Inicio

Y entonces Estallo mi Culo

Comentarios (0) 09.11.2007. 11:01

Hola, deseo contarles mi experiencia sexual con un hombre...En realidad no se si haya sido emocionanate, pero lo que si les puedo decir es que fue deliciosa...

Todo empezo un 23 de diciembre a eso de las 7:00 de la noche, yo me encontraba escuchando mùsica en mi recamara y de pronto aparecio en mi cuarto un compadre de mi jefecita...Un tipo de 1.75cm de estatura, piel morena y en total estado de ebriedad... El se dirigio a mi diciendome que queria saludarme porque aun se acordaba de mi de cuando pequeño... Yo atine a decirle que estaba bien pero que saliera de mi recamara porque podia llegar mi mama y no me gustaria que nos encontrara juntos, a los que el atino a decir que si, pero que le permitiera entrar al baño... Mientras el estaba en el baño, yo escuchaba como orinaba y me empece a imaginar su pene... por un instante pense en entrar al sanitario simplemente para verle su verga pero enseguida me arrepenti...Tras salir del baño el Sr. Fidel me pidio que lo acompañara a su casa pues se sentia muy mareado por la borrachera, a lo que accedi inmediatamente, pues ya mi sangre esta caliente por el simple echo de oile orinar... En el camino el me dijo que yo le gustaba y que le agradaria tener algo conmigo...Obviamente yo me negue...pero por dentro me emociono muchisimo su propuesta... Al llegar a su casa me invito a pasar a su recamara que por cierto vive solo pues su familia se encuentra en Michoacan Mexico, estando ya en su recamara me invito un trago y un cigarrillo...



Enseguida me dijo que yo lo tenia loco y que lo que mas deseaba era cogerme...yo por un instante me asuste y el lo noto pues me dijo no tengas miedo te lo hago despacito...se que eres virgen y me encantaria ser el primero en tu culito...Enseguida le dije que me enseñara su verga (pene), ya que estaba que reventaba de las ganas por chuparle aquella gran cosa que llevaba bajo el pantalòn...El se bajo el cierre del pantalon y me mostro la cabeza de su verga, se veia mu grande y enseguida se desabricho el pantalon y se lo bajo dejando ver todo su gran miembro...me pidio a gritos se lo chupara y yo inmediatamente me fui sobre ese pedazo de carne que aun flacido media cerca de 17 cm. Conforme se lo chupaba iba creciendo y o sorpresa llego a su gran tamaño 22 cm de verga pura dentro de mi boca... Aun tenia residuos de orina lo que me exito muchisimo...fue delicioso ver como soltaba gritos de placer mientras yo recorrìa todo su miembro con mi lengua y mi boca...En verdad no me cabia semejante vergòn en mi boca...
Enseguida el me pidio que me desnudara y yo accedi...me miro y se avalanzo sobre mi cuerpo chupando mi pecho y besando mi boca, su lengua fue un gran festin en la mia...

Fidel ya no aguantaba las ganas y me pidio que me volteara, yo no queria y me obligo poniendome en cuatro patas de una forma violenta, me dijo que porque me resistia si me iba a gustar...empezo a ensalivar mi culito virgen y recorrio con su lengua todo mi ano...yo gemia de placer al sentir su lengua en mi culo...Y de pronto senti su embestida brutal...me estaba penetrando y yo gritaba de dolor y plecer pues me clavo sus 22 cm. de verga al iniciar con sus movimientos de va y ven...me hacia sentir el ser mas poseido y puto del mundo...su gran verga era rica y dura...no tuvo piedad de mi virginidad...Se vino en mi culito y senti sus chorros de leche en mi ano...enseguida el me masturbo con su mano y caimos rendidos en su cama...El besaba mi cuerpo desnudo y acariciaba mis pezones...eso fue verdaderamente exitante...Nunca olvidare este momento tan rico con un hombre maduro que me dio toda su virilidad... aveces sigo pensando en esa gran verga y la deseo en mi boca y en mi ano, sin embargo y aunque Fidel me propuso ser amantes...yo no lo acepte y nunca mas lo he vuelto a ver...ojala y se repitiera...

anonimo

ViVir ( 07 - Reconciliaciones )

Comentarios (0) 07.11.2007. 23:01

 Buenas, dije.

Sin cortesías, con eso no me demuestras nada.

Ok como usted diga, que coño hace aquí

Vine a hablar contigo.




En eso un guardia le trajo una silla de plástico, en ese momento fue que la pude detallar tenia un pantalón negro bien tallado con una blusa azul marino algo escotada mostrando sus abombados pechos, tenia el pelo completamente recogido atrás con un moño, que la hacia ver súper elegante, levemente maquillada. Mientras se sentaba frente a la celda.


Ella no quería hablar muy alto, yo estaba sentado al final de la pared como a dos metros de la reja y ella sentada en una silla a metro y medio detrás de una raya que no debía pasar a menos que no corriera peligro de ataque por parte del detenido, ella miro a los lados y me quería decir algo, note la razón y me acerqué a la reja y le dije ahora le toca a usted acercarse si no quiere ser escuchada por los demás.


Se acerco con la silla se sentó y me dijo:


He venido a retirar la denuncia, solo por que mi hija Carmen me ha amenazado con dejar de comer, y escaparse de casa en la primara oportunidad que tuviera, pero necesitaba hablar contigo antes, ya que hay unas condiciones que quiero imponerte.

Ok dígame que necesita de mí y haré lo posible por ayudarla a usted y a las muchachas, estoy en la disposición de colaborar. Siempre y cuando no me pida casarme.

Ok eso aclara una de mis dudas, veras la actitud de Carmen me hizo pensar en una promesa de tu parte…

No ninguna solo de que había aceptado por petición de ella de ser novios, y no lo hice para poseerla, eso ya había pasado. Y la petición de ella fue momentos antes de que usted llegara.

Como no entiendo.

Verá, ella y yo tenemos una historia algo, como le digo, algo turbulenta, nos tratamos muy mal, mejor dicho nos caímos mal, pero poco a poco algo fue naciendo, por mi un deseo muy grande por ella y ella igual por mi, y bla, bla, bla,… le eche todo el cuento evadiendo algunos detalles que perjudicaran a Carmen.

Y después de haber estado juntos ella me propuso esto y aquello, incluido lo de Amanda y Elisa.


Esperando alguna reacción en cuanto a esto ultimo ella me dijo:


ya sabia de Elisa y Amanda y eso era otra cosa que después hablaremos.

Entonces acepte, continué, y al rato usted nos sorprendió.

Ok gracias por aclararme ese punto ya que no he podido hablar con Carmen.

Ok cuales son las condiciones, por que no creo que tenga mucho tiempo para hablar largo y tendido aquí tiene solo media hora y en explicaciones han pasado más de 15 minutos.

Primero quiero ver de lo que hablan Elisa y Amanda.

Con respecto a que?

A su miembro, me dijo secamente.


Eso me asombro jamás pensé que ella me pidiera eso y menos en esas circunstancias, mire a los lados y todos los muchachos viendo como tratando de leer en nuestros labios lo que hablábamos.

aquí? Le pregunte.

Si aquí!

Me pare y me desabroche la bermuda y los muchachos empezaron a hacer bulla y a silbar, rápidamente les hice una seña y les dije que se callaran, luego bajé mi cierre y saque a mi siempre morcillón muchacho lo moví en distintas posiciones para que ella lo viera por todos lados, ella ni se inmuto, pensé que las había visto más grande, y me adelante a decir: -y eso que no esta erecto.


Ella me dijo ok, ya lo puede guardar.

Ok que más, dije mientras lo guardaba y me acercaba a la reja de nuevo para hablar.

Otra cosa es que no quisiera que Carmen se encaprichara demasiado así que por favor le pido que la rechace y le haga ver que no la quiere.

Con lo primero puedo intentar ayudarla pero no le voy a hacer creer a ella que no sentía nada por ella, que simplemente la usé, además como ya le dije fue después de estar juntos que ella me lo pidió a mi, y por sentir algo por ella fue que acepté, yo no le voy a decir que estoy enamorado por que eso sería mentira, pero no fue ni es mi intención burlarme de ella.

Ok eso me sirve, pero no le puede decir a ella el porqué no puede estar, además yo estaré siempre muy cerca o la voy a tener controlada, así que ya resolveré. Se que no será por siempre, por que vamos a estar claro el sexo es muy bueno, pero quiero que ella sepa controlarse y cuidar su reputación por que la verdad esta bien rayada al igual que Elisa.

Ok Que más? le pregunté.

Quiero que niegues cualquier tipo de relación con Carmen en la zona donde vivimos, ya sé que ella tiene más de dos años teniendo relaciones, pero se corrió el rumor de que alguien había caído preso por violación en el edificio, pero nadie sabe por quien ni a quien fue, tus tíos han mantenido esto muy bien callado y solo la vecina que es amiga, (la mamá de Roby) lo sabe, y espero que mas nadie lo sepa.

Por mi no se preocupe que yo no soy de andar alardeando lo que hago, algo mas?

