar las brochetas y canapés.. mientras los chorros de agua masajeaban nuestros cuerpos. Mientras estábamos en eso no cesábamos de bromear y reírnos ... estábamos felices y así lo demostrábamos. Así entre broma y broma vaciamos la botella de vino. Dianita, al parecer no acostumbrada a tomar licor.- lucía las mejillas encendidas y más locuaz y relajada. El agua estaba en su punto ideal de caliente y su disfrute era una delicia. El hecho de estar más desinhibida y alegre hacía que la muchacha se mostrara más relajada... yo la atraje hacia mí y ella se sentó a horcajadas sobre mí. Sus regias nalguitas estaban sobre mi pubis y sus brazos se enlazaron a mi cuello, mientras sus hermosas piernas se plegaban a cada lado de mi cuerpo. Nos volvimos a besar, con amor, con real pasión, mientras nuestras manos recorrían mutuamente nuestros cuerpos. Los senos de la joven se incrustaban en mi pecho y sentía que empezaban a endurecerse al solo contacto con mi piel.

Abrazados así quedamos un largo rato, disfrutando de esa cercanía y en especial de yo, gozando de acariciar ese cuerpo joven, esbelto, intachable que era ahora enteramente mío. Luego, decidimos salir del jacuzzi.... nos habíamos remojado más de la cuenta y nuestros dedos daban la impresión de un frejol remojado, pero estábamos felices, plenos y saciados.... por ese momento. Nos cubrimos con las batas de felpa con el logotipo del hotel y regresamos a la amplia cama. La habitación olía a sexo ..... a pasión.... a entrega total. En el lecho, despojados de las batas, nuestros cuerpos de volvieron a fundir en un abrazo y de manera natural la muchacha recostó su bella cabeza en mi hombro... mis manos vagaban golosas por los pechos y piernas de mi amada:

- Tiíto, cuando te empecé a gustar?.- preguntó directa-

Me gustaste desde que te conocí. admiraba tu cuerpecito finamente delineado, tu colita respingona, tus piernas, tu carita y sobretodo la forma como hablabas... lo modosita y delicada que eras y que sigues siendo. Muchas veces tenía que sacudir a cabeza para no imaginarme tocándote. Puedes creerme? yo, tocando a una criatura de 18 años.. deseándola como mujer... una locura. Pero definitivamente me arrechaba verte.

Que curioso. Sabes a mi me pasaba lo mismo. Cuando nos mudamos al barrio y empezamos a ser tus vecinos, yo tenía un enamoradito.. tu sabes... chiquilladas... Pero cuando te vi, me gustaste y soñaba que me casaba contigo y que me besabas y me tocabas... estaba obsesionada contigo y empezó a surgir con fuerza mi amor por ti. Sabes... el día de mi fiesta de 18 años... pensé en declararme a ti... que locura no?. Imaginaba que cuando me sacaras a bailar te iba a decir que te quería y que deseaba como nada en el mundo ser tuya. Pero cuando tu me sacaste a bailar ese día, no me atreví.

Oh mi chiquita... gracias al cielo todo se dio y he tenido la inmensa dicha de tenerte de ser tu primer hombre y gozar plenamente de ti.- dije emocionado.-

Eres mi primer hombre y serás el único. Me he reservado solo para ti y no pienso cambiarte.- señaló la joven con convicción.-

Nos volvimos a besar con suavidad, con amor y luego el beso empezó a desbordarse con la pasión que ambos teníamos. Que rico era besar a esta muchacha, entregada totalmente a la caricia y concentrándose en la lucha de nuestras lenguas, de nuestros labios. Mi boca se desplazó a sus enhiestas tetitas y luego a su plano abdomen... seguí buscando y llegué a su entrepierna y ella empezó a gozar de mis atenciones... sus labios mayores, su clítoris y su suave vagina eran recorridas con pasión y deleite por mi lengua. Dianita empezó a deshacerse en un nuevo orgasmo y acomodó sus regias piernas sobre mis hombros. Mis manos se había apoderado de sus pechos y acariciaba febrilmente sus duros pezones. El cuerpo de mi novel amante se retorcía de placer y fue en ese instante en que elevando ligeramente la anatomía de mi nueva mujercita desplacé mis labios a su pequeño y rosado anito. Mi lengua empezó a acariciar ese deseado anillo jamás penetrado, jamás profanado. La punta de mi lengua luchaba por entrar en ese cerrado círculo y a duras penas conseguía su propósito. Los gemidos de Dianita se hicieron más estentóreos. Mi lengua viajaba rauda entre la vulva de la joven y su apretado anito y eso empezó a generar una serie de convulsiones en mi preciosa sobrinita. Atrapé su clítoris en un momento dado, mientras que uno de mis dedos empezó a forzar con suavidad el cerrado culito. La chica empezó a diluirse en un nuevo orgasmo cuando sintió que un dedo invadía totalmente su recto... sus esfínteres empezaron a ceder y ahora tenía dos dedos moviéndose con suavidad en el culito de la joven.....

- Ohhh... tiíto, no por atrás no...... rico... rico.. rico.... hazlo con cuidado.. no quiero que me duela.. ohhhhhhhhh. Sigue.. sigue....te quiero papito...te quiero uhmmmmmmmm

Mi pene totalmente erecto, con la ayuda de mi mano empezó a dirigirse al deseado culito de Dianita.. el glande ya estaba en la puertas de ese cielo y la joven seguía comadrejeando el hermoso cuerpo. El anito estaba dilatado, dos de mis dedos habían invadido ese territorio y Dianita se deshacía en un soberbio orgasmo. Ahora mi glande estaba penetrándola suavemente, con paciencia, mientras mis dedos acariciaban su clítoris haciendo que orgasmos sucesivos atacaran a esta bella mujercita.... estuvimos en esa lucha largo rato y cuando sentía que la joven se acostumbraba al grosor de mi verga, procedía a un nuevo avance... así luego de una paciente penetración, todo mi pene estaba incrustado en el hasta ahora virginal culito de Dianita.

Cuando sentí que estaba al fondo quedé quieto, para permitir que esta mujercita se acostumbrara a sentirse empalada. Dianita con los ojos cerrados asimilaba el suplicio que al empezar a moverme lentamente dentro de ella, empezó a convertirse en placer. Las piernas de la muchacha se cruzaban tras mi cuello y ella empezó un lento vaivén que yo seguí en su cadencia. Que maravilla sentir que el recto de la muchacha se cerraba y abría acompasadamente. Entonces empecé a acelerar mis embates sin dejar de masajear el inflamado clítoris y lentamente los gemidos de ambos se confundieron y elevaron en volumen.. yo, ya no podía seguir aguantando y mi trajinado falo empezó a soltar la caliente leche en el rico culito de mi sobrinita. Dianita bramaba y decía frases que no podía entender pero era obvio que estaba disfrutando esta su primera vez de sexo anal. Mi mano empezó a humedecerse con los flujos de la joven y a un solo tiempo lanzamos estentóreos gritos en el momento supremo de nuestras respectivas corridas. Después el silencio invadió la habitación... un rato después escuchamos como si se acabara de destapar una botela de vino ¡Plop!... mi pene había salido del delicioso ano de Dianita y se escurría flácido hacia mis piernas, mientras que un grueso hilo de esperma salía del desflorado culo de mi joven amante.

Cuanto tomé conciencia del tiempo, el reloj marcaba las cinco de la tarde. Dianita seguía dormida boca abajo... totalmente despatarrada en el enorme lecho. Me puse de costado para observar lo bella que se le veía así dormida, con esa expresión de niña que acababa de hacer una travesura... que rica estaba estaba este portento de mujer. Que experiencia tan diferente a las tenidas con Marian mi mujer, con Silvia mi secretaria o con Virginia, la Mujer del Portero.

Definitivamente Dianita no regresó esa noche a la Universidad. Luego de bañarnos y vestirnos, paseamos un rato por las instalaciones del Resort, jurándonos amor eterno y que siempre tiraríamos como este día y luego enrumbamos de regreso a Lima... Cansados por la maratón de sexo que acabábamos de tener, pero felices por esa relación tan plena y amorosa que acabábamos de comenzar.

Como me coji a mi Suegra - 4ª Parte

Comentarios (1)

Nunca pensè que seguirìa cogiendo ese culito tan pronto, fue increible.

Después de haber regresado al hotel, esa tarde con mi esposa, mi suegra ( ya mi puta), y sus primas, seguimos platicando y comentando en el lobby todo lo acontecido, cuando mi esposa me comentò, en lo privado que si no me importaba que llevaramos a dos de sus primas de regreso a la ciudad donde vivìan al fin quedaba de paso para la capital, y además que en esa ciudad se vendìan muchos modelos de zapatos ya que ahì los fabricaban y que la habìan invitado a quedarse unos dias con ellas, ya que hacìa mucho tiempo que no se veian, y asì tendría la oportunidad de visitar todas las tiendas de zapatos y escoger con calma los que le gustaran, a lo que le contestè que yo veia el problema de que no llevaba suficiente ropa para quedarse con ellas, a lo que me respondìo que ellas le prestarìan ya que una de ellas era de la misma talla que la de mi esposa, además le preguntè que pasarìa conmigo, ya que no tenìa quien me hiciera de comer y quien iba a lavar mi ropa, me contesto, eso yo te lo soluciono, por lo que se fuè con mi suegra y después de unos momentos me dijo: dice mi mamà que te invita a quedarte en la casa de mis papàs, acuerdate que mi recamara todavía esta puesta, y que ya nos hemos quedado varias veces cuando mis papàs han estado de viaje, esto me dejò sorprendido, y se acercò mi suegra diciéndome: no te preocupes que nosotros te atenderemos igual que en tu casa, a lo que disimuladamente accedì.

Después de empacar decidimos salir esa tarde noche ya que yo tenìa que trabajar al dìa siguiente, por lo que partimos hacia la capital, pasando por la ciudad donde se quedò mi esposa y seguimos nuestro camino mi suegra y yo, desde luego que ella al estar conmigo en el asiento delantero se quitò sus pantaletas y me tomò la mano para que le empezara a dar masaje en su clítoris, me pidió mi pañuelo y después de un rato de masajearla se limpiò la vagina con el y me lo ponìa en la nariz de donde yo estaba disfrutando ese olor a vagina tan encantador y sensual que emiten las mujeres.

Al fin llegamos a la capital y le dije a mi suegra que la pasarìa a dejar a su casa y que el dìa de mañana estarìa instalándome en su casa, a lo que me contestò que estaba bien, asì que al llegar a su casa, le bajè su equipaje y me dijo que si no apetecía nada antes de irme, y al entrar encontrò un recado en la mesa del hall de mi suegro diciendole, que le habìa salido un viaje inesperado, y que le habìan avisado en la mañana, por lo que no se pudo comunicar con ella en el rancho, y que estarìa de vuelta en una semana, entonces mi suegra me dijo, porque no vamos a tu casa por tu ropa de mañana y te quedas a dormir de una vez esta noche aquí, ya que la sirvienta tiene vacaciones y no regresarà hasta de dos semanas, y me da miedo quedarme sola en esta casa.

Para mì eso era musica celestial en mis oidos, por lo que le propuse que yo irìa por mi ropa, ya que era bastande tarde mas de media noche y vendría pronto, ella accedìo y con un gran beso en la boca me despidió, y me preguntò si tenìa suficientes condones, a lo que le contestè que si como unos cinco, a lo que me dijo no te preocupes, mañana nos aprovisionamos de màs. Me fuì a mi casa y en el trayecto no se me bajaba la verga nomas de pensar lo que le esperaba, asì que cuando estuve de regreso en su casa, me abrio el garage y metì el automóvil, y cuando entrè que le encuentro solo con una batita transparente que le llegaba solo hasta medio muslo, sin nada abajo, lo que me puso mas excitado de que ya estaba, pasamos a la cocina y me dijo, vamos a celebrar el estreno de mi culito por parte tuya, el aprendizaje que me diste como alumna de mamar penes, y el estreno de tu ano siendo acariciado por mi lengua, acto seguido abriò el refrigerador y sacò una botella de champaña y la deposito en un recipiente para esta, me entregò dos copas que ya tenìa dispuestas y me dijo sigueme vamos a mi recamara a celebrar esto.

Subimos hasta su recamara y en cuanto entramos dejò la botella yo las copas y se me abalanzò a darme besos y a empezarme a desnudar, lo cual en pocos momentos lo logro, me llevò al borde de la cama, se sentò y me empezó a dar de besos en la punta de mi verga y a acariciarla con ternura entre sus manos, diciéndome que esta verga era para ella el nacimiento de una mujer que no sabìa que tenìa lo puta adentro hasta que yo le habìa despertado ese sentimiento y que por eso estaba feliz.

Me pidió que abriera la botella y nos servimos una copa cada uno y brindamos desnudos y pegados frente a frente por el nacimiento de una puta escondida, entonces me la llevè al baño, puse una toalla en la plancha de el lavabo y la sentè, le abrì las piernas y apareció esa vagina rosadita con su clítoris, esperando mis besos, entonces le pedí que se inclinara un poco hacia atràs, tomè mi copa y la empecé a derramar desde su ombligo para que llegara la champaña hasta los labios de su vagina y la empapara, al hacer esto acerque mi boca a esos lindos labios y empecé a beber champaña dentro de su vagina, le dì mi copa y le pedí que la vaciara toda, asì lo hizo y fue el brindis de champaña mas sabroso que yo haya tenido, después de limpiarle con mi lengua esa deliciosa vagina, ella me pidió que ahora le tocaba su turno por lo que se bajò y me pidió que me sentara en donde ella estaba, tomò su copa me la dìo y me pidió que la derramara en mi verga mientras ella empezaba a mamarla, por lo que tambien brindò por su iniciadora de culo, ya entrados en la lujuria, extendí una toalla en el piso del baño y le pedí que se pusiera en cuatro, asì lo hizo, llene mi copa nuevamente, me puse debajo de ella boca arriba mostrándome su lindo culito color rosa obscuro,y le empecé a derramar la champaña entre sus nalgas, derramando en su culo y con mi lengua bebiéndola y dándole masajes a su precioso culito, ademas de meterle la lengua en su agujerito, empezó a jadear como una gatita, asì estuve hasta que vaciè mi copa en su culito, se levantò y me pidió que yo hiciera lo mismo de ponerme en cuatro, y repitió la operación conmigo, derramándome en el culo champaña y dándome con su lengua el masaje en el ano que ya me habìa acostumbrado, terminamos nuestro brindis sexual, y nos fuimos a la cama, en donde se arrodillo en la orilla de la cama y me pidìo que me la cogiera por el culo como a ella le habìa fascinado, no esperando mas, me lubrique la verga, le lubrique el ano, le di unos masajitos con los dedos, y empecé a meterselo lentamente, para esto su culito ya tenia medida el espesor y el largo de mi verga, por lo que me recibiò con mas facilidad, me detuve a media verga, y esperè a que se acostumbrara su esfínter, y cuando ella sintió que era el momento se hizo hacia atrás y le dejè ir toda la verga gritando ella de placer, y empece a meter y sacar la verga totalmente, y en cada metida ella gritaba de emoción, asì la tuve ensarte tras ensarte, y solo se oian nuestros gemidos y el choque de mi verga al entrar y el ruido de vacìo al salir, ella entre sus gritos me decìa cojéeme profundo, papacito, que yo soy tu puta acabada de nacer, tu mejor alumna mamadora de verga, y tu maestra en masajes a tu ano, yo le contestaba, asi es mi suegrita puta, de ahora en adelante ya tienes la verga sustituta de tu marido, para que no estes sufriendo por que no te coge seguido, tu yerno tiene para tì la leche que te hacia falta, despues de estarme la cogiendo, le anunciè mi eyaculaciòn y ella ya sabiendo empezó a apretar su esfínter provocándome un fuerte orgasmo, mientras tanto mi mano trabajaba apretando sus ricos pezones, y mi otra mano dándole masaje a su clítoris, esperamos a que se me bajara la verga, y entonces se la saque, me fuì al baño a lavarme, y me siguió, diciéndole que la que lavaba penes en esta pareja era ella, afortunadamente en el baño de ella tiene bidet, por lo que me sentò, abrìo las llaves templò el agua y me empezó a lavar la verga con mucha delicadeza, luego me dijo haste un poco mas adelande quedando mi culo sobre el chorro del agua sintiendo una sensación muy agradable, se enjabonò las manos me lavò las nalgas y empezó a darme masaje en el ano con sus dedos lo que me empezó a elevar a los cielos, termino, me secò se sento ella y me dejò lavarle ese culito y esa vagina de la misma manera que ella me lo hizo, la seque y nos fuimos a la recamara en donde nos acostamos no sin antes terminar la champaña y dejarme derramar un poco en sus senos para saborearlos con champaña, nos acostamos y nos abrazamos y empezamos a besarnos en la boca como desesperados, y acariciándonos nuestros cuerpos, sus nalgas, sus piernas, su cintura y sus preciosos, senos, después ella se metìo dentro de las sabanas y me empezó a mamar la verga, con la suavidad que habìa aprendido, y yo desde luego a mamarle esa preciosa vagina y ese clítoris que me tenìa hipnotizado, asì estuvimos hasta que me volvió a parar la verga con su boca, se puso de espaldas, tomò un condon del burò y me dijo ahora le toca a la vagina sentir tu verga, me puso el condon con la boca, con su beso tronado en la cabeza antes y empecé a penetrarla con toda suavidad, hasta que se la dejè ir toda, ella jadeaba como una gatita y eso fuè el mete saca hasta derramarme nuevamente, dejar que se me bajara, quitarme ella el condon y limpiarme con su lengua la verga mis huevos y empezar el masaje de su lengua en mi ano, asì estuvimos cogiendo lo que quedaba de la noche sin prisas, ya que nos dormimos, y cuando ella despertaba me despertaba al yo sentir que me estaban mamando la verga, o cuando yo despertaba, la despertaba a ella al sentir que le estaba mamando o los senos o la vagina, no recuerdo cuantas veces me la cogì, esa noche pero fue el comienzo de una larga sesion de sexo con mi puta y querida suegra.

Como a las siete de la mañana sonò el despertador, y me despertè no encontrando a mi suegra en la cama, me metì a bañar para alistarme a ir a la oficina, y cuando termine y empezaba a vestirme, llegò mi suegra totalmente desnuda, me dijo, hoy hablas a tu oficina y les dices que estas mal del estomago y que vas a ir al medico porque pasaste una noche sin dormir, ( efectivamente), ya que este dìa me lo vas a dedicar totalmente a mì y nos vamos a pasar el dia desnudos cogiendo cuantas veces queramos sin que nos moleste nadie, y ahora mismo nos vamos a bañar en el jacuzzi, porque quiero que me cojas en el agua, a lo que yo muy obediente, esperè la hora de oficina y me reportè con mi secretaria que no irìa a trabajar, ya que irìa al medìco, por lo que empezó a llenar el jacuzzi y entre tanto me dedique a sobar y a mamar esos lindos senos que me traian loco; Se llenò el jacuzzi, nos metimos y eso fùe el acariciarnos y empezar a cogermela por el culito como a ella le gusta, terminamos nos secamos y asì desnudos estuvimos todo el dìa, desayunando, comiendo y cenando, desnudos y cogiendo por toda la casa.

Los siguientes dias fueron de orgía completa, ya que en cuanto llegaba de la oficina, ella me esperaba con su batita transparente, la vagina lavada y el culo preparado para cogermelo, dormiamos pocas horas ya que era una cogida tras otra, y llego un momento en que ya estaba agotado de tanta eyaculaciòn, pero el deseo es mas fuerte que el cuerpo y le di mas verga a mi suegra por todos lados en esa semana que en los tres años de casado que tenìa con mi esposa, por fin el sabado fùi a recoger a mi esposa, y me regresè a mi casa exhausto de haber hecho trabajar mi verga horas extras, afortunadamente, mi esposa estaba terminando de menstruar por lo que no me pidió sexo ese fin de semana.

En el siguente relato seguire relatando mis aventuras con mi suegra. Saludos a todos


by Investigador.

La Mujer de mi Cuñado

Comentarios (0)

Cuando me casé con la que hoy es mi esposa desde hace veinte años, su familia -que tiene mucho dinero- nunca me ha terminado de aceptar por mi origen humilde, pero honesto y estudiado. De nada han valido mis dos títulos universitarios para terminar de ganarme la simpatía de la familia de mi esposa lo que a mí, nunca me ha importado pero, no deja de tener algunos inconvenientes.

Uno de los que más me ha hecho la vida imposible es mi cuñado mayor. El, es muy metido y opina hasta cuándo no debe hacerlo, sus comentarios han provocado más de alguna discusión entre mi esposa y yo pero, no ha pasado a más y luego, lo resolvemos en la cama como lamayoría de las parejas.

Un día, me propuse que me iba a cobrar todos los vejámenes de mi cuñadito con lo que yo suponía, le iba adoler, su esposa una mujer recatada, muy meticulosa para todo y que finge hasta para reírse!

Y así fue. Empecé a buscar motivos en las muchas reuniones familiares que tienen especialmente a la hora de bailar. Yo por ser de la costa atlántica de mi país, bailo muy bien merengue y salsa. En la fiesta de Navidad, a la cual concurre mucha gente a la inmensa casa de mis suegros y después de varias copas de vino y champagne, la esposa de mi cuñado le dijo a mi esposa préstame a este hombre que baila bien rico! Acto seguido me puse de pie y empezamos a bailar una y otra pieza de merengue y salsa hasta que llegó la música suave y nos tocó bailar pegados.

A la cuarta pieza de estar bailando yo estaba erecto. Era mucho el deseo que tenía de estar con esa mujer que además, es hermosa. Ella sintió mi miembro y se pegó más a mi cuerpo yempezó a moverse suavemente y al estar en medio de tantas parejas que bailábamos se podía disimular un poco, mientras su engreído esposo, hablaba y fumaba puro en las afueras con sus amigos ricachones.

Cuando estaba por terminar la canción, ella me susurró al oído con un tono sexy -te espero en el estudio de nuestro suegro en 10 minutos-. Yo estaba súper excitado y para disimular la calentura me fui directo al bar, me serví un jugo de naranja y de nuevo, más tranquillo llegué adonde estaba mi linda esposa con unas amigas de la infancia dos ellas, divorciadas.

Mi esposa que es la dulzura andando, ingenuamente me invitó a seguir bailando porque ella dijo, estaba bien entretenida con sus amigas a quienes, solo para estas épocas del año reunía con mucho tiempo para platicar sin contra tiempos. Aquello fue como una orden y desesperado me fui al estudio de mi suegro localizado en la segunda planta al final del pasillo y con cuatro hermosos ventanales que ayudan a un escape seguro encaso de ser descubiertos.

Y allí estaba, con una copa de vino tinto en sus manos y apenas, una diminuta lamparita encendida que hacíamás romántico el encuentro. No dijo palabra alguna, siguió con la copa de vino en su mano derecha y empezó a dar vueltas sobre mi cuerpo sin quitarme la mirada de mi braga que ya delataba lo grande de mi miembro. De repente, se abalanzó sobre mí y buscó mi boca, nos besamos apasionadamente y luego se retiró exclamando -por fin beso unos labios que no apesten a tabaco- y denuevo, volvió a besarme y con sus manos, empezó a tocarme los genitales y deinmediato exclamó -estoy segura que de esto fue que se enamoró mi cuñadita, verdad?- Yo no le dije nada, yo estaba disfrutando al máximo lo que tanto había deseado desde hacía mucho tiempo.

Nos dejamos ir cayendo al sofá lentamente y cuando ya estábamos acostados, no me dejó hacer nada. Se puso encima de mi cuerpo y de inmediato abrió la braga de mi pantalón, sacó el miembro y lo quedó viendo con ojos de asombro, lo sujetó con las dos manos y no paraba de contemplarlo hasta que se lo metió en
la boca una y otra vez hasta que me hizo terminar, después lo quedó lamiendo por un rato y se puso de pie, se levantó el vestido largo de gala que llevaba puesto y con tono de suplica dijo -cojéeme papi que hace meses no sé lo que es esto, meteme esa verga divina que me esta volviendo loca-!

Y se la metí de una sola vez. El grito que pegó de no haber estado la música alta se hubiera escuchado en aquella enorme casa. Luego descendí el ritmo y al metersela y sacársela suavemente, la volvió loca de placer y me decía mil cosas y cuando exploté, me sujetó de mis nalgas pidiéndome que no me separara, quería más y más, la complací de nuevo y cuando estaba a punto de terminar otra vez, empezó a sonar el celular, ella se descontroló y me retiró de una manera brusca, fue en busca del teléfono, el identificador de llamada decía que era su esposo pero no podía contestar, estaba demasiada excitada, se fue al baño, se peinó, se maquilló y después de relajarse un poco me dijo -esto no se va aquedar así, nos tenemos que volver a ver-.
Yo regresé a la fiesta. Mi esposa ya no estaba hablando con las amigas pero estaba en un grupo que departía alegremente, busqué disimuladamente a mi cuñado y su esposa pero ya no estaban. Un mes después, provocamos un encuentro en una iglesia, allí intercambiamos papelitos para darnos el lugar de la cita la que se dio dos días después, fue una tarde de lujuria, de sexo puro hasta el agotamiento. Ahora, cada domingo en los almuerzos semanales de los suegros que son tan religiosos como ir a misa ya los que a mi ni ella nos gustaban por aburridos, no faltamos y aunque sea con la mirada nos hacemos el amor.
Ella me confesó que mi engreído cuñadito además de tenerlo chiquito no le sabe hacer rico

by Anonimo

Como me coji a mi Suegra - 3ª Parte

Comentarios (0)

Seguì disfrutando ese culito por tercer dîa consecutivo.

Después de haberme cogido a mi suegra en la mañana y de ir hacìa el rancho donde se ofrecía una gran comida a todos los parientes, y de irle metiendo la mano en su rica vagina y ella acariciándome la verga en el coche, me empezó a confesar varias cosas; Me dijo que como yo ya sabìa mi suegro le llevaba mas de 18 años de edad por lo que era un hombre mas grande para ella, que el habìa sido formado en una familia de educación muy rigida y que por eso no era muy efusivo en la cama y que por eso no la satisfacía totalmente, y que además tenìa el problema de eyaculacìon precoz por lo que nunca le habìa provocado un orgasmo ni con la verga, el dedo ni menos con la boca, y que ella se empezò a provocar los orgasmos, un dìa que al estar poniendo la ropa en la lavadora de ropa, se acercò con la ropa y se pegò a la maquina quedando una esquina entre las piernas y sintiendo la vibración de esta en la vagina, por lo que empezó a sentir un masaje muy agradable que fùe creciento en intensidad hasta que sintió que se le doblaban las piernas y una oleada de placer se apoderò de su cuerpo, desde entonces cada vez que ponìa la lavadora se daba su masaje en la vagina, provocándose un orgasmo. Además que mi suegro nunca empezaba el preámbulo sexual para cogersela, y que ella después de haberse provocado el orgasmo, le proponìa que se la cogiera, y que muchas veces, mi suegro como viajaba mucho, le alegaba que estaba muy cansado para cogersela, y que en las raras ocasiones, solo la penetraba, se derramaba y uno que otro beso le daba, regresándose a su cama a dormir,y que habìa meses que no se la cogía por lo que ella solo se conformaba con sus orgasmos de lavadora. Que desde que me casè con su hija habìa notado que yo la miraba de una manera diferente, a lo que le agradaba y por eso a veces se acercaba hacìa mì enseñándome parte se sus senos al dejar de abrocharse todos lo botones de su blusa, que esto que estabamos hacìendo ya lo habìa pensado, además que se daba perfecta cuenta de que cuando hacìa esto notaba que mi verga se paraba dentro de mi pantalón al notarse un gran bulto en el, y que veìa como me ponìa nervioso si me tenìa que levantar con la verga parada y llamar la atención, que además tenìa necesidad de que se la cogieran como yo me la estaba cogiendo esos dias, que tambièn habìa pensado el dejar que se la cogieran varios amigos de mi suegro, pero que le daba pavor que uno de ellos fuera a cometer una indiscreción con su marido por lo que se irìa al traste su matrimonio, por eso me eligiò a mì, ya que con eso se aseguraba absoluta discreción, y que yo a mi esposa no le pusiera los cuernos con otra mujer, y que ya tendría un amante asegurado para que se la cogiera cuando ella quisiera, que si pensaba yo que era una puta, para mi si lo era y que estaba feliz de que yo la hubiera estrenado por el culo, lo cual le enloquecía y que no pensaba en otra cosa, y que ahora era mìo y la vagina aunque era de mi suegro, el derecho a darle masaje con la lengua en su clítoris era mìo, y que ella me autorizaba de su parte a meterle la verga tambìen, que nunca le habìan mamado los senos con la pasión que yo lo estaba haciendo, por lo que me estaba agradecida, por eso tenìa el derecho de ser la alumna mas distinguida mamandome la verga, ya que le habìa encantado el sabor de mi semen, además, que me tenìa que dejar que con su lengua me provocara el máximo placer en el ano ya que lo habìa notado

Ante esos halagos y teniendo mi verga en sus manos me sentì en la gloria, y le dije que para mì además de mi mujer, la cara, el cuerpo, los preciosos senos y el culito que tenìa, eran lo máximo, y le confesè que mi esposa no se atrevìa a mamarme la verga, porque le daba cierto miedo pensando que no estaba bien, a lo que me contestò que no me preocupara que ella con el tiempo la iba a convencer de que me mamara la verga, cuando hablaràn de cosas intimas.