Si, me debes un gran favor y ya te diré lo que puedes hacer por mi cuando yo te lo pida, es por el bien de las muchachas.

Ok estoy de acuerdo, pero quiero acotar algo.

Que?

Que me permita ver a las muchachas, no me importa si esta usted presente o no, ya se que se van para el exterior, y quiero aprovechar ese tiempo con ellas, no le quite por lo menos eso.

Yo no he dicho que no las vas a ver, solo que quiero trates de evitar que Carmen se haga ilusiones contigo.

Por mi no se preocupe haré todo lo que este a mi alcance para evitarlo.


En este momento hubo un silencio algo incomodo, ella se paró se despidió muy cortésmente y salió.


Como a la hora mas o menos vino un policía y me dejo salir, pase a una habitación donde firme mi excarcelación y confirmé el borrado de mi antecedente, quedando limpio como antes de entrar, pase por una taquilla donde me dieron las trenzas de los zapatos mi cartera con todas mis pertenencias, mis medias, mi cinturón, y el juego de llaves de la casa, no tenia ni medio así que le pedí al que estaba a cargo que si me daba algo para irme, me dio 100 Bs. Y salí tome una camionetica que me dejó como a 8 cuadras de la casa, eran casi las 4 de la tarde, llegue al conjunto como a las 4 y media salude a unos panas allí, como si nada y entré al edificio, llegue a la casa y estaban todos en la sala, ellos no sabían nada, y pegaron un grito cuando me vieron.


Después de contarles lo que pasó me sermonearon, como dos horas todos me cayeron encima, hasta que me arreché y me iba a ir cuando se calmaron y dejaron de sermonearme, comimos amenamente y me bromearon, en la noche llego Roby y se sorprendió pero le eche el cuento, le pedí un favor que le dijera a las muchachas que estaba aquí y quería hablar con ellas, eso lo haría cuando se fuera, claro esta, me acorde de Amanda y la llame como a eso de las 10 de la noche, le conté todo y hablamos como media hora ella me dijo que estuviera pendiente del teléfono que le iba a decir a Elisa, me acosté en el cuarto esperando la llamada pero me dormí de inmediato, me despertó mi prima con el teléfono.


Hable con Elisa un buen rato y me dijo que ella iba a buscar la manera de vernos ya que se había venido a vivir a su casa una tía con quien no se la llevaban muy bien y las iba a tener controladas.


Al otro día logre ver a las muchachas un rato abajo en el edificio, y quede en pasar por allá en la noche como había quedado de acuerdo con su madre.


Toqué la puerta algo nervioso, me abrió Elisa detrás de ella venia una señora algo mayorcita ya como de unos 50 años, algo bonita pero el tiempo le había pegado fuerte, ella me recibió con cara de cañón, pase y me senté en la sala, Elizabeth no había llegado todavía, en eso salio Carmen y de un brinco se me tiro encima me dio muchos besos, y con algo de nerviosismo la retire como evitando mas contacto físico, ya que la tía estaba allí, ella puso cara de por que me apartas, le hice señas con los ojos de la tía y ella entendió, hablamos un rato de cosas le reproche el por que no había querido comer estaba algo mas flaca pero no era tanto, al rato llegó la Sra. Y me sorprendió que no me puso cara de cañón, a las muchachas también las sorprendió lo que si note es que se alegro de ver a Carmen alegre.


Ella me dijo que necesitaba hablar conmigo en dos días que por favor no viniera mientras y no llamara tampoco, le dije que no había problema me levante para despedirme y Carmen me dio un sonoro beso en la boca, me quede helado esperando una mala reacción de la madre pero no fue así ella estaba inmutada con lo sucedido, Elisa me acompaño afuera y en la puerta del ascensor me dio un húmedo beso, eso me puso a mil de inmediato, subí a la casa y llame a Amanda y le propuse vernos ella me dijo que en un rato estaría aquí, baje y la espere en la entrada del edificio, caminamos hasta la plaza y buscamos un motelito que quedaba por allí, estuve como 5 horas con ella, salimos comimos y regresamos.


Esa noche dormí muy bien, livianito diría yo, al otro día descanse todo el día mis viejos en la noche se fueron de viaje no sin antes darme una charla de precauciones y cualquier cantidad de tonterías, no llame a las muchachas ni nada, al día siguiente Salí a la universidad y puse al día lo que pude, regrese como a las 6 bastante cansado y subí, mi prima me dijo que me habían llamado de casa de las muchachas, llame y me dijeron que por favor bajara.


Allí estaban toda la familia menos Gustavo que estaba en su cuarto con el yeso, la tía ya se había ido, no estaba el novio de Elizabeth, y Amanda se encontraba presente, tenían muy buenas caras, me saludaron efusivamente y después de sentarnos Elizabeth tomo la palabra, me dijo:


Pedro en el día de ayer las muchachas y yo tuvimos una charla muy larga y nos hemos contado todo, ayer nos sinceramos y después de tanto hablar he tomado una decisión, tomando en cuenta que nosotras nos vamos, en un principio por lo que había sucedido, para la ciudad de Miami en los Estados Unidos, pero ese era un viaje que se esperaba para fines de año, y por los acontecimientos tuve que pedir que me lo adelantaran, ya no nos podemos echar para atrás y dentro de tres semanas nos vamos.


Por un instante note algo de tristeza por los del viaje y las caras de las muchachas también mostraron ese signo. Ella continuó:


lo que hablé con las muchachas ayer tiene que ver mucho con el sexo y especialmente contigo, veras mi vida ha sido muy turbulenta yo comencé en el sexo muy temprano casi igual que mis hijas, y pasé mucho trabajo y me las vi muy fea, sufrí y me hicieron sufrir mucho, por mi inmadurez y mi belleza muchos se aprovecharon, era muy bella en ese tiempo y no es por nada todavía lo soy, asentí con la cabeza lo que era obvio, - cuanto tuve a Elisa, apenas tenia 18 años, calcule que tenia en este momento 33 o 34 años, y pasé mucho trabajo ya que me corrieron de mi casa, si no por mi hermana la que estaba aquí en estos días quizás no estuviera aquí, nunca pude saber quien fue el padre de Elisa ya que era muy promiscua en ese entonces, después menos mal que sacó todo de mi, el tamaño es de la familia de mi padre, tres años después sin haber aprendido nada quede embarazada de mi Carmen, ya contaba con un trabajo y un sitio donde vivir por lo menos, pero después de tenerla las cosas se me pusieron difíciles y tuve que prostituirme para poder mantenerlas, hasta que un buen hombre, un cliente que se enamoró de mi, me saco de ese mundo en el que tenia algo de tiempo, el nos mudó de sitio y nos dio todo lo que ahora tenemos, el se portó como un padre para mis hijas, y lo amé al principio solo por eso, me hizo terminar mis estudios y hacer una carrera, el es el padre de Gustavo, pero el era casado, lo sabía desde un principio, lamentable mente murió hace 5 años de un tumor cancerigeno y la metástasis acabo con él muy rápido y no pudo hacer nada, nos dejó bastante dinero, dinero que tuvimos que luchar en los tribunales con su familia y este apartamento más una cantidad bastante grande para cada uno de mis hijos cuando cumplan mayoría de edad, como veras tenemos la vida resuelta, después que el murió pasaron 4 años antes de empezar a salir con alguien creo que ya lo conoces, empecé en una empresa como asistente de ventas y ahora soy gerente de ventas a nivel nacional de la empresa, solicite el cambio para Norteamérica para hacer un postgrado y para que mis hijos tengan una mejor educación, pero con esto que paso pensé que ese sueño se había truncado al ver que mis hijas seguían mis pasos, pero pensé en mi propia experiencia y no las voy a dejar que se abandonen, quieren tener sexo? Que lo tengan pero que se cuiden y sean responsables, y que pase lo que pase yo estaré para ayudarlas y se que algún día encontraran a alguien que las quiera de verdad.


Yo estaba bastante absorto en lo contaba y veía cada detalle de su cara, la verdad es que a pesar de la tristeza que a veces se dibujaba en su rostro mientras hablaba, era muy linda tenia los ojos muy azules, brillantes y de mirada profunda, tenia gestos muy elegantes en sus manos, finas pero fuertes a la vista, una cara sin arrugas, y un pelo rubio con bastante cuerpo que hacían de su cara el centro de cualquier atención, ella sabia como resaltar lo que quería, ella continuo:


Hablando con ellas todos estos días me han ido contando de sus experiencias y desde que han estado contigo me han dicho que todo es distinto, primero por… tu atributo y segundo que ellas piensan que eres muy buen amigo, he hablado con mi vecina y su hijo es muy buen amigo tuyo, y el hablado muy bien de ti, después de la charla de ayer tome la decisión sobre estos días que les quedan aquí a mis hijas, y si su deseo es estar contigo bueno que lo hagan, no voy a intervenir, ahora notaras que Amanda esta aquí también, es por que Elisa me ha contado que ellas han mantenido relaciones lesbicas, y están muy a gusto, no dejan de gustarle los hombres según ellas, y me parece bien total es su vida, y que fue gracias a ti… no te preocupes no te voy a reprochar nada, lo único que quiero es que por favor te cuides que uses condón por que Carmen no puede tomar pastillas todavía es muy joven y su desarrollo no ha terminado, Elisa bueno se ha cuidado bastante y ella sabe que se tiene que cuidar más.