Después de esto llegamos a un camino boscoso al lado de la carretera en donde nos desviamos hacìa el rancho, llegamos y pasamos un rato muy agradable, disfrutando del clima calido, las botanas y las bebidas refrescantes que nos ofrecieron los parientes, y después de un rato, nos ofecieron dar un paseo a caballo por los alrededores, lo cual nos parecìo excelente, nos llevaron a las caballerizas y repartieron los caballos los cuales los jóvenes fueron los primeros en usarlos, y cuando nos tocò el turno, solo quedaba un caballo que era según el caballerango el mas viejo pero el mas manso, el unico problema es que ya no habìa sillas de montar suficientes, pero que si querìamos lo podiamos montar a pelo, mi suegra se animò a montarlo y me pidìo que yo lo llevara de las riendas al fin ibamos a caminar, a lo cual yo accedì, para esto mi mujer y sus primas ya se habìan adelantado en una calesa tirada por caballos en donde seguían con la platica y los chismes a todo vapor, asì que solo le pusieron una manta en el lomo al caballo y se subìo mi suegra montándolo ya que tenìa experiencia en montar desde jovencita, salimos a caminar y todos se fueron adelantando dejándonos atràs, en donde solo ibamos mi suegra montada y yo caminando, y ella mostrándome todos los lugares en donde habìa pasado su juventud, empezamos a subir una cuesta y le dije que estaba pesada por lo que iriamos màs lentos, entonces me dijo que me subiera atrás de ella, al fin ibamos a ir mas despacio y no ibamos a correr, me acerque a una roca y me montè atràs de ella dándole las riendas del animal, inmediatamente me pidìo mi pañuelo y lo doblò en la manta quedando encima de el su vagina, y me dijo para que tengas perfume de lo que màs te gusta, acto seguido me abracè de su cintura y le empecé a dar masaje en los senos a lo cual ella empezò a gemir, y tambìen con otra mano se la metì debajo de la falda y empecé a darle masaje al clítoris subiendo y bajando mis dedos hasta la entrada de la vagina, eso la puso muy caliente y a mì tambien por lo que me pidìo que me sacara la verga del pantalón y se la pusiera entre las nalgas, lo cual hice con mucho gusto, asì que al ir caminando el caballo le iba yo dando un buen masaje con mi verga entre sus nalgas y cerca de su culito, después de caminar un rato los demàs del grupo solo se oìan a lo lejos, por lo que ella diò un giro al caballo para llegar a la cima de una pequeño monte en donde habìa un claro y desde ahí se dominaba el rancho y el lugar donde habìan llegado los demàs paseantes y que ya estaban efectuando carreras, me pidió que desmontaramos, y me dijo, en este lugar dominamos a todos por lo que no habìa temor a que nos vieran y acto seguido que se quita la falda, la extendió en el suelo, y se quitò tambièn la blusa quedando completamente desnuda, les recuerdo que cuando salimos del hotel no se habìa puesto ropa interior porque querìa darle libertad a sus senos, su vagina y su culo en el campo, se acostò disfrutando del sol que la bañaba totalmente, me pidìo que me desnudara tambìen, a lo que inmediatamente hice, y acercándome en cuatro hacìa su cabeza, empecé a besar y a mamar esos exquisitos senos con su pezon color rosa y que estaban esperando mas caricias, los empecé a besar y a mamar, mientras tanto ella alzò los brazos sobre sus hombros y alcanzò mi verga a la que empezó a acariciar, segui mamando y chupando esas frutas maravillosas hasta que me pidìo que le diera un masaje en el clítoris, lo que hice bajando quedando en un 69 empezando a disfrutar nuevamente de este manjar, ella por supuesto se apoderò de mi verga y se la metìo en la boca saboreándola como un dulce, y haciendome sentir un placer exquisito; Al provocarle un orgasmo intenso, le empezaron a temblar las piernas, y me empezó a succionar de una manera muy fuerte la verga, hasta casì provocarme derramarme, le pedí que no siguiera ya que me la querìa coger por el culito, ella se sacò mi verga de su boca, se volteo, se quedò de espaldas y me ofreció su culito, saquè de mi pantalón un condon y se lo dì a lo cual me lo puso con la boca, no sin antes darme uno gran beso tronado en la punta de la verga, entonces empece a meterle la cabeza de la verga en su rico culito y sentì menor resistencia por lo que con el lubricante del condon y los jugos que emanaban de su vagina, mi verga se fùe deslizando hasta la mitad, ahì me contuve unos momentos, hasta que su esfínter se acostumbrara a mi verga adentro, entonces ella me abrazò con sus piernas alrededor de mi cintura y se enterrò mi verga hasta los huevos, de ahì en adelante empezó a moverse muy sabroso llevando el ritmo de mete saca, y gimiendo de placer, yo por lo pronto le masajeaba los ricos senos y la daba masaje con mi dedo a su clítoris, asì estuvimos un buen rato ya que ella lo hizo lento para gozar mas, hasta que ya no pude aguantar y le anuncìe que me darramaba, lo que empezó a hacer compulsiones son su esfínter para exprimirme y sentir mas placer, hasta derramarme, nos quedamos ensartados hasta que mi verga se fùe adelgazando, y al fin se la saquè de su culito, entonces me quitò el condon y empezó a limpiarme con su boca toda mi verga, y me pidió que me pusiera en cuatro, se metìo debajo de mì y empezó a darme lenguetazos en los huevos y a darme unas lamidas en el ano, por lo que empecé a sentir una sensación inigualable, asi siguió por varios minutos e hizo que mi verga se empezara a levantar nuevamente, por que empezó a meterme la punta de la lengua por mi culo y alternando con mamadas a mi verga, asì siguió hasta que no aguantè mas y le dije que me derramarìa, entonces se metió toda la verga en su boca me empezó a succionar, y con el dedo me lo empezó a meter en el ano, lo que me provocò una de las mayores eyaculaciònes de mi vida, terminè, me lo limpìo con la boca, nos recostamos a reponernos de esta sesiòn maravillosa, viendo el paisaje del rancho, las carreras de los otros caballos y el cuerpo precioso que me habìa ofrecido mi suegra, nos vestimos, la montè en el caballo, y nos regresamos al rancho antes que todos lo demàs a disfrutar de las bebidas y refrigerios antes de comer, al bajarla del caballo se limpìo con mi pañuelo su vagina y me lo dìo a lo cual dejò ese olor de hembra, recien cogida y que estuve disfrutando hasta que todos llegaron, asì fue como me pasè tres dias de actividad sexual exquisita y teniendo la seguridad de que ya tenìa culito a mi disposición., en el proximo relato les contarè como empecé a cogerme a mi suegra en la capital. Saludos a todos.


by Investigador.

Como me coji a mi Suegra - 2ª Parte

Comentarios (0)

Después de haberme regalado su culito segui gozándolo mucho más tiempo.

A la mañana siguente del dia de la reuniòn de los familiares en la ciudad de donde era mi suegra, y de habermela cogido por su hermoso culito y de haberle enseñado como mamar deliciosamente mi verga, la noche anterior, mi esposa y yo fuimos a desayunar al restaurante del hotel pero antes mi esposa le llamò a su mamà para preguntarle si desayunaba con nosotros, a lo que ella le contestò que todavía no se vestìa ya que se habìa desvelado un poco, no sabìa mi esposa que yo le habìa mas que desvelado desvirgado su culito. Por lo que pedirìa el desayuno en el cuarto, asì que después de desayunar, llegaron las primas de mi esposa y le comentaron que iban a visitar a otras primas que no habìan ido a la reunion de la noche anterior, pero que se tenian que ir pronto, a lo que mi esposa me dijo que si no tenìa inconveniente ella se irìa con sus primas y que como yo me iba a aburrir de escuchar sus platicas que si querìa me quedara leyendo el periodico en el lobby y que mas tarde la alcanzara al rancho de uno de sus parientes en donde se habia organizado una gran comida, yo le dije que estaba bien, pero que no conocía en donde quedaba el rancho, a lo que me dijo que si no me importaba esperara a mi suegra ya que ella si conocía perfectamente en donde quedaba el rancho, y dicho esto se comunicò al cuarto de mi suegra sugiriéndole que se irìa conmigo a lo que ella respondìo que sì en cuanto estuviera lista. Asì que como por arte de magia se me estaba presentando otra oportunidad de probar nuevamente ese gran culito, mi esposa se fùe con sus primas a lo que yo esperè unos minutos y me fuì a la farmacia a comprar unos condones ya que tenia la intención de cogerme a mi suegra por la vagina, y como estaba en sus dias fértiles según me dijo anoche con el condon no se me escaparìa, por lo que regresando le llame desde mi habitación y me contestò, ya sabìa que habias arreglado esto, asì que aquí te espero porque quiero hablar contigo muy seriamente, en ese instante mi calentura y mi verga se vinieron abajo, me puse a pensar que se me iba a armar un gran lio con mi esposa y con mi suegro, por lo que le dije que en unos momentos estarìa en su habitación, me puse muy nervioso y empecé a dejar pasar el tiempo, y como a los cinco minutos que suena el telefono y me dice mi suegra, ¿qué pasò te estoy esperando, no vas a subir? Le contestè ya voy es que recibì una llamada de la capital, pero ahora subo. Me armè de valor y que llegò a su habitación y al tocar que me abre con una cara muy seria y me dice entra te estaba esperando, para esto solo estaba con una bata de baño puesta por lo que pensè apenas se acaba de bañar, y el desayuno estaba sobre la mesita de la estancia, me dijo ven aquí y me llevò al centro de la habitación dándole la espalda a la cama y me dijo: lo que me hiciste anoche no te lo perdono porque además de ser tu suegra, me tomaste ventaja de mi estado ya que estaba muy cansada y ademas, como en la cena tomè mas vino de la cuenta, no me dì total cuenta de lo que me hiciste, ante esto yo sentì que se me venìa el cielo encima, y le dije, pero señora, a lo que no me dejò terminar y me dijo no hay pero que valga, ahora que estoy totalmente sobria quiero que te hinques enfrente de mì, inclina la cabeza hacia atrás y cierres los ojos, a lo que yo accedì muy sumiso, entonces sentì que se me acercò y empecé a percibir un olor a su vagina, y sentì que se ponia a horcajadas enfrente de mì, por lo que me dijo, ahora besame mi sexo para ver si es cierto que te gustò tanto como anoche, y no abras los ojos y dame una buena mamada en mi clítoris, en ese instante, abrì los ojos y ya tenìa su linda vagina entre mis labios por lo que empecé a mamar y acariciar su clítoris con una desesperación de un hambriento, además ya estaba totalmente desnuda, y me dijo ahora sì quiero sentir todas tus caricias estando sobria empezando a jalarme la cabeza entre sus muslos para que quedara mas aprisionado a su vagina, después de estar mamando y acariciando su clítoris, le provoque el primer orgasmo por lo que se separò de mì y me empezó a desnudar, yo para estò ya tenìa la verga que no cabìa en mi pantalón por lo que en cuanto me quitò el pantalón y el boxer mi verga saltò pidiendo guerra, por lo que me dijo ahora acuéstate por que quiero que me califiques como he aprendido a mamar tu pene y quiero que hagamos un 69 como tu dices ya que mi sexo està pidiendo mas lengua, asì que nos acostamos y esto fue el empezar a mamar nuevamente su linda vagina y ella a besar, mamar y chuparme la verga, asi estuvimos varios minutos hasta que le dije que me iba a derramar, a lo que ella me dijo, eso es lo que estoy esperando ya que el sabor de tu leche me encanto, por lo que empezo mi eyaculacìon en su boca y ella al sentirla empezó a succionar con mas fuerza mi verga que me hizo casi perder el sentido. Del placer que me provocò, para esto antes de hacer el 69 ya tenìa en la cama la crema lubricante, y que me pidìo que tambien le empezara a dar masaje en su culito ya que aunque estaba adolorida por lo de anoche, la sensación de haber tenido una verga dentro del culo la tenia mas que excitada, por lo que tenìa que lubricarla y prepararla para su siguiente penetración, después de que se bajò mi verga en su boca, se la sacò y empezó a limpiarla con la lengua, asi como a darle lenguetasos en mis huevos y llegando tambièn a darmelos en mi ano, lo que sentì una sensación de placer que nunca habìa experimentado, ella al darse cuenta me preguntò que si me habia gustado a lo que le conteste con un beso en la boca, y asì nos fundimos en varios besos, y me dejò bajar mis labios en sus ricos senos y me pidió que se los besara y mamara como anoche a lo que yo desde luego que me dispuse a cumplir sus deseos, para esto ella me empezó a acariciar nuevamente mi verga y esta se empezó a levantar nuevamente, por lo que me dijo que si ya estaba su culito preparado para la penetración, yo ya le habìa dado un buen masaje y ya le habìa metido hasta tres dedos por lo que ya estaba muy bien dilatado, asi que la recostè boca arriba, me puse la crema lubricante en mi verga y empecé a meterle la punta por su lindo ano, no sin antes darle unos buenos besos a ese maravilloso agujero que se me ofrecía solo para mì, después de meterle la cabeza de la verga, sintió un poco de dolor por lo que me contuve, a lo que ella me dijo que se la fuera metiendo poco a poco, y asì lo hice, y cuando se la metì hasta la mitad, me detuve a que se acostumbrara su esfínter a mi verga , y después de un rato ella me abrazò con sus piernas alrededor de mi cintura y se enterrò toda la verga hasta mis huevos, asì que empezamos el mete saca y ella empezó a gemir como una gatita en celo diciéndome que la perdonara por su actitud inicial pero que lo que mas deseaba era lo que le estaba haciendo a su culito, el llenarlo con mi verga, lo que yo le dije que me habìa asustado de verdad, pero que como pago al susto que me habìa dado me la iba a coger tambien por la vagina, y que aunque estuviera en sus dias fértiles ya traìa un condon por lo que no se debìa negar, ella con mi verga adentro y bombeándomela, me dijo si papacito ya sabes que este culito es tuyo y que tambièn mi vagina te pertenece para que hagas con ella lo que quieras, menos embarazarme, ya que tendrías un hijo que serìa medio hermano de tu esposa, y medio suegro tuyo,y medio cuñado, por lo que nos reimos mucho y seguimos cogiendo hasta que ya no pude màs y me derramè dentro de su culo llenándole los intestinos con mi leche, no sin antes pedirle que cerrara lo mas posible su esfínter lo que mas placer nos provoco mi derrame, asì estuve dentro de ella hasta que mi verga quedò flaccida otra vez, por lo que se la saquè y me fùi al baño a lavarmela, en eso estaba cuando ella llegò y me dijo, aquí la que lava penes soy yo y con mas razòn a este pedazo de carne que tanto placer me provoca, por lo que deje que me lavara y me acariciara una vez mas la verga hasta dejármela bien limpia y seca, nos fuimos a la cama y nos recostamos encontrados ya que yo tambièn me habìa aficionado a mamar su vagina y ella a mamarme la verga, ya que mi suegro ni por asomo le mamaba la vagina y ella menos le mamaba la verga.

Después de un buen rato y de estarme mamando la verga se volvió esta a levantar por lo que le dije ahora le toca entrar por la vagina asì que saquè el condon y le preguntè si me lo querìa poner con la boca a lo que accedió de buena manera y me lo puso no sin antes recomendarle con besos que no la fuera a embarazar, me lo puso, la puse de espaldas y empecé a darle masaje con la punta de la verga al clítoris , ella empezó a gemir y entonces la empecé a penetrar con suavidad y sentir una vagina muy apretadita y muy caliente, le enterrè media verga y me pidió mas, asi que se le deje ir toda y empezamos a bombearnos mutuamente sintiendo verdaderamente un gran placer, además al tener la verga dentro de mi suegra sentì que en la punta como que me estaban absorbiendo la punta y me daban besos, se lo comentè y me dijo que esa era una de las gracias que tenìan todas las hermanas y que se llamaba tener perrito, por lo que màs me gustò estarme cogiendo a mi suegra, después de tener ella otro orgasmo al estar dándole masaje con mis dedos mientras la tenìa ensartada me vacìe dentro de el condon y estuvimos un rato ensartados hasta que mi verga se fue haciendo pequeña y se la saque de la vagina, entonces ella me quitò el condon y nuevamente con su lengua me limpiò la verga los huevos y me empezo a dar de lenguetazos en el ano, ya que se diò cuenta como me estaba gustando, por lo que me dijo que en la proxima cogida ella se iba a encargar de darme placer por el ano, se metìo a bañar y me pidió que la enjabonara, asì que nos bañamos y nos besamos y yo le mamè los senos le mordì y besè las nalgas y le dì un ultimo masaje con la lengua a su clítoris, nos secamos y ella se empezó a vestir poniéndose solo una blusa entallada y una falda amplia, sin ponerse nada abajo, ya que dijo asì me provocarìa màs y que en el campo le gustaba andar sin ropa interior para darle libertad a los senos y a su vagina y culo de estar libres.

Desde luego que me dijo que lo de nosotros nunca se le diría a mi esposa, que por cierto en esos dias tenìa la menstruación por lo que yo estaba salvado de cogermela, ya que su mamà me habìa dejado sin leche. Asi fùe que nos fuimos al rancho a la gran comida, no sin antes en el coche irle metiendo la mano acariciándole su clítoris y ella sacándome la verga dándome un buen masaje, el dia siguiente que seguían los festejos les contarè en otro relato como me la segui cogiendo y me enseño lo placentero es que te den masaje con la lengua en el ano. Saludos a todos

by Investigador.

El Cuñado Fisgon

Comentarios (1)

Laura y Jorge eran un matrimonio que vivían en una casa muy cómoda, llevaban
10 años de casados y eran relativamente felices, Laura que es la verdadera
protagonista de este relato era una mujer muy bella, su cabello cortado
en forma de melenita, sus ojos eran muy bellos y su piel aun muy suave y
tersa, lo que la eximia de usar mucho maquillaje, y su cuerpo lucia espectacular,
pese a sus 35 años, se mantenía en perfecto estado, realizaba diariamente
ejercicio, nadaba y comía muy sano. No le sobraba ni le faltaba nada para
ser una mujer 10 puntos, incluso en su juventud había sido modelo.
Sexualmente era una mujer fogosa, lo que contrastaba con el carácter de
su marido, pese a lo cual había sido bastante fiel, bueno había tenido algunas
escapadas, le gustaba las citas a ciegas y usaba mucho el chat para tener
encuentros, los que se limitaban al sexo sin otro compromiso, para algunas
ocasiones en que no podía salir o se encontraba muy excitaba tenía un vibrador.
Jorge por su lado era mucho más tranquilo, su trabajo de ejecutivo le absorbía
mucho tiempo y su carácter no era muy fogoso, por lo que se contentaba con
uno o dos polvos en la semana.


Sucedió que Jorge invitó a su hermano Mario a pasar unos días con ellos,
Mario aceptó y trajo consigo a su novia, se ubicaron en el cuarto de huéspedes
que quedaba por el pasillo justo detrás del dormitorio de Laura y Jorge,
los primeros días trascurrieron con normalidad, salvo algunas peleas que
se escuchaban en el cuarto de Mario y Carmen su novia, peleas que casi siempre
eran seguidas por una sección de sexo que a Laura le llamaba mucho la atención.
Más de una vez se quedaba escuchando mientras su esposo dormía y ella se
masturbaba con su vibrador.
A los pocos días empezó a notar que su cuñado la observaba de una manera
diferente, es más comenzó a notar que trataba de espiarla cada vez que podía,
al principio la molesto un poco, pero luego decidió seguirle el juego, para
ella también le resultaba divertido y excitante, una tarde mientras ella
nadaba vio como Mario la seguía con la vista desde su ventana, disimuladamente
se saco el sostén de su bikini dejando ver sus hermosos senos, proseguía
nadando, al salir del agua se dirigió a su cuarto a darse una ducha, dejo
la puerta ligeramente abierta como para que Mario la pudiera espiar, salió
de la ducha con una salida de baño que estaba sin atar, por lo que mostraba
parte de su cuerpo curvilíneo, incluso en algunos movimientos se podía ser
su sexo, no totalmente afeitado, pero si perfectamente depilado, formando
un triangulo exquisito. Como era de esperar Mario estaba espiándola, ella
comenzó a secarse, mostrando y ocultado su cuerpo, hasta que en un momento
cerro la puerta. Mario se quedo sin poder observarla, pero se dirigió a
su habitación y allí esta Carmen, el estaba muy excitado y tuvieron una
sección de sexo, diríamos que casi salvaje, Laura no podía dejar de escuchar
y se oían muy claros los grititos de Carmen cada vea que alcanzaba un orgasmo,
Laura pudo imaginar que al menos Carmen había tenido tres orgasmos, se tiro
en la cama y recurrió a su vibrador para calmar su excitación, estaba en
eso cuando no percibió que la puerta de su cuarto no había quedado bien
cerrada y nuevamente Maria estaba espiándola. Ella estaba acostaba boca
abajo con la pelvis alzada y se introducía el vibrador lo más profundo,
el espectáculo que le ofrecía esa posición a Mario era ver el culito hermosísimo
de su cuñada mientras ella gozaba con su vibrador, una tos de Mario lo descubrió
y Laura sintiéndose descubierta se avergonzó mucho y lo único a que atino
fue a cerrar fuertemente la puerta. Esa tarde no volvió a bajar, ni siquiera
a cenar.
A la mañana siguiente Carmen le solicito a Jorge que la llevara hasta el
centro, pues debía hacer unos encargues, Jorge por supuesto acepto llevarla,
eso producía que Laura y Mario quedaran solos en la casa, apenas terminaron
de desayunar, Jorge y Carmen se fueron, Mario subió a su habitación y Laura....
Bueno pero veamos primero que sucedió con Carmen y Jorge, apenas salieron
del vecindario Carmen se quito el cinturón de seguridad y se arrimo a Jorge,
comenzó a acariciarle la pierna, con una sonrisita cómplice, Jorge no se
negó, en seguida Carmen le comenzó a acariciar la entrepierna y luego directamente
el pene, hasta que sintió que este se iba poniendo duro, en ese momento
Jorge se dirigió a una calle lateral para poder detenerse, Carmen le abrió
la cremallera del cierre y por fin extrajo su pene, que comenzó a acariciar
primero con la mano y luego con la boca, aquella boca se lo tragaba todo,
Jorge no salía de su asombro, pero disfrutaba mucho, tanto que rápidamente
su semen se esparció en la boca de Carmen quien se lo tomo todo, con la
lengua recogió el resto del semen, luego le dijo que la deja por allí que
ella seguiría sola.


En tanto en la casa Laura estaba entre la vergüenza y las ganas de disfrutar
de buen sexo, había bajado a desayunar con un baby doll y aún estaba así
vestida, subió a su habitación pero no podía con su excitación, se dirigió
a la habitación de Mario, este estaba tirado sobre la cama y se acariciaba
su pene que se notaba ya estaba erguido, la miro y se hizo un guiño que
Laura devolvió, Laura se fue entonces a su habitación, pero apenas traspaso
la puerta sintió que su cuñado la abrazaba desde atrás, acariciando su vientre,
besándole la nuca, sintió un sudor frió en la espalda, se dio vuelta y beso
a su cuñado en la boca, se tiraron sobre la cama, el la desvistió lentamente,
mientras ella lo desvestía a él, sus bocas se buscaban, las manos acariciaban,
hasta que Mario dirigió su boca al sexo de Laura, su lengua sabía como enloquecer
a una mujer, y lo logró rápidamente, a los pocos minutos Laura tendría su
primer orgasmo, con dos dedos de su cuñado dentro de su concha y la lengua
chapándole el clítoris, luego le toco a ella chupar el sexo de Mario, lo
que hizo magistralmente, pero Mario no acabó, aguantó y tomándola de la
cintura la inclino hacia delante para que su pelvis se elevara y pudiera
penetrarla por detrás, aquí si no pudo soportar y luego de otro orgasmo
de ella tuvo Mario el suyo, cayeron cansados, los cuerpos exhaustos, aunque
las manos seguían buscando placer.
Al rato las caricias despertaron los cuerpos y las bocas volvieron a besar,
los cuerpos a desear esta vez Laura se sentó sobre el pene de Mario y comenzó
a moverse cadenciosamente, en esta posición la penetración la controlaba
Laura, y la quería bien profunda, a la vez con sus dedos acariciaba su clítoris,
tuvo así otro orgasmo, salió de esa posición y ubico su concha como para
que Mario le chupara todo su juguito, cosa que el hombre hizo con ganas,
luego con ese mismo juguito Mario fue humedeciéndole el culito, primero
con su lengua y su saliva, hasta que pudo introducir un dedo en el culito
de Laura, luego siguió chapándolo, humedeciéndolo, metió dos dedos dentro,
y entonces Laura de apoyo en las rodillas, alzó su pelvis y le ofreció el
culito ya pronto para recibir el pene de Mario. La penetración fue lenta,
primero le introdujo la cabeza, la saco y la volvió a poner varías veces,
hasta que pudo penetrarla con toda su pija.


Laura comprendió porque Carmen gozaba tanto, Mario sabía hacer gozar, mientras
la penetraba, con su mano le acariciaba la concha, allí Laura tomó su vibrador
y se lo metió en su concha, teniendo una doble penetración que la hizo tener
un nuevo orgasmo más intenso aun que los anteriores, justo cuando Mario
acababa dentro de su culito, nuevamente vencidos por el cansancio cayeron
uno al lado del otro.
Descansaron un rato hasta que Laura con el vibrador en la mano le dijo a
Mario ahora es tu turno y comenzó a ponérselo en el culo de Mario, no descanso
hasta que el vibrador penetro todo dentro de Mario, Mario primero intentó
resistirse pero luego acepto y disfrutó la penetración.
En ese momento llegaba Carmen, quien disfrutó mirando esa penetración no
intentó impedirla pues después de todo ella misma muchas veces recibía esas
penetraciones, se acerco a Laura, la beso en la boca, en los senos, llego
a su sexo mientras Laura seguía penetrando a Mario, Carmen chupaba el culo
de Laura tratando de recibir algo del semen de Mario.
Luego de ducharse todos Mario y Carmen le explicaron a Laura como había
tramado todo, Laura se hizo la enojada, pero solo por un rato, pues enseguida
comenzaron a planear como recibir a Jorge, pero eso lo cuento en otro cuento.

Como me coji a mi Suegra - 1ª Parte

Comentarios (2)

 Tenìa yo como tres años de casado, y estaba con un poder sexual tremendo, yo
me cogia a mi mujer casi a diario pero aùn asì mi verga se recuperaba
rapidamente durante el dìa y me tenìa muy caliente lo que o me masturbaba o
esperaba a llegar a comer y  antes me cogia sabrosamente a mi mujer en la
recamara que entraba el sol por lo que la desnudaba y me desnudaba y esto
era darle una buena cogida y a veces hasta dos, lo que me dejaba muy
satisfecho.

Mis suegros eran de una ciudad fuera de donde viviamos y cada año celebraban
una reunion con todos los parientes de mi suegra y que duraba tres dias, lo
que mi suegra no se perdía, mi suegro era como 18 años mayor que mi suegra
por lo que no le gustaba asistir a esas reuniones ya que decìa que solo era
pretexto para tomar de màs, yo tenìa  treinta años y mi suegra andaba por
los treinta y cinco, ya que se habìa casado muy joven, ella medìa  1.60 de
estatura con una cara de artista de cine, tez blanca, tenia  el pelo color
castaño y los ojos de un azul verde intenso, ademas de un cuerpo de
maravilla ya que ella nadaba todos los dias por lo que  lo tenìa precioso,
portaba unos senos bien parados y de muy buen tamaño, los que se les notaban
ya que usaba unas blusas ajustadas y no con todos los botones abrochados,
por lo que a mì y en el estado en que estaba se me antojaban mucho, tenia
una cintura muy esbelta y unas nalgas paraditas que escondìa un culo de
maravilla y a mì me ponia muy caliente cada vez que  la ibamos a visitar,
hasta mi mujer me decìa: se te nota que se te para la verga cada vez que
estamos con mi mamà, a lo que yo le respondìa que era normal después de ver
ese monumento de mujer que tenias como mamà.