Bueno yo casi no uso condones por que realmente los que comúnmente se venden son pequeños para mi y me aprietan demasiado causándome mucho dolor.

Por eso no te preocupes después te doy una dirección donde puedes encontrar los tamaños que quieras.

Ok gracias la verdad le agradezco su sinceridad hacia a mi y su comprensión hacia sus hijas, creo que ellas van a saber valorar eso, (tenia que echarle una florcita por lo menos), y bueno estoy a su completa disposición.

Ahora por favor ven conmigo a la cocina para aclarar un último punto.


La cara de las muchachas fue de alegría por que creo que esta decisión de su madre no la sabían Carmen estaba como asombrada y son salía de su asombro Elisa y Amanda bueno estaban contentas, me pare mirándolas también algo asombrados y me dirigí al punto de la cita, una ves allí ella se situó de frente hacia la sala y frente a mi, como para poder vigilar que no entraran sus hijas.


Como sabes tu me prometiste algo y quiero hacerte una proposición, no se por que pero tu le has inspirado mucha confianza a mis hijas a tal punto de que ellas están de acuerdo con que tu mantengas una relación con la otra sin problemas, y a mi también me has inspirado esa confianza, y después que Elisa me contó como es que tú, por que fue tú idea de iniciarla con Amanda, no he dejado de pensar en esa relación, desde ayer no se me ha borrado la imagen de mi hija con Amanda teniendo relaciones juntas me las he imaginado en cualquier posición y he estado mojada desde ayer, de joven tuve una relación con una amiga que no pasó de unos besos y unas caricias y siempre tuve la curiosidad de completar una relación así, pero lo había olvidado por un tiempo, se que con Elisa no la voy a tener pero quiero intentarlo con Amanda.


Con esa confesión final estaba un poco sorprendido, pero la imagen de ella con Amanda me aceleró el corazón a tal punto de que sentí el palpitar entre mis piernas, pero más aun imaginarme a ella con Elisa juntas fue mejor y le dije.


Hecho déjemelo a mi que yo me encargo, algo más?

Si. En cualquier momento te voy a llamar para ver que tan bueno eres, por que según mis hijas y Amanda no hay nadie como tu.

Cuando tú quieras, la tutee finalizando la conversación.


Ella se salió y se despidió de las muchachas en la sala y se fue a su cuarto, las muchachas se me tiraron encima y me abrazaron mucho y me dieron muchos besitos y me metieron mano, pero realmente yo estaba bastante cansado y necesitaba de esos días para ponerme al día en la universidad, así que después de disculparme con ellas me despedí y me fui a estudiar un poco y dormir.


En la semana casi no las vi, estaba ocupado en la Uni. Allá también tenia asuntos que resolver, solo una tardecita que pasé por allá y la calentura se sentía en el aire nos brotaba por los poros y tuve que salir corriendo ellas realmente estaba de a toque, llegó el viernes y llamé a Elizabeth en la tardecita y le propuse salir con ella con Elisa y Amanda a bebernos algo en una tasca, ya tenía un plan hecho.


Nos vimos abajo en la salida y ellas me pasaron buscando tenía un BMW negro algo grande muy bonito salimos hacia el este de la ciudad y entramos a una tasca bastante discreta y elegante, fue solo cuando bajaron del carro que las pude apreciar, Amanda tenia un jeans bastante claro y pegadito y un body vino tinto, unos tacones medianos y el pelo recogido sencillo y elegante se veía, Elisa tenia un pantalón stretch negro bastante fino y que dejaba ver un poco la silueta de su panty negra también y de cómo se perdía entre sus nalgas un blusa tipo corsé negro de encaje que dejaba ver un sostén de encaje negro también y unos tacones medios también y negros era muy erótica su vista, Elizabeth tenia un vestidito rojo pegadito al cuerpo y a media pierna con un escote en la espalda bastante grande, hombros descubiertos y en el frente sus pechos parecían que se iban a salir unos tacones altos rojos y el pelo recogido, simplemente despampanante, la mejor.


Cuando entramos todos nos siguieron con la mirada y más de uno me sonrió por la suerte que tenia, y más de una me miro extrañada pero insistentemente, no sentamos en una mesa en una esquina donde podíamos ver a todo el mundo, allí bebimos bastante y hablamos mucho a las muchachas a veces les metía mano bajo la mesa y Elizabeth estaba bastante alegre, bailé con las muchachas primero y después con Elizabeth ella bailaba muy bien y cada vez que podía me restregaba contra ella, y ella me apretaba más fuerte, Elisa se mareo primero y en fin todos estábamos bastante alegres, acelerado diría yo, en un momento pensé que si seguíamos bebiendo nos íbamos a caer de la borrachera y antes de seguir le propuse a Elizabeth irnos un sitio donde podemos estar más íntimamente los cuatro, ella algo mareada me dijo que en el apartamento de su novio que no estaba ahora en el país, si no afuera arreglando lo que su ida para el norte, pagamos y salimos, eran como las 12 y media de la madrugada cuando entramos al sótano de un edificio pequeño muy bonito, y subimos al ascensor y nos bajamos en el 4 piso era un solo apartamento por piso y este era bastante grande, ella sacó unos vasos y sirvió unos wisquisitos en las rocas mientras yo encendía el equipo de sonido, puse música de radio y sonaba una canción bailable, y nos pusimos a bailar un poco.


Al rato el baile era erótico, entonces pensé que era el momento de llevar a cabo mi plan y este era tirármelas a las tres juntas, le propuse que se sentaran que les iba a hacer un striptease ellas entusiasmadas se sentaron en el mismo sofá, grande y de cuero negro muy cómodo, busque un disco de música suave, y me encontré un cd de recopilación de baladas rock suaves, puse ese y me dirigí al centro de la sala rodé hacia un lado la mesita del medio y me pare de espaldas a ellas comenzó una canción de Meat Loaf nunca lo había escuchado pero me gusto mucho además de ser kilométrica, empecé a mover las caderas suavemente y ellas empezaron a reírse un poco, pero estaban emocionadas y silbaban, me voltee y me acerqué poco a poco meneando las caderas, me agachaba un poco delante de ellas y ella estiraban sus manos, la verdad es que yo me sentía muy bien, me sentía erótico, no se si era por lo tragos o el baile o los dos juntos, comencé a halar mi camisa para sacarla del pantalón y sote algunos botones, y pasando mis manos por el pecho y metiendo la barriga la pasaba por mi estomago, levanté un poco la camisa y saqué la correa y se las tiré a ella, ellas gritaron y fingieron un pelea por el cinturón, mientras había empezado a sacar los botones del pantalón, me fui sacando los zapatos pisándolos por la parte de atrás, y el pantalón con gritos y silbidos me lo saqué quedando en camisa, esta era larga y me tapaba el bojote palpitante y morcillón me acerqué a Elizabeth y este me empezó a desabotonar los botones que faltaban y abriéndome la camisa quedo a su vista una casi carpa de circo ellas volvieron a gritar y a silbar, y me pasaban las manos por encima del paquete y me agarraban las nalgas, Elizabeth estaba bastante desinhibida y no se cohibía por estar su hija, y esta mucho menos por la presencia de su madre, me acerqué hasta donde estaba Amanda, en medio de madre e hija y me encaramé en el mueble y sentándome en su regazo le restregaba mi bojote en su pecho, ellas me querían bajar el interior pero no las dejaba, al rato bajé y baile de nuevo frente a las tres y me dirigí a Elisa he hice la misma operación, solo que esta ves se lo restregué más, viendo a Elizabeth como se deleitaba con el show Elisa me lo acariciaba por afuera y ya estaba listo para la guerra, me bajé al momento y bailé en el centro de nuevo, los ojos de ellas eran unos poemas estaban como idas, como si estuvieran drogadas.


Me acerqué lentamente a donde estaba Elizabeth y mirándola a los ojos me subí al mueble con sus piernas entre mis pies, pero no me agache ella levantaba su mirada hacia arriba, ella me tenia agarrado por los muslos y sin quitarle la vista a mi carpa, la mire y le hice una seña, ella la entendió y puso sus manos encima de la prenda sintiéndolo, mientras sus ojos se abrían de la emoción, me fui agachando poco a poco a la altura de su cara ella con los ojos encima de él, lo acarició más apretándolo con sus manos y un suspiro profundo salió de su boca, mire a Elisa y esta respiraba copiosamente al igual que Amanda que veían las manos de Elizabeth con lujuria envidiándolas por ser ella la que lo acariciaba más que ellas, me agache más y se la restregué en las tetas como si le hiciera una paja rusa pero con la ropa.