Sucede que se llegò el dìa en que iba a celebrarse la reunión familiar y
como siempre mi suegro se negò a asistir, lo que me sugirió que si ibamos a
ir mi esposa y yo que nos llevaramos a mi suegra para que pudiera estar con
sus hermanas y demas parientes, lo que a ella le encantaba, y asì fuè
después de cinco horas de camino llegamos a la ciudad y nos alojamos en el
hotel, un cuarto para nosotros y otro para mi suegra, afortunadamente lejos
uno del otro, asì que nos arreglamos y nos fuimos al lugar de reunion y
todos contentos pasamos una agradable velada, mi esposa con sus primas no
dejaba de platicar y recordar todas la vivencias que hàbian tenido, y al
filo de la medianoche mi suegra después de haberse tomado algunas copas, y
vino en la cena dijo que ya estaba muy cansada y que el viaje la habìa
agotado por lo que me pidió que la llevara al hotel ya que mi esposa no
queria regresarse tan temprano. Me dijo, lleva a mi mamà y te regresas a la
fiesta, y asì lo hice nos fuimos al hotel y en el camino mi suegra empezó a
dormirse, total que cuando llegamos ya estaba totalmente dormida, entrè al
estacionamiento y la tuve que despertar, me pidió ayuda ya que estaba muy
dormida, y asì la acompañe hasta su cuarto y en cuanto llegò se tiro en la
cama para seguir durmiendo, yo me le acerque y le preguntè que si no se iba
a poner su camisón a lo que me dijo, si pero estoy muy cansada, ayudame por
favor a ponérmelo, porque ademas tengo todo el cuerpo helado ya que en el
lugar de la fiesta estaba muy frio, me indicò en donde estaba el camisón y
le dije aquí està a lo que me respondiò  ayudame a quitarme la ropa al fin
ya eres de la familia y te tengo toda la confianza del mundo, asì que empecé
por quitarle el saco, la falda, la blusa, y la dejè en brasier, pantaletas y
liguero, para esto ella seguia adormilada, por lo que la tenìa que sentar y
voltear para poderle quitar sus prendas, cuando quedo en ropa interior le
dije, señora ahora le toca a usted quitarse lo demàs  y ponerse el camisón
mientras yo voy al baño, a lo que me contestò ayudame completamente, a lo
que no me pude negar, le quitè al liguero y le fui bajando las medias una
por una y acariciando sus piernas que las tenìa preciosas, la voltiè de
espaldas y le empecé a bajar las pantaletas apareciendo esas fabulosas
nalgas paraditas escondiendo el magnificulo culo, se las quitè y me dijò
ahora desabrochame el brasier, a lo que de inmediato me lancè, yo para esto
tenìa la verga mas dura que un palo, le pedí un instante y me fuì al baño a
lavarme la verga por si habìa acciòn, regrese y me pidió que le diera un
masaje en la espalda ya que el estar sentada tantas horas en el coche la
habìa cansado a lo que procedì a pasarle las manos por la espalda haciendo
movimientos giratorios, ella me dijo, no hazme mas abajo por la cintura, a
lo que empecé a bajar mis manos hasta sus nalgas que estaban preciosas pero
muy frias, me dijo sigue asi y caliéntame, lo que seguì hasta llegar a sus
piernas y empezar a acariciarle los muslos cerca de la vagina a lo que ella
empezó a moverse de una manera muy sensual y al estarle pasando mis manos
por los muslos y ella a moverse empecé a tocarle los labios de la vagina, lo
que le provocò que se pusiera caliente, entonces me pidió que me desnudara y
me acostara dándome la espalda para que la calentara ya que tenia mucho
frio, yo rapidamente me desnude y me acostè abrazandola y pegando su cuerpo
y sus nalgas contra mì, lo que no pude evitar era que mi verga se metiera
entre sus piernas, ella la sintió y me dijo que calientito estas y me empezó
a dar un masaje con sus piernas y nalgas en mi verga, para entrar en calor,
al tenerla abrazada, mis manos subieron por su abdomen y me encontrè al par
de senos que solo habìa medido visualmente y ahora los estaba midiendo y
palpando con mis manos, ella me dijo, dame un masaje en mis senos para que
tambìen se me calienten, a lo que le dije, mejor se  los caliento si les doy
calor con mi boca, a lo que ella se volteo ofreciéndome esas maravillas, y
yo empecé a besar y a calentarlos con el vaho de mi boca, para esto ella ya
estaba muy excitada y yo mientras le mamaba los senos, mis manos le
acariciaban las nalgas empecé a acariciarle el ano y a darle masaje en la
vagina, a lo que ella me dijo que sentìa muy bien ya que mi suegro solo
llegaba la penetraba y se salìa a acostarse a la otra cama ya que decìa que
por higiene dormían en camas separadas, ya no aguantè màs y me metì hacia
abajo abriéndole las piernas y metiendo mi boca en la entrada de su vagina
empezando a besarla y a darle masaje a su clítoris que estaba semi
despierto, esto ella no se lo imaginaba y me dijo que nunca le habìa hecho
esto mi suegro por lo que empezó a gemir de una manera salvaje y a medida
que le daba yo masaje y chupones a su clítoris, le empecé a meter el dedo en
su vagina y a darle masaje a su ano, lo que la tenìa mas  exitada, hasta que
le vino un orgasmo sensacional inundando su vagina, y gimiendo como loca.
Después de este gran orgasmo, me dijo que no era justo que ella nomas gozara
que me tenia que acariciar la verga para que estuviéramos a mano, a lo que
le propuse hacer un buen 69, lo que accedió y le dije que las caricias me
las hiciera con la boca, a lo que ella me dijo que nunca lo habìa hecho con
mi suegro, pero que si le enseñaba ella podría aprender, por lo que me parè
y la sentè en la cama y mi verga le quedò a la altura de la boca, le dije
primero hay que besar, después besar y acariciar con la lengua toda la
cabeza, después hay que meterse la cabeza de la verga en la boca y empezar a
mamar y a succionar, y hasta donde aguante la verga dentro de   la boca,
entonces que se la mete y  muy obediente empezó a besar, y al sentir el
sabor del liquido pre-seminal, le encantò por lo que siguendo mis
instrucciones empezó a chupar y a mamarme la verga como una profesional,
pero me pidió mas lengua en su vagina a lo que le sugerí el 69 y asì
empezamos a darnos placer uno al otro, haciendo una conexión sexual
increíble, para esto cuando fui al baño me traje un frasco de crema del que
se usa para desmancharse el maquillaje, y metì los dedos en el para
empezarle a dar masaje en el ano, cuando sintió mi dedo en el ano respingò a
lo que le dije que si no se la habìa cogido mi suegro por el culo a lo que
me respondió que no, pero que el masaje que le estaba yo dando le hacia ver
estrellas, le fuì metiendo uno tras otro los dedos hasta que le tenìa tres
dedos adentro, ya que su esfínter habìa cedido a mis masajes, entonces le
dije que me iba a derramar, que si querià que me derramara en su vagina
metiendole la verga, a lo que me comentò que mejor me derramara en su boca,
ya que podìa yo embarazarla por que estaba en sus dias fértiles, por lo que
me derramè en su boca tragándose todo mi semen y hasta que se bajò mi verga
no se la sacò de la boca, y relamiéndose me dijo que le habìa gustado las
enseñanzas del maestro, mientras tanto yo seguía masajeandole el ano y la
vagina, lo que la tenìa muy caliente, me siguió mamando la verga hasta que
esta se empezó a poner dura y le propuse que me dejara cogermela por el culo
ya que no podìa cogermela por la vagina, ella con miedo me preguntò si le
dolerìa y yo le dije que confiara en mì que ya tenìa el culo bastante
dilatado y que le iba a meter la verga despacio y en cuanto sintiera dolor
me detenia, a lo que aceptò, por lo que la puse en cuatro y una almohada
bajo su vientre, me llenè de crema mi verga y le empecé a dar masaje con la
cabeza hasta la entrada del culo, le fuì metiendo poco a poco la cabeza y
ella no dijo nada, hasta que se la metì a la mitad, y ella cooperando de
puso flojita hasta que empezó el mete saca, lo que empezó a sentir oleadas
de placer y me pidió mas entonces en una de esas se la dejè ir hasta mis
huevos, y ella sintió un dolor pero era màs el placer y ella empezó el
balanceo llevando el ritmo y encajándose mi verga en cada embestida, asì la
tuve clavada hasta que le pedí apretar el esfínter y tuve el orgasmo mas
maravilloso, y ella gritò de placer al sentir que le inundaba los intestinos
con mi semen caliente. Esperè a que se me bajara y se fuera saliendo mi
verga de su culo, ya para esto estaba mas despierta que una lechuza, nos
bañamos, y aproveche para darle unas buenas mamadas a sus senos y una ultima
mamada a su clítoris hasta que le provoque un buen orgasmo, y ella me
gratificò con una buena mamada, ya que era una experta.

La dejè en su cama, me vestì y me regresè a la fiesta, para esto habian
pasado mas de dos horas pero nadie se diò cuenta de mi ausencia, ni mi mujer
a la que le dije que me habìa quedado al entrar con otros parientes. Asì fuè
cumo me cogi a mi suegra y la estrene del culo. En otro relato, les contarè
como fuì amo y señor de ese culo, los siguientes dias.

by Investigador.

Una Noche con mi Abuela - 2ª Parte

Comentarios (0)

En primer lugar gracias por todos los email que he recibido. Gracias por los
buenos pensamientos. Como dije estoy escribiendo no para que les guste ni les
disguste Esto es solo historia vivida que me estoy confesando ante ustedes.

Como les contaba al otro día, después de tan linda noche con mi abuela, fui a mis
estudios. Iba pensando que esto debía compartir con alguien muy cercana a mí.
Entonces busqué a Anita, ella es una buenísima amiga mía, un poquito mayor que mí.
Le pedí que habláramos a solas, tenía algo muy especial que contarle. Acordamos
que tomaríamos el lunch juntas en un lugar apartado donde nadie nos moleste.

Así fue nos encontramos al medio día. Lo primero que me dijo, cuéntame todo que
te ha pasado, más problemas con tu padrastro o tu abuela???

-No, Anita, no con mi padrastro, con mi abuela.. No me interrumpas. Lo que
sucedió es que yo soy miedolenta a los truenos y relámpagos. Entonces le pedí si
me podía quedar a dormir con ella. La abuela aceptó.

Luego le narré, a Anita, todo, todo lo acontecido en la cama con la abuela.
Luego le conté que esta mañana al ir a desayunar las dos no nos mirábamos a los
ojos y casi no hablábamos. Solo al despedirnos me dio un fuerte beso en la
frente. Le dije a Anita, que eso yo lo había interpretado como un acto de
vergüenza entre las dos, o por lo menos de mi parte. Había tenido un lindo orgasmo
y creo que también la abuela. Pero tenía un cierto remordimiento. Después de
haberme oído todo. Me dijo, Anita:

-Mira Marlene, es posible que haya habido vergüenza entre las dos, era la primera
vez que eso sucedía. Pero si me es claro que tu abuela quiso sentir tu cuerpo,
tus caricias; se contagió de amor y sexo. Ella se sintió mujer, tal como es. Y,
desde mi punto de vista, somos mujeres con deseos y sentimientos, no importa la
edad ni el parentesco. Ese fue una falso tabú y una hipocresía el no responder a
sus muestras de cariño. Tu abuela ha pasado algunos años sola, parece que tuve
algunos pretendientes, asi se habla en el pueblo. Y ella, como tu y yo tenemos
necesidades: alimentación, vestido, seguridad y las sexuales. Marlene, tu debías
corresponderle en los deseos de ella-

-Pero Anita, ella es mi abuela y hay recelos y miedos de mi parte.
-Debes dejarte de vainas, de esos falsos sentimientos. Eres mujer y ella es mujer
y tu puedes darle lo que busca, o lo que te pide. Después de todo así hubieran
culeado con ella de allí no sale hijo. Hay problemas cuando quedas preñada por un
pariente, los genes y otras vainas más. Tenías que darle………..
-Que……
-Placer!
Hubo un poco de silencio, no dije nada, entre mi pensé que Anita tenía razón y que
yo había actuada egoístamente. Anita rompió el silencio,
- no te parece…… que….
- Si Anita, pero yo no sé, nunca tuve tal experiencia-
- Marlene, te voy a contar un secreto, porque las dos somos buenas amigas, se que
tu no vas hablar. Con mi hermana Claudia, que es mayor que mi con dos años.
Compartimos, hasta cuando salió del pueblo, el mismo dormitorio con dos camas. La
de ellas era más grande que la mía. Una noche linda de luna. Decidimos bañarnos.
Por primera vez fuimos las dos desnudas. En el baño jugamos, nos tocamos y
acariciamos, no reimos. Pero tratábamos de no hacer bulla, por nuestros padres.
Salimos del baños nos secamos ella me secó a mi y yo a ella. Claudia, me decía
tienes unos bonitos senos, pero yo le decía que de ella eran más grandes. Luego,
le dije, - - Claudia y tu tienes más pelos por la vagina que yo. Me dijo que todo
era por la diferencia de edad.
-Pero se te ve lindo, Claudia!.
- Y eso que está despeinada, me dijo.
Salimos de la ducha y fuimos a la cama. Me dijo quieres peinarle a la cuquita.
Le dijo que bueno.. Qué lindo fue ver a mi hermana acostada, luego abrió sus
piernas y yo le peinaba. De pronto le dije,
- oye, hermana tu tienes un clítoris mas grande que el mío.
Me dijo deja ver el tuyo- Me acomodé en la cama. Abrí mis piernas y mi hermana
comenzó poéticamente hablar de mi vientre, del ombligo de mis pelitos, luego fue a
la vagina y le abrió un poquito hasta encontrar el clítoris, Y me dijo que en
realidad era pequeño, pero lindo. Te lo voy a besar y comenzó a besarlo,
chuparlo. Era una linda sensación, nunca sentida antes. Le pedí que siguiera,
con otra mano agarró una de mis tetas y le acariciaba a momentos duro, pero me
gustaba. Me acariciaba el vientre, las piernas y las nalgas, con su mano levantaba
mi culo. Terminé por primera vez un orgasmo y salieron unos jugos, ella decía:
Qué ricos son!.
Claro que antes me hacía mis pajas, cuando ella dormía. Me quedé exhausta
apretando con una mano mi vagina. A poco me recuperé y le pregunté que me
gustaría hacer lo mismo con ella. Ella me dijo que bueno, entonces comencé
acariciándole las tetitas y que lindo cuando noté que los pezones crecían y se
ponían duros, con su mano llevó mi boca a sus tetas y con desesperación las besaba
y chupaba esos bellos pezones. Mi hermana subía y bajaba el culo, luego me fui al
clítoris y trataba de hacer lo mismo que mi hermana, primero besar alrededor de su
vagina, y de pronto apareció el clítoris que lindo, como un pene de bebé. Lo
comencé a besarlo. Luego a mamarlo, chuparlo, lo sacaba y metía de mi boca, que
hermosa sensación. Le seguía masajeando las tetas y a veces duro sus pezones.
Ella deliraba. Con una mano aplastaba mi cabeza contra su raja y metía mi lengua,
Luego tomó mi mano y le llevó hasta su ano y me pidió que le meta un dedo en el
culo. Y yo un poco tímida lo
hacía apenitas. Ella me dijo, metelo duro sin miedo, pero ponle un poco de saliva a
los dedos. Lo hice, perdí el miedo y le metía y sacaba el dedo con facilidad,
luego me dijo otro más que ya no aguantaba más esa tortura de la espera. Yo ni
corta ni perezosa puse saliva en los dedos y le metí dos de golpe. Dijo ayyyyyyyy.
Me haces dolor, pero sigue, sigue, hermanita….. mételos y saca
Massssssssssss., masssss
Mientras aplastaba mi cabeza contra su raja, la cuca estaba roja y los labios
vaginales los notaba hinchados, los jugos le salían abundantemente. Siempre tuve
asco pera esta vez me dio gusto que chupaba sus jugos. Ella se tapaba la boca con
la almohada y chillaba desperada y me pedía culéame más hermanita,
masssssssssssssssssssss, yaaaaaaaaaaaaaaaaaa- Asiiiiiiiiiiii. Luego nos besamos
frenéticamente y con su lengua parecía que culeaba mi boca- Qué
rico!!.................
Bueno, Marlene, Tuvimos otras noches de placer con mi hermana-. Como tu sabes, en
las próximas navidades ella se va a casar. No creo que se haya hecho lesbiana o
será bisexual, no sé. Algún momento me contará.
-Anita, le dije, muchas gracias por contarme tu historia, sabes que estoy mojadita
después de haberte escuchado, tengo un inmenso calor en mi cuerpo. Asi quisiera
tener una maestra.
- Yo puedo darte unas clasecitas, sin costo alguno. Jajaja. Oye, a propósito
este fin de semana, los Andrade tienen una fiesta de cumpleaños en su casa. Me
han invitado. Les puedo decir que voy contigo y esa noche me quedo en tu casa,
después de la fiesta, y allí conversamos más del tema, qué te parece.
-Magnífico, Anita, yo le cuento a mi abuela de la invitación y le pido permiso
para que te quedes conmigo. No creo que se oponga-
HECHO- HECHO y a todo pecho. Nos despedimos con un beso hasta vernos el fin de
semana, en la casa de los Andrade. Lo que viene será motivo de otro relato.
Cualquier comentario pueden hacerlo con entera confianza a
marlenemiravalles@yahoo.com


by Marlene

Una Noche con mi Abuela - 1ª Parte

Comentarios (3)

Por casualidad he comenzado a leer algunos relatos de sexo, en el Internet. He
pensado por varias veces si podría escribir algo de mis experiencias. Después de
varias dudas aquí estoy frente al ordenador para contarles algo de mi vida, que lo
he tenido muy guardado.

En algunas de las historias escriben las personas “espero que les guste mi
relato”. Me anticipo en decir que no escribo para que les guste o les disguste.
Simplemente escribo como una forma de desahogarme de lo que está dentro de mi.
Todas necesitamos una válvula de escape a los sentimientos encontrados. Pienso
que aquellas que escriben para que les guste o escriben fantasías o desfiguran las
realidades con el fin de agradar a otros u otras. Pero si eso les hace felices
está bien, lo respeto. Ahora allí va lo que va.

Primero, les cuento que soy una estudiante . Creo que tengo un buen cuerpo,
envidia de algunas de mis compañeras. No me creo linda, pero si bien atractiva.
Mi nombre es Marlene. Vivo en un pueblo de costumbres muy conservadoras. Los
tabúes son muchos y los referentes al sexo, muy fuertes y a vece con mezclas de
mitos y leyendas. Sin embargo en la práctica es muy diferente, con todo tipo
aberraciones e infidelidades. Hay unos poquitos estudiantes gay. Se dice que el
enfermero del pueblo es uno de los instigadores. Muchacho bien dotado que llega
al dispensario, pasa directo a la camilla y luego a su cama.

Vengo de un hogar muy conservador en ciertas costumbres. Debo contarles que
actualmente vivo con mi abuelita. Esto tiene su historia. Mi abuela tuve a mi
madre cuando tenía 16 años, luego dos hijos que viven ausentes del lugar. Mi
madre se casó a los 16 y me tuvo cuando tenía los 17 años. Fuimos un hogar feliz
hasta que murió mi padre con un infarto, por lo que no sufrió mucho tiempo. Tenía
11 años. Hicimos buena amistad con mi madre. Cuando nena me gustaba que mi madre
me bañara. Era muy linda y cariñosa. Como me gustaba cuando pasaba la esponja por
mi entre piernas y tocaba mi vagina. Después del baño le pagaba con unos lindos
besos en la boca, ella me devolvía con caricias. Por los doce años, comenzó a
salirme pelos por el monte Venus. Y me daba recelo de mamá, aunque se reía de mis
ingenuidades, hasta que un día nos bañamos las dos desnudas. Qué cuerpo más lindo
el de mi madre. Unas tetas hermosas con unos pezones grandes. Algo que me
impresionó era el
abundante pelo que cubría su vagina. Ella era blanca con ese fondo y vértice negro
era una maravilla. Solo que esto pasó dos solo dos veces. Fue esa una gran
atracción que los psicólogos dirían quedó en mi una fijación. Qué hermoso pasar la
esponja. Una vez hice que se cayera la esponja para lavarle con mi mano. A mi
madre le gustó, supongo porque no me dijo nada. La segunda vez lo hice más
conscientemente, al final me pagó con unos lindos besos. No puedo distinguir si
estuvo su vagina mojada por excitación o por el agua y el jabón. Cuando pienso me
quedo intrigada.

Pasados unos años de muerte de mi padre decidió casarse con un tipo del pueblo.
Tenía una finca, era simpático pero muy rudo, con poca elegancia en el trato.
Pero creo que a mi madre le hacía feliz en la cama. Por supuesto por la relación
que habíamos desarrollado con mi madre nacieron naturales celos, iras y todo lo
que puede sentir una chica que pierde, a su padre, lo que más quería. Las
relaciones con mi padrastro no fueron buenas aunque el trataba de agradarme a su
manera. Fue el tiempo cuando más me acerqué a mi abuela, ella vivía 10 minutos
de nuestra casa. Había veces que iba a dormir a su casa y pasaba fines de semana.
Ella me quería mucho y me me mimaba demasiado. Así las cosas una tarde, tuvimos
una fuerte discusión con mi padrastro y no lo obedecí lo que me pedía y al darme
la vuelta me dio una patada en el trasero que me hizo tambalear, gracias que había
una mesa cerca que me agarré si no me iba al suelo. Yo comencé a llorar del dolor
y del susto,
por allí cerca ví una escoba con un buen palo, agarré y le dije

-desgraciado, maricón, pateando a una mujer, hoy te mato.!!

Viendo mi decidida reacción, corrió a la calle y yo le seguí hasta la puerta.
Vecinos que pasaron se asustaron y querían saber. A poco llegó mi abuela, que
fueron a contarle que algo pasó en la casa. También llegó mi madre quien había
salido de compras. Nos reunimos las tres y yo dije que me iba de la casa a donde
sea. No me importaba nada. Entre lloros, mi abuela me invitó a vivir con ella,
que de paso vivía sola, aunque no le faltaban admiradores estaba en sus 49 años.
Yo acepté con gusto. Mi madre con dolor lo aceptó.

Había pasado unas semanas. Un día, estuvimos conversando de “mujer a mujer” Me
preguntó que si tenia enamorados o novios. Le conté que habia compañeros que me
me buscaban y me hacían proposiciones, me declaraban su amor, pero que yo le
escuchaba sin gran interés porque sabían que eran unos farfullas. Le conté que
por un tiempito tuve un muchacho a quien le quería y mantenía buenas relaciones
sentimentales. Mi abuela me preguntó curiosa sobre que tipo de relaciones eran.
Le conté que eran besos, que en algunas veces le gustaba acariciar mis senos, pero
cunado bajaba sus manos hasta vagina allí se terminaba el juego. Me preguntó si
yo me calentaba, le dije que sí y que algunas veces se mojaba mi calzoncito. Ella
me dijo que eso era normal que a ella le pasaba lo mismo y que hasta ahora hay
veces que en sueños le sucede la misma cosa y que amanece muy mojadita. Bueno ,m e
preguntó que más pasó con el joven, pero que le cuente sin mentiritas. Le conté
que un día que
nos besábamos con mucho frenesí metió mi mano por debajo de mi falda y que estaba
avanzando muy rápido a la vagina y en es momento le retiré la mano. Entonces él
tomó mi mano y me puso sobre su pene, yo le acaricié duro y el me hizo que le
masajeara yo lo hice por sobre el pantalón y que a poco se retorcía el pobre y me
pedía más y más, pero casi se cae al suelo. Le conté a la abuela que en otra
ocasión el se abrió el pantalón y me hizo coger su pene y que me gustó acariciarle
ese chorizo, me exitaba tremendamente ver como aparecía la cabecita de su capullo,
luego me pidió que le acaricie los huevos, yo no estaba acostumbrada a esas
palabras pero me gustaba. Luego intentó meterme el pene por debajo de la falda
pero no le dejé pero que a cambio le masturbaría. Intentó que le bese la verga, le
di un beso superficial pero no me gustó el olor, trató de que lechupe, pero yo me
resistí y le masturbé con fuerza, y que le salió abundante leche con un olor que no
me gustaba.
Le dije a la abuela que esa fue la última vez con el tipo. …… Con estas relatos
conficenciales notaba que me ponía caliente y la abuela también. Ella me abrazó
muy fuerte y e dijo esos muchachos son pícaros y que me cuide porque solo les
interesaba sexo.

Mientras hablábamos de estos temas afuera llovía fuerte y al caer la tarde se
desató una tormenta con truenos y relámpagos que me daba miedo, terror. Le dije
a la abuela que tenía miedo dormir sola con esos fuertes truenos. Ella me
invitó a su cuarto, tenía una cama grande. Estaba muy agradecida , ya más serena
comencé a quitarme la ropa y ponerme mis pijamas. La abuela se desnudó para
ponerse un camisón de dormir, se quitó su calzonario porque decía que los
resortes le oprimían el vientre. Qué espectáculo más lindo ver un hermoso par de
tetas, más grandes que la de mi madre. Un abundante vello que cubría el monte de
Venus y su vagina. Luego cuando se agachó tenía frente a mí un hermoso culo con
unos pelos que le adornaban su esfínter. Yo no pude aguantarme y le dije :
-Abuelita tienes un hermoso cuerpo y que pechos más lindos y un precioso bosque.
Supongo que el abuelo habría sido muy feliz .
-Si fuimos muy felices. El era muy cariñoso. Muy celoso porque tenía algunos
pretendientes. Yo era un poco coqueta. Ay mis tiempos!!, -dio un suspiro lleno
de recuerdos- y me dijo no voy recordar ahora. Algún día te cuento.

Nos metimos a la cama. Seguían los truenos y relámpagos. Parecía que el cielo se
caía a pedazos. De miedo le dije:
- Abuelita déjame que te abrace, si no te molesta.
- No, de ninguna manera. Me vas a ser feliz tenerte a mi lado- Me voy a ponerme
de lado para que estemos más cómodas. Puedes abrazarme como quiera que no me
molesta. Además tienes una mano y unos dedos muy suaves que me agradan que estén
bajo mis senos.
-Abuelita, me da miedo que te pueda coger de los senos y te moleste y me eches de
la cama.
-Al contrario hijita, puedes abrazarme, lo que único que te digo es que no va a
salir leche, para mi golosa- (ella sabe que me gusta la leche). Al mismo tiempo
ella tomó una de mis manos y le puso en los senos.
-Abuelita, que lindo acariciar tus senos, mis manos son muy chiquitas. Qué
hermosura.

La abuela ya no respondía solo su culo se apretaba a mi vientre. Se quedó quieta.
Me dio la impresión que dormía. Pero pensé que fingía. Luego de un rato con
mucho cariño le estaba masajeando sus tetas, mientras los truenos y relámpagos
continuaban.. Llegó un momento que sentí como sus piernas se apretaban y una mano
tenía sobre su vagina. Con mucho tino se retorcía. Seguro que estaba terminando,
tuvo su orgasmo. Qué ganas tuve de yo acariciar su vagina, pero tuve recelo,
respeto….?. No sé. Yo ya no pude resistir y comencé a masturbarme, acariciando mi
clítoris. Cuando llegué al climax, perdí la vergüenza y presioné mi vagina contra
el culo de la abuela y tuve un hermoso orgasmo. Luego Con mi mano apretaba
fuertemente la vagina y tuve un segundo orgasmo- Creo que la abuela se dio cuenta,
pues movía y el culo y se apretaba contra mi vagina. Yo me quedé profundamente
dormida hasta el otro día.
La abuela ya se había levantado para preparar el desayuno. Luego el desayuno y a
mis estudios. Allí busqué a mi mejor amiga para contarle lo sucedido. Ella se
sorprendió y me recriminó, pues decía que mi abuela quería que seriamente le
acaricie y que debía complacerla- Lo que pasó luego es muy interesante y marcó
mucho en mi vida
Creo que ya escribí bastante, quedan muchas más cosas para contar. Espero,
pronto mandar un segundo capítulo. Espero sus reacciones. Solo háganlo con mucha
sinceridad y franqueza. Pueden escribirme a marlenemiravalles@yahoo.com.ar
.- Saludos Marlene

by Marlene

Una Cuñada muy Rara

Comentarios (0)

Soy casado desde hace tres años sin hijos mi familia politicas es de muy alta sociedad y con principios morales mi historia paso en la Navidad pasada mis suegros tienen una casa de descanso en Cuernavaca muy bien ubicada, pasada la Navidad asitieron a una fiesta a la Cd. de Mexico mis suegros y mi esposa, mi cuñada no asitiria con el pretexto de su divorcio (hace 1 año) y no le gustaba asistir para no ser cuestionada y yo por quedarme con mi sobrina que es un encanto y queria seguir tomando el sol, al partir mi esposa con mis suegros vino el cambio de caracter de mi Cuñada Sofia su primer pregunta fue que si no me oponia a que tomara el sol en tanga a lo que le conteste que en otras vacaciones de soltera ya la habia visto (su exesposo no la dejaba) mi cuñada es una mujer de 1.68 con un cuerpo increible el mejor par de nalgas que haya visto son perfectamente respingadas unos senos hechos a escala y sus pezones siempre buscan el cielo, cuando bajamos a la Alberca yo ya estaba en espera del espectaCULO seria de gusto yo jugaba con mi sobrina cuando observe el pequeño bañador color amarillo era perfecto y realmente pequeño nunca la vi usar algo igual, ella me dijo que una amiga se lo habia traido de Brasil se puso crema bronceadora y estuvo un rato tirada al sol cuando hacia mas calor se sumergio en la pisina por un corto rato cual seria mi sorpresa que al salir parecia que no llevaba nada ensima, se veia perfectamente sus lindisimos y erectos pezones asi como su bien delineado pubis una diosa Sofia tiene un caracter explosivo y radical, de forma tal que me quede callado a lo que ella pregunto, que te parece mi bikini no supe que decir ella de acerco aun mas y volvio a preguntar solo le dije /perfecta/ ella agradecio pidiendo que fuera yo quien le pusiera de nuevacuenta crema como estaba mi sobrina llame a la sirvienta y le dije que la llevara a tomar la siesta, todavia recuerdo la cara de la sirvienta cuando vio las transparencias de mi cuñada, cuando estuvimos solos comence a ponerle la crema ella amablemente separo las piernas para brindarme un espectaculo yo ya tenia una ereccion bastante notoria dejo que tocara su culo una y otra vez de manera tal que ya le tocaba el ano sin recato (cosa que le encanta ahora) en los muslos tocaba su parte mas intima con ligeros golpecitos ahi empezo a respirar mas ondo en ese momento me decidi saque mi verga le puse crema en sus manos y la hice que me tocara, ella en ese momento reacciono preguntandome /que haces/ me vio el miembro y quedo pasmada (22 cm x 3) /nos van a ver/ (En la casa hay cerca de 6 personas de servicio) /vamos a otro lado/ un año sin sexo es un año, nos fuimos al area de vestidores y sin mas me bajo el bañador diciendome que nunca penso ver algo asi lo tomo entre su pequeña boca tratando de meterla toda, no era posible siguio mamando con gran maestria me mamo los testiculos como gelatina me tomaba por las nalgas hacia ella queria todo era tal su estilo que no pude contenerme la tome por la cabeza y le dije /a ver puta a mamar leche/ hice un gran esfuerzo por retener la venida y dejando caer un brote de leche ella sintio ahogarse saco mi verga y un segundo esfuerzo le lleno la cara de semen ella tenia los ojos en otro mundo con sus manos se lo llevo todo a su boca, comenzamos a besarnos y la meti en la ducha de agua fria su bikini volvio a ser transparente la seque con mis labios y comenzo nuevamente esta vez seria yo comence directamente en su ano ella me dijo por que asi nunca se la habian metido ahi como buena mexicana, le dije que se dejara llevar ella queria tenerme dentro estaba humeda asi que sin mas deje que callera de un senton en mi verga grito hasta el cielo se tiro a mis brazos diciendome que no se podia mover esta llena de verga la levante por su culito y le ayude al meti/saca (ella tiene un control que parece que te la estan mamando con succion) lo cual me sorprendio gratamente despues eso ya entraba exitosamente con multiples orgasmos le saque mi verga ya con deseos de repetir dosis y comence a besarle la rica endidura rasurada ( a su ex no le gustaba mamar imaginense) le pasaba por el ano ya un dedo y lo inserte no dijo nada despues otro y quedo paralizada tome la crema y le susurre que eso era solo para culitos muy especiales y gano su vanidad al ver su estrecho culito junto a mi verga era incriblemente caliente ella tenia flujo por todos lados mi aparato brillaba solo habia metido dos dedos y decidi romperle el culo en dos me puse crema y el glande lo meti de un solo empujon ella grito y araño mis muslos tratando de quitarme le di un masaje en el clitoris que ya estaba totalmente dilatado sin movernos tome sus pezones la bese y cuando la besaba le meti otra parte esta vez solo movio de manera incrible su espalda pidiendome mas no terminaba de pedirlo cuando la tenia adentro hasta los huevos ella empezo a masturbarse por su cuenta deje un momento e inicie la penetracion anal de formatal que salia y entraba de un solo golpe cada vez era de pelicula porno una vez que esa estrechisima cabidad no me dejo mas me vine de manera espectacular al grado que el semen salia de su ano tenia semen en mi estomago fue algo indescriptible quedamos ensartados hasta que se bajo mi verga me pregunto si su hermana ya lo habia sentido le dije que si no me gustaria que alguien me ayudara con eso. Ella sonrio despues de esa ocasion hoy un mes me la eh tirado 6 ocasiones todas por el culo inclusive una en mi cumpleaños pero eso es otra historia.