Todas respiraban copiosamente estaban excitadas y yo también, me aleje del mueble y me fui bajando las medias y después el interior que baje lentamente y agachado ella no lo podían ver poco a poco fui subiendo como lo hiciera una vez con Amanda, pero esta vez ella vieron directamente mi sexo erguido e imponente, ellas gritaba y pitaban menos Elizabeth que estaba absorta admirando semejante tronco mega-cabezón de 22 X 6.6 mas o menos y meneando de arriba a abajo me daba botes en el estomago y cuando me movía de lado igual hacia con las caderas, me acerque directamente a Amanda que estaba en el medio, ella se inclinó hacia delante y lo acarició, después Elisa y Elizabeth empezó a pajearlo, Amanda acerco su cara y lo empezó a besar y en un descuido ávidamente empezó a chuparlo sin miramientos, Elizabeth estaba más emocionada que Elisa y Amanda juntas.


Elisa mirando a su madre esperando consentimiento y ella asintió con la cabeza, lo empezó a besar por un lado y a pasarle la lengua a lo largo le puse la manos a Elizabeth en la cabeza y acariciando su pelo suavemente le hice presión ella me vio, como pidiéndome que no lo hiciera pero su pecho decía que si tenia los pezones muy marcados, la respiración agitada y su boca entreabierta se resistían a sus ojos, volví a empujar un poco y su resistencia se volvió humo, lentamente la fui acercando hasta quedar a 5cm retire mi mano de su cabellera y Elisa asintió a que se acercara, ella respiro profundo y se acercó posos sus labios lentamente y comenzó a darle cortos besos, hasta que saco su lengua y lo recorrió a lo largo, Amanda se hizo a un lado para darle espacio a la Señora, me acomode apuntándole directamente a la boca y ella se lo fue metiendo lentamente, apenas se pudo meter 5cm después de la cabeza, pero empezó a chupar suavemente moviendo muy bien su lengua, sobre mi glande, y trataba de meterla por la boquita eso me pareció muy excitante las sensaciones allí se sentían muy bien.


Mientras estos pasaba las muchachas se estaban besando y quitándose la ropa, se metían mano tiernamente, Elisa le desabrocho el pantalón a Amanda y esta también a Elisa, una ves sueltos Amanda le jaló la blusa y se la fue subiendo lentamente Elisa levanto los brazos pasa facilitar el que la sacara, quedando solo puesto arriba un sostén negro de encaje muy bonito y sexy, después que lo hizo ella aplicó lo mismo a Amanda pero este tenia un body así que tubo que meter la mano muy adentro de su pantalón dificultosamente, Amanda se estiro un poco y la mano bajó más noté como Elisa refregaba su mano sobre el sexo de Amanda por un momento hasta bajar un poco mas y jalar el body soltando los dos botoncitos que unían las dos partes, y sacó su mano jalando la parte baja del body metió la mano por detrás y jalo un poco la otra parte la portadora estiro sus brazos hacia arriba permitiendo que Elisa lo sacara por completo, quedando sus senos hermosos al desnudo.


Elizabeth distrajo mi atención hacia ella ya que estaba chupando con mas fuerza mientras que son sus dos manos me hacía una paja lenta y aprensando con fuerza el tallo de mi miembro, cada vez chupaba mas y mas fuerte, si seguía así en pocos minutos me iba a hacer eyacular, empezó a acelerar la velocidad de sus manos y a veces trataba de meterse mas pero no podía mi cabezota no se lo permitía, voltee de repente y ya Elisa estaba solo en pantys y Amanda también y se estaba besando, Amanda le tenia agarrada las nalgas a Elisa y se las estrujaba, estaban recostadas en el sofá Elisa arriba se restregaba su cuerpo contra Amanda, el panty de Elisa era muy lindo no era hilo, pero era pequeño dejando desnuda casi toda las nalgas, era del mismo juego del sostén de encaje negro.


Le hice un ademán a Elizabeth para que se levantara, y acercándome a su rostro la besé mientras ella me acariciaba las nalgas, su lengua era larga y me recorría toda la boca hasta la garganta, yo lentamente pasé mis manos a su espalda desnuda y fui metiendo una de mis manos por su escote a la altura de la cintura buscando la prenda que me guíe entre sus nalgas, pieza que no encontré nunca, no llevaba pantys además no creo que se viera bien sobre ese vestido pegadito, saque mi mano y agarre la parte de debajo de su vestido y se lo fui subiendo lentamente en la cintura me detuve y mis manos exploraron sus nalgas, estas eran duritas, tersas y suaves, después de amasar suavemente sus dos redondas colinas de carne retomé el vestido por donde lo había dejado, ella tomó mi miembro y se lo metió entre las piernas y se movía como si me penetrara igual que lo hizo Carmen, mi muchacho encerrado entre sus labios y sus piernas era masturbado lentamente, esboce una sonrisa a lo que ella me preguntó por ella le dije que se notaba que Carmen era su hija, y separándola la hice girar dejándola de espaldas a mi, le seguí subiendo el vestido y lo pase por su cuello, con sus brazos arriba le acomode mi pene entra las piernas para que ella continuara lo que había empezado por delante, fui bajando mis manos por sus brazos acariciándola con los dedos al llegar a sus costillas pose mis manos por debajo de sus senos (obviamente, creo conveniente decir que no tenia sostén ya que con semejante escote no se podía colocar), los senos eran grandes duros con una casi imperceptible caída, tenia los pezones muy duros, los acaricié y pellizqué suavemente, retorciéndolo un poco ella echo su cabeza hacia atrás y la apoyó en mi hombro mientras yo veía sus senos desde su hombro también eran hermosos, sus aureola era marrón claro y su pezón era pequeño, le bese el cuello y ella me acariciaba con sus manos mi cuello y cabeza meneando la cadera hacia delante y hacia atrás masturbándome la volví a besar mientras ella mantenía el ritmo de su cadera fui subiendo mi boca por su cuello hasta su oreja y allí metí mi lengua dejándosela toda húmeda, además noté como toda su piel se erizó y apretaba sus nalgas y piernas sobre mi pene, solté un seno y lo fui bajando por esa piel erizada hasta su monte tenía un finito hilo de pelos en forma vertical que servia de guía a su raja y línea divisoria de su pubis, la besé en la boca y nuestras lengua empezaron su danza, mientras mi mano se hundía entra sus piernas encontrándose con mi pene acaricié directamente su clítoris era pequeño pero muy duro, y se sentía fácilmente, ella bajó una mano y pasándola por mi cintura me agarró una nalga y me apretaba más y más.


Me separó un poco y vi a las muchachas que ya estaban haciendo un 69 Elisa encima le estaba dando una mamáda frenética a Elisa con dos dedos metidos dentro de su vagina giré a Elizabeth para que viera el espectáculo, absorta le dije al oído que dentro de un rato ella lo haría y halándola del brazo la guié hasta la mesa, hice que se sentara en el borde y abriera las piernas agarré una silla y me senté frente a ella, viendo a las muchachas se fue dejando caer lentamente en la mesa hasta quedar acostada, con sus pies en mis hombros, me fui acercando a ella aquella cuca que era simplemente bella, ni un pelo ni siquiera un cañón era como si hubiera nacido lampiña, solo un fino hilo de pelos que salía justo donde empezaba la parte sin broncear más baja de la línea del bikini hasta casi encima del capullo del clítoris, partiendo el pubis en dos, sus labios externos eran pequeños y gorditos, pero los labios internos eran largos y arrugaditos si estuviera parada le colgaran un poco más de centímetro y medio que servía de antesala a una entrada grande y alargada, estaban abiertos como una orquídea es más era igual a una orquídea de un rosado muy intenso casi rojo y un capullo que apenas cubría un botón que rojo que se asomaba picaramente, su cuca era pequeña como la de Elisa pero internamente se parecía a la de Carmen, bese sus muslos internos y me acerqué con calma a su gruta húmeda y tenia un olor fuerte y penetrante pero agradable, al igual que su sabor, la piel de su cuquita era suave, sin ningún cañoncito que me puyara, pase mi lengua por todo lo largo jugué con sus labios como si fuera otra boca y metía mi lengua lo más adentro de podía donde lograba saborear más jugos varias veces pasé por su clítoris y jugué con él, ella había empezado a mover sus caderas lentamente y sus manos se posaron en mi cabeza acariciándome los cabellos y halándomelos suavemente, me apoderé de su clítoris mientras le metía dos dedos fácilmente y comencé a chuparlo mientras le daba con mi lengua, ella se estremeció un poco más y paulatinamente aumenté la fuerza de la chupada y entre los labios lo aprisionaba con la lengua haciéndola estremecerse con cada golpe de lengua metí otro dedo y los sacaba y los metía de nuevo, el meñique libre aun lo dirigí a su ano bañado de jugos y que estaba latiendo, lo fui metiendo sin dificultad allí empecé a mover mis manos más rápidos y ella se meneaba con más fuerza, pase una de mis mano por un costado y le agarré un teta y le pellizqué el pezón y retorciéndoselo fuertemente, cuando empecé a chupar con más fuerza su clítoris, ella se vino inmediatamente entre espasmos y gemidos largos ruidosos y profundos, y como no hacerlo, penetrada por sus dos agujeros, con el clítoris chupado una teta pellizcada quizás ella se pellizcaba la otra y viendo como su hija hacia un 69 con una joven de su misma edad y ella queriendo experimentar eso, es para enloquecer yo hubiera enloquecido un poco antes.