Un Buen Polvo Acuatico

Comentarios (0)

Hola queridos lectores aqui estoy de nuevo para contaros otra de las aventuras sexuales que sigo manteniendo con mi hermano Juan Jesus. Como ya sabeis, hago el amor con mi hermano osea, que pactico el incesto con él desde hace tiempo y de vez en cuando salen algunos momento de esos en los que disfrutas mas que otros y los cuales a mi me gusta tener escritos y poder publicarlos, para que asi la gente que los lea se excite con ellos y pasen un buen momento como yo lo paso al relatarlos.

Bien todo esto ocurrio un dia en el cual estabamos en la casa, mis padres mi heramo y yo. Estabamos viendo la tele cuando mi hermano dijo:

- Oidme, ¿porque no nos vamos este fin de semana al chalet...?

- Ya nos gustaria hijo mio, pero tu madre y yo tenemos que salir de viaje este fin de semana...

- Si es verdad. ¿Oye, porque no os vais vosotros dos...?

- Si, porque no, ¿que dices tu Eva...?

- Si, me gustaria mucho...

Dicho esto, a la mañana siguiente cogimos todo lo necesario, lo metimos en el coche y nos fuimos al chalet. Al llegar, lo colocamos todo en su sitio y despues nos fuimos a dar una vuelta por los alrededores. Al volver preparamos el almuerzo y estuvimos charlando un rato. Seguidamente, nos fuimos afuera a tomar el sol junto a la piscina. Yo me puse un bikini rosa algo provocativo ya que la parte de arriba solamente tapaba mis pezones junto a la aureola de los mismos dejando casi al descubierto la mayor parte de mis pechos y abajo, era de tanga con lo cual tapaba solamente lo necesario. Mi hermano al verme salir con semejante atuendo me dijo:

- Joder Eva vaya bikini, estas estupenda hermanita...

- Gracias cariño...

Yo note como el se habia empalmado un poco al verme ya que se le notaba su verga un poco hinchada dentro del minusculo bañador que se habia puesto. Despues cada uno nos tumbamos en una hamaca a tomar el sol.

Al rato, entre el sol y los atuendos que cada uno nos habiamos puesto, empecé a notarme algo caliente y mire a mi hermano

que estaba en la hamaca de al lado mio:

- Mmmm...Joder, no se como puede ser posible que despues de tantos polvos que e echado con mi hermano, el me siga poniendo caliente en cualquier sitio que estemos...

Me meti los dedos por dentro del bikini y note mi coño humedecido a la vez que mis pezones se ponian duros y erectos.

- Conque gusto lo haria ahora mismo con el...si, disfrutar de ese cuerpo y de ese bulto de ahi abajo...

De pronto mi hermano dijo:

- Ufff...que calor hace Eva...

- ¿Eh...?...Si es verdad, hace un poco...

- Pues, ¿sabes lo que me apetece hacer ahora...?

- Pues...mmm...quizas echar un polvete, ¿eh...?

- ¿Como...?. ¿Echar un polvo , Eva...?

- Si porque no, no estaria mal echar uno ahora mismo los dos...

- No Eva, quizas mas tarde ahora lo que quiero es darme un baño en la piscina...

- Ah, ya veo...( Mi hermano quiere darse un baño y yo estoy deseando poder echar un polvo. ¿Como lo arreglo...? Ah, ya se como lo haré...)

- Que Eva, ¿te bañas conmigo...?

- Si Juanje me voy a bañar contigo pero, lo voy a hacer desnuda...

-¿Desnuda...?

- Si desnuda, asi podre notar el agua en cada rincon de mi cuerpo...

- Muy bien hermanita, como tu quieras...

Comence a desnudarme quitandome el sosten del bikini y...

- Asi, mis tetas al aire para que se pongan bien morenas...

- Madre mia Eva...mmm...que tetas...y tienes los pezones erectos...

- Si, sera por el calor que hace...

Despues vio como me iba a quitar el tanga del bikini y me dijo:

- Eva, ¿tambien te vas a quitar la parte de abajo...? 

- Pues claro que si, me voy a desnudar por completo.¿O es que acaso tu no quieres que lo haga...?

- ¿Eh...?...Pues la verdad es que si quiero...

- Pues nada, me lo quito y en paz...

Me quite el tanga y mi hermano me vio de nuevo completamente desnuda y mientras el se manoseaba su verga por encima del bañador me dijo...

- Joder hermanita, que buenisima estas. Que cuerpo...que tetas...que coño...que culo...ufff...estas como un tren...

- Venga hermanito, desnudate y te metes en el agua conmigo...

El no me hizo esperar y de un tiron se quito el bañador y se quedo desnudo en el mismio borde de la piscina. En cunato le vi su verga me encendi, literalmente me encendi mas de lo que ya estaba. Me acerque a el y le dije:

- Madre mia Juanje, como tienes la verga...

- ¿Te gusta hermanita...?

- Ya lo creo Juanje, muchisimo...

Dicho esto, se zambullo a la piscina, me cogio y comenzó a pasar su lengua por mi raja a la vez que me manoseaba las tetas. Ah, era una sensacion exquisita sentirme magreada en el agua.

-Aaahhh...chupamelooo...mmm...asi Juanje...oouuhhh...chupame...aingh, aingh...el clítoris...ooouuhh...

Despues fue mi turno. Me zambulli y le agarre su fenomenal verga. Es que no hay nada como la verga de un tio, nada que de tanto gusto. No pude contenerme, porque la verdad es que aquel capullo rojizo, redondeado, de piel brillante me atraia ya como a un iman y sin poder esperar mas tiempo, incline mi cabeza hacia aquella hermosa verga y empece a chuparla ansiosamente. La recorri todo lo largo de ella con los dedos, con la lengua, le chupe golosamente sus huevos y la punta de su capullo roja y deliciosa mientras me acariciaba mi coño y mi hermano me presionaba con una mano la cabeza para que me tragara lo mas posible de ella.

- Auuhhh...Evaaa...chupa, chupamelaaa...mmm...

Yo seguia chupando y chupando aquella verga que cada vez se encendia mas y mas al contacto de mi boca, lengua y manos sobre ella a la vez que pensaba que ese pedazo de carne iba a entrar ya mismo en mi coño y en mi culo. Asi que sin poder remediarlo le dije a mi hermano:

- Vamos Juanje, metemela ya. Dejame sentirla de nuevo dentro de mi...

- Si Eva, ahora mismo te la meto...

Y alli mismo mi hermano me la metio en mi coño hasta los huevos comenzando a bombearme despacio para ir acelerando cada vez mas. Mis meneos y el movimiento que hacia el agua cada vez que mi hermano me la metia, hicieron de aquel momento algo especial.

- Mmmm...evaaa...que buena estas...oouuhh...que gustooo...

- Metemela Juanje...aaahhh...sigue metiendomelaaa...ooouuuhhh...

Estuvimos haciendolo durante un buen rato y en casi todas las posiciones. Juanje metia y sacaba ritmicamente su verga del interior de mi coño, al tiempo que nos dabamos la lengua en una lucha erotica sin igual. Me clavo la verga por delante y por detras todas las veces que el quiso, sintiendo como aquella barra caliente se abria una y otra vez paso a traves de mis dos agujeros, haciendome correrme unas cuantas veces y mezclando sus jugos con los mios.

Despues me puso al estilo " perrito ", me abrio los muslos y note como la caeza colorada de la verga de mi hermano me rozaba los labios de mi conejo y de un solo empujon me la metio por completo.

- Toma mi verga preciosa, tragatela entera hermanita...

- Ay...ay...que verga tienes Juanje...mmm...como la hundes en mi coño...

- Tienes un coñito estupendo. Suave y ancho donde mi verga disfruta a tope...

Al rato note como el estaba a punto de correrse asi que aprete mi coño a sus huevos y espere que me lo inundara con su caliente y blanca leche lo cual ocurrio casi al instante.

- Aaaahhh...Evaaaa...mmm...me corroooo...

- Si hermanito...llenamelo con tu leche...correte dentro de mi...

En el preciso instante que el se corrio, yo hice lo mismo con lo cual el placer fue aun mas excitante al mezclar los dos orgasmos, el suyo y el mio..

Bien y eso fue todo por el momento claro, ya que en todo el fin de semana que pasamos los dos juntos lo hicimos muchas veces mas.

Espero que os haya gustado y ya publicare mas experiencias de estas que tanto gustan de leer y disfrutar todo el que pueda.

Hasta pronto y besos a todos y a todas...chao.

Truenos y Relampagos

Comentarios (0)



Por casualidad he comenzado a leer algunos relatos de sexo, en el Internet. He pensado por varias veces si podría escribir algo de mis experiencias. Después de varias dudas aquí estoy frente a la computadora para contestarles algo de mi vida, que lo he tenido muy guardado.

En algunas de las historias escriben las personas “espero que les guste mi relato”. Me anticipo en decir que no escribo para que les guste o les disguste. Simplemente escribo como una forma de desahogarme de lo que está dentro de mi. Todas necesitamos una válvula de escape a los sentimientos encontrados. Pienso que aquellas que escriben para que les guste o escriben fantasías o desfiguran las realidades con el fin de agradar a otros u otras. Pero si eso les hace felices está bien, lo respeto. Ahora allí va lo que va.

Primero, les cuento que soy una chica de 17 años, estudiante de colegio. Creo que tengo un buen cuerpo, envidia de algunas de mis compañeras. No me creo linda, pero si bien atractiva. Mi nombre es Marlene. Vivo en un pueblo de costumbres muy conservadoras. Los tabúes son muchos y los referentes al sexo, muy fuertes y a vece con mezclas de mitos y leyendas. Sin embargo en la práctica es muy diferente, con todo tipo de infidelidades. Hay unos poquitos estudiantes gay. Se dice que el enfermero del pueblo es uno de los instigadores, muchacho bien dotado que llega al dispensario, pasa directo a la camilla y luego a su cama.

Vengo de un hogar muy conservador en ciertas costumbres. Debo contarles que actualmente vivo con mi abuelita. Esto tiene su historia. Mi abuela tuve a mi madre cuando tenía 16 años, luego dos hijos que viven ausentes del lugar. Mi madre se casó a los 16 y me tuvo cuando tenía los 17 años. Fuimos un hogar feliz hasta que murió mi padre con un infarto, por lo que no sufrió mucho tiempo. Tenía 11 años. Hicimos buena amistad con mi madre. Hasta la edad de los diez años me gustaba que mi madre me bañara. Era muy linda y cariñosa. Como me gustaba cuando pasaba la esponja por mi entre piernas y tocaba mi vagina. Después del baño le pagaba con unos lindos besos en la boca, ella me devolvía con caricias. Por los doce años, comenzó a salirme pelos por el monte Venus. Y me daba recelo de mamá, aunque se reía de mis ingenuidades, hasta que un día nos bañamos las dos desnudas. Qué cuerpo más lindo el de mi madre. Unas tetas hermosas con unos pezones grandes. Algo que me impresionó era el abundante pelo que cubría su vagina. Ella era blanca con ese fondo y vértice negro era una maravilla. Solo que esto pasó dos solo dos veces. Fue esa una gran atracción que los psicólogos dirían quedó en mi una fijación. Qué hermoso pasar la esponja. Una vez hice que se cayera la esponja para lavarle con mi mano. A mi madre le gustó, supongo porque no me dijo nada. La segunda vez lo hice más conscientemente, al final me pagó con unos lindos besos. No puedo distinguir si estuvo su vagina mojada por excitación o por el agua y el jabón. Cuando pienso me quedo intrigada.

Pasados tres años de muerte de mi padre decidió casarse con un tipo del pueblo. Tenía una finca, era simpático pero muy rudo, con poca elegancia en el trato. Pero creo que a mi madre le hacía feliz en la cama. Por supuesto por la relación que habíamos desarrollado con mi madre nacieron naturales celos, iras y todo lo que puede sentir una chica que pierde a lo que más quiere. Tenía los catorce años, mis relaciones con mi padrastro no fueron buenas aunque el trataba de agradarme a su manera. Fue el tiempo cuando más me acerqué a mi abuela, ella vivía 10 minutos de nuestra casa. Había veces que iba a dormir a su casa y pasaba fines de semana. Ella me quería mucho y me me mimaba demasiado. Así las cosas una tarde, estaba entrando a los 15 años, tuvimos una fuerte discusión con mi padrastro y no lo obedecí lo que me pedía y al darme la vuelta me dio una patada en trasero que me hizo tambalear, gracias había una mesa cerca que me agarré si no me iba al suelo. Yo comencé a llorar del dolor y del susto, por allí cerca ví una escoba con un buen palo, agarré y le dije

-desgraciado, maricón, pateando a una mujer, hoy te mato.!!

Viendo mi decidida reacción, corrió a la calle y yo le seguí hasta la puerta. Vecinos que pasaron se asustaron y querían saber. A poco llegó mi abuela, que fueron a contarle que algo pasó en la casa. También llegó mi madre quien había salido de compras. Nos reunimos las tres y yo dije que me iba de la casa a donde sea. Entre lloros, mi abuela me invitó a vivir con ella, que de paso vivía sola, aunque no le faltaban admiradores estaba en sus 48 años. Yo acepté con gusto. Mi madre con dolor lo aceptó.

Había pasado unas semanas. Un día, al caer la tarde se desató una tormenta con truenos y relámpagos que me daba miedo, terror. Le dije a la abuela que tenía miedo dormir sola, me invitó a su cuarto, tenía una cama grande. Ya más serena comencé a quitarme la ropa y ponerme mis pijamas. La abuela se desnudó para ponerse un camisón de dormir, se quitó su calzonario porque decía que los resortes le oprimían el vientre. Qué espectáculo más lindo ver un hermoso par de tetas, más grandes que la de mi madre. Un abundante vello que cubría el monte de Venus y su vagina. Luego cuando se agachó tenía frente a mí un hermoso culo con unos pelos que le adornaban su esfínter. Yo no pude aguantarme y le dije :

-Abuelita tienes un hermoso cuerpo y que pechos más lindos y un precioso bosque. Supongo que el abuelo habría sido muy feliz .

-Si fuimos muy felices. El era muy cariñoso. Muy celoso porque tenía algunos pretendientes. Yo era un poco coqueta. Ay mis tiempos!!, -dio un suspiro lleno de recuerdos- y me dijo no voy recordar ahora. Algún día te cuento.

Nos metimos a la cama. Seguían los truenos y relámpagos. Parecía que el cielo se caía a pedazos. De miedo le dije:

- Abuelita déjame que te abrace, si no te molesta.

- no, de ninguna manera. Me vas a ser feliz tenerte a mi lado- Me voy a poner de lado para que estemos más cómodas. Puedes abrazarme como quiera que no me molesta. Además tienes una mano y unos dedos muy suaves que me agradan que estén bajo mis senos.

-Abuelita, me da miedo que te pueda coger de los senos y te moleste y me eches de la cama.

-al contrario hijita, puedes abrazarme, lo que único que te digo es que no va a salir leche, para mi golosa- (ella sabe que me gusta la leche). Al mismo tiempo ella tomó una de mis manos y le puso en los senos.

-Abuelita, que lindo acariciar tus senos, mis manos son muy chiquitas. Qué hermosura.

La abuela ya no respondía solo su culo se apretaba a mi vientre. Se quedó quieta. Me dio la impresión que dormía. Pero pensé que fingía. Luego de un rato con mucho cariño le estaba masajeando sus tetas, mientras los truenos y relámpagos continuaban.. Llegó un momento que sentí como sus piernas se apretaban y una mano tenía sobre su vagina. Con mucho tino se retorcía. Seguro que estaba terminando, tuvo su orgasmo. Qué ganas tuve de yo acariciar su vagina, pero tuve recelo, respeto?. No sé. Yo ya no pude resistir y comencé a masturbarme, acariciando mi clítoris. Cuando llegué al climax, perdí la vergüenza y presioné mi vagina contra el culo de la abuela y tuve un hermoso orgasmo. Luego Con mi mano apretaba fuertemente la vagina y tuve un segundo orgasmo- Creo que la abuela se dio cuenta. Yo me quedé profundamente dormida hasta el otro día.

La abuela ya se había levantado para preparar el desayuno. Me fui al baño. Luego el desayuno y al Colegio. Allí busqué a mi mejor amiga para contarle lo sucedido. Ella se sorprendió y me recriminó.- Lo que pasó luego es muy interesante y marcó mucho en mi vida

Creo que ya escribí bastante quedan muchas más cosas para contar. Espero, pronto mandar un segundo capítulo. Espero sus reacciones. Solo haganlo con mucha sinceridad y franqueza. Pueden escribirme a

marlenemiravalles@yahoo.com.ar

Saludos Marlene


by Marlene

Como me coji a mi Suegra - 6ª Parte

Comentarios (2)

Como me cogí a mi suegra 6

Después de cogermela en secreto, mi mujer me propuso a mi suegra:

Pasaron varias semanas en que las visitas de los miércoles y los domingos a casa de mi suegro para comer, hacían más difíciles los encuentros sexuales que tenia yo con mi suegra, fuera de los masajes que le daba en el culito y en su clítoris cuando se acercaba a mi lado en la mesa, a la hora de comer, y que me encantaba por el riesgo que tenia frente a mi esposa y mi suegro, la tenían, mas que caliente y excitada, asì que una vez que terminamos de comer, y mientras mi suegro se subió a su acostumbrada siesta, mi mujer entró a la cocina y entonces aprovecho mi suegra para empinarse frente a mì y restregarme sus nalgas en mi verga, en eso estaba, cuando aparece mi mujer, y mi suegra nerviosa le dijo, estoy buscando un arete que se me cayó creo que por aquí debe de estar, rápidamente, sé lo habìa quitado y lo tiro debajo de la mesa justo enfrente de donde yo estaba, y afortunadamente pudo ver a través de las patas de la mesa cuando entró mi esposa al comedor, esto me puso nervioso y no pasó a mayores ese dia, algunos días después cuando me estaba cogiendo a mi esposa y al estando con el mete saca, después de derramarme dentro de ella que me dice muy seria: oye tu te cogerías a mi mama? Esta pregunta naturalmente me dejo sorprendido, a lo que le aclare, que me preguntaste? Y ella me respondió, te pregunte que si te cogerías a mi mamá. Después de sacarle la verga de la vagina, me senté al lado de ella y le dije, lo que me estas diciendo es una cosa muy seria, de donde has sacado esa idea, a lo que me dijo, esperate déjame que te cuente la historia completa. Desde hace tiempo que mi mamá y yo hemos hablado de muchas cosas, y una de ellas que ella me ha tocado con insistencia últimamente, sobre todo después de que hicimos el viaje de vacaciones a su ciudad natal, es el tema de las relaciones sexuales de pareja, y mi mamá me preguntò, después de darle muchas vueltas, que como nosotros como pareja nos llevábamos en ese aspecto, yo le dije que nos llevábamos muy bien, y que tu eras un hombre muy fogoso y caliente y que me hacías disfrutar el sexo de una manera maravillosa, que las únicas diferencias que habíamos tenido es que yo no me habìa acostumbrado a mamarte la verga, pero que a raíz de estar acoplándome sexualmente contigo, me habías convencido y ahora gozábamos ambos de darnos caricias en nuestros Sexos, y que la única discrepancia que todavía teníamos es que no estaba yo todavía convencida de que me cogieras por el ano, que se me hacìa un poco desagradable, pero que algún día tal vez superaría ese asunto, a todo esto ella me confesò que se sentìa muy deprimida, ya que mi suegro no la satisfacía completamente en el aspecto sexual, que debido a la edad que le llevaba, ya no tenía ni el animo ni las ganas de tener relaciones con ella de manera completa, que solo cuando ella tomaba la iniciativa después de haberse masturbado, y el solo la penetraba con algunos besos y la dejaba mas caliente y ganosa que antes, que incluso habìa pensado en contratar a un hombre para que pagándole, la satisficiera, pero que una amiga viuda, Que tenía le confesó que tambien, sentía la necesidad de sexo, y contrató a un hombre que se anunciaba en el periódico, se citaron en un hotel, y al estársela cogiendo se le rompió el condón, y además del miedo que le diò, le pegó una enfermedad venérea, que para curarse tuvo que buscar un doctor desconocido, además de que se salvó de que no la hubiera embarazado. Me contó además que ella seguía siendo una mujer con muchas necesidades de sexo, y que por eso se sentía deprimida, y que por eso habìa visto en ti desde que me casé contigo la posibilidad de que tú la satisficieras sexualmente, por eso ese día se atrevió a pegarse contra ti cuando se le cayó el arete en el comedor, que además se habìa dado cuenta como se te paraba la verga dentro del pantalón algunas veces que íbamos a visitarla. Desde luego que yo me hice el sorprendido, y no le iba a confesar a mi mujer que ya me estaba cogiendo a su mamà, desde el paseo a su tierra natal, ni tampoco le iba a confesar que cuando llegamos del viaje y ella se quedó en la ciudad de los zapatos con sus primas, toda la semana estuvimos cogiendo como locos en su casa, sin que nadie nos molestara, por eso tanto mi mujer y mi suegro habìan notado un cambio de mas alegría en mi suegra, producto de las cogidas que yo le habìa dado, y que ahora se habìa complicado mas la situación para mi suegra, ya que no me la estaba cogiendo con la frecuencia que ella quería, por lo que habìa buscado el camino para que estuviera yo libre de cogermela con el conocimiento de mi esposa sin problemas. Después de decirme esto mi esposa me preguntò que cual era mi opinión acerca de esto, yo le contestè, que efectivamente mi suegra era una mujer muy hermosa, con un cuerpazo y que me atraía sexualmente, pero como era tu mamà, solo me conformaba con hacerme masturbaciones mentales y me desquitaba contigo, algunas veces imaginándome que a la que me cogía era tu mama en vez de ti, y que desde luego que recordara que me decía que a veces salíamos de casa de mi suegra después de visitarla y ella notaba como tenía la verga parada, después de estar viendo a su mamà, pero de que este asunto de cogermela, yo le pregunte, que como se sentiría de saber que yo me estaba cogiendo a su mamà, que si habìa meditado la idea de que esto fuera realidad?, a lo que me contestò que desde luego que ya habìa meditado esto y que lo habìa platicado y discutido, muchas veces y ampliamente con su mamà, pero que después de ver la ansiedad por el sexo, que tenía su mamà lo habìa aceptado, que esperaba que yo comprendiera la situación y que en caso de no aceptarlo, aquí no habìa pasado nada y esta platica no habìa existido entre nosotros, que me tomara el tiempo que quisiera para pensarlo, pero que esto no fuera motivo para que nuestro matrimonio fuera a fracasar, y que no tomara alguna actitud en contra de mi suegra por esta proposición. Asì que después de un rato le dije que aceptaba la proposición, pero que esto lo haríamos de lo más discreto posible, y que sería un secreto guardado entre los tres. Ella me besó diciendo que me quería mucho mas y que estuviera seguro de que todo iba a funcionar adecuadamente.

Esa tarde al llegar a comer, como de costumbre, me cogí a mi esposa antes de comer en el cuarto soleado, y después de disfrutarnos que me dice, mi mamà esta muy contenta y agradecida contigo por tu aceptación, a calmarle sus ansias de sexo, y mi papá salió de viaje por una semana, asì que la invité estos días para que se quede con nosotros, asì que esta noche prepárate para tu primera intervención con tu suegra. Esto me diò mucha alegría para mis adentros, por fin iba a cogerme a mi suegra de manera libre y sin resentimientos por parte de mi esposa, para mì era como un sueño que mi propia esposa me estuviera ofreciendo a su preciosa y buenísima madre para que me la cogiera en mi propia casa, pero le dije y como se va a presentar esto?, ella me dijo no te preocupes que ya te preparare el camino para que no tengas ningún problema, mi mamà ya està de acuerdo y todo será de lo más sencillo, yo te lo aseguro.

Esa noche llegue como a las siete, y toda la tarde estuve pensando como se iba a presentar la situación, ahí estaba mi suegra, quien me saludo con un efusivo beso en la mejilla, y a la vez un apretado abrazo, asi lo hizo mi esposa, y después de comentar un poco de algunas cosas, pasamos al comedor a merendar, después de recoger los trastes de la cena, me dijeron espéranos un momento ahora venimos, y se dirigieron hacia la recamara, yo mientras tanto me fui a cuarto de la televisión, a ver cualquier cosa, después de unos momentos, se presentaron las dos en ropa de dormir, mi esposa con su bata y bajo ella un baby doll muy corto y una pequeña tanguita cubriéndole apenas su sexo, mi suegra en cambio bajo su bata, llevaba todavía el brassier y sus pantaletas puestas, se sentaron un momento y entonces después de un rato que se levanta mi suegra y que se va hacia la recamara, y me dice mi esposa, ahora por favor ve con mi mamà que te esta esperando, rápidamente, que me voy la recamara y al entrar estaba la luz apagada y en la comoda solo estaba prendido un cirio aromático, por lo que la luz era muy tenue, y mi suegra ya se encontraba en mi cama dentro de las sabanas, y al oírme entrar me dijo, por favor desnúdate y ven conmigo, rápidamente lo hice, y me metí a la cama al lado de ella, inmediatamente nos empezamos a besar en la boca metiendo nuestras lenguas y acariciándonos, y que me dice al fìn mi amor aquí està tu puta suegra, para que te la cojas ya que no aguanto la vigilia a la que me has tenido, pero recuerda que para tu esposa esta es la primera vez que me vas acoger, no sabes lo que hemos discutido para que ella aceptara que tu me calmaras mis ansias de sexo, por lo que deberemos guardar las circunstancias como si no hubiera pasado nada entre nosotros antes, a lo que le contestè no te preocupes mi preciosa y putita suegra, que yo me comportare como un yerno muy respetuoso, desde luego, que la abrazo y que le empiezo a meter el dedo en su linda y húmeda vagina, para empezar a calentarla, y que le empiezo a quitar su brassier y que saltan esos preciosos senos y que se los empiezo a acariciar y a besar y mamar con gran emoción, para esto mi suegra ya se habìa apoderado de mi verga, y me la estaba masajeando, asì que me empecé a voltear, y que le empiezo a quitar sus pantaletas, dejando en libertad su sexo, me incorporé y empezamos a mamarnos nuestros sexos, ella con mi verga metida en la boca, besándola y diciéndole, eres una mala verga, no tienes compasión de estos pobres agujeritos que te extrañan cada dia mas, y yo recorriendo con mi lengua su canalito entre los labios vaginales hasta encontrar su lindo clítoris, en esto que le digo, te voy a coger únicamente por la vagina ya que como sabes a mi esposa no le gusta que yo me la coja por el culo y yo no sé lo que opinaría que la primera vez me estuviera cogiendo a su madre por el ano, a lo que ella accedió, asì que me incorporo, y que me dice los condones están el buró, que después de mamarme la verga y darle un gran beso que me pone con la boca el condón, y para esto que le digo, ponte el brassier, para que parezca que solo te estoy cogiendo sin acariciarte los senos, asì lo hizo, y empecé a meterle la verga muy despacito como le gusta hasta que a la mitad y como siempre que me abraza con sus piernas alrededor de mi cintura y que se clava hasta mis testículos la verga, y empezó el mete saca, y ella a dar gemidos de placer, en eso estábamos cuando se apareció mi esposa preguntándole a su mamà, como te esta tratando tu yerno a lo que ella solo le contestò con un hmmmm! Hmmmm! Después de esta respuesta que se sienta a la otra orilla de la cama y se quedó observando como me bombeaba a su mama, y le comentó verdad que coge muy rico? A lo que ella nomas contestaba con un Hmmmmm! Hmmmmm! Jadeaba sensualmente, después de estar un buen rato cogiendomela, despacito, empecé con mayor velocidad hasta que sentí que venía su orgasmo y me empezó a apretar la verga con sus labios vaginales y gritando muy fuerte, le llegó su orgasmo, y provocó que eyaculara dentro de ella, me esperé a que se me bajara de volumen la verga dentro de ella, y al fin la saque, con el condón lleno de esperma, me fui derechito al baño a quitármelo y a lavarme la verga, y después de unos momentos, salí ya con la pijama y la bata de baño puesta, y ahí estaba mi suegra comentando con mi esposa lo bien que habìa sentido y al llegar a la orilla de la cama que me da un beso en la boca. Mientras mi esposa ya sé habìa acostado y asì lo hice yo, quedando mi suegra a la otra orilla, y comentándome al oído mi esposa, gracias por haber tratado tan respetuosamente a mi mamà ya que ni el brassier le quitaste, lo que no supò es que ya habìa yo mamado esos lindos senos y ese clítoris insaciable que tenia su mama, nos dimos un gran beso y nos dispusimos a dormir.

Al otro día desperté como a las siete y mi suegra y mi mujer ya estaban levantadas, asì que me bañe, me vestí y salí a tomar mi desayuno, junto con ellas, nos saludamos con un beso en la boca, y no comentamos nada de lo ocurrido la noche anterior, me fui a trabajar como de costumbre, y al regresar a comer, ya estaban esperándome mis dos hembras recibiéndome con sendos besos y abrazos, y mi esposa que me dice, ahora vamos al cuarto soleado a nuestro encuentro antes de comer, le dije y tu mama?, ella me contesto, esta dispuesta a seguir la costumbre, por lo que llegamos al cuarto y que me dice mi mujer empieza con mi mamà, asì que me acerco y que le empiezo a desabrochar los botones de su blusa y que aparece su brassier blanco, encerrando esos preciosos senos, después que le bajo el cierre de su falda, y al caer apareció una tanga del mismo color, quedándose únicamente asì, que volteo a ver a mi esposa y que me dice, sigue, hazlo como me lo haces a mì, por lo que le quite, los zapatos y le empecé a quitar sus medias, para posteriormente quitarle el brassier, y cuando brotaron esos lindos pedazos de carne, que me dice mi suegra, ahora bésamelos por favor, lo que Empecé a besarlos, y tambìen a quitarle su tanga dejándola completamente desnuda, y que me dice mi esposa ahora me toca a mí, por lo que también la fui desnudando hasta dejarla totalmente sin ropa, besándole y mamandole sus ricos senos y besándole su linda vagina, entonces que vienen hacìa mi las dos y que me empiezan a desnudar, y cuando me quitaron el bóxer mi verga saltó ya que no podía aguantarse a estar dormida después de lo que habìa yo hecho. Acto seguido que se ponen de rodillas las dos y que empiezan a darme de besos en la punta de mi verga, y a mamarmela en forma alternada, entretanto yo tenia a mi disposición cuatro senos dos mayúsculos de mi suegra y los apetecibles y conocidos de mi esposa, y que le dice mi suegra a mi esposa, déjame a mi primero saborear esta linda verga que empieza a llorar por mi, al ver que ya estaba mojada de liquido pre-seminal, ya que el sabor de este me encanta, y que se mete toda mi verga en mi boca, y empezó a mamar y a chupar como desesperada, a lo que le dije, suegra, que si me derrama no voy a tener mas semen para las dos, asì que comprendiendo se lo sacó de la boca y que me dice entonces dame masaje en mi sexo para prepararme a tu verga, y que le digo como quiere que la caliente, y mi esposa que le dice, ven siéntate en su cara para que veas como te pone caliente con su lengua, asi me lo hace a mi y me vuelve loca, entonces que me acuesto boca arriba y que le digo, venga, siéntese encima de mi cara y póngame su sexo en mi boca, y asì lo hizo, poniéndose su gran vagina entre mis labios, y que empiezo a acariciarle y a mamarle su vagina, y que empieza a gemir y a decirle a mi mujer, esta maravilla de masaje nunca me la ha dado tu padre, por eso estoy tan caliente y necesitaba de que me apagaran el fuego que tengo dentro, entre tanto mi esposa que se me pone enfrente de mì y me empezó a poner lubricante en la verga y que se empieza a sentar en mi enterrándose la verga en su vagina, y empezando a cabalgarme, lo que me encantó, y entonces que empieza a besar en la boca a mi suegra, diciéndole, ahora ves como gozamos estos momentos de sexo, mientras yo al tener encima de mì a las dos, me deleitaba sobando los dos grandes senos de mi suegra y los senos de mi mujer, al rato de estar en esas caricias que mi suegra le dice a mi mujer, ahora deja que me penetre mi querido yerno, ya que me tiene a punto del orgasmo con sus masajes, y levantándose que saca de su envoltura un condón y que levanta a mi mujer desclavándola de mi verga, y que le dice ahora vas a ver a tu madre como se la cogen, y dicho esto que me empieza a poner el condón, y que me pregunta, dicen que se siente diferente cuando la penetran a uno por el ano que por la vagina, asì que tengo curiosidad de sentirlo, y que me pregunta, me puedes penetrar por el culo?, a lo que le contestè, bueno si usted quiere lo intentaré pero necesito darle primero un masaje en el ano para poder acostumbrarlo al grueso de mi verga, si no le va a doler mucho, a lo que me contestò bueno vamos a probar esta nueva experiencia, entonces que le digo a mi mujer, tu me vas a ayudar a preparar a este culo a ser penetrado, y que le digo a mi suegra, voltéese y póngase en cuatro como perrito, asi lo hizo y nos presentó ese gran culo en toda su magnitud, mi esposa como que se resistió un poco al principio, a lo que le dije, tienes que cooperar a hacer feliz a tu mamà o no?, entonces nos llenamos de gel lubricante los dedos y empezamos a darle masaje circular a su rosado ano y a meterle un dedo de ella y otro mío en el culo, hasta que empezó a dejar entrar otros mas y entonces que me dice creo que ya estoy lista, asì que le dije a mi mujer ahora ponte boca debajo de tu mama y empieza a darle un masaje en su vagina para que se relaje mas, asì lo hizo y que le digo a mi suegra ahora empiece a darle masaje en la vagina a su hija, por lo que empezaron un rico sesenta y nueve entre madre e hija, esto me pareció como un sueño, el ver como me iba a coger a mi suegra y ella le empezaba a dar un masaje a su hija en su vagina, y que me pongo de rodillas y le empecé a dar masaje en el ano con la cabeza de la verga, y que empieza a gemir, diciéndome ahora metemela despacito que estoy sintiendo muy bien, asì que seguí con la introducción hasta media verga, mientras mi mujer le estaba masajeando con la lengua el clítoris, después de que sentí que su esfínter se habia acostumbrado a mi verga, que se la dejo ir hasta los testículos, y ella que empieza a gritar de placer, asiii, asiii, ¡me encanta, que divino se siente! y que empiezo el mete saca primero despacio y después con mas velocidad, oyéndose solamente los quejidos de mi suegra y el ruido de mi verga entrando y saliendo de ese gran culo, hasta que sentí que su orgasmo venia, le dije a mi mujer, sigue mamando, y a mi suegra, apriete el culo que ya me voy a derramar, eyaculando en sus intestinos, y sintiendo la gloria, a la vez que el su orgasmo mojó la cara de mi esposa, quien, tuvo su orgasmo provocado por su madre. Asi estuvimos un rato hasta que mi verga se fue desinflamando, y entonces se la saque del culo a mi suegra, y esta que se me acerca, que me quita el condón y que me empieza a limpiar la verga con su lengua, a lo que se unió mi mujer, y le decía, desde hoy ya somos una familia unida por el sexo, y como les agradezco a los dos que me hayan aceptado en este trío, le juro que no lo olvidare y desde ahora, hija mía deberás dejarte coger por el ano, no sabes lo que disfruté esta cogida, que aunque es la primera vez, me encantó además es una alternativa para que tu marido no me vaya a embarazar por ese camino, a lo que mi mujer le contestò, espérame un poco mamà, ya que superare la poca disposición que tengo de hacerlo por ahì.Lo que no sabía mi mujer era que a mi suegra me la cogía por el ano la mayoría de las veces que por la vagina, ya que era una adicta al sexo anal, por lo que fingimos que esta era su primera penetración por el culo. Después de haberme dejado la verga limpia nos quedamos recostados los tres y yo aproveche para estarle sobando los senos a mi suegra y además de acariciar el clítoris de mi mujer, y le pregunté a mi suegra, como siente su culito? A lo que me contestò, un poco adolorido, pero gracias a tu trabajo, el placer compensa por mucho el dolor inicial, y que le planta un beso a la punta de mi verga, y mi mujer que le dice, oye mamà que va a pensar tu yerno, que eres una adicta al sexo?. Ella le contestò pues no que lo piense, efectivamente desde hoy soy una adicta al sexo, y creo que al sexo anal, después de esta linda penetración.

Después de darnos muchos besos yo en sus senos y en sus vaginas y ellas en mi verga y en la boca, nos vestimos y nos fuimos a comer tranquilamente, y después me fui a trabajar en la tarde y al despedirme de mis dos mujeres lo hicieron con un beso en la boca, y mi suegra dándole una caricia a mi verga sobre mi pantalón, y diciéndome, recupérate para esta noche, ya que la pasaremos muy bien.

Estando en mi oficina, que recibo una llamada telefónica de mi esposa, diciéndome, ¡hola mi amor!, espero que no te hayas asustado por lo que te pidió mi mama esta tarde, yo no tenia idea de que quería experimentar el sexo anal, pero ya ves que sé diò sin que me lo haya preguntado de antemano, a lo que le contestè, no te preocupes mi vida, que bueno que la pudimos complacer, además ya ves que desde cuando te quiero convencer de hacer lo mismo contigo, asì que me estaré entrenando hasta que te decidas, lo que me contestò, por la manera de que gozó mi mama y lo que me describió después de que te fuiste tú, el estreno le encantó, por lo que ahora lo pensare de dejar que me lo hagas a mi, ahora quiere que le des por atrás para que se se asegure que siente mas placer, bueno mi amor, te dejo trabajar, aquí te esperamos para que la pasemos de maravilla.

Esa noche al llegar que me encuentro a mis dos hembras con un baby doll igual cada una, después de los besos y las caricias que ya le hice en los senos tanto a mi esposa como a mi suegra, nos acariciamos y me indicaron que me tenían una sorpresa, sacando una caja envuelta para regalo, y que me dice esto es para tì, ábrelo, asi lo hice y era una tanga para mì, por lo que me dijeron pontela para estar todos al mismo tono, me dirigí a mi recamara, me desnude y me puse la tanga, que solo cubría mis testículos decorada con una especie de orejas y con una cara de elefante, pero en el centro una abertura en donde al sacar la verga por ahí semejaba la trompa, por lo que daba la impresión de ser un elefante y la verga como trompa, y la parte de atrás solo un pequeño hilo asi como en la cintura, por lo que me quedaron las nalgas al aire, asì que salí a mostrarme ante mis hembras, y con gran regocijo celebramos la ocurrencia, besándome ambas la punta de la trompa del elefante, después pasamos a cenar y mi suegra trajo del refrigerador una botella de champaña, para celebrar el trío que habíamos formado y la perdida de la virginidad de su culo que con gran orgullo me habìa entregado, después de cenar y de estar bromeando acerca de mi disfraz, nos fuimos a la cama los tres y nuevamente empezaron las caricias, y a quitarles sus brassieres y tanguitas para darme placer con sus lenguas y yo con la mia, me cogì a mi esposa primero y luego de que se me volvió a parar la verga después de un masaje, me cogì por el culo nuevamente a mi suegra, y asì estuvimos varias horas gozando de nuestros cuerpos. Y los siguientes, dias que mi suegra estuvo con nosotros, me la pasé cogiendome a mi suegra por el ano y a mi mujer por la vagina, pero ya metidos en la cama totalmente desnudos, y cambiando de sitio, yo en medio de las dos o yo a un lado de mi suegra, a la cual le podía acariciar los senos toda la noche o provocarle orgasmos con mi mano mientras le dejaba mi verga entre sus nalgas o metida en su culo, y asì nos quedábamos dormidos toda la noche, y cuando nos despertábamos seguíamos cogiendo sin parar, mi esposa se volvió una aficionada a mamarle la vagina a mi suegra, y ella a su vez a provocarle orgasmos con su lengua, y las dos unas expertas en limpiarme la verga con su lengua, además después de varias sesiones de penetración anal, al fin con la ayuda de mi suegra mi esposa se dejó y me la empecé a coger por el culo aficionándose tambien a ser una adicta al sexo anal, por lo que disfrutaba de un culito cerrado de mi esposa y un gran culo de mi suegra, y mi suegra a provocarme placer al darme masajes con la lengua en el culo, sobre todo cuando nos bañábamos juntos en la regadera.
Las visitas los domingos a casa de mis suegros, ya eran para mi un deleite, pues en cuanto se subía mi suegro a su acostumbrada siesta, mi suegra le preparaba un te que lo relajaba y lo hacìa dormir mas tiempo que de costumbre, asì que ya de acuerdo con mi mujer, era obligada la cogida dominical a la querida suegra, y a mi querida esposa. Y después de algun tiempo mi esposa quedó embarazada, por lo que durante el periodo de gestación cuando no me podía coger a mi esposa, y hasta que tuvimos una hija, me seguí cogiendo a mi suegra, con la aprobación y el beneplácito de mi mujer. A la fecha ya llevamos cinco años de casados y la rutina ha seguido la misma, tengo a mi esposa y a mi suegra contentas y bien cogidas, y estamos felices de este trío sexual familiar. Esta situación ha sido para mì un sueño que se me hace realidad dia con día. Saludos

by Investigador

Pasion por mi Sobrina - 1ª Parte

Comentarios (1)

La primera vez que la ví era una niña que jugaba con sus primas, inconscientes del dolor que reinaba en la casa, donde velaban a su abuelo. La siguiente vez era ya una joven y ahora velábamos a su abuelita. Pero entre ambos sucesos dolorosos, Sandra se había transformado en una hermosa mujer que lucía la plenitud de sus formas juveniles, que me embrujaron y se clavaron en mis sentidos cuando la brisa de su paso por mi lado me envolvió con su perfume suave y fresco. Me embrujó y cautivó sin que pudiera liberarme.

Me observa con sus ojos inmensamente abiertos, clavados en los míos. Su frente perlada de sudor, la falda a la altura de su cintura, sus senos al aire. Sus piernas abiertas esperan el visitante que goloso está presto a penetrarla, a hacerla mujer, a recibir su virginidad, a desflorarla. Si, desflorarla...

Sandra tiene veinte años y soy el primer hombre al que se entrega. Soy quien recibe su virginidad y la hará mujer. Soy su tío.

No puedo evitar recordar el momento en que por vez primera se cruzó en mi vida, apoderándose de mis sentidos y haciéndome esclavo suyo.

Pasó por mi lado y se fue a abrazar a su madre que lloraba desconsolada. Estábamos en el velorio de su abuelita y ella entró con sus veinte años adueñándose del lugar y de mi vida. Sentí que el corazón aceleraba su marcha, como un presagio de la pasión que despertaría en mí.

¿Cómo era posible que a mi edad pudiera sentir esa mezcla de intensa emoción y desasosiego, de inquietud y tranquilidad, de exaltación y deseo, que en definitiva es la atracción por otra persona? ¿Sería su juventud?

... La miro a los ojos, para encontrar en ellos la fortaleza que me permita continuar, olvidando prejuicios y moral. Y ella sigue con sus grandes ojos claros enormemente abiertos fijos en mí, dispuesta a que sea yo el depositario de su preciosa joya, a ser completamente mía. En otras palabras, dispuesta a ser mujer, mi mujer...

Cuando la conocí yo, con mis 59 años, estaba entrando cansadamente en la tercera edad. Y su presencia despertó en mí todo aquello que alguna vez alumbró con luz propia. Mis sentidos se alertaron y la sangre en mis venas fluyó con nuevos y ya desconocidos bríos. No lo sabía a ciencia cierta lo que me sucedía, sólo estaba seguro de que su imagen se había apoderado de mi mente y la ocupaba totalmente.
Su figura se me clavó a fuego en el corazón, aunque no fuimos presentados ni ella se fijó en mí. Pero igual mi corazón recobró la intensidad de antaño y la sangre volvió a fluir en mis venas.

... Me acerco dispuesto a explorar su intimidad, con los ojos semi cerrados, intentando guardar en mi mente este momento único para ambos: para ella por ser su primera vez y para mí probablemente la única, pues no creo que vuelva a tener otra oportunidad como esta, pues temo que cuando reaccione se recrimine el haber cedido, aunque las circunstancias fueron tan especiales que difícilmente podría haber sido de otra manera...

Cuando la conocí me hice muchas fantasías, pero nunca pensé en una posibilidad como la que estoy viviendo. En mis sueños vivíamos un romance hermoso y pletórico de besos y abrazos, en el que no había sexo, ya que esa posibilidad estaba absolutamente fuera toda posibilidad.

Después de nuestro primer encuentro se produjo un acercamiento con la familia de mi prima, pero Sandra seguía sin fijarse en mí. Solamente al final de una reunión familiar logré captar por unos breves momentos su atención y ello bastó para que todos los sentimientos que estaban en germen explotaran como en una erupción juvenil de amor y pasión. Ya no me sería posible apartarla de mis pensamientos, pues a la primera imagen llorosa se le agregó la risa de nuestro segundo encuentro, su mirada límpida y serena, sus gestos cariñosos pero sin malicia, sus palabras pletóricas de inocentes intenciones que yo transformaba en insinuaciones.

Un día en casa de sus padres, durante una reunión social, se me dio la oportunidad de charlar más en extenso. Hablamos de cosas intrascendentes, pero sentirla junto a mí me hizo sentir que mi amor por esa muchacha se hacía incontrolable. Pero ella actuaba con absoluta naturalidad, sin ninguna doble intención, pues me veía como un tío al que recién venía conociendo.

La frescura de su juventud, lo espontáneo de su actuar, sus gestos y su risa, su cuerpo y sus ojos, sus senos y su sonrisa, su mirar intenso y sus palabras, todo, absolutamente todo, me hicieron perder el juicio y sumirme en una pasión descontrolada por esa muchacha.

Fui alimentando esta pasión con visitas a su casa, con cualquier pretexto. Y ella me recibía informalmente, incluso en una oportunidad estaba en pijama y conversamos en su dormitorio. Para ella todo era normal, para mí un infierno de deseo, viendo sus grandes senos cerca de mi rostro cuando yo estando sentado viendo su computador ella se acercaba por el lado para indicarme algo, o cuando sus piernas se insinuaban entre los pliegues de su vestido y yo intentaba disimuladamente ver algo de sus muslos. O cuando podía ver a trasluz su imagen si ella se paraba con su bata frente al ventanal y los rayos del sol delineaban su cuerpo.

Y cuando hablábamos por teléfono, ella invariablemente se despedía con un “besitos, tío” que yo recibía como si fueran verdaderos, los que me sumían en un vértigo de felicidad pues me sabía correspondido, aunque Isabel nunca tuvo otra intención que ser amable conmigo.


... Cierra sus claros ojos, preparándose a recibir el intruso que se acerca raudo, mientras sus senos suben y bajan acompasadamente al ritmo del aceleramiento de los latidos de su corazón, presintiendo que en unos segundos su vida cambiará radicalmente...

Viví tres meses sumido en una pasión solitaria que mi bien amada no sabía y a la cual no había contribuido para nada. Todo en ella siempre fue inocente, sin ninguna doble intención. Toda la maldad siempre estuvo de mi parte, imaginándola en mis brazos, correspondiendo a mi amor, a mis besos, a mis sentimientos.

Yo era feliz viviendo este amor en solitario, sin pensar que un encuentro casual entre ambos cambiaría nuestra relación totalmente, llevándola a mis brazos y haciéndome conocer la increíble felicidad de tenerla toda para mí.

... La tibieza de sus labios vaginales hacen resistencia a la penetración, pero al mismo tiempo rodean la cabeza de mi verga como invitándome a entrar a pesar de la oposición de la entrada inviolada hasta ahora...

Los hechos se sucedieron de manera que superaron mis más locas fantasías, haciéndome vivir instantes que no podré apartar fácilmente de mi mente, pues con Sandra alcancé límites de felicidad que no había logrado cuando me la imaginaba en mis noches de insomnio y deseo. Con ella la realidad superó mis sueños.

... Ella siente la fuerza del pedazo de carne a la entrada de su sexo, pugnando por penetrar, pero su virginidad se lo impide aunque ella desea tenerlo ya adentro...

Todo sucedió tan repentinamente como la vez primera en que pasó por mi lado y me atrapó en sus encantos. Era un día de Primavera, cuando la frescura de la brisa empezaba a reemplazar el calor reinante, haciendo de la tarde un agradable momento para pasear.

... en un acto de entrega total, me abraza y junta su cuerpo al mío, fundiéndolos en una cópula a la que nos entregamos frenéticamente...

“Hola, tío”

La voz de mi sobrina me lleva de la región de mis fantasías eróticas al prosaico mundo real, en pleno centro de la ciudad, frente a la cartelera de un cine donde la imagen de una joven me había hecho soñar despierto con Sandra, que se me entregaba deseosa de que fuera quien la poseyera por vez primera.

No imagina mi bella sobrina que cuando me saludaba yo me la estaba imaginando en la cama, entregándoseme completamente. Si lo hubiera sabido probablemente no me habría saludado con tanta alegría y si hubiera leído en mi mente los sentimientos que tenía hacia ella, creo que habría salido huyendo de su lascivo tío.


Y sin proponérmelo, pero como acudiendo al llamado de mi frenesí erótico, me la encuentro junto a mí, más linda que nunca, tan alegre como siempre, enfundada en una falda color canela de grandes pliegues y luciendo una blusa color naranja pálido que la hacían ver más joven aún de lo que era. Pero tan deseable como siempre.

Y a partir de ese momento mi vida cambió radicalmente, la realidad superó largamente a mis fantasías y descubrí la mujer que había escondida en mi joven, querida y deseada sobrina .

En Sandra mis sueños se hicieron realidad. Con ella viví momentos que superaron mis fantasías. Era como si la realidad que es mi sobrina, con su juventud y belleza, se hubiera hecho sueño en mí, superando mis propias realidades.

¿Quién sabe?


Autor: Salvador
Dirección: demadariaga@hotmail.com

Recuerdos de mi Tia Aurora

Comentarios (0)

LA MAÑANA EN QUE MI TIA AURORA LLEGO A CASA DE VISITA NO IMAGINABA NI ELLA NI YO QUE INICIABAMOS UNA HISTORIA DE SEXO INCESTUOSO QUE INVOLUCRARIA A OTROS MIEMBROS DE LA FAMILIA.

EN ESA EPOCA ME ACERCABA A LOS 19 AÑOS Y MI CUERPO RECLAMABA SATISFACCIONES MAYORES QUE LAS QUE LOGRABA CON MIS MASTURBACIONES SOLITARIAS, POR LO QUE ME ENCONTRABA EN UN ESTADO DE EXCITACIÓN CASI PERMANENTE, YA QUE VIVIENDO SOLAMENTE CON MI MADRE Y MIS DOS HERMANAS, CLAUDIA DE 19 Y JENNY DE 15, CUALQUIER PRENDA INTIMA DE ALGUNA DE ELLAS QUE ENCONTRABA TIRADA ME PRODUCIA TAL NECESIDADA DE SEXO QUE SOLO PODIA CALMAR EN EL BAÑO O EN MI DORMITORIO CON LA AYUDA DE MI MANO.

MI FIJACION SEXUAL ME LLEVABA A BUSCAR SITUACIONES EROTICAS, COMO EL REFLEJO DEL CUERPO DE ALGUNA DE ELLAS CONTRA LA LUZ, UN SENO QUE POR DESCUIDO SE ASOMABA MAS ALLA DE LO QUE CORRESPONDIA, UNA PIERNA QUE MOSTRABA ALGO DEL MUSLO O EL ROCE DE SUS CUERPOS CONTRA MI PELVIS.

AUN CUANDO MI AFAN VOYERISTA SE REPARTIA ENTRE LAS TRES MUJERES DE LA CASA, MI PREFERENCIA ESTABA CON CLAUDIA, A LA QUE PERCIBIA COMO MAS ACCECIBLE. EN ESA EPOCA TENIA UN CUERPO ESCULTURAL, PRODUCTO DE SU ACTIVA VIDA SEXUAL SEGÚN ME CONFIDENCIO DESPUES, CON PIERNAS LARGAS Y EXQUISITAMENTE TORNEADAS, LAS QUE REMATABAN UNOS MUSLOS GRUESOS Y FIRMES QUE ME HACIAN PERDER EL ALIENTO CUANDO SE ALEJABA CONTORNEANDO SU CUERPO CUBIERTO POR SU BATA DE SEDA QUE AUMENTABA LA BELLEZA DE SUS FORMAS.

Y SUS SENOS, TURGENTES, GRANDES, REDONDOS Y CON DOS PEZONES APUNTANDO AL FRENTE, LOS QUE SIEMPRE PARECIAN RECLAMAR SU LIBERTAD DE LA PRISION A QUE LOS SOMETIAN LOS SOSTENES DIMINUTOS QUE CUBRIAN A PENAS ESA MASA DE CARNE SIEMPRE TEMBLOROSA.

SU ROSTRO ERA UN CUENTO APARTE, CON UNOS BELLOS OJOS VERDES SIEMPRE ALEGRES, UNA NARIZ RESPINGADA, ROSTRO DELGADO Y UNA BOCA DE LABIOS GRUESOS QUE HACIAN PENSAR EN UN BESO APASIONADO.

ESTO NO QUIERE DECIR QUE MI HERMANA MENOR O MI MADRE ME PRODUJERAN MENOS EFECTO. NO. ES QUE CLAUDIA ME PARECIA COMO ALGO MAS CERCANO, POSIBLE DE SATISFACER MIS FANTASIAS PUES CREIA VER EN ELLA CIERTA COMPLICIDAD CON MIS INTENCIONES Y PORQUE YO YA HABIA INICIADO ALGUNOS ACERCAMIENTOS QUE PARECIAN IR POR BUEN CAMINO.

EL DIA EN QUE LA TIA AURORA LLEGO YO ANDABA PARTICULARMENTE CALIENTE PUES CLAUDIA HABIA PARTIDO HACIA POCO Y ME HABIA DEJADO EN ESTADO LAMENTABLE DEBIDO A QUE TUVE LA OPORTUNIDAD DE VER COMO SE VESTIA EN SU PIEZA QUE HABIA QUEDADO LIGERAMENTE ENTORNADA.

HABIA DISFRUTADO DE LA VISION DE SUS SENOS DESNUDOS POR PRIMERA VEZ, MIENTRAS SE PROBABA EL SOSTEN FRENTE AL ESPEJO, VESTIDA SOLAMENTE CON LA PARTE INFERIOR DE SU ENAGUA, POR LO QUE SU CULO SE VEIA COMPLETAMENTE PARADITO, INSINUANDO LA RAYA DE SU RAJA EN LA SEDA QUE SE HUNDIA ENTRE LOS DOS GLOBOS DE CARNE.

ME DISPONIA A IR A MI DORMITORIO A HACERME UNA PAJA EN HONOR DE MI HERMANITA CUANDO EL TIMBRE ME ANUNCIO A LA TIA AURORA QUE VENIA A VER A SU CUÑADA, MI MADRE.

NOS FUIMOS AL LIVING, DONDE LE COMUNIQUE MI MADRE NO VOLVERIA HASTA DESPUES DE ALMUERZO Y QUE MIS DOS HERMANAS HABIAN SALIDO, POR LO QUE ESTABA SOLO EN CASA.

MI TIA SE ARRELLANO EN EL SOFA, SE ACOMODÓ Y ME PIDIO ALGO PARA LEER MIENTRAS HACIA HORA PARA EL ALMUERZO, QUE ME PROPUSO PREPARARAMOS ENTRE LOS DOS.

LE INDIQUE QUE EN EL DORMITORIO DE MI MADRE HABIA UN LIBRERO DONDE PODRÍA ELEGIR A GUSTO LO QUE QUISIERA LEER.

ELLA SE LEVANTO Y FUE AL DORMITORIO DE MI MADRE, MIENTRAS VEIA COMO SU CULO SE MOVIA CON CADA PASO, AUMENTANDO MIS DESEOS.

VESTIA UNA FALDA CORTA DE TELA LIGERA, DE COLOR ROJO, CON UNA BLUSA BLANCA ABOTONADA ADELANTE.

LAS PIERNAS DE MI TIA, UNA MUJER DE 40 AÑOS, ERAN UN BELLO EJEMPLO DE DONDE HABIA SACADO LAS SUYAS MI HERMANA CLAUDIA, PUES ERAN GRUESAS, FIRMES Y DE UN COLOR TOSTADO QUE AUMENTABA EL EFECTO QUE PRODUCIA EN MI. Y LAS CUBRIA CON UNAS MEDIAS COLOR CARNE QUE LAS HACIA VERSE MAS DESEABLES AUN.

MI TIA AURORA NOS VISITABA REGULARMENTE, POR LO QUE LA VISITA DE ESA MAÑANA NO TENIA NADA DE PARTICULAR, EXCEPTO POR EL HECHO QUE DESDE QUE ENTRO A CASA NOTE EN ELLA UN CIERTO AIRE AUSENTE, COMO SI SUS PENSAMIENTOS ESTUVIERAN EN OTRO LADO.

DESPUES SUPE QUE ESA ACTITUD SUYA SE DEBIA AL HECHO DE QUE ESE DIA ANDABA PARTICULARMENTE EXCITADA Y QUE SU ESPOSO, MI TIO MARIO, HACIA TIEMPO QUE NO LA SATISFACIA. ELLA CREIA QUE TENIA UNA AMANTE Y QUE SU ENTUSIASMO POR ELLA SE HABIA ENFRIADO. HACIA VARIOS AÑOS. MI TIA NO HABIA TENIDO UNA RELACION SEXUAL DESDE HACIA VARIOS MESES Y ESO LA TENIA MUY NERVIOSA Y SENSIBLE, COMO PUDE COMPROBAR MAS ADELANTE.