Me puse de pie, mientras las muchachas gemían de placer con lo que hacían, me acerqué a mi señora y acomodándole mi cabezota dura en su gruta se la empecé a meter, mi cabeza encontró resistencia que fácilmente rompió, ella gimió con dolor y me apretó los brazos con sus uñas, pero no me detuve y seguí penetrando hasta tocar fondo sobrando apenas unos 4 o menos cms sus labios menores desaparecieron dentro de su raja junto con mi palo y se veía excitante como esa cuca era traspasada por semejante tronco, retrocedí hasta casi sacar la cabeza y sus labios menores salían de nuevo y de un violento empuje comencé un rápido mete saca y en menos de 2 minutos ella se vino nuevamente entre gritos y gemidos, y sin aminorar mi marcha continué bombeando y una ves más otro orgasmo y otro, cada ves gemía más fuerte, y otro orgasmo, ya gritaba, su estomago plano mostraba sus músculos bien marcados en cada acabada, y ella gritaba más fuerte me estaba clavando las uñas en los brazos, su vagina tenia unos músculos bien entrenados y fuertes que me apretaban cuando iba de retroceso y soltaban cuando iba de entrada entonces se sentía como si me lo chupara, retiré mis brazos de la mesa por el dolor y la tome de la base de la pierna se las subí y las coloque en mis hombros y jalándola hacia a mi por los muslos la penetraba más fuerte y profundo sentía que gran cantidad de flujos que ya sentía correr por mis piernas, ella se empezó a pellizcar los pezones dejando escapar un grito ronco mientras seguía penetrando sin compasión y eso que el dolor de mi pene se hizo en un momento muy fuerte y sentía mucha presión en la cabeza, perdí la cuenta de cuantas veces acabo pero después de estar más de 15 minutos bombeando frenéticamente sentía que se me doblaban las piernas, ella movía la cabeza de un lado a otro como poseída, por un demonio.


Le dije que donde lo quería ella me respondió que adentro y en forma brutal le penetre más fuerte, sintiendo que el liquido recorría mis entrañas buscando la salida hice un ultimo bombeo frenético dejándolo lo más que podía adentro, ella gritó y espasmódicamente entre sus músculos vaginales que latían fuertemente, gritos y gemidos acabó cuando su gruta era inundada por mi leche caliente, una vez acabado penetré como por un minuto mientras ella tenia un continuo orgasmo, hasta que tuve que salirme de ella por el dolor de mi pene y que la piernas se me doblaban en cada arremetida, y me senté en la silla, respirando profundamente con mi pene palpitando mientras iba reduciéndose. Le mire su cuquita y esta estaba abierta se le veía las entrañas roja, y un hilo de flujo de ella y mío que bañaba su ano rosado hasta llegar a la mesa. Me acerqué sentado y lamí lo que chorreaba acumulándolo en mi boca la senté y la bese ella saboreó nuestros jugos por un rato.


Al volver en si las muchachas ya estaban sentadas en el mueble abrazadas y acariciándose tiernamente mientras nos veían, la baje de la mesa y nos acercamos al mueble, Amanda le preguntó a mi señora que le había parecido, ella respondió que sin duda era el mejor pero que tardé muy poco, a lo que le respondí que era que tenia casi una semana que no lo hacia y tenia mucho acumulado esperando este momento y que si no contó el tiempo en que ella me lo besó, ella se echo a reír y me dijo que no que era broma que me había portado como nadie, que nunca había tenido tantos orgasmos juntos, eres un verdadero semental, elogiándome. Me sonroje un poco le hice señas a las muchachas para que se separan que nos íbamos a sentar en el medio, me senté al lado de Elisa, y del otro lado mi señora al lado de Amanda.


Descansamos mientras ellas hablaban de mi de lo bien que me había portado, entonces la señora me dijo pero todavía me falta, yo le sonreí y le dije que si había un asunto sin terminar, las muchachas nos preguntaron cual y sin pelos en la lengua le dije que todas me debían el culito, ellas pelaron los ojos como de miedo, yo me reí y les dije que buscaran como dilatarlo un poco por que ninguna se iba sin que me lo dieran, Elisa ella dijo que no que la iba a partir que ella era muy estrecha, reímos un poco y Amanda me dijo que iba a hacer lo posible a lo que Elizabeth le dijo que si quería ella la ayudaba y Amanda le dijo ok. mientras Elisa un poco asombrada las veía, me miró y yo le sonreí picaramente dándole a entender lo que se avecinaba, ella otra ves mirándome extrañada de cómo era posible le dije al oído que su mamá tenia una fantasía que quería cumplir y Amanda era la indicada.


Ya los tragos se nos habían pasado así que me paré y jale a Elisa hacia la cocina conmigo allí bebimos jugo de naranja y le trajimos a Amanda y Elizabeth que hablaban de técnicas de dilatación, volvimos a la cocina y sentando a Elisa en el mesón de la cocina y metiéndome entre sus piernas, empezamos a hablar mis manos en sus muslos los acariciaban.


como eso de que mi mamá tiene una fantasía con Amanda?

Bueno ella desde joven había tenido una amiga y paso algo entre ellas pero nunca se concretó y ella siempre tubo la curiosidad de finalizarla, y no encontró con quien, con el tiempo ella se fue olvidando del tema hasta que hablaron en estos días y tu le contaste de tu relación con Amanda, no te preguntaste por que no lo tomó a mal?

Bueno si me intrigó un poco pero pensé que era por que ella no podía ya amoldarme o que se yo.

Bueno tu mamá es bastante liberal solo que no lo ha disfrutado, y desde que hablaron su mente ha estado llena de imágenes de Amanda y tu juntas, y el día que hablo conmigo en la cocina me pidió que la ayudara a cumplir esa fantasía con Amanda ya que contigo no iba a poder.

Como es eso?

Bueno que tu eres su hija y ella tu madre y no puede manejarlo creo.

Mmm..

Tu puedes manejarlo?

Creo que si, no se la verdad es que tenia que estar en la situación y ver mi propia reacción, pero creo que no me pueda negar en un momento como ese.


Nos dimos un beso y volvimos a la sala cual fue nuestra sorpresa al cruzar el arco de la cocina que vi a Amanda y la señora dándose un beso, jalé de inmediato a Elisa y nos recostamos del borde de la puerta viéndolas como se besaban y se acariciaban sus nalgas mutuamente sentí que el corazón de Elisa se aceleró de una manera impresionante que la vena del cuello latía claramente y acercándome a su oído le dije que buena esta tu madre, tiene la piel de las nalgas así como las tuyas suavecita mientras le acariciaba en las nalgas, en ese momento ellas se acomodaron en el sofá de cuero Amanda encima de ella le empezó a acariciar los senos suavemente, y yo le decía a Elisa lo rico que eran sus senos muy parecidos a los de ellas, - tienes que tocarlos para que sientas que ricos son y puse una de mis manos en uno se sus senos ella se llevó las manos a mi cuello y me halo más hacia el para que lo besara y volteando su cara hacia a mi me dijo al oído quiero participar.




Le dije, vamos a hacer lo mismo que contigo, le haremos señas a Amanda para que la distraiga, tu te vas a sentar en el sofá de este que está acá un momento y cuando te diga inmediatamente tu ocupas el sitio que yo tenga en ese momento, ahh y cuando se lo chupes le metes dos dedos adelante y dos atrás así, haciéndole el ejemplo con una mano, y chupas como yo te lo hice la primera vez recuerdas, ella asintió con la cabeza.


Salimos de la cocina y me dirigí hacia ellas Elisa se sentó en una butaca diagonal al mueble, y yo llegué hasta donde estaban ellas mientras ellas se besaban me acomode detrás de Amanda y comencé a besarle las nalgas ellas levantaron la cabeza y me vieron Elizabeth volvió a bajar la cabeza y le pique un ojo a Amanda, le hice señas con los dedos del intercambio y ella me pico el ojo de vuelta, le lamí un poco el culo a Amanda y parte de su cochita húmeda después le hice una seña empujándola como para que se sentara en el rostro de Elizabeth, baje mi cara y le empecé a dar lengua a su almejita roja y caliente muy húmeda estaba ya, mire hacia arriba y vi como Amanda lentamente iba bajando su sexo hacia la cara de Elizabeth y esta sacaba su lengua y empezaba a acariciar su sexo con ella, mientras lo hacia llame a Elisa con la mano y se puso casi al lado mío, hice movimiento como para acomodarme y poco a poco fuimos cambiando de lugar hasta que retiré mi cara y ella metió la de ella, me senté en el mueble a disfrutar del espectáculo.


Aquello era impresionantemente erótico, mientras ella le mamaba a Amanda, Elisa se la mamaba a ella, su madre, Elisa había ya metido los dedos y su madre estaba empezando a mover las caderas, pude escuchar las chupetadas en su sexo y sus gemidos Amanda también estaba empezando a gemir y a mover su cadera en forma de pistón, en una que Amanda volteo se sorprendió un poco al verme en el sofá y cuando volteo atrás vio a Elisa eso la calentó más, Elizabeth gemía y gemía y empezó a arquear su espalda Amanda me vio y le hice señas para que se quitara y se viniera conmigo, ella se levantó un poco y Elizabeth con la cara hacia atrás disfrutando lo que le daba Elisa sin saberlo, Amanda vino hacia a mí y se sentó y vi como mi pene erecto se hundía en su cuquita que ahora tenia afeitadita y los dos viendo el espectáculo comenzamos nuestro rodeo, Elizabeth estaba acabando y empezó a mover de un lado a otro su cabeza cuando nos vio, ella empezó a disfrutar la vista cuando vio que no era Elisa la que estaba conmigo, ella inmediatamente alzo la cabeza y pasmada viendo a su hija darle un orgasmo nos volvió a ver con cara de angustia, placer, gozo y sorpresa, Amanda y yo le hicimos señas de que continuara picándole el ojo y sin decir más se echo a disfrutar de su hija puso sus manos en su cabeza alentándola a seguir más y más fuerte hasta gemir con un fuerte orgasmo, Elisa se levantó con la cara toda chorreada de jugos y mirando a su madre se acercó a ella acostándose encima, se besaron muy tiernamente se acariciaron las caras la una a la otra, mientras Amanda y yo veíamos el hermoso espectáculo tierno y erótico.


Ellas se besaron por un rato y girando sobre si cambiaron de posiciones Elizabeth arriba ahora, fue bajando hasta los pechos de su hija, y los besó muy lentamente pasando la lengua de uno a otro y dándole suaves mordiscos, metió una mano entre ellas y acaricio el pubis depilado de su hija, Amanda se arrodilló por que estaba agachada saltando sobre mi, y se sentó sobre mi pene y empezó a mover las caderas adelante y hacia atrás moderadamente, mientras le pellizcaba los pechos ella se acercó a mi y con sus tetas en mi cara las comencé a chupar, viendo a la pareja del sofá, Amanda hacía lo mismo, pase una mano por su nalga y directamente en su ano le metí un dedo hasta el segundo nudillo dio un respingo pero continuó moviéndose manteniendo el ritmo, mi otra mano la ayudaba con la cadera.


Aquellas dos mujeres eran un mar de suspiros, mientras Elisa se pellizcaba los pezones y su madre le metía dos dedos en su afeitada cuquita y acercándose con la boca recorriendo su estomago, se detuvo un momento en el ombligo metiendo su lengua y jugando con el, continuo su camino y abriendo las piernas de Elisa se acomodó entre ellas, besó tiernamente la parte interna de sus muslos y se fue acercándose poco a poco a la chorreante cuquita de su hija, se le notaba un poco de miedo ya que se detuvo a pocos centímetros, Amanda y yo nos vimos por un momento y cuando nos disponíamos a ir en apoyo, Elizabeth se decidió y poso sus labios sobre los labios hinchados de su hija, los besaba como si besara una boca, se veía una pasión solo vistas en los besos de dos personas que arden de deseo amor y pasión.


Amanda aumentaba poco a poco su ritmo encima de mi y ya tenia yo dentro de su culito dos dedos, era bien apretadito por cierto pero Amanda los estaba soportando con guáramo pensé en que este seria un culito que yo estrenaría y la idea me excitó más así que arremetí un poco más las estocadas, acercamos nuestra bocas y nos fundimos en un beso, ahh ese beso de Amanda que divino es, inmediatamente que la empiezas a besar ya tienes necesidad de él, te empalaga, te hace enternecer, acariciarla lenta y suavemente, sus movimientos se hicieron más lentos pero más profundos, se elevaba hasta casi sacarlo y luego se lo iba metiendo todo lo que le entraba, mis dedos salieron de su culito y aferrándome a las nalgas la ayudaba en sus largos movimientos, siento en mi barriga las contracciones de la suya indicándome que esta por acabar, esperando que ella se eleve de nuevo elevo mi cadera hasta donde esta ella y la penetro rápidamente y comienzo un bombeo frenético que duro como dos o tres minutos haciendo que ella empezara a gemir e ir aumentando su fuerza hasta ser un grito largo y continuo, ella apoyada con la frente en mi pecho y sus manos en mis hombros empieza a convulsionar y estremecerse hasta quedar sin fuerzas y cayendo encima de mi con mi muchacho a dentro, se había rendido.


Me detengo un poco a esperar a que ella reaccione y levanto su cabeza un poco para ver a las otras dos, y las veo en un furioso 69, Amanda también los ve y le digo ahorita vamos para allá quiero que me prepares el culito de Elizabeth, le metes uno después dos y luego tres dedos que voy mientras por Elisa, en unos minutos que notamos que estaban acabando o se acercaban a ello por lo gemidos emitidos cuando nos dimos cuenta de que ya habían acabado, nos levantamos y con mi muchacho tieso todavía, le puse una mano en la espalda Elizabeth para pedirle un permisito y esta dio un respingo por lo fría de mis manos, me miro extrañada pero se separó un poco de la cosita de su hija. Con una rodilla en el mueble y otra en el piso le fui acomodando la cabezota en su entrada, Elizabeth quito mi mano y antes de dejarla entrar en su hija le dio una chupada húmeda, con su mano lo dirigió hacia la gruta de su hija y al colocarla le fui empujando y difícilmente se fue metiendo, hasta un poquito más de la mitad, Elisa gime difícilmente ya que le esta dando un chupada a su madre y Amanda ya se había acomodado sentada con la cabeza de Elisa entre las piernas y con los dedos le estaba acariciando el culo a Elizabeth.


Acomodándome para quedar arrodillado con las dos piernas en el sofá empiezo un corto pero rápido mete y saca que hace gemir y gritar a Elisa debajo de su madre y esta con sus dedos le esta pajeando frenéticamente el clítoris a su hija, Elisa por instinto se agarra las piernas detrás de las rodillas y eleva más su cuquita para que le de mas adentro, me pongo más cómodo y colocando mis manos en sus muslos para evitar que los deje caer, me elevo y acelerando mi mete saca ella empieza a gemir más duro, Elizabeth dificultosamente saca la otra mano de entre las piernas de su hija y su propio cuerpo y dirige sus dedos hacia el culito rosado Elisa y apretado de su hija, pasando su brazo por un lado de, que bañado de jugos facilita la entrada de uno de los dedos de su madre lo sentí entrar y Elisa empezó a hacer algo que antes no había hecho sus músculos vaginales se empezaron a contraer con cada entrada y salida del dedo en su culito Elizabeth acelerando el dedo y yo acelerando mis arremetidas hago que grite y casi aúlle noto como sus uñas se clavan en la espalda de la mamá y la esta dejando marcada, sus espasmos fueron violentos hasta que se quedo inmóvil mientras mi bombeo disminuía, se la saque y su madre se abalanzo a besar mi nabo y luego la cuquita de su hija, me paro y ella lo fue a hacer también y le dije quédate así un poco más y ella continuo con la cuquita de su hija, me acerque a Amanda y vi que le tenia dos dedos metidos a Elizabeth en su hoyito, mientras Elisa se recuperaba y besaba lentamente la cuquita de su madre ella me vio y me lanzó un besito y me picó el ojo, Amanda se quitó besando la frente de Elisa y me acomode yo, le puse a Elisa a que me lo mamara un poco mientras dos de mis dedos se los metí a Elizabeth, ella levanto la cabeza y me vio como adivinando lo que hacia y le dije, voy por atrás, ella me sonrió y le dijo Amanda que estaba a su lado que le buscara en el bolso el envase anaranjado, yo sonreí por que sabia cual era, Amanda lo trajo y me lo dio, lo destapé y dejando caer un chorrito en su culito inmediatamente se lo regué por los alrededores de su ano y empecé a meter un dedo detrás de otro hasta tener tres adentros que fácilmente entraron, se lo saqué a Elisa de la boca y se lo metí a la madre en su cuquita la bombee como por cinco minutos y echándome más lubricante en la mano se lo saqué y lo cubrí por completo , eche un poco más en su ano ya latiendo y le acomode la cabeza, después de aplicar algo de fuerza poco a poco fue entrando, a veces sentía como si la carne se partiera en esos momentos ella pegaba un grito de dolor hasta que ya, apenas entró Elizabeth apretó el esfínter y gritando ella lo soltó de nuevo, no podía apretarlo por que le dolía mucho así que se quedó relajada, le fui metiendo milímetro a milímetro, inclinándome hacia un lado pude ver la cara de susto y asombro de Elisa debajo de su madre le dije que la chupara para que se le fuera el dolor esta obedeció y elevo su cabeza aferrándose a las nalgas de su madre, favor que me hacia por que se las apartaba un poco, se la metí completita hasta donde sus nalgas me lo permitían y me retire lentamente, la tome por las caderas y volví a metérsela pero ahora jalaba con más fuerza sus caderas, ella gemía fuertemente y gruñía entre los dientes, Amanda se había agachado frente a ella y juntas intercambiándose le mamaban a Elisa su depilada cuquita.