A SUS 40 AÑOS EL CUERPO AUN ESTA EN LA PLENITUD DE SUS FORMAS Y EN EL CASO DE ELLA LA LLAMADA DEL SEXO ERA IMPERATIVA, POR LO QUE LA ABSTINENCIA A QUE LA TENIA SOMETIDA MI TIO LA HACIA PRESA FACIL DE ALGUIEN QUE QUISIERA APROVECHARSE DE SU SITUACION. CLARO QUE YO QUE NO SABIA DE SU ESTADO NI ME PERCATE DE ELLO DEBIDO A MI FALTA DE EXPERIENCIA.

AL CABO DE UNA MEDIA HORA, AUN EN ESTADO DE EXCITACIÓN POR NO HABER PODIDO APLACAR MIS DESEOS POR LA LLEGADA DE LA TIA AURORA, CUANDO ENTRE AL DORMITORIO DE MI MADRE A VER SI SE LE OFRECIA ALGO, LA ENCONTRE SEMI RECOSTADA EN LA CAMA, CON LAS PIERNAS RECOGIDAS, ABSORTA EN LA LECTURA DEL LIBRO QUE HABIA ELEGIDO, CON SU FALDA QUE SE HABIA SUBIDO Y MOSTRABA AHORA GRAN PARTE DE SUS MUSLOS, HASTA EL FINAL DE SUS MEDIAS.

QUERIENDO APROVECHAR LA SITUACION ME ACERQUE A LA CAMA CON LA EXCUSA DE ENTABLAR CONVERSACION PERO CON LA IDEA DE GOZAR DEL ESPECTACULO QUE MI TIA ME DABA INVOLUNTARIAMENTE.

ELLA CONTINUO LEYENDO Y YO ME SENTE EN UNA SILLA FRENTE A ELLA SIMULANDO LEER OTRO LIBRO, PERO CON LA VISTA FIJA EN LAS PIERNAS DE MI TIA.

CUANDO LA TIA SE PERCATO DE MI PRESENCIA CERRO NERVIOSAMENTE EL LIBRO QUE LEIA Y SUS MEJILLAS SE CUBRIERON DE COLOR ROSADO. ENTONCES FIJE LA VISTA EN LA TAPA DEL LIBRO Y VI SU TITULO: “MEMORIAS DE UNA PULGA”.

HABIA SIDO PILLADA EN FALTAY ESO LA HIZO REACCIONAR DE ESA MANERA. Y CLARO, SI SU SOBRINO LA SORPRENDIO LEYENDO UN LIBRO DE SEXO Y, AL PARECER, ESTABA EN ALGUN MOMENTO ALGIDO DE LA TRAMA, DE AHÍ SU ACTITUD NERVIOSA.

¡MI MADRE TENIA ESE TIPO DE LIBROS! QUIEN LO DIJERA.

AL VER LO NERVIOSA QUE SE PUSO MI TIA Y EL RUBOR QUE CUBRIA SU ROSTRO TUVE UN ASOMO DEL ESTADO EN QUE ESTABA, POR LO QUE TRATE DE SALVAR LA SITUACION HACIENDO UN COMENTARIO Y DIJE LO PRIMERO QUE SE ME VINO A LA CABEZA:

“ES MUY BUENO ESE LIBRO”

CUANDO ME DI CUENTA DE LO DICHO YA ERA TARDE, PUES LAS PALABRAS HABIAN ESCAPADO DE MI BOCA Y CON ELLAS LA CONFESION DE QUE YA HABIA LEIDO EL MISMO LIBRO.

MI TIA SE DIO CUENTA DE ELLO Y COMO YA HABIA SUPERADO SU REACCION INICIAL Y HABIA TENIDO TIEMPO DE REPONERSE, ME PREGUNTO EXTRAÑADA:

“¿TU LEISTE ESTE TIPO DE LIBROS?”

SIN TENER NADA QUE DECIR SOLO PUDE ADUCIR EN MI DEFENSA:

“TIA, VOY A CUMPLIR 19 AÑOS, YA NO SOY UN NIÑO”

MI TIA AURORA SE QUEDO PENSATIVA, SOPESANDO LO QUE LE HABIA DICHO, PERO DÁNDOLE UNA SIGNIFICACION MUY DIFERENTE A LA QUE YO TUVE EN MENTE. LO MIO ERA UNA EXCUSA Y PARA ELLA ERA UN DATO EN EL QUE NO HABIA REPARADO: QUE YO YA ERA UN HOMBRE.

DESPUES DE UN RATO DE PENSAR EN MIS PALABRAS, EN SU SITUACION MATRIMONIAL AGRAVADA POR LA ABSTINENCIA FORZADA EN QUE ELLA SE ENCONTRABA A PESAR DE SU NATURALEZA PROCLIVE AL SEXO Y EN EL LIBRO QUE ESTABA LEYENDO, PARECIO TOMAR UNA DECISION Y ACOMODÁNDOSE EN LA CAMA ENCOGIO SUS PIERNAS DE MANERA QUE SU FALDA SE SUBIO MAS AUN Y SUS RODILLAS QUEDARON FRENTE A MI VISTA ABARCANDO SUS MUSLOS MUY JUNTOS Y POR SOBRE ELLOS LA FALDA QUE YA CASI NO CUBRIA NADA Y QUE EN EL HUECO QUE DEJABA AL FINAL DE SUS PIERNAS ME MOSTRABA EL BLANCO DE UN CALZON.

“¿Y QUE TE GUSTO DEL LIBRO?”

ME DIJO CON VOZ INSINUANTE, MIENTRAS SUS PIERNAS SE MOVIAN LENTAMENTE, AUMENTANDO LA TENSION DEL MOMENTO.

MI EXCITACIÓN ERA EVIDENTE, NO ME ERA POSIBLE OCULTARLO. Y ELLA SE DIO CUENTA DEL EFECTO CAUSADO, LO QUE LE DIO MAYOR AUDACIA Y LLEVANDO UNA MANO A SU BLUSA SOLTO EL BOTON SUPERIOR DE LA MISMA, EN UN GESTO QUE PRETENDIA INSINUAR QUE ESTABA ACALORADA.

YO NO PODIA NI RESPONDER, POR LA EXCITACIÓN.

ELLA SOLTO UN SEGUNDO BOTON, MOSTRANDO GRAN PARTE DE SU SOSTEN, HACIENDO QUE EL BULTO EN MI PANTALON FUERA INDISIMULABLE, EN TANTO MIS OJOS DESMESURADAMENTE ABIERTOS VIAJABAN DESDE SU SOSTEN A SU CALZON, COMO QUERIENDO GRAVAR EN MIS RETINAS LAS IMÁGENES QUE SE ME REGALABAN.

MI TIA SOLTO EL TERCER BOTON Y SU SOSTEN QUEDO AL AIRE, MOSTRANDO LAS TREMENDAS REDONDECES QUE ME TENIAN ENLOQUECIDO. Y MIENTRAS SE SENTABA EN LA CAMA, HACIENDO QUE SUS PIERNAS SE ABRIERAN Y EL ESPECTACULO DE SU CALZON FUERA COMPLETO, ME INVITO A ACERCARME.

“VEN, CARIÑO”

YO ME LEVANTE COMO HIPTNOTIZADO, CON MI VERGA A PUNTO DE ROMPER EL PANTALON.

“¿PUEDES GUARDAR UN SECRETO?”

“SI”

DIJE ACERCÁNDOME A LA CAMA.

“¿NO LE CONTARAS A NADIE LO QUE HAGAMOS TU Y YO?”

“NO, TIA”

“¿NI A TU MAMI NI A TUS HERMANAS?”

“NO, TIA”

“¿LO HAS HECHO CON UNA MUJER ANTES?”

“NO, TIA”

“¿TE GUSTARIA HACERLO CONMIGO?”

“SI”

“¿PERO SIN DECIRLE NADA A NADIE, POR NINGUN MOTIVO?”

“BUENO, TIA”

ME ATRAJO A ELLA Y ME DESABROCHO EL PANTALON, BAJÁNDOME EL CALZONCILLO, CON LO QUE MI HERRAMIENTA QUEDO EXPUESTA EN TODA SU DIMENSION.

ACTO SEGUIDO, SE RECOSTO EN LA CAMA, SUBIO SU FALDA HASTA LA CINTURA Y ME PIDIO:

“BAJAME EL CALZON”

LE BAJE EL CALZON CON GESTO NERVIOSO, YA QUE ERA MI PRIMERA VEZ Y LA NOVEDAD DE TENER UN CUERPO DE MUJER A MI ALCANCE Y ANTE LA PROXIMIDAD DE MI PRIMER ACTO SEXUAL, MIS MOVIMIENTOS ERAN INCREIBLEMENTE TORPES.

ELLA TERMINO DE DESPRENDERSE DE SUS CALZONES Y QUEDO A MI VISTA EN LA CAMA, EN ACTITUD DE ENTREGA, CON SU BLUSA A MEDIO DESABOTONAR, SU FALDA SUBIDA HASTA LA CINTURA Y LAS PIERNAS ABIERTAS, AUN ENFUNDADAS EN SUS MEDIAS.

“SUBE”

ME PIDIO CON UNA VOZ ENRONQUECIDA POR EL DESEO.

ME DESPRENDI DE LOS PANTALONES Y MI CALZONCILLO Y SIN SACARME LOS ZAPATOS ME SUBI A LA CAMA Y ME UBIQUE ENTRE LAS PIERNAS DE MI TIA AURORA.

ELLA SE APODERO DE MI VERGA Y LA DIRIGIO A SU VULVA, DONDE LA PUSO A LA ENTRADA.

“EMPUJA, MIJITO”

Y PONIENDO SUS MANOS EN MI CINTURA ME EMPUJO HACIA ELLA, EN TANTO YO INTENTABA METER MI TROZO DE CARNE EN SU INTERIOR.

“SIIIIIIIIIIIIIII”

FUE CASI UN GRITO EL QUE SALIO DE SU GARGANTA, EN EL QUE ENCERRABA SU ALEGRIA DE SENTIR NUEVAMENTE UNA VERGA EN SU VAGINA, SENTIR QUE UN HOMBRE LA ESTABA PENETRANDO, SENTIR QUE PODRIA SACARSE TANTA INSATISFACCION DEL CUERPO QUE LLEVABA ACUMULADA POR MESES.

“SIIIIIIII. ASIIIIIIIIII”

SE QUEDO QUIETA, DISFRUTANDO LA SENSACION DE SENTIR COMO MI BARRA DE CARNE ENTRABA Y SALIA DE SU INTERIOR. MAS QUE LLEGAR AL EXTASIS EN ESE MOMENTO LO QUE MAS DESEABA ERA SABER QUE UNA VERGA ESTABA DENTRO DE ELLA, QUE UN HOMBRE LA DESEABA AL PUNTO DE TENER SU HERRAMIENTA COMPLETAMENTE PARADA EN SU HONOR, EN FIN, QUE ERA UNA HEMBRA APETECIBLE AUN.

“RICOOOOOO TIA, RICOOOOO”

“SI, MIJITO, SIIIIIII”

DEMASIADO PRONTO PARA MI GUSTO ME LLEGO EL CLIMAX Y UN TORRENTE DE ENERGIA SUBIO DESDE MI INTERIOR HASTA LA PUNTA DE MI VERGA Y EXPLOTÓ EN LA VULVA DE MI TIA.

“NO, POR FAVOR, NOOOOOOOOOO”

ALCANZO A DECIR ELLA CUANDO SINTIO QUE ERA INUNDADA POR EL SEMEN QUE LE REGALABA, DEJÁNDOLA A MEDIO CAMINO.

QUEDE SOBRE ELLA, CON MI INSTRUMENTO AUN EN SU INTERIOR, RESOPLANDO COMO UN BUEY.

“¿TE GUSTO?”

“SI, TIA, ESTUVO RICO”

“LLÁMAME AURORA, POR FAVOR”

“BUENO, AURORA”

CONOCEDORA DE LAS ARTES AMATORIAS, MI TIA SUPUSO ACERTADAMENTE QUE SI BIEN EN MI INEXPERIENCIA HABIA ACABADO ANTES DE LO QUE ELLA HUBIERA QUERIDO, POR MI JUVENTUD ESTARIA MUY PRONTO REPUESTO Y LISTO PARA CONTINUAR TENIENDO SEXO.

Y ASI FUE, EN EFECTO.

MIENTRAS ELLA SE MANTENIA AFERRADA A MI, YO SENTI QUE MI INSTRUMENTO VOLVIA A AUMENTAR DE DIMENSIONES DENTRO DE SU VULVA, TAL VEZ POR EL CALOR AMBIENTE REINANTE EN ESE LUGAR O POR EL HECHO DE QUE SENTIA EN MI PECHO EL ROCE DE SU SOSTEN O PORQUE ELLA ME ESTABA BESANDO CON SUAVIDAD. NO LO SE. TAL VEZ ERAN TODAS ESAS SENSACIONES ACUMULADAS, LA COSA ES QUE PRONTO REINICIE MIS MOVIMIENTOS DE ENTRA Y SALE.

“DÉJAME MOVERME A MI, CARIÑO”

ME LO DIJO CON SUAVIDAD Y EMPEZÓ A MOVER SU PELVIS LENTAMENTE, MIENTRAS SU LENGUA BUSCABA LA MIA EN MI BOCA Y SUS BRAZOS SE ENROSCABAN EN MI ESPALDA.

SUS MOVIMIENTOS FUERON AUMENTANDO SU INTENSIDAD HASTA HACERSE SALVAJES, EMPUJANDO CON FUERZA EN MI PELVIS COMO QUERIENDO HUNDIRSE COMPLETAMENTE MI HERRAMIENTA EN SU INTERIOR.

“ASI, ASI, ASI, MIJITO”

Y SIGIÓ MOVIÉNDOSE CON FURIA, HACIENDO QUE SU VULVA PEGARA CON FUERZA EN LA BASE DE MI VERGA, CADA VEZ MAS RAPIDAMENTE, DE MANERA QUE MI INSTRUMENTO ENTRABA Y SALIA DE SU GRUTA A VELOCIDAD INCREIBLE, YA QUE CUANDO LOGRE ACOPLARME AL RITMO SUYO, LA SECUNDE EN LAS SACADAS Y ENTRADAS, DE MANERA QUE CUANDO ELLA EMPUJABA YO RETIRABA MI CUERPO Y CUANDO ELLA HACIA LO MISMO, YO LE HUNDIA MI INSTRUMENTO CON FUERZA.

“YA, SI, MIJITO, SIIIIIIIIIII”

Y LOS ESPASMOS DE SU CUERPO ME DIJERON QUE HABIA LOGRADO SU CLIMAX, APRETÁNDOSE MÁS AUN A MI, CLAVANDO SUS UÑAS EN MI ESPALDA PARA FINALMENTE DESPLOMARSE EN LA CAMA COMO SI TODAS LAS FUERZAS LE HUBIERAN ABANDONADO.

COMPRENDI EN ESE MOMENTO QUE HABIA LOGRADO ALGO IMPORTANTE: HACER ACABAR A UNA MUJER. Y SI QUERIA CONTINUAR CON ELLA DEBIA MANTENERLA SATISFECHA Y NO DEDICARME SOLAMENTE A OBTENER MI PROPIA SATISFACCION, YA QUE ERAMOS DOS EN LA CAMA.

CON ESE PENSAMIENTO EN LA CABEZA SOFRENÉ MIS MOVIMIENTOS ESPERANDO A QUE ELLA SE RECUPERARA PARA INTENTAR DARLE OTRO CLIMAX.

BAJE SU SOSTEN Y ME DEDIQUE A BESAR SUS SENOS, CHUPANDO SUS PEZONES, TIRÁNDOLOS SUAVEMENTE CON MIS LABIOS, MIENTRAS MIS MANOS RECORRIAN SU CUERPO.

MI TIA AURORA TOMÓ MI CABEZA, ACARICIÁNDOME MIENTRAS YO ME DEDICABA A CHUPAR SUS PEZONES, LO QUE PARECIO AGRADARLE PUES SUS CARICIAS FUERON HACIÉNDOSE CADA VEZ MAS FUERTES, AL PUNTO DE QUE TERMINÓ APRETANDO MI CABEZA A SU PECHO, EMITIENDO GRITITOS DE GOZO.

“QUE RICO, MIJITO, QUE RICO”

MIS MANOS RECORRIAN SU CUERPO A VOLUNTAD, HASTA LLEGAR A SUS NALGAS, LAS QUE EMPECE A ACARICIAR MIENTRAS SEGUIA BESANDO LOS SENOS DE MI TIA QUERIDA.

“SI, MIJITO, SI. SIGUE CHUPANDO, SIGUE, SIIIII”

UNA DE SUS MANOS SE ESCURRIO POR ENTRE NUESTROS CUERPOS Y SE APODERO DE MI VERGA, QUE NO HABIA PERDIDO SU VOLUMEN AUN. LA LLEVO A LA ENTRADA DE SU GRUTA Y LA PUSO AHÍ. SIN ESPERAR INSINUACION ALGUNA LA PENETRE NUEVAMENTE.

“¡QUÉ RICO ERES, MIJITO, QUÉ RICO ERES!”

Y MI TIA RECOMENZO SUS MOVIMIENTOS DE METE Y SACA, PARA TERMINAR ACABANDO MAS PRONTO QUE LA VEZ ANTERIOR, PROBABLEMENTE PORQUE MIS CARICIAS PREVIAS LA HABIAN PUESTO A PUNTO ANTES DE LA PENETRACION.

“¿TE GUSTÓ?”

AHORA ERA MI TURNO DE PREGUNTAR, SATISFECHO DE LA LABOR CUMPLIDA Y SABIENDO SU RESPUESTA.

“¡ESTUVISTE GENIAL,. CARIÑO!”


MIS MANOS, QUE DESDE QUE ELLA HABIA ACABADO SE MANTENIAN ACTIVAS TOCANDO SUS SENOS, SU ESTOMAGO, SU VULVA, SUS NALGAS. ESPECIALMENTE SUS NALGAS QUE TANTO ME ATRAIAN.

“PERO ESTO NO HA TERMINADO. AUN QUEDA MAS, AURORA”

Y SIN ESPERAR ME PREPARE NUEVAMENTE PARA LA PENETRACION, A LA QUE ELLA SE PRESTO DE MUY BUEN GRADO.

“AHORA VAMOS A ACABAR LOS DOS JUNTOS, TE PARECE?”

LE DIJE MIENTRAS INICIABA LA INTRODUCCION. ELLA, HACIENDO UN GESTO DE ALEGRIA MIENTRAS MI INSTRUMENTO LA PENETRABA, MOVIO LA CABEZA CON ENTUSIASMO Y EMPEZO A SECUNDARME EN LOS MOVIMIENTOS.

“SIGUE, MIJITO, SIGUE”

“TOMA MAS, AURORA, TOMA”

“METEMELO TODO, MIJITO, METEMELO”

“¿QUIERES MAS?”

“SI, MIJITO RICO, SI”

“TOMA, AURORA, COMETELO TODO”

“RICO, SI, RICOOOOOOO”

“SI, MIJITA, RICOOOOOO”

“YAAAAAA, MIJITO, YAAAAAAAAAAA”


PRONTO NUESTROS METE Y SACA SE HICIERON MAS INTENSOS Y LA RAPIDEZ QUE LE IMPRIMIAMOS ERA CADA VEZ MAYOR, HASTA QUE AMBOS SENTIMOS QUE EL CLIMAX SE APROXIMABA. ESPERE A QUE ELLA EMPEZARA A CURVAR SU CUERPO, EN CLARA SEÑAL DE QUE ESTABA ACABANDO, Y AUMENTE MIS METIDAS Y SACADAS, LOGRANDO TERMINAR JUNTO A ELLA.



DESPUES DE UNOS MOMENTOS DE DESCANSO, NOS LEVANTAMOS A ESPERAR A MI MADRE QUE PRONTO LLEGARIA. RAPIDAMENTE PREPARAMOS ALGO DE ALMUERZO, MAS QUE NADA PARA QUE SE VIERA QUE HABIAMOS USADO LA COCINA Y ASI DISIMULAR NUESTRAS VERDADERAS ACTIVIDADES DE ESA MAÑANA.

DESPUES DE UN LIGERO ALMUERZO, DECIDIO IRSE PARA QUE CUANDO LLEGARA SU CUÑADA NO NOTARA EN ELLA LOS EFECTOS DE LA SESION DE SEXO QUE HABIAN TENIDO TIA Y SOBRINO Y QUE PUDIERAN DELATARLA. ME DIJO QUE VOLVERIA AL DIA SIGUIENTE Y QUE ESPERABA QUE NOS ENCONTRARAMOS NUEVAMENTE A SOLAS.

ME ABRAZO Y BESO APASIONADAMENTE, LO QUE DESPERTO NUEVAMENTE EN MI LOS DESEOS POR ELLA Y CONTRA LA PUERTA LE SUBI EL VESTIDO, CORRI A UN LADO SU CALZON Y LE METI MI VERGA, EN UN DESESPERADO Y ULTIMO ACTO SEXUAL DE ESE ENCUENTRO TAN INESPERADO.

CON MI LECHE EN SU VULVA MOJANDO SUS CALZONES, SE FUE CON EL ROSTRO LLENO DE FELICIDAD PORQUE MI PASION LE HABIA DEMOSTRADO QUE ELLA ERA AUN UNA MUJER QUE PODIA TENER UNA VIDA SEXUAL ACTIVA Y QUE PODRIA SATISFACER A CUALQUIER HOMBRE EN LA CAMA. CLARO QUE POR AHORA SOLO LE INTERESABA SATISFACER A SU SOBRINO, AL QUE VERIA AL DIA SIGUIENTE.



Autor: Salvador
Dirección: demadariaga@hotmail.com

Otra Noche Loca de Sexo

Comentarios (0)

Hola que tal, soy Eva de nuevo y les voy a contar a todos otra de mis aventuras con mi hermano Juan Jesus.

Pero antes, quisiera daros las gracias por la cantidad de gente amigos /as que me han escrito contandome que les gustaba mis relatos. Pues chicos, chicas aqui teneis otro y espero seguir contando con vuestras opiniones.

Bien, vamos a lo que interesa ¿verdad...?...mi relato.Esto sucedio hace unos dias, mi hermano y yo, nos fuimos con una prima al cine y despues de marcha.En un pub, mientras mi hermano, jugaba con unas amigas, mi prima y yo fuimos a ver si nosotras encontrabamos a mi otra prima.Pero, no pudimos encontrarla ya que se habia ido, por lo cual, regresamos cada uno a su casa.

Cuando llegamos mi hermano y yo a nuestra casa, vimos que ho habia nadie, nos fuimos cada uno a su dormitorio y nos pusimos una ropa mas comoda.A continuacion, vimos una nota en el frigorifico diciendo que nuestros padres, habian tenido que salir por problemas familiares y que no volverian hasta el dia siguiente.Asi que cenamos los dos juntos y luego, nos pusimos a ver la television.

-¿Qué quieres ver, Eva...?

-Pues me da igual ...

Comenzo a hacer zapping por las cadenas de la television pero no encontramos nada, pero al final, aparecio un pelicula romantica (eso era lo que parecía).

El como estaba pegadoa a mi, acerco sus labios a mi oreja y me dijo en voz baja

-No sabes cuánto te amo...

-Yo tambien te quiero...

Nos miramos a los ojos, me acaricio la cara y nos besamos.Fue un beso realmente muy apasiondo.

Cuando terminamos de besarnos, miramos la televisión y nos dimos cuenta de que la película era pornográfica y veíamos cómo se daban una mamada profesional en la pantalla.Comenzamos a excitarnos los dos y entonces, mi hermano me puso una de sus manos en mi muslo y me dijo...

-Eva, ¿has visto loque estan haciendo esos...?

-Pues claro, que los veo...¿y que...?

-Pues que habia pensado en que...estamos solos...tu y yo...toda la casa para nosotros...

-Joder Juanje, ¿quieres que hagamos nosotros ahora mismo eso...?

-No eso no...mucho mejor que eso...todo...

-No se, ahora mismo...

-Si Eva, ademas por fin hoy estamos tranquilos los dos y solos...

-Es verdad...mmm...De acuerdo Juanje, hagamoslo.

Dicho esto, nos abrazamos y nos fundimos en unos besos muy apasionados, mientras nuestras manos recorrian nuestros cuerpos

Empezó a besarme y fue bajando poco a poco. Yo estaba muy excitada por lo que, cuando llegó a mi pecho, mi respiración se entrecortó, mientras yo acariciaba su espalda. Se levantó un momento y me dijo:

-Eva, vamonos al dormitorio

-No Juanje, para que perder tiempo, Hagamos el amor, aquí mismo...-dije yo

Entonces, se apartó un poco de mí y comenzó a desabrocharme la blusa, mientras yo iba sacándole su camisa. Terminó de sacársela él mismo y desabrochó mi sostén...

-Guauu Eva...mmm...como me gustan tus tetas.

-Pues son todas tuyas...Juanje...

Yo me sente sobre él haciendo que chupara mis senos, los mordía suavemente mientras yo gemía y me movía sobre él, sintiendo cómo su verga ya había crecido. Mientras él me chupaba, meti la mano yo fuí desabrochando su pantalón.Se la metí por dentro del mismo y sentí que estaba muy caliente, la agarré con mis manos y él empezó a gemir.

-MMM...que calentita la tienes...hermanito...

-Si hermanita...mmm...manoseamelaaa... 

Nos pusimos de pie los dos Cuando, al fin, logré quitárselo, pude ver aquel pene grande y muy erecto. Ahí estaba, desnudo completamente. Me quedé parada, con el pecho desnudo, y se sentó debajo de mí, metiendo sus manos en mi falda, acariando mi trasero.

Bajó mi falda junto con mis bragas de una sóla vez, quedando yo desnuda totalmente. Se levantó un poco y se dió cuenta de lo mojada que yo estaba, sacó su lengua y la pasó por mis virginales labios, lo que hizo que yo lanzara un gemido muy fuerte...

-Asi Juanje...mmm...chupamelooo...

Me sentó en el sofá con las piernas abiertas, metió su lengua en mi vagina haciéndome gritar de placer, así lo hizo durante unos minutos.

Cada vez con más fuerza, metía y sacaba su lengua de mí.Despues, de chuparmelo un rato, se levanto, se puso enfrente de mi con lo cual, su pene quedaba en dirección a mi boca y dijo...

-Anda Eva, trabajamela un poco

-Si...ahora mismo

Claro, no pude resistir la tentación de mamarlo y lo acaricié en la puntita, mientras él me decía

-Más, así, así...mmm...

Quise que gritara como yo. Metí su pene completo en mi boca y gritó.

-Siii...asi...mmm...asiii...oouuhh...

Empecé a mamárselo más a prisa y sentí como al rato de chuparselo, se venía en mi boca, por lo que hice que se sentara en el sofá.

-Evaaa...aaauuuhhh...me corrooo...

Así lo tuve, desnudo y con el pene erecto completamente dentro de mi boca, hasta que se corrio por completo.

Despues, me tomó de las manos y me sentó sobre él.Mientras nos besabamos y nos acariciabamos, senti como su verga se ponia nuevamente muy dura.Asi que mientras lo besaba, se la coji, la apunte a mi vagina y me la introduci por completo, los dos al momento suspiramos de gusto...

-Evaaa...aaahhh...

-Juanjeee...ooouuuhhh...asi...

Su pene es muy grande y me hizo daño de nuevo, pero es el dolor más rico de todo el mundo, y me excité mucho más al ver cómo cerraba los ojos mientras me sentaba sobre él...

Cuando ya estaba casi todo dentro de mí, me tomó de las nalgas y me dió un empujón hasta la raíz, por lo que gritamos los dos llenos de placer. Nos quedamos así un momento hasta que de pronto me agarró de las caderas y me levantó. Empecé a moverme tambien, primero lento pero luego fue más rápido, más fuerte, por lo que tuve un violento orgasmo...

-Asi Juanje...ooouuhhh...metemela asiii...

-Eva...mi amor...que deliciosa eres...aaahhh...

Sentí que me desgarraba pero yo seguía saltando, cabalgando.Gritaba desesperada y el también. Ya casi no podía resistir, así que él me cargó y me puso debajo. Me embistió como una bestia y me vine una vez más. Era realmente delicioso lo que estaba sintiendo. Yo ya no podía más, ya nos veníamos juntos, pero antes de eso me dijo...

-Anda Eva, ponte a 4 patas...

Me puse y note como su verga se introducia por completo nuevamente dentro de mi cueva.Me agarro por las tetas y comenzo a embestirme de nuevo.Al rato la saco y de pronto, sentí cómo aquel tronco me penetraba por el ano...

-AAAHHH...JUANJEEE...

Mis gritos eran desgarradores pero después de unos empujones me sentí en la gloria.Él seguía empujando más fuerte y gritaba conmigo...

-¿Te gusta eh...?

-Siii...aaauuuhhh...muchooo...

Ya no pudimos aguantar más. Me puso nuevamente debajo de él y me embistió desesperadamente, fue muy rápido.A continuacion la saco, se la masturbe un poco y se corrio.Su leche me lleno mis tetas, mi cara, mi pubis...en fi, todo mi cuerpo.

Despues, el se tumbo en el sofa y yo me tumbe encima de el mientras hablabamos.

-¿Te ha gustado, Eva...?

-Si Juanje, muchisimo...ya sabes que me encanta hacerlo contigo

-A sido magnifico volver a hacerlo de nuevo.

-Si, es verdad.Por fin hoy estabamos solos de nuevo.

Bueno, despues nos fuimos al dormitorio y nos quedamos profundamente dormidos despues, de la sexion de sexo que nos habiamos dado.

Padre o Tio

Comentarios (1)

Empezaré relatándoles, que soy el tercero de tres hermanos, siendo yo el único varón, intermedio entre mis dos hermanas, las cuales se llevan únicamente un año de diferencia. La siguiente historia tuvo lugar hace años, aunque ya verán que las consecuencias las sigo sufriendo hasta la fecha.