Poco a poco fui acelerando mis bombeos más rápidos y más profundos con más fuerza, mi muchacho me dolía levemente pero Elizabeth estaba cada vez más apretando su culito alrededor de mi tallo y sentía como centímetro a centímetro entraba y salía Elisa gemía debajo de su madre, a pesar del frío de la ciudad y la zona, el apartamento hervía, el calor en ese sofá de cuero era infernal varias veces me detuve a acomodarme por habarme rodado, los sudores de los cuerpos eran impresionantes, pero eso no amilanaba en nada el deseo y la lujuria en el ambiente,.


Mi muchacho me empezó a doler mientras frenéticamente bombeaba, y Elisa chupaba la cuca hermosa de su madre que le dio la vida y por donde vio la luz la primera vez y de donde salían jugos y jugos que ella chupaba y chupaba, le dije a Elisa que le mamara el clítoris bien duro y vaya que si lo hizo mi señora empezó a gritar más fuerte tanto que Amanda la besó y solo se oían los gruñidos de ella besando a Amanda, vi que las manos de Elisa clavaban las uñas en las nalgas de su madre y era por que Amanda le tenia metido el pulgar en el culito y dos dedos en su rajita fuente, y su mamá dándole rápido a su clítoris, mientras chupaba el clítoris de su madre y mis bolas en su frente golpeándola más la visión era demasiado de mucho.


Ella gemía fuertemente en al cuca de su madre mientras yo taladraba el culo también de su madre, ésta gritando y gruñendo en la boca de Amanda que tenia tres dedos dentro de de ella, eso era una cadena de placer extrema para cualquiera de los que allí estábamos empecé a bombear brutalmente la señora se arqueó queriendo salirse de mi pero la tenia fuertemente agarrada y la embestía más fuerte, gritó hecha una furia y fuertes espasmos me indicaron que estaba llegando a donde muy pocas veces llegaba ya que no tenia control alguno de sus movimientos que parecían telúricos, Elisa debajo de ella grito también hasta que no pudo más y soltó a su madre donde le había dejado sendas marcas de uñas en las nalgas, sus piernas temblaban y Amanda la soltó para bajar y chupar lo que de ella manaba, Elizabeth también gritando por los espasmos del clímax dio un grito largo y ahogado y con fuertes contracciones en el estomago y las piernas, mis propios espasmos se confundían con los de ellas y les dije que iba a acabar mientras sacaba de ella mi brote monstruoso.


Al hacerlo el ano de mi señora le quedo abierto y podía ver las entrañas y si esfínter palpitaba cerrándolo paulatinamente y brillante por el lubricante y mientras le daba fuertes y rápidos pajazos a mi adolorido miembro ella inmediatamente giro sobre Elisa hacia el espaldar del mueble y se sentó Elisa igual se sentó y giro sobre su trasero y quedo frente a mi y Amanda se acomodo en al suelo agachada a la altura de las piernas de Elisa esta de inmediato la jalo y la acostó sobre las piernas de ella y de su madre justo cuando mi pene empezó a soltar chorros de leche espesa sobre sus cuerpos y yo gruñendo roncamente viendo al techo lo esparcí sobre las tres hasta la ultima gota, cuando las vi todas estaban bañadas en leche las caras los pelos los senos y estómagos como si las hubiera orinado, ella se lamían entre si y se besaban saboreando cada milímetro de su torso, cara cuello y hasta el cabello buscando restos de mi.


Yo por mi parte no me podía mover tenia las piernas dormidas y mi muchacho no me lo podía ni tocar, me había recostado sobre el un brazo del sofá viendo a estas tres mujeres juntas lo único que lamente es que Carmen no estuviera pero así tenia que ser en ese momento, ya lo intentaría más adelante.


Ellas se acercaron a mi y Amanda se acomodo del lado izquierdo hacia el espaldar del sofá la señora a mi derecha y tenia que agarrarla fuerte hacia a mi para que no se cayera y Elisa sobre mi nos dimos muchos besitos.


Después de un silencio largo y placentero, les dije que había sido casi perfecto, ellas me reprocharon que por que casi perfecto y les dije:


por que Carmen no esta aquí.


Ellas en ese momento no dijeron nada como aceptando lo que había dicho y otro largo silencio inundó la sala, caí en cuenta que el cd se había terminado mire un reloj muy bonito que estaba cerca de la puerta de la cocina y eran las 3:40am el aire se fue haciendo más fresco y no se cuando, nos quedamos dormidos así mismo como estábamos acurrucados las tres juntas rodeándome.


El frío hacia temblar a Elisa y eso me despertó estaba casi tiritando de frío, fui a hacerle una seña a su madre que estaba rendida esta se despertó lentamente y le dije vamos a levantarnos Elisa tiene mucho frío, ella se paró con cuidado y despertó a Elisa que temblando se fue parando, Amanda se paró también y al final yo me puse de pie agarre mi camisa y se la puse a Elisa encima y después nos vestimos eran casi las 5 de la mañana y había empezado a llover, medio acomodamos el lugar por que Elizabeth nos dijo que dejáramos eso así que ella traía a su muchacha (servicio) para que limpiara, bajamos nos subimos al carro y Elizabeth me preguntó que si sabia manejar le dije que si y me dio las llaves, que divino y suave es manejar un BMW, llegamos como a las 5 y cuarto y subimos todos al apartamento de las muchachas .


Elizabeth se fue a acostar de inmediato ya que se tenia que parar temprano a trabajar medio día como hacia los sábados y se metió en el cuarto de Gustavo y se acostó con el, Elisa y Amanda me preguntaron que quería hacer y le dije que acostarme pero con Carmen, ellas sonrieron y se levantando los hombros en señal de que no les importaba se metieron en el cuarto de la Elisa, yo me metí en el cuarto de Carmen ella medio abrió los ojos cuando la bese tiernamente en los labios y me acomodé con ropa a su lado ella tenia una pijama china de camisa y pantalón que la hacia ver muy nena y tierna, ella me abrazó, entrecruzamos las piernas y con nuestras bocas unidas nos quedamos de nuevo dormidos en un eterno beso.




Continuara…


Comentarios a:


miksex@hotmail.com

Visita de Negocios

Comentarios (0) 07.11.2007. 11:01

La primera vez que la conocí se me hizo completamente inaccesible, pues era demasiado mujer para cualquier hombre, especialmente para uno como yo, amigo de su esposo. Es que su belleza era tan perfecta que no parecía real.


Intenté ser simpático con ella, pero cada vez que sus ojos violetas se posaban en mí me desarmaban completamente y no atinaba a decir nada inteligente.


Su pelo rubio caía hasta sus hombros, enmarcando un rostro blanco hermoso, de unos labios increíblemente carnosos, que invitaban a ser besados. Su cuerpo armonioso, de unos senos con dimensiones perfectas, parados como desafiando la ley de gravedad, era un poema a la hermosura de la mujer. Y ella era mujer hasta el último de sus poros.


Toda ella respiraba hermosura, perfección. Y se llama Alicia.


Quedé embobado y mi actitud no debió pasarle desapercibida, pues cuando nos despedimos su sonrisa y su mirada se agrandaron al momento de darme el beso de despedida, que me pareció más cerca de mis labios de lo que debiera, aunque pudo ser producto de mi imaginación solamente, pues una mujer tan hermosa, tan joven, difícilmente se fijaría en un hombre mayor como yo.


La ví un par de veces más y mi primera impresión se trocó en un deseo desenfrenado por poseerla, aunque sabía que no tenía la más remota posibilidad con una mujer tan hermosa y, para peor, veinte años menor.


Fue en una de estas ocasiones en que le conté de mi profesión de Asesor Financiero y ella me dijo que tenía algunos problemas que le gustaría consultarme, a lo que dije que estaría encantado de poder atenderla. Pero pensé que fui demasiado evidente con ella y era improbable que accediera a ir a mi oficina, pensando en que podría resultar un viejo degenerado, lo que en ese momento efectivamente lo era.


Pero me dio una sorpresa mayúscula cuando a los dos días mi secretaria me anunció su presencia. Salí eufórico a recibirla y ahí estaba ella. . . . su esposo y sus dos hijos.


Los hice entrar y charlamos de banalidades, hasta que en un momento determinado ella me dijo que venía a raíz de mi invitación para charlar de su problema financiero. Iba a empezar a consultarle al respecto cuando ella le pidió a su esposo que la esperara fuera con los niños, pues esta reunión era muy importante para ella y no quería ser interrumpida para pensar tranquilamente.


Salió mi amigo con los dos niños y quedamos solos en mi oficina.