Mi hermana mayor, Cristina, teniendo 18 años de edad, realmente era una preciosa hembra de esas que con verlas, tienes ganas de cogértela. Para que se den una idea, ella era alta, bailarina de ballet, por lo que pueden imaginarse que cuerpazo tenía, senos grandes pero redondos y duros, una cintura sumamente breve y un culo, totalmente proporcionado, paradito y piernas de lo más bello que he visto en mi vida. Además que tenía una personalidad tremenda.


Como podrán comprender, a mis 15 años, en esa época, Cristina era la musa de todas mis masturbaciones, sobre todo cuando a escondidas robaba yola minúscula ropa interior, cuyo olor a mujer en plenitud, me excitaba al máximo.


La calentura por mi hermana mayor fue creciendo a tal grado, que apoyado por la rigidez familiar de esa época, me convertí en el acompañante obligado de ella para poder salir con su novio, al cual como podrán imaginarse envidiaba yo mas que a nadie en el mundo, con la única finalidad de poder acariciar tímidamente su muslo o su pantorrilla, al ir los tres en el asiento delantero del auto de mi afortunado cuñado o sobarle a mi antojo el muslo que quedara junto a mí, con la complicidad de la oscuridad de la sala del cine, mientras su novio se daba gusto, sobandole los pechos, besando sus labios y su cuello.


Ella, tal vez con la intención de que yo le diera cierta libertad para sus cachondeos, nunca comentó nada de lo que yo le hacía a escondidas.

Una mañana, al descubrir que Cristina era la única que dormía, ya que todos estaban en la parte delantera la casa, la encontré tirada en su cama bocabajo, tendida cual larga era, con un pequeño pantaloncillo de tela de camiseta, que dejaba al descubierto por lo flojo de las piernas, el nacimiento de sus preciosas nalgas y una blusita de la misma tela, que apenas le cubría media espalda, pudiendo verse sus pechos aplastados contra la cama.


Mi erección fue brutal, unas ganas enormes de masturbarme me embargaron, pero pudo más el atrevimiento de acercar mi boca a sus piernas, las cuales le recorrí de arriba abajo, hasta meter mi lengua en la comisura que formaban el nacimiento de sus nalgas. No se cuanto tiempo estuve relamiéndola, hasta que no soportando más, un chorro de liquido caliente mojó mis pantalones de pijama, por lo que salí corriendo a limpiarme.


Sin entender hasta la fecha el porqué, ella me dejó hacer libremente en esa ocasión, sin mover siquiera una pestaña. Ni para oponerse ni para entregarse plenamente.


El temor de su reacción al levantarse, me asaltó todo el día, pero por razones que tampoco entiendo hasta ahora, nunca dijo nada a mis padres, lo que me hizo pensar en mi calenturienta mente que ella estaba de acuerdo y había disfrutado de mis caricias, lo que me dio valor para seguir con mi adicción de sobarle las piernas bajos las mesas, situación que un día, de modo inesperado para mí, ella rechazó violentamente y bajo la amenaza de delatarme con nuestros padres, dejé de realizar.


Así pasaron 3 años, yo deseando enfebrecidamente a mi hermana Cristina, conformándome con atisbarla por la rendija que la puerta de su cuarto dejaba al no empalmar perfectamente su marco en el muro. No se cuantas veces me masturbé mientras a través de mi cómplice rendija contemplaba su exquisita desnudez al vestirse frente al espejo o al bailar desnuda sobre su cama, admirándose ella misma.


De repente, la noticia cayó como bomba. La mujer de mis sueños, la preciosura que deseaba más que nada en el mundo, Cristina, mi adorable y sensual hermana mayor, se casaba.


A sus 21 años entonces, la descripción echa por mi anteriormente se quedaba corta. A todos los atributos anteriores, agréguenle la madurez que iba ya apareciendo en ella, además de que yo cumplía entonces 18 años, y los escarceos sexuales con las novias, hacían crecer en mi el deseo hacia mi hermana que sin darme cuenta fue cambiando.


Ya no quería espiarla, ni tocarle las piernas, ni atisbar por debajo de sus faldas o shorts, no, no, ahora quería cogérmela, me la imaginaba excitada, jadeando como perra mientras me la bombeaba, me la imaginaba masturbándose para mi, mamándome mi instrumento que a gritos me pedía ya poseerla.


El día llego y Cristina se casó, partiendo hacia su luna de miel con el infeliz de mi cuñado, que seguramente debe de haber disfrutado como loco de tal preciosidad.


A la semana, regresaron del viaje de bodas por cuestiones de trabajo, y por estar en construcción su casa, vinieron a vivir con nosotros, ocupando su habitación de siempre. Verla regresar fue un boom para mí. Le había sentado a las mil maravillas el matrimonio y el sexo de manera activa. Estaba mejor que nunca.


Empecé entonces de nuevo a disfrutar de mis espectáculos privados, evitando porque no podía soportarlo, atisbar cuando mi cuñado le estuviera dando su ración de miembro, que como supondrán, estando recién casados era casi a diario.


Encontré otra novedad. Cristina ahora al levantarse de la cama y antes de meterse a duchar, ya que mi cuñado se había marchado a su trabajo, y encontrándose por lo general totalmente desnuda, se masturbaba dedeándose y ofreciéndome, sin saberlo, un espectáculo que solo yo pude observar, derramándome junto con ella muchísimas veces.


Una idea insana empezó a darme vueltas en la cabeza. Yo pasaba mucho tiempo en casa solo con ella, ya que por mi edad, me encontraba yo en vacaciones semestrales, mientras que mi otra hermana, mis padres y mi odiado rival, digo cuñado, iban a trabajar. Tenía que aprovechar esa situación.


El madurar un plan para poseerla, me excitaba fuertemente. Ya no era la fantasía que nunca se cumpliría. Estaba yo pensando cogerme a mi hermana y era muy en serio.


La oportunidad se me presentó antes de lo que yo pensaba. Con motivo del cumpleaños de mi padre, éste nos invitó a todos a cenar a un lujoso restaurante de moda. Levaba yo conmigo un par de pastillas molidas, que mi madre usa para dormir cuando por el estrés del trabajo- ella es maestra- no puede dormir y con las cuales pensaba yo drogar tanto a mi preciosa hermana como a mi cuñado. A la primera oportunidad, al levantarse para recibir y saludar a unos tíos que entraban buscando a mi padre para felicitarlo, vacié dicho polvo en los dos vasos, y decidí pacientemente esperar que llegara el momento de irnos a casa.


Mi pene empezó a pararse, cuando empiezo a notar que tanto Cristina como su marido, empezaban a bostezar frecuentemente, por lo que se disculparon para retirarse. Es comprensible-comentaron todos- son recién casados.


Al rato, mi padre invitó a todos, a tomar una copa en un bar, incluyendo a mi otra hermana con su novio, invitación que obviamente yo rechacé, aduciendo que había hecho compromiso con unos amigos y todavía podía yo darles alcance.


Como se imaginarán, rápidamente llegué a mi casa, y corrí hacia la habitación de mi hermana mayor.

Ella y su marido dormían tendidos en la cama, ella bocarriba y el recostado sobre un costado de su cuerpo. Los 2 semidesnudos, me hacían pensar que ni siquiera habían tenido relaciones, pues estarían desnudos, y se encontraban a medio vestir, además que el olor a sexo recientes es inconfundible.


Llamé fuertemente a Cristina, por su nombre, a gritos, sacudí a mi cuñado violentamente, pero no respondieron y empezó una erección en mi miembro, que jamás he vuelto a tener. Desnudándome rápidamente, cargué a mi hermana semidesnuda entre mis brazos y me la lleve a mi cuarto no sin antes cerrar perfectamente la puerta del suyo.


Al depositarla sobre la cama, no pude más que admirarla. Sus pechos desnudos, firmes, coronados con preciosos pezones rosas, fueron un imán para mis labios que tímidamente primero y luego con desesperación, fueron presa de mi boca, sintiendo como aumentaron rápidamente de tamaño, poniéndose duros y cada vez más apetitosos.


Mi primera intención, fue montarla y venirme dentro de ella, pero pensé que la tenía para mi toda la noche y debía disfrutarla. Lentamente, le recorrí todo el cuerpo, todo, con la boca.


Besé sus ojos cerrados, su boca entreabierta, su lengua que floja estaba a merced de la mía, su estilizado cuello, sus enrojecidos pezones, su ombligo perfecto, brincando su ranura aun cubierta por un pequeño calzón, lamí hasta el cansancio sus muslos aterciopelados y bese finalmente sus cuidados pies.


Entre nubes, oí que mis padres llegaban a casa, cerrando su habitación sin nada que llamara su atención, lo que acabó de decidirme a que mi hermana sería mía toda la noche.


Delicadamente le quité el pequeño calzoncito, dejando al descubierto su exquisita vagina, finamente custodiada con una mata de vello cuidadosamente recortado, cuyo aroma me embriagó de inmediato.


Separándole las piernas, perdí mi lengua en el interior de su raja, encontrando rápidamente la respuesta de su clítoris, causándole un ligero temblor. Le lamí el coño, hasta que sentí que sus jugos me ahogaban. Su inquietud era ya considerable, aunque al no contestarme, era claro que seguía inconsciente y la excitación estaba haciendo presa de ella, pero por reflejo únicamente.


Entonces, no pudiendo aguantar mi excitación, puse la cabeza hinchada de mi pene en su rajada, y de un certero puyazo la penetre completamente. Que rica era mi hermana, no me equivoque al pensar que era un verdadero manjar.


Moviéndome frenéticamente, mientras la sobaba por todos lados y chupaba sus pezones, conseguí en Cristina un inconsciente orgasmo. Involuntariamente sus bellas piernas se crisparon al máximo y contrajo su vagina apretándome tan fuertemente el miembro que le entraba y le salía que hizo que me viniera estrepitosamente dentro de ella. No me había dado tiempo de retirar mi pene. La leche escurría abundante de mi miembro alojándose casi en su totalidad en su vagina. Asustado, me retiré al terminar de chorrearme, pero el deseo me volvió a poseer y empecé de nuevo a bombearla hasta que una segunda erección apareció y ella respiraba agitadamente. El segundo fue mejor por ser mucho, más largo. ¡Como la fornique toda la noche!


Cuando empezaba a aparecer el nuevo día, sumamente cansado pero más enamorado de ella que nunca, la limpié cuidadosamente, volví a colocarle el pequeño calzoncillo, y cargándola de nuevo, con mucho sigilo, la lleve a su habitación colocándola de nuevo junto al cornudo que dormía profundamente.


Por ser fin de semana, nadie se levantó temprano ese día. Cuando finalmente lo hicieron, mi cuñado comentó el dolor de cabeza tan fuerte que tenía y Cristina corrigió que también el cuerpo, sin imaginar que su dolor correspondía a toda una noche de estar recibiendo pene.


Los siguientes 2 meses, fueron copias casi al carbón de la noche relatada, mi hermana era dormida por mí y luego salvajemente cogida todos los fines de semana, hasta llegar el momento de cogérmela en su misma cama, acostada junto a mi también sedado cuñado. cambiando desde luego el motivo por el cual estábamos solos.

Yo me convertí así, en el amante de mi hermana, sin ella imaginarlo. Me la cogí en todas las posiciones posibles, llegando incluso a cogérmela por el culo, situación que le provocó una tremenda inflamación en el ano, que la preocupó verdaderamente, aunque fue pasajera.


Comprendí entonces, que ese delicado y bello orificio, era vetado incluso para su marido, lo que hizo que penetrarla analmente, fuera parte infaltable del rito de poseerla.


De pronto, un día, otra noticia bomba: Mi hermana Cristina estaba embarazada. La duda surgió de inmediato en mí, puesto que al vaciarme siempre en su interior, podía yo haberla embarazado.

Lo impactante de esta noticia, aunado al término del arreglo a su casa, hizo que yo no volviera a tocarla.


El embarazo fue un infierno. No dejaba yo de pensar mil cosas. Finalmente llegó el momento, y cuando llego al hospital a visitar a mi hermana, todos los presente felices por el nacimiento, bromean conmigo: ¡que bárbaro! ¡Como se parece a su tío! ¡Parece su hijo!


FIN

Medico

Mi Suegra

Comentarios (0)

Me había puesto de novia con Mabel, que como toda su familia eran pacientes míos. Me había conquistado desde el día en que la conocí. Era rubia, de ojos celestes y piel blanca. Pequeña de estatura pero de cuerpo armonioso. Su cintura estrecha, sus senos grandes y duros remataban en un pezón oscuro y generoso que la hacían deseable para cualquier hombre.

Estaba separada y tenía dos hijos pequeños que junto a su madre constituían el motivo de su vida. Vivían en una casa antigua remodelada que con las reformas pensábamos compartir.

Su madre me endiosaba desde que me asumió como médico de la familia y pasé a ser el consultor de todas sus cuitas aun antes de enterarse de que salía con su hija. En un principio la alteró el saber de mi relación sentimental con Mabel, pero luego se trasformó en mi cómplice incondicional. Se ocupaba de sus nietos para permitirme disfrutar de Mabel cuando dos veces a la semana almorzaba con todos ellos y luego, Elsa los llevaba al parque mientras nosotros dormíamos la siesta y hacíamos el amor.

Mabel era fogosa en la cama y le encantaba jugar conmigo. Hacíamos el amor sin tabúes. Además solíamos jugar con un par de consoladores que le regalé, fantaseando con situaciones eróticas. Era maravilloso ver ese cuerpo de piel tan blanca con el vello rubio y los pechos de pezones turgentes, moviéndose a instancias de su calentura, pidiéndome que le hiciese olvidar a su marido ausente, y luego entre jadeos y gemidos se daba vuelta, ofreciéndome la cola al abrirse las nalgas con sus dos manos, para que le introdujese la verga y la hiciese gritar y gozar. Ese recuerdo de su ex esposo hacía que me excitase aun más y terminaba con un orgasmo ruidoso abrazado a Mabel que me besaba con pasión haciendo más íntimo el contacto.

Luego nos bañábamos juntos, penetrándola por delante y por detrás hasta terminar exhaustos y satisfechos. Cuando retornaba Elsa con los chicos, nos miraba con malicia y siempre hacía un comentario intencionado aludiendo a la cara de felicidad de Mabel y al cansancio mío luego de esa “siesta” voluptuosa. Mabel ruborizada eludía hacer comentarios al respecto, pero Elsa encontraba mi sonrisa cómplice y yo le sugería con doble intención lo maravillosa que resultaban esas tardes en soledad con Mabel.

Mi suegra machacaba permanentemente sobre la felicidad de Mabel, que luego de varios años había encontrado en mi compañía la contención y el placer. Reconocía que la notaba radiante, sobretodo luego de nuestros encuentros íntimos. Un día, estando los tres solos sin los chicos, ante una nueva insinuación, Mabel se alteró y para terminar con el tema, le aclaró que efectivamente, yo la hacía muy feliz en la cama donde jamás había gozado con su marido y había encontrado en mi persona el complemento ideal para disfrutar del sexo en todo el sentido de la palabra. Groseramente le espetó que el tamaño de la verga y la lujuria con que yo la cogía eran suficientes para desearme y entregarse con todo amor y pasión.

Mi suegra quedó atónita con la confesión de su hija pero finalmente se disculpó agregando que le tenía una sana envidia, pues ella antes y luego de su viudez, jamás había tenido una satisfacción como Mabel le narraba.

Transcurrieron algunos meses y una tarde en que Mabel y los chicos debieron ir al centro por unos trámites, me acosté a dormir la siesta hasta la hora del consultorio, con la promesa que mi suegra me despertáse si me quedaba dormido. La habitación daba a un pasillo, y no tenía ventanas. Cerré la puerta de dos hojas y la pieza quedó totalmente a oscuras. El cansancio y el ruido del ventilador de techo hicieron que me durmiese profundamente.

Habría pasado una hora, cuando entre sueños me pareció que alguien entre las sábanas me acariciaba el miembro. Me acomodé y comprobé que no era un sueño. Supuse que era Mabel que había regresado, pero al observar la luz que ingresaba por la puerta entreabierta observé sobre la silla el deshabillé que llevaba mi suegra durante el almuerzo. Quedé inmóvil por un instante, pero ante la caricia del pene y los besos y lamidas desde el glande al tronco, no me pude resistir y la destapé. La atraje con mis manos para que no se detuviese y casi la ahogué. Elsa seguía tragando mi verga con fruición y en un respiro, elevando su rostro me pidió perdón, justificando su acción por la necesidad de gozar luego de tantos años de abstinencia sexual. Había quedado impactada luego de la confesión de su hija y no pudo resistir al llamado del sexo, sediento de sentir una verga dentro de su vagina inexplorada desde hacía tanto tiempo. Me confesó que me deseaba desde antes que saliese con su hija.

Me incorporé, la coloqué de espalda y pude comprobar la lozanía que aun conservaba su cuerpo maduro. Delgado con algunas estrías, sus pechos grandes de pezones oscuros y generosos, tenían su encanto. Aproximé mi verga dura y palpitante jugando con el clítoris, pero cuando quise atravesar la vulva se negó aduciendo el dolor que le producía la sequedad de la misma. Urgido por el deseo y con la calentura que me embargaba al estar cogiendo a mi suegra le susurré al oído que iba al baño a buscar la vaselina para retornar enseguida.

Era una situación inesperada y mientras volvía a la habitación me masturbé lubricando el pene, que adquirió su máxima dimensión.

Cuando entré, prendí las luces y observé a Elsa tapada con la sábana. La quité de un tirón y admiré en toda su dimensión la figura de esa hembra madura. Elogió el tamaño de mi pene erguido pero abriendo las piernas y separando los muslos, me ofreció su sexo cubierto de un vello abundante. Cuando entre sus piernas, acerqué mi verga lubricada y unté los labios de la vulva abrió con sus dedos la entrada de la vagina, roja y húmeda y me suplicó que la penetrara no lo dudé, de un solo movimiento la penetré hasta el fondo. Gimió y me abrazó con sus piernas y agitó su pelvis con un ritmo desenfrenado. Experimentó un orgasmo tras otro. No me contuve y la llené de semen.

Terminé rendido pero Elsa no se conformó, se inclinó sobre mi miembro y lo tomó con sabiduría besándolo y lamiéndolo, hasta lograr que se endureciera nuevamente. Supe lo que quería y la volteé colocándola de bruces. Me situé por detrás como lo hacía con su hija, le abrí las nalgas y la penetré atravesando su orificio anal. Gritó de dolor y de placer al mismo tiempo, mientras mi verga entraba hasta la raíz y mis testículos golpeaban sus nalgas. Me afirmé con mis manos aprisionando sus senos y la sacudí desde atrás como un padrillo a su yegua en celo, y eyaculé derramando el resto del semen en sus entrañas.

Finalmente exhaustos, y mientras nos bañábamos juntos, me hizo prometer que jamás lo sabría Mabel a quien envidiaba luego de comprobar personalmente la veracidad de la confesión de aquella tarde de Abril

Munjol

Mi Tia

Comentarios (0)

Los veranos cuando era adolescente los pasaba en la Costa del Sol. Allí teníamos un apartamento. Era hijo único. Solíamos ser tres, con mi padre y mi madre, pero aquel verano se vino mi tía, la hermana de mi madre con nosotros.

Pasamos allí un mes.

Eran días de playa, paellas, helados y noches de cine de verano. Me pasaba el día empalmado, y sólo podía aliviarme en los ratos que pasaba en el baño puesto que dormía con mi tía. En el apartamento había dos habitaciones con dos camas. En una de ellas cabíamos mi tía y yo. Mi tía tenía entonces 34 años, tres menos que mi madre. Me despertaba por las mañanas como un burro y no se si ella se llegaba a dar cuenta.

Cuando paseábamos me quedaba mirando su culo fijamente. Me encantaba su carnalidad.

Una noche ponían en un cine una película de Clint Eastwood. A mi tía le dolía la cabeza y mi padre no tenía ganas de verla. Así que me fui con mi madre. Nos olvidamos las llaves y como volveríamos tarde, mi madre me mando ir al apartamento a coger las llaves. Por casualidad la puerta de entrada la dejamos abierta sin darnos cuenta. Pasé adentro y cogí las llaves. Fue cuando oí unos suspirazos. Procedían de la habitación de mis padres. ¡No había ningún error!. Mi padre se estaba trajinando a la hermana de su mujer. ¡Jadeaban como bestias!.

Los días siguientes me di cuenta de como engañaban a mi madre. Lo hacían constantemente. Se besaban casi detrás de las puertas. ¡Que sinvergüenza era mi padre! Y como yo soy su hijo tendí a imitarle.

Una calurosa noche, bajo la sábana y las olas del mar le dije a mi tía que les había visto. Ella no dijo nada. Debió quedarse petrificada. En ese momento comencé a masturbarme con mucha fuerza, a su lado hasta que me corrí con un ligero suspiro empapándome a mí, a la sabana y a ella. Esa fue mi costumbre durante los siguientes días. Fue como un chantaje.

Otra gran noche se acostó enfadada. De repente va y me dice en el oído:

- Tú padre es un cabrón que no quiere separarse de tu madre para casarse conmigo.

De pronto me cogió de la mano y se la puso sobre su clítoris. Estaba muy húmedo y me daba asco. Quise retirar la mano pero no me dejaba. Me enseñó a acariciarlo. Oí su fuerte respiración.

Me acercó su culo a mi cara, asustándome. Yo no sabía lo que hacia y le lamí las bragas y el agujero del culo. Mi polla ya estaba durísima. Me obligó a meterle un dedo en su vagina. Se movió como una leona. Note que me apretaban un pezoncillo. Y lo estaba haciendo con los dedos de su pie. Esa mujer me podía enseñar cosas que se me antojaban entonces inverosímiles. Para finalizar me pajeo con los dedos de su mano mi hinchado capullo. Lo hizo muy rápidamente provocándome el mayor orgasmo que he sentido jamás. Vacié toda mi leche sobre su camisón y su cuerpo dejándolo completamente pringoso. Recuerdo que grité.

Se llego a levantar mi madre, que golpeo la puerta con sus nudillos y nos pregunto, "que si nos pasaba algo".

Al día siguiente me desperté oyendo una discusión. Mi madre, mi padre , mi tía. Mi madre les había descubierto pero a quien echaba la culpa sobre todo era a ella y no a mi padre. Él muy cínico le dijo a ella que se marchara. Y eso hizo. No la volví a ver nunca más. Pero ha quedado en mi su recuerdo. ¡Dios como amo a esa mujer!. Mi tía. No he encontrado a ninguna otra en el mundo mejor que ella. La pobrecilla fue víctima del golfo de mi padre y de la estúpida de mi madre.

cunegundo

Mi Sobrina Mayor - Mi Sobrina querida

Comentarios (1)

 Mi sobrina mayor, Paula, estaba a punto de terminar su escuela secundaria y se encontraba excitadísima por la fiesta que preparaban con todos sus compañeros. Fiesta que tendría lugar luego de la graduación en una discoteca muy a la moda en nuestra ciudad en los tiempos que corren.

Una tarde vino a casa para consultar con mi esposa qué vestido podría llevar esa noche, que que quería estar "super", dado que todas las chicas querían ser la más elegante de la noche en cuestión.

Había traído una pila inmensa de revistas de moda y las dos la hojeaban discutiendo que este es lindo, pero le falta algo, no mejor este otro...

Le dije a mi mujer que íría a dar una vuelta por ahí para dejarlas tranquilas eligiendo el modelo para Paula.

Cuando regresé mi sobrina estaba a punto de irse y me pidió que la acercara hasta su casa. Llamé por teléfono a mi cuñada y le dije que en una media hora estaríamos por allí.

Una vez en el auto, el tema de conversación era su fiesta, su ropa, qué tipo de maquillaje llevaría, etc., etc.....

Le dije que había una boutique en el centro que tenía unos modelos muy lindos y que debería ir a verlos. Mi sobrina es de estatura median, piernas algo flacas, pero de senos muy abultados como la madre, ojos verdes y cabellos negros.

Me dijo que iría y me preguntó si no la quería acompañar. Quedamos en encontrarnos a la salida del colegio el jueves a las tres de la tarde. Como los negocios cierran alrededor de las 9 de la noche tendríamos bastante tiempo para recorrer algunas boutiques.

La recogí en la puerta del colegio. Estaba vestida con minifalda y una blusa blanca cortita, tan a la moda entre las adolescentes. Estaba muy linda, no provocativa, aunque sensual. Con esa sensualidad tan típica de las chicas de hoy.

En la primera boutique no encontró nada que le gustara así que recorrimos....cuatro más. Le pregunté si quería tomar algún refresco y así podríamos discutir sobre lo que quería llevar esa soñada noche. Eran ya las l7.30 y estaba cansado de entrar y salir de galerías comerciales.

Le dí una hoja de papel y le dije que dibujara el vestido que buscaba. Fuimos luego a otra boutique que conocía y en la que suponía que podría encontrar algo interesante. Llegamos y la vendedora nos mostró muchos modelos, hasta que uno encendió sus ojitos. Era un vestido negro ajustado con un corte hasta arriba de la cadera y bastante escotado, cosa que resaltaría sus senos. Era de una tela tipo lycra.

La ventaja, nos dijo la vendedora era que no tenía que ocuparse en comprar un lindo corpiño porque no necesitaba, dado el modelo. El único problema que tenía era que con cualquier bombacha que se pusiera se le marcarían las costuras, dado lo ajustado del vestido y el tipo de material en el que estaba confeccionado.

Mi sobrina dijo que eso no era obstáculo y que ya encontraría la solución.

Le dije que solo faltaban los zapatos, cosa que también le regalé, unos zapatos de tacos altos que realzaban su figura.

Mientras nos dirigíamos a casa le dije que me gustaría ver cómo se vería vestida con lo que compramos. ¿Qué te parece si vamos a casa, te lo probás y cualquier arreglo que haya que hacerle la tía lo hace?.

Habló por teléfono con mi cuñada para avisarle que pasaba por casa y que después yo la llevaba para no preocuparla.

En diez minutos estuvimos en casa y, para mi sorpresa, mi mujer no estaba. Había dejado una nota sobre la mesa del comedor anunciándome que se había ido al cine con unas amigas y volvería tarde, que cenara solo, que en la heladera me había dejado algo preparado.

Le sugerí a mi sobrina llevarla a casa y traerla el día siguiente para mostrarle el vestido a la tía pero insistió en probárselo ya que se moría de ganas.

Sin darme tiempo de responder se fue hacia nuestro cuarto y cerró la puerta. Al cabo de un rato me llamó. Estaba de pie delante de la cama y no podía creer que esa mujer fuera mi sobrina. ¡Estaba espectacular!

Me acerqué y le dije que no necesitaría peinarse, solo los cabellos sueltos y tal vez, una hebilla en el costado. Busqué en una de las cajas de mi mujer y elegí una de nácar. Se la puse en la parte izquierda de su cabeza y se la levanté para ver cómo le quedaba. Al levantar los hombros pude ver cómo sus tetas casi se escapaban de los tirantes del vestido.

La hice girar y me puse detrás de ella delante del espejo y le dije que levantara un poco los hombros al tiempo que la tomaba de los senos con las dos manos y se los levantaba para que los tirantes realzaran su figura.

Muchas veces la había tocado y nunca había sentido nada especial, dado la relación familiar, pero era la primera vez que la tocaba en un lugar tan delicado.

Noté que los pezones se erguían. Toqué las puntas y le dije que podría ser un problema que se le marcaran así. No retiré las manos y ella me dijo que no era nada, que al contrario era más sexy aquello.

Bajé las manos y palpé sus caderas y apenas pude descubrir su tanga que ni por delante se le marcaba. Cuando le pasé una mano por detrás dio un respingo y le dije que se pusiera de espaldas al espejo para ver si se marcaba la tanga.

Lo hizo y pude comprobar que nada se veía, tan solo su culito parado y duro, como había ya comprobado con mis manos.

Le dije que estaba preciosa y me alejé para que no se diera cuenta que estaba teniendo una gran erección.

Me comentó que tendría que depilarse porque la tanga era muy pequeña y los vellos se le salían por por el costado. Le sugerí ir a algún instituto conocido.

Ella continuaba de pie y yo recostado en la cama con los brazos cruzados detrás de la nuca y con mi bulto imposible de ocultar. Ella me miró y acercándome me dijo por qué no la depilaba yo. No lo podía creer.

Fui al baño a buscar la maquinitas, unas toallas, una tijera, una bolsa de agua y la crema de afeitar que suele usar mi mujer para esos menesteres.

Cuando volví a la habitación estaba sentada en el borde de la cama con el vestido subido hasta sus caderas. Tenía razón, una enorme cantidad de vello le salía de los costados.

La hice recostar y poniéndole una toalla debajo de sus caderas empecé a recortarle los pelitos que sobresalían.

Le pasé un poquito de crema y comencé a rasurarla. Cuando terminé le indiqué que se fuera a lavar y se fijara cómo le había quedado.

Cuando salió estaba sin tanga y con el vestido levantado y me pidió que le sacara un poquito más de vello. Me acerqué y comencé a recortar y mis ojos no podían salirse de sus labios vaginales, de un color rosado y algo brillantes. Sin querer se los rocé y saltó en la cama.

Le pedí que se quedara quieta porque la podía cortar y dos o tres veces más mis dedos acariciaron al descuido su vagina. Me acerqué para ver mi obra y no pude resistir la tentación de sacar mi lengua y pasársela sobre esos labios. No dijo ni hizo nada, así que continué. Mi lengua comenzó a introducirse y descubrí su clítoris, que metí golosamente en mi boca. En ese momento me olvidé de todo.

Le levanté las piernas sobre mis hombros y, de rodillas al borde de la cama, le empecé a chupar la vagina como un desesperado. Le fui metiendo un dedo y con la otra mano, me bajé el cierre y empecé a masturbarme, alcanzando mi verga un tamaño increíble.

Las piernas de mi sobrina me tenían como una presa y me empujaban hacia arriba. Le bajé los tirantes del vestido y le chupé los pezones rosados y duros como dos pequeñas frutillas. Me saqué la ropa y me quedé en slip con la verga colgando de un costado. Ella se sentó y me lo bajó.

Mi pene apuntaba directamente a su boca y se lo acerqué. Abrió sus labios y con la punta de la lengua me acarició la puntita y, de repente, se lo metió todo hasta el fondo. Cerré los ojos y me empezó a mamar de una manera exquisita e increíble.

Ni mi mujer lo había hecho nunca tan bien. La miré y sus ojos verdes se clavaron en los míos mientras me seguía chupando, dándome mucho placer.

Le saqué el vestido y ahí tenía a mi sobrina querida desnuda mamándome la pija como nadie lo había hecho nunca. Me volví a arrodillar y le dí una flor de chupada a su vagina y culo. Pedía que le hiciera de todo de tan excitada que estaba.

Me pidió que le metiera mis dedos y empezó a levantar las caderas rítmicamente, mientras se hundían en su sexo.

La hice subirse más en la cama y le empecé a frotar la cabeza de mi sexo en sus labios. Ella se mordía para no gritar. La calenté durante muchos minutos y al fin me atrajo hacia ella cerrando las piernas en mi cintura.

La penetré centímetro a centímetro, sintiendo como su vagina se apretaba en mi verga. Cuando la tuvo toda adentro, se la saqué y se la metí de un golpe.

Sus ojos se pusieron en blanco y empezó a temblar. Se aferró a mí como si fuera un naúfrago. Su orgasmo fue violento, largo. Lloraba y reía al mismo tiempo. Encontramos rápidamente el ritmo y acabamos juntos después de otros tres orgasmos de ella.

Me dejé caer de costado y le acaricié los pechos. La dí vuelta y le seguí el contorno de su culo con la punta de los dedos. Eso me hizo calentar otra vez. Ella permanecía boca abajo. Le deslicé una mano en su vagina y le metí los dedos, mientras le introducía suavemente un dedo en su culito virgen.

Me chupé el dedo para llenarlo de saliva y pude sentir como su esfínter se dilataba. Me incorporé y me puse encima de ella, le levanté las caderas y empuje delicadamente. Me costó bastante trabajo pero cuando la cabeza ya había entrado empecé a bombearla. Poco a poco fue entrando la verga mientras le acariciaba el clítoris con la mano.

No pude aguantar mucho y ella tampoco. Se la saqué y se la puse por delante. Le hundía mi pene hasta su base y le acabé hasta la última gota de semen. Me tomó la cabeza entre sus manos, me beso, entrelazamos nuestras lenguas y me dijo simplemente "Gracias tío".


Euge.

Mi Sobrina

Comentarios (0)

Cuando mi esposo me dijo que su sobrina Sandra, de 17 años, vendría a pasar una temporada con nosotros, me puse muy contenta, ya que me encontraba bastante sola en la casa a la que recientemente nos habíamos mudado, pues todavía no había hecho amistades en el nuevo barrio.

A Sandra hacía tres años que no la veía, o sea desde que tenía catorce, por lo tanto no estaba preparada para el cambio tremendo que se había efectuado en ella. De una niña con físico desgarbado y vestida como varón, a una extraordinaria mujer, de aspecto más que sexy y que sin duda debía despertar los instintos sexuales de cualquier hombre.

Cuando llegó a casa traía puesto una minifalda tableada que apenas le cubría las nalgas y una blusa en la que se notaban sus senos libres bajo la misma, mientras la ayudaba a acomodar sus cosas, pude notar que todo su guardarropas era en ese estilo: polleras cortas, shorts, pantalones que daban la sensación de ser de talles más chicos que el que ella precisaba y camisas y buzos más que sugestivos.

A los pocos días de estar con nosotros, me di cuenta que había empezado a salir con alguien, ya que la llamaba por teléfono varias veces al día y cuando salía ponía especial esmero en su arreglo.

Un día estaba en su cuarto y me llamó. Cuando entré vi que tenía desparramada la ropa en su cama y me preguntó que ropa se podría poner. Yo empecé a decirle qué ropa me parecía más linda, pero ella las rechazaba diciendo que "esa no, esa tampoco".

Le pregunté qué problemas tenía con la ropa, y ella me respondió que quería ponerse algo distinto, y me preguntó si yo no tenía algo que le pudiera prestar.

Le contesté que por supuesto que si, pero que no se hiciera ilusiones porque mi ropa era un poco más conservadora que la de ella, no en vano yo tenía 29 años contra los 17 de ella.

Su respuesta me extrañó, ya que dijo que le parecía bárbaro algo más convencional y nos fuimos a mi cuarto, donde yo le empecé a mostrar lo que le podría quedar bien.

Ella pidió que le permitiese probarse algunas cosas a lo que yo accedí sin problemas y se empezó a desvestir. Cuando se quedó en ropa interior, es decir sólo en bombacha, ya que en realidad no usaba sutien, pude apreciar realmente su cuerpo y era perfecto. Realmente perfecto. Su cola era redonda y bien llenita, sus senos, no muy grandes, eran erguidos y duros, sus piernas hermosas y largas y su cintura muy fina. Una verdadera belleza.

Se lo comenté y ella contestó "muchas gracias por el piropo, sobre todo viniendo de quien viene" ante lo cual yo pregunté "¿por qué?" .

"Porque vos sos una belleza, tenés un cuerpo sensacional" me dijo. Me reí de su comentario señalando que mi cuerpo no tenía nada que hacer al lado del de ella.

"¿Estás loca? ¡si sos divina!" exclamó riéndose, agregando "dejame verte" y se acercó para desprenderme el pantalón que tenía puesto. Yo medio me asusté de su actitud, sin saber muy bien que debía hacer, ya que a mi edad no estaba para empezar a hacer comparaciones de físico como si fuera una adolescente, pero ella no se inmutó y terminó de desprenderme el pantalón y me empezó a tirar del buzo hacia arriba. terminé ayudándola a sacarme la ropa y quedé en ropa interior, bikini y sutien, ya que mis senos eran bastante grandes y, si bien no precisaba sutien, me gustaba llevarlo por que si no quedaba demasiado provocativa.

Una vez que estuve semidesnuda, ella se puso a mi lado frente al espejo nos pusimos de costado y ella me puso una mano en las nalgas y dijo "¿ves? tenés una cola preciosa, mucho más grande que la mía" y me señaló los senos, diciendo "además tenés unos senos divinos y en realidad no precisás del sutien"

"No" contesté un poco incómoda de haber sentido su mano en la cola y ahora sobre mis senos, "no lo necesito, pero lo uso porque sino quedo muy provocativa".

"Eso es lo que yo necesito" dijo Sandra, "alguna ropa que no me haga muy provocativa y además necesitaría que me prestaras un soutien, si tenés alguno más chico" . Ante esta respuesta, le pregunté que a que se debía ese cambio, porque no parecía ser muy de ella el vestirse de manera no provocativa.

"Lo que pasa es que estoy saliendo con un muchacho de veintiocho años y me está apurando para que nos acostemos, pero me parece que todavía no estoy pronta, por eso no quiero ir con ropa muy sexy y quisiera llevar sutien además".

"¿Todavía sos virgen?" le pregunté, a lo que ella contestó que si con la cabeza, agregando, "me parece que me da un poco de miedo el acostarme con él"

"Bueno, pero ¿te gusta o no?" le pregunté a lo que ella respondió "si, muchísimo, sólo que me da miedo la primera vez".

"No te preocupes, ya llegará el momento en que lo desees y no te va a preocupar el miedo" le dije tratando de darle poca importancia a su miedo pero ella dijo "ya lo deseo con locura, no se como me contengo para no dejarlo que me coja, por eso es que le hago lo que le hago, para tratar de calmarlo"

Me asombró que hablara de ese modo tan crudo, y más ese comentario de "le hago lo que le hago" y le pregunté medio titubeando "¿que es lo que le hacés?"

"Y... lo calmo de otra forma" dijo Sandra, y agregó "ya sabés, lo acaricio y se la chupo. De esa forma lo voy postergando".

Cuando sentí este comentario un escalofrío me recorrió, la espalda y sentí que me excitaba al imaginármela y no supe que decir.

Ella se me acercó y me abrazó y murmuró "no se cuanto tiempo más voy a aguantar sin hacerlo". Yo también la abracé sin saber bien como actuar, pero un poco nerviosa al sentir su cuerpo contra el mío, su piel contra la mía y sus senos desnudos apretados contra los míos.

Ella siguió contándome que Jorge, su novio, era muy ardiente y que a él le encantaba que ella se la chupara, "incluso me acaba en la boca y yo me trago la leche" agregó con un tono algo excitado, "no sabés lo grande que es, casi ni me cabe en la boca".

Yo a esa altura también estaba excitada y le estaba recorriendo la espalda con mi mano, mientras seguía sintiendo su cuerpo cálido contra el mío y sus senos apretados contra los míos.

Con un esfuerzo me solté de ella y nos separamos. Al hacerlo pude ver en sus ojos un brillo extraño y su respiración agitada.

Terminó de elegir la ropa que iba a usar y se fue, en tanto yo me quedé algo incómoda por ese momento que habíamos pasado.

Al poco rato sonó el timbre y cuando fui a abrir me encontré a un excelente ejemplar de hombre, realmente atractivo, que me preguntó si estaba Sandra, agregando que era Jorge. Lo hice entrar y al pasar a mi lado sentí que me desnudaba con la mirada. Realmente no me extrañaba lo que Sandra sentía por ese hombre. Era un tipo capaz de lograr que cualquier mujer hiciese lo que él quisiera.

Cuando Sandra llegó, nos presentó y al despedirse de mí me susurró "¿no te parece divino?", a lo que para mi misma me contesté que si, realmente era divino.

Cuando llegó Esteban le conté que había venido Jorge a buscar a Sandra y que habían salido. El dijo que esperaba que ella se comportase bien, porque con la ropa que usaba sólo conseguía provocar a los hombres. A este comentario se me ocurrió que con Jorge no era necesaria una ropa determinada, era un tipo que se debía excitar muy fácilmente y te hacía excitar solo con la mirada.

Esa noche estuve más que necesitada de sexo y lo busqué a mi marido, pero el sexo con él era un poco convencional.

En realidad nunca se le había ocurrido acabarme en la boca, como me había dicho Sandra que le hacía su novio y cuando me chupaba el a mí tampoco me hacía acabar porque era sólo por algunos segundos, sólo como preparación.

Al día siguiente solo trabajé por la mañana porque tenía que hacer algunas cosas. Al regresar a casa más o menos a las dos de la tarde me fui a mi cuarto y me empecé a cambiar de ropa.

Cuando ya me había sacado el vestido sentí que la puerta de calle se abría y entraban Sandra y Jorge y se iban al cuarto de ella. Me extrañó que a esa hora estuviesen en casa, pero más me extrañó que ella lo llevase al cuarto.

De inmediato sentí que se empezaban a besar y acariciar. A los pocos segundos lo sentí a Jorge gemir y no pude resistir la tentación, por lo que me acerqué hasta la puerta de su cuarto, que habían dejado abierta, seguramente para sentir si alguien llegaba a casa, pero lo que menos se esperaban era que yo ya estuviese.

Al asomarme al cuarto de Sandra lo vi a Jorge acostado en la cama de Sandra, con los pantalones bajos y a ella sacándose la ropa mientras su cabeza estaba sobre la ingle de él.

Por los movimientos que ella hacía era evidente que se la estaba chupando, y los gemidos de él indicaban que ella sabía bien como se debía hacer.

Me quedé petrificada ante esa imagen, ya que si bien había visto dos o tres películas porno, nunca había visto a dos personas hacer el amor "en vivo" y a mi lado.

Sandra chupaba y chupaba el miembro de Jorge y en determinado momento se movió y pude ver lo que tenía en la boca. Realmente era grande como los de las películas, y por lo menos cuatro o cinco centímetros más largo que el de mi marido, además de más grueso.

Yo veía ese miembro desaparecer prácticamente todo en la boca de Sandra, y volver a aparecer, para que ella lo soltase y le pasase la lengua con un placer para ambos que era difícil de describir.

Después de tres o cuatro minutos de que se lo chupara, él le tomó la cabeza y la guió hacia arriba. Ella dijo "dejame seguir, te hago acabar así" a lo que él respondió "no, esta vez no, ya es tiempo de otra cosa".

"Mejor lo hacemos otro día, tengo miedo" dijo ella, pero él se mostró inflexible: "no , lo vamos a hacer ahora" y le empujó sobre la cama, terminándole de sacar la pollera y la bikini, dejando ver el pubis poblado de pelos negros, hacia donde se dirigió y la empezó a chupar a ella.

Después de algunos segundos se detuvo y se le subió encima, al tiempo que decía "esta vez no vas a acabar con mi lengua, vas a acabar con mi verga adentro". Al oír esto sentí un calor que me subía desde la entrepierna y me excité tremendamente, con una leve culpabilidad de excitarme mientras espiaba a mi sobrina y su novio, especialmente en el momento en que ella iba a perder su virginidad.

Ella gemía de excitación mientras él le iba apoyando su miembro erecto en su entrepierna, mientras ella se abría para recibirlo, aunque pedía "por favor, despacio, tengo miedo, despacio" a lo que él respondía "no te preocupes, sólo te va a doler un poquito al entrar y después la vas a gozar como loca".

Tal como él dijo, al entrar en su sexo, ella lanzó un corto grito cuando el terminó de romper su himen y jadeó algunos segundos, como si tratase de acostumbrarse, y de inmediato comenzó a gemir, pero no de dolor, sinó de excitación, mientras el subía y bajaba sobre su cuerpo, chupándole los senos con los pezones bien paraditos.

Sandra levantó más sus piernas y las cruzó encima de su espalda, como no queriendo que el fuera a salir de dentro de ella, aunque era evidente que él no tenía la intención de salirse.

Comenzó a jadear cada vez más fuerte, mientras gemía de placer en el evidente inicio de un orgasmo, el primero provocado por un pene dentro de ella. Cada vez Sandra se movía más rápido, al ritmo que le imprimía Jorge en la penetración.

El también se empezó a acercar al orgasmo y apresuró sus movimientos cada vez más, lo que trajo como consecuencia que también Sandra se apresurase en los movimientos y comenzase a llegar al orgasmo junto con él.

Ambos llegaron al mismo tiempo, notándose que disfrutaron tremendamente del orgasmo, y quedaron jadeando con los cuerpos unidos.

En ese momento se sintió la puerta de calle que se abría y la voz de Esteban preguntando si había alguien en casa.

Sandra y Jorge volvieron la cara hacia la puerta y me vieron parada allí, recostada sobre el marco, casi jadeando también por lo que acababa de ver, vestida sólo con biquini y sutien, y Sandra exclamó "Carola...".

Automáticamente yo entré y cerré la puerta del cuarto, quedándome adentro, y le pasé llave. Sandra dijo asustada, mientras intentaba salir de abajo de Jorge, "Si el tío me ve con Jorge me mata", Jorge se movió apenas para permitir que ella saliese y se quedó de costado, con su pene todavía semierguido, mirándome sonriente.

Yo me acerqué y le dije a Sandra que no se preocupara, que su tío no iba a entrar al cuarto, mientras los ojos se me iban hacia la entrepierna de Jorge y su miembro, grande y todavía erguido.

Ella, que captó mi mirada, dijo "viste que era verdad lo grande que la tiene". El medio se sorprendió y comentó riendo "¿Qué? ¿Estuvieron hablando de mí?" a lo que ella respondió entre risas que me había contado "algunas cosas".

Yo no podía separar los ojos de 'éso' y no respondí. Jorge también captó mis miradas, ya que eran evidentes, y más con el comentario de Sandra, y me sonrió mientras me preguntaba "¿que es lo que te dijo Sandra". Yo sin pensar en lo que decía le contesté "que la tenías muy grande".

Cuando dije esto los dos lanzaron una risa y vi que el miembro de Jorge pegó un saltito, como si se estuviera parando de nuevo, y eso era realmente lo que pasaba, porque le volvió a saltar y se empezó a levantar.

Jorge la miró a Sandra y al ver que ella se sonreía me tomó la mano y la dirigió a su miembro. Yo estaba asombrada y paralizada, y sin saber como reaccionar lo dejé hacer. Me apoyó la mano en su miembro y me preguntó "¿te parece que es grande?"

Yo, sin voz, le contesté que si con la cabeza, al tiempo que cerraba mi mano en torno a su miembro. Sandra a su vez dijo "viste que era cierto, y cuando se le para más casi no me cabe en la boca". Yo todavía no sabía que hacer, pero no podía abrir mi mano, y en realidad no quería hacerlo.

"Creo que ella tiene la boca más grande que vos y si le va a caber" dijo Jorge a Sandra. Yo lo miré primero a él e inmediatamente a ella y vi que Sandra le decía que si con la cabeza y una expresión excitada en los ojos.

Después oímos a mi marido a través de la puerta llamando a Sandra. Ella me miró asustada y yo contesté "Estamos aquí. No entres que Sandra se está probando ropa".

Jorge se acomodó más en la cama y me atrajo hacia él, empujándome la cabeza hacia su miembro al tiempo que susurraba "chupame la pija".

Yo me fui acercando lentamente, guiada por la mano de Jorge en mi nuca, y abrí la boca al acercarme a su pija, como el dijo. Me la introduje de a poco y realmente, como dijo Sandra, era enorme y tuve que abrir bien la boca para que entrara.

Mientras tanto, Esteban, al otro lado de la puerta del cuarto, le habló a Sandra diciéndole "Sandra, quiero hablar contigo"

"¿De qué?" preguntó ella sin sacar la vista de mi.

"No podés llegar tan tarde como anoche" contestó mi marido.

"Si no vine tarde, llegué a la una" dijo Sandra, sin sacar la vista de mi mientras le chupaba la pija a su novio.

"¿Y te parece que no es tarde? Si llegan a llamar de tu casa ¿qué les digo?" insistió Esteban mientras yo seguía con la pija de Jorge entrando y saliendo de mi boca.

"Que salí a pasear, no se van a hacer problema" insistió ella, con los ojos brillantes de excitación.

Mi marido se dirigió entonces a mi, diciéndome "Carola". Yo que estaba afanada con la pija de Jorge que me llegaba hasta la garganta, me la tuve que sacar de apuro para contestarle, mientras la sostenía con la mano, "No te preocupes que no hay problema, ella se sabe cuidar".

Mientras yo decía esto Sandra aprovechó para empezar a chupársela ella a Jorge, mientras yo la seguía sosteniendo en mi mano. Aproveché para cortar el diálogo diciéndole a mi esposo "andá, no nos molestes más, que ahora yo voy a preparar algo para comer" y al decir esto me agaché de nuevo sobre Jorge empujándola a Sandra para que le soltara la pija y me dejara seguir a mi.

Ella se separó con la cara roja de excitación y me dejó el lugar libre, por lo que me acerqué nuevamente a la pija de Jorge y me la introduje de nuevo en la boca, comenzando a succionar con más ganas que antes todavía, mientras sentía la mano de Jorge en mi nuca y otra mano, mas pequeña y suave que me acariciaba la espalda, llegando hasta mis nalgas.

Esteban se fue, pero antes dijo "bueno, acaben rápido y vengan".

Jorge ya estaba a punto de acabar de nuevo, yo no sabía que hacer y la saqué de mi boca, pero Sandra me dijo "seguí, hacelo acabar y vas a ver que divino es", ante lo cual yo me volví a meter en la boca esa tremenda verga, dura y palpitante, y moví mi cabeza hacia arriba y hacia abajo, metiendo y sacando la pija de mi boca, lamiendo la cabeza con mi lengua y sintiendo que se ponía más y más dura, para lograr, al cabo de poco más de un minuto, que Jorge se arqueara y eyaculara dentro de mi boca, llegándome hasta la garganta con su leche.

Al mismo tiempo que esa cálida corriente se derramaba en mi boca, Sandra, con su mano recorriendo mi espalda y mis nalgas, me dijo "¡trágatela, tragátela!" ante lo cual yo tragué el semen de su novio.

Después de este segundo polvo de Jorge, y como mi marido estaba esperando afuera, decidimos que Jorge se quedara escondido en el cuarto de Sandra, y que ella se fingiría enferma mientras yo iba preparar la cena.

A mi esposo le dije que Sandra no iba a bajar para la cena porque no se sentía bien, que yo le iba a subir algo después. Durante la cena, yo estaba muy nerviosa por la presencia de Jorge, por volver al cuarto con ellos, y también porque Esteban no se fuera a dar cuenta. Me causaba una gran excitación recordar que cuando el golpeó la puerta de Sandra yo estaba con ella y su novio, con la verga de él metida en la boca.

Al finalizar la cena, mi esposo subió a ver a Sandra, que estaba en la cama y se despidió de ella deseándole que se mejorara y que pasara una buena noche, a lo que le respondí que no se preocupara porque yo iba a quedarme esa noche en su cuarto para cuidarla. Sandra se sonrió excitadamente, pero mi marido no se dio cuenta.

Cuando él se fue a acostar yo me desvestí y me puse el baby-doll más provocativo que tenía y me fui al cuarto de Sandra, sin dejar de recomendarle a mi esposo que si sentía ruidos en cuarto de su sobrina no se preocupara.

Al entrar en el cuarto y cerrar con llave, Jorge salió de donde estaba escondido, debajo de la cama y me miró con una clara expresión de deseo. No era para menos, ya que mi ropa era solamente el baby-doll, sin sutien ni bombacha, en tanto que Sandra se destapó en la cama y se mostró totalmente desnuda.

Ante esta invitación de Sandra, Jorge se acercó a ella y comenzó a chuparle las tetas, en tanto yo, algo incómoda y sin saber muy bien como comportarme, me senté al otro lado de la cama y lo comencé a acariciar en la espalda mientras él iba bajando por el cuerpo de ella, hasta llegar a su entrepierna. Sandra abrió sus piernas para recibirlo y Jorge hundió su cara en la concha de mi sobrina.

Después de succionar ese clítoris durante un momento, Jorge se levantó y acercándose a mi me besó en la boca, por lo que pude sentir el gusto de la concha de mi sobrina en sus labios. Luego me comenzó a acariciar las tetas y chupándolas me hizo calentar más todavía, al mismo tiempo que descendía por mi cuerpo con sus labios, alcanzando mi concha mientras yo me recostaba en la ama al lado de Sandra. Jorge me chupó la concha con una pasión que nunca había puesto mi marido, por lo que me hizo llegar a un orgasmo en medio de gemidos contenidos para no llamar la atención de mi esposo.

Luego de esta primera sesión, Jorge se subió encima de su novia y la volvió a coger, mientras yo miraba como gozaban ambos. Luego que la hizo acabar a ella, le sacó la verga y se me subió encima mio, para cogerme mientras la que ahora observaba era Sandra.

Asi nos pasamos toda la noche, gozando de una forma increible, sin dormir un solo minuto, ya que si bien Jorge sólo sse echó tres polvos en toda la noche, cada vez que él acababa nos quedábamos descansando, en medio de caricias que lo hacía volver a excitarse y recomenzar todo otra vez.

A la mañana, cuando mi esposo se levantó, yo ya le había preparado el desayuno y una vez que terminó se fue para su trabajo. Yo le dije que no iba a ir a trabajar porque como no había descansado la noche anterior, mientras cuidaba a Sandra me iba a quedar en casa.

El me preguntó si Sandra se sentía mejor, a lo que yo le respondí que si, que estaba un poco cansada pero muy bien.

Una vez que se fue, me dirigí al cuarto de Sandra, donde ya estaban levantados ambos. Sandra se fue a bañar y yo me llevé a Jorge a la cocina para que desayunara.

El se me acercó y me preguntó como había pasado la noche, a lo que, con una sonrisa le respondí que muy bien, preguntando a mi vez como había pasado él. Con una sonrisa me abrazó y me besó, comenzando a acariciarme los senos por debajo de la blusa que tenía.

Con sus dedos apretándome los pezones, éstos no tardaron en endurecerse y reclamar más caricias. El desprendió mi blusa y comenzó a chuparme las tetas, a la vez que me empezaba a subir la pollera. Empujándome contra la mesa, me bajó la bombacha y se desprendió el pantalón, sacando su pija ya parada, la que tomé con pasión con mi mano.

Me levantó y me sentó en la mesa apoyando su pija en mi concha y empujando para penetrarme. Una vez que su pija estuvo dentro mío comenzó a cogerme, con lentitud al principio, para ir apresurando sus movimientos a medida que yo comenzaba a jadear más y más excitada.

Así llegamos al orgasmo en forma simultánea, saliendo él de golpe cuando sintió que su novia ya había salido del baño.

Una vez que desayunamos, él se fue, despidiéndose de mi y de su novia con un largo beso en la boca a cada una, acariciando las nalgas y los senos de la otra.

Una vez solas, le dije a Sandra que lo mejor era que descansáramos un poco después de esa noche increíble, por lo que me di una ducha y me fui a mi cuarto, a acostarme en mi cama.

Cuando ya estaba por dormirme, siento unos golpecitos en la puerta y la voz e Sandra preguntándome si podía entrar. Le contesté que si y ella se acercó a la cama, vestida sólo con una diminuta tanga, que se le metía entre las nalgas.

"¿Puedo acostarme contigo?" me preguntó con voz suave, a lo que contesté que por supuesto.

"¿Cómo pasaste anoche?" me preguntó una vez se hubo acostado a mi lado.

"Muy bien" respondí, "fue la noche más loca de mi vida".

"¿Nunca habías engañado al tío?" quiso saber Sandra.

"No, nunca me había acostado con otro hombre" dije.

"¿Y con una mujer?" preguntó riéndose.

"No" exclamé, "¿por qué preguntás eso?".

"Porque vos hiciste la precisión de que nunca te habías acostado con otro hombre" señaló mi sobrina.

"Es una forma de decir. Se supone que una mujer se acuesta sólo con un hombre".

"No" aclaró ella, "también se puede hacer el amor con otra mujer".

"Bueno. Pero yo nunca lo hice" dije medio enojada.

"¿Por qué?" insistió.

"Porque no" dije ya más enojada, "y ¿a qué viene esta pregunta? ¿Vos lo hiciste?" pregunté ya con miedo de saber la respuesta.

"Si" respondió ella, y me dejo sin respiración.

Despues de esta respuesta no seguí hablando porque no sabía qué decir ante la revelación que ella me había hecho. Inconscientemente recordé cuando ella estaba desnuda probándose ropa y me abrazó y yo respondí a ese abrazo. Sentí la presión de sus senos sobre los mios. Y recordé algo en lo que no me había fijado hasta ese momento. Cuando estaba chupando la pija de Jorge, había sentido la mano de Sandra que me recorría la espalda y también había acariciado mis nalgas, y su voz apasionada diciéndome "tragátela, tragátela" y su mano en mis nalgas, acariciándome.

Este pensamiento me dejó inquieta y me estuvo rondando la cabeza hasta que me dormí.

En determinado momento me desperté y sentí el cuerpo de ella pegado al mío, abrazándome y sus senos en contacto con mi brazo en tanto que una de sus piernas estaba metida entre las mías.

Durante algunos segundos me mantuve quieta, sin moverme, pero lentamente me fue volviendo toda la conversación que habíamos mantenido antes de dormirnos y me sentía sumamente inquieta, sobre todo por el contacto de sus senos desnudos en mi brazo y su pierna entre las mías.

Poco a poco, en medio de una confusión tremenda, me fui sintiendo atraída por su cuerpo, hasta que determiné que en realidad no estaba inquieta, sino que era excitación.

Con la mano que tenía libre le acaricié la espalda, pensando en que como era posible que ella hubiese hecho el amor con una mujer, además como era posible que yo ahora tuviese ganas de tocar ese cuerpo.

Mi mano, casi sin quererlo se desplazó por su espalda hasta sus nalgas, completamente desnudas por la tanga que tenía y las recorrió lentamente en una leve caricia que me provocó un estremecimiento.

Así volví a quedarme dormida, en un sueño inquieto en el que se mezclaron mi marido haciéndome el amor, aunque sin que yo lo disfrutara y luego la pasión que Jorge me había hecho despertar. Gozaba deliciosamente con los labios de Jorge en mis tetas, succionando mis pezones paraditos... hasta que me fui despertando y me di cuenta que no era un sueño. Que realmente Jorge me estaba chupando las tetas, pero no era Jorge, era...

Sandra estaba succionando lentamente mis pezones y yo no atinaba a hacer que parara, hasta que me di cuenta del por qué. Estaba gozando. Mi sobrina de 17 años me estaba chupando las tetas y yo lo estaba disfrutando.

"No, Sandra. Pará, por favor." intenté detenerla, pero sin ninguna convicción.

Ella sólo me soltó el pezón para decirme "¿por qué? si te gusta".

Yo sin fuerzas me dejé llevar y la abracé.

De esta manera comenzó todo.

Una vez que me tuvo entregada, fue descendiendo chupando con fuerza mis tetas y dirigiendo su lengua hacia mi entrepierna, donde yo ya la esperaba y la deseaba.

Su lengua se dedicó a lamer mi concha, penetrando a veces en mi agujero, y sobre todo acariciando mi clítoris. De esta forma me fui perdiendo en un orgasmo como nunca había tenido. Sentía que me mareaba, que me subía un fuego desde mi concha y que me invadía una desesperación y un deseo de que nunca terminase de chuparme.

De esta forma me fue guiando al orgasmo más intenso que tuve en mi vida, en el que me retorcía en la cama, con una sensación insoportable y a la vez con el deseo de que no terminase nunca.

Una vez que hube acabado, ella se fue subiendo mientras me seguía besando el vientre, las tetas el cuello hasta llegar a m