Me puse cómodo y le consulté respecto de su problema, el que resolvimos rápidamente, ya que no presentaba mayores dificultades.


Nuestra conversación derivó a temas intrascendentes. Ella se acomodó en su asiento y, al hacerlo, vi que sus muslos se mostraban generosamente mientras mantenía una pierna sobre la otra. Yo no podía apartar mis ojos de sus piernas, en una actitud evidente de deseo no tenía ninguna intención de ocultar, aunque ella pensase lo peor de mí.


"¿Te gustan?"


Su voz me llegó como un golpe.


Sin pensarlo mayormente, sabedor de que la situación había cambiado completamente entre ambos, respondí:


"Me encanta, pero quiero ver más".


Bajando su pierna, las abrió lentamente, mostrándome el exquisito paisaje de sus dos columnas cubiertas en la seda de sus medias, las que llegaban hasta sus muslos, región en la cual el cambio de tonalidad hacía más excitante la visión que tenía frente a mí.


"Súbete la falda"


Le ordene con suavidad, lo que ella hizo de inmediato mostrándome sus piernas en su totalidad, con un par de muslos increíblemente redondos y blancos. Y un bikini rosado que cubría una mata de pelos rizados entre sus piernas.


Lentamente me levanté, me arrodillé frente a ella y mirándola a los ojos, sin apartar la vista, bajé su bikini y fui abriendo sus piernas más aún, en tanto ella mi miraba con un deseo que no hubiera imaginado en su bello rostro.


Besé su sexo con los labios abiertos, metiéndome en la boca sus labios vaginales y buena parte del pelo que los cubría. Después que los dejé libres, metí mis labios cerrados en su gruta de amor y, una vez dentro, saqué mi lengua para explorar esa húmeda cueva, buscando encontrar el tesoro de carne sensible que escondía, el que alcancé al cabo de unos instantes.


"Mmmmmmmmm"


Musitó mientras su lengua relamía sus labios y su cuerpo se apretaba a mi rostro, en un espasmo de placer que intentó disimular lo mejor posible, dadas las circunstancias.


Me levanté y saqué mi instrumento, parándome frente a ella, la que lo tomó y llevó a su boca con desesperación, chupándolo fuertemente, con la intención de hacerme acabar luego. Y lo logró, pues al cabo de un par de mamadas, sentí que mi leche fluía y cuando ella se dio cuenta de que mi eyaculación era inminente, me apretó y cerró sus labios sobre mi verga, que le regaló una buena cantidad de leche, que engulló completamente.


"¡Qué rico, mi amor! ¿Podemos vernos mañana?"


Le dije mientras guardaba mi instrumento.


Mientras ella se ponía su bikini y arreglaba su vestido, puso su mano en mi pantalón, apretando mi verga, y me respondió:


"De todas maneras, pues nos faltó terminar esta conversación"


Su gesto despertó nuevamente en mí el deseo y poniéndola contra la pared, levanté su vestido y bajé su bikini hasta que quedó a la altura de sus rodillas, saqué mi instrumento y se lo puso por detrás.


¡Qué trasero más exquisito! No podré olvidar cómo sus globos golpeaban mi estómago mientras mi verga se metía en su sexo, que ella movía con desesperación.


"Más, más, mijito, rico"


Me decía a media voz, mientras yo respiraba en su cuello, aferrándome a sus senos y metiéndole mi pedazo de carne entre sus labios vaginales.


"Toma, mijita, toma, cómetelo todo"


"Sí, mijito, métemelo todo, por favor"


Y acabé profusamente, en tanto me apretaba a ella pues los pies se negaban a sostenerme. Tal era la energía desplegada en este polvo.


"Eres exquisita, mijita"


"Si, lo sé"


Me dijo con una sonrisa y agregó:


"Mañana te espera mucho trabajo, cariño"


Nos arreglamos y llamamos a su esposo y a los niños para despedirnos, ambos con el rostro preocupado, como si nuestra "reunión" hubiera sido muy seria.


Y mi amigo no tenía idea que nuestra verdadera "reunión" sería al día siguiente.

Virgencitos Lujuriosos

Comentarios (0) 06.11.2007. 23:01

Fui un adolescente precoz en eso de la sexualidad, no lo niego, y mi debut estelar ocurrió a los 16 años, pues hasta entonces, puras fintas   Ocurrió una tarde calurosa en que mi familia no estaba. En el traspatio, teníamos una regadera, que se usaba en primavera y verano.   En ese entonces, estaba de vacaciones y anduve jugando desde muy temprano. Decidí bañarme y luego comer algo, al medio día, de lo que me habían dejado en el “refri”, para después salir a dar la vuelta a la plaza principal. A la voz de ya, aventé toda la ropa encima de unas macetas. Estaba desnudo, cuando llegó Luis, un chavo vecino mío, creo que un año mayor que yo. Había olvidado ponerle el cerrojo a la puerta de la calle.   Éramos grandes amigos, nada más, pero nos gustaba ir al cine juntos o pasear en bicicleta. Al verme, rápidamente se despojó también de su ropa.   -Me daré un regaderazo contigo –me dijo.   Y uniendo la acción con la palabra, nos metimos al cuarto de madera, sin techo, que era el baño. Empezamos por pasarnos el jabón, jugando, después el estropajo, sintiendo la frescura del agua escurrir deliciosamente por nuestros cuerpos. Yo, de piel blanca y él, apiñonado, ambos con una piel tersa, natural de la edad. Eso sí, cargados de vitalidad inexplorada. Virgencitos los dos por todos lados.   Cuando nos vimos, la teníamos bien parada. Él se quedó mirando mi macana, como no creyendo lo que veía, pues se me había estirado hasta alcanzar un tamaño más que regular. Luis parecía hipnotizado. No resistió la tentación y empezó a tocarla suavemente. Estaba erecta, muy dura.   Comenzó a subir y bajar el prepucio, lentamente. Era una sensación diferente a masturbarme solo. Se me puso tan tiesa, que parecía estallar. Se movía sola, golpeándome el vientre. Sin que se lo pidiera, Luis se hincó y se la metió en la boca, húmeda y fresca. Inició la locura.   Estuvo buen rato dándole y dándole lengua. Se la sacaba y se la metía, como si estuviera chupando una paleta, mientras agarraba mis huevos y me acariciaba las nalgas, atrayendo mi pelvis hacia su cara y arrojando la respiración igual que un dragón: bien caliente. Levantó la cara, y mirándome a los ojos, me dijo:   -Métemela.   Se puso de rodillas en el piso, yo igual, detrás de él, con el agua escurriendo por nuestros cuerpos. Se la metí. Fue algo increíble. Mi verga se fue abriendo camino, sin prisas, rompiendo los ligamentos de aquella colita tan sabrosa y hasta entonces virgen. Al tenerlo totalmente ensartado, Luis volteó y sonrió, moviendo bien sabroso sus nalguitas, apretando y aflojando el ano, sin dejarla salir.   Empecé a sentir una sensación que subía por todo el cuerpo hasta la cabeza, produciéndome vértigo y temblores al arrojarle mis chorros de leche varias veces, en medio de convulsiones. Él estrangulaba mi pito con fuerza. No pude más y caí sobre su espalda, exhausto, rodando por el piso. Quedé viendo el cielo. Era el momento más feliz de mi vida.   Descansamos unos segundos. De pronto, Luis ya estaba trepado cerca de mi cuello, apoyando las manos en el suelo e introduciendo su pistola en mi boca virgen, moviéndola con rapidez. Yo, con las manos, trataba de detenerla un poco, para que no me ahogara. Él estaba muy excitado y murmuró:   -Me voy a venir.   Jadeó, al arrojar montones de líquido lechoso y dulzón. Me los tragué, no había de otra, pues me dejó insertada su verga mientras se venía. Yo sentía cómo se le agitaba y, por poco, casi se salen por mi nariz.   Para entonces, yo estaba nuevamente bien caliente. Lo volteé de ladito y, separando sus nalgas, se la metí de nuevo. Ahora más tranquilo, haciéndola para un lado y otro, dándole de estocadas, hasta el fondo.   Luis gemía de placer, lo sentí en mi pinga. Levantó la pierna, tocándose el ano para ver si la tenía toda adentro, acariciando mi fusil cada vez que salía. Suplicándome, urgió:   -Ya vente, ya vente, por favor.   Movía y apretaba las nalgas deliciosamente. No sé ni cómo, pero parecía adivinar cuando la tenía a la mitad y apretaba su culo para no dejarla escapar.   Me lo tiré cuatro veces. Terminé débil, con la cabeza dándome vueltas y la del pito, enrojecida e hinchada. Durante varios días tuve molestia con el roce de la truza. Pero… ¡De ahí p'al real! ¡Y eso sin haber tomado clases de educación sexual! Pura intuición.   Mi amigo y yo duramos bastante tiempo dándonos aquellos agasajos, donde fuera y a cualquier hora. La pura lujuria juvenil en todo su esplendor, porque… había de donde…   Juventud, divino tesoro que te vas, para no volver

by Angel Bernal.




Categorias

Paginas

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: